Sie sind auf Seite 1von 801

KWWSERRNPHGLFREORJV SRWFRP

KWWSERRNPHGLFREORJV SRWFRP
Dedicatoria

En primer lugar, dedico este libro a mis padres: Andrew A. Bontra- ustedes haya adquiñdo la visión y la inspiración para perseguir sus sue-
ger por inculcar a sus hijos sólidos valores morales y cristianos, ética de ños, y sé que sabrán apreciar una diferencia y contribuir a las carreras
traba¡o y aspiración al éxito; y en memoña de Nora Yutzy Bontrager, que han elegido para sus trabajos.
cuya ternura, amor y constante fe en mí cuando era un niño y adoles- Por último, dedico este libro a todos aquellos futuros estudiantes y
cente, me proporcionaron la confianza que necesitaba para proseguir técnicos que aprenderán de él, a mis ex estudiantes y numerosos com-
mi educación y alcanzar mis sueños y objetivos. Su influencia firme y pañeros técnicos y maestros que, en los últimos años, me ayudaron,
continua, y su seguridad me proveyeron de la voluntad y la perseve- alentaron e, induso, corrigieron cuando fue necesario. Ustedes me han
ranoa requeñdas para completar un trabajo de este tipo. permitido experimentar la alegría y la satisfacción de saber que de-
También dedico este libro a mis hijos, Neil y Troy; a nuestras dos sempeño un pequeño papel ayudando a otros a buscar y alcanzar sus
nueras, Kim y Robyn; y a mis dos pequeñas nietas, Hallie y Lexi, a quie- objetivos de servir en una profesión en la rual pueden beneficiar a
nes quiero mucho. Ellos, junto con Mary Lou, mi compañera y ayu- otras personas y ser diferentes en este mundo.
dante de siempre, son las personas más importantes en mi vida. Al
ayudarme a alcanzar mis objetivos, confío en que cada uno de KLB
Prefacio

PROPÓSITO E HISTORIA mente separado de la anatomía. Sin embargo, estaba claro para mí
Al comienzo de mi carrera docente, primero en un programa hos- que un conocimiento cabal de la anatomía relevante era esencial
pitalario y, luego, en un programa comunitario vinculado a la univer- para aprender las posiciones; realmente aprender y comprender el
sidad sobre tecnología radiológica, descubrí que otros programas de posicionamiento en lugar de memorizar las posiciones del cuerpo,
ciencias auxiliares de la salud estaban mucho más adelantados que los ángulos y las localizaciones de los rayos centrales. Por lo tanto,
nosotros en el tipo y la calidad de los medios educativos disponibles cuando comencé a planificar y organizar el contenido de estos ma-
en sus campos de estudio. No contábamos con materiales audiovi- teriales didácticos, reunía la anatomía con las posiciones para que
suales ni auxiliares para la enseñanza y muchos de nuestros textos los lectores aprendieran a visualizar conceptualmente la forma y el
estaban desactualizados, incompletos, y su lectura y comprensión contorno de cada parte del cuerpo de la que se tomarían irnáge·
eran diffóles. A comienzos de la década de 1970, cuando estaba ter- nes. Esta habilidad pemiite a los técnicos ajustar las rutinas de po-
minando mi curso de posgrado en educación y medios de instruc- sicionamiento, según sea necesario, cuando están en un ámbito
oón, comencé a desarrollar audiovisuales y programas de instrucción dínico.
autoadministrados para mis estudiantes, que se transformaron en el
pnmer medio educativo audiovisual comercial sobre temologla ra- Criterios radiográficos y evaluación crítica
diológica. Elegl como tema la anatomía y el posicionamiento radio- Otra caracterlstica singular de este libro es la indusión de radiogra-
gráfico, porque es el único que todos los estudiantes de radiología fías para su evaluación crítica al final de cada capitulo de posiao-
deben dominar. namiento. Esto brinda una gran oportunidad para que los estu-
La serie audiovisual extensa comenzó a utilizarse ampliamente diantes utilicen su conocimiento de la anatomía radiográfica, según
en los Estados Unidos y Canadá. Sin embargo, pronto fue evidente se relaciona con el posicionamiento para evaluar los errores de
que los estudiantes también necesitaban un libro detallado, escrito las radiografías. Comenzarán a aprender la difícil tarea de de·
con daridad y de fácil comprensión sobre el importante tema de la terminar qué errores son causas de repeticiones y cuáles son acep-
anatomla y los posicionamientos radiográficos. A comienzos de la tables, pero aún pueden ser mejorados.
década de 1980, tomó forma la primera edición y, también, al Este concepto crítico está facilitado en esta edición con la reorga-
poco tiempo, fue muy empleada para complementar nuestra serie nización de la sección sobre criterios radiográficos en cada página de
educativa audiovisual de autoconsulta. Entonces, por primera vez posicionamiento, en subtítulos y el agrupamiento de información se-
los estudiantes y los instructores tenían acceso a un paquete au- gún se relacione con aspectos específicos de las posiciones. Esto
diovisual amplio; un texto de ejercitación, de tres volúmenes; un ayudará a los estudiantes a desarrollar una rutina sistemática para
manual para instructores, de cinco volúmenes y un libro nuevo y evaluar la calidad radiográfica.
escrito con claridad.
Así comenzó mi carrera como escritor y editor hace casi treinta Protección contra Ja radiación, dosis para el paciente y posi-
años. En la actualidad, mi motivación para escribir y desarrollar me- cionamiento
dios de instrucción sigue siendo la misma: proporcionar a estu- Tal como se describe en el código de ética de la American Society
diantes e instructores recursos detallados y ~ciles de utilizar que of Radiologic Technologists (ASRT), los técnicos radiólogos son res-
sean actualizados, y necesarios para comprender el arte y la cien- ponsables de controlar y iimitar la exposición a la radiación del pa-
cia de la anatomía y el posicionamiento radiográfico. ciente, su propia persona y otros integrantes del equipo de salud".*
Esto exige conocer y aplicar bien las prácticas de protección con-
CARACTERiSTICAS SINGULARES tra la radiación y los rangos de dosis de radiación que recibe
Presentodón coracteristico cada parte del cuerpo. Se debe conocer la relación entre las dosis
Creo que el elemento más singular y característico de Posiciones para el paciente y las proyecciones especificas (AP o PA) y las d1Stin-
Radiológicos y Correlación Anatómico es su estilo de presentación tas combinaciones de factores de exposición. Este conocimiento de
para "mostrar y decir". He utilizado el principio de presentar la infor- los rangos de dosis espedficos puede ser otro factor motivador para
mación desde la simple a la compleja, de la conocida a la descono- una selección cuidadosa de las posiciones y la técnica, a fin de im-
óda y mostrando lo que se está hablando cómo se está hablando. pedir repeticiones innecesarias. Esto se logra mediante descripciones
Pienso que este es el principal punto de este libro porque aumenta detalladas de la protección e induyendo las cuadrículas de iconos de
al máximo la posibilidad de comprensión y retención. La mayoría de dosis para el paciente en las páginas de posicionamiento, que 1nd1-
nosotros recordamos mejor a través de imágenes mentales; recorda· can las dosis cutáneas específicas así como las de la línea me-
mes mucho más de lo que vemos que de lo que oímos. Cuando ve- dia y de los órganos, cuando órganos radiosensibles están en el haz
mos con nuestros ojos y oímos a medida que leemos y practicamos, primario de rayos X o en su proximidad.
a medida que completamos el posicionamiento y los ejercicios com-
plementarios, tenemos la máxima oportunidad de comprender y re- Modalidades alternativas, patología y posicionamiento
tener lo que hemos aprendido.
Se espera que los profesionales de la salud amplíen sus funcio-
Anatomlo y posicionamiento nes y tengan más "funciones cruzadas· en sus obligaciones y res-
Cuando comencé a impartir cursos de pos1oonamiento, se
acostumbraba a enseñar las posiciones como un curso completa- "Código de i:bed, cap. 1. p. 39.
ponsabilidades. Por lo tanto, todos los técnicos en imágenes deben Nuevo contenido
conocer, al menos, los principios básicos y los posibles pro- Esta edición ha sido actualizada y ampliada para incluir gran can-
cedimientos y exámenes que pueden realizarse en cada una de tidad de temas e ilustraciones nuevos. Hay más de 100 fotografías
las modalidades de imágenes. nuevas sobre posicionamiento y muchas imágenes actualizadas y
Con estas crecientes funciones de los técnicos, también surge dibujos lineales anatómicos. En cada capítulo, se han agregado
una mayor responsabilidad por determinar y conocer las patolo- nuevas consideradones geriátricas y pediátricas. Las seccio-
gías. Se espera que la tarea de los lécnicO!> !>ed más que !>Olo ubi- nes nuevas induyen venopundones por los requenmientos de
car al paciente para mostrar la parte anatómica que se examina. competencia del ARRT que entraron en vigencia en enero de
Deben conocer por qué se solicita el procedimiento para asegu- 2002. Otros temas nuevos son radiografía digital, densito-
rarse de obtener las proyecciones o posiciones óptimas. Asimismo, metría ósea, sialografía e histerosalpingografía.
deben saber qué patologías afectan los factores de exposición re- Se ha ampliado el capitulo final para incluir introducciones so-
queridos. Evaluar y criticar las radiografías obtenidas requiere cono- bre medicina nuclear, radiación en oncología, imágenes
cer y comprender, en cierta forma, cómo la enfermedad o el tras- ecográficas y resonancia magnética.
torno debería aparecer en la imagen radiográfica. Las nuevas proyecciones que se han incorporado incluyen la
vista oblicua en "atrapador de pelota" bilateral de las manos, la axial
Información de encuestas AP de arco vertebral (de Pillar), la oblicua posterior (método de Ju-
Los lectores familiarizados con este libro saben que las edicio- det) para el acetábulo y las proyecciones de la entrada y la salida
nes anteriores incluían los resultados de las encuestas sobre las de la pelvis.
prácticas actuales de estudios realizados en los Estados Unidos. La Modalidades y procedimientos alternativos es otra nueva
encuesta de esta quinta edición se amplió para incluir los progra- característica que aparece al final de la sección de anatomía de cada
mas acreditados de tecnología radiológica y los incorporados por capítulo sobre posicionamiento. Esta sección presenta modalidades
convenios clínicos en Canadá, además de las diferentes regiones alternativas y procedimientos especiales relacionados con ese capí-
dentro de los Estados Unidos. La publicación de los resultados de tulo especifico, como tomografía convencional y computarizada, eco-
esta enwesta ahora ampliada sigue reforzando la importancia de grafla, medicina nuclear y resonanoa IT1dgflética.
aprender todas las posiciones de rutina más frecuentes para cada Se han incorporado indicaciones en diferentes patologías
parte anatómica, de modo que los técnicos estén bien preparados a cada capítulo de posicionamiento y una lista de las enfermeda-
para trabajar en cualquier región geográfica que puedan elegir. En des más frecuentes que los estudiantes encontrarán en los exá-
el Apéndice A, #Resultados de la encuesta por proyección y región", menes y procedimientos de ese capítulo. Un cuadro de las indica-
se mduye una descripción más completa de esta encuesta actuali- ciones resume el trastorno o la enfermedad, el examen radiográfico
zada y ampliada. más frecuente, el posible aspecto radiográfico y los ajustes nece-
sarios para los factores de exposición.
NOVEDADES DE ESTA EDICIÓN Cada página de posicionamiento también contiene ahora una
Diseño a todo color explicación resumida de la patología mostrada para esa pro-
En esta edición, los cambios más atractivos desde el punto de yección o posición especifica, que tiene como fin ayudar al técnico
vista visual son el uso de ilustraciones a todo color y un nuevo di- a comprender el propósito del examen. Esta edición contiene mu-
seño de página. Todos los dibujos en las secciones de anatomía y chos ejercicios de aprendizaje y preguntas basadas en situaciones
todas las fotografías de posiciones se presentan, por primera ve.z, prácticas.
en color y, si bien cada página aún contiene información esencial,
el diseño en color, más claro, facilita hallar la información de un vis-
tazo. "Cómo utilizar las páginas de posiciones" provee más detalles
sobre las características del nuevo diset'lo. KLB
Agradecimientos

Esta edición es la rulminación de un esfuerzo de equipo for- a través de sus revisiones y sugerencias sobre las nuevas secciones
mado por colaboradores y revisores, que han trabajado junto a mi de anatomía y patologla.
desde que se publicara la primera edición, hace diecinueve años. Agradezco a leanne Wilke, Jeonifer Moorhead, Mellssa
Cada vez aprecio más la ventaja de las nuevas ediciones de los Kuster, Linda McKinley y René Saller de Mosby por su apoyo
mismos trabajos, por la oportunidad de corregirlos, aumentarlos y y asistencia para planificar y completar este complejo proyecto. De-
mejorarlos en relación con la edición anterior. seo agradecer especialmente a Jennifer por la forma paciente, pero
Me resulta casi imposible agradecer a todos los que hicieron persistente con la cual coordinó e impulsó todos los aspectos del
contribuciones importantes a las ediciones anteriores y, por lo proyecto.
tanto, también a esta nueva edición. Sin embargo, debo comenzar También agradezco a todos los colaboradores y revisores de
con Barry Anthony, por su colaboración en las áreas de anato- esta edición y de las ediciones pasadas enumerados en las prime-
mía y procedimientos especiales para la primera edición y la serie ras páginas de este libro. Agradezco a cada uno de ustedes por las
audiovisual asociada que fue la base para este libro. También de- importantes colaboraciones que han hecho en su área de expe-
seo agradecer a Karen Brown. Dell Hershberger, Jim San- riencia. Sus esfuerzos serán muy apreciados por los muchos estu-
clerson y John Lampignano. por su ayuda para localizar las ra- diantes, técnicos y docentes que utilizarán este texto en los años
diografías y participar en las muchas horas vespertinas y nocturnas venideros.
de sesiones para las fotografías de posicionamiento. Por último, como siempre, siento una gran deuda con mi familia;
Dos personas que aportaron colaboraciones importantes en las no sólo por su amor, apoyo y aliento, sino también por su ayuda en
dos últimas ediciones son David Hall y John lampignano. Me los distintos aspectos de producción de estos trabajos. Mi esposa,
aconsejaron y revisaron muchos borradores del libro. John Lampig- Mary Lou, sigue siendo mi mejor correctora y mi clactilógrafa hábil
nano también se me ha unido como coautor de las ejercitaciones para los muchos borradores de este manuscrito y de los anteriores.
en las dos últimas ediciones. David Hall ha revisado y corregido tan Nuestros hijos, Neil y Troy, no sólo crecieron con "el libro*, sino que
a menudo los distintos borradores que creo que, literalmente, también pasaron tiempo entre sus años universitarios en el diseño
puede citar gran parte de la información página por página. gráfico y la diagramación literal página por página de las ediciones an-
Asimismo, quiero nombrar y agradecer a Cindy Murphy, que teriores y de los materiales auxiliares de aprendizaje.
se nos ha unido como una colaboradora y revisora importante en
esta edición. Derrick McPhee también ha contribuido mucho KLB
P
rincipios, terminología y protección contra las
radiaciones
KWWSERRNPHGLFREORJV SRWFRP
CAPÍTULO 1 P RINCIPI O S. TERMIN OLOG I A Y PR O T ECC IÓN CONTRA R A DIAC I O NES

A. ANATOMÍA Y ARTROLOGÍA GENERALES, SISTÉMICAS Y ESQUELÉTICAS

Anatomía general
La anatomía es la ciencia que estudia la estructura del cuerpo hu-
mano, mientras que la fisiología estudia las funciones corporales o
cómo funcionan las distintas partes del cuerpo. En una persona con
vida, es casi imposible estudiar la anatomía sin estudiar también la
fisiologfa. Sin embargo, el estudio radiográfico del cuerpo humano
es, sobre todo, un examen de la anatomía de los diversos sistemas Átomos
corporales, con menor énfasis en la fisiología. En consecuencia, en
este texto dedicado a la anatomía y a las posiciones radiográficas, se
destacarán los aspectos anatómicos de los sistemas humanos.

ORGANIZACIÓN ESTRUCTURAL r-1


~
Molécula
El cuerpo humano comprende varios niveles de organización es-
tructural. El más bajo es el nivel químico. Todas las sustancias quf-
micas necesarias para preservar la vida están compuestas por áto-
mos, que se unen de diversas maneras para formar moléculas. Célula
Varias sustancias químicas en forma de moléculas se organizan pa-
ra formar células.

Células
La célula es la unidad estructural y funcional básica del ser huma-
no. Todas las partes del cuerpo (p. ej., músculos, huesos, cartflago,
grasa, nervios, piel o sangre) cst6n compuestas por células.

Tejidos
Los tejidos son grupos de células similares que, junto con su ma- Tejido
terial intercelular, cumplen una función específica. Los cuatro tipos
básicos de tejidos son los siguientes:
1. Epitelial: tejido que cubre superficies internas y externas del
ruerpo, induido el revestimiento de los vasos sanguíneos y ór-
ganos, como el estómago y el intestino
Órgano
2. Conectivo: tejidos que se cohesionan y sustentan las diversas
estructuras
3. Muscular: tejidos que componen la sustancia de un músculo
4. Nervioso: tejidos que componen la sustancia de nervios y cen-
tros nerviosos

Órganos
Cuando vanos tejidos se unen para cumplir una función especifica,
el resultado es un órgano. Los órganos, por lo general, poseen una
conformación especifica. Algunos órganos del cuerpo humano son
los rif\ones, el corazón, el hígado, los pulmones, el estómago y el ce-
rebro. Sistema

Sistema
Un sistema es un grupo o una asociación de órganos que desem-
pef\an una función semejante o común. Un ejemplo es el sistema
urinario, compuesto por los rif\ones, los uréteres, la vejiga y la ure-
tra. El cuerpo humano está compuesto por 1O sistemas separa-
dos.

Organismo
Los 1O sistemas del cuerpo que funcionan en forma conjunta
constituyen todo el organismo de un ser humano.

Organismo
(10 sistemas)

Fig. 1-1. Niveles de organización estructural humana.


PRINC I P I OS, TERMINOLOGÍA Y PROTECC I ÓN CONTRA RADIAC I ONES CAPITULO 1

Anatomía de aparatos y sistemas


APARATOS Y SISTEMAS CORPORALES
El cuerpo humano es una unidad estructural y funcional compues-
ta por l Ounidades menores, denominadas aparatos y sistemas: l)
sistema esquelético, 2) aparato circulatorio, 3) aparato digestivo,
4) aparato respiratorio, 5) aparato urinario, 6) aparato reproductor,
7) sistema nervioso, 8) sistema muscular, 9) sistema endocrino y
10) sistema intertegumentario.

Sistema esquelético
El sistema esquelético es muy importante para el radiólogo. Com-
prende 206 huesos diferentes, y sus cartílagos y articulaciones
asociados. El estudio de los huesos se denomina osteología y el
de las articulaciones, artrología.
Las cuatro funciones del sistema esquelético son las siguientes:
l . Sustentar y proteger el cuerpo
2. Permitir los movimientos interactuando con los músculos para
crear palancas
3. Producir células sanguíneas
4. Almacenar calcio Fig. 1- 2. Sistema esquelético.

Aparato circulatorio
El sistema circulatorio está compuesto por los órganos cardiovascu-
lares (corazón, sangre y vasos sanguíneos) y el sistema linfático
(ganglios linfáticos, conductos linfáticos y glándulas linfáticas) .
Las seis funciones del sistema circulatorio son las siguientes:
l. Distribuir oxígeno y nutrientes a las células del cuerpo
2. Eliminar los desechos celulares y el dióxido de carbono prove-
niente de las células
3. Transportar agua, electrólitos, hormonas y enzimas
4. Proteger contra las enfermedades
5. Prevenir las hemorragias formando coágulos sanguíneos
6. Ayudar a regular la temperatura corporal

Aparato digestivo
El aparato digestivo comprende el tubo digestivo y ciertos órganos
accesorios. El tubo digestivo está compuesto por la boca, la faringe,
el esófago, el estómago, el intestino delgado, el intestino grueso y
el ano. Los órganos accesorios de la digestión son las glándulas sa-
livales, el hígado, la vesícula biliar y el páncreas.
El sistema digestivo cumple las dos funciones siguientes: Órganos cardiovasculares Órganos linfáticos
1. Preparar los alimentos para su absorción celular mediante nu-
Fig. 1-3. Aparato circulatorio.
merosos procesos fisicoquímicos de degradación
2. Eliminar los desechos sólidos del cuerpo

Fig. 1-4. Aparato digestivo.


CAPITULO 1 PRINCIPIOS, TERM I NOLOG IA Y PROTECCIÓN CONTR A RADIACIONES

Aparato respiratorio
El aparato respiratorio está compuesto por dos pulmones y una se-
rie de conductos que conectan a los pulmones con el medio am-
biente. Las estructuras que comunican el medio externo con los al-
véolos pulmonares son la nanz, la boca, la faringe, la laringe, la
tráquea y el árbol bronquial.
El aparato respiratorio cumple las tres funciones siguientes:
1. Suministrar oxígeno a la sangre y, en última instancia, a las
células
2. Eliminar el dióxido de carbono de la sangre
3. Contribuir a la regulación del equilibrio ácido-básico sanguíneo

Aparato urinario
El aparato urinario comprende aquellos órganos que producen, re-
colectan y eliminan orina. Estos órganos son los riñones, los uréte-
res, la vejiga y la uretra.
El aparato urinario cumple las cuatro funciones siguientes:
1. Regular la composición química de la sangre
2. Eliminar numerosos productos de desecho Fig. 1-5. Aparato respiratorio.
3. Regular el equilibrio hidroelectrolítico y el volumen
4. Mantener el equilibrio ácido-básico corporal

Aparato reproductor
El aparato reproductor, o genital, comprende los órganos que produ-
cen, transportan y almacenan las células germinativas. Las células
germinativas maduras son producidas por los testículos en el hom-
bre y los ovarios en la mujer. Los órganos de transporte y almace-
namiento del hombre son el conducto deferente, la glándula pros-
tática y el pene. Los órganos reproductores femeninos son las
trompas uterinas, el útero y la vagina.
La función del aparato reproductor consiste en reproducir el orga-
nismo.

Fig. 1-6 . Aparato urinario.

Masculino Femenino

Fig. 1-7. Aparato reproductor.


PRINCIPIOS , TERMINOLOG(A Y PROTECCIÓN CONTRA RAD IA CI ONES CAPITULO 1

Sistema nervioso
El sistema neNioso está compuesto por el cerebro, la médula espi-
nal, los neNios, los ganglios y órganos sensoriales especiales, tales
como el ojo y el oído.
La función del sistema neNioso consiste en regular la actividad
corporal mediante impulsos eléctricos que transcurren a lo largo de
diversos neNios.

Sistema muscular
El sistema muscular abarca todos los tejidos musculares del cuer-
po y se subdivide en tres tipos: l) esquelético, 2) visceral y 3) car-
díaco.
La mayor parte de la masa muscular del cuerpo está representa-
da por músculo esquelético, que es estriado y se controla volunta-
riamente. Los músculos voluntarios actúan junto con el esqueleto
para penmitir los movimientos corporales. Aproximadamente el 430/o
del peso del cuerpo humano corresponde a músculos esqueléticos
voluntarios o estriados.
Fig. 1-8. Sistema neNioso.
El músculo visceral, liso e involuntario, se localiza en las paredes
de órganos internos huecos, tales como los vasos sanguíneos, el
estómago y los intestinos. Estos músculos se denominan involunta-
rios, porque su contracción generalmente no está bajo el control
voluntario o consciente.
El músculo cardíaco se localiza exclusivamente en las paredes
del corazón y es involuntario, pero estriado.
El tejido muscular cumple las tres funciones siguientes:
1. Permitir movimientos, tales como la locomoción del cuerpo o
el pasaje de sustancias a través del tubo digestivo
2. Mantener la postura
3. Producir calor

Sistema endocrino
El sistema endocrino comprende todas las glándulas corporales des-
provistas de conductos. Este grupo de glándulas está compuesto
por los testículos, los ovarios, el páncreas, las suprarrenales, el timo,
el tiroides, las paratiroides, la epífisis y la hipófisis. La placenta actúa
como una glándula endocrina temporaria.
Las hormonas, que representan los productos secretores de las
glándulas endocrinas, son liberadas directamente en la circulación Fig. 1-9. Sistema muscular.
sanguínea.
La función del sistema endocrino es regular en las actividades
corporales mediante las diversas hormonas transportadas por el sis-
tema cardiovascular.

Fig. 1- 1O. Sistema endocrino.


CAPÍTULO 1 PRINCIPIOS, TE RMINOLO G ÍA Y PROTECCIÓN CONTRA RADIACIONES

Sistema intertegumentario
El décimo y último sistema corporal es el intertegumentario, com-
puesto por la piel y todas las estructuras derivadas de ella. Estas es-
tructuras o faneras comprenden el pelo, las uñas y las glándulas su-
doríparas y sebáceas.
La piel es un órgano esencial para la vida. En realidad, es el órga-
no de mayor tamaño del cuerpo, pues abarca una superficie de
aproximadamente 7.620 centímetros cuadrados en un adulto pro-
medio.
El sistema intertegumentario desempeña las cuatro funciones si-
guientes:
1. Regular la temperatura corporal
2. Proteger el cuerpo
3. Eliminar los productos de desecho mediante la sudoración
4. Recibir ciertos estímulos tales como temperatura, presión y
dolor

Anatomía esquelética
Como una parte importante de la radiografía diagnóstica general se
Fig. 1-11 . Sistema intertegumentario.
relaCiona con el examen de los huesos y las articulaciones, la os-
teología (estudio de los huesos) y la artrología (estudio de las ar-
ticulacíones) son temas importantes para el radiólogo.

OSTEOLOGÍA
El sistema esquelético del adulto está compuesto por 206 huesos
distintos, que conforman la estructura de sostén del cuerpo huma-
no. En el sistema esquelético, se .induyen ciertos cartílagos, como
los de los extremos de los huesos largos. Estos huesos y cartílagos
están unidos por ligamentos y representan superficies en las que se
insertan ros músculos. Los músculos y huesos deben actuar en for-
ma combinada para permitir el movimiento corporal; por lo tanto,
estos dos sistemas, a veces, se denominan, en conjunto, sistema lo-
comotor.
El esqueleto humano adulto se divide en el esqueleto axial y el
esqueleto apendicular.

Esqueleto axial
El esqueleto axial comprende todos los huesos que están en el
eje corporal central o cerca de él. El esqueleto axial del adulto cons-
ta de 80 huesos y abarca el cráneo, la columna vertebral, las costi-
llas y el esternón (las zonas coloreadas del esqueleto corporal en la
fig. 1- 12).

Fig. 1- 12. Esqueleto axial (80 huesos).


CUADRO 1-J . ESQUELETO AXIAL DEL ADULTO

Cráneo Calota craneana 8


Huesos faciales 14
Hioides 1
Huesecillos auditivos 6
(huesos pequeños del oído)
Columna vertebral Cervical 7
Torácica 12
Lumbar 5
Sacra
Cóccix
Esternón l
Tórax Costillas 24

TOTAL DE HUESOS EN EL ESQUELETO AXIAL DEL ADULTO 80


PRINCIPIOS. TERMINOLOGÍA Y PROTECCIÓN CONTRA RA DIACIONES CAPITULO 1

Esqueleto apendicular
La segunda división del esqueleto es la porción apendicular. Esta
división incluye todos los huesos de los miembros (extremidades)
superiores e inferiores, y las cinturas escapular y pelviana (las zonas
coloreadas en la fig. 1-13). El esqueleto apendicular del adulto com-
prende 126 huesos distintos.

CUADRO 1-2. ESQUELETO APENDICULAR DEL ADULTO

Cinturas escapulares Clavículas 2


Escápulas (omóplatos) 2
Miembros superiores Húmeros 2
Cúbitos (ulnas) 2
Radios 2
Carpianos 16
Metacarpianos 10
Falanges 28
Cintura pelviana Huesos de la cadera 2
Miembros inferiores Fémures 2
Tibias 2
Peronés (fíbulas) 2
Rótulas (patelas) 2
Tarsianos 14 Fig. 1-13. Esqueleto apendicular (126 huesos).
Metatarsianos 10
Falanges ¡a
TOTAL DE HUESOS EN EL ESQUELETO APENDICULAR DEL ADULTO 126
Esqueleto total del adulto: 206 huesos separados.
(lnduye 2 huesos sesamoideos de los miembros inferiores
en las rodillas, rótulas)

Huesos sesamoideos
Los huesos sesamoideos representan un tipo especial de huesos
pequel1os y ovalados localizados en los tendones (mayormente cer-
ca de las articulaciones), que se observan, incluso, en los fetos, pe-
ro que no se consideran parte de los esqueletos axial o apendicu- Fig. 1-15. Huesos sesamoideos.
lar normales, excepto las dos rótulas, los huesos sesamoideos de Proyección tangencial (base del
mayor tamal1o. Los otros huesos sesamoideos más comunes se lo- dedo gordo del pie).
calizan en la parte posterior del pie en la base del dedo gordo (figs.
1-14 y 1-15).
En los miembros superiores, los huesos sesamoideos general-
mente se localizan en los tendones cerca de la superficie palmar de
la mano en la base de los dedos. Otros pueden encontrarse en los
tendones de otras articulaciones de los miembros superiores o in-
feriores.
Cualquier hueso sesamoideo puede ser fracturado por un trau-
matismo y puede ser necesaria la confirmación radiográfica.

CLASIFICACIÓN DE LOS HUESOS


Los 206 huesos del cuerpo pueden clasificarse, según su configu-
ración, de la siguiente manera:
• Huesos largos • Huesos planos
• Huesos cortos • Huesos irregulares
Fig. 1-14. Huesos sesamoi·
Huesos largos
deos de la parte posterior de la
Los huesos largos constan de un cuerpo y dos extremos. Los hue- base del dedo gordo del pie.
sos largos se encuentran exclusivamente en el esqueleto apendicu-
lar. (La fig. 1-16 muestra una radiografía de un húmero, un típico
hueso largo del brazo.)

Fig. 1- 16. Hueso largo


(húmero).
CAPITULO 1 PRINCIPIOS, TERM INOLOGIA Y PROTECCIÓN CONTRA RADIACIONES

Composición: la cubierta externa de la mayoría de los huesos es-


Cartílago articular (hialino)
tá compuesta por te11do óseo duro o denso, llamado hueso com-
pacto o corteza, lo que significa capa externa. El hueso compacto
posee escasos espaoos vacíos entre las células, y protege y susten-
ta todo el hueso.
El cuerpo del hueso (nombre antiguo. eje) contiene una capa
más gruesa de hueso compacto que los extremos, para conferir ma-
yor resistencia contra el peso que soporta. Periostio
En el interior de la cubierta de hueso compacto y, sobre todo, en
ambos extremos de todos los huesos largos hay hueso esponjoso Hueso compacto
o canceloso. El hueso canceloso es sumamente poroso y, en gene- Cavidad medular (contiene
ral, contiene médula ósea roja, responsable de producir glóbulos médula amarilla)
rojos.
El cuerpo de un hueso largo es hueco. Esta porción hueca se de- Arteria nutricia
nomina cavidad medular. En el adulto, la cavidad medular general- Cuerpo - - - - - +
mente contiene médula amarilla (grasa). Los huesos están recu-
biertos por una membrana fibrosa densa, llamada periostio, salvo
en las superficies artJculares. Las superficies articulares están recu-
biertas por una capa de cartílago hialino.
Hialino significa vidrioso o transparente y designa un tipo fre-
cuente de cartílago o tejido conectivo. Se lo denomina así, porque
este carti1ago no se colorea con las técnicas de tinción convenciona-
les y, por lo tanto, presenta un aspecto vidrioso o translúcido. Se lo-
caliza en vanos sitios, incluidos los extremos de los huesos, donde
Fig. 1-17. Hueso largo.
se denomina cartílago articular.
El periostio es esencial para el crecimiento, la reparación y la nu-
trición del hueso. Los huesos están abundantemente imgados por
vasos sangulneos que ingresan en ellos desde el periostio. Cerca del
centro del cuerpo de los huesos largos, transcurre una arteria nu-
tricia que se dirige en un ángulo oblicuo hacia la cavidad medular
a través del agujero nutricio.

Huesos cortos
Los huesos cortos son aproximadamente cúbicos y solo se locali-
zan en las mur"lecas y el tobillo. Están compuestos principalmente
por hueso esponjoso, con una delgada cubierta de hueso compac-
to. Los ocho huesos carpianos de las muñecas y los siete huesos
tarsianos de los pies son todos huesos cortos.

Huesos planos Fig. 1-18. Huesos cortos Fig. 1- 19. Huesos planos (calota
Los huesos planos consisten en dos placas de hueso compacto (carpianos). craneana).
con hueso espon¡oso y médula entre ellas. Algunos ejemplos de
huesos planos son los que componen la calvaria (calota cranea-
na), el esternón, las costillas y los omóplatos.
El estrecho espacio entre las tablas interna y externa de los hue-
sos planos en el cráneo se denomina diploe. Los huesos planos
protegen las estructuras subyacentes y ofrecen superficies extensas
para la mseroón muscular.

Huesos irregulares
Los huesos con una configuración singular se agrupan en la cate-
gorla de huesos irregulares. Algunos ejemplos de huesos irregula-
res son las vértebras, los huesos faciales, los huesos de la base
del cráneo y los huesos de la pelvis.

Producción de células sanguíneas Fig. 1-20. Hueso irregular (vértebra).


En los adultos, los eritrocitos son producidos por la médula ósea
roja de ciertos huesos planos e irregulares, tales como el esternón,
las costillas, las vértebras y los huesos de la pelvis.
PR I NC I PIOS, TERMINOLOGIA Y PROTECCIÓN CONTRA RADIACIONES CAPITULO 1

DESARROLLO DE LOS HUESOS


El proceso de formaaón de huesos corporales se denomina osifi- Epilisis
cación. El esqueleto embnonano está compuesto por membranas
fibrosas y cartílago hialino. La osificación comienza alrededor de la Epifis1s
sexta semana embrionaria y continúa hasta la adultez.

Formación de los huesos


Se conocen dos tipos de formación ósea. Cuando el hueso reem-
plaza a membranas, la osificación se llama intramembranosa.
Cuando el hueso reemplaza al carti1ago. se denomina endocon-
dral (intracart1laginosa).
Cavidad medular
Diéfisis
Osificación intramembranosa. La osificación intramembranosa (cuerpo)
se produce con rapidez y ocurre en huesos necesarios para brin-
dar protecaón, como las suturas de los huesos planos de la calo-
ta craneana, que actúan como centros de crecimiento en una fase
temprana del desarrollo de estos huesos.

Osificación endocondral. La osificaaón endocondral es mucho


Placa epifisaria
más lenta que la intramembranosa y tiene lugar en la mayor parte
del esqueleto, sobre todo, en los huesos largos.
Ep1fis1s

Centros primarios y secundarios de osificación endocondral


El pnmer centro de osificación se llama centro primario y se loca- Fig. 1-21. Osificaaón endocondral (fémur).
liza en la parte media del cuerpo. Este centro primario de osifica-
ción en los huesos en desarrollo se denomina diáfisis. Ésta se con-
vierte en el cuerpo en un hueso completamente desarrollado.
Los centros secundarios de osificación aparecen cerca de los
extremos de los huesos largos. La mayoría de los centros secunda-
rios aparecen después del nacimiento, mientras que la mayorfa de Centro
los primarios se manifiestan antes del nacimiento. Cada centro se- primario:
cundano de osificación se llama epífisis. Las epífisis de la parte dis- Diélisis
tal del fémur y el extremo proximal de la tibia son las primeras en (cuerpo)
aparecer y pueden estar presentes en el neonato de término al na-
cer. Hasta que se completa el crecimiento del esqueleto, las diáfisis
y las epífisis están separadas por placas cartilaginosas, denominadas Centros
placas epifisarias. secundarios:
El creomiento longitudinal de los huesos se debe a una elonga- Placa
oón de estas placas cartilaginosas epifisarias. A este proceso le sigue ep1fisaria
una os1ficaoón progresiva secundaria al desarrollo del hueso endo-
condral. hasta que todo el carti1ago haya sido reemplazado por hue-
so y se complete el crea miento esquelético. Este proceso de fusión Epilisis
epifisana de los huesos largos comienza en la pubertad y continúa en
forma progresiva hasta la madurez completa, alrededor de los 25
años de edad. No obstante, el tiempo necesano para que cada hue-
so complete el crecimiento varía en las distintas regiones del cuerpo.
Adem.1s, el esqueleto femenino, por lo general, madura con mayor
rapidez que el masculino. Se dispone de numerosas tablas que ilus-
tran los patrones de crecimiento normales del esqueleto.

Radiografías que ilustran el crecimiento óseo Fig. 1-22. Región de la rodilla (rni'lo de 6 ai'los de edad).
la figura 1-22 muestra una radiografía del área patelar, de un nu'\o
de 6 al'\os de edad. Se obseivan e indican daramente los centros
primarios y secundarios de osificación endocondral.

Centros primarios. Los centros primarios de crec1m1ento óseo


muestran hueso bien desarrollado y abarcan el área de la diáfisis
(cuerpo).

Centros secundarios. Los centros secundarios de crec1m1ento


óseo son las epífisis, que se obseivan el extremo distal del fémur,
y el extremo proximal de la tibia y el peroné. Estas epífisis est~n se-
paradas del cuerpo óseo principal por un espacio o articulación, de-
nominado placa epifisaria. t:sta consta de cartílago que no se
detecta en las radiografías, porque no hay calcio en esta fase del
crecimiento. En consecuencia, estas placas epifisarias desaparecen
totalmente, a medida que son reemplazadas por calcio cuando el
crec1m1ento est~ completo.
CAPÍTULO 1 PRINC I PIOS, TERMINOLO GI A Y PROTECCIÓN CONTRA RADIACIONES

Artrología (articulaciones) Imagen frontal Imagen transversal


La artrología es el estudio de las articulaciones o junturas. Es impor-
tante saber que no todas las articulaciones son móviles. En efecto,
los dos primeros tipos de articulaaones descritos a continuación
son inmóviles o escasamente móviles, unidas entre sí por varias ca-
pas fibrosas o cartílago. Son articulaciones adaptadas para el creci-
miento más que para el movimiento. El segundo grupo de articula-
ciones comprende la mayoría de las articulaciones corporales, es
decir las adaptadas para el movimiento.

CLASIACACIÓN DE LAS ARTICULACIONES


Funcional
A veces, las articulaciones se dasifican, según su función, en móvi-
les o inmóviles. Los tres tipos funcionales más frecuentes son los si- Articulación tibioperónea distal-Única sindesmosis verdadera•
guientes: 1. Sindesmosis·Anfiartrodial (ligeramente móvil)
Sinartrosis: articulación inmóvil
• Anfiartrosis: articulación con movimiento limitado
• Diartrosis: articulación con movimiento libre

Estructural Ligamento su1ural


Las articulaaones del cuerpo suelen dasificarse según las tres cate-
gorlas funcionales menáonadas antes. Sin embargo, el sistema prin-
cipal para la clasificación de las articulaciones, reconocido por la
NÓMINA ANATÓMICA y utilizado en este libro, es una clasificación
estructural, basada en el tipo de tejido que separa los extremos
de los huesos. Imagen transversal
Las tres dasificaciones estructurales se basan en los tres tipos de la sutura
de tejidos que separan los extremos óseos en las diversas articula-
ciones y son las siguientes (junto con sus subclases):
• Articulaciones fibrosas Sutura craneana
2. Sutura-Sinartrodial (inmóvil)
1. Sindesmosis
2. Sutura
3. Gonfosis
• Articulaciones cartilaginosas
l. Sínfisis
2. Sincondrosis
• Articulaciones sinoviales

Articulaciones fibrosas
las articulaoones fibrosas carecen de cavidad articular. Los huesos
circundantes, que están casi en contacto directo entre sí, son man-
tenidos unidos por tejido conectivo fibroso. Los tres tipos de ar- Raíces dentarias
ticulaciones fibrosas son sindesmosis, escasamente móviles; las 3. Gonfosls-Anliartrodial (solo movimientos limitados)
suturas, inmóviles, y las gonfosis, un tipo singular de artirulación
con un movimiento muy limitado (fig. 1-23). Fig. 1-23. Articulaciones fibrosas-tres tipos.

1. Sindesmosis
la única sindesmosis verdadera (según la clasificación de la
NÓMINA ANATÓMICA) en el cuerpo humano es la articulación ti- En el cráneo infantil, puede haber un movimiento limitado de ti-
bioperonea distal:" Los extremos distales de la tibia y el peroné po expansivo-compresivo, como ocurre durante el parto, pero, en la
(hbula) están unidos a esta articulación por hgamentos fibrosos; es- vida adulta, los depósitos de hueso activo obliteran parcial o com-
ta articulación es escasamente móvil o anfiartrodial. pletamente estas líneas de sutura.

2. Suturas 3. Gonfosis
Las suturas se localizan entre los huesos del cráneo. Estos huesos La gonfosis representa un tipo singular de articulación fibrosa carac-
establecen contacto entre sí mediante bordes entrelazados o en se- terizada por la inserción de una apófisis cónica en una cavidad ósea
rrucho y se mantienen unidos por capas de tejido fibroso o liga- alveolar. Esta unión fibrosa, que desde una perspectiva estricta, no
mentos. Por lo tanto, estas articulaciones poseen un movimiento ocurre entre huesos, sino entre las raíces de los dientes y los alvéo-
muy limitado y, en los adultos, se las considera inmóviles o sinar- los de los maxilares superior e inferior, es un tipo de articulaaón
trodiales. especializada que permite solo un movimiento muy limitado.

• Oememe CD· Groy's onatomy. 13• ed, Phíladelphlil, 1985, lea & Fd>oger (p 322).
P RINCIPIOS, TERMINOLOGIA Y PROTECCIÓN CONTRA RADIACIONES CAPITULO 1

Articulaciones cartilaginosas
Las articulaciones cartilaginosas también carecen de cavidad articu- Cuerpo vertebral
lar y los huesos articulados se mantienen unidos firmemente por
cartílago. Al igual que las articulaciones fibrosas, tienen un movi-
miento mínimo o nulo. Por lo tanto, estas articulaciones son sinar-
trodiales o anfiartrodiales y se mantienen unidas por dos tipos de
cartílago: la sínfisis y la sincondrosis.

1. Slnfisis
La característica esenoal de una articulación de tipo sínfisis es la
presencia de un disco ancho y aplanado de fibrocartílago entre
dos superficies óseas contiguas. Estos discos fibrcx.artilaginosos con-
foonan panículos relatJvamente espesos, que pueden ser comprimi-
dos o desplazados y, en consecuencia, permiten cierto movimien-
to de los huesos; por este motivo estas articulaciones son
1 . Sinfisis-Anhartrodial (ligeramente rTlÓVll)
anfiartrodiales (escasamente móviles).
Algunos ejemplos de este tipo de sínfisis son los discos interver-
tebrales (entre los cuerpos de las vértebras) y la sínfisis del pubis
(entre ambas ramas del pubis).

2. Sincondrosis
Una sincondrosis típica es una forma temporaria de articulación,
Epífisis Cartllago
en la cual el cartílago hialino conector (que, en los huesos largos, (placa epifisaria)
se denomina placa epifisoria) se convierte en hueso en la adultez.
Estos tipos de articulaciones temporarias se consideran sinartro-
diales o inmóviles.
Algunos ejemplos de estas artirulaciones son las placas epifisarias
entre las epífisis y las diáfisis (cuerpos) de los huesos largos y la
unión tripartita de la pelvis, que forma el acetábulo calicial para la ar- 2. Sincondrosis-Sinartrodial (inmóvil)
ticulación de la cadera.
Fig. 1-24. Articulaciones cartilaginosas-005 tipos.
Articulaciones sinoviales
La tercera categoría de articulaciones está representada por las arti-
culaciones sinoviales, las que se mueven libremente (sobre todo
de los miembros superiores e inferiores), caracterizadas por tener
una cápsula fibrosa que contiene liquido sinovial. Los extremos
de los huesos que conforman una artícufación sinovial pueden es-
tar en contacto, pero están completamente separados y contienen
un espado o una cavidad articular que posibilita un amplio rango de

} e-~'"'°"
m0V1mientos. Las articulaciones sinoviales. por lo general, son diar-
trodiales o libremente móviles. (Algunas excepciones son las articu- Cavidad articular
laciones sacroilíacas de la pelvis, que son anfiartrodiales o ligera- (contiene líquído
sinovial)
mente móviles.)
Los extremos expuestos de estos huesos contienen una cubier- Cartllago articular
ta protectora delgada de cartílago articular hialino. La cavidad ar- h1alíno
ticular, que contiene un liquido sinovial lubricante viscoso, está
rodeada por una cápsula fibrosa, reforzada por ligamentos acce-
sorios. Estos ligamentos limitan los movimientos en direcciones in- Fig. 1-25. Articulaciones sinoviales-biartrodiales (libremente móviles).
deseables. Se cree que la superficie interna de esta cápsula fibrosa
secreta el líquido sinovial lubricante.

Tipos de movimiento de las articulaciones sinoviales


Las articulaciones sinoviales son muchas y diversas, y se agrupan,
según los seis tipos de movimientos que permiten realizar. Se las
menciona en orden de menor a mayor grado de movimiento.
Se consigna primero el nombre preferido, y seguido por los tér-
minos más antiguos o sinónimos entre paréntesis. (Esta aclaración
también es válida para el resto del libro.)

1. Articulaciones planas (deslizantes) lntermetacarpiana


Este tipo de articulación sinovial permite el mínimo movimiento
que, como su nombre lo implica, consiste en un movimiento des-
lizante entre las superficies articulares. lntercarpiana
Algunos e¡emplos son las articulaciones intermetacarpianas, car-
pometacarpianas e intercarpianas de la mano y la muñeca. Carpometacarpiana

Fig. 1-26. Articulaciones planas (deslizantes).


CAPÍTULO 1 PRINCIPIOS. TERMINOLOGiA Y PROTECCIÓN CONTRA RADIACION E S

2. Articulaciones ginglimoides (en bisagra)


Las superficies articulares de una articulación ginglimoide (gíngli- Articulaciones
interfalángicas
mo) o en bisagra se adaptan entre sí de tal manera que permiten (dedos de manos
movimientos de flexión y extensión exclusivamente. La cápsula fi- y pies)
brosa que rodea a este tipo de articulación es delgada sobre las su-
perficies articulares, pero, en los bordes laterales de la cápsula, los
huesos están firmemente unidos por ligamentos colaterales resis-
tentes.
Algunos ejemplos son las articulaciones interfalángicas de los
dedos de las manos y los pies, la articulación de la rodilla, la ar-
ticulación del codo y la articulación del tobillo.
!{./ Articulación del
codo

l. Articulaciones trocoides (en pivote)


Las articulaciones trocoides están formadas por una apófisis ósea
Fig. 1-27. Articulaciones ginglimoides (en bisagra).
que actúa como pivote rodeada por una estructura anular formada
por ligamentos o huesos. Permiten movimientos rotatorios alrede-
dor de un eje.
Algunos ejemplos son las articulaciones radiocubitales proxi-
mal y distal del antebrazo, que muestran este movimiento de pivo-
te durante la rotación de la mano y la muñeca.
Otro ejemplo es la articulación entre la primera y la segunda
vértebras cervicales. La apófisis del atlas (C2) representa el pivo- Articulación C1-2
te, y el arco anterior del atlas (C 1), combinado con los ligamentos
posteriores, forma la estructura anular.

4. Articulaciones elipsoideas (condíleas)


En las articulaciones elipsoidales o condíleas, el movimiento ocurre
principalmente, en un plano y se combina con un grado leve de ro-
tación en un eje que forma un ángulo recto con el plano principal Articulaciones radiocubitales
de movimiento. El movimiento rotatorio está limitado, en cierta me- proximal y distal
dida, por los ligamentos y tendones asociados. Fig. 1-28. Articulaciones trocoides (en pivote).
En consecuencia, este tipo de articulación posibilita, sobre todo,
movimientos en cuatro direcciones: flexión y extensión y abduc-
ción y aducción. También es posible un movimiento de circun-
ducción, resultante de los movimientos secuenciales de flexión, ab-
ducción, extensión y aducción.
Algunos ejemplos son las 2ª a Sª articulaciones metacarpofa-
lángicas, la articulación de la muñeca y las articulaciones meta-
tarsofalángicas.

5. Articula.ciones en silla de montar


El término sí/la de montar, o montura, es adecuado para describir Articulaciones
este tipo de articulación, ya que los extremos de los huesos poseen metacarpofalángicas
una configuración concavoconvexa en contraposición (fig. 1-30). (de 2• a 5•)
(Dos estructuras en silla de montar encajan entre sí.)
Los movimientos biaxiales de las articulaciones en silla de mon-
tar son idénticos a los de las articulaciones elipsoidales; es decir,
flexión, extensión abducción, aducción y circunducción.
El mejor ejemplo de una articulación en silla de montar verdade-
ra es la primera articulación carpometacarpiana del pulgar.
Fig. 1-29. Articulaciones elipsoidales (condlleas).

Fig. 1-30. Articulaciones en silla de montar.


PR IN CI PI OS , TE R M IN O L OG fA Y P ROTECC I Ó N CO N TR A R A D I A CI ON ES CAPITULO 1

6. Articulaciones esféricas (de alvéolo hueco)


Las articulaciones esféricas, o de alvéolo hueco, permiten la máxima
libertad de movimiento. El hueso distal de la articulación puede mo-
vilizarse alrededor de una cantidad casi infinita de ejes, con un cen-
tro común.
Cuanto mayor es la profundidad del alvéolo, mayor será la limi-
tación de los movimientos. Sin embargo, la articulación más pro-
funda es más fuerte y más estable. Por ejemplo, la articulación de
la cadera es mucho más resistente y estable que la del hombro,
pero la movilidad también es más limitada en la cadera.
Los movimientos de las articulaciones esféricas son flexión, ex-
tensión, abducción, aducción, circunducción, y rotación interna
y externa. Fig. 1-31. Articulaciones esféricas (de alvéolo hueco).
Los dos ejemplos son la articulación de la cadera y la articula-
ción del hombro.

