Sie sind auf Seite 1von 5

http://www.scielo.org.ar/scielo.php?

script=sci_arttext&pid=S1667-782X2005000100008

Características del aire


Índice
 1. Composición
 2. Propiedades físicas
 3. Los vientos
 4. Clima y sensación térmica
 5. La atmósfera
 6. La capa de ozono
 7. Desastres naturales
 8. Contaminación del aire
 9. Peligros de la contaminación del aire
 10. El aire en la cultura

1. Composición
El aire se conforma de diversas sustancias químicas en estado gaseoso y en
proporciones ligeramente variables de acuerdo al lugar del planeta. A grandes
rasgos las proporciones son:

 78% de nitrógeno

 21% de oxígeno

 1% de otras sustancias
Esas “otras sustancias” suelen ser: ozono, dióxido de carbono, hidrógeno y otros
gases nobles como el neón, kriptón, xenón o argón. También contiene, en menor
cantidad, gas metano, monóxido de carbono y Amoníaco, sustancias cuyo
crecimiento en la atmósfera se ha vinculado con los márgenes de contaminación del
aire producto de las actividades humanas.

2. Propiedades físicas
Las propiedades físicas del aire como conjunto son las típicas del estado gaseoso de
la materia, a saber:

 No tiene un volumen definido, sino que llena los espacios vacíos de manera
uniforme.

 Es sensible a la temperatura: se expande y asciende en presencia de calor, o se


contrae y cae al enfriarse. Esto se debe al ritmo de actividad que el calor impone a
sus partículas.

 Tiene baja densidad, por lo que es penetrable con poca resistencia.

 Ejerce presión sobre los objetos. La presión sobre la superficie terrestre se


denomina presión atmosférica.

 Modifica sus propiedades en las alturas: a mayor altura menor temperatura, menor
densidad, pero mayor presión atmosférica.

3. Los vientos
A grandes rasgos, los vientos se deben a los fenómenos de expansión y movimiento
del aire de la atmósfera: una masa de aire se desplaza de manera horizontal desde
un punto A a un punto B, compensando así las diferencias de presión que existan
entre ambos.

Semejante variación es posible gracias al calentamiento de las masas de aire,


producto de la radiación solar o de otros procesos, y que el aire caliente asciende y
empuja hacia arriba, dejando que su lugar sea ocupado por una nueva masa
equivalente de aire más frío, que se calentará a su vez y así sucesivamente.

4. Clima y sensación térmica


Los distintos fenómenos que dan origen a los diversos climas que existen, tienen
lugar en la atmósfera y atañen directamente a la composición del aire: su tendencia
al enfriamiento, su movilidad, su presión y los niveles de humedad en el aire.

De allí, por ejemplo, que exista discrepancia entre la temperatura registrada y la


sensación térmica, ya que la cantidad de viento y la humedad atmosférica influyen
directamente en la cantidad de temperatura percibida.

5. La atmósfera
La masa de aire que rodea a La Tierra, en sus distintos niveles o capas, se
denomina atmósfera. En ella se mantienen unidos los distintos gases que componen
el aire, pero en distinta proporción de acuerdo a la altura alcanzada, ya que el
mayor volumen de gases se concentra, por acción gravitacional, en los 11km
iniciales de la atmósfera, es decir, los que se encuentran más cercanos al suelo.

La atmósfera se extiende hasta los 10.000 km de distancia, pero a medida que el


aire se aleja del suelo, pierde densidad, temperatura y concentración de gases
vitales como el oxígeno. He allí que al escalar cumbres particularmente empinadas,
los viajeros requieran de un soporte especial o al menos un entrenamiento en
hipoxia, pues la respiración se les hará mucho más difícil en la cima.

6. La capa de ozono
En los niveles exteriores de la atmósfera, el aire alcanza propiedades particulares y
permite la existencia abundante de ozono, una variante del oxígeno (tres átomos de
oxígeno juntos constituyen una molécula de ozono) que conserva su estabilidad sólo
en condiciones especiales de presión y temperatura.

De esta manera, se constituye una capa de dicho gas que resulta sumamente
benéfica para la vida en el planeta, y que se denomina la capa de ozono. Dicha
capa tiene la propiedad de filtrar la radiación ultravioleta del sol y evitar que su
impacto en la tierra resulte pernicioso.

Una de las mayores consecuencias de la contaminación del aire terrestre ha sido,


justamente, la reducción de esta capa tan importante.

