Sie sind auf Seite 1von 2

Método Dalcroze

Emile Jacques Dalcroze nace en Viena, el 6 de Julio de 1865, en el seno de una


familia suiza muy aficionada a la música.

El elemento principal: educación musical a través del movimiento y el ritmo


El ritmo, el movimiento y la danza son los elementos principales del método creado
por Dalcroze y que denominó Rítmica o Gimnasia Rítmica. Reconcilia la mente y
el cuerpo, ya que considera al cuerpo como intermediario entre el sonido, nuestro
pensamiento y nuestro sentimiento.
Por medio del ritmo se favorece la armonización de los movimientos físicos y la
capacidad de adaptación

Fundamentación Pedagógica: La educación musical debe ser obligatoria en la


escuela. De esta forma la Rítmica se convierte en un valioso auxiliar para la
educación. El caso de la Gimnasia Rítmica permite al niño conocerse a sí mismo.

El método surge a partir de ciertas carencias que existían en la educación musical:


- En el sistema educativo vigente carece de fundamentos que desarrollen el oído y
los sentidos melódico, tonal y armónico.
- En la interpretación de los futuros músicos, principalmente por no saber mantener
la pulsación. Surge el concepto de Arritimia: “falta de coordinación entre la
concepción del movimiento y su realización”
- En las aptitudes motrices de los alumno de Rítimica.

Sus metas principales son:


El desarrollo del oído interno y el establecimiento de una relación consciente entre
mente y cuerpo que permita ejercer control durante la actividad musical.
El método centra su atención en tres aspectos íntimamente relacionados entre sí:
Euritmia, solfeo e improvisación.

La Rítmica
Su finalidad es desarrollar el oído musical, los sentidos melódico, tonal y armónico
a través de lo que Dalcroze denominó un sexto sentido, “el muscular”, que se
desarrolla a través de la experiencia del movimiento.
Se regula la coordinación motriz
Se trabaja además:
La atención: al mostrar lo que siente
La inteligencia: capacidad de pensar, al comprender y analizar lo que se siente.
La sensibilidad: el pensamiento y la expresión del alma, para sentir y penetrar en el
movimiento musical.
Dalcroze elaboró una tipología de ejercicios en función de los objetivos que
persigue la Rítmica. La base de los ejercicios son:
Desplazamientos a distintas velocidades (caminar, correr, saltar, etc.)
Movimientos de todas las partes del cuerpo: nunca movimientos blandos o sin
gracia...
Deben implicar energía, precisión y voluntad artística.
Este tipo de ejercicios van precedidos de un calentamiento.
También se usan aros, pelotas, guirnaldas