,.
Articulaciones fibrosas
Sindesmosis Anfiartrodiales (ligeramente Articulación tibioperonea distal
móviles)
Suturas Sinartrodiales (inmóviles) Suturas craneanas

Gonfosis Movimiento muy limitado Areas alrededor de las raíces


dentarias
Articulaciones cartilaginosas
Slnfisis Anfiartrodiales (ligeramente Discos intervertebrales
móviles) Sínfisis pubiana
Sincondrosis Sinartrodiales (inmóviles) Placas epifisarías de los hue-
sos largos y entre las tres
partes de la pelvis
Articulaciones sinoviales
Diartrodiales (libremente Planos (deslizante) Deslizamiento Articulaciones intermetacarpia-
móviles), salvo las articula- nas, intercarpianas y carpo-
ciones sacroilíacas (articula- metacarpianas
ciones sinoviales con Ginglimoide Flexión y extensión Articulaciones interfalángicas
movimientos muy limitados (en bisagra) de los dedos de las manos
(anfiartrodiales)) y los pies, y articulaciones
de la rodilla, el tobillo y el
codo
Trocoide (en pivote) Rotatorio Articulaciones radiocubitales
proximal y distal, y articula-
ción entre las vértebras e 1
yC2
Elipsoideo (condíleas) Flexión y extensión De 2"' a 5" articulaciones me-
Abducción y aducción tacarpofalángicas y articula-
Grcunducción ciones de la muñeca

En silla de montar Flexión y extensión Primera articulación carpome-


Abducción y aducción tacarpiana (pulgar)
Grcunducción

Esferoidea (de alvéolo Flexión y extensión Articulaciones de la cadera y


hueco) Abducción y aducción el hombro
Circunducción
Rotación medial y la-
teral

NOTA: la artrología, o el estudio de las artiwlaciones, continúa en todo este libro como anatomía específica, incluidas todas las articulaciones del ruerpo humano, y se analiza con dela·
Hes en los capll\Jlos siguientes.
CAPITULO 1 PRINCIPIOS. T ERM INO LO G IA Y P ROTECC I ÓN CONTRA R ADI ACIO N ES

B. TERMINOLOCi(A RADIOGRÁFICA

La categorfa de pos1aones radiográficas se refiere al estudio de las


posiciones que debe adoptar el paciente para mostrar o visualizar
radiográficamente regiones corporales específicas en recepto-
res de imágenes (RI). Toda persona que desee desempeñarse co-
mo radiólogo debe comprender cabalmente el uso correcto de esta
terminología. Esta parte del capítulo l enumera, descnbe e ilustra
los términos generalmente empleados, relaaonados con la termino-
logía sobre las pos1oones y las proyecciones, aprobada y publicada
por el American Registry of Rodiologic TechnologtSts (ARRT)."'
Estos términos, por lo general. también son compatibles con los
uolizados en Canadá, según la Canadian Association of Medica! Ra-
d1ation Technologists (CAMRl), salvo por el término "vista" C-view").
(Véase el resumen de términos potenoalmente mal ulllizados al fi-
nal de esta sección.)
En este texto, el uso de las posiciones con nombres propios (de-
signadas con el nombre de la primera persona que las describió) re-
cibe el nombre de método, tales como los métodos de Towne, Wa-
ters y Caldwell. Tanto el ARRT como la CAMRT utilizan el nombre del
método entre paréntesis después del término que designa la pro-
yección o la posición Fig. 1-::Sl. Rad1ografia de rórax.

Términos generales
Radiografío
Una radiografía es una película u otro material base que contiene
una imagen procesada de una región anatómica de un pacien-
te, generada por la acción de rayos X sobre un RI.
Rodíogroflo: producción de radiografías u otras formas de imáge-
nes radiográficas.
Radiografío frente y placo radiográfico: en la prácbea, los términos
radiografía y placa radiográfica (o simplemente placa) se utJh-
zan, a menudo, como sinónimos. Placa radt0gráfica se refiere espe-
cíficamente al elemento en el cual se expone la imagen radiográ-
fica. El término radiografío comprende la película y la imagen.
Imágenes radiográficos: las imágenes radiográficas pueden ser
Fig. l·ll. Examen radiográfico.
obtenidas, v1suahzadas y almacenadas como un elemento físico
(radiograflas) o imágenes digitales, que pueden ser manipu-
ladas. visualizadas y almacenadas d1g1talmente.

Examen o procedimiento radiográfico


La figura 1-33 muestra a un radiólogo ubicando al paoente para
un examen o procedimiento convenoonal del tórax. Un exa-
men radiográfico abarca los 5 pasos siguientes:
1. Ubicaaón de la región corporal y alineación del haz central
de rayos o rayo central (RC)
2. Selección de medidas de protecoón contra las radiaciones
3. Selecoón de factores de exposición (técnica radiográfica) en
et panel de control
4. Instrucciones al paciente relacionadas con la respiración y,
luego. inicio de la exposición
S. Procesamiento del RI

Posición anatómico
De pie, braz.os en aducáón (haoa abaJo), palmas haáa ade-
lante, pies y cabeza hacia adelante.
Esta posición corporal específica se utiliza como referenoa para
otros términos posturales (fig. 1-34)
Nota al referirse a una región del cuerpo en relación con otras
~reas, el radiólogo siempre debe concebir a la persona parada
en la posición anatómica, aun al describir regiones anatómicas
de un paoente acostado, a fin de evitar confusiones descriptivas.
Observación de radiografías: una regla general para visualizar ra-
d1ograffas es colocarlas de manera que el paciente esté frente
al observador, con el paciente en posición anatómica. Esto
se descnbe con mayor detalle en este capítulo.

Fig. 1-34. Posición anatómica.


PRINCIPIOS, TERMINOLOG IA Y PROTECCIÓN CON TRA RADIACIONES CAPÍTULO 1

Planos, cortes y líneas corporales Plano sagital


(plano mediosagital
Los términos sobre posiciones que describen ángulos del RC o re- o mediano)
laciones entre las partes corporales, a menudo se refieren a pla-
nos imaginarios que atraviesan el cuerpo en la posición anató- Plano coronal (plano
mica_El estudio de la (tomografía computarizada) TC y la (reso- frontal o mediocoronal)
nancia magnética) RM destaca la anatomía por cortes, la cual tam-
bién incluye los planos y los cortes corporales primarios, descritos
a continuaoón.
Plano horizontal (axial)
PLANO: SUPERFICIE EN LÍNEA RECTA QUE UNE
DOS PUNTOS
Los cuatro planos comunes en la radiografía son los siguientes:

Plano sagital
Un plano sagital es cualquier plano longitudinal que divide al
cuerpo en una parte derecha y una parte izquierda.
El plano ~sagital, a veces también llamado el plano medio,
es un plano sagital de la línea media que divide al cuerpo en
dos partes iguales (derecha e izquierda). Pasa aproximada-
mente a través de la sutura sagital del cráneo. Todo plano para- Fig. 1-35. Planos corporales sagital, coronal, oblicuo y horizontal.
lelo di pld11u 111ecJiusdgitdl u rnecJio es un plano sagital.

Plano coronal
Un plano coronal es cualquier plano longitudinal que divide al
cuerpo en una parte anterior y una parte posterior. Plano o corte
El plano medjocoronal divide al cuerpo en dos partes iguales transversal (axial)
(anterior y posterior). Se denomina coronal, porque pasa del brazo
aproximadamente a través de la sutura coronal del cráneo. To-
do plano paralelo al plano mediocoronal o frontal es un plano
coronal.
Plano o oorte
transversal oblicuo
Plano horizontal (axial) de la pierna
Un plano horizontal (axial) es cualquier plano transversal que
atraviese el cuerpo en ángulos rectos con respecto al plano
longitudinal y divida al cuerpo en partes superior e inferior_

Plano oblicuo Fig. 1-36. Cortes transversal y oblicuo de partes corporales.


Un plano oblicuo es un plano longitudinal o transversal que no
sea paralelo a los planos sagital, coronal u horizontal.

CORTE: IMAGEN "SECCIONADA" O "EN REBANADAS"


DE UNA REGIÓN CORPORAL
Cortes longitudinales-sagitales, coronales y oblicuos
Estos cortes o imágenes transcurren longitudinalmente en la di-
rección del eje mayor del cuerpo o de cualquiera de sus partes,
independientemente de la posición del cuerpo (vertical u hori-
zontal).
Los cortes o imágenes longitudinales pueden obtenerse en los
planos sagital, coronal u oblicuo.

Cortes transversales o axiales


Las imágenes fonnan ángulos rectos con cualquiera de los pun-
tos del eje mayor del cuerpo o de cualquiera de sus partes.
Imágenes sagitales, coronales y axiales: las imágenes con TC 1
y RM se obtienen en estas tres orientaciones o proyecciones
habituales. (Los cortes de RM se ilustran en las figs. 1-37 a Fig. 1-37. Imagen sagital. Fig. 1-38. Imagen coronal.
1-39.)

Fig. t-39. Imagen a)(ial (transversal)-P<irtc media del tórax.


CAPITULO 1 P RINCIPIO S, TE R M I NOLOGÍA Y PROTECCIÓN CONT RA RADIACIO NES

PLANOS DEL CRÁNEO


Plano basal del cráneo
Este plano transverso preciso se forma uniendo los bordes infraor-
bitarios (borde inferior de la órbita ósea) con los bordes supe-
riores del conducto auditivo externo. También se lo conoce co-
mo plano antropológico o plano hoñzontal de Frankfort,
como se lo utiliza en ortodoncia y en estudios topográficos cra-
neanos para medir y localizar puntos o estructuras específicos
del cráneo.
Plano basal
Plano de oclusión
Este plano horizontal está formado por las superficies de contacto
de los dientes superiores e inferiores cuando se cierran las Plano
mandíbulas (utilizado como plano de referencia de la cabeza de oclusión
en las radiografías odontológicas y craneanas).
Fig. 1-40. Planos del cráneo.
Superficies y partes corporales
TÉRMINOS PARA DESIGNAR LAS PARTES POSTERIOR
Y ANTERIOR DEL CUERPO
Posterior o dorsal
Este término se refiere a la mitad posterior del paciente, o la par-
te del cuerpo observada cuando se mira a una persona de es-
paldas; comprende las plantas del pie y el dorso de las manos,
como se observan en la posición anatómica

Anterior o ventral
Este término se refiere a la mitad anterior del paciente, o la parte Superficie
Superficie
posterior
del cuerpo observada cuando se mira a una persona de frente; (dorsal) - antenor
comprende el dorso del pie y las palmas de las manos, como (ventral)
se observan en la posición anatómica

TÉRMINOS PARA DESIGNAR LAS SUPERFICIES


DE LAS MANOS Y LOS PIES
Se utilizan tres términos para designar las superficies especificas de
los miembros superiores e inferiores:

Plantar Dorso
del pie
Hace referencia a la superficie plantar o posterior del pie Superficie
plantar
Dorsal
En el pie: se refiere a la superficie superior o anterior del pie Fig. 1-41. Posterior frente a anterior.
En la mano: se refiere a la parte posterior de la mano.
Nota: el término dorsal, en general, designa a la parte vertebral o
posterior del cuerpo. Sin embargo, cuando se lo utiliza en rela-
ción con el pie (dorso del pie), se refiere espedficamente a la
superficie superior o parte anterior del pie, opuesta a la plan-
ta, y en relación con la mano (dorso de la mano), se refiere a la
superficie posterior, opuesta a la palma.*!
Superficie
posterior
Palmar (dorsal) de
Este término se refiere a la palma de la mano; en la posición ana- la mano Superficie
tómica, equivale a la superficie anterior o ventral de la mano anterior
(palmar)

• Dorlond's llust!oted Medico/ DictlO{)(}ry, 2s• ed.. Phtladelphoa. 1994, \IV8 Saunde!~.
t Mosby's medícol. nu1smg & ollied healch dtCtJOOOry. s• ed. St Louis. 1998, Mosby.
Fig. 1-42. Superficies dorsal y palmar de las manos.
PRI N CIPIOS, TERMI N O LOGÍ A Y PROTECCIÓN CONT RA RAD IAC I O NE S CAPÍTULO 1

Proyecciones radiográficas
Proyección es un término relativo a la posición, que describe la
dirección o el trayecto del RC del haz de rayos X cuando atra-
viesa al paciente y proyecta una imagen sobre el RI.

TÉRMINOS FRECUENTES RELACIONADOS


CON LAS PROYECCIONES
Proyección posteroanterior (PA)
Proyección del RC de atrás hacia adelante
los términos posterior y anterior se combinan pura formar una pu--
labra, que se abrevia PA. El RC ingresa en la superficie posterior
y sale por la superficie anterior del cuerpo (proyección PA)
Supone una proyección PA verdadera sin rotación intencional, lo
que exige que el RC sea perpendicular al plano coronal y para- Fig. 1-43. Proyección PA.
lelo al plano sagital, salvo que se utilice algún término, oblicuo
o rotatorio para indicar lo contrario.

Proyección anteroposterior (AP)


Proyección del RC de adelante hacia atrás; opuesta a la PA.
Combina los ténninos anterior y posterior en una sola palabra.
Describe la dirección del RC, el cual ingresa en la superficie ante-
rior y sale por la superficie posterior del cuerpo (proyección AP)
Supone una proyección AP verdadera sin rotación, salvo que
también se agregue un término que indique una proyección
oblicua.

Proyecciones oblicuas AP o PA
Una proyección AP o PA de los miembros superiores o inferiores,
en dirección oblicua o rotada y no una proyección AP o PA ver-
dadera. Por lo tanto, también debe incluir un término que in-
dique la dirección de la rotación, como rotación medial o late-
ral (a partir de una proyección AP o PA de acuerdo con la Fig. 1-44. Proyección AP.
posición anatómica) (figs. 1-45 y 1-46).

Proyecciones mediolatera/ y lateromedial


Proyección lateral descrita por el trayecto del RC Dos ejemplos
son la proyección mediolateral del tobillo (fig. 1-47) y la pro-
yección lateromedial de la muñeca (fig. 1-48). La determina-
ción de los lados medial y lateral también se basa en la posición
anatómica del paciente.

Fig. 1-45. Proyección oblicua Fig. 1-46. Proyección oblicua


AP-rotación medial (en relación PA-rotación lateral (en relación
con la AP). con la PA).

Fig. 1-47. Proyección mediolate- Fig. 1- 48. Proyección laterome·


ral (tobillo). dial (muñeca).
CAPITULO 1 PR INCIPIO S, TERM INOLO G ÍA Y PROTE CCIÓ N CONTR A RA D IACIONES

Posiciones corporales
En radiología, el término posición se utiliza de dos maneras; en pri-
mer lugar, para designar la posición general del cuerpo, como se
describe a continuación, y en segundo lugar, para designar posicio-
nes corporales específicas (p. 19).

POSICIONES CORPORALES GENERALES


Las ocho posiciones corporales generales más utilizadas para las ra-
diografías son las siguientes: Fig. 1-49. Posición supina.

Supina
Acostado sobre la espalda, mirando hacia arriba

Prona
Acostado sobre el abdomen, mirando hacia abajo (la cabeza
puede estar rotada hacia uno de los lados)

Erecta
Posición vertical, de pie o sentado, con la columna vertical. Fig. 1- 50. Posición prona.

Decúbito (horizontal)
Acostado en cualquier oñentación (prona, supina, sobre un lado,
etc.)
• Decúbito dorsal: acostado sobre la espalda (supina)
• Decúbito ventral: acostado sobre el abdomen (prona)
• Decúbito lotero/: acostado sobre uno de los lados (lateral
derecho o izquierdo)

De Trendelenburg*
Paciente acostado con todo el cuerpo inclinado, de manera que la
cabeza esté más baja que los pies Fig. 1- 51 . Posición de Trendelenburg-Cabeza más baja que los pies.

Posidón de Sims (posición semiprona)


Posición oblirua en decúbito con el paoente recostado sobre el
lado anterior izquierdo, con la pierna izquierda extendida, y la
rodilla y el muslo derechos parcialmente flexionados
Se utiliza una pos1oón de Sims modificada para insertar un tubo
redal a fin de administrar un enema de bario (véase cap. 15).

Posidón de Fowlert
Posición en decúbito con el cuerpo inclinado, de manera que la
cabeza esté más elevada que los pies.

Posidón de litotomía Fig. 1-52. Posición de S1ms.


Posición en decúbito dorsal (supina), rodillas y caderas en fle-
xión, y los muslos en abducción y rotación externa, con los pies
colocados en estribos

• Friedrich TrendP#nburg, oruiano de lelpzig. 18-14-1924.


t George Ryeooll FOwief, OIUJdOO Estadounidense, 1848- 1906.

Fig. 1-53. Posición de Fowler-Pies más bajos que la cabeza.

Fig. 1-54. Posición de litotomía modificada (para urografía retrógrada).


PRINC IP IOS, TER M INOLOGI A Y P ROTECCION CON T RA RAD IACIONES CAPiTULO 1

POSICIONES CORPORALES ESPECIFICAS


Además de designar una poslOón corporal general. el término po-
sición también se uhhza en radiología para indicar una posición cor-
poral específica, definida por la región corporal más cercana al
RI (oblicuas y laterales) o por la superficie sobre la cual yace el
paciente (decúbito).

Posidón lateral
Se refiere a uno de los lados, o a una imagen lateral
Posiciones laterales específicas definidas por la región corporal
más cercana al RI o por la región corporal de la cual sale el
RC (figs. 1-55 y 1-56).
Una posioón lateral estncta rnvanablemente formará un ángulo
de 90" con una proyección AP o PA estrictas (es dear, será
perpendicular a ellas). Si no es una posición lateral estncta,
representa una posioón obhcua.

Posidón oblicua Fig. 1-55. Posición lateral Fig. 1-56. Posición en decúbito la-
PoStOón angulada en la cual ni el plano sagital ní el plano coronal O erecta teral D.
son perpendiculares o forman un ángulo recto con el RI Las
posioones corporales oblicuas del tórax. el abdomen o la pelvis
se dernen por la región corporal más cercana al RI o por la
región corporal de la cual sale el RC.
Posióones oblicuas posteriores izquierda y derecha (OPI y
OPD)
Designa la pos1oón oblicua espeáfíca en la cual la parte del cuer-
po más cercana al RI es la región posterior izquierda o dere-
cha (figs. 1-57 y 1-58)
El RC sale por la parte posterior izquierda o derecha del ruerpo
Nota· estas postciones también pueden designarse proyecciones
oblicuas AP, dado que el RC ingresa en la superficie antenor y
sale por la parte posterior. Sin embargo, esta descripción es in-
completa y requiere 1,m adjetivo específico que aclare la posi-
oon. como, posiciones OPI u OPD. De esta forma, este libro,
estas oblicuas corporales serán designadas como posiciones y
no como proyecciones.
510 embargo, las oblicuas de los miembros superiores e in-
feriores pueden descnbirse correctamente como proyeccio-
nes oblicuas AP o PA. pero con el agregado de rotación me-
dial o lateral (véanse las fígs. 1-45 y 1-46).
Fig. 1-57. Posíoón OPI erecta. Fig. 1-58. Posición en dec(Jbi-
Posidones oblicuas anteriores izquierdo y derecha (OAI y DAD) to OPI.
~a las posiciones oblicuas específicas en las que la parte del
cuerpo más cercana al RI es la región anterior izquierda o de-
recha y puede corresponder a las posroones corporales gene-
rales erecta o en dec(Jb1to (figs. 1-59 y 1-60)
Nota. estas posiciones también pueden designarse proyecciones
oblicuas PA, si se agrega un término que aclare la posición, co-
mo posiciones OAI u OAD. No es correao utilizar estos térmi-
nos 01 las abreviaturas OPI, OPD, OAI u Q\O por sí solos, para
designar proyecciones, porque no desaiben la direcaón o el
trayecto del RC.

Fig. 1-59. Posición OAO erecta.


- --
Fig. 1-60. Posición en deaíb1-
100AD.
CAPITULO l P RINCIPIO S, TER MINO LOG ÍA Y PROTE CCIÓ N C ONT RA RA DIAC I ON ES

Posición en decúbito
El término decúbito significa literalmente ·acostarse· o la posición
adoptada al "acostarse".*
Esta posición corporal, que implica yacer sobre una superficie
horizontal, se designa según la parte del cuerpo que des-
cansa sobre la superficie. De esta manera, el paciente puede
yacer sobre una de las siguientes superficies corporales: espal-
da (dorsal), abdomen (ventral) o los lados (lateral derecho o
izquierdo).
En las posiciones radiográficas, el decúbito siempre se utiliza con
un haz de rayos X horizontal.
Las posiciones en decúbito son esenciales para detectar niveles
hidroaéreos o aire libre en una cavidad corporal, como el tórax
o el abdomen, donde el aire se dirige hacia la parte superior de
la cavidad. Fig. 1-61. Posición en decúbito lateral izquierdo (proyección AP).

Posición en decúbito lateral derecho o izquierdo (proyección


APo PA)
En esta posición, el paciente descansa sobre un costado y el
haz de rayos X se dirige en dirección horizontal anteropos-
terior (AP) (fig. 1-61) o posteroanterior (PA) (fig. 1-62)
La aclaración AP o PA entre paréntesis es importante para desig-
nar la dirección del RC.
Esta posición puede ser un decúbito lateral izquierdo (fig. 1-6 l)

1
o un decúbito lateral derecho (fig. 1-62). Se designa, según el
lado que está apoyado.
Nota: esta posición es similar a la lateral en decúbito, salvo que el
haz de rayos X sigue un trayecto horizontal y la convierte en un
decúbito lateral (proyección AP o PA).

Posición en decúbito dorsal (lateral derecho o izquierdo)


En esta posición, el paciente yace sobre el dorso (espalda) y el
haz de rayos X se dirige en dirección horizontal y sale por el Fig. 1-62 . Posición en decúbito lateral derecho (proyección PA).
lado más cercano al RI (fig. 1-63).
La posición se designa según la parte del cuerpo sobre la cual ya-
ce el paciente (dorsal o ventral) y el lado más cercano al RI
(derecho o izquierdo).
Nota: esta posición es similar a la supina, salvo que el haz de ra-
yos X sigue un trayecto horizontal y sale por la parte lateral del
cuerpo, lo que indica que es un decúbito lateral dorsal.

Posición en decúbito ventral (lateral derecho o izquierdo)


En esta posición, el paciente yace sobre el abdomen (anterior)
y el haz de rayos X se dirige en dirección horizontal y sale
por el lado más cercano al RI (fig. 1-64).
La posición se designa según la parte del cuerpo sobre la cual ya-
ce el paciente (ventral o dorsal) y el lado más cercano al RI
(derecho o izquierdo).

• Dotfand"s 11/ustrated Meclical Dictionary. 28' ed., Philadelptiia, 1994, WB Saunders. Fig. 1-63. Posición en decúbito dorsal (proyección lat 1).

Fig. 1-64. Posición en decúbito ventral (proyección lat. D).


PRINCIPIOS, TERMINOLOGIA Y PROTECCIÓN CONTRA RA D IACIONES CAPÍTULO 1

Otros términos para definir proyecciones


especiales
A continuación, se definen algunos otros términos habitualmente
utilizados para describir proyecciones. Como lo demuestran sus de-
finiciones, estos términos también se refieren al trayecto o la proyec-
ción del RC y, en consecuencia, son proyecciones más que posi-
aones.

Proyección axial
8 término axJOI se refiere al eje mayor de una estructura (alrede-
dor del cual un cuerpo rotatorio gira o está dispuesto).
El término superoinferior o cefalocaudal describe una proyec-
ción axial verdadera, en la que el RC se dirige a lo largo del Fíg. 1-65. Proyección axial (superoinferior).
eje mayor o la linea central del cuerpo humano. desde la ca-
beza (superior o cefálico) hasta los pies (inferior o caudal)
(fig. l-65).
Aplicación especial - Axial AP o PA: en las posiciones radiográfi-
cas, el término axial se ha utilizado para describir cualquier
ángulo mayor de 1O grados que el RC forme con respecto
al eje mayor del cuerpo.* No obstante, cabe señalar que, en
un sentido estricto, una proyección axial debería ser paralela al
eje longitudinal del cuerpo o la región. El término semiaxial o
"parcialmente" axial describe, con mayor precisión, cualquier
ángulo formado a lo largo del eje que no sea realmente para-
lelo al eje mayor. Sin embargo, a los fines de uniformidad con
otras referencias, el término proyección axial se utilizará en es- Fig. 1-66. Proyección axial AP (semiaxial) (RC a 30 grados caudal).
te libro para describir las proyecciones axiales y semiaxiales,
según las definiciones anteriores y las ilustraciones en las figu-
ras 1-65 a 1-67. RC

Proyecciones axiales inferosuperior y superoinferior


Las proyecciones inferosuperiores se utilizan, con frecuencia,
para obtener imágenes del hombro y la cadera, en las que el
RC ingresa en la parte inferior y sale por la parte superior (fig.
l-67).
La proyección opuesta es la superoinferior, utilizada para obtener
una imagen especial de los huesos nasales (fig. 1-65).

Proyecd6n tangendol Fig. 1-67. Proyección axial inferosu- Fig. 1-68. Proyección
Significa contacto con una curvatura o una superficie solo en perior. tangencial.
un punto
Un uso especial del término proyección para describir una pro-
yección que meramente roza una región corporal, a fin de
proyectarla lejos de otras estructuras corporales
Ejemplos: a continuación, enumeramos tres ejemplos o aplicacio-
nes del término proyecdón tangendal, según la definición an-
terior:
Proyección del arco cigomático (fig. 1-68).
Proyección de traumatismo craneano para mostrar una fractura
craneana deprimida (fig. 1-69).
Proyección especial de la rótula (fig. 1-70).
Fig. 1-69. Proyección tangencial Fig. 1-70 . Proyección tan-
Proyecdón axial AP-posición lordótica (fractura de cráneo). gencial (rótula).
Es una proyección torácica AP específica para observar los vérti-
ces pulmonares. A veces, también, se denomina proyección
lordótica apical. En este caso, se indina el eje mayor del cuer-
po en lugar del RC.
El térmíno lordótico deriva de lordosis, que denota una curvatura
de las columnas vertebrales cervical y lumbar. (Véanse figs.
l-84 y 1-85). Cuando el paciente adopta esta posición (fig.
1-71 ), la curvatura lordótica lumbar se exagera y convierte a es-
ta palabra en un término descriptivo para esta proyección torá-
cica especial.

• Ballinger PW. Ftank ED: Memlfs Atlas of Rodiogrophic Positions ond Rodiologic Proce-
dures, 9" ed.. Vol 1, St. Lou1s. 1999, Mosby.

Fig. 1-7 1. Proyección axial AP del tórax en lordosis.


CAPÍTULO 1 PRINCIPIOS, TE RMI NOLOGÍA Y PROTECCIÓN CONTRA RAD IACI ONES

Proyección lateral transtorácica (posición lateral derecha)


Una proyección lateral a través del tórax
Requiere de una palabra que indique la posición (posición lateral
derecha o izquierda) para indicar el hombro que debe levan-
tarse.
Nota: representa una acepción especial del término proyección,
que implica que el RC atraviesa el tórax, aun cuando no incluya
un sitio de entrada o salida. En la práctica, es una proyección
del hombro lateral común y se designa hombro lateral trans-
torácico derecho o izquierdo.

Proyecciones dorsoplantar y plantodorsal


Son términos secundarios para designar las proyecciones AP o PA
del pie. Fig. 1-72. Proyección del hombro lateral transtorácica (posición del
El término dorsoplantar (DP} describe el trayecto del RC desde la hombro lateral D)_
superficie dorsal (anterior) hasta la superficie plantar (poste-
rior) def pie (fig. 1-73)_
Una proyección plantodorsal especial del hueso del talón (calcá-
neo) se denomina proyección plantodorsal (PO) axial, ya
que el RC angulado ingresa en la superficie plantar del pie y sa-
le por la superficie dorsal (fig. 1-74).
Nota: debe recordarse que, en el caso del pie, el término dorso
se refiere a la superficie anterior, o dorso del pie (fig. 1-41 ).

Proyecciones paríetoacantía/ y acantioparietal


En la proyección parietoacantial, el RC ingresa a través del hue-
so parietal y sale por el acantión (unión entre la nariz y el la-
bio superior) (fig. 1-75).
En la proyección acantioparietal, el RC sigue el trayecto opuesto
(fig. 1-76). Fig. 1-73. Proyección AP o Fig. 1-74. Proyección axial plante>-
También se las conoce como proyección de Waters PA y proyec- dorsoplantar (DP) del pie. dorsal (PD) del calcáneo.
ción de Waters inversa de los huesos faciales.

Proyecciones submentovértice (SMV) y verticosubmentoniana


(VSM)
Estas proyecciones se utilizan para observar el cráneo y el maxi-
lar inferior.
En la proyección submentovértice (SMV), el RC ingresa debajo
del mentón y sale por el vértice o la parte superior del cráneo
(fig. 1-77) .
La proyección opuesta (menos frecuente) es la verticosubmaxi-
lar (VSM), en la cual el RC ingresa en el vértice del cráneo y
sale por debajo del maxilar inferior (no ilustrada).

Fig. 1-75. Proyección parietoacantial Fig. 1-76. Proyección acantio-


(PA de Waters). parietal (de Waters inversa).

Fig. 1-77. Proyección submentovértice (SMV).


PRINCIPIOS, TERMINOLOGÍA Y P ROTECCIÓN CONTRA RADIACIONES CAPITULO 1

Términos de relaciones
A continuación, se enumeran pares de términos de posiciones o
anatómicos, que descnben las relaciones entre las partes del cuer-
po con un significado opuesto:

Medial frente a lateral


Hacia el centro frente a alejado del centro, o plano medio.
En la posición anatómica, el lado medio de cualquier parte corpo-
ral es el lddu "interno" más cercano al plano medio y la parte
lateral está alejada del centro o del plano medio o la línea Abdomen _ __ ,...,.
media del cuerpo. lateral
Ejemplos: en la pos106n anatómica, el pulgar está en la parte la-
teral de la mano. La parte lateral del abdomen y el tórax es
aquella que está le1os del plano medio. Brazo
medial
Proximal frente a distal Mano-
Proximal implica cerca del origen y distal, lejos del origen. En lateral
cuanto a Jos miembros superiores e infenores, los términos
proximal y distal se refieren a los segmentos más cercanos
al tronco o más alejados de él, respectivamente, dado que el
tronco representa el origen de estas extremidades. Fig. 1-78. Medial frente a lateral. proximal frente a distal.
Ejemplos: el codo es proximal con respecto a la muñeca. La arti-
culación del dedo más cercana a la palma de la mano se deno-
mina interfalángica proximal (IFP), y la articulación cercana al
extremo distal del dedo es la interfalángica distal (IFD). (Véase
cap. 4.)

Cefálico frente a caudal


Cefálico significa cerca de la cabeza, y caudal, lejos de la
cabeza.
Un ángulo cefálico es el que se dirige hacia el extremo cefálico
del cuerpo (figs. 1-79 y 1-81). (El término cefálico literalmente,
significa cabeza o hacia la cabeza.)
Un ángulo caudal es el que se dirige hacia los pies (fig.
1-80). (El término caudal deriva de cauda, que literalmente,
significa •cola".)
En la anatomla humana, los términos cefálico y caudal pueden ser
reemplazados por superior (cerca de la cabeza) e inferior
(cerca de los pies).
Nota: como lo ilustran estas figuras, estos términos designan co-
rrectamente la dirección del ángulo del RC para todas las pro-
yecciones axiales a lo largo del eie del cuerpo y no solamente Fig. 1-79. Dirección cefálica Fig. 1-80. Dirección caudal
las proyecciones de la cabeza. (superior) del RC (inferior) del RC

Fig. 1-81. Angulación cefálica (proyecaón axial AP del sacro).


CAPÍTULO 1 PRI NCIPIOS, TE RMINOLOG I A Y PRO T ECCIÓ N CO NTR A RA D I ACI ON ES

Interior (interno) frente a exterior (externo)


Interior implica la parte interna de una estructura o la parte
más cercana al centro, mientras que exterior indica la parte
externa o más cercana al exterior.
El prefijo intra significa dentro o en el interior (p. ej., intraveno-
so: en el interior de una vena).
El prefijo ínter significa entre una cosa y otra (p. ej.. intercostal: Superficie
situado entre las costillas). exterior
de la 4ª costilla
El prefijo exo significa fuera o ha~ia afuera (p. ej., exocardlaco: si- o
tuado fuera del corazón). Parte exterior
del tórax óseo
Superficial frente a profundo
Superficial implica más cerca de la superfiáe cutánea; profundo
significa más lejos.
Ejemplo: el corte transversal de la figura 1-83 muestra que el hú-
mero es una estructura profunda comparada con la piel del Parte interior
brazo. Otro ejemplo sería un tumor o una lesión superficial (lo- del tórax óseo
calizados cerca de la superfiáe cutánea) comparados con un
tumor o una lesión profundo (localizados más profundamente Fíg. 1- 82. Tórax óseo.
en el cuerpo).

Homoloteral o contralatera/
Homolateral significa del mismo lado del cuerpo o región; con-
tralateral significa del lado opuesto.
Ejemplo: el pulgar y el dedo gordo derechos son estructuras ipso-
laterales; la rodilla derecha y la mano izquierda son contralate-
rales.

Términos que describen la curvatura


Húmero-~~m~["
de la columna vertebral (profundo)
Lordosis frente a cifosis
Ambos términos designan una curvatura de adelante hacia
atrás de la columna vertebral.
La lordosis es una curvatura que "deprime" la columna vertebral,
por lo general en la región lumbar.
La cifosis es una curvatura "prominente" de la columna vertebral, Fig. 1- 83. Corte transversal del brazo.
por lo general en la región dorsal.

Escoliosis
La escoliosis es una desviación lateral de la columna vertebral. Cifósis excesiva
(Para más detalles sobre estos términos, véase cap. 8, sobre la (curvatura torácica Escoliosis excesiva
exagerada·"joroba1 .,.
columna vertebral.)
\ ./ ~r;j¡!P

1

''
' ' ~

''
Lordosis excesiva ~
(curvatura lumbar 1
'
exagerada) 1
#

Fig. 1-84. Lordosis y cifosis. Fig. 1-85. Escoliosis.


PRINCIPIOS. TERMINOLOGIA Y PROTECCIÓN CONTRA RADIACIONES CAPITULO 1

Téminos relacionados con los movimientos


El grupo final de términos sobre pos1aones que debe conocer todo
radiólogo es el que se refiere a diversos movimientos de las partes
del cuerpo. La mayoría de estos términos se consignan de a dos
con Significados opuestos.

F1exión y extensión
La flexión o la extensión de una articulación reduce o aumenta el
ángulo formado por ambas partes articuladas.
La flexión reduce el ángulo (véanse ejemplos de fleXJón de la
rodilla, el codo y la muñeca) (fig. 1-86).
La extensión aumenta el ángulo, a medida que la parte corporal
pasa de una pos106n flexionada a una posición recta. Esto se
aphca a la rodilla, el codo y la muñeca).

Hiperextensión
Extender una articulaoón más allá de la posición recta o neutra.
Hiperextensión anormal: la h1perextensión del codo o la rodilla Fig. 1-86. Flexión frente a extensión.
se produce cuando la articulación es extendida más allá de la
poSIClón recta o neutra. No es un movimiento natural de estas
dos articulaciones y puede provocar lesiones o traumatismos.
Aexión normal e hiperextensión de la columna vertebral: la
Hexión consiste en la indinaoón hacia adelante y la extensión
es la recuperación de la posición recta o neutra. La inclinación
haaa atrás más allá de la posición neutra se denomina hipe-
rextensión. Sin embargo, en la práctica, los términos flexión y
extensión se ut1hzan comúnmente para designar estas proyec-
oones en flexión extrema e h1perextens1ón de la columna ~r­
tebral (fig. 1-87).
Hiperextensión normal de la muñeca: un segundo e¡emplo del Fig. 1-87. Flexión, extensión e h1perextensión de la columna vertebral.
empleo especial del término h1perextens1ón es la muñeca; es
posible observar el canal carpiano o túnel carpiano mediante
un movimiento de hiperextensión de la muñeca, en el cual
la mur)eca se extiende más allá de su posición neutra. Este mo-
Vlmiento de la muñeca también se denomina dorsiflexión (fle-
xión haoa atrás o posterior) (fig. 1-88, izquierdo).
Aexión aguda de la muñeca: se requiere una flexión aguda o to-
tal de la muñeca para obtener una proyección tangencial espe-
cial que permita observar el puente carpiano de la parte poste-
rior de la muñeca (fig. 1-88, derecha).

Desviación cubital y desviación radial de lo muñeco


El término desvrooón literalmente significa "inclinación haoa un
lado" o "ale1am1ento del trayecto estándar".*
la desviación cubital implica la indinación de la mano y la mu-
r'leca de la posiaón natural hacia el lado cubital, mientras que
la desviación radial es la indinaoón hacia el lado opuesto, o Hipere><tensión o dorslflexión Flexión aguda
radial.
Fig. 1-88. Movimientos de hiperextensión y ílexión de la mul'leca.
Nota: en ediciones anteriores de este hbro y en otras referencias
sobre posioones, estos movimientos fueron definidos como
llexí6n cubrtal y radial, pues descnben movimientos de flexión
específicos haoa el cúbrto o el radio.t Sin embargo, como la
comunidad médica, incluidos los ortopedistas, generalmente
utilizan los términos desviación cubital y radial para designar
estos 1T10V1m1entos de la muñeca, en esta edición, se adopta-
ron los términos desviaoón cubital y radial para evitar confusio-
(
nes y mantener la uniformidad con otras referencias médicas.

' Dorloncfs /lle. :uar'l'd Medica/ Olc:ItOOCHy, 28' ed., Phladelphia. 1994, W8 Saundcrs
t Frank ED, lld ingcr rw, Bontrager Kl: Two terms, one meaning. RadJolagic Tc<hnology Desviación cubital Desviación radial
69 517, 1998.
Fig. 1-89. Movimientos de desviación cubital frente a desviación ra-
dial de la mul'\eca.
CAPITULO 1 PRINCIP I OS, TERM I NOLOGIA Y P ROTECC I ÓN CONT RA R AD IACIONES

Dorsiflexión y flexión plantar del pie


Dorsiflexión del pie: reducir el ángulo (flexionar) entre el dorso
del pie (cara superior del pie) y el extremo distal de la pierna,
Oorsiílexl6n
moviendo el pie y los dedos hacia arriba.
Flexión plantar del pie: extender la articulación del tobillo,
moviendo el pie y los dedos haoa aba10; flexión o reducoón
del ángulo hacia la superficie plantar (posterior) del pie.
Nota: véase la página anterior para comparar la dorsiflexión de la
muñeca (fig. 1-88) con la dorsiflexión del pie (fig. 1-90).

Eversión e inversión
La eversión es un movimiento forzado hacia fuera del pie en la
articulación del tobillo.
Fig. 1-90. M0V1m1entos de la articulación del tobillo.
La inversión es un movimiento forzado hacia adentro del pie
aplicado al pie sin rotación de la pierna.
La superficie plantar (planta) del pie es rotada en la dirección
opuesta al plano medio del cuerpo (la planta del pie se torna
más lateral) en la eversión y hacia el plano medio en la inver-
sión (figs. 1-91 y l-92).
La pierna no rota y la fuerza se aplica en las partes medial y lateral
de la articulación del tobillo para evaluar un posible ensancha-
miento del espacio articular (mortaja del tobillo).

Valgo y varo
8 término valgo describe la inclinación de una parte corporal ha-
cia afuera o en dirección opuesta a la línea media del cuer-
po. En ocasiones, se utiliza valgo para indicar la eversión forza-
da de la articulación del tobillo.
El término varo ("patizambo") describe la inclinación de una parte
corporal hacia adentro o en dirección de la línea media. En
ocasiones, se utiliza varo para indicar la inversión forzada de la
articulación del tobillo.
Nota: los términos valgo y varo también se utilizan para describir
la pérdida de alineación de los fragmentos óseos (véase el tér-
mino fractura, Nº 6, cap. 19.) Fig. 1-91. Eversión (con Fig. 1-92. Inversión (con estrés
estrés en valgo). en varo).
Rotación medial (interno) frente o rotadón lotero/ (externo)
La rotación medial es la rotación o el giro de una parte corporal,
con desplazamiento de la parte anterior de una estructura ha-
cia adentro, o plano medio.
La rotación lateral es el giro hacia fuera de una parte anterior del
ruerpo o el alejamiento del plano medio.
Nota: debe recordarse que, en las posiciones radiográficas, estos
términos describen el movimiento de la parte anterior de la es-
tructura que rota. Así, en los movimientos del antebrazo (fig. 1-
93), la parte anterior del antebrazo se dirige en dirección me-
dial o interna durante la rotación medial y en dirección lateral o
externa, durante la rotación lateral. Otro ejemplo son las obli-
cuas medial y lateral de la rodilla, en las cuales la parte anterior
de la rodilla es rotada medial y lateralmente en las proyeccio-
nes AP o PA (cap. 6).

Fíg. 1-93. Movimientos rotatorios del brazo.


PR I NCI PI OS, TER MI NOLOGIA Y PROTECCIÓN CON T RA RADIACIONES CAPITULO 1

Abducción y aducción
La abducción es un movimiento lateral que aleja del cuerpo al
brazo o la pierna.
Este ténTlino también se utiliza para designar la separación de los
dedos de las manos o los pies.
La aducción es un movimiento que acerca el brazo o la pierna al
cuerpo, hada el centro o la línea media.
Este ténTlino también se utiliza para indicar el movimiento que
acerca a los dedos de las manos o los pies entre sí.

Supinación y pronación
La supinación es un movimiento rotatorio de la mano hacia la
posición anatómica (palmas hacia arnba en posición supina o
hacia adelante en la posición erecta). Abducción (hacía Aducción
Este movimiento rota el radio lateralmente a lo largo de su eje fuera del cuerpo) (hacia el cuerpo)
longitudinal.
La pronación es la rotación de la mano en dirección opuesta a la Fig. 1-94. Movimientos del miembro superior.
de la posición anatómica (las palmas hacia abajo o hacia atrás).
Nota: para recordar el significado de estos términos, puede rela-
donárselos con las posiciones supina y prona. Supina o supina-
ción significa con la cara o las palmas hacia arriba, y prona o
pronación significa con la cara o las palmas hacia abajo.

Protracción frente a retracción


La protracción es un movimiento hacia adelante desde una po-
sioón nonTlal.
La retracción es un movimiento hacia atrás o la condición de
ser llevado hacia aticís.
Ejemplo: protracción es el movimiento anterógrado de la mandí-
bula o de los hombros. La retracción es el movimiento opues-
to; es decir, mover el maxilar inferior hacia atrás o "enderezar"
los hombros (p. ej., en la postura militar de "firme"). Supinación Pronación

Fig. 1-95. Movimientos de la mano.

Protracción

Fig. 1-96. Movimientos de protracción y retracción.


CAPÍTULO 1 PRINCIPIOS, TERMINOLOGIA V PROTECCIÓN CONTRA RADIACIONES

Elevación y depresión
La elevación consiste en levantar o subir una parte del cuerpo.
La depresión es bajar o descender una parte del cuerpo.
Ejemplo: los hombros se elevan al encogerse de hombros. La Elevación r
depresión de los hombros consiste en moverlos hacia abajo. 1
Depresión
Circunducción
Circunducción indica un movimiento circular. Este término des-
cribe movimientos secuenciales de flexión, abducción, exten-
sión y aducción, que determinan un movimiento cónico en
cualquier articulación que permita estos cuatro movimientos
(p. ej., dedos de las manos, muñeca, brazo, pierna).

Inclinación y rotación
La inclinación es un movimiento de separación con respecto al
eje longitudinal.
Por ejemplo, en la figura 1-99, la cabeza presenta una inclina- Fig. 1-97.. Movimientos de elevación y descenso de los hombros.
ción de 15º y una rotación de 15°, de manera que el RC no
está alineado con el eje mayor y el eje mayor de la cabeza
no está alineado con el eje mayor del cuerpo.

Nota: la inclinación y la rotación de 15° de la cabeza son necesa-


rias para esta proyección tangencial del arco cigomático, a fin
de alejar el arco de las otras estructuras óseas del cráneo.

La rotación consiste en el giro de una parte corporal sobre su


propio eje. En el ejemplo de la figura 1-100, la cabeza está ro-
tada en un ángulo de 37° para obtener una proyección PA

Nota: obséivese que no hay inclinación, dado que el eje mayor


de la cabeza sigue siendo paralelo al eje mayor del cuerpo.

Fig. 1-98. Movimientos de circunducción

....._,,
Rotación

Fig. 1- 99. Inclinación de 15° y rotación de 15º (proyección tangencial


para el arco cigomático).

RC RC
, ,....-3

Fig. 1-1 OO. Rotación de 37° con relación a la proyección AP (proyec-


ción parietoorbitaria para el agujero óptico).
PRINCIPIO S, TERMINOLOGIA Y PROTECCIÓN CONTRA RADIACIONES CAPÍTULO 1

Resumen de términos que pueden utilizarse


en forma incorrecta
Los términos posición, proyección e imagen, a veces, se confun-
den y se utilizan en forma incorrecta. Deben ser empleados correc-
tamente de la siguiente manera:

Posición
El término posidón debe utilizarse para indicar la posición física
general del paciente, como supina, prona, en decúbito o
erecta.
También se emplea para describir posiciones corporales especi-
ficas mediante aquellas estructuras más cercanas al RI, como
laterales y oblicuas.
Este término debe "limitarse a la discusión de la posición física
del paciente".*
Fig. 1- 101 . Observación de radiografías.
Proyecdón
Proyección es un término que describe el trayecto o la direc-
ción del RC que proyecta una imagen en un RI.
CUADRO 1-4. RESUMEN DE PROYECCIONES Y POSICIONES
El uso del término proyección debe "límitarse a la descripción
de la trayectoria del RC".* Proyecciones {Trayecto del RC) Posiciones Posiciones corporales
Posteroanterior (PA) generales especificas (la parte
Vista Anteroposterior (AP) del cuerpo más cercana al Rl)
El término vista (view) no es un término correcto para referirse a Mediolateral Anatómica Lateral Do 1
posiciones, en los Etados Unidos. L¡¡teromedial Supina Obíicuas
AP o PA oblicua Prona • Posterior izquierda, OPI
El uso del término vista debe "limitarse a la discusión de una
AP o PA axial Erecta • Posterior derecha, OPD
radiografía o imagen". Tangenaal En decubito • Anterior izquierda, OAI
V/Sta describe la imagen radiográfica visualizada desde la pers- Transtorácica De Trende- • Anterior derecha, OAD
pectiva del RF. Dorsoplantar (DP) lenburg En decubito
Plantodorsal (PO) De Sims • Lateral izquierdo
Terminología canadiense: la siguiente información aparece im- Axial inferosupeñor De Fowfer • Lateral derecho
presa en la portada del examen de certificación de la CAMRT.t Axial superomfeñor De litotomía • Ventral
Posición: "Ubicadón del cuerpo•. Axiolateral • Dorsal
Proyecdón: "Superficies del cuerpo que atraviesa el rayo central Submaxilovenical (SMV) • En lordosis
cuando sale del tubo de rayos X posa a través del paciente y Verticosubmaxilar (VSM)
Pañetoacantial
genera la película radiogrófica" (receptor de imagen).
Acantopañetal
Vista: "La superfide del cuerpo más cercana a la pelfcula radio- Craneocaudal
grófica• (receptor de imagen) Orbitoparietal
Nota: en Canadá, el término ·vievv" se utiliza como sinónimo de Parietoorbital
posición (es decir, vista lateral y posición lateral significan esen-
cialmente lo mismo; una se refiere a lo que se observa en la
imagen y la otra, a la posición del paciente).t
CUADRO 1-5. RESUMEN DE TÉRMINOS RELACIONADOS
CON El POSICIONAMIENTO
'MRT Educotors Handbook, 3' ed., St Paul, 1990, ARRT. Planos, cortes y líneas Términos de relaciones
1 Comunicación petsanal y cooespondeoóa con el CAMRT Council of Educ:ation for Ra- corporales Medial frente a lateral
ádogical Technology. Noviembre. 1999.
Planos o cortes longitudinales Proximal frente a distal
• Sagital Cefálico frente a caudal
• Coronal lpsolateral frente a contralateral
· Oblicuo Interno frente a externo
Planos o cortes transversales Superficial frente a profundo
• Cortes horizontales axiales Lordosis frente a cifosis (escoliosis)
o transversos
• Oblicuos Términos de movimiento
Plano de base Flexión frente a extensión (flexión aguda
Plano oclusal frente a h1perextensión)
linea infraorbitomeatal (IOML) Desviación cubital frente a desviaaón radial
Dorsiflexión frente a flexión plantar
Superficies corporales Eversión frente a inversión
Posterior Valvo frente a varo
Anterior Rotación medial frente a rotación lateral
Plantar Abducción frente a aducción
Oor<vll Supinación frente a pronaaón
Palmar Protracción frente a retracaón
Elevación frente a depresión
lndinacióo frente a rotación
Gramducción
CAPITULO 1 PRINCIPI OS, TE RMINOL OGIA Y PROTECCIÓN CONTRA RA DIACIONES

C. PRINCIPIOS BÁSICOS DE DIAGNÓSTICO POR IMÁGENES

Criterios radiográficos CUADRO 1-6. EJEMPLOS DE CRITERIOS PARA LA RADIOGRAFIA


El ob1etivo del radiólogo debe ser obtener no solo una radiografía LATERAL DEL ANTEBRAZO
•aceptable" sino una radiografía óptima, que pueda ser evaluada Criterios radiográficos
mediante normas definibles, como se describen en criterios ra- Estructuras mostradas. • Proyección lateral de todo el radio y el cúbi10;
diográficos. hilera p1ox11nal de huesos carpianos, el codo y el exttemo distal del hú·
El cuadro 1-6 muestra un ejemplo de los cinco elementos utiliza- mero; teiidos blandos asoaados, como los panículos y las bandas adipo-
dos como critenos radiográficos en este texto, para una radiografía sos de las articulaaones de la mul'\eca y el codo.
lateral del antebrazo. Las figuras 1-102 y 1-103 ilustran la posición Posición. • Eje longitudinal del antebrazo alineado con el e1e long1tud1nal
correcta y la radiografía óptima resultante para esta radiografía late- del RI. • Codo flexionado a 90". • Sin rotación en relación con una pro-
ral del antebrazo, según la descripción en el capitulo 4. yección lateral verdadera, según los Siguientes hallazgos. • La c.abeza del
cúbito debe superponerse al radio. • Los epicónd1los humer<1les deben
FORMATO DE CRITERIOS RADIOGRÁFICOS estar superpuestos entre sí. • La cabeza del radio debe superponerse a
El radiólogo debe revisar y comparar la radiografía con esta referen- la apófisis coronoidea y la tuberosidad radial debe apreciarse en la 1ma·
cia estándar para determinar hasta qué punto logró una imagen óp- gen de perfil.
tima. Un método sistemático para aprender cómo criticar radiogra- Co limación y RC: • Bordes de colimación visibles en los mArgenes cuM·
fías conslSte en dividir la crítica en las cinco partes siguientes: neos a lo largo del an1ebrazo, con una cofimoaón mínima en ambos ex-
1. Estructuras observados: describe con precisión qué regiones tremos. para garantizar la 1nclus1ón de los elementos anatómicos esen-
ciales. • El RC y el campo de colimación deben centrarse en el punto
y estructuras anatómicas deberían observarse daramente en la
medio del radio y el cúbito.
radiografía.
2. Posición: por lo general, describe dos elementos: 1) ubicaoón Criterios de exposición: • La densidad y el contraste ópbmos sin movi·
miento permitlran observar con nindez los bordes cortJGales, la trama tra-
de la parte corporal en relaoón con el RI y 2) factores relacio-
becular ósea, y los panículos y bandas adiposos de las artK:ulaciones de
nados con la posición, importantes para la proyección. la mul'lec.a y el codo.
Por ejemplo, los factores clave de posición para una radiogra-
fla lateral del antebrazo son: 1) alineación del cúbito y el radio
con el eje mayor del RI, 2) codo flexionado a 90" y 3) sin rota- Indicadores de imágenes: • Los 1nd1Cadores de iden\Jficaaón del pacen·
oón desde una posición lateral verdadera. (Más adelante, se te. k'idos D o 1y pos1aón del paaenle o fecha deben colocarse de mane-
describe cómo puede determinarse una rotación.) ra que no se superpongan a elementos anatómicos esenciales.
J. Colimación y RC: describe dos factores: 1) dónde deben estar
los bordes de la colimación en relación con esa región del
cuerpo y 2) la localización del RC.
La localización correcta del RC es un factor particulam1ente
importante cuando se utiliza control automático de exposición
(CAE). También es fundamental para todas las radiografías de
los miembros superiores e inferiores en las que el área princi-
pal de interés son las articulaciones; el RC debe estar centrado
correctamente en la articulación para prevenir la distorsión de la
imagen.
Se incluye un pequer'\o icono l!J en cada página de posicio-
nes, cuando el RC reviste importancia principal. Este no es el
caso para la radiografía lateral del antebrazo; por lo tanto, el RC
se indica en ia parte media del antebrazo·. y no como un sitio
anatómico preciso.
La critica de la imagen radiográfica para determinar la ubica-
oón correcta del RC se realiza fácilmente imaginando una letra
X grande que se extiende desde los cuatro ángulos del campo
de colimación y cuyo centro es la localización precisa del RC.
4. Criterios de exposición: describe cómo pueden ser evaluados
los factores o la téolica de exposición (kVp, mA y tiempo) para
lograr una exposición óptima de esa parte del cuerpo. La ausen-
cia de movimiento es un factor esencial y se indica cómo se
puede determinar si hay o no movimiento. (El movimiento se
induye dentro de los criterios de exposición, porque el tiempo
de exposioón es el principal factor de control del movimiento.)
5. Indicadores de imágenes: una quinta área de critica incluye a
los indicadores de imágenes. Los indicadores de la identifica- Fig. 1- 102. Posiaón correcta para una Fig. 1- lOJ. Radio-
ción del paciente, de D o 1y de la posición o la hora deben es- proyección lateral del antebrazo. grafía lateral del
tar colocados correctamente, para que no se superpongan so- antebrazo.
bre regiones anatómicas importantes.
Nota: esta parte de los criterios radiográficos sobre los indica-
dores de imágenes no se incluye en todas las páginas de posi-
ciones del texto, porque son esencialmente iguales para todas
las proyecciones. Sin embargo, siempre deberá incluirse en la
práctica clínica al evaluar y criticar imágenes radiográficas.
PRINCIPIOS, TERMINOLOCfA Y PROTECCIÓN CONTRA RADIACIONES CAPITULO 1

Indicadores de imágenes e identificación


del paciente
Toda placa radiográfica debe tener impresos como mínimo dos ti-
pos de indicadores: l) identificación del paciente y la fecha y 2)
lados anatómicos.