7. Desastres naturales
Los huracanes y los tornados son algunos de los desastres naturales que pueden
generarse a partir de condiciones específicas del aire en la atmósfera, y que
contienen un alto potencial destructivo que se traduce, a menudo, en un costo
elevado de vidas humanas. Cada uno tiene características y orígenes distintos.

 Los huracanes tienen su origen en las masas de aire caliente del trópico y consisten
en un circuito cerrado de flujo de aire húmedo en condensación, girando en torno a
un núcleo cálido de baja presión. Esto origina lluvias intensas y vientos de mucha
envergadura, y dependiendo de qué tanto lo sean puede clasificarse en depresión
tropical, tormenta tropical, huracán, tifón o ciclón.

 Los tornados suelen ser breves (pocos segundos o una hora) pero intensos, y
consisten en una columna de aire que gira sobre su eje a altísimas velocidades,
producto de confluencias de masas de aire de temperaturas opuestas. Se forma así
una columna giratoria en contacto con el suelo y usualmente debajo de una nube
cumuliforme, lo cual le da su distinguible aunque no siempre visible aspecto de
embudo.

Ver también: 10 Características del Huracán Patricia

8. Contaminación del aire


Tal y como el agua o cualquier medio ambiente, el aire sufre los efectos de la
inserción de sustancias extrañas a su composición natural, pudiendo perder muchas
de sus cualidades intrínsecas o llegando a esparcir sustancias nocivas para la vida.
Dicha contaminación puede ser natural, al ser producto de accidentes geográficos
o eventos impredecibles como la explosión de volcanes, el impacto de meteoritos o
ciertos tipos de sustancia emitidos por animales o grandes extensiones vegetales.

En cambio, la contaminación artificial tiene que ver con las actividades del
hombre, preferentemente las de tipo industrial que liberan sustancias tóxicas a la
atmósfera, como monóxido de carbono, ozono, dióxido de azufre o partículas de
plomo en suspensión. Muchos de estos compuestos ni siquiera existen en estado
natural, y sus efectos pueden ser sumamente perniciosos para el ecosistema
terrestre.

9. Peligros de la contaminación del aire


Existen ciudades como México DF o Santiago de Chile, en donde los niveles de
contaminación del aire generan alertas ecológicas entre su población, obligada a
tomar medidas contra la pobre calidad del aire que respiran, cargado de partículas
tóxicas liberadas por el tránsito automotor y la industria energética, acumulado
sobre la ciudad en los días de poco viento.

Similarmente, se han registrado en otras regiones del mundo fenómenos como la


lluvia ácida o el tan debatido efecto invernadero, cuya explicación es que las
emisiones gasíferas contaminantes estarían destruyendo rápidamente la capa de
ozono, permitiendo que la radiación solar entre directamente al planeta.

Esto ocasionaría daños en los seres vivos (cáncer de piel, quemaduras, etc.) y
aumentaría la temperatura global, ocasionando el derretimiento de los polos y el
alza de los niveles oceánicos, que a su vez arrasarían con ciudades enteras.

10. El aire en la cultura


Desde tiempos inmemoriales se ha tenido al aire como parte esencial de la vida.
Según el filósofo griego Anaxímenes, el aire era el sustrato esencial de todas las
cosas, mientras que para filósofos posteriores era uno de los cuatro elementos
básicos de la materia, junto con el fuego, el agua y la tierra. A dicha teoría, que
sobrevivió hasta después del medioevo, se la conoció como la teoría de los cuatro
humores.

Los anemoi, dioses griegos de los vientos, tenían un nombre dependiendo de


dónde soplaran, y por lo tanto una historia distinta; pero alternaban entre deidades
benéficas y delicadas, de espíritu etéreo y franco, y otras de talante impetuoso y
terrible, portadores de tormentas y destructores de cosechas.

Similarmente, los sitios de intensa frecuencia ventosa, como el Mont Ventoux de


Petrarca, en Provenza, Italia, gozaron siempre en la cultura de una consideración
particular.

En la actualidad, el calentamiento global producto del efecto invernadero ocupa un


espacio enorme de nuestro pensamiento, ya sea estudiando formas de combatirlo o
retardarlo, o incluso debatiendo su veracidad a través de perspectivas científicas.
Fuente: https://www.caracteristicas.co/aire/#ixzz5N8QqxgcJ