Sie sind auf Seite 1von 2

LA MATEMATICA EN LA ANTIGUA CIVILIZACION

CHINA
La matemática china se refiere principalmente al conjunto de
conocimientos matemáticos desarrollados en la antigua China.
Los primeros testimonios de problemas matemáticos en los
escritos chinos proceden del siglo XIII a. C. Nótese que en gran
medida el conocimiento matemático de los chinos fue
independiente de la matemática desarrollada por griegos, egipcios
y babilonios. Sólo a partir de la expansión del Islam los contactos
entre Occidente y China se hicieron suficientemente intensos para
que se estableciera una influencia de la matemática desarrollada
en China sobre la matemática conocida en Occidente. Por esa razón debe admitirse que hasta
bien entrado el siglo XVII, existía una cultura matemática propiamente china, cuyo
conocimiento se basa en antiguos inscripciones, manuscritos e incluso libros.

Inicios
Las primeras nociones matemáticas datan de muy antiguo. Desde el siglo XIII a. C., los chinos
poseían un sistema de numeración decimal muy parecido al actual. Puede notarse su influencia
en las matemáticas griegas, árabes y occidentales. Desde el siglo III a. C. los chinos dieron una
original demostración del teorema de Pitágoras, calcularon el número π por aproximación y
resolvieron sobre el tablero de damas las ecuaciones de primer grado. Sin embargo, el empleo
del cero no apareció hasta el siglo VII de nuestra era. Durante los siglos XII y XIII, el álgebra
china alcanzó un brillante esplendor.
NOVIAZGO
El noviazgo es la condición de los novios,1 es decir, una relación
amorosa mantenida entre dos personas con la posible intención de
matrimonio,2 es un proceso por el cual dos personas desarrollan una
asociación íntima más allá de la amistad.

Los novios suelen utilizar para sí mismos distintos apelativos cariñosos,


como «querido» o «querida», «cariño», «amor» o «mi amor», «vida» o
«mi vida», «prenda», «maga» o «maja», «reina» o «rey mío», muy a
menudo en diminutivo o acompañados del posesivo.

A su actividad se le puede denominar «salir» (frecuentar, por motivos


amorosos o amistosos, el trato de otra persona, fuera de su domicilio),3
«hablar» (tener relaciones amorosas con otra persona),4 o «ligar» (entablar relaciones amorosas
o sexuales pasajeras).5 En el contexto previo al noviazgo se realiza el cortejo, la actividad
denominada «tontear» (dar los primeros pasos en la relación amorosa),6 coqueteo o flirteo
(juego amoroso que no se formaliza, dar señales sin comprometerse)7 y las citas («quedar»8 -
dating en el uso anglosajón contemporáneo, en la costumbre japonesa, 見合い miai-9), que
son los encuentros con propósito de conocerse; en caso de quedar conformes en entablar la
relación,10 se considera que la pareja se ha «ennoviado» («echarse novio» o novia).11

Si las demostraciones afectivas de intimidad física (physical intimacy) entre los novios superan
el nivel de ir cogidos de la mano (holding hands), de las simples caricias, besos y abrazos, e
incluso del magreo («meter mano» o petting), y llegan al coito, la relación de noviazgo se
denomina prematrimonial (extramatrimonial si alguno de ellos está casado con otra persona)
y tradicionalmente concubinato, amancebamiento o barraganía (a tal clase de novios se les
llamaba «amantes»); aunque recientemente se han introducido nuevos conceptos con las
denominaciones amigos con derechos, amigovios o follamigos,12 en los que el requisito de la
fidelidad no se da por supuesto (relaciones abiertas). En la moral tradicional cualquiera de esos
planteamientos se consideran «proposiciones deshonestas»

AMISTAD
La amistad (del latín amicĭtas, por amicitĭa, de amicus, amigo1)
es una relación afectiva entre dos o más personas. La amistad es
una de las relaciones interpersonales más comunes que la
mayoría de las personas tienen en la vida. La amistad se da en
distintas etapas de la vida y en diferentes grados de importancia y
trascendencia. La amistad nace cuando las personas encuentran
inquietudes y sentimientos comunes al igual que confianza
mutua. Hay amistades que nacen a los pocos minutos de
relacionarse y otras que tardan años en hacerlo.

Puede haber relaciones amistosas donde interviene una persona


y otro tipo de personalidad o de una forma animal. Por ejemplo,
algunas personas catalogan como amistad a su relación con un
perro, no en vano a este último se le conoce como «el mejor amigo del hombre». También se
puede dar la amistad incluso entre dos o más animales de especies distintas.