IDENTIFICACIÓN DEL PACIENTE Y FECHA


(SISTEMAS PELÍCULA/PANTALLA CONVENCIONALES)
Por lo general, esta información del paciente, que incluye nombre,
fecha, número de caso e institución, se encuentra en una tarjeta
que, luego, se fotografía en la película, en el espacio provisto por
un bloque o tipo de plomo en el chasis portapelícula. Cada chasis
portapellcula debe tener un marcador en la parte externa que in-
dique el área en la cual se imprimirá la identificación del paciente,
induida la fecha. (fig. 1-104). Es importante que esta área no se
superponga a una región anatómica que deba ser examinada. Fíg. 1-104. Información del paciente.

-
En este libro, se muestra la ubicación preferida de la identificación
del paciente en relación con la región anatómica. Como regla gene-
ral, la identificación del paciente se coloca en la parte superior del 11
RI en una radiografía de tórax y en el borde inferior del RI en una ra-
diografla de abdomen (véanse las flechas pequeñas en la fig. 1-
105). Este indicador siempre debe colocarse en el área con menos
probabilidades de cubrir infomiación anatómica importante.

INDICADOR DE LOS LADOS ANATÓMICOS


En todas las radiografias, debe aparecer un indicador radiopaco de-
recho o izquierdo que señala la derecha o la izquierda del pacien-
te, o qué extremidad se está evaluando. Estos indicadores pueden
ser la palabra "derecha" o "izquierda", o simplemente, las iniciales
"D" o ·1·. Estos indicadores preferentemente deben colocarse direc-
tamente en el RI dentro de la parte lateral del borde colimado de¡
lado identificado con la indicación, de modo que no se superpon-
gan a estructuras anatómicas importantes.
Es importante recordar que se trata de indicadores radiopacos y
que, por lo tanto, deben ser colocados justo en el borde del cam- Fig. 1-105. Marcadores laterales e información sobre el paaente co-
po de colimación, para que sean expuestos por el haz de rayos X y rrectamente colocados.(la derecha del paciente corresponde a la iz-
queden 1nduidos en la imagen. quierda del observador).
Tanto la identificación del paciente como el indicador del lado
anatómico deben ser correctamente colocados en todas las imáge-
nes radiográficas. Por lo general, no se considera aceptable escribir
esta información sobre la placa revelada, debido al riesgo de proble- +u.¡¡¡¡,;;.+ Comparación
mas legales en caso de error. Puede ser necesario repetir una ra-
;11.11.;1

-
diografía obtenida sin estos dos indicadores, lo que implica una • Soporte de peso
exposición innecesaria del paciente a nuevas radiaciones.
*Néiiiª
-
• Flexión
OTROS INDICADORES O IDENTIFICADORES
Es posible recurrir a otros indicadores o identificadores, como las
• Extensión
iniciales del radiólogo, que en general, se ubican sobre el indica-
dor de O o 1para identificar al responsable de la radiografla. A veces,
también se incluye el número de la sala de radiología. • De pie
A menudo se utilizan indicadores cronológicos que indican los
minutos transcurridos en un estudio radiográfico seriado; por ejem- • Rol ext
plo, l min, 5 min, 15 min y 20 min en una urografia intravenosa
(UIV).
Otro indicador importante en toda radiografía con el paciente
M;§ijM
acostado, es el indicador del decúbito u otro tipo de señal, como
una flecha que indique el lado de arriba. También debe colocar- Fig. 1- 106. Muestras de indicadores.
se un indicador que indique "erecta" para identificar una radiogra-
fía de tórax o abdomen en esta posición en contraposición con la
postura en decúbito, además de una flecha que señale el lado su-
perior.
Los indicadores de inspiración (INS) y espiración (ESP) se uti-
lizan para la comparación de proyecciones PA especiales del tórax.
Los indicadores interno (INT) y externo (EXT) pueden utilizarse en
proyecciones de rotación, como del extremo proximal del húmero
y el hombro. La figura 1-106 ilustra muestras de indicadores radio-
gráficos.
CAPITULO 1 PRINCIPIOS, TERMINOLOGIA Y PROTECCIÓN CONTRA RADIACIONES

Técnica radiográfica y calidad de la imagen


El estudio de la técnica radiográfica y la calidad de la imagen com-
prende todos los factores y variables relacionados con la precisión
o exactitud con las cuales las estructuras y te~dos son reproduci-
dos sobre la película u otros RI. Algunos de estos factores o varia-
bles se relaaonan más directamente con la posición radiográfica y,
a continuación, se analiza la aplicaoón práctica de estos factores.

FACTORES DE EXPOSICIÓN (T~CNICOS)


El radiólogo establece tres vanables o factores de exposición en el
panel de control del radiógrafo cada vez que produce una imagen
radiográfica (fig. 1-107). Estas tres vanables de exposición, a veces,
llamadas factores de exposición o técnicos, son los siguientes:
1. Kilovoltaje pico (kVp)
2. Miliamperaje (rnA) } mAs
3. Tiempo de exposición
El m11iamperaje (mA) y el tiempo de exposición (en segundos),
en general, se combinan en m11iamperes segundos (mAs), que ex-
presa la cantidad de rayos X em1t1da desde el tubo de rayos, cada Fig. 1- 107. Consola de controles de kVp. mA y tiempo.
vez que se ·realiza• una exposioón.
Cada uno de estos factores de exposición ejerce un efecto de
control especffico sobre la calidad de la imagen radiográfica Además
de colocar al paciente en la posición correcta, el radiólogo debe co-
nocer ciertos factores que determinan la calidad de la imagen y su
relación con estos factores o variables de exposición.
Excepdón: cuando están activados, los sistemas de CAE inte-
rrumpen automáticamente el tiempo de exposición al reob1r una
exposición suficiente por la cámara de ionización selecoonada. Fíg. 1- 108. 2,5 mAs
(60 kVp)-Subexpuesta.
FACTORES DE CALIDAD DE LA IMAGEN
Ciertos factores que permiten evaluar la calidad de una imagen ra-
diográfica se denominan factores de calidad de la imagen. los cua-
tro factores de calidad de la imagen pnnapales son los 51guientes:
1. Densidad 3. Detalle
2. Contraste 4 Distorsión
Estos cuatro factores pueden controlarse de la siguiente manera:

Densidad
DEFINICIÓN
la densidad radiográfica puede definirse como el grado de enne-
grecimiento de la imagen revelada. A mayor densidad, menos
luz pasará a través de la imagen.

FACTORES DE CONTROL Fig. 1- 109. 5 mAs


El principal factor de control de la densidad es el mAs, que con- (60 kVp)-Repetición,
trola la densidad verificando directamente la cantidad de rayos X doble mAs.
emitidos desde el tubo de rayos, durante una exposición. Por lo tan-
to, el doble de mAs duplica la cantidad de rayos X emitidos y en
consecuencia duplica la densidad.
Además de los mAs, la distanaa entre el tubo de rayos y el RI, o
distancia fuente-receptor de imagen (DFR), también influye sobre
la densidad radiográfica, de acuerdo con la ley del cuadrado inverso.
Por e¡emplo, duplicar la distancia, reducirá la intensidad del haz de
rayos a una cuarta parte, lo que, a su vez. disminuye una cuarta par- tado, como mínimo, a 5 mAs, s1 el kVp y otros factores no fueron
te la denstdad radiográfica En consecuenaa, la distancia ejerce un modificados (fig. 1-109).
efecto Significativo sobre la densidad, pero como generalmente, se Sin embargo, como se descnbe en una secaón ulterior de este ca-
ubhza una áistanaa estándar el mAs se transforma en la variable pítulo, con la radiografía digital (RO) o la radiografía computari-
empleada para aumentar o reducir la densidad radiográfica. zada, en las que se utilizan chasis para PI en lugar de película/pan-
talla convenoonales, es posible un cierto grado de manipulación de
REGLA DE MODIFICACIÓN DE LA DENSIDAD la densidad de imagen y el contraste después de la exposición, sin
Cuando se utilizan ajustes manuales con peliculas/chas1s rad1ográ- necesidad de repetir el procedimiento.
f1cos convenoonales, la regla general establece que se requiere Resumen es importante que la imagen revelada posea una den-
una modificación de mAs del 50 al 100% para corregir una ra- sidad adecuada, controlada prinapalmente por el parámetro mAs, a
diografla subexpuesta (una demasiado clara que debe ser repeti- fin de poder observar correctamente los tejidos u órganos. Una den-
da). Por ejemplo, s1 la radiografía de una mano obtenida con 2,5 sidad demasiado baja (subexposióón) o demasiado elevada (so-
mAs tiene un grado significativo de subexposición y debe ser repe- breexpos1c1ón) no permitirá observar adecuadamente los te¡idos o
lida (fig. 1-108), el parámetro mAs debe ser duplicado o inaemen- las estructuras.
PRINCIPI O S, TERMINOLOGIA Y P R OTECCIÓN CONTRA RADIACIONES CAPITULO 1

Contraste
DEFINICIÓN
El contraste radiogrófico se define como la diferencia de densidad
entre áreas adyacentes de una imagen radiográfica. Cuanto ma-
yor es esta diferencia mayor será el contraste. A menor diferencia de
densidad entre áreas adyacentes, menor contraste. Este concepto se
pone en evidencia en ta escala de contraste y la radiografía de tórax
de la figura l-110, que revelan mayores diferencias en las densida-
des entre áreas adyacentes y, por lo tanto, un contraste alto. La fi-
gura 1-111 ilustra una radiografía y una escala de bajo contraste,
con menos diferencia de densidad entre las áreas adyacentes.
El contraste también puede designarse como de escala larga y
de escala corta en relación con el espectro total de las densidades
ópttcas desde las partes más claras hasta las más oscuras de la ima-
gen radiográfica. la radiografía de la figura l-110 muestra un con-
traste elevado de escala corta con mayores diferencias de densi-
dad entre áreas adyacentes y menos grados de densidad visible
que en la radiografía de la figura 1- 111.

OBJETIVO O FUNCIÓN Fig. 1· 11o. Contraste alto, escala corta (50 kVp, 800 mAs).
El objetivo o la función del contraste es hacer más visibles los de-
talles anatómicos de una imagen radiográfica. Por lo tanto, un
contraste radiográfico óptimo reviste importancia y la noción de con-
traste es fundamental para evaluar la calidad de la imagen.
Un contraste más bajo o más alto no necesariamente es bueno
o malo por sí mismo. Por ejemplo, en ciertos estudios, tales como
las raót0grafias de tórax (en las que se requieren muchos matices
de gris diferentes para identificar la trama pulmonar muy fina), es
conveniente un contraste más bajo con menor diferencia de den-
sidad entre las áreas adyacentes (contraste de escala larga). Esto
se comprueba comparando las dos radiografías de las figuras 1- 11 O
y 1-111. La radiografía de tórax con bajo contraste (de escala larga)
de la figura 1- 1l 1 muestra más matices de gris, detectados por el
contorno débil de las vértebras visibles a través del corazón y las
estructuras del mediastino. Estos matices de gris que definen las
\étebras son menos visibles a través del corazón y el mediastino en
la radiografía de alto contraste, en la figura 1-110.
El espectro de kVp y la escala de contraste resultante pueden va-
riar, según las preferencias del radiólogo. Como el contraste es con-
trolado por el kVp como se describe más adelante, el espectro pre-
ferido de kVp en los protocolos de los servicios de radiologla puede
variar con repecto al enumerado en las páginas de posiciones de es-
te libro.

FACTORES DE CONTROL
El principal factor de control del contraste es el kVp. El kVp con-
trola la energía o el poder de penetración del haz de rayos X prima- Fig. 1- 111. Contraste bajo, escala larga ( 11 O kVp, 1O mAs).
rio. Cuando mayor es el kVp, mayor será la energía y mayor la uni-
formidad con la que el haz de rayos atraviese las diversas
densidades de los te¡idos. Por lo tanto, un kVp más alto se asocia
con una menor vanaoón de la atenuación (absorción diferencial) y
ello determina un menor contraste.
El kVp también es un factor de control secundario de la den- cienes, porque a medida que aumenta el kVp, es posible reducir
sidad. Un kVp más alto determina una mayor cantidad de rayos X significativamente el mAs, y disminuir la exposición del paciente a
y de energía radiante, lo que, a su vez, implica que una mayor can- las radiaciones.
tidad de energía radiante llegará al RI con un aumento resultante Resumen: una regla general establece que, en un examen ra-
de la densidad global. Una regla general establece que un aumen- diográfico, deben utilizarse el máximo kVp y el mínimo mAs
to del 15% el kVp incrementará la densidad de la misma ma- que brinden suficiente información diagnóstica. Esto reducirá la
nera que duplicando en el mAs. Por lo tanto, en el rango de kVp exposioón del paciente a las radiaciones y, en general, logrará radio-
más bajo (de 50 a 70 kVp), un aumento de 8 a 10 kVp duplicará grafías que aporten buena información diagnóstica.*
la densidad (equivalente a duplicar el mAs). En el rango de 80 a
100 kVp la duplicación de la densidad requiere un aumento de 12
a 15 kVp. Esto es importante para la protecaón contra las radia- • Statlúe.W::z·Sherer MA, VISCOllll PJ. Ritenour ER: Radiatioo pml<'CfJOn in medico/ rodo-
grophy. 3' ed. SI Louis, 1998. M:lsby
CAPITULO 1 PRINCIPIOS, TERMINOLO GIA Y PROTECC IÓN CO N TRA RADIACIONES

Detalle
DEFINICIÓN
El detalle, a veces llamado detalle registrado, puede definirse como
a nitidez de las estructuras en la imagen radiográfica. Esta nitidez
del detalle se refleja por la claridad de líneas estructurales finas y bor-
des de los tei1dos o las estructuras en la imagen radiográfica. La ausen-
cia de detalle visible se denomina imagen borrosa o poco nítida.

FACTORES DE CONTROL
La imagen radiográfica óptima debe ser nítida, como se indica en
este libro en la sección "Criterios radiográficos". El detalle depende
de factores geométricos y del movimiento.

Factores geométricos. Los tres factores geométricos que contro-


lan o afectan el detalle son: 1) el tamaño del foco, 2) la DFR y 3)
la DOR (distancia objeto-receptor de imagen).
Un foco pequer'\o genera un menor grado de borramiento geo-
métrico y, en consecuencia, una imagen más nítida o más detalle
(véase fig. 1-117 en la pág. siguiente.) Por lo tanto, debe utilizarse
el menor tamal'lo de foco posible en el panel de control.
La combinación de un foco pequeño, un aumento de la DFR
y una disminución de la DOR determina menos borramiento que Fig. 1-112. Movimiento voluntario (movimiento resp1ratono)-diafrag-
incrementará el detalle, como se describe más adelante en la sec- ma borroso y falta de nitidez generalizada.
ción sobre distorsión.

Velocidad de la película/ pantalla. La velocidad de la película-


/pantalla influye sobre el detalle al permitir utilizar un menor tiempo
de exposición para prevenir el movimiento, corno se describe más
adelante en la sección sobre protección contra las radiaciones.

Movimiento. El principal factor que interfiere con la nitidez de la


imagen en relación con la posición es el movimiento. Existen dos
tipos de movimiento que afectan el detalle radiográfico: el mov1-
m1ento voluntario e involuntario.
El movimiento voluntario por la respiración o el movimiento de
partes corporales durante la exposición, puede prevenirse o, al me-
nos reducirse al mínimo controlando la respiración y con la in-
movilización. El uso de soportes, bolsas de arena u otros disposi-
tivos de inmovilización puede ser eficaz paraz reducir el movimiento.
Estos recursos son más eficaces en las radiografías de los miem-
bros superiores o inferiores, como se verá más adelante.
El movimiento involuntario no puede ser controlado por el pa-
ciente. Por lo tanto, los movimientos involuntarios, como los deri-
vados de la acción peristáltica de los órganos abdominales, son di-
fíciles o imposible de controlar en forma absoluta. Si la imagen no
es nftida debido al movimiento, el radiólogo debe determinar en la
radiografla si la falta de nitidez se debe a movimientos voluntarios
o involuntarios. Esto es importante, pues existen diversas maneras Fig. 1-113. Movimiento involuntario (acción peristáltica)-borramiento
de controlar estos dos tipos de movimiento. localizado en la parte superior izquierda del abdomen (véanse flecho-;)
DIFERENCIA ENTRE MOVIM IENTOS VOLUNTARIOS
E INVOLUNTARIOS CUADRO 1-7. RESUMEN PARA EL CONTROL DE LOS DETALLES

El movimiento voluntario, mucho más fácil de prevenir, se caracte- 1. Foco pequeño: Stempre que sea posible, utJhzar un foro pequel'\o para
riza por un desdibujamiento generalizado de estructuras rela- meiorar los detalles.
cionadas, corno el borramiento de los límites del diafragma y de los 2. DFR (distancia fuente-receptor): utilizar una mayor DFR para me1orar
órganos abdominales superiores, que muestra la figura 1-112. los detalles.
El movimiento involuntario puede identificarse por un borra- 3. DOR (distancia objeto-receptor): utilizar una menor OOR para mejorar
miento o una falta de nitidez localizados. Este tipo de movimien- los detalles.
to es menos evidente, pero puede reflejarse en las imágenes abdo- 4. Tiempo de exposición más corto: utilizar el menor tiempo de expos1-
minales por un borramiento localizado de los bordes de los aón posible para controlar los movimientos volunlanos e involuntanos.
patrones intestinales solo en algunas regiones, mientras que, en 5. Velocidad de pellcula/pantalla: utilizar la máxima velocidad de pelícu-
otras áreas estos bordes se observan con claridad. (El gas en el in- la/pantalla disponible para conlrolar los movimientos voluntanos e invo-
testino se observa como áreas oscuras.) Observar cuidadosamente luntarios.
la figura 1- 113 para detectar este borramiento leve solo en el hipo-
condrio izquierdo, sei'lalado con pequeñas flechas negras. El patrón En ocasiones, ciertas técnicas de relajación o instrucciones cuida-
intestinal oscuro se asocia con bordes precisos y bien definidos en dosas para la respiración reducen el movimiento involuntario. Sin
todo el resto del abdomen. En comparación, la figura 1-112 revela embargo, la mejor manera (y a veces la única) de reducir al borra-
una imagen borrosa generalizada del diafragma y los patrones intes- miento de la imagen asociado con el movimiento involuntano es
tinales visibles en todo el abdomen. acortar el mlnimo tiempo de exposición.
PRINCIPIOS, TERMINOLOGIA Y PROTECCIÓN CONTRA RADIACIONES CAPITULO 1

Distorsión
DEFINICIÓN
El cuarto y último factor de calidad de la imagen es la distorsión, que
puede definirse como una representación incorrecta del tamaño o
la forma del objeto proyectado sobre el medio de registro radio-
gráfico. A veces, la magnificación se considera un factor independien-
te, pero como es una distorsión del tamaño, puede agruparse junto
con la distorsión de la forma y no es recomendable.
No obstante, ninguna imagen radiográfica es una reproducción
exacta de la parte corporal evaluada. Esto es imposible porque siem-
pre existe un cierto grado de magnificación o distorsión, debido a la
DOR y la divergencia del haz de rayos X. En consecuencia, la dis-
torsión debe ser reducida al mínimo y controlada.

DIVERGENCIA DEL HAZ DE RAYOS X


La divergencia del haz de rayos X es un concepto básico, pero im-
portante, que se debe conocer al estudiar la posición radiográfica. Se
produce, porque los rayos X se originan en un área estrecha del tu- A C
RC
bo de rayos y se apartan o se distribuyen en el RI (fig. 1- 114).
El tamaño del haz de rayos X está limitado por colimadores ajusta- Fig. 1-114. Divergencia del haz de rayos X.
bles que absorben los rayos periféricos en los cuatro costados, lo
que permite controlar el tamaño del campo de colimación. Cuanto
más largo es el campo de colimación y menor la DFR, mayor será
el ángulo de divergencia en los bordes externos. Esto aumenta el
riesgo de distorsión en estos bordes externos.
En general. solo la parte central del haz de rayos X, o RC no tie-
ne divergencia cuando penetra el cuerpo y toma la película radiográ-
fica en un ángulo de 90° o perpendicular al plano del RI. Esto de-
termina la menor distorsión posible en este punto. Todas las
otras porciones del haz de rayos inciden en el RI en ángulos no rec-
tos y el ángulo de divergencia aumenta hacia las partes más ex- 72
ternas de haz. pulgadas
La figura 1-114 ilustra tres puntos de una parte corporal (desig-
nados A. B y C) proyectada en el RI y revela un cierto grado de DFR
magnificación, salvo en el punto del RC. Por lo tanto, debido al efec-
to de la divergencia del haz de rayos X combinada con, al menos,
cierta DOR, este tipo de distorsión del tamaño es inevitable y su
efecto, al igual que otros tipos de distorsión de la forma, debe ser
controlado. DFR

FACTORES DE CONTROL A,~--,B


Los cuatro principales factores de control de la distorsión son 1) la
DFR, 2) la DOR, 3) la alineación entre el objeto y el RI y 4) la ali-
neación o el centrado del RC.
1. OFR. El efecto de la DFR sobre la distorsión del tamaño pue- Mayor aumento Menor aumento
de apreciarse en la figura 1-115. Nótese que la magnificación es
menor con una DFR mayor que con una DFR menor. Este es Fig. 1- 11 s. Efecto de la DFR.
uno de los motivos principales por los cuales una radiografía de tó-
rax se obtiene a una distancia mínima de 180 cm (72 pulgadas), y
no a la distancia mínima habitual de 100 cm (40 pulgadas). Una
DFR de 180 cm (72 pulgadas) genera menor magnificación delco-
razón y otras estructuras intratorácicas. Como los técnicos de baja talla no pueden alcanzar el tubo si se
OFR mínima de 100 cm (40 pulgadas): d11r;intf> m11rhoc; ;iñoc;, utiliza una mayor OFR y el aumento en mAs necesario (50% c;i
se utilizó una distancia de 100 cm (40 pulgadas) como la DFR es- se modifica la distancia de 100 a 120 cm), muchos servicios de ra-
tándar en la mayoría de los exámenes radiográficos. Sin embargo, es diología aun utilizan una DFR estándar de 100 o 105 cm (40 o 42
cada vez más común aumentar la DFR estándar a 1l O e incluso pulgadas). Asimismo, algunos seNicios utilizan una DFR de 110 cm
120 cm (44 o 48 pulgadas), con la finalidad de reducir la exposi- (44 pulgadas) para los procedimientos con bandeja-Bucky y una
ción del paciente y mejorar el detalle registrado. Por ejemplo, DFR de 100 cm (40 pulgadas) en los exámenes sobre la mesara-
diversos estudios demostraron que incrementar la DFR de l 00 a diológica, ya que la distancia entre la mesa y la bandeja-Bucky es de
120 cm reduce un 12,5% la dosis de ingreso en el paciente 8 a 10 cm (de 3 a 4 pulgadas) en la mayoría de las mesas radio·
Además, debido al principio de la divergencia del haz de rayos, gráficas de tipo flotante. Sin embargo, algunos de los tubos de rayos
mencionado antes, este aumento de la DFR posee la ventaja adicio- X más modernos con ángulos de ánodo cerrados y focos más pe-
nal de disminuir la magnificación y la distorsión, y en consecuencia, queños requieren una DFR mayor de 100 cm (40 pulgadas) para
reducir la falta de nitidez geométrica, lo que aumenta el detalle re- una cobertura de campo suficiente con RI más grande.
gistrado o la definición. Por lo tanto, en este libro, la DFR sugerida, enunciada en cada
página de posiciones es un mínimo 100 cm (40 pulgadas) y se
' Kebart RC. Jame C(. Benefits of 1ncreasing focal film distance. Radiologic Technolagy
recomienda 11 o cm (44 pulgadas). Cada radiólogo debe estable-
62(6):434. 1991. cer el protocolo apropiado para el servicio.
CAPITULO 1 PRIN CI PIOS, TERMINOLOGIA Y PROTECCIÓN CONTRA RADIACIONES

2. OOR. El efecto de la DOR sobre la magnificación o la distorsión


del tamaño está claramente ilustrado en la figura 1-116. Cuanto
más cerca está el objeto del Rl, menor será el grado de magnifica-
aón o distorsión y mayor será el detalle o la definición de la imagen.
Esto representa una ventaja al obtener radiografías de los miem-
bros superiores e inferiores en mesa radiográfica en lugar de la ban-
deja-Bucky. El chasis se coloca deba¡o del paciente ubicado sobre la
mesa, en lugar de una bandeja-Bucky. En la mayoría de las mesas
radiográficas flotantes, la bandeja-Bucky está a 8 o 10 cm (de 3 a
4 pulgadas) debajo de la mesa, lo que aumenta la OOR. Esto no so-
lo incrementa la magntficación y la distorsión sino que también re-
duce la nitidez de la imagen.
Tamaño del foco y falta de nitidez (fig. 1-117): a los fines de
describir el pnnc1pio de divergencia de los rayos X y los factores
de control de la distorsión, se ha uilizado una fuente puntiforme en
las ilustraciones de la fuente de rayos en el tubo. En realidad, los ra- :4

DOR

yos X se originan en un área del ánodo conocida como foco (man- Mayor aumento Menor aumento
cha focal). La selección del foco pequeño en un tubo de rayos Xde (menor definición) (mayor definición)
doble foco determinará un menor grado de borramiento o falta
de nitidez de la imagen, debido al efecto penumbra de los facto- Fig. 1- 116. Efecto de la DOR.
res geométricos. El término penumbra designa los bordes ·borro-
sos· o desdibujados de la imagen proyectada.
La selección del punto focal más pequeño en un tubo de rayos
X de doble foco es una variable controlada por el técnico. No obs- Foco Foco
tante, aun con el fue.o más pt!4u~nu posible, existirá cierta pe- orande pequeño
numbra.

J . Alineadón entre el objeto y el RI: el tercer factor de control


importante de la distorsión, relacionado con la posición, es la alinea-
ción entre el ob¡eto y el RI. Este concepto se refiere a la alineación
o el plano del objeto en relación con el plano del RI. Si el plano
del objeto no es paralelo al plano del RI, se produorá distorsión.
Cuanto mayor es el ángulo de inclinación del objeto, mayor será el
grado de distorsión.
El efecto de una alineación incorrecta del objeto es más notorio
en las articulaciones o los extremos de las estructuras óseas.
Esto se aprecia me¡or en las articulaoones de los miembros supe-
riores e inferiores. Por ejemplo, si el dedo no está paralelo a la pe-
lícula, los espacios articulares entre las falanges no se observarán Foco más grande Foco pequeño
libres, debido a la superposición de los extremos óseos (fig. 1-118). (más penumbra) (menos penumbra)
Este fenómeno también se observa en las dos posiciones obli-
cuas de la mano en la página siguiente. Fig. 1- 117.. tfecto del tamar'lo del foco.

Espacios articulares Espacios articulares


"abiertos" "cerrados"

Fig. 1- 118. Alineación y distors16n del objeto.


PRINCIP I OS, TERMI NOLOG iA Y PR OTECC I ÓN CONTR A RA DIACIONES CAPÍTULO 1

Efecto de una alineación incorrecta entre el objeto y el RI:


en la figura 1-119, los dedos de la mano están alineados y sosteni-
dos paralelos al RI, lo que determina las articulaciones interfalán-
gicas abiertas.
En la figura 1-120, los dedos no están paralelos al RI y, en con-
secuencia, los espacios articulares interfalángicos no están libres;
de esta manera, es posible que no se observen fracturas en estas
articulaciones (fracturas frecuentes) en la imagen radiográfica resul-
tante. Nótense los espacios articulares interfalángicos libres en la fi-
gura 1-121 comparados con los de la figura 1-122 (véanse flechas).
Estos ejemplos demuestran un principio importante relacionado
con la posición. La alineación correcta del objeto requiere que el
plano de la parte corporal por examinar esté casi paralelo al plano Fig. 1- 119. Dedos paralelos al Fig. 1-120. Dedos no paralelos
del RI. Esto determina un menor grado de distorsión y una me- RI y articulacíones claramente al RI y articulaciones no clara-
jor observación de los espacios articulares. visibles. mente visibles.

4. Alineación del RC: otro principio importante sobre la posición


y el cuarto factor de control de la distorsión es la alineación co-
rrecta del RC. Como se mencionó antes, en general, solo la parte
central del haz de rayos (el RC) no tiene divergencia cuando se pro-
yecta esa parte del objeto con un ángulo de 90° o perpendicular al
plano del RI. Por lo tanto, el RC genera el mínimo grado de dis-
torsión posible, dado que, en este punto, los rayos X atraviesan sin
obstáculos un espacio articular. La distorsión aumenta, a medida
que se incrementa el ángulo de divergencia entre el centro y las
partes más periféricas del rayo. Por este motivo, et centrado o la ali-
neación correctos del RC son importantes para reducir al mínimo la
distorsión.
La figura 1-123 ilustra un ejemplo de ubicación correcta del RC
en una radiografía AP de rodilla. El RC pasa a través del espacio ar-
ticular de la rodilla con mínima distorsión y el espacio articular de-
be apreciarse con claridad.
La figura 1-124 muestra el centrado correcto para una radiogra-
fía AP del fémur, en la cual el RC se dirige en dirección perpendicu-
lar al RI y está centrado en la región media del fémur. Sin embargo,
la articulación de la rodilla está expuesta a rayos divergentes (fle-
chas), lo que creará una distorsión de las estructuras. En esta pro-
yección AP del fémur, el espacio articular de la rodilla no se aprecia-
rá con claridad y se necesitará una nueva proyección AP con el RC Fig. 1- 121. Dedos paralelos y ar- Fíg. 1-122. Dedos no paralelos
centrado en la articulación de la rodilla para obtener más detalles. ticulaciones claramente visibles. y articulaciones no claramente
Ángulo del RC: en la mayoría de los casos, el RC se coloca per- visibles.
pendicular o a 90° con respecto al plano del RL Sin embargo, se re-
quiere un ~ngulo del RC específico para ciertas partes del cuerpo;
esto se indica como ángulo del RC, que significa el grado de desvia-
ción del RC con respecto a la perpendicular.

CUADRO 1-8. RESUMEN DE LOS FACTORES DE CALIDAD DE LA IMAGEN


Y DE CONTROL PRIMARIOS
FACTORES DE CALIDAD FACTORES DECcf@ l!?L fru~~l-~S- . -·
l. Densidad mAs (mA y tiempo)
2. Contraste kVp
3. Detalle Fadores geométricos
• Tama!'io del foco
• DFR
• DOR
Velocidad de la película/pantalla
4. Distorsión Movimientos (voluntarios e involuntarios} Fig. 1- 123. RC correcto para una Fig. 1-124. RC correcto para una
• DFR proyección AP de la rodilla. proyección AP del fémur (distor-
• DOR sión en la rodilla).
• Alineación entre el objeto y el RI
Alineación del RC
CAPITULO 1 PR I NCIPIOS, TERMINOLOGÍA Y PítOTECC I ÓN CONTRA RA D IACIONES

Efecto talón del ánodo Extremo anódico Extremo catódico


El efecto talón del ánodo describe un fenómeno en el que la inten-
sidad de la radiación emitida desde el extremo catódico del
campo de rayos X es mayor que la del extremo anódico. Esto se
debe al ángulo del ánodo, ya que hay una mayor atenuación o ab-
sorción de los rayos X en el extremo anódico. Esto ocurre porque los
rayos emitidos desde las regiones más profundas del ánodo deben
atravesar un mayor espesor de material anódico antes de salir del
ánodo, que los rayos emitidos en la dirección del cátodo.
Diversos estudios demuestran que la diferencia de intensidad en-
tre los extremos atódico y anódico del haz de rayos puede variar 40 pulgadas
entre el 30 y el 50%, según el ángulo efector y con un RI de 43 cm
(17 pulgadas) y una DFR de 100 cm (40 pulgadas) (fig. 1-125)~
En general, cuanto menor es el punto focal, mayor vale el efecto
talón. Este efecto también es más marcado con DFR más cortas,
pues a medida que disminuye la DFR, aumenta el ángulo o la dis-
tribución del haz de rayos para cubrir un campo dado, como lo de-
muestra la figura 1-125. Por lo tanto, el efecto talón del ánodo es
más pronunciado con un RI más grande y un punto focal más
pequeño. 75~~ 80"1. 90"~ 1()0".¡, 105% 110% 120"ó
Nota: el efecto talón también aumenta con un ánodo de ángulo +- Del 30 al 50% (17 pulgadas) -

11.1t~
más agudo (menos de 12°), pero este factor es controlado por el fa-
bricante y no por el radiólogo.

CONSIDERACIONES SOBRE POSICIONES


Para obtener exposiciones óptimas de ciertas regiones anatómicas
con espesores muy variables a lo largo del eje del haz de rayos, es
necesano utilizar correctamente este efecto talón del ánodo, co- 80"!'. 90",;, 1OO"k 105% 11 O"'o
locando la parte más gruesa del cuerpo en el extremo catódi-
co de la mesa radiográfica (los extremos catódico y anódico del Fig. 1-125. Efecto talón del ánodo.
tubo de rayos, por lo general, están indicados en la funda protec-
tora).
El abdomen, la columna vertebral y los huesos largos de las ex-

.
CUADRO 1-9. RESUMEN DE LAS APLICACIONES DEL EFECTO TALÓN
tremidades (p. ej.. el fémur, la tibia o el peroné) representan ejem-
plos comunes de estructuras anatómicas con un espesor o una
densidad variables, que requieren un uso correcto del efecto talón
. '.
DELANOOO

Columna torácica
. •• • • . .. •
del ánodo para obtener una imagen radiográfica óptima.
El cuadro 1-9 presenta un resumen de partes corporales y pro- • AP Cabeza Pies
yecciones en las que puede utilizarse, con el máximo provecho, el Columna lumbar
efecto talón del ánodo. (También se mencionan en las páginas de • Lateral Cabeza Pies
posiciones para cada una de estas proyecciones en el resto del li- Fémur
bro.) En el cuadro, fueron consignadas por el orden de importancia • AP y lateral (fig. 1- 125) Pies Cabeza
sugerido para el uso del efecto talón del ánodo, y los tres primeros Húmero
son los más importantes. • AP y lateral Codo Hombro
Excepción: no siempre es práctico o aun posible aprovechar el Pierna (tibia/peroné)
efecto talón del ánodo (según la condición del paciente o la dispo- • AP y lateral Tobillo Rodilla
sición del equipo de rayos espeófico en una sala). Antebrazo
• AP y late<al Muñeca Codo

• Gratale P, Wight OL D.lughuy L Using !he anode heel ellea for extremrty rad'°8rapl1y,
Rodio/cglC Technology 61(3): l 9S, 1990.
PRINCIPIO S, TERMINOLOGIA Y PROTECCIÓN CONTRA RADIACIONE S CAPÍTULO 1

D. PRINCIPIOS RELACIONADOS CON LA POSICIÓN

Ética profesional y cuidados del paciente Códigos de ética de la ASRT y el ARRT


El radiólogo es un miembro importante del equipo de salud y es • El Técnico Radiólogo debe conducirse en forma profesional,
responsable del examen radiológico del paciente. Esta responsabi- responder a las necesidades del paciente y colaborar con cole-
hdad incluye el cumplimiento de un código de ética. gas y asociados para brindar una atención de calidad.
El Código de ético establece las reglas de conducta acepta- • El Técnico Radiólogo actúa para promover el principal objetivo
bles con respecto al prójimo, definidas para una determinada de la profesión: brindar servicios a la humanidad con total res-
profesión. peto por la dignidad del ser humano.
• El Técnico Radiólogo proporciona cuidados y servicios no res-
Código de ética de la CAMRT tringidos por causas relacionadas con características personales
Esta Asociación reconoce su obligación de identificar y promover ni la naturaleza de la enfermedad, sin discriminación, en cuanto
normas profesionales ejemplares de práctica, conducta y desem- al sexo, la raza, la religión, el credo o el nivel socioeconómico.
peño. El cumplimiento de estas nonnas es responsabilidad perso- • El Técnico Radiólogo practica una disciplina basada en conoci-
nal y profesional de cada uno de sus miembros. Este Código de éti- mientos y conceptos teóricos, utiliz.a equipos y accesorios com-
ca exige que los miembros de la Asociación: patibles con los fines para los cuales fueron concebidos, y em-
• brinden atención con dignidad y respecto hacia todos los indivi- plea procedimientos y técnicas en forma apropiada.
du~s. independientemente de la raza, la nacionalidad, o grupo • El Técnico Radiólogo evalúa situaciones; procede con cuidado,
étn!co, el color, el sexo, la orientación sexual, la religión, la edad, discreción y prudencia; asume la responsabilidad por las deci-
el tipo de enfermedad o el estado mental o físico; siones profesionales adoptadas y actúa de la manera más con-
• ganen la confianza del público mediante una competencia y veniente para el paciente.
una conducta profesionales ejemplares; • El Técnico Radiólogo actúa como un agente observador y co-
• lleven a cabo todos los procedimientos y exámenes según las municador a fin de obtener información pertinente que contri-
normas de seguridad vigentes para radiaciones, donde sean buya al diagnóstico y el tratamiento del paciente y reconoce
aplicables; que la interpretación y el diagnóstico están fuera del alcance de
• ejecuten solo los procedimientos para los que están calificados sus actividades profesionales.
o para los que hayan sido autorizados por autoridades compe- • El Técnico Radiólogo utiliza equipos y accesorios, emplea técni-
tentes, siempre que el miembro haya recibido un entrenamien- cas y procedimientos, presta servicios de acuerdo con normas
to hasta adquirir un nivel de competencia aceptable en estos de práctica aceptadas y cuenta con experiencia para reducir al
procedimientos; mínimo la exposición del paciente, de sí mismo y de otros pro-
• practicar solamente aquellas disciplinas de radiología médica en fesionales de la salud, a las radiaciones.
las cuales está certificado por la Asociación y es competente; • El Técnico Radiólogo practica una conducta ética apropiada a la
• reconocer que, aunque el paciente debe obtener información profesión y protege el derecho del paciente a una tecnología
diagnóstica de su médico, una opinión expresada a otro profe- radiológica de calidad.
sional de la salud con relación a los resultados de un procedi- • El Técnico Radiólogo respeta la confianza depositada en él du-
miento o un examen, puede contribuir al diagnóstico y al trata- rante su práctica profesional, respeta el derecho del paciente a
miento; la privacidad y revela la información confidencial solo cuando
• reconocer y respetar el carácter confidencial de toda informa- se lo requiere la ley para proteger el bienestar del individuo o
ción adquirida durante el contacto con el paciente, salvo cuan- de la comunidad.
do esa información sea requerida por la ley o necesaria para el • El Técnico Radiólogo se esfuerza permanentemente para incre-
tratamiento del paciente; mentar sus conocimientos y aptitudes participando en activida-
• cooperar con otros profesionales de la salud; des de educación continuada y profesionales, compartiendo el
• contri_buir con el arte y la ciencia de la radiotecnología médica y conocimiento con otros colegas e investigando aspectos nue-
part1opar en los asuntos de la Asociación en forma responsable vos e innovadores de la práctica profesional.
y profesional.
Código de la ética adoptado por la American Society of Radiolo-
Junio de 1997 gic Technologists, American Registry of Radiologic Technologists,
según la revisión de agosto de 1997.

Código de ética adoptado por la Canadian Assocíation of Medi-


ca! Radiation Technologists, junio de 1997.
CAPÍTULO PRINCIPIOS, TERMINOLOCIA Y PROTECCIÓN CONTRA RADIACIONES

Protocolo y órdenes para procedimientos (estudiantes o técnicos diplomados) sigan el mismo orden de pa-
radiográficos generales sos y el mismo procedimiento.
El cuadro 1-10 muestra ejemplos de protocolos para procedi-
Cada servicio de radiología debe establecer un protocolo y órdenes
mientos radiográficos con pellcula/pantalla e imagen digital, se-
consensuados para la práctica de todos los procedimientos radiográ-
gún lo establecido y aplicado por un hospital universitario del me-
ficos generales. Esta medida es necesaria para contar con un siste-
diooeste de los Estados Unidos.*
ma operativo eficiente y ordenado, en el cual todos los radiólogos

CUADRO 1- 10.


1. Leer y evaluar la orden. Prestar especial atención a los motivos del 1. Leer y evaluar la orden. Prestar especial atención a los motivos el estudio
estudio para determinar los posibles ajustes de posióones o técnicos. para determinar los posibles ajustes de posiciones o técnicos.
2. Establecer la combinaáón pelírula/pantalla, y el tamano y la cantidad 2. Establecer el tipo, el tamano y la cantidad de placas de imagen (PI) necesa-
de chasis necesarios. rias. Seleccionar el chasis más pequeoo posible. Si las PI no fueron utiliza-
3. Almacenar los chasis necesarios. das en las últimas 48 horas, borrarlas antes de utilizarlas.
4. Preparar la sala de radiologla. 3. Almacenar los chasis necesarios.
5. Identificar correctamente al paciente. (Confirmar leyendo el brazalete 4. Preparar la sala de radiolog!a.
o solicitándole que repita nombres y apellido completos.) 5. Identificar correctamente al paciente. (Confirmar leyendo el brazalete o soli-
6. Vestir correctamente al paciente. citándole que repita nombres y apelfido completos.)
7. Explicar al paciente el procedimiento y lo que se esper;i de él. 6. Vestir correctamente al paciente.
8. Colocar el chasis en el portachasis o sobre la mesa en la oñentación 7. Explicar al paciente el procedimiento y lo que se espera de él.
correcta. 8. Colocar el chasis en el portachasis o sobre la mesa, de manera que el ángu-
9. Ayudar al paciente para que adopte la posición correcta para la pri- lo color púrpura esté orientado en dirección caudal o haáa el lado izquierdo
mera radiografía. y la franja verde esté oñentada en dirección cefálica o hacia el lado derecho
1o. Medir la región anatómica por explorar. del paciente.
11. Utilizar una parrilla antidifusora, si la parte anatómica mide más de 9. Ayudar al paciente para que adopte la posición correcta para la primera ra-
12 cm. diografla. Asegurarse de que la región por explorar esté ubicada en el centro
12. Determinar los valores de mAs y kVp por utilizar e ingresarlos al gene- del chasis. Durante el examen de una extremidad, conservar la proximidad
rador. entre las imágenes y utilizar bandas de plomo para enmascarar las áreas
13. Colocar al paciente en la posición correcta. que no deben ser expuestas.
14. Identificar los lados derecho e izquierdo del paciente con el marcador 10. Medir la región anatómica por explorar.
de plomo apropiado. 1 1. Utilizar una parñlla antidifusora, si la parte anatómica mide más de 12 cm.
15. Rest!ingir los movimientos del paciente, si es necesaño. 12. Determinar los valores de mAs y kVp por utilizar e ingresarlos al generador.
16. Utilizar protectores de plomo para las gónadas en todo paciente me- 13. Colocar al paciente en la posición correcta.
nor de 50 anos. 14. Identificar los lados derecho e izquierdo del paciente con el marcador de
17. Suministrar delantales y guantes de plomo, si es necesaño, al perso- plomo apropiado.
nal que colabora para restringir los movimientos del paciente. 15. Restñngir los movimientos del paciente; si es necesario.
18. Brindar al paciente las instrucciones necesañas sobre la respiración. 16. Utilizar protectores de plomo para las gónadas en todo paciente menor de
19. Realizar la exposición, mientras se vigila al paciente por la ventanilla.. 50 añOs.
20. Repetir los pasos del 8 a 18 para cada proyección radiográfica reque- 17. Suministrar delantales y guantes de plomo, si es necesario, al personal que
rida. colabora para restñngir los movimientos del paciente.
21. No dejar solo al paciente en la sala de radiología, salvo que esté in- 18. Brindar al paáente las instrucciones necesañas sobre la respiración.
movilizado y sostenga una cuerda que accione una sena! de llamada. 19. Realizar la exposición, mientras se vigila al paciente por la ventanilla.
22. Explicarle que revelará e inspeccionará las radiografías obtenidas para 20. Repetir los pasos del 8 a 18 para cada proyección radiográfica requeñda.
confirmar que las imágenes sean óptimas. 21. No dejar solo al paciente en la sala de radiologia, salvo que esté inmOV1liza-
23. Marcar cada chasis eicpuesto con la identificación del paciente. do y sostenga una ruerda Que accione una señal de llamada.
24. Revelar las radiografías en el procesador. 22. Explicarle que revelará e inspeccionar~ las radiograflas obtenidas para confir-
25. Registrar la fecha, la hora, la cantidad de radiograflas, el nombre del mar que las imágenes sean óptimas.
paciente, el número de sala, la técnica utilizada y la información d!ni- 23. Insertar el chasis en la lectora de imágenes con los ángulos de color púrpura
ca del paciente en la orden del médico. hacia adelante y el lado blanco haáa arnba.
26. Evaluar adecuadamente las radiografías. Si no es necesaño repetir 24. Ingresar la información del paciente en el procesador de imágenes.
ninguna, colocarlas en la ranura apropiada o enviarlas con el pacien- 25. Seleccionar el examen y el modo de procesamiento de la imagen.
te, si está indicado. 26. Esperar hasta que la lectora de imágenes indique que la imagen ha sido
27. cargar la tarjeta del paciente con la hora, el número de sala, la canti- procesada y la PI, borrada y luego, retirar la placa de la lectora.
dad de radiografías y las placas desc.artadas, en la terminal computa- 27. Registrar la techa, la hora, la cantidad de radiografías, el nombre del paciente,
nzada aderuada. el número de sala, la técnica utilizada y la información clínica del paciente
28. Ayudar al paciente a pasar de la mesa radiográfica a la silla de ruedas. en la orden del médico.
la camilla o la posición vertical. 28. Evaluar adecuadamente las imágenes. Ajustar la calidad técnica, según nece-
29. Abrir la puerta para el paciente. sidad. Si no se debe repetir ninguna, enviar las imágenes a la estación de
30. Explicar a los pacientes ambulatorios dónde deben dirigirse a conti- lectura y crear una copia cuando sea necesaño.
nuación. Llevar al paciente internado al área de espera adecuada y 29. Cargar la tarjeta del paciente con la hora, el número de sala, la cantidad de
colocar una tarjeta que diga •salir' en el área intermedia. radiograflas y las placas descartadas en la terminal computarizada adecuada
3 1. Ordenar la sala, cambiar las sábanas y limpiar la mesa con alcohol. 30. Ayudar al paciente a pasar de la mesa radiográfica a la silla de ruedas, la ca-
32. Lavarse las manos. milla o la posición vertical.
3 1. Abrir la puerta para el paciente.
32. Explicar a los pacientes ambulatorios dónde deben dirigirse a continuación.
Llevar al paáente internado al área de espera adecuada y colocar una ta~eta
que diga -Salir' en el área intermedia.
33. Ordenar la sala, cambiar las sábanas y limpiar la mesa con alcohol.
34. Lavarse las manos.

