Sie sind auf Seite 1von 4

“BUSCANDO EL EQUILIBRIO”

“Así que, hermanos, cuando fui a vosotros para anunciaros el testimonio de


Dios, no fui con excelencia de palabras o de sabiduría. Pues me propuse no
saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado. Y estuve
entre vosotros con debilidad, y mucho temor y temblor; y ni mi palabra ni mi
predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con
demostración del Espíritu y de poder, para que vuestra fe no esté fundada en
la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios”. 1 Corintios 2:1-5.

La carta de Pablo a los hermanos de la iglesia de Corinto

*Pablo escribe una de las cartas más importantes de todo el nuevo testamento a
una joven iglesia que tiene casi todas las características de la actual iglesia
cristiana pentecostal de este tiempo. El apóstol era el instrumento que Dios
había usado para que esta iglesia naciera cuando Pablo realizó su segundo viaje
misionero, estuvo allí por espacio de más de un año y medio (Hechos 18), y al
irse dejó una iglesia bastante numerosa. Cuando el realiza su tercer viaje
misionero se enteró que en la joven iglesia de Corintios existían algunos graves
problemas y anomalía que la iglesia estaba experimentando, allí decide escribir
esta carta con el propósito de amonestarles, corregirles e instruirles para que se
corrigieran esos errores y se solucionaran esos problemas a demás les deja claro
que el evangelio que recibieron no fue una liturgia muerta, una religión barata,
una rutina sino un evangelio de palabra Dios y poder de Dios.

Presentación

*Vemos en este pasaje bíblico como los Corintios recibieron el evangelio en


palabra, pero también en Poder dos aspectos o áreas vitales y especificas del
cristianismo; la palabra y el poder de Dios. Son los dos rieles sobre los cuales
marcha el tren del evangelio (Ezequiel 32:16, Lucas 24:32). Él apostol Pablo
se encargo de este equilibrio que a perdido la iglesia hoy ya que hoy en muchas
congregaciones evangélicas le dan una gran importancia a la teología, la
enseñanza, el discipulado, la lectura, la escuela dominical, la Biblia, la hoja y el
lápiz, y están desequilibradas porque descuida el poder de Dios, la oración, el
ayuno, la unción del espíritu santo, los dones milagrosos, el poder de alabanza;
“porque los judíos piden señales, y los griegos buscan sabiduría”. En verdad
tenemos que buscar el equilibrio del evangelio, el punto central, ser centrados.

La palabra equilibrio significa= “igualdad, sensatez, estabilización, contra


peso, moderación”. El gran problema de la iglesia de hoy es el desequilibrio
espiritual los pentecostales vs los bautistas pero la iglesia que Dios quiere es
precisamente eso, una iglesia centrada, de sana doctrina, bíblica, conocedora de
las escrituras, fiel a la palabra, amante de la verdad; pero al mismo tiempo
poderosa, fuerte, con una unción sobrenatural, con autoridad espiritual y con
fuego del espíritu santo. “Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es
poder de Dios para salvación a todo aquel que cree” Romanos 1:16.

¿Por qué erra el pueblo?

*Jesús confronta a los líderes religiosos de aquel entonces y les dice; “Entonces
respondiendo Jesús, les dijo: Erráis, ignorando las Escrituras y el poder de
Dios” (Mateo 22:29). Erráis= fallar, se equivocan, se confunden, se desvían.
Uno de los grandes problemas de los cristianos de hoy es su falta de instrucción,
de conocimiento, su ignorancia (falta de instrucción, de conocimiento sobre
algo, desconocimiento de la ley, negligencia en aprender lo que puede y debe
saberse, no hacer caso). Ignorantismo= sistema que rechaza la instrucción por
considerarla nociva. Hoy escuchamos cristianos decir; “déjeme ignorantito
nomas”, “mucha letra mata”, “el conocimiento envanece sacando de contexto
el texto”, “ignorantito pero lleno del poder de Dios” etc.

La palabra de Dios en nuestras vidas

*La palabra Dios debe ser valorada, creída, recibida, aplicada y predicada con
total convicción. La escritura es la propia vida y la palabra de Dios, el apóstol
Pablo dice; “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para
redargüir, para corregir, para instruir en justicia. A fin de que el hombre de
Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra” 2ª Timoteo
3:16-17. Del griego teoneustos (Dios theos y pneo= respirar) todo creyente debe
conocer las escrituras (Juan 5:39, 1ª Timoteo 4:13), somos el pueblo del libro,
debemos tener hambre y sed de la palabra de Dios. Debe ser uno de los valores
más grande de nuestra fe, nuestro fundamento. Ella se debe recibir, creer y
obedecer como la autoridad máxima y la ultima en todas las cosas relacionadas
con la vida y la piedad (Salmo 119:105, Mateo 24:35) Deuteronomio 17:19,
Apocalipsis 1:3,)

En Nehemías 8:1-8. Se relata que durante siete días seis horas cada día Esdras
leyó el libro al pueblo y hubo un gran avivamiento el pueblo se humillo, lloraban
y se volvieron a Dios. No olvidemos que la palabra de Dios tiene poder creados,
preservador, regenerador y salvador (Génesis 1:1-27, Salmo 33:6, Salmo
147:15-18, Ezequiel 37, Isaías 50:4, Isaías 61:1).

El poder de Dios en nuestras vidas

*La otra característica que Pablo les dice a los Corintios es que recibieron el
evangelio no solo en palabra sino en poder de Dios (aparece más de 77 veces
en la Biblia) la palabra principal que se traduce es dynamis o dunamis= poder
inherente, no solo Dios tiene poder, él es Todopoderoso, él tiene la capacidad
de llevar cualquier caso a cabo, esta palabra dunamis significa poder en acción,
potencia de señales. Otra palabra es kratos= “fuerza, poder, más
específicamente poder manifestado, poder puro (eso es el evangelio)”.
Exousia= “libertad de acción, poder delegado, transferido, transmitido, el
derecho a otorgar”. Podemos ser ortodoxos en todas las declaraciones de
nuestra doctrina, conocedores de las escrituras, con mucho conocimiento
bíblico, teología, enseñanza, escuela dominical, grandes enseñadores de
profundas verdades, pero si no tenemos la unción, el poder y la llenura del
espíritu estamos “cojos”, incompletos e insuficientes.

El nuevo testamento abunda en relación a lo vital y esencial del poder de Dios


actuando en los creyentes y confirmando la predicación de los primeros
apóstoles (Romanos 1:16, Romanos 15:18-19, 1ª Corintios 4:20, Efesios
3:20, 1ª Pedro 1:5). Los miembros del reino de Dios deben tener no solo
palabras y mensajes; deben manifestar también el poder del Espíritu Santo en
sus vidas y en sus acciones (Lucas 10:19, Lucas 4:14, Hechos 1:8, Hechos
4:33) el Señor prometió a su pueblo asistirlo con esa poderosa presencia de su
Espíritu en la obra que la iglesia realiza en la tierra.

Conclusión

*El bautismo en el Espíritu Santo traerá el poder personal del Espíritu de Dios
a la vida del creyente para dar testimonio de Jesús y hacer las obras
sobrenaturales que impactarán y socavarán las fuerzas del pecado y las fuerzas
de Satanás, Dios nos ayude a estar equilibrados en palabra y poder de Dios ya
que si están en nuestra iglesia ella será distinta a muchas que conocemos hoy e
influenciara positivamente en el mundo y se cumplirá la promesa del señor
“sobre esta roca edificare, mi iglesia y las puertas del hades no prevalecerán
contra ella” Mateo 16:18. Amén.