• Presentado por Kathy McQuíllen-Martenseo. Unillerslty ol lowa Hospitals and Cllntcs, lowa Gty, lowa.
CAPfTU LO 1 PRINCIPIOS, T ERMINOLOGIA Y PROTECCIÓN CONTRA RADIACIONES

SECUENCIA Y RUTINA PARA EL POSICIONAMIENTO


DEL PACIENTE ( PROTOCOLOS 9- 19)
Con el tiempo y la experiencia, el radiólogo desarrolla una secuen-
cia o rutina para ubicar al paciente que mejor se adapta al equipo
utilizado. Sin embargo, para el estudiante que comienza a apren-
der los pasos y principios de las posiciones, a continuación, se des-
cribe un procedimiento gradual sistematizado y ordenado. Este en-
foque previene el desarrollo de hábitos desaconsejables que pue-
den llevar a un trabajo malo y descuidado.

Paso 1. Posicionamiento general del paciente (Protocolo 9)


Cuando el examen se realiza sobre la mesa radiográfica, el proce-
so de posicionamiento comienza ayudando al paciente a subirse a
la mesa y a adoptar una de las siguientes posiciones: supina, pro-
na, lateral u oblicua (fig. 1-129). Fig. 1-129. Paso l : colocar al paciente en posición (sobre la mesa ra
Debe colocarse el chasis del tamar'\o apropiado en la bandeja- diogrMica).
Bucky en direcciones longitudinal o transversal. o debajo de la re-
gión por explorar para exámenes en la parte superior de la mesa.
Nota: se debe controlar el tubo de rayos X para asegurarse de
que el RC de la luz del colimador está centrado en la línea central de
la mesa, con la mesa colocada en posición central. (Esta inspección
debe realizarse antes de colocar al paciente sobre la mesa radiográ-
fica.) Esto garantiza que el RC y el haz de rayos utilizados para el
centrado de la región por explorar estén alineados correctamente
con el RI en el momento en que el chasis situado en la bandeja-
Bucky se introduce por completo.

Paso 2. Medición del espesor de la parte corporal (Protocolo 10)


Luego se mide el espesor de la parte corporal por explorar y se ajus-
tan los factores de exposición (técnica) correctos en el panel de con- Fig. 1-130. Paso 2: medición de la parte corporal.
trol (protocolo 12). Esto no es necesario si se utiliza el modo CAE.

Paso 3. Posicionamiento de la parte corporal (Protocolo 13)


En la mayoría de las proyecciones, la parte corporal especifica por
explorar se coloca primero en relación con el RC. Esto implica que,
en estas proyecciones, el RC es un e lemento primo rdial en el
proceso de posicionamiento. El paciente es rotado y movilizado,
según sea necesario, para centrar la parte corporal con el RC. En
este ejemplo (fig. 1- 13 1), el paciente y la mesa radiográfica (con
una parte superior flotante) se mueven a fin de alinear la parte cor-
poral especifica (rodilla) con el RC, según lo indicado por el signo
•+" en el campo luminoso.
Paso 4. Centrado del RI
Luego de centrar la región con el RC, debe centrarse el RI con el
RC. El RI puede ser el chasis con película radiográfica convencio-
nal o una placa de imagen digital con sistemas de radiografía com-
putarizados. En los procedimientos con mesa Bucky, este procedi- Fig. 1-131. Paso 3 : posicionamiento de la parte anatómica. Efl
Par-
miento de centrado se lleva a cabo moviendo longitudinalmente el te centrada con el RC (la rodilla es alineada con el RC en una mesa
RI en la bandeja-Bucky para centrar el RI con el centro luminoso radiográfica flotante).
proyectado del RC (fig. 1-132).
icono de RC Efl Este ícono se induye en todas las páginas de po-
siciones del texto para las proyecciones en las que el RC reviste
una importancia fundamental, a fin de recordar al radiólogo que
debe prestar especial atención al RC durante el proceso de posicio-
namiento.
El centrado preciso del RC es particularmente importante en las
radiografías de los miembros superiores e inferiores, en las que
las articulaciones representan las áreas de principal interés, y el RC
debe estar precisamente dirigido a la parte media de la articulación.
Esto también es importante cuando se utiliza el CAE y en los re-
ceptores digitales, en los que el centrado correcto del RC es esen-
cial para obtener imágenes con la exposición adecuada.
Colimación. Luego, se ajustan o se cierran los bordes luminosos
del colimador, para abarcar solo el área anatómica de interés.
Indicadores. Los indicadores D o 1deben colocarse correctamen- fjg. 1-132. Paso 4: posicionamiento de la película radiográfica. ffi
te en el campo de exposición, sin cubrir partes anatómicas esencia- Pelrcula centrada con el RC (el chasis en la bandeja-Bucky es orienta-
les (protocolo 14). do longitudinalmente con relación al RC).
PR I NCIPIOS , TERMINO LOGfA Y PR OTECCIÓ N C O NTRA RA D I AC I O NE S CAPITULO 1

Paso de posiciona miento final. Se debe realizar una inspección Tórax Tórax
final para garantizar la colocación correcta de la protección gonadal PROYKOONES BÁSICAS PROYECCIONES ESPECIALES
(protocolo 16) antes de tomar la placa, y brindar las instrucciones • PAn • Posición supína o semierecta AP 76
·Lateral 72 • Decúbito lateral r
necesarias sobre la respiración (protocolos 18 y 19). • Posición lordótica AP ~'i
• Oblirua anterior 79
Proyecciones esenciales • Oblicua posterior SO

PROYECCIONES DE RUTINA {BÁSICAS)


En este texto se encuentran y describen ciertas proyecciones de ru- Via aérea superior
tina o básicas para cada procedimiento radiográfico llevado a cabo PROYECCIONES BÁSICAS
• Lateral 81
habitualmente en los Estados Unidos y Canadá. Las proyecciones de • AP 82
rutina o básicas se definen como aquellas obtenidas habitualmen-
te en todos los pacientes capaces de cooperar plenamente. Es-
Recuadros de proyecciones básicas y especiales para el examen
to, por supuesto varía según la preferencia del radiólogo y la región
geografica considerada, como lo indican los resultados de una en- del tórax (cap. 2)
cuesta nacional, incluidos en el apéndice de este texto.

PROYECCIONES ESPECIALES {ALTERNATIVAS)


Además de las proyecciones de rutina o básicas, también se inclu-
yen ciertas proyecciones especiales o alternativas para cada examen
o procedimiento descritos en este texto. Se las define como las pro-
yecciones obtenidas con mayor frecuencia para observar mejor
partes anatómicas específicas o ciertas enfermedades, o aque-
llas necesarias para pacientes que no puedan cooperar plena-
mente.
Sobre la base de los resultados de encuestas recientes, el autor
recomienda que todos los estudiantes aprendan todas las proyec-
ciones esenciales enumeradas en este libro y adquieran experien-
cia con ellas. Esta lista comprende todas las proyecciones de rutina
{básicas) y las especiales (alternativas), descritas en cada capítulo.
En la parte superior derecha, se ofrece un ejemplo de estas pro-
yecciones básicas y especiales para el examen del tórax (véase cap.
2). Conocer estas proyecciones garantiza que los estudiantes están
preparados para desempeñarse como radiólogos en cualquier par-
te de los Estados Unidos.

Principios para determinar las rutinas


de posicionamiento Fig. 1-13 3. Cuerpos extraños (fragmentos metálicos en los tejidos
Existen dos principios o reglas generales útiles para recordar y com- blandos del dorso de la mano).
prender por qué ciertas proyecciones mínimas son básicas o de ru-
tina para diversos exámenes radiográficos.

UN MÍNIMO DE DOS PROYECCIONES (EN UN ÁNGULO


DE 90° ENTRE SÍ)
La primera regla general de la radiología diagnóstica sugiere que se
requieren como mínimo dos proyecciones, tomadas a 90" entre
sí, en la mayoría de los procedimientos radiográficos. Las excepcio-
nes son un aparato móvil (portátil) para radiografías AP de tórax,
una radiografía AP de abdomen aislada (denominada RUV [riño-
nes, uréter y vejigaD o una radiografía AP de pelvis, en la cual una
sola proyección brinda suficiente información inicial.
Los tres fundamentos de esta regla general son los siguientes:

t. Superposición de estructuras anatómicas. Ciertos procesos


patológicos (p. ej., algunas fracturas, tumores pequeños) pueden
no obervarse en una sola proyección.

2. Localización de lesiones o cuerpos extraños. Se requiere


un mínimo de dos proyecciones, a 90º entre sí, para establecer la
localización de una lesión o un cuerpo extraño (fig. l-133).
Ejemplo: cuerpos extraños (las densidades blancas son fragmen-
tos metálicos) embebidos en los tejidos de la mano. Nótese que se Fig. 1-134. Para la Fig. 1- 135. Para la ali-
requiere una proyección PA y una lateral para determinar la ubica- alineación de una neación de una fractura.
ción precisa de estos fragmentos metálicos en dos dimensiones. fractura.

3. Determinación de la alineación de fracturas. Todas las frac-


turas requieren, como mínimo, dos proyecciones que formen un
ángulo de 90° entre sí para observar claramente el sitio de la frac-
tura y establecer la alienación de los fragmentos fracturados (figs.
1-134 y 1-135).
CAPÍTULO PRINCIPIOS, TERMINOLOG l A Y PROTECCIÓN CONTRA RADIACIONES

UN MÍNIMO DE TRES PROYECCIONES CUANDO EL ÁREA


DE INTERÉS SEAN LAS ARTICULACIONES
Esta segunda regla general sugiere que todos los procedimientos
radiográficos del esqueleto que incluyan articulaciones requieren,
como mínimo, tres proyecciones en lugar de dos. Estas proyeccio-
nes AP o PA, lateral y oblicua.
El fundamento de esta regla es que se requiere más informa-
ción que la suministrada por dos proyecciones. Por ejemplo, con
las numerosas superficies y los múltiples ángulos que conforman
una articulación, es posible que no se obseNe una pequeña fractu-
ra oblicua u otra anormalidad en el interior del espacio articular en
las imágenes frontal o lateral, pero que pueda apreciarse con preci-
sión en la proyección oblicua.
Ejemplos de estudios que requieren t res proyecciones de rutina
o b~sicas (el área de interés es la articulación):
• Dedos de las manos • Mano • Codo • Pie
• Dedos de los pies • Muñeca • Tobillo • Rodilla
Ejemplos de estudios que requieren dos proyecciones de rutina
o básicas: Fíg. 1-136. Muñeca-requiere tres proyecciones.
• Arileb1aLo • Caderas • Radiografias de los
• Húmero • Tibia-peroné miembros superiores e
(fíbula) inferiores posreducción
• Fémur • Tórax (solo dos proyecciones
para evaluar la alineación,
aun cuando el área de
interés sea la articulación)

TAMAÑOS MÁS FRECUENTES DE RECEPTOR DE IMAGEN


Se dispone de d iversos tamaños de RI en unidades inglesas (tradi-
cionales) y métricas (sistema internacional). El uso de unidades mé-
tricas (SI) en todos los nuevos equipos más nuevos con película-
pantalla-chasis o imagen digital con radiografía computarizada es
cada vez más común en los Estados Unidos, pero los fabricantes
aún proveen placas de imagen digital y películas radiográficas para
los muchos usuarios del sistema en medidas inglesas.
El cuadro l - l l presenta un resumen de los tamaños de RI más
frecuentes disponibles en los Estados Unidos y Canadá.

CUADRO 1-11. TABLA DE TAMAÑOS DE RI DISPONIBLES COMÚNMENTE


SISTEMA MÉTRICO SISTb'.~A TRADICIONAL
(SI) (INGLÉS} USOS

~ 18x .24 cm (7, l x 9,5 pulgadas) Mamografía Fig. 1-137 Fig. 1-138
(20,3 x 25,4 cm) *8 x 10 pulgadas General
*24 x 24 cm (9,5 x 9,5 pulgadas) Fluoroscopia y General
(25,4 x 30,5 cm) *10 x 12 pulgadas Chasis con parrilla Fíg. 1-137 y 1-138. Parte inferior de la pierna-requiere dos proyeccio-
*24 x 30 cm (9,5 x 11 ,8 pulgadas) General y mamografía nes/posiciones.
*18 x 43 cm (7, l x 16,9 pulgadas) Miembros sup. e inf. Nota: estas radiografías corresponden al mismo paciente que las de
( 17,8 x 43,2 cm) 7 x 17 pulgadas Miembros sup. e inf. las figuras 1-134 y 1-135 de la página anterior e ilustran las fracturas
*30 x 35 cm ( 11,8 x 13,8 pulgadas) General
consolidadas con una alíneación correcta.
•35 x 35 cm ( 13,8 x 13,8 pulgadas) General
*35 x 43 cm ( 13,8 x 16,9 pulgadas) General
(35,6 x 43,2 cm) 14 x 17 pulgadas General
(35,6 X 9l,4 cm) *14 x 36 pulgadas Columna vertebral erecta
(35,6 x 129,6 cm) *14 x 51 pulgadas Miembro inferior completo
( 12,7 x 30,5 cm) *5 x 12 pulgadas ] Maxilar inferior CUADRO 1-12. TABLAS DE CONVERSIONES
(22,9 x 30,5 cm) "9 x 12 pulgadas (panorámica)
Placas de imág.enes con radiografía computarizada (RC) Conversiones si.s tema inglés-sistema métrico
18 x 24 cm o 8 x 10 pulgadas General l pulgada= 2.54 cm
24 x 30 cm o 10 x 12 pulgadas General l cm= 0,3937 pulgadas
35 x 35 cm (13,8 x 13,8 pulgadas) General Conversiones DFR
35 x 43 cm (13,8 x 16,9 pulgadas) General 40 pulg¡¡das = l Ol ,60 o 100 cm, 1 metro
Detectores digitales de conversión direct¡i con radiografía digital (RD)
44 pulgadas = l l l ,76 o 110 cm
Máximo - 43 x 49 cm ( 17 x 19 pulgadas) Unidad torácica
Máximo - 41 x 41 cm ( 16 x 16 pulgadas) Unidad tor~cica 48 pulgadas= 121,92 o 120 on
Máximo- 43 x 43 cm (17 x 17 pulgadas) Unidad de mesa de Bucky 72 pulgadas = 182,88 o 180 cm
Máximo - 19 x 23 cm (7.5 x 9 pulgadas) Mamogtaffa
En la práctica, una DFR de 40 pulgadas equivale generalmente a lQO cm (1 metro); una
*Tamaños de películas habitualmente disponibles (en negrita). de 44 pulgadas a l lO cm; una de 48 pulgadas a 120 an; y una de 72 cm, a 180 em.
P R I NCIPIOS, T ER M INOLOC IA Y P R OT E CCIÓ N CON TRA RAD IAC I O N ES CAPITULO 1

Puntos de referencia topográficos relacionados REPAROS ÓSEOS RELACIONADOS CON LA POSICIÓN


con la posición En este hbro, se descnben e ilustran en modelos aertos puntos de
El posicionamiento radiográfico requiere localizar estructuras u órga- reparo óseos, en aquellos capítulos en los que se requiere el post-
nos específicos en el cuerpo humano. muchos de ellos no visibles cionamiento para el examen de órganos o estructuras espedficos.
desde el extenor. Cíertos puntos de referencia que forman parte del Esta es la finalidad de las modelos en bikini incluidas en el li-
esqueleto Oseo y estc1n indicados en la figura 1- 139 pueden ser lo- bro. En los pacientes reales, la mayoría de estos reparos están cu-
cahzados mediante una palpación suave y utilizados para ubicar es- biertos por ropas o batas y debe recurrirse a la palpación para lct-
trucl\Jras u órganos internos. calizarlos.
Palpación: la palpación consiste en aplicar una presión suave Nota: la palpación de algunos de estos puntos de reparo, tales
con los pulpe1os de los dedos directamente 50bre el cuerpo del pa- como la tuberosidad 1squ1át1ca ( 1O) o la slnfisis pubiana (9), pue-
ciente, para localizar estos puntos de reparo anatómicos. Debe rea- de resultar violenta para el paciente y, en estos casos, el radiólo-
tizarse suavemente, porque el área puede ser dolorosa o sensible. go debe recurnr a otros puntos de reparo, descritos en otros capí-
Adffllc\s, siempre se debe informar al paciente del objetivo de tulos.
la palpación antes de realizar la maniobra.

-- 2.
3.

4.

5. S.

6 6.

7 7.
8 . y 9.
10 10.
Fig. 1- 139. Puntos de reparo para el posicionamiento.

CUADRO 1-13. PUNTOS DE REPARO ÓSEOS

' ... '


.... ....... ..
._ . . . .. .
..

l. V~rtebra prominente (dpófiscs espinosa larga de C7) Borde superior del tórax, columnas ceMCal o to- 0-Tl
rckica
2. Escotadura supraesternal (borde supenor o del esternón) Tórax, esternón, clavlcula, columna torckica T2-3
3. Angulo estema! (~rea elevada en la unión entre el manubno y Tórax, esternón T4-5
el cuerpo del e5temón)
4. Apófisis xifoides (parle distal del esternón) Esternón, estómago, vesicula btliar, columna tora- T9- 10
oca, borde superior del abdomen
S. Borde costal inferior (borde 1nfenor lateral de la ca¡a costal) Estómago. vesícula bthar, costJRas
6. Cresta illaca (parte supenor del borde curvo del hueso illaco) Mnad del abdomen, estómago, vesícula biliar,
colon, columna lumbar, sacro
7. Espina illaca anterosuperior (EIAS) (borde antenor pronunaa· Caderas, pelvis, sacro Sl-2
do de la cresta diaca)
8. TrocAnter mayor (protuberancia ósea del extremo proiumal Abdomen. pelvis. caderas Parte distal del cócox ligeramente
del fémur; su localrzaaón requiere la palpación firme durante pordeba¡o
la rotaOón de la pierna y el fémur)
9. Slnfisis pubiana (unión antenor de los huesos pubtanos de la Borde inferior del abdomen, pelvis, cadera, sacro Apro:amadamentt! 2,5 on ( 1 pU-
pelvis) y cóccix gada) debajo del extremo distal
del cócax
10. Tuberosidad isquiática (protuberancia ósea de la pelvis locali- Abdomen en prooaoón, colon, cócrix De 2,5 as cm (de 1 a 2 pulga.
zada en la parle 1nfenor y postenor) das) deba¡o del extremo distal
del cócax
CAPITULO 1 PRINCIPIOS, TE RM INOLOG ÍA Y PROTECCIÓN CONTRA RADIACIONES

Hábito corporal Esténico: son personas ligeramente macizas y, a menudo, más


El posicionamiento radiográfico requiere conocer cabalmente las musculosa? que el individuo promedio. Los órganos del tórax y el
variaciones frecuentes de la forma o la configuración corporales (há- at>?or:i~n tienen una_ configuración y una localización muy similares
bito corporal). Estas variaciones ejercen efectos significativos sobre al mdlVld~o prom~d10, pero existe una tendencia al tipo corporal
la forma y la localización de los órganos internos. Por lo tanto, cada maozo h1perestérnco (véase fig. 1-142).
radiólogo debe aprender a reconocer estos tipos corporales y sus Hiposténico: representa el tipo corporal más delgado, y, a veces,
efectos sobre los órganos internos, como se describe en cada capí- más alto. La vesícula biliar y el estómago se localizan en un nivel
tulo relacionado con el posicionamiento de estas estructuras. más bajo y más cerca de la línea media, y el colon también está
La figura 1-1 40 ilustra los cuatro tipos corporales más frecuentes ubicado en un nivel ligeramente más inferior del abdomen.
y los porcentajes de la población representados por cada uno de Asténico: es el tipo corporal delgado más extremo ( l 00/o de la
ellos. población), ~on un_a cavid~d torácica estrecha y poco profunda, pe-
Hiperesténico: representa solo un 50/o de la población con un ro con una d1mens1ón vertJcal larga que indica un diafragma bajo. La
hábito corporal más voluminoso y macizo. La cavidad torácica es parte al~a del abdomen ~ambién es más estrecha arriba y más an-
ancha y profunda, y su dimensión vertical es corta, lo que indica un cha abajo, lo que determina que la mayoría de los órganos abdomi-
diafragma alto. También determina un abdomen muy ancho, lo que nales estén en la parte baja.
afecta la localización de órganos, tales como la vesícula biliar, el es- Pobladón general y tipos corporales: las fotografías inferiores
tómago y el colon, como se observa en las ilustraciones y se descri- muestran ejemplos de los tipos corporales más comunes en la po-
be en otros capítulos. blación general.

Hiperesténico-5% Esténico-50% Hiposténico-35% Asténico-10%

Fig. 1- 140. lípos de hábitos corporales.

Fig. 1- 141. Hiperesténico/esténico. Fig. 1- 142. Esténico. Fig. t - 143. Hiposténico/asténico.


PRINCIPIOS, TERMINULOGIA Y PROTECCIÓN CONTRA RADIACIONES CAPITULO 1

Observación de imágenes radiográficas


La fomia en que se colocan las imágenes radiográficas de las pro-
yecciones PA y AP para su inspección depende de Ja preferencia
del radiólogo y las prácticas más aceptadas en los distintos paises.
En los Estados Unidos y Canadá, se acostumbra a colocar las placas
de manera que el paciente enfrente al observador, con el pa-
ciente en posición anatómica. Invariablemente la izquierda del
paciente se corresponde con Ja derecha del observador. Esta
afimiaáón es válida para las proyecáones AP o PA.
Las posiciones laterales se marcan con las letras D o 1, en el la-
do del paciente más cercano al RI. La forma en que se colocan las
imágenes radiográficas para su observación varia, según la prefe-
rencia del radiólogo. Un método frecuente consiste en colocar la
imagen radiográfica, de manera que el observador la vea desde
la misma perspectiva que el tubo de rayos. Así, si el marcador 1 se
colocó en la parte anterior del paciente, estará a la derecha del ob- Fig. 1-144. Observación de radiograflas de tórax (la derecha del pa-
servador (fig. 1-148). Sin embargo, algunos radiólogos prefieren ob- ciente siempre corresponde a la izquierda del observador, tanto en la
servar las imágenes laterales con un giro de 90", asl la 1 colocada proyección PA como en la AP).
delante del paciente está a la izquierda del observador. Los radiólo-
gos deben determinar el método de elección para observar las pro-
yecciones laterales en su servicio.
Las proyecciones oblicuas PA o AP se colocan de la misma ma-
nera que las PA o AP, es decir, la derecha del paciente corresponde
a la izquierda del observador.
Las radiografías de tórax y abdomen en decúbito , generalmen-
te, se observan desde la perspectiva del tubo de rayos; es decir, en
dirección transversal con la parte superior del paciente en la parte
superior del negatoscopio (fig. 1-147).
Las imágenes de los miembros superiores e infe riores se ob-
servan en la misma perspectiva que la incidencia del haz de rayos
sobre el RI; los indicadores D o 1 aparecen con e l lado derecho ha-
cia arriba, si han sido correctamente colocados en el RI.
Las imágenes que abarcan los dedos (manos y pies), en general.
se inspeccionan con los dedos hacia arriba. Sin embargo, otras imá- Fig. 1- 145. Radiografía PA de tó- Fig. 1- 146. Radiografía AP de tó-
genes de los miembros se observan en la posición anatómica, con rax (la L (1] está invertida). rax (la L (1] está derecha).
los m iembros hacia abajo (fig. 1-150).

Observación de imágenes de TC o RM
La manera generalmente aceptada para observar las imágenes axia-
les de TC y RM es similar a la utilizada con los radiografías conven-
cionales, aunque estas imágenes representen una "rebanada" del-
gada o un corte transversal de las estructuras anatómicas. En
general, estas imágenes también se colocan de manera que la de-
recha del paciente se corresponda con la izquierda del observa-
dor (fig. l- 149).

Fig. 1 - 147. Radiografía de tórax en Fig. 1- 148. Radiografía lateral


decúbito lateral izquierdo. de tórax.

Fig. 1-149. Imagen axial (transversal) (parte superior del tórax, nivel
de T3); la derecha del paciente corresponde a la izquierda del obser- Fig. 1- 150. Observación de radiografías de los miembros superiores o
vador. inferiores (manos y pies, dedos hacia arriba).
CAPÍTULO 1 PR I NCI PI OS, TE RM INOLO G ÍA Y PROT ECC IÓN C O NT RA RADIACI O NES

E. IMÁGENES DIGITALES

Las imágenes en película/ pantall13 convencionales con el revela- Sistema de información


do químico de la película han evolucionado en los últimos lOO años Adquisíción del pacie.lite HIS/RIS*
de imágenes
desde el descubrimiento de los rayos X, en 1895 y, en el 2000, si- digitales

/ [§
•A
gue siendo la técnica predominante para obtener imágenes en me-
dicina. Archivos
No obstante, los progresos en las aplicaciones informáticas a las digitales
imágenes radiográficas en los últimos 20 o 30 años introdujeron
un formato novedoso y muy diferente, llamado imágenes digitales,
en el que la película no es el RI. Los estudios convencionales con
película/pantalla y el revelado químico probablemente se tornarán
(ij
~
'6
Servidores
/

-----1• 1
!
e Etapa
obsoletos a medida que los diversos tipos de imágenes digitales :Q RED
o diagnóstica
evolucionen. Sin embargo, esto no evitará la necesidad de aprender al Cables
la anatomía y las posiciones radiográficas descritas antes. El radiólo- E
.E
~
go debe conocer estos nuevos sistemas y cómo se adquieren pro- .5
cesan, manipulan, transportan y almacenan las imágenes. En esta
parte del capítulo 1, se presentan y describen estos diversos siste-
mas de imágenes digitales y sus aplicaciones actuales.
La tecnología de imágenes digitales está evolucionando con tal ra-
g. Etapa
de revisión
clínica
pidez que aún no se logró normalizar una terminología o una no- Modalidades
menclatura estándar para los distintos tipos de estudio. No obstan-
te, existen algunos términos que describen los distintos tipos de Etapa de Telerradiología
sistemas de obtención y procesado de imágenes digitales y son posprocesamiento
aceptados por la mayoría de las autoridades, como los siguientes: Fig. 1- 151. Una RED PACS completa que comprende adquisición, co-
municación, reporte y archivado digitales. *HIS, Sistema de informa-
Sistemas de archivo y comunicación de imágenes ción hospitalario; RIS, Sistema de información radiológico. (Adaptación
(Pidure Archiving and Communication Systems) del diagrama de Philips Medícal Systems.)
Los avances en la informática y la tecnología de redes impulsaron
a los servicios de radiología a cambiar el método de obtener y ar-
chivar películas (almacenamiento de documentos) a obtener y
archivar en formatos digitales.
Esto significa que, en lugar de contar con placas radiográficas físi-
cas para revelar, manipular, observar y almacenar, se cuenta con
imágenes digitales procesadas en una computadora, observadas en
un monitor y almacenadas electrónicamente.
Se creó una RED computarizada, llamada PACS, para manejar
este tipo de imágenes digitales. PACS es un acrónimo formado por
las iniciales de los siguientes vocablos (en inglés):
Picture (imagen): la(s) imagen(es) digital(es)
Archiving (archivo): almacenamiento "electrónico" de las imágenes
Communication (comunicación): transmisión (recuperación/
envío) y visualización de las imágenes.
System (sistema) : RED computarizada especializada que mane-
ja todo el sistema.
PACS es una combinación compleja de equipos y programas in-
formáticos que conecta todas las modalidades que requieren
imágenes digitales (medicina nuclear, ecografía, TC, resonancia mag-
nética, angiografía, mamografía y radiografía), como lo ilustra la figu-
ra 1-151.

Tomografía computarizada
La TC fue desarrollada a fines de lq década de 1970 y principios de Fig. 1- 152. Tomografía computarizada (TC). (Gentileza de Philips
la década de 1980 y fue una de las primeras técnicas en utiliz.ar la Medica! Systems.)
aplicación especial de computadoras e imágenes digitales en la ra-
diografía. En la TC, el tubo de rayos se mueve alrededor del pacien-
te durante el examen, obteniendo múltiples exposiciones desde dis-
tintos ángulos con un haz de rayos X muy colimado. Los cortes gen de la hogaza completa, mientras que las delgadas representan
transversales en formato digital son, luego, procesados por compu- imágenes transversales de TC (barridos) que pueden ser separados
tadora para mostrar un "corte" de tejido (imagen barrida), sin su- y observados individualmente.
perposición de estructuras suprayacentes. Este proceso puede com- Para ciertas aplicaciones, la TC es uno de los sistemas de obten-
pararse a una hogaza de pan cortada en numerosas rebanadas ción de imágenes más valiosos y más utilizados en la actualidad.
delgadas. Un tubo de rayos y un RI convencionales tomarán la ima- (La TC se describe con detalles en el cap. 22.)
PR I NCIPIOS, TE RMINOLOGIA Y PROTECCIÓN CONTRA RADIACIONES CAPÍTULO 1

Fluoroscopia digital (FD)


Otra apl .'Clón de imágenes digitales en el terreno de la radíografía,
llamada fluoroscopia digital, se desarrolló aproximadamente en la
misma epoca que la de la TC es decir, en las décadas de 1970 y
1980. Consiste en la proyección de una imagen radíográfica por un
tubo de rayos X (por lo general ubicado debajo de la mesa) sobre
el lado que reobe los impulsos del mtensificador de imagen (fig. 1-
153). La imagen VtSible (análoga) del lado que sale el intensificador
es registrada por una videocámara de alta resoluóón y convertida en
formato d1g1tal (véase el dibu¡o supenor de la fig. 1-154).
Las imágenes íluoroscópicas digitales en vivo se observan en un
monitor durante el procedimiento y después de él. Estas imágenes
d1g1tales pueden ser manipuladas y ajustadas del modo deseado y,
pueden ser también observadas en otros sitios, tanto durante el
examen como después de él. Asimismo, impresas en una pelicula
con una impresora láser y archivadas en formato digital.
Nueva tecnologla: en el momento de redactar este capítulo, se
estaba desarrollando una nueva aplicación de la FO, denominada Fig. H 53. Fluoroscopia digital (FO). (Gentileza de Philips Medica!
captura directa/ detector digital de conversión. En este sistema, Systems.)
el detector digital reemplaza al mtens1ficador de imagen, la videocá-
mara y el sistema de conversión d1g1tal, para convertir la imagen vi-
sible (análoga) en una imagen digital (compárense tos dibujos de
ambos Sl'>temas de FO en la íig. 1-154).
Este nuevo sistema detector digrtal de conversión directa me1ora-
SISlema
ría la calidad de la imagen al reduor el ruido y la distorsión asocia- de FO
dos con la cadena de conversión más larga del sistema de FO oñ- ongonal
g1nal. (Para mayores detalles y e¡emplos sobre este nuevo sistema Tubo PacHlnte lntensificador Sist. óptico camata
de rayos X de NTligeneS (analógico) de Video
\léase página 5 1 ) . Conversión en
Convierte una imagen analógica en una imagen cfig1tal imagen dog•lal
Radiografía computarizada (placas de imágenes)
casi simultáneamente con el desarrollo de la TC y la FO en las
décadas de 1970 y 1980, se mtrodu10 una nueva modalidad de
imágenes d1g1tales, llamada radiografía computarizada (RC). Tubo de rayos X
los componentes dave de la RC son las placas de imágenes
{PI) la lectora o procesadora de PI y la estación de control Detector de alfM!rsión ~ecta
("workstation"). Fig. 1- 154. Comparación de sistemas de FD. (Adaptado de ilustracio-
Placas de imágenes: como puede observarse en la figura 1-155, nes de G.E. Medical Systems.)
el sistema de RC utiliza el tubo de rayos X diagnóstico y la mesa ra-
diográfica convencionales, pero la película radiográfica/chasis con-
vencionales en la bande¡a-Bucky son reemplazados por el chasis
de PI. Esta PI registra una imagen invisible (latente) en forma com-
parable al registro de una imagen latente en la película radiográfica
ruando inciden en ella los rayos X que atravesaron al paciente.
Sin embargo, la PI puede ser utilizada repetidamente, no es ne-
cesano que sea hermética e, 1nduso, puede ser abierta durante un
breve lapso sin que la imagen latente se pierda, dado que no con-
tiene una película sensible a la luz ni pantallas intensificadoras. Los
chasis de PI se comeráahzan en tama~os estándar como se men-
ciona en el cuadro 1-10.
la informaaón del paaente puede ser colocada sobre la imagen
de RC en forma electrónica utilizando un lector de código de barras
o por 1ngrt!SO manual con el teclado en la lectora/estación de con-
trol; en consecuenaa, no se observa el tipo de plomo habitual con
el nombfe en las placas convenoonales.

Fig. 1-155. Rad1ograffa computarizada (RC).


CAPITULO 1 P RI NCIPIO S, TERMI NOLOGIA Y PR OTECCIÓN CON T RA RAD I ACIONES

Lectora de PI: una vez expuesta, la PI puede colocarse en la ra-


nura de la lectora de imágenes. En el interior de la lectora, la PI es
automáticamente extraída del chasis y la imagen registrada es leída
por el escáner láser. A medida que el rayo láser barre la imagen, el
sensor forforescente de la PI libera electrones que emiten una can-
tidad de luz equivalente a la energía almacenada por ellos. Esta
energía es convertida en formato digital para su manipulación, inten-
sificaáón, obseNaaón e impresión, si así se lo desea. Luego, la PI es
borrada en el intenor de la lectora, cargada nuevamente en el cha-
sis y expulsada lista para ser utilizada en otro examen. Todo este
proceso dura aproximadamente 20 segundos.
Estaáón de control de la computadora: la estación de control
comprende una lectora de código de barras (opcional), un mo-
nitor para visualizar la imagen y un teclado con un ·mouse" para
seleccionar el contraste, el bóllo y la intensificación de bordes desea-
dos. Luego, las imágenes son archivadas (almacenadas digitalmen-
te) o impresas con una impresora láser en una película de emul-
sión sensible a la luz láser.
Transmisión de imágenes (telerradiofogía): después de los
ajustes necesarios, la imagen puede ser transmitida a otros monito-
res de alta resolución para que sea obseNada e interpretada por el Fig. 1- 156. Lectora de placa procesador de imagen y control compu-
médico o radiólogo de derivación. También pueden ser transmitidas tarizado (Gentileza de Philips Medica! Systems.)
por línea telefónica o satélite a sitios alejados, en donde pueden
ser obseNadas o impresas en una película.

Determinación de los fadores de exposición


con los sistemas de RC
Las técnicas de exposición con RC son similares a las de exposición
con las radiografias convencionales, pero la computadora de la es-
tación de control de la RC posee la capacidad de compensar la ex-
posición, según necesidad, utilizando algoritmos predeterminados.
Este proceso tiene lugar una vez que la imagen haya sido leída por
la lectora de imágenes. Los fabricantes emplean diferentes términos
y programas para este sistema de control del procesamiento de
imágenes, pero todos pueden compensar el brillo (densidad) y el
contraste de la exposición, según necesidad. Asimismo, permiten
Bloqueador de plomo
ajustar el !amarlo de la imagen o las funciones de aproximación
(zoom) e intensificación de bordes.
Una de las principales ventajas de la RC sobre los sistemas con-
vencionales es precisamente esta capacidad de compensar la expo-
sición, que permite una sobreexposición del 500% y una subex- Fig. 1- 157. Los bloqueadores de plomo sobre el chas1S y la colima-
posición del 80% cuando no se utiliza la función de control ción cercana son factores importantes con el uso de chasis de PI.
automático de exposición CAE y los parámetros de exposición se fi-
jan en forma manual* Esta ventaja significativa de los sistemas de
RC reduce mucho o elimina las repeticiones de los estudios, por
errores de exposición. Esto es especialmente importante cuando se el sistema puede compensar excesivamente la exposición basán-
emplean equipos portátiles y en pacientes con traumatismos o en dose en la lectura de la densidad en el sitio que el sistema interpre-
camilla. ta como el centro correcto (semejante a los sistemas de CAE).
No obstante, los factores de exposición estándar con valores En la RC. también es importante una colimación precisa y cer-
apropiados de kVp deben seguir usándose con la RC, porque la so- cana del haz de rayos X con el área anatómica por explorar, pues la
breexposición intencional se asocia con un aumento de la expo- lectora de PI está programada para concentrar los perímetros del
sición del paciente a las radiaciones y la subexposición excesiva procesamiento dentro de los bordes de colimación totales. En con-
genera un aumento del ruido de imagen y menor calidad de la secuencia, si los bordes de colimación están demasiado espacia-
imagen. dos, la lectora de PI promediará en las áreas oscuras externas den-
Advertencia: cuando no se utilicen sistemas de CAE, la sobreex- tro del campo de colimación, lo que resultará en una exposición
posición intencional, al conocer que el sistema compensará hasta el global demasiado oscura. Por lo tanto, es necesana una colimación
500%, es un riesgo real con el sistema de RC y debe ser monito- precisa y cercana a los bordes anatómicos para que la calidad de la
reada y controlada rigurosamente. imagen sea óptima y la lectora no promedie información innecesa-
ria durante el proceso de compensación de la imagen.
Consideraciones sobre posicionamiento Es necesario colocar un bloque de plomo sobre el chasis de la
para RC-Placas de imágenes placa de RC cuando se toman múltiples imágenes, aun cuando
se utilice una colimación precisa. Esta recomendación se debe a la
El centrado correcto es particularmente importante en la RC. ya hipersensibilidad de los sensores fosforescentes de la PI. Así aun
que la mayoría de los sistemas de compensación de exposición de pequeñas cantidades de radiación dispersa desde partes corporales
los equipos de RC induyen una técnica de muestreo del centro. adyacentes pueden llegar a las zonas no protegidas del chasis, aun-
Por lo tanto, si la parte del cuerpo no está correctamente centrada, que se utilice una colimación correcta del haz de rayos.
Las parrillas también son especialmente importantes, debido a la
hipersensibilidad del sensor fosforescente de la PI a la radiación dis-
' lnfoonaóón sobre RC de Fuji"'. persa.
P RINCI PIOS. TER M INOLOGIA Y PROTECCIÓN CONTRA RADIACIONES CAPÍTULO 1

Radiografía digital directa


Un descubnm1ento reaente en el terreno de las imágenes digitales
es un método de conversión directa, en el cual un detector digi-
tal captura y convierte la imagen a un formato digital. Este detector
digital. a veces denominado receptor en panel plano, reemplaza el
chasis de la PI y la lectora de imágenes utilizados en la RC o el cha-
sis de película radiogrMica y el revelado químico de la radiografía
convencional.
El CAE permite una expos1aón precisa al igual que otros siste-
mas de CAE. A pesar de ello, el operador puede efectuar algunas
correcciones posexposición en caso de exposiciones subóptimas,
lo que reduce la necesidad de repetir algunos estudios por errores
de exposición. La obseNación instantánea de la imagen también
permite que el radiólogo evalúe posibles errores de posicionamien-
to y repita inmediatamente el estudio. si es necesario.
Este sistema evita la manipulación de chasis, lo que ahorra un
tiempo considerable al operador. Este sistema de imagen directa a
d1g1tal es similar al nuevo sistema de FO descrito en la página 49, fi-
gura 1-154. Fig. 1-158. Sistema para RD del tórax. (Gentileza de Philips Medica!
Sistema de observació n del tórax con RO: este tipo de sistema Systems.)
de imágenes fue utilizado, por primera vez, a pnncipios de la déca-
da de 1990 para obtener imágenes del tórax en una cantidad im-
portante de pacientes sin necesidad de manipular ni revelar chasis
y películas radiográficas. Este sistema de RD para el tórax se utiliza
cada vez más en los servicios de radiología grandes con gran canti-
dad de pacientes. Este sistema también permite establecer un vín-
culo directo con el PACS.
Los tamaños de los detectores para las unidades toráocas varían,
según el fabncante, entre 41 x 4 1 cm ( 16 x 16 pulgadas) y 43 x
49 on ( 17 x 19 pulgadas).
Mesa Bucky digital: un avance más reciente en el campo de
las imágenes d1g1tales directas es el sistema de mesa Bucky digi-
tal Reemplaza la bande¡a-Bucky con chasis por un detector de pla-
ca plana digital de tipo Bucky. Este detector funciona en íorma
s1m1lar a la unidad de RD para el tórax, descrita antes. Uno de los ta-
maños de este detector digital Bucky es de 43 x 43 cm ( 17 x 17
pulgadas). Como lo ilustra la figura 1-159, la parrilla puede retirarse
para el examen de partes corporales pequeñas.
Mamografía digital: la mamografía digital aún se encuentra en
rase de investigación; algunos sistemas de mamografía digital utili-
zan el sistema de PI de la RC. descrito anteriormente. Un nuevo sis-
tema de mamograíía digital promisorio es el sistema de RO, que
utiliza el detector digital de conversión directa (fig. l-160).
Una ventaja es la alta calidad de imagen dentro de un amplio
espectro de intensidad de radiación X, lo que reduce la dosis para Fig. 1- 159. Tabla y bandeja-Bucky para radiograHa digital (Parrilla retJ·
el paciente:- Esto reviste especial importancia en la mamografía. La rada para una proyecoón PA de la mano. (Gentileza de Philips Medi-
función de posprocesamiento permiten manipular la imagen, a fin ca! Systems.)
de aumentar la observación de microcalcificaciones finas y otros de-
talles, sin necesidad de repetir la exposición.

Consideraciones sobre la posición para la RD


Las consideraaones importantes sobre la posición con este sistema
de RO con detector digital de captura directa son similares a las de
RC:
• Centrado preoso del RC
• Colimación precisa
• Uso correcto de las parrillas

• lnlmducDon to digi1al uoy 1mog1ng, G.E. Medica\ Sys1ems. 1998.

Fig. 1-160. Unidad de mamografía por RD. (Gentileza de GE Medica!


Systems.)
CA P I TUL O 1 PRINCIPIOS, T ERMINOLOGIA Y PROTECCI Ó N CONTRA RAD I ACION ES

CUADRO 1- 14. RESUMEN DE VENTAJAS Y DESVENTAJAS DEL fl\CS CUADRO 1- 15. RESUMEN DE VENTAJAS Y DESVENTAJAS DE LA R.C

Las ventajas son: Ventajas


• Eliminaóón del archivo de datos tradloonal en d'isquetes (menos ef10ente) • Puede utilizarse con el equipo de radiologla eXJstente (los chaSIS de PI
• Eiminación de raá10graflas mal ordenadas o detenoradas reemplazan a la combinación pellcula-chas1s)
• Facilidad para buscar y rewperar 1mégenes • Permite manipular y corregir las imégenes después de la expoSIOÓn
• Transferencia rápida de imégenes entre el hosp¡tal y las unidades de (reduce la necesidad de repetición. sobre todo, en los e~menes
tratamiento móviles y de emergencia)
• Obsefvac:ión simultanea de 1mégenes en diversos StttOs • Ofrece las ventajas de la telerradiologfa y el PACS
• Facilidad para la ínterconsulta con especialistas en sitios remotos
(telenadiologia) Desventajas
• Reducción de los efectos negativos del revelado qulmico sobre la salud y • Riesgo de exposioón excesiva para el paoente con las técrncas manuales
el ambiente • Ganancia de eficiencia limitada (aún es necesano manipular chasis)
• Vida útJl limttada de las placas de 1mégenes (repo51aones onerosas)
l.as desventajas son:
• Costos significativos para implementar y coordinar la trans1ó6n al PACS

CUADRO 1- 16. RESUMEN DE VENTAJAS Y DESVENTAJAS DE LA RQ


ventajas
• Mayor efioenoa (no hay man1pulaoón de chasis m revelado químico
de la pellcula)
• Reduce los efectoS negatNOS sobre la salud (menor uso de agentes
qulmtCOS y películas radiografic.as)
• Reduce la expo51oón del paciente, pues hay menos repeticiones
• Ofrece las ventaias de la telerradiologla y el PACS
Desvenbljas
• Aumento s1gmficalMl del costo del equipo

..
CUADRO 1- 17. RESUMEN DE LOS SISTEMAS DE IMAGENES DIGITALES Y NOMENCLATURA
.. .
Ninguno Telerradiologla Sistema de transmlSIÓn de i~ digitales para enviar imégenes radiograficas a si-
nos aieiacfos. por teléfono, satélite o cable. con fines de obseJvaa6n o interconsulta
PACS

RIS

HIS
Sistema de informacíón radiológica
("Radiology informahOn system")
Sistema de informacíón hospitalaria
l
Sistema de comunicación de archivado de imégenes
("Picture archivmg communication system}
Red computanzada de equipos y programas informéticos que conecta todas las moda-
hdades de observaoón de 1~ para interpretar imégenes digitales méd1C.ilS
Dtstlntos SIStemas de equipos y programas tnforméticos de información del paciente
que pueden integrarse en una red PACS total
Con¡unto de nocmas unltZadas por los fabricantes para garantizar que sus equipos
("Hospital information system") pueden comunicarse con otros sistemas dentro del PACS
DICOM Comunicaciones por imégenes digitales en med10na lmégenes radiográfic.as observadas como cortes delgados ("rebanadas") de 1mégenes
("Digital imag1ng communications in med10ne") tomogr~hc.as que representan construcoones asistidas por computadora de 1mége-
nes d!g1tales, para ser manipuladas, observadas y archivadas
TC Tomografia computanzada Sistema de ex.amen ftuoroscóplco en el cual las 1rragenes radiográficas visibles (analó-
gicas) son convertidas a un formato digital rnedlilnte una computadora, para ser
procesadas, manipuladas, observadas y archivadas
FO Fluoroseepia d"tgrtal Sistema de ex.amen radiológico general que registra imégenes en chaSIS con placas de
• Sistema antiguo: convierte la imagen visible (analógica) 1mégeoes, que luego, son escaneadas y convertidas en imégenes digitales meálélnte
en una imagen digital una leaora de imégenes. Estas imégenes pueden ser procesadas y manipuladas pa-
• Sistema més moderno: conversión digital directa ra observarlas y archivarlas
RC Radiografia computanzada-placas de imégenes (PI) Sistema de receptor digital de conversión directa de tipo "panel planoº que reobe la
RO Radiografia digital directa-captura directa/receptores de imagen radiográfica y la convierte duectamente a un formato digital para su manipu-
conversión lación, observación y archivado
P RI N CI PI O S, TE RMINOLOGfA Y PR O TE CCIÓN CONTRA RADIACIONES CAPiTULO t

F. PROTECCIÓN CONTRA LAS RADIACIONES


Con Richard Geise

Corno profesionales responsables de sus actos, los radiólogos tie- CUADRO 1- 18. TABLA DE CONVERSIÓN·UNIDADES TRADICIONALES A
nen la importante responsabilidad de proteger a los pacientes, a UNIDADES SI
sus colegas, y protegerse a sí mismos de la radiación excesiva. De- PARA CONVERTIR DE A
ben conocer cabalmente las medidas de protección contra las radia- (UNIDADES TRADICIONALES) {UNIDADES SI) MULTIPLICAR POR
ciones, pero este tópico excede los alcances de este texto sobre Roentgen ( R) C/ kg 2,58 X IQ-4 (0,000258)
anatomía y posiciones. No obstante, los principios básicos y la apli-
(Culombio/kg de aire)
cación de las prácticas para la protección contra las radiaciones, que
se describen a continuación, deben ser una parte esencial de cual- Rad (dosis de Gray (Gy) 10 2 (0,01)
radiaóón absorbida) ( 1 rad = 0,01 Gy)
quier curso sobre posiciones radiográficas, pues es responsabilidad
del radiólogo garantizar siempre la menor dosis posible de radia- Rem (radiaóón equi- Seivert (SV) 10 1 (0,01 )
áón para el paciente y para si m ismo. valente hombre) ( 1 rem = 0,01 Sv)
Nota: En este libro, las dosis para el paciente se expresan en mrads
Unidades de radiación (1 mrad = 10 ' o 0,01 mGy; 1 mGy = 100 mrad)
UNIDADES DE EXPOSICIÓN Los limites de dosis se expresan en rem (Seivert, Sv)
A LAS RADIACIONES-ROENTGEN (R) ( 1 rem = O,Ol Sv o 10 mSv; l mSv = 0, 1 rem)
Roentgen es una medida de exposición a la radiación en la at-
mósfera, determinada por la cantidad de ionización en una unidad
de aire dada.
CUADRO 1- 19. PREFIJOS DEL SI Y CONVERSIONES

UNIDADES DE DOSIS DE RADIACIONES-RAD Y REM EXPRESIÓN FACTOR DE


PREFUO SIMBOLO EXPONENOAL MULTIPUCAOÓN
Rad y rem son unidades de dosis (ionización en los tejidos, también
gígc;i G 10• 1.000.000.000
descrita como energía absorbida por los tejidos). En la radiología
mega M 10~ 1.000.000
diagnóstica, basada en energía de rayos X, estas tres unidades pue-
kilo k 10; l .000
den ser consideradas equivalentes ( 1 R= l rad = l rem). Las uni-
hecto h 101 100
dades rad se utilizan principalmente para las dosis paciente, y las
deca da 101 10
rem, para protección contra las radiaciones; por ejemplo, para
UNIDAD BÁSICA ¡•
consignar las dosis recibidas por el operador mediante dosfmétros
deci d 10- 1 0,1
("film badges•).
centi e 10-2 0,01
Unidades tradidonoles frente a unidades SI: el sistema SI (sis-
mílli m 10-• 0,001
tema internacional, generalmente conocido como sistema métrico)
micro µ. io- 5 0,000001
es el patrón nacional para medir unidades de radiación desde 1958.
nano n 10- 9 0,000000001
No obstante, como los EE. UU. Es lento para adoptar el sistema mé-
trico, aún se siguen utilizando unidades de medida convencionales
para las radiaciones, tales como roentgen, rad y rem. Los cuadros
CUADRO 1· 20. RESUMEN DE RECOMENDACIONES PARA LIMITAR LAS
1-18 y 1-19 presentan tablas de conversión y prefijos para facilitar
DOSIS
la conversión de unidades tradicionales en unidades SI y para con-
vertir unidades dentro del propio SI. Exposición laboral: (dosis efectiva (DE] corporal total)
Anual = 5 rem (SO mSv)
Protección del radiólogo Acumulaóón de por vida= 1 rem (10 mSv) x años de edad
En enero de 1994, la Nuclear Regulatory Commission (NRC) modi- Población general:
ficó algunas de las normas sobre la dosis máxima permisible. En la Anual =O, l rem {l mSv) para exposióón frecuente
actualidad, la denominación correcta de las dosis máxima permisi- = 0,5 rem ( 5 mSv) para exposióón infrecuente
ble es recomendaciones para limitar la dosis. Menores de 18 años: igual que la dosis para la poblaóón general con
Umite de dosis anuo/: la recomendación para limitar la dosis exposición infrecuente (no debe utilizarse en casos de exposióón fre-
para operadores con exposición laboral es de 5 rem {50 mSv) de cuente o laboral)
dosís efectiva (DE) corporal total por año. Esta dosis de 5 rem o Radiólogas embara.z adas: (requiere un segundo dosimetro debajo del
50 mSv, a veces, también se llama límite de dosis efectiva anual delantal de plomo)
para la exposición laboral de todo el cuerpo. 0,05 rem (0,5 mSv) durante rualquier mes
La DE para el público general es de O, 1 rem ( 1 mSv) por año, rem (5 mSv) durante la gestaóón

para una exposición continua o frOOJente y de 0,5 rem (5 mSv) por


año para una exposición infrecuente.* Se debe controlar la exposición de cada operador. Si existe el riesgo
Limite de dosis acumulativa: el límite de DE acumulativa de de recibir O, 1 rem (1 mSv) o más por año, el área debe ser supervi-
porvida para un operador con exposición laboral es de 1 rem {10 sada por un funcionario calificado de protección contra las radiaciones.
mSv) por año de vida. Por ejemplo, un radiólogo de SO años tie- Menores: los menores de 18 años de edad no deben desem-
ne una dosis acumulativa máxima permitida de SO rem (500 mSv). peñar tareas asociadas con exposición laboral. El límite de DE para
Sin embargo, debido al pequeño riesgo de efectos a largo plazo de los menores es el mismo que para la población general, O, 1 rem
los niveles bajos de radiación, los radiólogos deben limitar la expo- ( 1 mSv) por año.
sición a la mínima cantidad posible e induso menor que los 5 Radiólogos embarazados: las operadoras embarazadas deben
rem (SO mSv) por año. adoptar todas las precauciones posibles para que la exposición del
embrión o el feto sea la menor posible. La dosis equivalente máxi-
ma recomendada para el feto es de 0,05 rem {0,5 mSv) durante
• Separ~ta 116 del NCPR, LlfTlllS of exposure to KXlizing raef1<1110n, Nat1onaf Council of cualquier período de l mes y 0,5 rem (s mSv) durante el perío-
Radiologic Protection and Measurements. 1993. do de gestación.
CAPITULO 1 PRINCIPIOS, TERMINOLOGIA Y PR OTECCIÓN CONTRA RADIACIONES

Además, deben utilizar un segundo doslmetro u otro dispositivo


de monitoreo en la región abdominal debajo del delantal de plo-
mo. Estos dispositivos deben estar marcados con daridad para po-
der distinguir entre el utilizado debajo del delantal de plomo en la
región del abdomen y el utilizado en el área del cuello.
Monitoreo del personal: todo el personal con riesgo de recibir
más de una cuarta parte de la dosis máxima permisible debe utili-
zar dosímetros o dispositivos TLD (dosimetría termolumírnca). De-
ben colocarse a la altura de la cintura o el tórax, salvo en la fluoros-
copia, en donde se colocan en el área del cuello por fuera del
delantal de plomo. Los dosímetros, los más utilizados, deben ser
reemplazados y leídos una vez por mes; los TLD, al menos, cada 3
meses.
Principios ALARA Fig. 1-161. Radiólogo con un dosímetro.
Un principio de protección, llamado ALARA (siglas en inglés de "tan
reducido como sea razonablemente posible ("As Low As Reaso-
nably Achievable") va un paso más allá en la protección del traba-
jador que el nivel de DE. Este principio es importante y debería ser
respetado por todos los radiólogos. A continuación, se enumeran
cuatro maneras importantes de lograrlo:
l. Utilizar siempre un dosímetro u otro dispositivo de monito-
reo. Aunque el dosímetro no reduce la exposición de la persona
que lo utiliza, los registros precisos a largo plazo derivados de su
lectura son importantes para establecer prácticas de protección.
2. Siempre que sea posible, deben utilizarse dispositivos de restric-
ción o bandas de retención, y solo como último recurso, se debe
permitir el ingreso de otra persona para contener al paciente, y es-
ta persona nunca debe formar parte del personal de radiología Si
es necesario sostener al paciente deberá recurrirse a cualquier per-
sona que no sea un operador expuesto. Esta persona nunca de-
be pararse en el trayecto del haz de rayos primario o útil e, invaria-
blemente, debe utilizar delantal y guantes protectores.
3. Recurrir sistemáticamente a la colimación precisa, la filtración Fíg. 1- 162. Unidad de fluoroscopia digital móvil con brazo e (Genti-
del rayo primario, técnicas de kVp óptimas, y pantallas y pe- leza de Philips Medical Systems.)
lículas de alta velocidad y limitar al mínimo la repetición de
los estudios. La exposición del radiólogo deriva principalmente
de la dispersión de las radiaciones desde el paciente y otras fuen- importancia biológica. A medida que las radiaciones atraviesan el
tes. Por lo tanto, reducir la exposición del paciente también signi- cuerpo mientras se dirigen hacia el RI, su intensidad disminuye va-
fica disminuir la exposición del radiólogo. rios cientos de veces. Las dosis promedio para órganos específicos
4. Cumplir la regla cardinal de tres componentes de la protec- son útiles a fin de estimar la probabilidad de que estos órganos de-
ción contra las radiaciones, el tiempo, la distancia y la protec- sarrollen un cáncer por radiaciones.
ción. El radiólogo debe reducir al mínimo el tiempo que perma-
nece en un campo de exposición, ubicarse lo más lejos posible Dosis efectiva. La DE, a veces designada simplemente con la le-
de la fuente y utilizar protectores de plomo mientras está en tra E, considerar la dosis administrada a todos los órganos y su ries-
un campo de exposición. go relativo y los factores ponderados de que estos órganos desarro-
Esta recomendación es importante en la radiografia móvil y de llen un cáncer (o, en el caso de las gónadas, el riesgo de daño
pacientes con traumatismos, sobre todo cuando, se utilizan unida- genético). La DE es la cantidad que puede utilizarse para comparar
des de fD móviles con brazo C (fig. 1-162). Estas unidades se la radiación promedio a todo el cuerpo en un procedimiento ra-
usan para cirugía ortopédica y del árbol biliar, localización de cuer- diológico con la dosis recibida como consecuencia de la radia-
pos extraños, inserción de marcapasos y procedimientos vascula- ción ambiental natural.
res intervencionistas. Cuando se utilizan unidades fluoroscópicas El cuadro l-21 detalla la ECE, las dosis para órganos específi-
móviles, tales como las unidades con brazo e, es importante la pro- cos y la DE para un paciente de tamaño promedio, evaluado con di-
tección contra las radiaciones dispersas, debido al riesgo de incre- versas proyecciones radiográficas habituales.
mentar la dosis de exposición para el paciente y el operador, como Este cuadro muestra los efectos de utilizar distintos valores de
se describe en detalle, en el capitulo 19, en el comentario sobre la kVp y compara las dosis empleadas en las proyecciones AP y PA
radiografía del trauma y móvil También ilustra el efecto de la protección gonadal y los valores to-
tales de DE para hombres y mujeres.
Asimismo, revela que, para hombres, la DE máxima para estas
Dosis para el paciente proyecciones ilustrativas es # l O, la llamada proyección AP de la
PROCEDIMIENTOS DIAGNÓSTICOS GENERALES cadera no protegida (DE = 84 mrem). Esto se debe, sobre todo,
Exposición cutánea en el sitio de entrada (ECE). En un exa- a la elevada dosis testicular, que puede reducirse significativamen-
men radiogrático, es posible admírnstrar vanas ·dosis· diferentes al te con la protección gonadal (la DE se reduce a 14).
paciente. La magnitud citada con mayor frecuencia corresponde a la Para las mujeres, la DE máxima es #4; es decir, la proyección AP
exposición de la piel en el sitio donde las radiaciones inciden inicial- de la columna torácica en una radiografía de 35 x 43 cm, sin
mente en el cuerpo, conocido generalmente como exposición cu- protección de las mamas (DE = 63). Esto se debe principalmen-
tánea en el sitio de entrada (ECE). Esta exposición es aproxima- te a la elevada dosis mamana, que puede reducirse con la protec-
damente la dosis cutánea. La dosis cutánea tiene el máximo valor ción de las mamas o la colimación a un tamaño de placa de 18 x
numérico de todas las dosis, pero en la radiografía, tiene la mlrnma 43 cm (la DE se reduce a 35).
PRINCIPIOS, TERMINOLOGIA Y PROTECCIÓN CONTRA RADIACIONES CAPITULO t

CUADRO 1· 21. GRÁFICO DE DOSIS PARA EL PACIENTE

1.AP AP de tórax (DFR = 180 an 120 2 12 o o 4 7 10 2 5


llS. o 72 pulgadas)
PA PA de tórax (DFR = 180 an 120 2 12 o o 2 7 2 2
o 72 pulgadas)
2.AP AP de cráneo (24 x 30 an 80 25 302 o o 92 4 3 5
llS. o 10 "' 12 pulgadas)
PA PA de cráneo (24 x 30 an 80 25 302 o o 8 10 o o 3 3
o 10 x 12 pulgadas)
3.AP Esoíagograífa AP 110 6 142 o o 48 9 66 124 15 54
llS.
PA Esofagograffa PA 110 6 142 o o 9 16 69 10 16 20
4. 14 )( 17 AP de columna torácica 75 20 209 o o 23 8 72 158 15 6.3.
llS.
7 )( 17 AP de columna torácica 80 20 241 o o 26 5 34 94 6 35
5. 7x 17 AP de columna lumbar 80 40 483 2 74 o 10 16 4 10 29
llS.
14 )( 17 AP de columna lumbar 75 40 418 2 92 o 17 33 8 17 42
llS.
14 x 17 con AP de columna lumbar 75 40 4 18 • 92 o 17 33 8 17 42
protección
6. AP AP gastroduodenal 110 15 356 o 26 2 21 99 13 26 37
vs.
PA PA gastroduodenal 110 15 356 o 14 2 43 90 9 28 34
llS.
lateral Lateral gastroduodenal 110 30 1.100 1 18 5 33 147 20 42 53
7.80kVp AP de abdomen 80 22 266 6 68 o 13 4 10 26
\IS
70 kVp AP de abdomen 70 41 365 6 80 o 13 4 13 31
vs.
70 kVp con AP de abdomen 70 41 365 2 • 80 o 13 4 11 31
protección
8. AP AP con enema de bario 110 10 237 8 89 o 22 6 12 32
vs.
PA PA con enema de bano 110 10 237 5 78 o 51 5 15 34
vs.
PA con PA con enema de bario 110 10 237 • 78 o 51 5 14 34
protección
9. AP AP de pelvis 80 40 483 45 100 o 23 o 26 39
vs.
APcon APde pelvis 80 40 483 6 • 100 o 23 o 16 39
protección
10. AP AP de cadera (una placa de 80 40 483 322 59 o 9 o o 18
vs. 24x30ano1ox 12")
APcon AP de cadera (una placa de) 80 40 483 42 • 14 • o 9 o o 14 7
protección 24 X30ano 1ox 12")

f!IOIAS: DA! • 100 an (40 pulgadas), WoiO otra mdlCilOOn. Tamaño de la pelicula = 3S" 43 an ( 14 " 17 pulgadas), salllo otra indicación VeÍociclad de la pellcula-pantalla • 400
"Con protecoón· se reliele a la colocaoOn de JXOlecoón gonadal en hombres o muieres: 6protecoón gonadal masculina; Wprotecoón gonadal femenina. Espesor corporal del
pláente - 20 an en proyeooones N' o PA y 34 an en proyecoón lateral La dosis efectiva (DE) puede c.omparaise coo la dosis ambiental anual promedio en los EE.UU. de 300
rmm las estrnaoones de dosis para los 6fganos se basan en tablas pubficadas en el Hondbook o/ RadlOOOn Doses in Nudeor Medicine and Díagnosbc X-<ay, JG Kenol<es y M Rost!ns·
leln Boca Rotoo. 1980. CRC ~ Los doStS momonas y DE fueron CDlculodas por los ouiores.

PROCEDIMIENTOS FLUOROSCÓPICOS CUADRO 1· 22. HOJA DE DOSIS PARA FLUOROSCOPIA


8 cuadro 1·22 presenta las exposiciones típicas de los pacientes du-
Dosis típica para el trad o GI superior
rante diversos procedimientos gastrointestinales (GI) fluoroscópicos; Global Máxima en un solo sitio
induye las ECE aproximadas durante la fluoroscopia y las radiografías 17 radiograffas focalizadas, sin exposición 5 radiograflas focahzadas de
focalizadas, pero no comprende las dosis de las radiograffas panorá- panorámica 400 mR cada una
micas, que pueden determinarse a partir del cuadro 1·21. Los proce- 5 minutos de fluoroscopia l ,5 minutos de fluoroscop1a
con 3 R/minuto
dimientos íluoroscópicos, por lo general, se asocian con dosis muy
Exposición cutánea máxima total (SEE): 6,5 R (6.500 mR)
superiores para el paciente a las de exámenes diagnósticos con-
vencionales con el tubo para radiografías panor.tlmicas, debido a la Enema baritado con doble contraste, tipica
necesidad de atravesar el bario o el medio de contraste yodado y al Global Máxima en un solo sitio
tiempo requerido para manipular esta sustancia en el paciente. Afor- 11 rad1ograflas focahzadas, sin exposición
3 radiografías focaltzadas de
panorámica 233 mR cada una
tunadamente, el volumen de tejido expuesto durante la fluoroscopia 7 minutos de fluoroscopia 1,5 minutos de fluoroscopia
y las radiografías focalizadas es relativamente escaso. con 4 R/minuto
El empleo del modo de magnificación en la fluoroscopia, en ge- Exposición cutánea máxima total (SEE): 6,7 R (6.700 mR)
neral, aumenta la dosis, pero reduce el volumen de tejido expues-
CAPITULO 1 PRINC I PIOS, TERMINOLOGIA Y PROTE CCIÓN CONTRA RADIACIONES

to. Puede recurrirse a la fluoroscopia de pulso para reducir la dosis CUADRO 1-23. NIVELES
en relación proporcional con la cantidad de pulsos utilizados por se- DE EXPOSICIÓN
gundo. La dosis para las radiografías focalízadas también puede dis- ZONA mR/hora mR/min.
minuir utilizando cámaras "photospot" o FD como se describe en el # -- \

capítulo 14 sobre el tracto GI superior. A. > 400 > 6,7


,. ...' '- ' ' \
1
\

B. 400 6,7
Protección del operador durante la fluoroscopia
PATRONES DE EXPOSICIÓN Y PROTECCIÓN

200

3,3
e,o 1
E f
DEL OPERADOR c. 200 3,3
Durante la fluoroscopia de rutina del tracto GI, el personal está ex-
... ... '
,
~
,,I
I

I
100 1,7
puesto a las radiaciones dispersadas desde el paciente y otros ob- ' ..,, I
D. 100 1,7
jetos irradiados. La exposición a esta radiación dispersa disminuye
significativamente, a medida que el operador se aleja del paciente
... ... '

50 0,8 o 1 2 3 4
y de la mesa radiográfica. Este fenómeno está ejemplificado en la fi- Escala en pies
E. 50 0,8
gura 1-163, que muestra los campos estimados de exposición a las
radiaciones dispersas directamente, al lado de la torre intensifica-
... ... Fig. 1- 163. Patrones de exposición de
25 0,4
dora sin el dispositivo de protección colocado. fluoroscopia sin los protectores coloca-
F. < 25 < 0,4 dos en el intensificador.
El intensificador de imágenes, los protectores de plomo, el protec-
tor "Bucky-slot", la mesa radiográfica, el soporte para los pies del pa-
aente e, incluso, el raálálogo contnbuyen a la protección del técnico.
El protector Bucky--slot es importante, ya que estrecha el espa-
cio de s a 8 cm (2 o 3 pulgadas) que se forma debajo de la parte
superior de la mesa, cuando la bandeja Bucky es deslizada com-
pletamente hasta el final de la mesa. Nótese que el área "F" situa-
da detrás del radiólogo y alejada del paciente y la mesa (fig. 1- 164)
es la región con la menor tasa de exposición (inferior a 25 mR por
hora).
Cuando el intensrficador de imágenes es descendido lo más cer-
ca posible del paaente, se elimina una gran parte de las radiaciones
dispersas que se dirigen hacia los ojos y el cuello del operador. Las
dimensiones vertical y lateral del campo de exposición se mueven
significativamente, a medida que disminuye la distancia entre el pa-
ciente y el intensificador.

PRÁCTICAS PARA LA PROTECCIÓN DEL OPERADOR


Aun cuando se utilice la protección adecuada y la torre intensificado-
ra esté lo más cerca posible del paciente, la fluoroscopia de rutina se
Escala en pies
asocia con un cierto grado de radiación dispersa (fig. 1- 164 ).
La dispersión es máxima en la región inmediata al paciente pró- Fig. 1-164. Patrones de exposición de fluoroscopia con los protecto-
xima a la mesa, a ambos lados del técnico radiólogo, quien coloca res colocados y con el intensrficador de imagen cerca del paciente.
los dispositivos protectores de piorno entre su cuerpo y el pacien-
te. En consecuenoa, el radiólogo y el resto del personal en la sala
pueden reducir la exposición alejándose de la mesa radiográfica
para evitar el campo de mayor concentración de radiación.
Todo el personal que participa de un procedimiento fluoroscópi-
co debe utilizar delantales de plomo como medida de protec-
ción. Un delantal de plomo de 0,5 mm de espesor reduce 1O ve-
ces o más la radiación dispersa hacia la mayor parte del cuerpo. Por
lo general, es suficiente para disminuir el riesgo hasta un nivel acep-
table, muy por debajo de los niveles máximos permitidos. En gene-
ral, por detrás de un delantal de plomo, las dosis son inferiores a 1O
mrem por mes (no detectable por los doslmetros) en las salas de
radiología con un escaso caudal de pacientes y casi nunca superan
los 20 mrern por mes en un radiólogo dedicado exdusivamente a
la fluoroscopia GI. Con estos niveles, puede no ser necesario trans-
ferir a una técnica radióloga embarazada para evitar la exposición fe-
tal excesiva durante los estudios fluoroscópicos. No obstante el tras-
lado debe considerarse en cada caso individual, de acuerdo con lo Fig. 1- 165. Protección tiroo:lea Fig. 1- 166. Delantal con exten-
establecido por el principio ALARA con delantal y adosam1ento cer- siones ceMcales levantadas.
Se recomienda cautela si se utilizan delantales "livianos" o con vical completo. (Gentileza de (Gentileza de Shielding lntema-
aperturas muy amplias alrededor de las axilas y el cuello. Estas pren- Nuclear Assoc, Carie, N.Y.) tional, lnc., Madras, Ore.)
das permiten una mayor exposición de los órganos sensibles a las
radiaciones, tales como el tiroides, los pulmones e incluso, las ma-
mas a ciertos ángulos. El uso de protección tiroidea es compatible con el principio
Muchos delantales antiguos no cuentan con un protector especí- ALARA. pero la reducción global de la DE y del nesgo proporciona-
fico para el tiroides. Estos protectores pueden consistir en escudos da por estos protectores es escasa. Asimismo, la protección adicio-
de tipo collar que pueden agregarse al delantal de escote amplio nal confenda por guantes y anteojos de plomo, en general, no es
(fig. 1-165) o, pueden ser delantales más modernos, con una ex- necesaria durante un estudio fluoroscópico GI de rutina, si se respe-
tensión ceNical incorporada para proteger el tiroides (fig. 1- 166). tan las prácticas recomendadas.
PRINCIPIOS, TER MINOLOGÍ A Y PROTECC I ÓN CONTRA RADIACIONES CAPITULO 1

límites de exposición durante la fluoroscopía. Debido al ries-


go de administrar dosis más altas al paciente y al operador duran-
te la fluoroscopia, las normas federales establecen límites de expo-
sición de unidades de fluoroscopia intensificadas en 10 R/min, en
los EE.UU. Sin embargo, con la mayoría de los equipos modernos,
la tasa de exposición promedio oscila entre 3 y 4 R/ min.

Protección del paciente


los radiólogos suscriben a un código de ética que incluye la res-
ponsabilidad de controlar y limitar la exposición a las radiaciones
en todos los pacientes. tsta es una responsabilidad importante y
requiere comprender y aplicar uniformemente cada una de las 7
formas siguientes para reducir la exposición del paciente:
1. Mínima cantidad de radiografías repetidas
2. Filtración correcta
3. Colimación precisa Fig. 1-167. Las instrucciones ciaras y precisas contribuyen a aliviar la
4. Protecaón de áreas específicas (Gónadas y mamas) ansiedad del paciente y evitar repeticiones innecesarias.
5. Protección de las embarazadas
6. Uso de combinaciones de película/pantalla de alta velocidad
(no se aplica para imágenes digitales)
7. Mínima eJ<posíción del paciente seleccionando proyecciones y
factores de exposición con la menor dosis para el paciente. Al- Rayos X
de baja --.--i
gunos ejemplos son: energía
• Técnicas con kVp más alto y mAs más bajo (cap. 7, pelvis AP)
• Proyecciones PA en lugar de AP para reducir la dosis de ra-
diaciones en la región torácica anterior superior (tiroides o
área del cuello y mamas femeninas) (cap. 9, genes de la es-
coliosis de columna).
Nota: en la determinación de la DE no se considera la dosis re-
cibida por los ojos. La formaaón de catarata requiere dosis ma-
yores que las que se utilizan normalmente en radiología diag-
nóstica.

l. MÍNIMA CANTIDAD DE RADIOGRAFÍAS REPETIDAS


La primera manera básica e importante para prevenir radiaciones Rayos Xde~I- ~
S S ~~ ~~ ~~
taener91a (
innecesarias consiste en evitar la repetición innecesaria de las ra-
diografías. Una de las principales razones de las radiografías repe-
Fig. 1- 168. La filtración elimina los rayos de baja energía (que no son
tidas es la mala comunicación entre el radiólogo y el paciente. Las
instrucciones poco ciaras y mal interpretadas sobre la respiración útiles) del haz de rayos absorbiéndolos y permitiendo el pasaje de los
son causas frecuentes de movimientos que obligan a repetir los es- rayos de mayor energía.
tudios.
Sí el procedimiento no es explicado con claridad, el paciente pue-
de experimentar más ansiedad y nerviosismo por temor a lo desco-
nocido. Este estrés generado por la incertidumbre y el miel.lo, d me-
nudo, agrava la confusión mental del paciente e interfiere con su de rayos, lo que determina un aumento de la energía efectiva o pe-
capacidad de cooperar plenamente. Para evitar estos inconvenien- netración de los rayos X.
tes, el radiólogo debe tomarse el tiempo necesario, aun cuando su La filtración se puede describir de dos maneras. En primer lugar,
agenda esté sobrecargada, para explicar detalladamente las ins- la filtración inherente o incorporada a las estructuras que compo-
trucciones y el procedimiento en general con términos simples nen el tubo de rayos propiamente dicho. En la mayoría de los tubos,
que el paciente pueda comprender. es aproximadamente a un equivalente aluminio (Al) de 0,5 mm.
Es importante advertir al paciente sobre posibles movimientos o En segundo lugar, y más importante para el radiólogo, la filtración
ruidos extraños provocados por el equipo durante la exposición. Asi- agregada, que es la cantidad de filtración agregada entre el tubo de
mismo, se debe informar sobre cualquier sensación de ardor u otros rayos y el colimador, y en el interior del colimador propiamente dicho.
posibles efectos asociados con inyecciones durante la exposición. La filtración total mínima (inherente mas agregada) es de un
Otras causas comunes de repetición de las radiografías son los equivalente Al 2,5 mm para el equipo que genere 70 kVp o más.
defectos del posicionamiento del paciente o la selección de El aluminio (Al) es el metal más utilizado en filtros, en radiología
factores de exposición incorrectos, y deben ser evitados. diagnóstica, y el molibdeno (Mo), a menudo, se emplea enlama-
Colocar al paciente en la posición correcta, requiere conocer y mografía. La cantidad de filtración agregada requerida establecida
comprender cabalmente la anatomía, ya que esto permitirá que el ra- por leyes federales depende del rango de kVp operativo del equipo.
diólogo observe el tamaño, la forma y la localización de las estructu- Los fabricantes de equipos de rayos X deben cumplir estas normas.
ras por explorar. Por este motivo, en todos los capítulos de este libro,
se combina la anatomía con la ubicación del paciente (posición). Evaluación periódica de la filtración. La filtración de los equi-
pos radiológicos debe ser evaluada una vez por año y después de
2. FILTRACIÓN CORRECTA cualquier procedimiento de mantenimiento o reparación de impor-
La filtración del haz de rayos X primario reduce la exposición del pa- tancia, tal como el reemplazo del tubo o el colimador. Esta tarea de-
ciente al absorber la mayor parte de los rayos X de baja energía be ser realizada por personal calificado (p. ej., un experto en física
ínutilizables" que, sobre todo, exponen la piel y los tejidos superfi- médica). La responsabilidad del radiólogo consiste en garantizar que
ciales. El efecto neto de la filtración es el "endurecimiento" del haz se controle el material del filtro de cada tubo y que esté colocado.
CAPÍTULO 1 PRINCI PI OS. T ERM IN O LOGIA Y PR OT ECCIÓN CONTRA RADIAC I ON ES

3. COLIMACIÓN PRECISA
La colimación precisa es una forma esencial de reducir la exposición
del paciente, limitando el tamaño y la configuración del haz de
rayos, solo a la región anatómica de interés clínico o la región
que debe observarse en el RL En este libro, se hace hincapié en
una colimación adecuada y precisa.
En los equipos radK>gráficos diagnósticos generales, habitualmen-
te, se utiliza el colimador ajustable. El campo luminoso define el
campo de rayos X en equipos calibrados con precisión y puede uti-
lizarse eficazmente para determinar la superficie tisular por irradiar.
Las normas de seguridad exigen que los colimadores tengan una
precisión dentro del 2% de la DFR.
Una colimación precisa requiere considerar el concepto de diver-
gencia de los rayos X. Asf el tamaño del campo luminoso en la su-
perficie cutánea del paciente, aparecerá más pequeño que el ta-
mat'lo real del área anatómica colimada. Esto es más evidente en las
radiografías laterales de la columna torácica o lumbar (fig. 1- 169),
en las que existe una distancia considerable entre la superficie cu-
tánea y el RI en la bandeja Bucky. En estos casos, el campo lumi- Fig. 1- 169. Colimación cercana en los cuatro lados. (El campo de co·
noso, cuando está colimado correctamente con relación a la región limación puede parecer demasiado pequeño, debido a la divergencia
anatómica de interés, parecerá mucho más pequeño, a menos que de los rayos X.)
se considere la divergencia del haz de rayos X.

Colimación y dosis tisular. La colimación precisa y próxima al


área de interés reduce significativamente la dosis de radiación tisu-
-- - --
lar, a medida que se aleja de los bordes del campo de radiación
colimado. Por ejemplo, a una distancia de 3 cm del límite del cam- ~ 11
po de exposición, la dosis de radiación será aproximadamente el
10% de la recibida en el campo de radiación. A una distancia de 12

... .
,, t

cm, la dosis será solo de aproximadamente l O/o de la dosis dentro


--
-·- -
del campo~

Limitación automática del rayo positivo (PBL). Todos los equi-


pos radiográficos generales fabricados entre 1974 y 1993 en los Es-
tados Unidos y Canadá debían contar con colimadores con modalidad ..
PBL (positive beam limitation) que permiten la colimación automáti-
ca del haz de rayos útil en relación con el tamaño de la película radio-
gráfica. (Este requenmiento se tomó opcional a partir del 3 de mayo
de 1993, debido a una modificación de las normas de la FDA) El
dispositivo PBL consta de sensores en el portachasis de la película
que, cuando son activados colocando el chasis en el portachasis (ban-
deja-Bucky), envían automáticamente una señal al colimador para
a1ustar el haz de rayos X con el tamaño de la película o el RI. Fig. 1- 170. Colimación automática (dispositivo PBL).
El dispositivo PBL puede ser desactivado con una llave, pero so-
lo debe hacerse en situaciones especiales en las que se requiere
una mayor colimación con control manual. El equipo posee una luz calidad de la imagen, debido al efecto de "empañamiento" de la
ro1a que se enciende automáticamente para señalar que el modo radiación dispersa. (Esto ocurre especialmente en regiones de gran
PBL está desactivado, y las normas vigentes exigen no retirar la lla- volumen tisular, tales como el abdomen o el tórax.)
ve, mientras este modo esté desactivado (fig. 1-170).
Tres razones para la colimación cuadrilateral. Además de 1)
Colimación manual. Aun en los casos de colimación automática reduar la exposición del paciente y 2) mejorar la calidad de la 1ma·
(con dispositivo PBL), el operador también puede reducir manual- gen, un tercer motivo para esta regla general de, al menos, oerta co-
mente más el tamat'lo del campo de colimación. Esto es necesario limación V1Sible en los ruatro lados representa un sistema de segu-
cuando el RI es más grande que la región por explorar. También se ridad que garantiza una colimación máxima. Si no hay borde de
requiere una colimación manual precisa en las radiografias de los colimación visible en uno o más lados de las radiografías obtenidas
miembros supenores e inferiores obtenidas en la mesa radiográfica, en la mesa radiográfica, sin colimación automática, entonces no
sin activación del dispositivo PBL En las páginas de posiciones de es- existen evidencias de que el haz de rayos pnmario haya tenido al-
te libro, se proporcionan pautas generales de colimación a fin de op- gún tipo de restricción.
timizar la protección del paciente mediante una colimación precisa. Un beneficio agregado de la colimación cuadrilateral es la posibi-
Esta práctica de colimación precisa limitada solo a la región de in- lidad de evaluar la radiografía final para verificar la localización co-
terés reduce la exposición del paciente de dos maneras distintas. rrecta del RC. Como se mencionó antes en este capítulo, para ello
En primer lugar, disminuye el volumen de tejido directamente debe trazarse una X grande desde los cuatro ángulos del campo de
irradiado. En segundo término, reduce radiación dispersa acom- colimación y el centro señala el RC.
pañante. Esta radiación dispersa por falta de colimación precisa u Regla de colimación: una regla general respetada en todo este
otros dispositivos de protección no solo aumenta innecesariamen- libro indica que la colimación debe limitar el campo de exposic.ión
te la exposición del paciente, sino que también genera una menor exclusivamente a la región de interés y que los bordes de coli-
mación deben ser visibles en los cuatro lados del RI, s1 el RI es
• Kenakes JG. Rosenstein M . HaidJooJc ol Ro6ol1011 Doses in Nudea Medlane ond lo suficientemente grande para permitirlo sin "cortar" partes anató-
Olognoslic x Roy. Boca Raton, 1980. CRC Press. micas esenciales.
PR I NCIPIO S. T E RMI NOLOGÍA Y PROT ECC IÓN CONTRA RADIACIONE S CAPiTU LO 1

4. PROTECCIÓN DE ÁREAS ESPECIFICAS


La protección de áreas específicas es necesaria cuando hay tejidos
u órganos radiosensibles, como la glándula tiroides, las gónadas o
las mamas, en el trayecto o cerca del haz de rayos útil. Algunos

ejemplos son las protecciones de las mamas y las gónadas, que
pueden aplicarse sobre las mamas femeninas o sobre las gónadas
masculinas o femeninas, durante exámenes, como una seriada pa-
ra escoliosis de la columna vertebral.
La protección más frecuente e importante es la gonadal, para
proteger a los órganos reproductores de la irradiación cuando están
en la trayectoria o cerca del haz de rayos útil. Los dos tipos genera- Fíg. 1- 171 . Protector de sombra con un brazo flexible. (Gentileza de
les de protectores de áreas especificas son los protectores de som- Nudear Associates, Carie, N.Y.)
bra y los protectores de contacto.
Protectores de sombra. Como su nombre lo implica, los protec- Colimador
tores de sombra, que están conectados a la cabeza del tubo o al co-
limador, son dispositivos colocados entre el tubo de rayos y el pa- / "'
ciente, y proyectan una sombra sobre las áreas específicas por
proteger. La figura 1-17 1 muestra un tipo de protector de sombra,
en el cual el dispositivo está unido a un brazo flexible que puede ser
ajustado para proyectar una sombra desde la luz del colimador so-
bre las gónadas u otras regiones que se desee proteger.
La figura 1-172 muestra otro tipo de protector más común y mo-
derno en el que los protectores de gónadas y mamas individuales
se acoplan mediante imanes directamente a la parte inferior del co-
limador. También pueden combinarse con filtros compensadores
de plomo transparente para obtener una exposición más uniforme
en partes corporales que no poseen un espesor o una densidad
Fig. 1- 172. Protectores de sombra colo-
uniformes, como en las radiografías por una escoliosis de la colum- cados debajo del colimador (fijados con
na torácica o lumbar (fig. 1-173 ). imanes). (Gentileza de Nuclear Associa-
Protectores de contacto gonadales. Los protectores de contac- tes, Carie, N.Y.)
to planos para las gónadas se utilizan con mayor frecuencia en la
posición en decúbito. Pueden utilizarse protectores de plomo recu-
biertos con vinilo de mayor tamaño, equivalente a 0,5 mm de plo-
mo, colocados sobre la región gonadal en general, para absorber
las radiaciones dispersas o por escape (fig. 1-174). Estos protec-
tores generalmente se fabrican con los mismos materiales vinílicos
impregnados en plomo utilizados en los delantales de plomo.
Los protectores de contacto gonadales, que absorben del 950/o al
99% de los rayos primarios en el rango de 50 a 100 kVp, requieren
un equivalente de plomo mínimo de l mm cuando se los co-
Fig. 1-173. Proyección AP
loca en el campo de radiaciones primario. Algunos ejemplos son
de la columna vertebral en
los protectores de plomo recubiertos de vinilo, de varias configura-
un paciente con escoliosis,
ciones para colocarlos directamente sobre los órganos reproducto- Fig. 1- 174. Protector de plomo recu- con filtro de compensación
res (figs. 1-175 y 1-176). bierto con vinilo sobre lu pelvis para y protección de mamas y
Hombres. Los protectores gonadales para los hombres deben co-
una proyección lateral de los segmen- gónadas. (Gentileza de Nu-
locarse en un área distal a la sínfisis del pubis, cubriendo la región tos medio y distal del fémur. clear Associates, Carie, N.Y.)
de los testículos y el escroto (fig. 1- 175). El borde superior del pro-
tector debe coincidir con el nivel de la sínfisis pubiana. En adoles-
centes o niños, deben utilizarse protectores más pequeños. Estos
dispositivos son más estrechos en la parte superior y más anchos en
la parte inferior para proteger mejor los testículos y el escroto, sin
enmascarar las estructuras de la pelvis y la cadera.
Mujeres. La colocación de protectores gonadales en las mujeres
para cubrir el área de los ovarios, las trompas de Falopio y el útero
es un poco más difícil de determinar. Como regla general, en las
mujeres adultas se recomienda proteger una superficie de l 1 a 13
cm (4 1/ 2 a 5 pulgadas) por encima de la sínfisis pubiana y de 8 a
9 on (de 3 a 3 1h pulgadas) a ambos lados de la línea media de Fig. 1- 175. Proyección AP de la Fig. 1- 176. Proyección AP de la
la pelvis. El borde inferior del protector debe estar colocado en la pelvis. Protector de contacto plano cadera derecha. Protector de
sínfisis del pubis o inmediatamente por encima de ella, y el borde (equivalente a l mm de piorno). contacto plano (equivalente a
superior debe estar inmediatamente por encima de una línea que 1 mm de plomo).
une a ambas espinas ilíacas anterosuperiores (fig. 1-176). Protector gonadal masculino
Existen protectores ováricos de diversas configuraciones, pero de-
ben ser más anchos en la parte superior para proteger la región
ovárica y más estrechos hacia la parte inferior para no enmascarar
las estructuras de la pelvis o la cadera. En los niños, el área por pro-
teger es proporcionalmente menor. Por ejemplo, una niña de 1 año
OQ
Configuraciones posibles Configu raciones posibles
CAPITULO 1 PRINCIPIOS, TERMINOLOGI A Y PROT ECCI Ó N CON T R A RAD IACIONES

de edad requiere un protector de solo 6 a 7 cm de ancho (2 1/i a


3 pulgadas) y 5 cm (2 pulgadas) de largo, colocado directamente
SI USTED ESTÁ EMBARAZADA, POR FAVOR.
por encima de la sínfisis pubiana~ INFÓRMESELO AL RADIÓLOGO
Los protectores gonadales colocados en forma correcta, reducen
del so al 900/o la dosis de radiaciones, si las gónadas están en el IF YOU ARE PREGNANT
campo del rayo primario.
PLEASE TELL THE TECHNOLOGIST
Reglas para la protección de áreas específicas. El uso sistemá-
tico y correcto de la protección de áreas especificas representa un Fig. 1-177. Cártel de advertencia (modificado del SL Joseph's Hospi-
desafío para el radiólogo, debido al tiempo y los materiales adicio- tal, Phoenix, Ariz).
nales que requiere. No obstante, la importancia de proteger los ór-
ganos radiosensibles y las gónadas de niños y adultos en edad fér-
til contra radiaciones innecesarias debería ser motivación suficiente
para cumplir sistemáticamente las siguientes tres reglas de la protec-
ción gonadal:
1. Debe aplicarse para todos los pacientes en edad potencial-
mente fértil. Una norma frecuente en los servicios de radiolo-
gía es incluir la protección de áreas específicas para todos los
niños y los adultos en edad tértil. (Muchos servicios de radiolo-
gía establecen una norma recomendable. Proteger las gónadas
en todos los pacientes, cuando sea posible.)
2. Debe aplicarse cuando las áreas radiosensibles estén en el
trayecto del rayo primario o cerca de él (5 cm o 2 pulga-
das), salvo que la protección enmascare áreas esenciales
para el diagnóstico.
3. La protección de áreas específicas debe acompañarse de una
colimacíón precisa del haz de rayos y una posición correcta
del paciente. la protección de áreas específicas es importante,
pero siempre debe ser una medida de protección secundaria,
y no un sustiMo de la colimación precisa.

S. PROTECCIÓN DE LAS EMBARAZADAS


El embarazo y el posible embarazo, requieren consideración espe-
cial en mujeres en edad fértil, pues existen evidencias de que el Fig. 1-178. Afiche de advertencia.
embrión es particularmente sensible a las radiaciones. Esta adver-
tencia es especialmente crucial durante los 2 primeros meses del
embarazo, cuando el feto es más sensible a las radiaciones y la ma- • Columna lumbar • Pelvis
dre, por lo general, no sabe que está embarazada. • Sacro y cóccix • Extremo proximal del fémur y cadera
En el pasado, se utilizaba la regla de los 10 días o regla UPM • Urografía intravenosa • TC
(último período menstrual), establecida por la ICRP (lnternational {UIV)
Commission on Radiation Protection), para proteger un embarazo • Procedimientos fluoroscópicos (abdominales)
potencial en una fase temprana. Esta regla establecía que todos los
exámenes radiológicos de la pelvis y la parte inferior del abdomen 6. USO DE COMBINACIONES DE TC -PELÍCULA/PANTALLA
debían ser programados dentro de los primeros 1O días después DE ALTA VELOCIDAD {NO SE APLICA PARA IMÁGENES
del comienzo de la menstruación, porque, durante este período, no DIGITALES}
existía riesgo de que se hubiese producido la concepción. En fecha La sexta práctica de protección consiste en el uso de combinaciones
más reciente y como lo indican varias publicaciones de la ICRP y el de película/pantalla de alta velocidad, que disminuyen significativa-
American College of Radiology, esta regla comenzó a ser abandona- mente la dosis recibida por el paciente. En todas las combinaciones
da, debido al riesgo de diferir procedimientos radiológicos esencia- película/pantalla, más del 99% de la imagen radiográfica es conse-
les. Diversos estudios demostraron que si los estudios con rayos X, cuencia de la luz emitida por las pantallas intensificadoras y menos
están clínicamente indicados, deben realizarse, incluso durante es- del 1% es generada por los rayos primarios propiamente dichos.
te periodo. Las excepciones son los estudios del área pelviana con En consecuencia, la velocidad de las pantallas intensificadoras afec-
dosis elevadas de radiación o los procedimientos fluoroscópicos ta sustancialmente la exposición a los rayos X necesaria para gene-
que pueden diferirse algunas semanas, sin riesgo para la paciente. rar radiografías.
De todos modos, es importante colocar afiches o carteles (figs. 1- Ciertas pantallas de alta velocidad utilizadas en la actualidad, fa-
177 y 1-178) en las salas de rayos y en las salas de espera paro re- bricadas con tierras raras poseen una velocidad 4 o más veces su-
cordar a la paciente que debe informar al personal de radiología so- perior que la de las pantallas de 100 velocidades más empleadas.
bre un embarazo confirmado o posible. Por lo tanto, la exposición del paciente se puede reducir una cuar-
Si se efectúa un examen radiográfico durante este período de ta parte o menos.
embarazo potencial, es importante recurrir a todas las prácticas de Algunas películas con una emulsión más espesa o con distintos
protección contra las radiaciones descritas antes, sobre todo, a una colorantes químicos también son más veloces o sensibles, lo que
colimación cuidadosa. reduce la magnitud de la exposición necesaria. Sin embargo, el uso
En el caso de un embarazo conocido, los siguientes exámenes de pelrculas y pantallas de más alta velocidad genera cierta pér-
se asocian con mayores dosis para el feto y el embrión, y es nece- dida de la definición de la imagen o la nitidez de los detalles, por lo
sario que el médico que prescribió la orden y el radiólogo confirmen cual el radiólogo debe sopesar la reducción de la exposición con la
que el examen está indicado: pérdida potencial de nitidez de la imagen resultante. Una práctica
habitual consiste en utilizar pantallas de menor velocidad ( 100 ve-
locidades) en los procedimientos con mesa radiográfica, como las
• Goodendge C Peá10t11C lmoging, Philadelphia, 1995, WB Saunders. radiografías de los miembros superiores e inferiores, cuando no se
Tórax
Capítulo 2

Tórax
COLABORADORES DE EDICIONES ANTERIORES: Karen Brown y Kathy Martensen

Anatomía radiográfica Dimensiones del pulmón y colocación del chasis


Tórax óseo Pautas para la colimación
Aparato respiratorio Modalidades o procedimientos alternativos
Laringe Indicaciones en estados patológicos
Tráquea Resumen de indicaciones ,en estados patológicos
Bronquios derecho e izquierdo, Información de encuestas
Pulmones Proyecciones básicas y especiales
Radiografías de tórax Tórax (básicas)
Mediastino • PA
• Lateral
Posicionamiento radiográfico Tórax (espedales)
Hábito corporal y grado de inspiración • Anteroposterior (AP) supina o semierecta
Consideraciones de posicionamiento • Decúbito lateral
Instrucciones sobre la respiración • AP en lordosis
Funtlamentos de la radiografía de tórax en posición • Oblicua anterior
erecta • Oblicua posterior
Criterios radiográficos Vías aéreas superiores (básicas)
Posicionamiento para la radiografía posteroanterior (PA) de • Lateral
tórax • AP
Posicionamiento para la radiografía de tórax lateral Apéndice-localización del rayo central (RC) y regla métrica
Localización del rayo central y método de Crítica de diversas radiografías
posicionamiento
CAPÍT U LO 1 TÓRAX

A. ANATOMÍA RADIOGRÁFICA

Tórax
Los exámenes de tórax son los procedimientos radiográficos más
frecuentes. Los estudiantes de radiología, generalmente, comien-
zan su experiencia clínica obteniendo radiografías de tórax. Sin em-
bargo, antes de comenzar esta experiencia clínica, es importante
aprender y comprender la anatomía del tórax, incluidas las relacio-
nes anatómicas relativas de todas las estructuras de la cavidad to-
rácica.
El tórax es la parte superior del tronco, situada entre el cuello y
el abdomen. La anatomía radiográfica del tórax se divide en tres
secciones: el tórax óseo, el sistema respiratorio propiamente di-
cho y el mediastino.

TÓRAX ÓSEO
El tórax óseo es la parte del sistema esquelético que conforma una
estructura protectora para las partes del tórax que inteNienen en la
respiración y la circulación sanguínea. La expresión víscera torácica
se utiliza para designar los pulmones y los otros órganos torácicos
en el interior del mediastino. Fig. 2-1. Tórax óseo.
En la parte anterior, el tórax óseo está compuesto por el ester-
nón, que está dividido en tres partes denominadas manubrio (la
parte superior), cuerpo (parte intermedia) y apéndice xifoides
(parte inferior).
En la parte superior, el tórax óseo está conformado por las dos
clavículas que conectan el esternón con los dos omóplatos (escá-
pulas), los doce pares de costillas que circundan el tórax y las do- Vértebra
prominente (C7)
ce vértebras torácicas en la parte posterior. En el capítulo l O, se
describen detalladamente todos los componentes del tórc:x óseo.

Puntos de reparo de topográficos


El posicionamiento radiográfico preciso requiere localizar ciertos
puntos de reparo o de referencia para centrar correctamente el haz
central de rayos o rayo central (RC) y asegurarse de que la proyec-
ción específica abarque todas las regiones anatómicas a explorar. ___ Plano medio
del tórax
Estos puntos de reparo topográficos deben ser partes del cuerpo
que se puedan ubicar fácil y uniformemente en los pacientes, tales
como estructuras del tórax óseo. La vértebra prominente y la in-
cisura supraesternal (yugular) son dos puntos de reparo impor- Extremo
del apéndice
tantes para el posicionamiento del tórax. xifoides

Vértebra prominente (séptima vértebra cervical)


Puede ser un punto de reparo útil para localizar el RC en una pro-
yección PA del tórax. Esta vértebra puede palparse fácilmente en la
mayoría de los pacientes ejerciendo una presión suave con los pul-
pejos de los dedos en la base del cuello. La vértebra prominente
es la primera apófisis que sobresale cuando se palpa suavemente, Fig. 2-2. Puntos de reparo topográficos.
pero con firmeza, la base del cuello, con la cabeza en flexión. Con
algo de práctica, este punto de reparo puede localizarse sin incon-
venientes en la mayoría de los casos, sobre todo, cuando la cabe-
za y el cuello están en flexión anterior.

Incisura supraesternal Apéndice xifoides: también se puede palpar el extremo inferior


La incisura supraesternal es un punto de reparo importante para lo- del externón, la punta del apéndice xifoides, que corresponde al
calizar el RC en las proyecciones AP del tórax. Se palpa fácilmente nivel de T9 o TlO (novena o décima vértebra torácica) y a una al-
como una escotadura o depresión profunda en el mango del es- tura aproximada de la porción anterior del diafragma, que separa
ternón, debajo del cartílago tiroides (comúnmente conocido como la cavidad torácica de la abdominal. Sin embargo, no es un repa·
nuez de Adán). ro fiable para posicionar el tórax, debido a los variables hábitos
Como se describe más adelante, estos dos puntos de reparo ana- corporales y la posición inferior de los pulmones, que puede ex-
tómicos permiten localizar la parte media del tórax en el nivel de T7 tenderse hasta Tl l o Tl2 con la inspiración, como se iobserva
(séptima vértebra torácica). en la figura 2-2.
TÓ RAX CAPÍTULO l

APARATO RESPIRATORIO
La respir¿¡ción consiste en el intercambio de sustancias gaseosas
entre el aire y el torrente sanguíneo. El sistema respiratorio está
compuesto por las estructuras a través de las cuales pasa el aire
que ingresa por la nariz y la boca, y se dirige hacia los pulmones.
Las cuatro divisiones generales del sistema respiratorio, ilustradas
en l¡i figura 2·3, son la faringe, la tráquea, los bronquios y los
pulmones.
El diafragma, con forma de ct:1pula, y el principal músculo inspi-
ratorio es una estructura importante del sistema respiratorio. Cada
mitad del diafragma se denomina hemidiafragma ("hemi" significa Pulmones
"mitad"). A medida que la cúpula del diafragma desciende, aumen-
ta el volumen de la cavidad torácica. Esto, junto con otros movi-
mientos del tórax que se describen más adelante en este capítulo,
disminuye la presión intratorácica y genera un efecto de "aspira-
ción" o presión negativa que atrae aire hacía los pulmones a través
de la nariz, la boca, la faringe, la laringe, la tráquea y los bronquios.

Faringe Diafragma
La faringe (vía aérea superior) es una estructura importante para el (hemidiafragmas
derecho
sistema respiratorio, porque el aire debe pasar por ella antes de in- e izquierdo)
gresar en el sistema respiratorio propiamente dicho, que comienza
en la laringe u órgano de la voz. La faringe, también llamada vio aé- Fig. 2-l. Sistema respiratorio.
reo superior o tracto respiratorio superior, es la región posterior lo-
calizada entre la nariz y la boca por arriba, y la laringe y el esófago
por abajo. Esta región permite el pasaje de alimentos y líquidos,
además de aire, lo que la convierte en una parte común de los
sistemas digestivo y respiratorio. Por este motivo, la faringe no
se considera un componente del sistema respiratorio propiamente
dicho.
Como se observa en la figura 2-4, la faringe se divide en tres par·
tes: la nasofaringe, la orofaringe y la laringofaringe. El interior de
la faringe se comunica en su parte posterior con tres cavidades: la
nariz por arriba (nasofarínge), la boca (orofaringe) y la laringe por
abajo (laringofaringe), además del esófago. El techo de la cavidad ,...,__ _ _ 1. Laringofaringe
oral está compuesto por el paladar duro y el paladar blando. La
porción posteroinferíor del paladar blando se denomina úvula, y re- 2. Orofaringe
presenta la frontera entre la nasofaringe y la orofaringe. 3 . Nasofaringe
La laringofaringe está situada por encima y por detrás de la larin-
ge, y se extiende desde el borde superior de la epiglotis hasta la
porción en que la laringofaringe se estrecha para comunicarse con
el esófago.
La porción superior libre de la epiglotis se proyecta hacia adelan-
te, detrás de la lengua y actúa como "tapa" para la abertura oblicua
de la laringe. Durante la deglución, la epiglotis desciende y cubre el
orificio laríngeo, lo que impide el ingreso de alimentos y líquidos
en la laringe y los bronquios.
Otras estructuras ilustradas en el corte longitudinal de la figura Esófago
2-4son el hueso hioides, el cartílago tiroides de la laringe (nuez
de Adán), la glándula tiroides y la tráquea, que se describen con
mayor detalle en las siguientes secciones sobre la laringe y la trá-
quea.

Vía aérea: las líneas segmentadas azules indican el trayecto que el Fig. 2-4. Faringe, vía aérea superior (corte medíosagital).
aire recorre desde el exterior hasta la tráquea y, finalmente, los pul·
manes. Nótese que el aire que pasa por la nariz o la boca debe
atravesar, por lo menos, una parte de la faringe.

Esófago
El esófago es la porción del sistema digestivo que comunica la fa-
ringe con el estómago. Obsérvese la relación anatómica del esófa-
go con la faringe y la laringe. El esófago comienza en el extremo
distal de la laringofaringe y se dirige hacía abajo, hasta llegar al es-
tómago por detrás de la laringe y la tráquea. (El esófago se des-
cribe detalladamente en el capitulo 14, junto con el sistema diges-
tivo alto.)
CAPITULO 2 TÓ RAX

Cuatro partes del aparato respiratorio


Las cuatro partes del aparato respiratorio propiamente dicho que
Nivel de C3
tienen importancia para la radiografía de tórax son las siguientes:
1. Laringe
2. Tráquea Hueso hioides
3. Bronquios derecho e izquierdo
4. Pulmones Prominencia
La laringe, la tráquea y los bronquios forman una estructura tu- laringea
Laringe (nivel de CS)
bular continua a través de la cual puede pasar el aire desde la
nariz y la boca hacia los pulmones, como se observa en las fi-
guras 2-3 y 2-4 de la página anterior. Cartílago tiroides
Nota: debe recordarse que la faringe actúa como un conducto
para el aire y, los alimentos, y por este motivo, no se la considera
parte del sistema respiratorio propiamente dicho.

Laringe (caja de resonancia)


Nivel de C6 I Cartílago cricoides

Tráq uea
La laringe es una estructura cartilaginosa que mide aproximada-
mente de 4 a 5 cm (de l 1h a 2 pulgadas) de largo. Se localiza en 1
la parte anterior del cuello y está suspendida de un hueso peque-
ño llamado hioides (fig. 2-5). El hueso hioides está en la parte su- Fig. 2-5. Laringe (vista frontal).
perior del cuello inmediatamente debajo de la lengua o el piso de
la boca (fig. 2-4). El hueso hioides no forma parte de la laringe.
La laringe es el órgano de la voz. Los sonidos se generan cuando
el aire pasa entre las cuerdas vocales, ubicadas en el interior de la Anterior Posterior
laringe (fig. 2-6). El borde superior de la laringe está aproximada-
mente en el nivel de C3. El borde inferior representa la unión de la
laringe con la tráquea y está en el nivel de C6.
La laringe está compuesta por carti1agos unidos por ligamentos,
cuya movilidad depende de numerosos músculos que participan
en el complejo proceso de generación de los sonidos o la voz. El
cartílago de mayor tamaño y menos móvil es el cartílago tiroides, Cuerdas vocales
compuesto por dos estructuras en forma de placa fusionadas que verdaderas
forman la pared anterior de la laringe. La proyección anterior promi- Cartílago
tiroides
nente del cartílago tiroides se palpa con facilidad y se denomina
prominencia laríngea o "nuez de Adán". Esta estructura saliente es
un punto de reparo anatómico importante para el posicionamiento,
Cartílago
porque es fácil de localizar. La prominencia laríngea del cartílago ti- cricoides
roides, ubicada aproximadamente en el nivel de es, es un excelen-
te punto de reparo topográfico para localizar estructuras esqueléti-
cas específicas de esta región.
El cartílago cricoides es un anillo cartilaginoso que conforma la
pared inferior y posterior de la laringe. Está unido al primer anillo Fig. 2-6. Laringe (vista lateral).
cartilaginoso de la tráquea.
Uno de los cartílagos que forman la laringe es la epiglotis, que
posee una configuración singular en forma de hoja, con su porción
distal estrecha unida a una parte del cartílago tiroides. Como se des-
cribe en la página anterior, la epiglotis desciende y obtura la tráquea
durante la deglución (véanse las flechas, fig. 2-6).

Imagen axial (transversal) de la laringe: la aplicación generali-


zada de la tomografía computarizada (TC) y la resonancia magnética
(RM), el radiólogo debe ser capaz de identificar estructuras anató-
micas en cortes transversales. La figura 2-7 muestra una imagen
axial (también llamada transversal) de la parte media de la laringe
en el nivel de CS. En esta figura, solo se señalan las estructuras prin-
cipales. En el capítulo 22, el lector puede encontrar un estudio más
detallado de la anatomía transversal del tórax.
Nota: las imágenes de TC convencionales, como se ilustran aquí,
comúnmente se evalúan como si el observador estuviese frente al
paciente. Por lo tanto, la derecha del paciente corresponde a la iz-
quierda del observador. Es el mismo método que se utiliza para ob-
servar las radiografías convencionales (véase el cap. 1, p. 47).

Fíg. 2 -7. Imagen de TC del cuello a través de la laringe - corte axial


(transversal) en el nivel de CS.
TÓ RA X CAPÍTULO 2

Tráquea
La segunda porción del sistema respiratorio propiamente dicho es
la tráquea, o tubo de aire. Es una estructura tubular fibromuscular Glándula tiroides
de ,aproximadamente 2 cm de diámetro y l l cm de largo. Las pa-
redes traqueales contienen alrededor de 20 anillos cartilaginosos Glándulas paratiroides
en forma C. Estos anillos rígidos mantienen permeable la vía aérea
al impedir el colapso de la tráquea durante la inspiración.
La tráquea, localizada inmediatamente por delante del esófago, Tráquea
se extiende desde su unión con la laringe en el nivel de C6 (sexta
vértebra cervical) hasta el nivel de T4 o TS (cuarta o quinta vérte-
bras toráticas), en donde se divide en un bronquio primario dere-
cho y un bronquio primario i quierdo. Nivel de T4 o T5
Cerca del sistema respiratorio, hay ciertas glándulas, tales como
la tiroides, las paratiroides y el timo.

Glándula ti"roides: la glándula tiroides es un órgano vascular loca-


lizado en la parte anterior del cuello inmediatamente debajo de la la-
ringe y sus lóbulos laterales derecho e izq1,1ierdo se ubican a ambos
lados de la parte proximal de la tráquea (fig. 2-8). En el adulto, pe-
sa de 25 a 30 g y posee un¡¡ irrigación sanguíne¡¡ abundante. Al igual
que otros órganos glandulares de este tipo, el tiroides es más radio-
sensible que muchas otras estructuras del cuerpo. Por este motivo, Derecha Izquierda
es importante que el radiólogo conozca el tamaño relativo y la loca- Fig. 2-8. Tráquea.
lización de esta glándula, para que pueda reducir la exposición de es-
ta región lo máximo posible, con dispositivos de protección y colima-
ción del haz de rayos X
Una característica singular de la glándula tiroides es su capacídad
de almacenar ciertas hormonas y, luego, liberarlas lentamente para
contribuir a regular el metabolismo corporal. Estas hormonas tam-
bién ayudan a regular el crecimíento corporal y la actividad del sis-
tema nervioso, sobre todo en los niños.

Glándulas paratiroides: son glándulas pequeñas redondeadas


enclavadas ,en las superficies posteriores de los lóbulos laterales
del tiroides. Por lo general, cada lóbulo tiroideo alberga dos glándu-
las paratiroides, como se observa en la figura 2-8. Estas glándulas
alm¡¡cenan y secretan ciertas hormonas que participan en procesos
sanguíneos específicos, tales corno la regulación del nível sérico
de calcio.

Timo: el timo es una.glándula localizada en un área inmediata-


mente distal a la glándula tiroides (véase la fig. 2-8) y se describe
más adelante, en este capítulo, como parte del mediastino (véase
fig. 2-22).

Radiografías Fig. 2-9. Proyección AP de la Fig. 2-10. Proyección lateral de la


Las radiografías AP y lateral de las vías aéreas superiores permiten vía aérea superior. vía aérea superior.
observar la tráquea y la laringe ocupadas por aíre. Esta radiogtafla AP
(fig. 2-9) revela una columna de aire~ sobre todo, en la parte supe-
rior de la tráquea, que se observa en la mitad inferior de la imagen
(área más oscura, flechas). Estas radiografías también pueden mos-
trar ciertos aumentos de tamaño u otras anom,alías del timo o el ti-
roides, además de alteraciones patológicas de las ví¿is aéreas propia-
mente dichas.
La'radiografía lateral (fig. 2-10) revela la tráquea y la laringe llenas
de aire (A), la región del esófago (B) y las relaciones entre estas
estructuras. Nótese qué el esófagos.e localiza en un plano más pos-
terior y la tráquea en un plano anterior. Asimismo, se observan las
rel¡iciones anatómicas con la glándula tiroides (C) y el timo (O).

Imagen axial (transversal) de la tráquea


la figura 2- 11 es una imagen de TC a través de la parte superior del
tórax aproximadamente en el nivel de C3. Nótese nuevamente que
la tráquea está localizada delante del esófago y que ambils estruc-
turas, a su vez, son anteriores con relación a las vértebras torácicas.
Los vértices de los pulmones están situados a ambos lados de la trá-
quea y las vértebra? torácicas.

Fig. 2-11. Corte axial (transversal) en el nivel de H .


CAPÍTULO 2 TÓRA X

Bronquios derecho e izquierdo


Carina

..
El tercer componente del sistema respiratorio está representado por
los bronquios primarios derecho e izquierdo, también denomina-
dos bronquios principales derecho e izquierdo.
El bronquio derecho es más ancho y más corto que el izquier-
do. También es más vertical; por lo tanto, el ángulo de divergencia
desde la parte distal de la tráquea es menor para el bronquio dere-
Interior del extremo distal de la
cho que para el izquierdo. Esta diferencia de calibre y configura- tráquea observado desde arriba
ción entre ambos bronquios primarios es importante, porque las Bronquio
partículas de alimentos u otros cuerpos extraños que pueden in- primario
(principal)
gresar en el sistema respiratorio más probablemente se alojen en el derecho
bronquio derecho.
El bronquio derecho mide aproximadamente 2,5 cm de largo y
1,3 cm de diámetro. Su ángulo de divergencia es de tan solo alre-
dedor de 25°.
El bronquio izquierdo tiene menor diámetro ( l, l cm) que el
derecho, pero su longitud es aproximadamente el doble (5 cm).
Su ángulo de divergencia formado mide alrededor de 37°. Este án-
gulo de divergencia mayor y el menor diámetro determinan que
sea menos probable el ingreso de alimentos o cuerpos extraños
en el bronquio izquierdo.
La carina es una prominencia o reborde específico del último Derecha Izquierda
cartílago traqueal, que se observa en la parte interna del extremo in-
ferior de la tráquea, donde ésta se divide en ambos bronquios pri- Fig. 2- 12. Bronquios.
marios. Observada con un broncoscopio desde arriba, la carina es-
tá a la izquierda de la línea media y el bronquio derecho presenta
un orificio más grande que el izquierdo, lo que explica claramente
por qué las partículas que descienden por la tráquea generalmen- Derecha Izquierda
te ingresan en el bronquio derecho.
Como se observa en la figura 2- 12, la carina se localiza en el ni-
vel inferior de la división en los bronquios primarios derecho e Bronquiolos terminales
izquierdo. Este nivel corresponde aproximadamente a T5 y se utili-
za como un punto o nivel de referencia específico para la TC de tó-
rax, como se describe en el capítulo 22.

Bronquios secundarios, lóbulos y alvéolos


Otra diferencia que reviste importancia, además de las diferencias
de tamaño y forma entre ambos bronquios primarios, es que el
bronquio derecho se divide en tres bronquios secundarios, mien-
Bronqu ios secu ndarios
tras que el bronquio izquierdo se divide solamente en dos. Cada
bronquio secundario ingresa en un lóbulo pulmonar separado. Por
lo tanto, el pulmón derecho contiene tres lóbulos y el izquierdo
contiene dos lóbulos, como se observa en las figuras 2-13 y 2- 15.
Estos bronquios secundarios continúan dividiéndose en ramas más Fig. 2 - 13. Bronquios secundarios y alvéolos.
pequeñas, denominadas bronquiolos, que se distribuyen por to-
do el lóbulo.
Cada uno de estos pequeños bronquiolos terminales finaliza
en sacos aéreos muy pequeños, denominados alvéolos. Ambos
pulmones contienen entre 500 y 700 millones de alvéolos. En es- Cisura
profunda entre
tas estructuras, se produce el intercambio sanguíneo de oxígeno y los lóbulos
dióxido de carbono a través de las delgadas paredes alveolares. pulmonares

Imagen axial (transversal) de los bronquios y los pulmones


La figura 2- 14 representa un corte axial (transversal) a través del
corazón, aproximadamente en el nivel de T7.

Pulmón~~~~
derecho

o Vértebra torácica Médula espinal

Fig. 2- 14. Corte axial (transversal) de los pulmones y el corazón en


el nivel de T7.
TÓRAX CAPÍTULO 2

Pulmones
El cuarto y último componente del sistema respirat orio está forma-
do por dos pulmones grandes y esponjosos localizados en ambas
mitades de la cavidad torácica. Los pulmones llenan todo el espa-
Pleura:
cio torácico no ocupado por otras estructuras. Debe recordarse que Externa-parietal
el pulmón derecho está compuesto por tres lóbulos: superior, me- -Cavidad pleural
dio e inferior, divididos por dos cisuras profundas. El pulmón iz- Interna-pulmonar
quierdo posee solo dos lóbulos: superior e inferior, separados por
una sola cisura profunda oblicua.
Los pulmones están compuestos por una sustancia esponjosa li-
viana, pero sumamente elástica, denominada parénquima. El pa-
rénquima pulmonar permite el mecanismo respiratorio responsa-
ble de la expansión y la contracción de los pulmones, que posibilita
el ingreso del oxígeno y la eliminación del dióxido de carbono des-
de la sangre, a través de las delgadas paredes alveolares.
Cada pulmón está rodeado de un saco o membrana de doble
pared, denominado pleura, que puede apreciarse en las ilustracio-
nes de los cortes frontal (fig. 2-15) y transversal (fig. 2-16). La ca-
pa externa de este saco pleural reviste la superficie interna de la pa-
red torácica y el diafragma, y se llama pleura parietal. La capa
interna que recubre la superficie pulmonar, induida las cisuras inter-
lobulares se denomina pleura pulmonar o visceral (fig. 2-16).
El espacio virtual entre estas dos capas pleurales se denomina Pulmón derecho Pulmón izquierdo
cavidad pleural y contiene un líquido lubricante que permite el
Fig. 2-15. Pulmones.
movimiento de una capa u otra durante la respiración. Cuando hay
colapso pulmonar, o líquido o aire entre ambas capas pleurales, es-
te espacio puede observarse en la radiografía. Cuando hay aire o gas
en la cavidad pleural, el cuadro se llama neumotórax, y la presión Saco pleural
ejercida por el aire o el gas intrapleural puede provocar el colapso de doble pared
del pulmón. Saco pericárdico
de doble pared Pleura pulmonar
La acumulación de líquido en la cavidad pleural (derrame pleural) o visceral
provoca un cuadro, llamado hemotórax. / (interna)
La inflamación de la pleura se conoce como pleuresía y esta
afección provoca fricción entre ambas paredes y un dolor severo
durante la respiración.
El enfisema pulmonar (que puede ser provocado por el taba- Pleura
quismo) es una enfermedad pulmonar caracterizada por un au- parietal
(externa)
mento excesivo de las dimensiones pulmonares. Los bronquío-
los terminales se dilatan y pierden su eficacia y la respiración se
torna laboriosa y difícil. Debido a la excesiva acumulación de aire, se
debe reducir el kVp o el mAs para evitar la sobreexposición o el
oscurecimiento excesivo de la radiografía de tórax.

Corte transversal de los pulmones y el corazón


La figura 2-16 muestra una imagen transversal del tercio inferior del Fig. 2-16. Corte transversal del mediastino inferior y los pulmones.
mediastino y los pulmones. Se observa claramente la membrana
de doble pared, o pleura, que rodea completamente a los pulmo-
nes, incluida el área que circunda el corazón. Se aprecian claramen-
te la membrana externa, o pleura parietal, y la membrana interna,
o pleura pulmonar (o visceral), al igual que el espacio virtual en-
tre ellas, la cavidad pleural.
Asimismo, se puede identificar el saco pericárdico, de doble pa-
red que rodea al corazón. Esta ilustración demuestra la relación en-
tre el saco pericárdico que rodea al corazón y el saco pleural que ro-
dea a los pulmones. En este dibujo, se exageraron los espacios
pleural y pericárdico para poder mostrarlos mejor. En condiciones
normales, no existe un espacio entre las paredes dobles del saco
pericárdico ni entre las pleuras parietal y visceral, salvo que exista
una enfermedad.

Imagen transversal de TC
La imagen de TC de la figura 2-17 corresponde al nivel de T9 e ilus-
tra la relación y el tamaño relativo del corazón, la aorta descenden-
te y los pulmones. El corazón está ligeramente lateralizado hacia la
izquierda, como también puede apreciarse en una radiografía PA de Fig. 2 -17. Imagen de TC de la parte inferior del tórax (nivel de T9).
tórax. El corazón está situado en la parte más anterior de la cavidad
torácica, directamente detrás del esternón. El esófago está inmedia-
tamente detrás del corazón, y la aorta descendente, entre el esófa-
go y la vértebras torácicas.
CAPÍTULO 2 TÓRAX

Radiografía PA de tórax
Una radiografía PA de tórax obtenida correctamente puede brindar
una enorme cantidad de información médica. Aunque los factores
técnicos están concebidos para observar en forma óptima los pul-
mones y otros tejidos blandos, también se puede apreciar el tórax
óseo. El examen cuidadoso de la radiografía de tórax de la figura 2-
18 permite identificar las clavículas, los omóplatos y las costillas. El
esternón y las vértebras torácicas están superpuestos a las estructu-
rns del mcdi<istino, tales como el corazón y los grandes vasos; en
consecuencia, no se observan correctamente en la radiografía PA
de tórax.
Los pulmones y la tráquea (véase la fig. 2- 18, líneas de punto,
A) pueden identificarse correctamente, aunque, por lo general, no
es posible apreciar fácilmente los bronquios. La primera parte del
sistema respiratorio, la laringe, generalmente está por encima del
borde superior de la radiografía y no puede observarse. También se
identifican claramente el corazón, los grandes vasos y el diafragma.
Las estructuras señaladas en la radiografía también se ilustran en
la figura 2-19, una imagen frontal del tórax, sin las estructuras óseas.
Asimismo, puede observarse la relación anatómica de glándula tiroi-
des, los grandes vasos y el timo con los pulmones y el corazón. Fig. 2-18. Radiografía PA de tórax.

Partes de los pulmones


Las partes pulmonares importantes desde una perspectiva radio-
gráfica (figs. 2-18 y 2- 19) son las siguientes:
El vértice (B) del pulmón es la porción redondeada situada
por encima del nivel de las clavículas. Los vértices pulmonares se
extienden en la parte inferior del cuello hasta el nivel de T1 (pri- Pulmón
izquier do:
mera vértebra torácica). Esta parte importante de los pulmones de-
be ser incluida en las radiografías de tórax.
La carina (C) se observa como la bifurcación de la tráquea, el Timo
margen más bajo de separación de la tráquea en los bronquios de-
recho e izquierdo.
La base (O) de los pulmones es la concavidad inferior de ambos
pulmones que descansa sobre el diafragma (E). El diafragma es
una división muscular que separa a las cavidades torácica y abdomi- Base
nal.
El ángulo costofrénico (F) designa el ángulo inferior más des-
cendido de ambos pulmones, donde el diafragma se encuentra con
las costillas. Durante el posicionamiento para las radiografías de tó-
rax, es importante conocer la localización relativa de las porciones
más altas y más bajas de los pulmones, es decir, los vértices y los
ángulos costofrénicos, respectivamente, para asegurarse de que es-
tas regiones sean incluidas en la imagen. En la posición erecta, el F. Ángulo E. Diafragma (hemidiafragmas
examen de los ángulos costofrénicos puede revelar una colección lí- costofrénico derecho e izquierdo)
quida anormal. Fig. 2-19. Pulmones.
El hilio (G), también conocido como raíz pulmonar, es la región
central del pulmón, donde los bronquios, los vasos sanguíneos, los
conductos linfátícos y los nervios, ingresan y salen.
Cisura
oblicua
Imagen lateral del tórax
La mdíogr<Jfía lateral de tórax (fig. 2-20) está marcada para mostrar
las mismas estructuras señaladas en el dibujo de la figura 2-2 1. Es-
te dibujo representa el pulmón izquierdo, observado desde el lado
medial. Como se trata del pulmón izquierdo, solo se observan dos
lóbulos. Nótese que una porción del lóbulo inferior se e>.tiende
por encima del nivel del hilio en la parte posterior, mientras que
una parte del lóbulo superior se extiende por debaj0 del hilio en la
parte anterior. La porción posterior del diafragma representa la par-
te más baja de este músculo. Se obseNa nuevamente la cisura
oblicua profunda, que separa a ambos lóbulos del pulmón izquier-
do, al igual que una imagen transversal de un bronquio en la re-
gión hiliar.
El pulmón derecho, por lo general, es 2,5 cm más corto que el iz-
quierdo. Esta diferencia se debe a que el hígado está ubicado en el
hipocondrio derecho y empuja hacia arriba al hemidiafragma dere- F. Diafragma
cho. La radiografía lateral de tórax de la figura 2-20 muestra los he-
Fig. 2-21. Imagen medial
midiafragmas derecho e izquierdo (F). En la radiografía PA de tórax
Fig. 2-20. Radiografía lateral de tórax. del pulmón izquierdo.
(fig. 2-18), el hemidiafragma derecho es más alto que el izquierdo.
TÓRAX CAPfTULO 2

MEDIASTINO
La porción medial de la cavidad torácica situada entre los pulmones
se denomina mediastino. Las glándulas tiroides y paratiroides se
describieron antes y no se consideran estructuras mediastínicas,
porque tienen una localización más alta y no están en el interior del
mediastino. Sin embargo, el timo está en el interior del mediastino,
por debajo del tiroides y por delante de la tráquea y el esófago (fig.
2-22).
Las cuatro estructuras radiográficamente importantes localizadas
en el mediastino son las siguientes: 1) el timo, 2) el corazón y los
grandes vasos, 3) la tráquea y 4) el esófago.

Timo
El timo, ubicado detrás del mango del esternón, es considerado un
órgano transitorio, pues es muy voluminoso durante la infancia, al-
canza un tamal'\o máximo de 40 g durante la pubertad y luego, dis-
minuye gradualmente de volumen, hasta su virtual desaparición en
el adulto. En el pico máximo de su volumen, tendría un tamaño
mucho mayor que el ilustrado en la figura 2-22. Esta glándula pue-
de observarse en las radiografías de tórax de niños, pero por lo ge- Derecha Izqu ierda
neral, no de adultos, ya que el tejido linfático más denso fue reem-
plazado por tejido adiposo menos denso. En su punto de máximo Fig. 2-22. Estruduras en el interior del mediastino (vista anterior).
desarrollo, el timo se localiza por delante y encima del corazón y el
pericardio.
El timo funciona, sobre todo, durante la infancia y la pubertad, y Tráquea
contribuye con la función de ciertos sistemas inmunitarios que ayu-
Lóbulo superior
dan al ruerpo a resistir las enfermedades. Se cree que contribuye
con la producción de anticuerpos, los cuales son responsables de
rechazar células y tejidos extraños.

Corazón y grandes vasos


El corazón y las raíces de los grandes vasos están contenidos en Lóbulo medio
un saco de doble pared, llamado pericardio, como puede observar-
se en la figura 2-16. El corazón está situado detrás del cuerpo del Arteria
esternón y delante de la quinta a la octava vértebras torácicas. Está pulmonar
ubicado en posición oblicua en el espacio mediastínico, y alrededor Venas Bronquio
pulmonares primario
de sus dos terceras partes están a la izquierda de la línea media. \ derecho
Los grandes vasos localizados en el mediastino comprenden las
Lóbulo inferior
venas cavas superior e inferior, la aorta y las arterias y venas pul- Lóbulo inferior Vena cava
monares principales. La vena cava superior es una vena de gran Corazón inferior
calibre, que lleva la sangre de la mitad superior del cuerpo, de regre-
so al corazón (fig. 2-22). La vena cava inferior es una vena de gran Fig. 2-23. Pulmones y estructuras intramediastínicos (vista posterior).
calibre que transporta la sangre desde la mitad inferior del cuerpo.
La aorta es la arteria de mayor tamaño en todo el cuerpo huma-
no (de 2 a 5 cm de diámetro en el adulto ptomedio). Transporta Anterior Posterior
sangre a todas las estructuras del cuerpo a través de sus numerosas
ramas. Se divide en tres partes: la aorta ascendente, proveniente
del corazón; el cayado aórtico y la aorta descendente, que atravie- Cayado aórtico
sa el diafragma para ingresar en el abdomen, en donde se convier-
te en la aorta abdominal.
Las figuras 2-23 y 2-24 ilustran varias arterias y venas pulmona-
Bronquio
res que ocupan el mediastino. Estos vasos irrigan todos los seg- primario
mentos pulmonares y drenan sangre de ellos. La red arterial pul- izquierdo
monar rodea los pequel'\os sacos aéreos o alvéolos, donde se
Región
produce el intercambio sanguíneo de oxígeno y dióxido de carbono. del esófago
Para una ilustración más detallada del corazón y los grandes va- distal
Venas
sos, véase el capítulo 21, que induye dibujos de todas las principa- pulmonares
les arterias y venas del cuerpo.
Corazón
Tráquea y esófago
La tráquea intramediastínica se divide en los bronquios primarios
derecho e izquierdo y en los bronquios secundarios, como lo ilus-
tra la figura 2-23.
Diafragma
El segmento proximal del esófago se localiza detrás de la tráquea
y desciende a lo largo del mediastino delante de la aorta descen- Fig. 2 -24. Relaciones anatómicas del mediastino del lado izquierdo
dente, hasta ingresar en el abdomen a través del diafragma. después de eliminar el pulmón.
En la figura 2-24, también puede observarse que el corazón es-
tá localizado en un plano muy anterior de la cavidad torácica, direc-
tamente detrás del esternón.
CAPITULO 2 TÓRAX

B. POSICIONAMIENTO RADIOGRÁFICO

Hábito corporal
El hábito corporal es un factor importante en el posicionamiento
para la radiografía de tórax. Por ejemplo, las personas hiperesténi-
cas muy voluminosas poseen un tórax muy ancho y profundo (di-
mensión anteroposterior) pero de escasa altura (dimensión verti-
cal), como se muestra en la radiografía PA de la figura 2-26. Por lo
tanto, es importante asegurarse de que la radiografía PA abarque
los ángulos costofrénicos y, para ello, es necesario colocar el recep-
tor de imagen (RI) en orientación transversal. También es necesario
un centrado cuidadoso del haz central de rayos o rayo central (RC)
en la proyección lateral, para garantizar que los bordes anterior o
posterior estén incluidos en la radiografía. Fig. 2-26. Proyección PA (hiperesté-
El otro extremo está representado por las personas delgadas as- nico).
ténicas. El tórax es estrecho y poco profundo, pero muy alto en
su dimensión vertical. Por lo tanto, el radiólogo debe asegurarse de
que el RI sea suficientemente largo para incluir los vértices pulmo-
nares, que se extienden muy por encima de las clavículas, y los án- Hiperesténico (5%) Eslénico (50%)
gulos costofrénicos en la parte inferior. La figura 2-27 muestra una
radiografía PA de tórax de una persona hiposténica cercana al há-
bito corporal promedio. En estos pacientes, también se recomienda
cautela con la colimación vertical, para evitar la exclusión de los án-
gulos costofrénicos.

Movimientos respiratorios
Los movimientos del tórax óseo durante la inspiración (incorpora-
ción de aire) y la espiración (expulsión de aire) alteran significati-
vamente las dimensiones del tórax y, en consecuencia, el volumen
torácico. A fin de incrementar el volumen del tórax durante la ins- Hiposténico (35%) Asténico (10%)
piración, la cavidad torácica aumenta de diámetro en tres dimen-
siones. Fig. 2-25. Hábito corporal. Fig. 2 -27. Proyección PA (hiposténico).
La primera de estas dimensiones es la vertical, que aumenta so-
bre todo porque el diafragma se contrae y desciende, lo que incre-
menta el volumen torácico.
La segunda dimensión es el diámetro transversal. Las costillas
se desplazan hacia afuera y arriba, lo que aumenta el diámetro
1 .,_ _ _.......,,

~rr-r ~~~
ó0 l
. r. _,_}
{~-;::::----,

A.umen!O en 3
transversal del tórax.
La tercera dimensión es el diámetro anteroposterior, cuyo au-
mento también se debe a la elevación de las costillas, sobre todo las
f ·-"--
1
. . : .__.) t
·......_-¡ e;.;.

íJi
"'- _ )
¡;.::,
1

'
~
~
L
dimensiones:
Vertical
(depresión del
diafragma)
costillas de segunda a sexta.
Durante la espiración, el retroceso elástico del pulmón, sumado al ~\ f~ .:1 1 Transversal
peso de la pared torácica, normaliza las tres dimensiones torácicas. " ____., ~.;¡. Dimensión AP

Grado de inspiración
Para determinar el grado de inspiración en la radiografía de tórax, es
necesario identificar y contar los pares de costillas en la placa radio-
gráfica. El primero y el segundo pares son los más difíciles de loca-
lizar. Cuando se expone la radiografía de tórax, el paciente debe to- Fig. 2-28. Espiración. Fig. 2-29. Inspiración.
mar una inspiración profunda y, luego, retener la respiración para
que el pulmón se encuentre completamente aireado. Tomar una
segunda inspiración antes de retener la respiración permite una ins-
piración más profunda (véase la p. 74).
La mejor manera de establecer el grado de inspiración consiste en
observar cuánto ha descendido el diafragma contando los pares de
costilla en la zona pulmonar supradiafragmática. Una regla general
aplicable en los pacientes adultos promedio es "mostrar" como mí-
nimo 10 costillas en una buena radiografía PA de tórax. Para ello,
comenzar en la parte superior con la costilla número l y proseguir en
dirección inferíor hasta la décima o la undécima costillas en la parte
posterior. La porción posterior de cada costilla, donde se une con la
vértebra torácica, es la parte más elevada de la costilla. Siempre de-
be evaluarse el diafragma para determinar que esté debajo de, por
lo menos, la décima costilla. (La fig. 2-30 muestra 11 costillas poste-
riores, una imagen habitual en muchos pacientes sanos.)
Fig. 2-30. Costillas posteriores.
TÓRAX CAPITULO l

Consideraciones de posicionam iento na en las áreas situadas detrás del corazón y las bases pulmonares.
La preparación del paciente para una radiografía de tórax incluye Un contraste demasiado elevado se refleja en una subexposición
quitar todos los objetos opacos del área del cuello y el tórax, como del corazón y otras estructuras mediastínicas aunque la penetración
ropas con botones, ganchos, presillas o cualquier objeto que pueda de los campos pulmonares sea suficiente.
aparecer como una sombra en la radiografía. Para garantizar esto, el Como regla general, el uso de un kVp alto (más de 100 kV) re-
procedimiento habitual consiste en pedirle al paciente que se qui- quiere el uso de parrillas antidifusoras. Pueden utilizarse parrillas
te la ropa, inclusive el sostén, los collares u otros objetos alrededor móviles o parrillas fijas focalizadas en líneas finas.
del cuello. Luego, el paciente se coloca una bata de hospital, que en Una excepción a esta regla son las radiografías de tórax obtenidas
general, se abre en la parte posterior. con aparatos portátiles cuyo kVp se limita a 80-90, en las que pueden
El cabello largo en forma de trenzas o atado en rodetes con go- utilizarse RI sin parrillas, pero este procedimiento no es aconsejable.
mas elásticas u otros sujetadores puede provocar sombras sospe-
Tiempo de exposición y miliamperaje (mAs- miliamperes
chosas en la radiografía si se superpone al tórax. También es im-
segundos). En general, la radiografía de tórax requiere un mA al-
portante alejar del tórax las tubuladuras para la administración de
to y un tiempo de exposición breve para reducir el riesgo de mo-
oxígeno o los cables de marcapasos.
vimiento y la pérdida de nitidez resultante.
El mAs debe ser suficiente para lograr una densidad óptima de los
PROTECCIÓN CONTRA LAS RADIACIONES
pulmones y las estructuras del mediastino. En las radiografías PA
Los pacientes deben ser protegidos de radiaciones innecesarias en de tórax, un mAs adecuado se refleja en la capacidad de apreciar
todos los exámenes diagnósticos, sobre todo, en las radiografías de un contorno débil, como mínimo, de las vértebras superiores
tórax, pues son las más frecuentes. y medias, y las porciones posteri'ores de las costillas a través
de las sombras del corazón y otras estructuras del mediastino.
Exposiciones repetidas. El examen radiográfico del tórax suele
considerarse el procedimiento más simple, pero en muchos servi- Colocación de indicadores radiográficos. En las secciones de-
cios de radiología también es el estudio asociado con la mayor can- dicadas al posicionamiento radiográfico se indica la colocación co-
tidad de repeticiones. En consecuencia, sí no se utilizan sistemas rrecta de la información sobre el paciente y otros indicadores radio-
de control automático de exposieión (CAE), es necesario reducir al gráficos. La parte superior de cada página sobre posiciones radio-
mínimo la exposición innecesaria a las radiaciones, prestando es- gráficas comprende un recuadro que ilustra la dimensión y la po-
pecial atención al posicionamiento, el centrado del RC y la selec- sición (longitudinal o transversal) correctas del chasis portapelícu-
ción correcta de los factores de exposición. Reducir la dosis para el la, la localización correcta del bloque con la identificación del pa-
paciente lo más posible empleando prácticas adecuadas de protec- ciente y la localización y el tipo de marcador utilizado para esa pro-
ción contra las radiaciones basadas en la colimación precisa y la yección o posición específica.
protección gonadal.
CONSIDERACIONES PEDIÁTRICAS
Colimación. La colimación cuidadosa es un factor importante en la Supina frente a erecta. En general, para neonatos y niños pe·
radiografía de tórax. Restringir el haz de rayos primario con la colima- queños en los que se requiere el soporte de la cabeza, las radio-
ción reduce no solo la dosis para el paciente al disminuir el volumen grafías AP de tórax se obtienen en posición supina. Las radiografías
de tejido irradiado, sino que también mejora la calidad de la imagen laterales también pueden obtenerse en posición supina con un
al reducir las radiaciones dispersas. haz de rayos horizontal para observar niveles hidroaéreos (en de-
cúbito dorsal). No obstante, siempre que sea posible, es preferible
Protección gonadal. Además de una colimación cuidadosa, debe obtener radiografías PA y laterales en posición erecta, utilizando
recurrirse a un protector gonadal de plomo para cubrir la región del dispositivos de inmovilización, tales como el Pigg-0-Stat (descrito
.-¡bdomen situada debajo de los pulmones. Esta recomendación es en el cap. 20, Radiografía pediátrica).
particularmente válida para embarazadas y niños, y toda persona
en edad fértil. Una regla mínima dispone el uso de protección go- Factores técnicos. En los niños, se requiere un kVp más bajo
nadal en todos los pacientes en edad fértil. Muchos servicios de (de 60 a 70) y menos mAs, junto con el tiempo de exposición
radiología tienen wna norma general de protección gonadal en todos más breve posible (para prevenir el movimiento). En la radiología
los pacientes en quienes se obtiene una radiografía de tórax. pediátrica, generalmente, se utilizan películas y pantallas de mayor
Un tipo común de protector gonadal para las radiografías de tó- velocidad, por dos motivos:. 1) reducir el riesgo de movimiento y
rax consiste en algún protector móvil ajustable colocado entre el 2) reducir la dosis de exposición para el paciente. (Esto es impor-
paciente y el tubo de rayos. También puede utilizarse un protector tante debido a la sensibilidad a las radiaciones, de los tejidos jóve-
de plomo recubierto con vinilo, que se anuda alrededor de la cintu- nes) Véase el cap. 20 para más información sobre posiciones es-
ra. Estos dos tipos de protectores gonadales deben cubrir el área peciales requeridas en los pacientes pediátricos.
comprendida entre las crestas ilíacas (o un nivel ligeramente más
elevado) y la parte media de los muslos. CONSIDERACIONES GERIÁTRICAS
Centrado del RC. A menudo, los pacientes de edad avanzada po-
Protección de las radiaciones ambientales dispersas. Para seen una menor capacidad de inhalación, lo que determina que los
proteger a las gónadas de las radiaciones dispersas y secundarias de- campos pulmonar tengan "menos profundidad", esto exige un RC
rivadas del chasis, algunos autores sugieren colocar un protector mó- más elevado (T6-T7, véase la p. 77).
vil o anudado a la eintura sobre las gónadas entre el paciente y el RI. Factores técnicos. Algunas enfermedades son más frecuentes en
pacientes geriátricos, como neumonía o enfisema, y requieren dis-
FACTORES TÉCNICOS
tintos ajustes de los factores de exposición, como se describe en la
Kilovoltaje (kVp). En general, el kVp debe ser suficientemente seccion Indicaciones en estados patológicos, p. 79.
elevado para obtener un contraste adecuado entre los numerosos
matices de gris requeridos para observar la trama vascular pulmo- Instrucciones y manejo del paciente. A menudo, se requiere
nar fina. Por lo tanto, en la radiografía de tórax, se recurre a un ba- más cuidado, tiempo y paciencia para explicar a los pacientes geriá-
jo contraste, descrito como contraste de larga escala con más tricos la respiración y el posicionamiento. Es necesario ayudarlos a
matices de gris. Esto requiere un kVp alto de 110 a 130, lograr la posición correcta. En muchos casos, es esencial contar con
Un kVp más bajo, asociado con un mayor contraste, no permite soportes para brazos que permitan mantener los brazos elevados
una penetración suficiente para observar bien la trama pulmonar ti- en la posición lateral.
CAPiTULO l TÓ~AX

Instrucciones sobre la respiración


Las instrucciones para la respiración son muy importantes en la ra-
diografía de tórax, porque todo movimiento del tórax o el pulmón
durante la exposición generará a un "empañamiento" de la ima-
gen. Las radiografías de tórax deben obtenerse en inspiración
completa para observar los pulmones en expansión plena.

RETENCIÓN DE LA RESPIRACIÓN DESPUÉS


DE LA SEGUNDA INSPIRACIÓN
Durante la segunda inspiración, se puede inhalar más aire sin de-
masiado esfuerzo. Por este motivo, se debe pedir al paciente que
retenga la segunda inspiración máxima en lugar de la primera.
Sin embargo, la inspiración máxima no debe forzarse hasta el pun-
to que provoque inestabilidad. Todo esto debe ser explicado al pa-
ciente antes de la exposición y durante el posicionamiento.

INSPIRACIÓN Y ESPIRACIÓN
Fig. 2-31. Inspiración. (Gentileza de Uori Lundh.)
Existen raras excepciones en las que la radiografía de tórax no se
obtiene exclusivamente en inspiración completa. En ciertos casos,
se obtienen radiografías de tórax en inspiración completa y en
espiración completa con fines comparativos. Las indicaciones
son un posible neumotórax (aire en la cavidad pleural) de escaso
volumen, la fijación o la falta de movimientos normales del diafrag-
ma, un cuerpo extraño, o distinguir entre la localización costal o
pulmonar de una opacidad. Cuando se toman estas radiografías
comparativas, deben ser rotuladas "inspiración" y #espiración".
Obsérvese el neumotórax de la parte superior del pulmón dere-
cho en la radiografía de la figura 2-32 (flechas). No es evidente en
la radiografía en inspiración del mismo paciente, tomada al mismo
tiempo, en la figura 2-31.
Nótese además la cantidad de costillas visibles por encima del
diafragma, que indica el grado de inspiración ( 10 costillas) y espira-
ción (8 costillas).

FUNDAMENTOS DE LA RADIOGRAFÍA DE TÓRAX Fig. 2-32. Espiración. (Gentileza de Llori Lundh.)


EN POSICIÓN ERECTA
Todas las radiografías de tórax deben obtenerse en posición erec-
ta, siempre que el estado del paciente lo permita. Esta recomen-
dación tiene los tres objetivos siguientes:

1. Permitir que el diafragma descienda más


La posición erecta determina el descenso del hígado y otros órga-
nos abdominales, lo que permite que el diafragma descienda aún
más durantel.a inspiración profunda y los pulmones se llenen com-
pletamente de aire.

2. Revelar posibles niveles hidroaéreos en el tórax


Cuando hay aire y líquido en el interior de uri pulmón o el espacio
pleural, el elemento más pesado, ya sea sangre o líquido pleural
secundario a una infección o un traumatismo, se depositará en la
-
Fig. 2-33. Posición parcialmen-
te erecta, pequeña cantidad de
Fig. 2-34. Posición supina,
100 cm (el mismo paciente,
parte más baia y el aire ocupará la porción más alta. En posición
en decúbito, un derrame pleural se distríbuye en la superficie pos- líquido evidente en el campo hay líquido en los campos del
terior del pulmón, lo que determina un aspecto turbio de todo el inferior del pulmón derecho. pulmón derecho) .
pulmón. En posición erecta, el líquido se localiza terca de la base
del pulmón. La radiografía de tórax en posición parcialmente erec- supina las aumenta; estas modificaciones pueden alterar el aspec-
ta (fig. 2-33) muestra líquido en la parte inferior del hemitórax de- to radiográfico de estos vasos y de los pulmones en general.
recho. La radiografía del mismo paciente en posición supina (fig. Proyección PA con una distancia fuente-receptor (DFR) de
2-34) revela una turbidez generalizada de todo el pulmón derecho, 180 cm (72 pulgadas): las radiografías en proyección AP en lugar
a causa del líquido distribuido por el hemitórax derecho. de PA a una distancia de 180 cm generarán un aumento de tama-
ño de la silueta cardíaca, lo que complica el diagnóstico de un
3. Prevenir la ingurgitación y la hiperemia posible aumento del tamaño cardíaco. Este fenómeno se debe a Ja
de los vasos pulmonares localización anterior del corazón en el interior del mediastino, lo
Ingurgitación literalmente significa "distensión o tumefacción por lí- que determina que, en la proyección PAr el corazón esté más cerca
quido":* Hiperemia es un exceso de sangre que se debe, en parte, de la película y su silueta sea más pequeña. Una mayor DFR, como
a la relajación de los vasos sanguíneos de pequeño calibre distales 180 cm provoca menos magnificación del corazón, porque el haz
o arteriolas:t' de rayos tiene menos divergencia. Si la proyección AP se obtiene a
La posición erecta, en general, tiende a reducir la ingurgitación y menos de 180 cm, el tamaño de la silueta cardíaca .aumentará aún
la hiperemia de los vasos pulmonares, mientras que la posición más, debido a la mayor divergencia del haz de rayos, descrita en el
capítulo l.
• Dorland's illustroteá meáical áldionary, 28' ed., Philadelphía, 1994, WB Saunders.
TÓ R AX CAPITULO 2

Criterios radiográficos
La descripción de cada proyección o posición torácicas en este ca-
pítulo comprende una sección dedicada a los criterios radiográficos.
En ella, se enumeran y describen criterios específicos para evaluar
la radiografía resultante. El objetivo de todo radiólogo debe ser ob-
tener una radiografía "óptima". Estos criterios ofrecen un patrón oro
definible que permite evaluar todas las radiografías de tórax y de-
terminar las mejoras posibles.
Ciertos criterios radiográficos importantes relacionados con el po- Fig. 2-35. Sin rotación.
sicionamiento y válidos para todas las radiografías de tórax PA y la-
terales de rutina, son los siguientes:

POSICIONAMIENTO PARA LA RADIOGRAFÍA PA DE TÓRAX


PA verdadera, sin rotación. Incluso un pequeño grado de rota-
aón en una proyección PA del tórax inducirá una distorsión del ta-
maño y la configuración de la silueta cardíaca, porque el corazón
está en un plano anterior del tórax. Por lo tanto, es importante que
NO exista rotación. Para evitarla es necesario asegurarse de que el
paciente se pare distribuyendo su peso uniformemente entre am-
bos pies, con ambos hombros colocados hacia adelante y abajo.
También es importante controlar la parte posterior de los hombros
y la porción postero1nferior de la caja torácica y la pelvis para com-
probar que no exista rotación. La escoliosis y cifosis muy pronuncia-
da hacen difícil prevenir la rotación. La escoliosis es la curvatura la-
teral de la columna vertebral, que a menudo, se combina con un
grado excesivo de cifosis, o deformación "en joroba" de la colum-
Fig. 2-36. Con rotación
na. Globalmente, estas curvaturas de la columna vertebral suelen (leve proyección OAI).
provocar a un cierto grado de deformación con "torsión" del tórax
óseo, lo que dificulta o impide obtener una proyección PA verdade-
ra sin rotación.
En las proyecciones PA, la rotación puede determinarse exami-
nando ambos extremos esternales de las clavículas para evaluar su
simetría en relación con la columna vertebral. En una proyección
PA verdadera de tórax sin rotación, ambos extremos esternales
de las clavículas estarán a la misma distancia de la línea central
de la columna vertebral. Nótese la rotación evidente en la figura 2-
36, que se refleja en la discrepancia de la distancia entre la línea
media de la columna vertebral y el extremo estema! de la clavícula
derecha en comparación con la clavícula izquierda.
La dirección de la rotación puede establecerse según el extremo
clavicular que esté más cerca de la columna vertebral. Por ejemplo,
en la figura 2-36, el lado izquierdo del tórax se dirige hacia el RI (el
lado derecho está más alejado del RI), lo que determina una leve
posición OAI que reduce la distancia entre la clavícula izquierda y la
columna.

Extensión del mentón. La extensión adecuada del cuello del pa-


ciente garantizará que el mentón y el cuello no enmascaren los vér-
tices pulmonares ni se superpongan a ellos. Esta situación se mues-
tra en las figuras 2-37 y 2-38. Además, es importante asegurarse de Fig. 2-37. Mentón elevado. Fig. 2-38. Mentón deprimido.
que el borde de colimación superior sea suficientemente elevado
para induir los vértices pulmonares.

Reducir las sombras mamarias. Se debe solicitar a toda pacien-


te con mamas grandes y pendulares que levante las mamas y las
lleve hacia afuera, y que retire las manos mientras se apoye en el RI
para mantenerlas en esta posición. Esta maniobra reducirá el grado
de enmascaramiento de los campos pulmonares inferiores por las
sombras mamarias. No obstante, debe recordarse que el tamaño y
la densidad de las mamas, a veces, impiden eliminar totalmente un
enmascaramiento de la parte lateral de los campos pulmonares in-
feriores (fig. 2-39).

Fig. 2-39. Sombras mamarias evidentes.


CAPITULO 2 TÓRAX

POSICIONAMIENTO PARA LA RADIOGRAFÍA


DE TÓRAX LATERAL
Lado más cercano al RI La radiografía final muestra con mayor
claridad el lado del paciente más cercano al RI. Debe obtenerse
una proyección lateral izquierda, salvo que el protocolo del servi-
cio de radiología especifique lo contrario o que exista un proceso
patológico en el pulmón derecho que requiera una proyección la-
teral derecha. Una radiografía lateral izquierda revelará mejor la re-
gión cardíaca, pues el corazón está localizado principalmente en el
hemitórax izquierdo.

Lateral verdadera, SIN rotación ni inclinación. Asegurarse de


que el paciente distribuya uniformemente su peso sobre ambos pies
con los brazos elevados. Para evaluar si hay rotación, debe confir-
marse que las superficies posteriorss del hombro y la pelvis estén to-
talmente superpuestas y perpendiculares al RI. Debido a la divergen-
cia del haz de rayos, las costillas posteriores del lado más alejado
del RI estarán aumentadas de tamaño levemente y serán proyecta- Fig. 2-40. Sin rotación excesiva Fig. 2-41. Rotación excesiva-
das en un plano ligeramente posterior en comparación con el lado (costillas superpuestas). error de posicionamiento.
más cercano al RI en una proyección lateral verdadera. Esto será más (Costillas no superpuestas.)
evidente en un paciente con honbros anchos. Sin embargo, esta se-
paración de las costillas posteriores como consecuencia de la diver-
gencia del haz de rayos con la DFR habitual (180 cm) debería ser
solo de aproximadamente 1 cm. Una separación mayor indica una
rotación del tórax con respecto a la posición lateral verdadera.*
Nota: algunos autores sugieren colocar intencionalmente al pa-
ciente con una ligera rotación anterior del lado más alejado del RI, a
fin de superponer directamente las costillas posteriores. Este puede
ser el enfoque preferencial en algunos servicios de radiología, pero
como el corazón y la mayoría de las estructuras pulmonares están
cerca de la línea media y, por lo tanto, no son afectadas por la diver-
gencia del haz de rayos, es más frecuente una posición lateral recta
con relación al RI, lo que determinará la ligera separación de las cos-
tillas posteriores y los ángulos costofrénicos como se describe antes.
La figura 2-41 muestra una radiografía lateral de tórax con una ro-
tación excesiva, como lo indica el grado de separación de las
costillas posteriores derechas e izquierdas y la separación de
ambos ángulos costofrénicos. Esta imagen refleja un error de po-
sicionamiento y, en general, deberá ser repetida.

Dirección de la rotación. La dirección de la rotación en una pro-


yección lateral de tórax, a veces, es difícil de determinar en una ra-
diografía. No obstante, a menudo esto se puede deteminar identi-
ficando el hemidiafragma izquierdo por la burbuja gástrica o por el Fig. 2-42. Brazos bien elevados.
borde inferior de la silueta cardiaca, dado que ambos signos se aso-
cian con el hemidiafragma izquierdo:"

Sin inclinación. También es importante evitar la inclinación "ha-


cia los lados". El plano mediosagital debe ser paralelo al RI. Esto
significa que si los hombros del paciente están fimnemente apoya-
dos contra el RI en la proyección lateral, la parte inferolateral del tó-
rax o la cadera debe estar alejada entre 2,50 y 5 cm. Esta observa-
ción es especialmente válida para pacientes con hombros anchos.
La inclinación puede ser evidente por la obliteración de los espacios
intervertebrales torácicos.

Elevación de los brazos. Asegurarse de que el paciente levante


ambos brazos lo suficiente para evitar la superposición con el cam-
po pulmonar superior. En pacientes débiles o inestables, puede ser
necesario recurrir a un apoyo o soporte (fig. 2-42).
Si el paciente no levanta los brazos lo suficiente, los tejidos blan-
dos de la parte superior del brazo se superpondrán a regiones de
los campos pulmonares, como se obseNa en la figura 2-43. Las fle-
chas señalan bordes de tejidos blandos superpuestos a los cam-
pos pulmonares superiores. Este error exige repetir la radiografía, y
debe evitarse.

• McQuíllen-Martensen K: Rodtagrophi<: a itique, Philadelphia, 1996, Vlr'B SaundefS.


Fig. 2 - 43. Brazos no elevados. Error de posicionamiento.
TÓRAX CAPITULO 2

localización del rayo central


Amer.iudo, se utiliza la parte superior del hombro para el posiciona-
miento radiográfico. Este método consiste en colocar el borde supe-
rior del chasis 3 a 5 cm por encima de la línea de los hombros y co-
locar el RC en el centro del RI. Sin embargo, este método de
posicionamiento es inconstante, debido a las dimensiones variables
de·los campos pulmonares secundarias a diferencias del hábito cor-
poral, como lo demuestra la comparación entre las figuras 2-4 4 y
2-45. El pequeño símbolo (ver original) indica la posición del RC en
estos dos pacientes. Se obserita que el centro de los pulmones (in-
dicado con .una X) está cerca del centro del RI en el hombre
(izquierda), pero por encima del centro en I¿¡ mujer menuda y de
edad avanzada (derecha). PQr lo tanto, cuando el RC fue centrado
en el punto medio del RI en esta paciente más pequeñQ de Ía figu- Fig. 2-46. RC correcto utilizando la Yértebra prominente.
ra'2-45, evidentemente no estaba centrqdo con relación a los pul-
mones.
Este error de centrado también provoca un error de colimación, al
exponer una parte Importante del abdomen superior. Esto demues-
tra la importancia de utilizar un método de posicionamiento torácico
q_ue eeotre sis~emátkamente el RC en I¡¡ línea que corresponde.
al centro de los campos pulmonares, con una colimación precj:.
sa tanto en la parte '.superior como en la parte inferior.
MÉTODO DE POSICIONAMIENTO TORÁCICO
Y RAYO CENTRAL
Los reparos topográficos óseos sort elementos constantes y fiables
par¡¡ determinar la localizacion del RC. Dos puntos de reparo espe-
i:íficos. para locaiizar el centro de los campos pulmonares son los
siguientes:

Vértebra prominente (proyección PA). La vértebra prominente Fíg. 2-47. RC correcto utilizando la vértebra prominente.
correspónde al nive.1 de T l y señala el bar.de superior del vértice
pulmonar. Esta vértebra, que puede palparse en la base del cuello,
es el punto de reparo preferido para locali¡:ar el RC en una proyec-
ción PA del tórax (figs. 2-46 y 2-47). En una mujer promedio, está
aproximadamente 18 cm y, en el hombre, alrededor de 20 cm.
Un método para determinar esta distancia consiste er expandir
los dedos de la mano como se obser\/a en lá figura 2-4$, La mayo-
ría de las manos pueden llegar a 18 cm. La distancia de 20 cm pue-
de establecerse agregando 2 cm. Si se· utiliza el método de la ma"
no con los dedos separados, deberá practicarse con una regla para
verificar estas distancías (véase la regla de la p. 95).
Estas diferencias entre los hombres y las mujeres son válidas pa-
fEl los tipos corporales promedio de la población general, aunque
existen algunas excepciones representadas por mujeres atletas más
grandes que, también, pueden tener campos púlmonares más lar- Fig. 2-48. Método de medición Fig. 2-49. Método de medición
gos y hombres con pulmones más cortos. No obstante, a los 'fines con la mano -18-20 cm (7 a 8 con fa mano - 8-20 cm.
del posicionamiento del tórax en la población general, estas medi- p.ulgadas).
ciones promedio de 18 cm para las mujeres y 20 cm para los
hombres puede utilizarse .como pautas fiables.

Vértebra
prominente (C7)

Promedio:
Mujeres: 18 cm

-\r~;:;;;~
22 cm (T8)
(15,2.0%)

Centro d~ Jos
pulmones·
-Área expuesta el abdomen superior

Fíg. 2-44. Hombre asténico/hiposténico Fig. 2- 45. Mujer pequeña de mayor Fig. 2-50. Puntos topográficos de reparo para la
promedio (RC y colimación correctos). edad (RC y colimación incorrectos} proyección PA.de tór¡]x.
CAPÍTULO 2 TÓRAX

Excepciones. Otras excepciones destacables son diversas varia-


ciones de los tipos corporales habituales. Por ejemplo, el autor ob-
servó que del 15 al 200/o de la población general de sexo mascu-
lino corresponde al tipo atlético bien desarrollado asténico/hipos- Incisura supraesternal
ténico, lo que requiere un centrado más cerca de T8, o a una dis- Espacio de 8 a 10 cm
tancia de 20 a 25 cm de la vértebra prominente. Además, alrede-
dor del 5% al 100/o de la población general pertenece al tipo hipe-
resténico, en cuyo caso el centrado debe efectuarse de 15 a 18
cm de la vértebra prominente. R C - --
Nota: en la mayoría de los casos, este nivel del RC para las radio-
grafías PA de tórax está cerca del nivel del ángulo inferior del omó-
plato, que corresponde al nivel de T7 en una persona promedjo.

Incisura supraesternal (proyección AP). La incisura o escota-


dura supraesternal es muy fácil de palpar y es el punto de reparo re-
comendado para localizar el RC en las radiografías AP de tórax. En
el adulto promedio, el nivel de T7 está a una distancia de 8 a TO cm
debajo de la incisura supraesternal. En la mayoría de los pacientes Fig. 2-51. Puntos topográficos de reparo para la proyección AP de
de mayor edad o hiperesténicos, esta distancia es de aproximada- tórax.
mente 8 cm. En pacientes más jóvenes o con un tipo atlético asté-
nico/hiposténico, es de 10 e, incluso, 12 cm.
La distancia correcta también puede ser determinada por el an-
cho de la mano del operador. El ancho promedio de una mano con
los dedos juntos es de aproximadamehte 8 cm (véase fig. 2-52).

DIMENSIONES DEL PULMÓN Y COLOCACIÓN


DEL CHASIS (RI)
Las radiografías PA o AP de tórax, en general, se obtienen con el cha-
sis o RI colocado en dirección vertical. Sin embargo, contrariamente a
lo que generalmente se piensa, el ancho o la dimensión horizon-
tal de una radiografía PA o AP de un tórax promedio es mayor
que la dimensión vertical (véase el Apéndice al final del capitulo).
El estudio descrito en este apéndice también muestra que el an-
cho o la dimensión horizontal de una radiografia PA o AP de tórax
es mayor de 33 cm en el 15 y el 20% de los casos. Esto requiere
colocar el chasis de 35 x 43 cm ( 14 x 17 pulgadas) o el RI en di- Fig. 2-52. Película con orientación transversal, RC de 8 a 11 cm (3 a
rección transversal para no cortar los márgenes de los pulmones. 4 pulgadas) debajo de la incisura supraesternal.

Proyección PA. La mayoría de las radiografías PA de tórax en posición


erecta se obtienen con unidades torácicas que pueden impedir la co-
locación transversas! del RI. No obstante, se pueden colocar chasis con
parrillas fijas portátiles en dirección transversal con esta finalidad.
Cuando el paciente está de pie frente al RI, es posible determinar
si el RI debe colocarse en dirección transversal, parándose detrás del
paciente y midiendo el ancho del tórax con ambas manos. Si exis-
ten dudas en cuanto a incluir ambos lados del tórax, el RI debe co-
locarse en dirección transversal. teniendo en cuenta que la altura
de un pulmón promedio es menor que su ancho.
Not<1: las nuevas unidades torácicas digitales pueden estar provis-
t¡¡s de un RI más grande (p. ej., 43 x 49 cm o 17 x 19 pulgadas),
que elimina este problema. (Véase cap. l, pp. 44 y 5 l.)

Proyección AP. En las radiografías AP de tórax, en decúbito (por


lo general, expuestas a menos de 180 cm y con un aumento de Fig. 2-53. Pautas de colimación, pro- Fig. 2-54. Pautas de coli-
la divergencia del haz de rayos), el riesgo de cortar los bordes la- yección PA. mación, proyección PA.
terales de los pulmones aumenta, si el RI se coloca en dirección RC-T7 o T8.
vertical. Por este motivo, se recomienda que, en la mayoría de las Lados-bordes cutáneos externos.
radiografías AP de tórax, el RI de 35 x 43 cm (14 x 17 pulgadas) Superior-nivel de la vértebra prominente.
se coloque en dirección transversal. El RI y el RC deben ser cen-
trados en un punto situado a una distancia de 8 a 1O cm de la in- Un método fiable para determinar los bordes de colimación su-
cisura supraesternal (fig. 2-52). perior e inferior consiste en ajustar el borde superior del campo lu-
minoso con la vértebra prominente, lo que con la divergencia de
PAUTAS PARA LA COLIMACIÓN los rayos determinará que el borde de colimación superior se loca-
Los bordes de colimación laterales pueden determinarse sin proble- lice alrededor de 4 cm por encima de la vértebra prominente (figs,
mas ajustando los márgenes del campo iluminado en relación con 2-53 y 2-54). Esto también generará un borde de colimación infe-
los bordes cutáneos externos a ambos lados de la superficie pos- rior situado de 3 a 5 cm por debajo de los ángulos costofrénicos, (si
terior del tórax (recordar que el pulmón se expande durante la ins- el RC está centrado correctamente. Estas distancias por encima y
piración profunda). Los bordes de colimación superior e inferior son por debajo de los pulmones permiten cierto margen de error en la
más difíciles de determinar, porque no son visibles desde el exterior. colocación del RC sin cortar un borde superior o inferior.
TÓRAX CAPÍTULO 2

Modalidades o procedimientos alternativos Detallar estas indicaciones patológicas en la historia dinica del
paciente ayudará al radiólogo a seleccionar los factores de exposi-
TOMOGRAFiA CONVENCIONAL Y COMPUTARIZADA ción óptimos y a asegurarse de que las proyecciones radiográficas
La tomografía es un procedimiento radiográfico convencional lleva- y las posiciones corporales del paciente sean las necesarias.
do a cabo con frecuencia para evaluar e identificar masas ocupan- Esta información también prepara al radiólogo para responder a
tes u otros procesos patológicos del mediastino o los pulmones. La las necesidades y reacciones del paciente durante el procedimien-
TC es el estudio más común realizado con esta finalidad. La tomo- to. En el caso del tórax, las indicaciones patológicas son múltiples y
grafía simple o convencional ha sido prácticamente abandonada pa- complejas. A continuación, se enumeran por orden alfabético las
ra la tomar imágenes del tórax. más frecuentes en los adultos jóvenes (véase cuadro 2- 1; para neo-
La TC helicoidal p~rmite un ~arrido mucho más rápido, lo que natos y niños mayores, véase cap. 20).
representa una venta¡a en la región del tórax. Si se utiliza la TC 110
helicoidal para evaluar pequeñas masas ocupantes del tórax. gene- INDICACIONES
ralmente, surgen problemas por la retención no uniforme de la res-
Aspiración es la obstrucción mecánica más frecuente en niños pe-
piración ~r~tención de la respiración en la misma posición para ca-
queños cuando tragan o aspiran cuerpos extraños hacia el árbol
da expos1c1ón). (Para mayor información acerca de la TC helicoidal,
bronquial. También puede deberse a la aspiración de partículas de
véase cap. 22.) alimentos por un adulto, que provoca tos y arcadas (que se alivian
BRONCOGRAFÍA con la maniobra de Heimlich). La aspiración puede comprobarse
en las radiografías frontal y lateral cuando se localiza en las vías aé-
En épocas pasadas, se recurría frecuentemente a la broncografía
reas inferiores y en las proyecciones AP y lateral cuando se localiza
~ra evaluar el árbol bronquial y los pulmones después de introdu-
en la vía aérea superior.
or un catéter y un medio de contraste positivo en los bronquios.
Atelectasia es un estado más que una enfermedad, en el que se
Luego, se obtenían proyecciones PA, laterales y, a menudo, obli- produce el colapso de una parte de un pulmón o de todo como
cuas para descartar enfermedades, tales como obstrucciones fístu- consecuencia de una obstrucción bronquial, o la punción o el "esta-
las, carcinoma, bronquitis o bronquiectasia. En estas situacio~es, la
llido" de una vía aérea. Como hay una menor cantidad de aire que
TC ha reemplazado a la broncografía. la normal, esta región se aparece más radiodensa y puede determi-
ECOGRAFÍA nar que la tráquea y el corazón se desvíen hacia el lado afectado.
Bronquiectasia es una dilatación irreversible de bronquios o bron-
La _ecografía pued~ utilizarse para detectar un derrame pleural (lí- quiolos, secundaria a infección u obstrucción pulmonar repetidas.
~u1do en el . e~pac10 ple~ral) o ~ara dirigir la inserción de una agu- Este proceso se asocia con la destrucción y la inflamación crónica
ia con el ob¡e~vo de aspirar el hqu1do (toracocentesis). de segmentos de pared bronquial que determinan una mayor pro-
La ecocard1ografía es una ecografía que utiliza ondas de sonido ducción de moco que provoca tos y expectoración (expulsión de es-
para ~ear una imagen del corazón. (Nótese que este examen difie- puto) crónicas. En las regiones dilatadas, puede acumularse pus, lo
re radicalmente del ~rdiograma, estudio para evaluar la ac- que aumenta la radiodensidad regional, porque hay menos aire en
tividad eléctrica del corazón.) estas áreas (más frecuente en los lóbulos pulmonares inferiores).
Bronquitis es un trastorno agudo o crónico asociado con una se-
ESTUDIOS DE MEDICINA NUCLEAR
creción excesiva de moco en los bronquios que provoca tos y dis-
Ciertos estudios de medicina nudear con radioisótopos pueden nea. La causa principal es el tabaquismo. La bronquitis infecciosa
emplearse para evaluar y diagnosticar derrames o embolias pulmo- se debe a virus o bacterias. La bronquitis, generalmente, afecta a
nares. los lóbulos pulmonares inferiores y se manifiesta con hiperinsufla-
ción y una trama pulmonar más pronunciada en la radiografía.
RESONANCIA MAGNÉTICA Disnea es lc'.l dificultad respiratoria y se define por una sensación
P_uede recurrirse a la RM cardiovascular para evaluar e identificar de "falta de aire" más común en ancianos. Aunque la disnea gene-
o_ertas enferm_e~ades, tales como cardiopatías congénitas, permea- ralmente es provocada por el ejercicio físico, también puede ser se-
b1hdad de un 1n¡erto, tumores cardíacos, trombos, masas pericárdi- cundaria a alteraciones restrictivas u obstructivas en los pulmones o
c.as y disección y aneurismas aórticos. las vías aéreas.
Es in:'probable que la RM reemplace a la ecocardiografía en la La disnea también puede deberse a un edema de pulmón rela-
evaluaaón del corazón, pero puede utilizarse como complemento cionado con trastornos cardíacos. La evaluación diagnóstica de un
de la TC a fin de obtener imágenes multiplanares de tumores y otras paciente con disnea generalmente comienza con radiografías de tó-
masas ocupantes, evaluar con mayor profundidad el mediastino e rax en las proyecciones AP y lateral, y prosigue con otros estudios.
identificar disecciones y aneurismas de la aorta. Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es una for-
ma de obstrucción persistente de la vía aérea, secundaria a un en-
Indicaciones en estados patológicos fisema o una bronquitis crónica (el tabaquismo es la rausa principal
INTRODUCCIÓN de EPOC). Los casos de EPOC leves generalmente no se detectan
La li~ de indicacione~ en estados o condiciones patológicas en la radiografía de tórax, pero los casos más severos pueden apre-
consignada a continuaaón y en otros capítulos de este libro no ciarse daramente. (Véase enfisema.)
pretende abarcar todos los trastornos o procesos patológicos que Enfisema es una enfermedad pulmonar crónica irreversible, en la
los radiólogos deben conocer, como puede estar considerado en cual los espacios aéreos alveolares aumentan significativamente de
un curso sobre enfermedades. Sin embargo, sí están incluidas las tamaño, debido a la destrucción de la pared alveolar y la pérdida de
enfermedades más comunes, y es fundamental que el radiólogo la elasticidad de los alvéolos. Estos pacientes no expulsan totalmen-
conozca y comprenda estas indicaciones. te el aire durante la espiración, lo que conduce a una respiración
CAPITULO 2 TÓRA)\

muy laboriosa con un alto grado de impedancia del intercambio gá- Cualquier tipo de derrame pleural se manifiesta por niveles líqui-
seoso pulmonar. Las causas de enfisema son el tabaquismo o la dos en las proyecciones obtenidas con un haz de rayos horizon-
inhalación crónica de polvo. En las radiografías de tórax, el enfisema tal. Los derrames de escaso volumen se identifican mejor en de-
se manifiesta con un aumento de las dimensiones pulmonares, cúbito lateral con el lado afectado hacia abajo: Se impide que
un tórax en tonel, con un diafragma aplanado y deprimido que en- el líquido sea enmascarado por las estructuras del mediastino.)
mascara los ángulos costofrénicos, y una silueta cardíaca elongada. Neumonía (neumonitis) es una inflamación de los pulmones que
Los campos pulmonares presentan una radiolucidez marcada que provoca la acumulacic:)n de l'lquidq en ciertas áreas pulmonqres,
obliga a una disminución importante de los factores de exposición, y que crea con un aumento de la densidad en las áreas afecta-
pese al aumento de las dimensiones torácicas. das. La evaluación inicial más común comprende proyecciones
Epiglotitis es una afección más frecuente en niños de 2 a 5 años PA y laterales en posición erecta, con el rayo horizontal. Por lo
de edad. Para mayor información sobre. esta afección grave y po- general, es necesario aumentar los factores de exposición para
tencialmente fatal que puede instalarse muy rápidamente, véa- penetrar y observar estas áreas. Los distintos tipos de neumonía
se el capítulo 20. La proyección lateral de las vías aéreas superiores dependen de la localización y la causa de la inflamaci6n.
puede revelar edema o t4mefacción de los tejidos blandos en la Pleuresía es una inflamación de la pleura que rodea a los pulmo-
epiglotis. nes (generalmente por un virus o una bacteria). La causa es el
Fibrosís quística es la enfermedad hereditaria más frecuente y se "frote" de las pleuras parietaí y visceral durante la respiración, lo
asocia con la secreción aumentada de un moco espeso que "tapo- que induée un dolor intenso. A menudo es secundaria a una neu-
na" progresivamente los bronquios y los bronquiolos. Este trastorno monía o un tráumatishlo torácico.. Se puede observar en las ra-
puede observarse en las radiografías de tórax con un aumento de diograflas por un derrame pleural asociado. Sin embargo, existe
la densidad en ~reas pulmonares espedficas asociada con hiperin- un trastorno llamado "pleuresía seca•, sin acumulación de líqui-
suflación. do y, por lo general, no detepable en las radiografías.
Hemoptisis es la expectoración de sangre, más frecuente en Quilotórax es la acumulación de líquido lechoso en el espacio
adultos, pero también puede observarse en los niños. pleural. Se produce por una herida torácica o una obstrucción del
La evaluación de la hemoptisis generalmente comienza con pro- conducto linfático torácico en el tórax.
yecciones AP (PA) y lateral del tórax, y prosigue con una TC para
evaluar mejor pequeñas sombras detectadas en las radiografías. Tipos de neumonla
Bronconeumonía es una bronquitis de ambos pulmones general-
Neoplasias pulmonares mente provocada por estreptocos o estafilococos.
Son crecimientos tumorales. Las neoplasias pueden ser benignas.o Neumonla lobular, en general, limitada a uno o dos lóbulos pulmo-
malignas. nares.
Benignas: el hamartóma es el tumor pulmonar benigno más fre- Neumonía por aspiración es la entrada de un cuerpo extraño o un
cuente, que generalmente se detecta en las áreas periféricas del alimento en los pulmones, con irritación y edema bronquiales re-
pulmón. Se observa como una masa radiodensa pequeña bien sultantes.
delimitada en la radiografía de tórax. Neumonía viral (intersticial) es una inflamación de los alvéolos y
Malignas (cáncer de pulmón): existen muchos tipos de cáncer de las estructuras pulmonar comunicantes. En las radiografías se ma-
pulmón, y más del 90% comienza en los bronquios (carcinoma nifiesta por un aumento de la radiodensidad en las regiones pe-
broncogénico) . El carcinoma de células alveolares es menos fre- rihiliares.
cuente, se origina en los alvéolos pulmonares. Además, muchos Neumotórax es la acumulación de aire en el espacio pleural,
cánceres se originan en otras regiones del cuerpo, tales como la que provoca un colapso parcial o completo del pulmón afectado, y
mama, el colon, la próstata u otros órganos, y luego se diseminan disnea y dolor torácico inmediatos y severos. Puede ser secundario
a los pulmones. Los estudios mostraron que el tabaquismo es la a un traumatismo o a un proceso patológico que rompe un área
causa principal de todos los cánceres pulmonares en el 90% de debilitada del pulmón.
los hombres y el 700/o de las mujeres. En la racjíografía de tórax, el pulmón afectado puede estar aleja-
En la radiografía d.e tórax, el cáncer de pulmón puede observar- do de la pared torácica, pero el hallazgo más notable es la ausen-
se como sombras leves en un estadio temprano o como ma- cia de trama vascular en la región colapsada. Es importante iden-
sas radiopacas más claramente delimitadas en los casos más tificar el límite del pulmón. Las radiografías de tórax para evaluar un
avanzados, Sin embargo, los tumores pulmonares malignos ra- neumotórax deben obtenerse en posición erecta. Si el paciente
ra vez se calcifican; por lo tanto, las masas o nódulos radiopa- no puede adoptar esta posición, debe recurrirse a la posición en
tos calcificados generalmente son lesiones benignas. decúbito lateral con el lado afectado hacia arriba (y no hacia
La K puede mostrar nódulos pequeños no detectables en las abajo, como para µn derrame pleural) y el haz de rayos en direc-
radiografías. No obstante, por lo general, se requiere una biop- ción horizontal.
sia para determinar si estas sombras se deben a una inflama- Un neumotórax pequeño generalmente se evalúa con proyec-
ción o representan procesos malignos. ciones PA en inspiración y espiración, en posición erecta. Se obser-
Derrame pleural (hrdrotórax es un término antiguo) es la acumu- va mejor en el vértice de una proyección PA en posición erecta y en
lación anormal de líquido en la cavidad pleural. espiración máxima.
Edema pulmonar es el exceso de líquido en los pulmones, por
Tipos de derrame pleural lo general, secundario a una obstrucción de la circylación pulmonar,
Empiema es pus en el espacio pleural. Las causas de empiema a menudo, asociada con insuficiencia cardíaca congestiva (ICC). Una
son heridas torácicas, obstrucción bronquial y ruptura de un abs- causa frecuente es la enfermedad arterial coronaria, con disminu-
ceso pulmonar. Puede deberse a la propagación de una neumo- ción del flujo sanguíneo hacia el corazón. Esto genera una circula-
nía o un absceso pulmonar hacia la cavidad pleural. ción pulmonar inadecuada y la acumulación de sangre en los pul-
Hemotórax es la acumulación de sangre en la cavidad pleural. La mones. En las radiografías de tórax, estas alteraciones se manifiestan
insuficiencia cardíaca congestiva es una causa frecuente de derra- con un aumento difuso de la radiodensidad en las regiones hiliares,
me pleural derecho o bilateral. Las causas de derrame pleural iz- que disminuye hacia la periferia del pulmón y niveles hidroaéreos
quierdo comprenden traumatismos, infarto pulmonar, panaeati- en las proyecciones con un haz de rayos horizontal en los casos
tis o absceso subfrénico. más graves.
TÓRA X CAPITULO 2

Embolia pulmonar es una obstrucción súbita de una arteria pul- asociado con ganglios linfáticos mediastínicos más grandes es un
monar. los coágulos grandes pueden provocar la muerte súbita, signo importante de tuberculosis primaria. Se pueden observar pe-
pero en general, otras arterias compensan y aportan sangre a las queñas lesiones focales en cualquier parte de los pulmones y, con
regiones afectadas para evitar la muerte tisular (infarto pulmonar). frecuencia, derrame pleural unilateral, sobre todo, en los adultos.
La radiografía de tórax rara vez refleja este trastorno. En ocasiones, Tuberculosis reactiva (secundaria) por lo general, afecta a los
es posible apreciar una opacidad cuneiforme (joroba de Hampton) adultos y se manifiesta inicialmente en las radiografías de tórax con
que sugiere un infarto pulmonar (necrosis o muerte tisular). calcificaciones irregulares bilaterales de aspecto apolillado en los ló-
El diagnóstico de certeza requiere una TC o a centellogramas de bulos superiores. A menudo, se observa un desplazamiento del hi-
perfusión con radionúclidos para determinar la irrigación sanguínea lio hé!cia élrribél. Orn;mtP J;i cur;ición, se forma tejido fibroso con cal-
(perfusión) del área afectada e identificar el segmento que no reci- cificaciones, que rodea la región, y deja una cavidad que puede
be sangre. observarse en las tomografías. Con frecuencia, también se solicitan
Síndrome de distrés respiratorio o SDR (generalmente lla- proyecciones AP lordóticas para detectar las calcificaciones y las
mado enfermedad de membrana hialina EMH en los neonatos cavidades de los vértices y los lóbulos superiores.
y síndrome de dificultad respiratoria del adulto, o SORA, en
los adultos) es una emergencia asociada con lesión o infección de Enfermedad pulmonar laboral (formas de neumoconiosis)
los alvéolos y los capilares pulmonares, que provoca el escape de Antracosis (neumoconiosis con pulmón negro) es la acumula-
líquido y sangre hacia los espacios interalveolares o el interior de ción de polvo de carbón en los pulmones. Con la inhalación pro-
los alvéolos propiamente dichos, con formación de membranas longada (10 años o más), el polvo de carbón se disemina en to-
hialinas. das las áreas pulmonares y, en las radiografías, se observan
Se puede detectar radiográficamente por un aumento de la den- pequeñas manchas opacas o conglomerados.
sidad a lo largo de todos los campos pulmonares, con un patrón Asbestosis se debe a la inhalación de partículas (fibras) de asbes-
granular, dado que los espacios normalmente ocupados po aire es- tos, que provoca fibrosis pulmonar. Puede evolucionar hacia un
tán llenos de líquido. cáncer de pulmón, sobre todo en los fumadores.
Tuberculosis es una enfermedad contagiosa (y potencialmente Silicosis es un trastorno pulmonar irreversible secundario a la inha-
fatal) causada por bacterias transmitidas por el aire. En una época, lación de polvo de sílice (cuarzo), una forma de polvo de arena.
provocaba el 30% de todas las muertes en la población, pero el La exposición lilboml ilfecta a ciertos mineros y a las personas
desarrollo de vacunas y de antibióticos como la estreptomicina en encargadas de la limpieza con chorros de arena. La radiografía
las décadas de 1940 y 1950, virtualmente, redujo la amenaza de de tórax muestra patrones definidos de nódulos y densidades ci-
esta enfermedad. No obstante, la incidencia de tuberculosis comen- catriciales. Los pacientes con silicosis, tienen tres veces más ries-
zó a aumentar nuevamente con la aparición del SIDA y el deterioro go de sufrir tuberculosis que las personas sin silicosis.*
de las condiciones de vida en las grandes ciudades.
Tuberculosis primaria designa la tuberculosis que afecta a perso- • Berkow R. Beer M, Fletcher A. The Merdc A4cnuol oí Medicol tnformation, \\Me house,
nas que nunca sufrieron la infección. El aumento del tamaño hiliar, Staten, NJ, 1997, Merd< Reseorch Labo<atories

CUADRO 2-1. RESUMEN DE INDICACIONES EN ESTADOS PATOLÓGICOS

' ... ... • ¡ ' t ..


. . ~ . ... ..
. .. .,
Aspiración (obstrucción mecánica) PA y lateral de tórax, lateral Contorno radiodenso o radiopaco Técnica de tejidos blandos para la via
de vía aérea superior aérea superior (-)
Atelectasia (colapso total o parcial de PA y lateral de tórax y PA Regiones pulmonares radiodensas con desvia- Aumento ( +)
un pulmón) en inspiración/espiración ción del corazón y la tráquea en casos severos
Bronquiectasia PA y lateral de tórax con Campos pulmonares inferiores radiodensos Aumento ( +)
broncografía o TC
Bronquitis PA y lateral de tórax Hipennsuflación (radiolucidez generalizada) y En general, ninguno
trama broncovascular muy pronunoada en los
campos pulmonares inferiores
Neoplasias pulmonares
• Berngno (hamartoma) PA y lateral de tórax Radiodensidades con contornos bien delimitados, Aumento ( +)
la masa puede estar calcificada (radiopaca)
• Tipos malignos (cáncer) PA y lateral de tórax, TC Sombras leves en fase temprana, masas radio- Aumento en fases avanzadas(+)
pacas bien delimitadas más grandes en fase
avanzada
Dename pleural (hidrotórax) (líquido PA erecta y lateral de tórax Aumento de la radiodensidad, niveles hidroaé- Aumento(+)
en la cavidad pleural) o con haz horizontal y reos, posible desviación del mediastino (véa-
• Empiema (el líquido es pus) en decúbito lateral con se atelectasia)
• Hemotóral<. (el líquido es sangre) el lado afectado hacia
• Quilotórax (el líquido es una sustan- abajo
óa lechosa)

' los sistemas de control automático de exposición (CAE) estan diseñados para corregir la densidad de 13 exposición automáticamente según el tamaño del paciente y el proceso patoló-
gico, y si se los calibra correctamente y utiliza por lo general no se requieren a¡ustes manuales. Sin embargo, los ajustes manuales de la exposición pueden ser necesarios en los casos
m.ls complejos o para la repetiáón de los exámenes, aun cuando se utilice CAE. También son importantes para las técnicas de exposición manual en 13 mesa radiográfica o los exámenes
con equipos portátiles en los que no se utiliza el CAE.
(Continúa)
CAPITULO 2 TÓRAX

• • ... .. ' .
CUADRO 2-1. RESUMEN DE INDICACIONES EN ESTADOS PATOLÓGICOS (Cont.)
..
.. : .. ... .. .. .,
Disnea (dificultad respiratoria) PA y lateral de tórax Depende de la causa de disnea Según la causa
Edema pulmonar (liquido en los PA y lateral de tórax, y Aumento de la ra<fiodensidad <fJfusa en las re- Aumento(+)
pulmones) proyección con rayo giones hiliares y niveles hidroaéreos
horizontal para niveles
hidroaéreos
Embolia pulmonar (obstrucción brusca PA y lateral de tórax, y Rara vez detectable en las radíografias de tórax, En general, ninguno
de una arteria pulmonar) centellogramas de per- salvo por una posible opacidad en forma de
fusión (medicina nu- cuila (joroba de Hampton)
clear)
Enfermedad pulmonar obstructiva PA y lateral de tórax Se manifiesta como enfisema en casos severos Disminución (-)
crónica (EPOC) (véase página siguiente)
Enfermedades pulmonares laborales
(formas de neumoconiosis)
• Antracosis (pulmón negro) PA y lateral de tórax Pequel'las manchas opacas en los pulmones Aumento(+)
• Asbestosis PA y lateral de tórax Calcificaciones (radiodensidades) que afectan Aumento(+)
la pleura
• Si6cosis PA y lateral de tórax Patrón distintivo de cicatrización y nódulos Aumento(+)
densos
Enfisema PA y lateral de tórax Aumento de las dimensiones pulmonares, tórax Disminución significativa, según la
en tonel. del diafragma aplanado, pulmones gravedad (- )
radiolúcidos
Epiglotitis Lateral de los tejidos Estrechamiento de la vía aérea superior en la Técnica para tejidos blandos
blandos de la vía aérea región epigtótica laterales (-)
superior
Fíbrosis qufstica PA y lateral de tórax Aumento de la radiodensidad en (egiones Aumento en casos severos (+)
pulmonares especificas
Hemoptisis (expectoración de sangre) PA y lateral de tórax Depende de la causa de hemoptisis Según la causa
Neumonía (neumonitis)
• Hemotórax (el líquido es sangre) PA y lateral de tórax Infiltrado irregular con mayor radiodensidad Aumento (+)
• Neumonla por aspiración
• Hemotórax (el líquido es sangre)
• Bronconeumonia
• Lobular (neumocócica)
• Viral (intersticial)
Neumotórax PA erecta y lateral de tórax Pulmón alejado de la pared torácica, sin trama Disminución (-)
o en decúbito lateral pulmonar
con el lado afectado
hacia arriba y PA en
inspiración/espiración
para neumotórax
pequel'lo.
Pleuresia (pleuritis) PA y lateral de tórax Posibles niveles hidroaéreos, o ninguno con En general, ninguno
pleuresía ·seca·
Sfndrome de distrés respiratorio (SDR) PA y lateral de tórax erecta Patrón granular de aumento de la radiodensidad Aumento(+)
(generalmente llamado enfermedad en los pulmones, posibles niveles hidroaéreos
por membrana hialina [EMH) en los ni-
l'los)
Tuberculosis
• Tuberculosis primaria PA y lateral de tórax Pequeñas manchas opacas en los pulmones y En general, ninguno
aumento de la región hiliar en fuse temprana
• Tuberculosis por reactivación PA y lateral de tórax, y AP Regiones de calcificaciones con cavilaciones, a Ninguno o aumento leve (+)
(secundaria) de tórax en lordosis, to- menudo en los lóbulos superiores y los vérti-
mografla ces con retracción superior de los hilios
• Los sistemas de control automático de exposición (CAE) est<1n disellados para corregir la densidad de la exposióón automáticamente según el tamallo del paciente y el proceso ¡><11016-
gico. y si se Jos calibra correctamente y utiliza por lo general no se requieren ajustes manuales. Sin embargo, los ajustes manuales de la exposióón pueden ser necesarios en los casos
más complejos o para la repetición de los exc\menes, aun cuando se utilice CAE. También son importantes ¡><1ra las térnicas de exposición manual en la mesa radiografica o los ex<1menes
con equipos portátiles cuando no se utiraa el CAE
TÓRAX CAPÍTULO 2

Información de encuestas Proyecdones/posídones especíales. Las proyecciones/posi-


TÓRAX ciones especiales más comunes son (en orden de frecuenCia) AP
Proyecciones básicas. Como es lógico suponer en los Estados Uni- en lordosis, decúbito lateral, oblicuas anteriores y oblicuas pos-
dos y Canadá, las dos proyecciones básicas más frecuentes son las teriores. Estas preferencias resultaron ser constantes y uniformes
PA y lateral, seguida por la proyección AP en posición supina. en todas las regiones de los Estados Unidos y Canadá (Para porcen-
tajes y diferencias regionales menores, véase el Apéndice A.)

Proyecciones básicas (de rutina) y especiales PROYECCIONES ESPECIALES


A.continuación, se describen e ilustran ciertas proyecciones básicas Las proyecciones especiales son aquellas más frecuentes que se
y, especiales para el tórax, sugeridas como proyecciones estándar o obtienen como imágenes adicionales para demostrar más clara-
básicas, o como procedimientos especiales que todo estudiante de mente cíertos procesos patológicos o partes corporales específicas,
radiológka debe dominar. o cuando el paciente no puede cooperar plenamente.

PROYECCIONES BÁSICAS
Las proyecciones básicas o estándar; a veces también llamadas ''de
rutina" son aquellas que generalmente se tomiin en pacientes pro-
medio capaces de cooperar durante el procedimiento.

PROYECCIONES BÁSICAS Y ESPECIALES

rorax Tórax Vía aérea superior


BASICAS ESPECIALES BÁSICAS
• PA84 • AP supina o semi- • lateral 93
• Lateral 86 erect.a 88 • AP94
• Detúbjto lateral 89
• AP en lordosis 90
• Oblicua anterior 91
• Oblicua posterior 92
CAPITULO 1 T ÓR AX

PROYECCIÓN PA: TÓRAX


Paciente ambulatorio

Patología demostrada Tórax


En posición erecta, derrames pleurales, BASICAS
neumotórax. atelectasias y signos de • PA
• Lateral
infección.

Factores técnicos
• Tamaño del Rl: 35 x 43 cm
( 14 x 17 pulgadas),
longitudinal o transversal
(véase Nota).
• Parrilla móvil o fija Los recuadros negros indican
• Rango de 11O·125 kVp selecciones de la cámara en CAE
• Técnica y dosis: an Wp mAs ~ lM.
l22 l11ol l l sl: S :1
3 11
mr.id
Fig. 2 -55. Proyección PA de tórax.
Protección. Colocar un protector de plomo anudado a la cintura o
utilizar un protector móvil ajustable.

Posición del paciente


• De pie, pies ligeramente separados, peso distribuido uniforme-
mente sobre ambos pies
• Mentón elevado apoyado sobre el RI
• Manos en la cintura, palmas hacia afuera, codos parcialmente
flexionados
• Hombros rotados hacia adelante, contra el RI para permitir que
las escápulas se alejen de los campos pulmonares. Hombros
descendidos para mover las davículas por debajo de los vérti-
Ángulo Heml· Ángulo
ces. costofrénico dialragma costofrénico
derecho derecho izquierdo
Posición de la región por explorar ffi Fig. 2-56. Proyección PA de
• Alinear el plano mediosagital con el RC y la línea media del RI, Fig. 2-57. Proyección PA de tórax.
con márgenes iguales entre el límite externo del pulmón y el tórax.
borde del RI.
• Asegurarse de que no exista rotación del tórax
Criterios radiográficos
• Elevar o descender el RC y el RI, según necesidad, hasta de T7
en un paciente promedio. (La parte superior del RI estará a 4 o Estructuras mostradas: • Ambos pulmones desde los vértices
5 cm por encima de los hombros en la mayoría de los casos.) hasta los ángulos costofrénicos y la tráquea llena de aire desde Tl
hacia abajo. Se observa el contorno de las regiones hiliares, el cora-
Rayo central zón, los grandes vasos y el tórax óseo.
• RC perpendicular al RI y centrado en el plano mediosagital en Posición: • Mentón sufióentemente elevado para prevenir la super·
el nivel de T7 (de 18 a 20 cm debajo de la vértebra prominen- posición con los vértices. • Rotación anterior de los hombros suficien-
te, o en los ángulos inferiores de las escápulas) te para evitar la superposición de las escápulas a los campos pulmo-
nares. • Las sombras de mamas grandes deben situarse por fuera de
• Chasis centrado con el RC
los campos pulmonares • Sin rotación: ambas articulaciones estemo---
• DFR de 180 cm (72 pulgadas) claviculares (EC) a la misma distancia de la línea media de la colum-
na vertebral • Distancia entre las caras laterales de las costillas y la
Colimación. Colimar los cuatro lados de los campos pulmonares. columna vertebral igual a ambos lados en toda la caja torácica.
(La parte superior del campo iluminado debe estar en el nivel de la Nota: La escoliosis y la cifosis también pueden provocar una asime--
vértebra prominente y los bordes laterales deben coincidir con los tría de las articulaciones EC y la caja torácica, es evidente por la cur-
márgenes cutáneos externos.) vatura de derecha a izquierda.
Colimación y RC: bordes de colimación casi idénticos arriba y aba-
Respiración. Exposición al final de la segunda inspiración com- jo, con el centrado del campo de colimación (RC) en n, en la mayo-
pleta. ría de los casos • Inspiración completa sin movimiento:
Nota: colee.ar el c<lSete en posición horizontal (transversal) en • se observa un mínimo de 10 (en muchos casos 11) costillas pos-
pacientes grandes o hiperesténicos. Para mayor detalle, véase la pá- teriores por encima del diafragma • Inmovilidad evidente por una
gina 78. definición nítida de las costillas, el diafragma y la silueta cardíaca, y la
trama pulmonar clara en la región hiliar y el resto de los pulmones.
Criterios de exposición: • Escala de contraste de suficientemente
larga para observar la trama broncovascular fina en el interior de los
pulmones • Contorno débil de, por lo menos, las vértebras torácicas
medias y superiores, y las costillas posteriores visibles a través del co-
razón y las estructuras del mediastino.
TÓRAX CAPITULO 1

PROYECCIÓN PA: TÓRAX


En camilla, si el paciente no puede pararse

Patología demostrada Tórax


En posiáón erecta, derrames pleurales, neu- BÁSICAS
rnotó1ax, alelectasias y signos de infección. • PA
• Lateral

Factores técnicos
35
• Tamaño del RI: 35 X43 cm (14 X17 pulgadas)º,
longitudinal o transversal
43 r 1 .~]
• Parrilla móvil o fija
• Rango de 110-125 kVp
• Técnica y dosis: cm lVp mAs Piel LM
l l1101 l
22 3 17 1s
mrad
!::S :1
35

"LJ
Protección. Colocar un protector de plomo anudado a la cintura
para proteger las gónadas.
Fig. 2- 58. Proyección PA de tórax (paciente contra la placa torácica).

Posición del paciente


• De pie, sentado en la camilla, con las piernas suspendidas
• Brazos alrededor del chasis, salvo que se utilice un soporte pa-
ra RI de tóra;;, entonces la posición como para paciente ambu-
latorio
• Hombros rotados hacia adelante y abajo
• Sih rotación del del tórax

Posición de la región por explorar EíJ


• Ajustar la altura del RI para que la parte superior del RI esté de
4 o 5 cm por encima de los hombros y el RC, a nivel de T7.
• Si se utiliza un chasis portátil, porque el paciente no puede ser co-
locado contra la tabla torácica, colocar una almohada en el regazo
para elevar y sostener el chasis, pero mantener el chasis contra el
tórax para reducir la distancia objeto-receptor (DOR) (fig. 2-59).

Rayo central
• RC perpendicular al RI y centrado en el plano mediosagital en
el nivel de T7 (de 18 a 20 cm debajo de la vértebra prominen- Fig. 2-59. Proyección PA de tórax (paciente sosteniendo el chasis).
te, con los ángulos inferiores de las escápulas).
• Centrar el chasis con el RC, si se utiliza un chasis portátil).
• OFRde 180cm (72 pulgadas).

Colimación. Colimar con el área de los campos pulmonares. La


parte superior del campo iluminado debe estar en la vértebra pro-
minente, que con los rayos divergentes, determinará un borde de
colimación superior, sobre el RI a aproximadamente de 4 cm por
encima de los vértices pulmonares.

Respiración. Exposición al final de la segunda inspiración com-


pleta.

Nota: utilizar una banda compresiva u otro dispositivo para ase-


gurarse de que el paciente se encuentre estable y no se mueva du-
rante la exposición.

Criterios radiográficos
• La radiografía debe tener un aspecto similar al de la proyec-
áón PA ambulatoria, descrita en la página anterior.

Fig. 2-60. Proyección PA de tórax.


CAPiTULO 1 TÓRAX

POSICIÓN LATERAL: TÓRAX


Paciente ambulatorio

Patología demostrada Tórai


Una perspectiva de 90° desde una BASICAS

8
proyección PA puede revelar procesos • PA
• Lateral
patológicos detrás del corazón, los grandes
vasos y el esternón. 35

Factores técnicos
• Tamaño del RI: 35 x 43 cm (14 x 17 pulgadas),
longitudinal 4 1
• Parrilla móvil o fija
• 110-125 kVp cm mAs Piel LM
3
• Técnica y dosis: 30 i 2s 6 40 35 MamaTiroides
mrad
Protección. Colocar un protector de plomo anudado a la cintura o
un protector de plomo móvil para las gónadas.
Posición del paciente
• De pie, lado izquierdo contra el RI, salvo que el trastorno se
localice del lado derecho; luego obtener una proyección lateral Fig. 2-61. Posición lateral izquierda de tórax.
derecha, si el protocolo del servicio incluye esta opción.
• Peso corporal distribuido uniformemente sobre ambos pies
• Brazos elevados por encima a cabeza, mentón elevado
Posición de la región por explorar ffi
• Centrar a paciente con el RC y el RI por delante y por atrás.
• Colocar en una posición lateral verdadera (el plano coronal
perpendicular y el plano sagital paralelo al RI, véase Nota 1).
• Descender ligeramente el RC y el RI con relación a la proyec-
ción PA, si es necesario (véase Nota 2).
Rayo central
• RC perpendicular, dirigido a la parte media del tórax en el nivel
de T7 (de 8 a l O cm debajo del nivel de la incisura supraesternal).
• DFR de l 80 cm (72 pulgadas)
Colimación. Colimar los cuatro lados de los campos pulmonares (la
parte superior del campo iluminado en la vértebra prominente).
Respiración. Exposición al final de la segunda inspiración pro-
funda.
Nota 1: asegurarse de que el plano mediosagital sea paralelo
al RI, lo que en pacientes delgados, pero de hombros anchos,
determinará que las caderas y la parte inferior del tórax no es-
tén contra el RI.
Nota 2: este aumento en la DOR de la parte inferior del tórax
también determinará que los ángulos costofrénicos de los pul-
Fig. 2-62. Proyección lateral.
mones se proyecten más bajo, debido a la divergencia del haz
de rayos. Por lo tanto, se debe descender el RC y el RI como
mínimo 2 cm con relación a la proyección PA, para evitar el
corte de los ángulos costofrénicos.
Vértices
,,..-=---~--- pulmonares
Criterios radiográficos
Esternón
Estructuras mostradas: • Ambos pulmones desde los vértices has-
ta los ángulos costofrénicos y desde el esternón en la parte anterior
hasta las costillas posteriores, y el tórax en la parte posterior_
Posición: • Mentón y los brazos suficientemente elevados para pre- Corazón
venir la superposición de los tejidos blandos con los vértices pulmo-
nares. • Sin rotación: costillas posteriores y án~ulo costofrénico más
alejado del RI, proyectados ligeramente, posterior (de 1 a 2 cm) de- Vértebra
bido a los rayos divergentes. torácica
Nota: Para más detalles sobre la dirección de la rotación, véanse la
página 76 y las críticas radiográficas de la página 96. Costillas
Colimación y RC: bordes de colimación casi idénticos arriba y aba- Diafragma
posteriores
jo • Región hiliar en el centro aproximado del RI.
Criterios de exposición: • Inmovilización evidente por una definición Ángulo
nitida del diafragma y la trama pulmonar. • Exposición y escala de contras- costofrénico
te alta suficientes para observar el contorno de las costillas-y la trama posterior
pulmonar a través de la silueta car-díaca y las áreas superiores de los
pulmones, sin sobreexposición de otras regiones pulmonares. Fig. 2-63. Proyección lateral.
TÓRAX CAPÍTULO 2

POSICIÓN LATERAL: TÓRAX


En camilfa o silla de rueda~. si el pa:ciente no puede pararse

Patologfo demostrada Tórax


Una perspectiva de 9<Y" desde una BÁSICAS
proyección PA puede revelar procesos • PA
• Lateral
patológicos detrás del corazón, los grandes
vasos y el esternón.

Factores técnicos
• Tamaño del RI: 35 x 43. 011 (14 x 17 pulgadas),
longitudinal
• Parrilla móvil o fija
• 110-125 kVp cm ~ mAs ríel lM
• Técnica y dosis: ;;o 12s 6 40 ~s • Tlf0Ídl!$ 3
Ma 9
m1dd

Protección. Colocar un protector de plomo anudado a la cintura


para proteger las gónadas.

Posición del paciente en la camilla


• Sentado en la camilla, con las piernas pendientes, si le resulta Fig. 2-64. Posición lateral izquierda de tórax en camilla.
más cómodo (asegurarse de que la camilla no se mueva)
• Brazos cruzados por encima de la cabeza o apoyados en un soc
porte
• Mentón elevado
Posición del paciente en la silla de ruedas
• Si es posible, retirar los apoyabrazos o colocar una almohada u
otfo tipo de soporte debajo de los pacientes de menor tamaño,
de manera que el apoyabrazos no se superponga a los campos
pulmonares i'nferiores.
• Rotar al paciente en la silla dí: ruedas hacia una posición lateral,
lo más cercana posible al RI.
• Colocar el paciente inclinado hacia adelante y colocar soportes
detrás de la espalda; brazos por encima. de la cabeza y sostener
una barra de soporte. Mantener los brazos elevados.
Posición de la región por explorar l!J
• Centrar al paciente con el RC y el RI, evaluando las partes ante-
rior y posterior del tórax; ajustar el RC y el RI en relación con T7.
• Asegurar que no exista rotación mirando al paciente desde la
posición del tubo de rayos.
Fig. 2-65. Posición lateral izquierda en silla de ruedas (brazos levan-
Rayo central tados, soporte detrás de la espalda).
• RC perpendicular, dirigido al nivel de T7 (8 a 10 cm debajo del
nivel de Ja incisura supraestemal)
• DFR de 180 cm (72 pulgadas)
• Parte superior del RI aproximadamente a 2,5 cm por enóma de
la vértebra prominente.
Colimación. Colimar los cuatro lados de Jos campos pulmonares.
Respiración. Exposición al final de la segunda ínspiración com-
pleta.
Nota: intentar siémpre que el paciente esté sentado en posición
erecta, en la camilla o la silla de ruedas. Sin embargo, si la condición
del paciente nb lo permite, la cabecera de la camilla puede elevar-
se lo máximo posible a la posición erecta, utilizando un soporte ra-
diolúcido detrás de la espalda (fig. 2-66). Se debe intentar por to-
dos ros medios. que el paciente adopte la posición erecta.

Criterios radiográficos
la radiografía debe tener un aspecto similar al de la proyección la-
teral ambulatoria, descrita en la página ariterior.
Fig. 2-66. Posición ereda, lateral izquierda con apoyo.
CAPÍTULO 2 TÓRAX

POSICIÓN LATERAL: TÓRAX


Posición supina o semierecta (en el servicio de radiologfa o con un equipo portátil)

Patología demostrada Tó rax


Procesos patológicos en los pulmones, el ESPECIALES
diafragma y el mediastino. Para evaluar niveles • APsupinao
semierecta
hidroaéreos (derrame pleural) se requiere una
posición completamente erecta. con un RC
horizontal, como en las proyecciones PA o en decúbito.
Factores técnicos
• Tamaño del RI: 35 x 43 qn (14 x 17 pulgadas).
transversal (paciente promedio a voluminoso)
• Pantallas o parrilla fija (con equipos portá.t iles
de 70-80 kVp generalmente se utilizan pantallas)
• Rango de 80 a 100 kVp con parrilla (paciente
35
D 43

voluminoso) cm • mAs Piel LM


· Técnica y dosis: 22 110 1.1 1 2 ;:::: !
mrad
Protección_ Colocar un protector de plomo para proteger las gónadas.
Posición del paciente
• Posición supina sobre la camilla; si es posible, la cabecera de la Fig. 2-67. Proyección AP supina.
camilla o de la cama debe elevarse hasta la posición semierecta
(véanse notas más adelante) .
• Llevar los hombros del paciente hacia adelante, con rotación in-
terna de los brazos.
Posición de la región por explorar
• Centrar el RI debajo o detrás del paciente, alinear el centro del
Rl con el RC (la parte superior del RI debe estar aproximada-
mente a 4 o 5 cm por encima de los hombros).
• Centrar al paciente con el RC y el RI; evaluar la posición mirando
al paciente desde arriba, cerca de la posición del tubo de rayos.
Rayo central
• RC angulado en posición caudal para que esté perpendicular al
eje longitudinal del esternón (requiere un ángulo caudal de ± 5°,
lo que evita que las clavículas enmascaren los vértices pulmonares)
• RC en el nivel de T7, de 8 a 10 cm debajo de la incisura su-
praesternal
• DFR mínima de 100 cm (40 pulgadas) para posición supina
(véanse notas).
Colimación. Colimar hasta la superficie de los campos pulmonares.
Respiración. Exposición al final de la segunda inspiración com-
pleta. Fig. 2-68. Proyección AP semierecta.
Notas: se recomienda colocar el RI en posición transversal para re-
ducir el riesgo de excluir el borde lateral de los pulmones. Para ello, es
necesaria la alineación precisa del RC en el centro del RI, sin angu-
lación caudal .para prevenir la exclusión de la parrilla (si se utiliza).
Para la pos¡ción semierecta, utilizar una DFR de 180 cm (72 pul-
gadas), si es posible. Indicar siempre la DFR utilizada y, también, el ti-
po de proyecciones obtenidas, como AP supina o AP semierecta

Criterios radiográficos
• Los criterios para las radiografías de tórax en posiciones supina o
semierecta deben ser similares a aquellos para la proyección PA
descritos en la página anterior, con tres excepciones:
l El corazón se observará más grande, debido a la magnificación
generada por una menor DFR y una mayor DOR del corazón.
2. En este tipo de paciente, un posible derrame pleural, a menu-
do, enmascará la trama vascular pulmonar si se compara con la
proyección PA en posición erecta completa.
3. En general, la inspiración es menos profunda y solo se aprecia-
rán 8 o 9 costillas posteriores por encima del diafragma. Por
ello, los pulmones tendrán un aspecto más denso. por la me-
nor cantidad de aire.
• Corregir el ángulo del RC: Deben observarse tres costillas poste-
riores por encima de las clavículas, lo que indica una región apical
no oscurecida. Fig. 2-69. Proyección AP.
TÓRAX CAPiTU LO l

POSICIÓN EN DECÚBITO LATERA (PROYECCIÓN AP): TÓRAX

Patología demostrada Tóra.x


Pequeños derrames pleurales, detectados ESPECIALES
por niveles hidroaéreos en el espacio pleural. • AP supina o
semierecta
o escasa cantidad de aire en la cavidad • Decúbito latl!ral
pleural que indica un posible neumotórax (AP)
(véanse notas).
Factores técnicos 35
• Tamaño del RI: 35 x 43 cm (14 x 17 pulgadas), ~D
transversal (con relación al paciente)
• Parrilla móvil o fija 43 1
• Rango de 110 a 125 kVp
• Utilizar indicador de decúbito (o flecha)
• Técnica y dosis:
6
17

Protección. Colocar un protector de plomo para proteger las gónadas.


Posición del paciente Fig. 2-70. Posición en decúbito lateral izquierdo (proyección AP).
• Plancha cardíaca sobre la camilla o almohadilla radiolúcida de-
bajo del paciente
• Acostado del lado derecho para el decúbito lateral derecho y del
lado izquierdo para el decúbito lateral izquierdo (véanse notas)
• Mentón y ambos brazos por encima de la cabeza para no tapar
los pulmones; espalda apoyada firmemente contra el RI; camilla
asegurada para evitar que el paciente se deslice hacia adelante
y posiblemente se caiga; almohada debajo de la cabeza.
• Rodillas ligeramente flexionadas y plano coronal paralelo al RI,
sin rotación del cuerpo.
Posición de la región por explorar ffi
• Centrar el RI para que coincida con el centro del tórax (véanse notas).
• Ajustar el paciente y la camilla para centrar el plano mediosagital
y T7 con el RC (parte superior del RI aproximadamente a
7,5 cm [l pulgada] por encima de la vértebra prominente).
Rayo central
• RC horizontal, dirigido al centro del RI, a nivel de T7, de 8 a
10 011 [de 3 a 4 pulgadas] debajo de la incisura supraesternal.
Debe utilizarse un haz de rayos horizontal para obseNar nive-
les hidroaéreos o un neumotórax
Fig. 2-71. Decúbito lateral izquierdo.
• DFRde 180 cm (72 pulgadas)
Colimación. Colimar hasta la superficie de los campos pulmonares
{véanse notas).
Respiración. Exposición al final de la segunda inspiración completa.
Posición alternativa. Algunos radiólogos prefieren que el plano de
la cabecera esté 1O" más abajo que las caderas para reduar el as-
censo apical causado por la posición del hombro y pennitir que todo
el tórax esté horizontal (requiere un soporte debajo de la cadera).
Notas: colocar marcadores apropiados para indicar el lado del
tórax ubicado en el plano superior.
Las radiografías pueden obtenerse en los decúbitos laterales de-
recho o izquierdo. Ante la posibilidad de líquido en la cavidad
pleural (derrame pleural), el lado sospechoso debe estar abajo. No
exduir ese lado del tórax.
En caso de escasa cantidad de aire en la cavidad pleural (neu-
motórax), el lado afectado debe estar arriba y deben tomarse pre- Fig. 2-n . Decúbito lateral izquierdo.
cauciones para no cortar este lado del tórax.

Criterios radiográficos
Estructuras mostra das: • Debe abarcar los pulmones, incluidos los Colima ció n y RC: • El campo de colimación (RC) debe centrarse
vértices y ambos ángulos costofrénicos, y ambos bordes laterales de en el nivel de T7 en todos los pacientes de tamaño promedio.
las costillas. Crite rios d e exposición: • sin de movimiento; el diafragma, los
Posición: • Sin rotación: igual distancia entre la columna vertebral y bordes costales, la silueta cardíaca y la trama vascular deben aparecer
los bordes costales laterales de ambos lados; las articulaciones EC nítidos. • La exposición y la escala de contraste óptimas deben lograr
deben estar a la misma distancia de la columna. • Los brazos no de- una imagen tenue del contorno de las vértebras y las costillas a
ben superponerse a la parte superior de los pulmones. través de la silueta cardíaca.
C APiT UL O 2 TÓRAJC

PROYECCIÓN AP EN LORDOSIS: TÓRAX

Patología demostrada Tórax


Se obtiene pnncipalmente para descartar ESPECIAlES
caloficaciones y masas ocupantes • AP $Upina o wmiereda
• Oe<íibito lateral (AP)
retroclaviculares. • AP en lotclosls
• Oblicua aoteriof
• Oblicua posterior
Factores técnicos
• Tamaño del RI: 35 x 43 cm
Fig. 2-73. AP en lordosis.
( 14 x 17 pulgadas), longitudinal.
• Pamlla m6vll o fija
• Rango de 110 a 125 kVp
• Técnica y dosis: "' • """ """ M
22 125 3 ~ 26 e ;::se
.i

Protección. Colocar un protector de plomo alrededor de la cintura


para proteger las gónadas.

Posición del paciente


• De pie, aproximadamente a 30 cm del RI e indinado hacia atrás
con los hombros, el cuello y la espalda apoyados contra el RI.
• Ambas manos en la cintura, palmas hacia afuera, hombros ha-
oa adelante.

Posición de la región por explorar H3 Fig. 2-74. AP en lordosis.


• Centrar el plano mediosagital con el RC y la línea control del RI
• Central el chaSIS con el RC (Parte superior del RI aproximada-
mente a 7 u 8 cm (3 pulgadas] por encima de los hombros en
un paciente promedio.)

Rayo central
• RC perpendicular al RI, centrado en la parte media del ester-
nón (9 cm debajo de la incisura supraesternal)
• DFR de 180 on (72 pulgadas)
Colimación. Colimar hasta las áreas pulmonares de interés.
Respiración. Expos106n al final de la segunda inspiración com-
pleta.
Excepción (t1g. 2-75)
Si el paciente está débil o inestable o no puede adoptar la posi- Fig. 2-75. Excep-
oón lordótica, puede obtenerse una proyección AP semiaxial con ción: AP semiax1al.
el paciente en posioones erecta o supina y la espalda apoyada con-
tra la mesa o el RI. Los hombros deben dirigirse hacia adelante y los
brazos deben colocarse como en la posiaón lordótica.
El RC debe dirigirse hacia la parte media del esternón, con una
angulación cefálica de 15 a 20°.

Criterios radiográficos
Estructuras mostradas: • Debe abarcar todos los campos pulmo-
nares y las davlculas.
Posición: • Las davlculas deben estar casi honzontales y por enci-
ma de los vértices con una superpos¡ción de los extremos internos
con la pnmera costilla de cada lado. • Las costillas se observan distor-
sionadas, con las postenores casi horizontales y superpuestas a las an-
teriores.
• Sin rotación, una igwl d~noa entre la columna vertebral y los
extremos esternales de las clavlculas. Los bordes costales laterales Fig. 2-76. AP
también deben estar a la misma d1stanoa de la columna de ambos la-
dos.
en lordosis
Colimación y RC: • El centro del campo de colimación (RC} debe
ubicarse en la parte media del esternón con col1maoón visible en los
bordes supeoor e mfenor.
Criterios de exposición: • sin movimiento; el diafragma, los bor-
des costales y la Siiueta cardíaca deben aparecer nítidos. • La exposi-
ción y la escala de contraste óptimas deben lograr una imagen tenue
de la trama broncovascular fina pulmonar, sobre todo en la re-
gión de los vértices y los campos superiores.
CAP ITULO 2 TÓRAX

POSICIONES OBLICUAS POSTERIORES - OPD Y OPI: TÓRAX

Excepdón: pueden obtenerse proyecciones Tórax


oblicuas posteriores de pie o en decúbito, si ESPECIALES
el paciente no puede adoptar la posición • AP supina o semierecta
• Oeeúbilo lateral (AP)
erecta para las oblicuas anteriores o si se • AP en lordosis
requieren proyecciones suplementarias. • Oblicua anterior
• Oblicua posterior

Patología demostrada Fig. 2-81. Posioón OPD en


Procesos patológicos en los campos pulmonares, 45°.
la tráquea y las estructuras mediastínicas, y el tamaño
y la silueta del corazón y los grandes vasos.

Factores técnicos
• Tamaño del Rl-35 x 43 cm ( 14 x 17 pulgadas),
longitudinal OPO
4
• Parrilla móvil o fija 3
• Rango de 110 a 125 kVp
• Técnica y dosis: .M

mr~d

Protección. Colocar un protector de plomo alrededor de la cintura


para proteger las gónadas.

Posición del paciente (erecta) Fig. 2-84. Posioón OPI en


• De pie, rotado 45°, con el hombro derecho hacia atrás y apo- 45°.
yado en el RI para la OPD o el hombro izquierdo hacia atrás
para la OPI
• Brazo más próximo al RI elevado y la mano detrás de la cabe-
za; el brazo opuesto sobre la cintura, con la palma hacia afuera
• Mirada hacia adelante

Posición en decúbito
• Si el paciente no puede pararse o sentarse, obtener proyeccio-
nes oblicuas posteriores en la mesa radiográfica.
• Colocar soportes debajo de la cabeza y debajo de la cadera y
el hombro.

Posiáón de la región por explorar ffi


• Parte superior del RI aproximadamente a 2 cm [1 pulgada] por
encima de la vértebra prominente, o aproximadamente a 12 cm
[5 pulgadas] por encima del nivel de la incisura supraesternal
(5 cm [2 pulgadas] sobre los hombros).
• Centrar el tórax con el RC y el RI.

Rayo central
• RC perpendicular, a nivel den
• DFR de 180 cm (72 pulgadas) Fig. 2-85. Posición OPD en 45°.. Fig. 2-86. Posición OPI en 45º.
Colimación. Colimar hasta las áreas pulmonares.

Respiración. Exposición después de la segunda inspiración com-


pleta.

Notas: las proyecciones oblicuas posteriores permíten apreciar


mejor el lado más cercano al RI. Las posiciones posteriores mues·
tran la mima anatomica que las oblicuas anteriores opuestas. Así,
la proyección OPI corresponde a la OAD y la OPD a la OAI.

Criterios radiográficos
Los criterios radiográficos son similares a los de las oblicuas anterio-
res, descritos en la página anterior. Sin embargo, debido a la magni-
ficación del diafragma anterior, los campos pulmonares, en general, Angulo
parecen más cortos en las oblicuas posteriores que en las oblicuas costofrénico
derecho Angulo costolrénico
anteriores. El corazón y los grandes vasos también son de mayor ta- izquierdo
ma~o en las oblicuas posteriores, porque están más lejos del RI.
Fig. 2-87. Posición OPD en 45°. Fig. 2-88. Pos1oón OPI en 45º.
T ÚRAX CAPITULO 2

POSICIÓN LATERAL: VÍA AÉREA SUPERIOR

Patología demostrada Vía aérea superior


Procesos patológicos de la laringe y la tráquea aAs1cAs
ocupadas por aire, la región del timo y la • Latetaf
• AP
glándula tiroides, y el segmento superior del
esófago, si el cuerpo extraño es opaco o se
utilizó un medio de contraste. A menudo, la
radiografía abarca los tejidos blandos laterales
para descartar una epiglotitis, que puede ser fatal
en un niño pequeño.
Factores técnicos
• Tamaño del RI: 24 x 30 cm (10 x 12 pulgadas),
longitudinal.
• Parrilla móvil o fija
• Rango de 80 ± 6 kVp (véase nota más adelanté)
• Técnica y dosis: cm k mAs Piel LM
D
30
2<1

7.2 80 3 9 4 ~~!$7
mrad
Protección. Colocar un protector de plomo alrededor de la cintura
para proteger las gónadas. Fig. 2·89. Posición lateral derecha - vía aérea superior.
Posición del paciente
• De pie, si es posible, sentado o parado en posición lateral
(puede obtenerse en las posiciones laterales D o 1y en decúbi-
to sobre una mesa, si es necesario).
Posición de la región por explorar E8
• Colocar el paciente para centrar la vía aérea superior con el RC
y el centro del RI (la laringe y la tráquea están por delante de
las vértebras cervicales y torácicas).
Fig. 2-90. Lateral - vía aérea superior
• Rotar los hombros hacia atrás con los brazos a los costados del
(para la parte distal de la laringe y la
cuerpo y las manos entrelazadas en la espalda.
región traqueal).
• Mentón ligeramente elevado y mirada hacia adelante.
• Ajustar la altura del RI para que el borde superior del RI esté en el
nivel de la abertura del conducto auditivo externo. (Si la región de
mayor interés es la tráquea y no la laringe, véase más adelante.)
Rayo central
• RC perpendicular al centro del RI en el nivel de C6 o C7, a mi-
tad de camino entre la protrusión laríngea del cartilago tiroides
y la incisura supraesternal.
• DFR de 180 cm (72 pulgadas), si es posible, para reducir la
magnificación.
Colimación. Colimar hasta el área de interés.
Respiración. Exposición durante una inspiración lenta y profunda
para garantizar el llenado con aire de la tráquea y la vía aérea superior.
Nota sobre el centrado y la exposición para la región del
cuello: el rayo debe centrarse en la protrusión laríngea (CS); si el
área de interés es, sobre todo, la laringe y la tráquea proximal de- Fig. 2-91 . Lateral - vía
ben utilizarse factores de exposición para una proyección lateral aérea superior.
de los tejidos blandos del cuello.
Centrado y exposición para la región de la parte distal de la
laringe y la tráquea: si el área de interés es la región distal de la
laringe y los segmentos proximal y medio de la tráquea, el RI y el
RC deben ser descendidos para colocar el RC en la incisura su-
praesternal (Tl ), con factores de exposición similares a los utiliza-
dos en una proyección lateral del tórax_

Criterios radiográficos • Las sombras de los hombros deben estár en un plano posterior y no
Estructuras mostradas: • La laringe y la tráquea deben estar superponerse a la tráquea.
ocupadas por aire y obseNarse bien. Colimación y RC: • Los bordes de colimación deben aparecer a ambos
Posición:_• El centra?o en la región del cuello (laringe y trá- lados e idealmente deben ser de minima magnitud (1 cm o menos [1/8
quea proximal) debe incluir el MAE en el borde superior de la pulgadas)) en las partes superior e inferior. El centro del campo de colima-
imagen y T2 o T3 en el borde inferior. Si la región de interés es ción debe coincidir con la localización del RC, como se describió antes.
la parte distal de la laringe y la tráquea, el centrado debe ser Criterios de exposición: • La exposición óptima comprende una téc-
más bajo para incluir el área entre C3 y T4 o TS. nica para tejidos blandos sin sobreexposición de la laringe y la tráquea
proximal llenas de aire. Las vértebras ceNicales estarán subexpuestas.
C A P I TULO 2 TÓRAX

PROYECCIÓN AP: VÍA AÉREA SUPERIOR

Patologla demostrada Vla aérea superior


Procesos patológicos de la laringe y la tráquea BÁSICAS
ocupadas por aire, la región del timo y la • Lateral
• AP
glándula tiroides, y el segmento superior del
esófago, si el cuerpo extraño es opaco o se
utilizó un medio de contraste.
24
Factores técnicos
·~

0
0
• Tamaño del RI: 24 x 30 cm ( 10 x 12 pulgadas),
longitudinal .,..,
• Parrilla móvil o fija
• Rango de 75·80 kVp
• Técnica y dosis: cm k mAs Plel LM
12 ;;;::: ~
2
15 60 10 41
mrad
Protección. Colocar un protector de plomo alrededor de la cintura
para proteger las gónadas.
Posición del paciente
• De pie, si es posible, sentado o parado con la parte posterior
de la cabeza y los hombros contra el RI (puede obtenerse en
decúbito sobre una mesa, si es necesario). Fig. 2-92. Proyección AP - vía aérea superior.
Posición de la región por explorar
• Alinear el RC con el plano mediosagital y la línea media de la
parrilla o la mesa.
• Elevar el mentón para que la línea acantiomeatal sea per·
pendicular al RI (une al acantión, o región situada inmediata-
mente por debajo de la nariz, y el conducto auditivo externo);
mirada hacia adelante.
• Ajustar la altura del RI para que el borde superior del RI esté a
3 o 4 cm por debajo del MAE. (Para más detalles sobre el
centrado, véase la nota).
Rayo central
• RC perpendicular al centro del RI en el nivel de Tl o T2, apro-
ximadamente 2,5 cm por encima de la incisura supraestemal.
• DFR mínima de 102 cm ( 40 pulgadas)
Colimación. Colimar hasta el área de interés.
Respiración. Exposición durante una inspiración lenta y profunda
para garantizar el llenado con aire de la tráquea y la vía aérea superior.
Nota sobre la exposición: la exposición para esta proyección
AP debe ser similar a la de la proyección AP de la columna ceNi- Fig. 2-93. Proyección AP - vía aérea superior.
cal o torácica.
Centrado para la vía superior y la tráquea: el centrado de es-
ta proyección AP es similar al de la proyección lateral de la laringe
distal y la tráquea proximal, descrita en la página anterior, porque
la parte más proximal de la laringe no se observa en la proyección )
AP debido a la superposición de la base del cráneo y el maxilar in-
ferior. Así, se puede obseNar una mayor parte de la tráquea.

Criterios radiográficos
E.structuras mostradas: • La laringe y la tráquea deben estar ocu-
padas por aire entre O y T4 y observarse en toda su extensión. De-
be induirse el área de las vértebras ceNicales proximales (el borde
inferior de la sombra del maxilar inferior y la base del cráneo super-
puestos) hasta la parte media del tórax.
Posición (véanse las notas previas) • Sin rotación refleja da por
el aspecto simétrico de las articulaciones EC. • El maxilar inferior
debe superponerse a la base del cráneo con la columna vertebral
alineada en el centro de la película.
Colimación y RC: • Los bordes de colimación deben aparecer a
ambos lados e idealmente deben ser de mínima magnitud (l cm
o menos) en las partes superior e inferior. • El centro del campo
de colimación (RC) debe coincidir con el área Tl y T2. Clavícula izquierda
Criterios de e)(posición~ • La exposición óptima debe ser lo sufi-
cientemente oscura para observar la tráqea llena de aíre a lo largo Fig. 2-94. Proyección AP - via aérea superior.
de las vértebras cervicales y torácicas.
TÓRAX CAPÍTULO 2

Apéndice · Localización del RC y métodos (el anchp promedio es 3,25 cm mayor que la altura). Soló 13 pa-
de posicionamiento del tórax cientes tenían una altura pulmonar sµperíor al ancho, y eran pacien-
A continuación se reproduce una parte da la hoja de datos utiliza- tes de menor tamaño, con un peso promedio de 59 kg,
da para determinar' la localización ptecisa del RC en la posición ·del No obstante, los 30 pacientes'de esta muestra que pesa·ban
tórax, cqn la colimacióll"Correspondiente (\tease cuadro 2·2). Se in- más de 90 kg tenían un ancho pulmonar promedio de 3:2,5 cm.
duyen las mediciones pulmonares reales obtenidas en las r'adio- Por lo tanto, en la mayoría de estos .c:asbs, el RI debe colocarse
grafias, que se comparan con las estimaciones de centrado utilizan- en direcdón transversal para prevenir el corte del borde pUlmonar.
do elmétodo de la mano con los ,dedos abiertos. (Puede utilizarse La altura pulmonar pmmedio de estos pacientes más grandes era
la regla Forno la re~r?ducida en la parte inferior de la págiría para de solo 26,75 cm, Jo que indica que un Ri dé 35 x 43 cm (14 x
tleterm1nar,las med1oones mahuáles.) 17 pulgadas) puede cc:ilocarse transversalmente, sin riesgo de cor·
. Las mediciones·C y A son más grandes qu·e las de O o B en la ra- tar una parte del pulmón.
diograffa, debido a la curvatura del tórax. Esta diferencia se acen- Sin embargo, debe recordarse que estos valores representan
tuará en personas mayores c;on una curvatura esp'inal (cifosi:s) o en promedíos y que.existen excepciones, tales como l9s pacientes
paci~ntes con ur¡ tórax en tonel. atléticos de mayor tamaño corporal, con un pulmón más alto que
Nótese también, en la muestra de 130 pacientes, la altura prome- ancho.
aio del pulmón era de 26 cm y el' and10 promedi0 era de 29 cm

Estudio para determinar el RC y las dimensiones pulmonares en las radiografías de tórax

Incisura supraesternal

Fig. 2-95. Hombre de rnayor tam¡iño que el promedro. RC = T8.


~ediciones pulmonares reales: ancho {G) = 3.3 cm, alto (F) =
31,7 cm. Fíg. 2-96. RC y puntos de reparo (pacíente promedío).

Promediosi 150 cm 73 kg 48 ± 50/50 7,5-10 cm M = 20 CJTI 7 .cm 12 cm 26 crn 21,5 cm 29,7 cm 2,5 cm
F= 17 cm
30 pacientes ) +90 kg 27 cm 3 3 cm Requiere RI transvers¡¡I
( de +90kg

13 pacientes ) 60 kg 29 cm 26,5 cm Altura miíybr que ancho


( altura > ancho

t Muewa total: 130 pacientes'adultos.


E~te. método de tocatizadón del RC y de ¡;osicfonomiento p<rra la radiografía de tór;ix y las dimensiones toráci<:ils cifodas en este capítulo fue déterminado por el avfot en mtaboración con
Kathy Martensé1\ 1Jn1vi:¡rs1ty of lowa, y Karen Brown, Williarn Gize y To~v.a Morisette, St. Joseph's Hospllal, Phoenix. AZ.

1. ,
T TI
5 ~I 1¡ 1191

2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19
cm 201
! 1 1 1 1 1 1 1 J_l.._j_l_¡ 1.iJ 1 1 1 1 1 1 ¡
Abdomen
Capítulo 3

Abdomen
COLABORADORES DE EDICIONES ANTERIORES:John P.Lampiagnano, Kathy Martensen, Barry T. Anthony

ÍNDICE

Anatomía radiográfica Posicionamiento radiográfico


Radiografía abdominal Consideraciones para el posicionamiento
Músculos abdominales Modalidades alternativas
Aparatos y órganos abdominales Indicaciones en diferentes patologías
Aparato. digest ivo Resumen de las indicaciones en diferentes patologías,
• Cavidad oral, faringe, esófago
• Estómago, intestino delgado, intestino grueso Información -d e encuestas
órganos dfgestivos accesoriós Proyecciones básicas y especiales
• Páncreas, hígado, vesícula (bazo) Abdomen (b'ásico):
Aparato urinario • AP en decúbito dorsal (árbol urinario)
Cavidad abdominal: Abdomen (especiales):
• Peritoreo, mesenterio, epiplones, mesocólon • PA en decúbito ventral
• Cavidad peritonea l (seco mayor) y transcavidad de los • AP en decúbito lateral
epiplone.s • AP de pie
Relationes anatómicas • Decúbito dorsal (lateral)
• Órganos infraperitoneales, retroperitoneales e infraperi- • Lateral
toneales Abdomen' agudo:
Cuadrantes y regiones, • Estudio abdominal en tres exposiciones
Reparos anatómicos topográficos Evaluación crítica de radiografías.
CAPITULO l ABDOMEN

A. ANATOMÍA RADIOGRÁFICA

Radiografía abdominal
Este capítulo trata sobre la anatomía y el posicionamiento utilizado
en las denominadas radiografías "simples" de abdomen. La más
común es la AP en decúbito dorsal, también llamada a veces de
árbol urinario (riñones, uréteres y vejiga). No se utilizan medios de
contraste.
Las radiografías simples de abdomen AP en decúbito dorsal se
toman comúnmente antes de realizar exámenes abdominales con
medios de contraste, para descartar ciertas patologías.
Estudio para abdomen agudo: algunos trastornos abdomina-
les agudos o de emergencia pueden ser secundarios a obstrucción
intestinal, perforaciones con aire intraperitoneal libre (aire fuera del
tracto digestivo), llquído excesivo en el abdomen o una posible
masa intraabdominal. Estos trastornos, requieren lo que común-
mente se denomina "estudio para abdomen agudo" o un "par" ra-
diográfico de abdomen o examen en "tres" exposiciones, en el q11P.
se toman varias radiografías de abdomen, en diferentes posiciones,
para mostrar niveles hidroaéreos, aire libre, o ambos, dentro de la
cavidad abdominal.
La radiografía abdominal requiere conocer la anatomía, y las re-
laciones de los órganos y las estructuras dentro de la cavidad ab- Fig. 3-1. Abdomen AP (árbol urinario).
dominopelviana.

MÚSCULOS ABDOMINALES
Muchos músculos se asocian con la cavidad abdominopelviana.
Los tres músculos más importantes en la radiografía abdominal
son el diafragma, y el psoas mayor derecho e izquierdo. Diafragma
El diafragma es un músculo con forma de paraguas que sepa-
ra la cavidad abdominal de la cavidad torácica. Debe estar perfec-
tamente inmóvil durante la radiografía de abdomen o de tórax.
Puede detenerse el movimiento del diafragma brindando al pa-
ciente instrucciones apropiadas sobre la respiraeión.
Los dos músculos psoas mayor se localizan a cada lado de la
columna vertebral lumbar. Los bordes laterales de estos dos mús-
culos deben ser apenas visibles en una radiografía abdominal diag-
nóstica de un paciente de tamaño pequeño a promedio, cuando
se utilizan factores de exposición correctos (véanse flechas, figura
3-1 ).

Aparatos y órganos abdominales Fig. 3 -2. Músculos nhdominaJes.


En este capltulo, se describen brevemente los distintos aparatos or-
gánicos hallados dentro de la cavidad abdominopelviana. Cada
uno de ellos se comenta con mayor detalle en los capítulos ulte-
riores dedicados a esos sistemas específicos.

APARATO DIGESTIVO
1. Cavidad -----~~
El tubo digestivo, junto con sus órganos accesorios, el hígado, la oral
vesícula y el páncreas, ocupan gran parte de la cavidad abdomi-
nal. El páncreas se localiza posterior al estómago y no se observa
bien en este dibujo.
El bazo (parte del sistema linfático) también se observa parcial-
mente en el abdomen superior izquierdo por detrás del estómago.
Los seis órganos del sistema digestivo son los siguientes: (Bazo)
1. Cavidad oral 4. Estómago (Hígado)
2. Faringe S. Intestino delgado
3. Esófago 6. Intestino grueso

Cavidad oral, faringe y esófago. La cavidad oral (boca) y la fa- (Páncreas)


ringe (vía aérea superior) son comunes al sistema respiratorio y al
sistema digestivo, como se describe en el capítulo 2. El esófago es-
tá ubicado en el mediastino de la cavidad torácica.
grueso
Derecha l:i:qulerda

Fig. 3-3. Tubo digestivo.


ABDOMEN CAPITULO 3

Estómago e intestinos delgado y grueso. Los tres órganos di-


gestivos dentro de la cavidad abdominal son el estómago y los in- 4. Estómago
testinos delgado y grueso.

Estómago 5. Intestino delgado


El estómago es el primer órgano del aparato digestivo localizado Bulbo duodenal
dentro de la cavidad abdominal. Es un reservorio expansible para A. Duodeno
B. Yeyuno (215)
el alimento y los líquidos deglutidos. El tamaño y la forma del es- C. ileon (3/5)
tómago son sumamente variables, según el volumen de su conte-
nido y del hábito corporal.
Gastro es un término frecuente para designar el estómago (la
palabra griega gaster significa estómago). El término tracto o tu-
bo gastrointestinal (Gl) describe la totalidad del conducto diges-
tivo desde el estómago y hasta los intestinos delgado y grueso.

Intestino delgado Fig. 3· 4. Estómago e intestino delgado.


El intestino delgado se extiende desde el estómago como una es-
tructura contorsionada larga, similar a un tubo, de aproximadamen-
te 4,5 a 5,5 metros de largo. Las tres partes del intestino delgado
señaladas en las figuras 3-4 y 3-5 son las siguientes:
A.Duodeno
B. Yeyuno
e lleon
Duodeno (A): la primera porción del intestino delgado, el duo-
deno, es la más corta, pero la más ancha en diámetro de los tres
segmentos. Tiene alrededor de 25 cm de largo. Cuando está lleno
con medio de contraste, el duodeno parece una letra C. La porción
proximal se denomina bulbo o capuchón duodenal. Tíene cierta
forma característica, que habitualmente se observa bien en los es-
tudios con bario del tracto Gt superior. Los conductos provenientes
del hígado, la vesícula y el páncreas drenan en el duodeno.
Yeyuno e lleon (By C): el resto del intestino delgado se sitúa
entre el abdomen central y el abdomen inferior. Los dos primeros
quintos que siguen al duodeno se denominan yeyuno, y los tres
quintos distales, íleon. El orificio (válvula) entre el íleon distal y la
porción del ciego del intestino grueso es la válvula ileocecal.

Radiografía del estómago y el intestino delgado (fig. 3-5)


Rara vez se observa aire en el estómago o el intestino delgado, en
una radiografía simple de abdomen de un adulto sano deambula- Fig. 3-5·. Radiografía de estómago e intestino delgado.
dor. Esta radiografía muestra el estómago, el intestino delgado y el
intestino grueso proximal, porque están llenos de sulfato de bario
radioopaco. Obsérvese el bulbo duodenal y las asas retorcidas lar-
gas de las tres partes señaladas del intestino delgado, localizados 6. Intestino grueso Bazo
en el abdomen medio e inferior.
Colon
Intestino grueso transverso
El sexto y último órgano de la digestión es el intestino grueso, que Flexura
comienza en el cuadrante inferior derecho en la unión con el in- Flexura cólica cólica
derecha izquierda
testino delgado, en la válvula ileocecal. Esa porción del intestino (ángulo (ángulo
grueso por debajo de la válvula ileocecal es un área similar a un hepático) esplénico)
saco, denominada ciego. El apéndice (apéndice vermiforme) es-
tá fijado a la cara posteromedial del ciego. Colon
la porción vertical del intestino grueso por encima del ciego es Colon descendente
ascendente
el colon ascendente, que se une al colon transverso en la flexu-
ra cólica derecha (cólico, que se refiere al colon). El colon trans- Válvula
ileocecal
verso se une al colon descendente en la flexura cólica izquier-
da. Otros nombres para las dos flexuras cólicas son ángulos he- Ciego
pático y esplénico sobre la base de su proximidad al hígado y al Apéndice
bazo, respectivamente. (vermiforme)
El colon descendente continúa como el colon sigmoide en el
abdomen izquierdo inferior. El recto ocupa los 15 cm finales del
Recto
intestino grueso y termina en el ano, el músculo del esfínter en el
orificio terminal del intestino grueso. -----Ano
Como se verá en los dibujos del hábito corporal, la forma y la lo-
calización del intestino grueso varían mucho y el colon transverso se Derecha Izquierda
localiza alto en los tipos hiperesténicos anchos y bajo en el abdo- Fig. 3-6. Intestino grueso.
men de los tipos hipoesténico delgado y asténico. Esto se demues-
tra en los capítulos 14 y 15 sobre los tractos GI superior e inferior.
CAPÍTULO l ABDOMEN

ÓRGANOS DIGESTIVOS ACCESORIOS


(Bazo)
Tres órganos accesorios de la digestión, también localizados en la
cavidad abdominal, son 1) páncreas, 2) hígado y 3) vesícula.

Páncreas. El páncreas, que no se observa en una radiografía sim-


ple de abdomen, es una glándula alargada ubicada posterior al
estómago y cerca de la pared abdominal posterior, entre el duo-
deno y el bazo. La longitud promedio es de aproximadamente
12,5 cm. Su cabeza está anidada en el asa en C del duodeno, y el
Páncreas
cuerpo y la cola se extienden hacia el abdomen izquierdo superior.
Esta relación del duodeno y la cabeza del páncreas, a veces, se de-
nomina "el romance del abdomenn.
El páncreas es parte del sistema de secreción endocrino (inter-
no) y, también, parte del sistema exocrino (externo). La porción
endocrina del páncreas produce ciertas hormonas esenciales, co-
mo insulina, que ayudan a controlar el nivel de glucosa en sangre
del cuerpo. Como parte de sus funciones exocrinas, produce gran-
Derecha Izquierda
des cantidades (de hasta 1.500 mL diarios) de jugos digestivos
que se mueven hacia el duodeno a través de un conducto pan- Fig. 3· 7. Órganos accesorios de la digestión y bazo.
creático principal cuando es necesario para la digestión.

Hígado. El hígado es el órgano sólido más grande del cuerpo, y


ocupa la mayor parte del cuadrante superior derecho. Una de
sus muchas funciones es producir bilis, que ayuda a la digestión de
las grasas. Cuando la bilis no es necesaria para la digestión, es al-
macenada y concentrada para su uso futuro, en la vesícula.

Vesícula, La vesícula es un saco piriforme localiz_ado por debajo


del hígado. Las funciones primarias de la vesícula son almacenar y
concentrar la bilis, y contraerse y liberar bilis cuando es estimulada
por una hormona apropiada. En la mayoría de los casos, la vesícu-
la no puede observarse con técnicas radiográficas convencionales
sin medios de contraste.

BAZO
El bazo no está asociado directamente con el sistema digestivo,
porque es parte del sistema linfático, el cual, junto con el corazón
y los grandes vasos, conforman el sistema circulatorio. Sin embar-
go, es un órgano abdominal importante y ocupa un espacio poste-
Fig. 3-8. Imagen de TC de abdomen superior (nivel de TlCHl 1).
rior y hacia la izquierda del estómago en el cuadrante superior iz-
quierdo.
El bazo puede observarse débilmente en las radiografías simples
de abdomen, sobre todo, si está agrandado. Es un órgano frágil y,
a veces, se lacera con el traumatismo de la parrilla costal posterior
izquierda inferior.

IMÁGENES DE CORTES TRANSVERSALES DE TOMOGRAFÍA


COMPUTARIZADA (TC)
Las imágenes de cortes transversales (axiales) de TC en distintos
niveles del abdomen muestran las relaciones anatómicas de los ór-
ganos digestivos y sus órganos accesorios, así como el bazo.
La figura 3-8 muestra una imagen de corte del abdomen supe-
rior a nivel de T l O o T 11 (vértebras torácicas 1O u 11 ), inmediata-
mente por debajo del diafragma. Obsérvese el tamaño proporcio-
nalmente grande del hígado en este nivel, en el abdomen supe-
rior derecho, y una imagen de corte transversal del estómago a la
izquierda del hígado. El bazo se observa claramente por detrás del
estómago, en el abdomen superior izquierdo.
La figura 3-9 muestra una imagen de corte transversal un poco
más baja, a través del tercio superior del abdomen a nivel de L 1 o Fig. 3 -9. Imagen de TC de abdomen, nivel del estómago, hígado, ve-
L2 (vértebras lumbares 1 o 2). Ahora, se observa el páncreas ad- sícula, páncreas y bazo.
yacente a una porción del asa duodenal posterior a la porción dis-
tal del estómago. Obsérvese el nivel hidroaéreo en el estómago Se distinguen claramente los principales vasos sanguíneos del ab-
con la mezcla líquida pesada de bario (blanca) en el estómago domen, la vena cava inferior y la aorta.
posterior. La porción oscura llena de aire del estómago está en la
parte superior (anteriormente), lo que indica que el paciente esta- Nota: no está claro por qué, en esta imagen, no se observa, al
ba en decúbito dorsal durante esta TC. menos, la parte superior del riñón derecho en este nivel. Es posi-
Se observa una parte inferior pequeña del bazo en el abdomen ble que, en este paciente, este órgano esté en una posición anor-
posterior izquierdo, inmediatamente por fuera del riñón izquierdo. malmente baja.
AB DOME N CAPÍTULO l

Aparato urinario Glándulas


Derecha suprarrenales Izquierda
El aparato urinario también es un sistema abdominal importante y
es introducido en este capítulo.
Está rnmpuesto por:
• Dos riñones
• Dos uréteres
• Una vejiga
• Una uretra
Cada riñón drena a tr.wés de su ·propio uréter en la veíiga úni-
ca. La vejiga, situada por encima y por detrás de la sínfisis del pu- Riñón
bis, sirve para almacenar orina. Bajo control voluntario, la orina al-
macenada pasa hacia el exterior a través de la uretra. Las dos Uréter
glándulas suprarrenales del sistema endocrino se localizan en la
porción superomedial de cada riñón. Los riñones· con forma de ha-
Vejiga
bichuela están ubicados a cada lado de la columna vertebral lum-
bar. En general, el riñón derecho está un poco más abajo que el iz-
quierdo, debido a la presencia del gran hígado a la derecha.
Uretra
Los materiales de desecho y el exceso de agua son eliminados
de la sangre por los riñones y son transportados a través de los
uréteres hasta la vejiga.
Fíg. 3-1 O. Aparato urinario.
UROGRAMA EXCRETOR O INTRAVENOSO (UIV)
En general, los riñones se observan débilmente en una radiografía
simple de abdomen, debido a la cápsula grasa que rodea a cada
uno. El examen con medio de contraste que se muestra en la fi-
gura 3-11 es un urograma excretor o intravenoso (UIV), una
evaluación radiográfica del sistema urinario, en la que se inyectan
medios de contraste por vía intravenosa. Durante este examen, se
óbservan los órganos huecos del sistema a través de los medios
de contraste que se han filtrado desde el flujo sanguíneo de los ri-
ñones. Los órganos señalados son (A) riñón izquierdo, (B) uréter
proximal izquierdo, (C) uréter distal izquierdo antes de vaciarse
en la vejiga y (O) el área de la glándula suprarrenal derecha, in-
mediatamente por encima del riñón derecho.
Nota: antes, este examen solía denominarse pielografía intra-
venosa (PIV). Sin embargo, no es un término preciso en este ca-
se, porque pie/o se refiere a la pelvis renal del riñón, y el urogra-
ma excretor o intravenoso es un estudio de todo el tracto urinario,
que incluye el sistema colector total. (Los términos urograma ex-
cretor [UE] o urograma intravenoso son actuales y correctos, pero
urograma intravenoso [UIV] es el más utilizado.)

Jmagen de corte t ransversal en la TC


Esta imagen de corte transversal de la TC (fig. 3-12) puede pare- Fig. l-11 . Urograma intravenoso (UIV).
cer confusa a primera vista, con las numerosas imágenes peque-
ñas de forma extraña. Sin embargo, a medida que se estudian las
relaciones entre estas estructuras y se imagina una secuencia de
·cortes" delgados en el nivel aproximado de L2-L3 de los dibujos
(fig. 3-10) y de la página anterior (fig. 3-7), se debe poder identi-
ficar cada una de estas estructuras como se señalan en la figura 3-
12. Descubra cuántas de las estructuras marcadas A-J puede iden-
1ificar sin mirar las respuestas siguientes.
A Lóbulo inferior del hígado F. Vértebra L2-L3
B. Colon ascendente G. Riñón izquierdo
C. Riñón derecho H. Uréter izquierdo
D. Uréter derecho l. Colon descendente
E. Músculo psoas mayor J. Asas de intestino
derecho delgado (yeyuno)

También; se señalan como K y L dos vasos sanguíneos mayores


del abdomen. K es la gran aorta abdominal y L es la vena cava in-
ferior.

Fig. l -12. Imagen de TC de abdomen, nivel de los riñones y uréteres


proximales.
CAPITULO l ABDOMEN

Cavidad abdominal Derecha


Intestino delgado
Cuatro términos importantes describen la anatomía de la cavidad
abdominal, como se muestra en estos dibujos y son los siguientes:
1. Peritoneo
2. Mesenterio
3. Epiplón Peritoneo
4. Mesocolon visceral

PERITONEO
La mayoría de las estructuras y órganos abdominales, así como la
pared de la cavidad abdominal en la cual están contenidos, están
cubiertos, en forma variable, por una gran membrana sacular sero-
sa de doble pared, denominada peritoneo. De hecho, la superfi- Vena cava Colon
infeñor Aorta (descendente)
cie total del pentoneo es aproximadamente igual a la superficie to-
tal de la piel que cubre el cuerpo. Fig. 3 -ll. Corte transversal - cavidad abdominal (muestra peritoneo,
La figura 3- 13 muestra un corte transversal muy simplificado de mesenterio y estructuras retroperitoneales).
la cavidad abdominal. Existen dos tipos de peritoneo: el parietal y
el visceral. El peritoneo de doble capa que se adhiere a la pared Anterior Posterior
de la cavidad se denomina peritoneo parietal, mientras que la
porción que cubre un órgano se llama peritoneo visceral. El espa-
Epiplón:
cio o cavidad entre las porciones parietal y visceral del peritoneo se
llama cavidad peritoneal. En realidad, es una cavidad potenoal, Epiplón -t-lt-'.--..~t/ Estómago
menor
porque, normalmente, está ocupada por distintos órganos. Si se in-
duyeran todas las asas del intestino y los otros órganos de la caV1-
dad abdominal en el dibujo, quedaría poco espacio real en la caV1- Epiplón
dad peritoneal. Esta cavidad contiene algo de líquido tipo lubrican- mayor
te seroso, que permite a los órganos moverse uno contra otro sin
fñcción. Una acumulación anormal de este líquido seroso provoca \\--'~~ =...;~-- Mesenterio
un trastorno denominado ascitis. (Véanse Indicaciones en diferen- Cavidad
tes patologías, p. 107.) peritoneal Intestino delgado
(íleon)
Obsérvese que una capa de peritoneo visceral cubre solo par-
cialmente ciertos órganos que están más estrechamente fijados a Pentoneo pañetal
la pared abdominal posterior (fig. 3-13). En este nivel, el colon as-
Peritoneo visceral
cendente y descendente, la aorta y la vena cava inferior están cu-
biertas solo parcialmente; por lo tanto, este revestimiento no de-
bería ser considerado mesenterio y estas estructuras y órganos se
denominan retroperitoneales, como se describe en la página si-
guiente. Fig. 3-14. Corte mediosagital-Cavidad abdominal (muestra perito-
neo, mesenterio y epiplón).
MESENTERIO
El peritoneo forma grandes pliegues que unen los órganos abdo- Órganos
minales entre sí y con las paredes del abdomen. Los vasos sanguí- abdominales
neos y linfáticos, y los nervios que llegan a estos órganos abdomi- subyacentes Estómago
nales están contenidos dentro de estos pliegues de peritoneo. Uno
de estos pliegues dobles que sostiene el intestino delgado en su
lugar se denomina mesenterio. El mesenterio es el pliegue doble
de peritoneo que se extiende anteriormente desde la pared ab-
dominal postenor y envuelve completamente un asa de intestino
delgado. El término especifico para un pliegue doble de peritoneo
que conecta laxamente el intestino delgado con la pared abdomi-
nal posterior es mesenterio (fig. 3- 14).

EPIPLONES
Un tipo específico de peritoneo de doble pliegue que se extien-
de desde el estómago hasta otro órgano se denomina epiplón o o
(fig. 3-14). El epiplón menor se extiende hacia arriba, desde la
Fig. 3- 1S. Epiplón mayor. (Parte del epiplón extraído y elevado, que
curvatura menor del estómago hasta porciones del hígado. El
expone el intestino delgado y el mesocolon transverso conectado al
epiplón mayor conecta el colon transverso con la curvatura ma-
colon transverso.)
yor del estómago por debajo. El epiplón mayor se despliega ha-
cia abajo sobre el intestino delgado, luego, se repliega sobre sí
mismo para formar un delantal a lo largo de la pared abdominal
anterior.
Si se ingresa en el abdomen a través de la pared anterior me- MESOCOLON
dia, la primera estructura hallada por debajo del peritoneo parietal El peritoneo que fija el colon a la pared abdominal posterior es el
será el epiplón mayor. Se depositan cantidades variadas de grasa mesocolon. Existen cuatro formas de mesocolon, de acuerdo con
en el epiplón mayor, que sirve como una capa de aislamiento en- la porción de colon a la está fijado, ascendente, transverso, descen-
tre la cavidad abdominal y el exterior. A veces, se lo llama el "de- dente y sigmoideo o pelviano. En la figura 3-15, se muestra el me-
lantal adiposo", debido a su localización y a la cantidad de grasa socolon transverso, como ese peritoneo visceral que conecta laxa-
que contiene allí (fig. 3- 15). mente el colon transverso a la pared abdominal posterior.
ABDOMEN CAPITULO l

CAVIDAD PERITONEAL {SACO MAYOR) Y TRANSCAVIDAD


DE LOS EPIPLONES
Transcavidad
El dibujo de la figura 3- 16 muestra las dos partes de la cavidad pe-- de los epiplones
Epiplón menor
ritoneal. La porción principal es el saco mayor, y comúnmente se (bolsa omental)
llama cavidad peritoneal. Estómago
Una porción más pequeña de la cavidad peritoneal posterior su-
peñor localizada por detrás del estómago se denomina transcavi- Saco mayor n---=- Mesocolon
transverso
dad de los epiplones. Tiene también un nombre especial, bolsa (cavidad
peritoneal) H - - - - Colon transverso
ornen tal.
Este dibujo nuevamente muestra el mesenterio que conecta un
asa de intestino delgado (íleon) con la pared abdominal poste- Intestino delgado
rior. Un dibujo completo del abdomen normal, por supuesto, ten- (íleon)
dría muchas asas de intestino delgado conectadas a la pared ab-
dominal por el mesenterio. lnfraperitoneales:
(Útero)
Los repliegues de tipo mesentéricos con los cuales otros órga-
Vepga
nos abdominales están suspendidos, utilizan el prefijo meso-, co-
Recto
mo el mesocolon transverso; de este modo se expresa también
que conectan el colon transverso con la pared abdominal posterior.
Fig. 3- 16. Corte sagital - cavidad abdominal (muestra saco mayor y
ÓRGANOS RETROPERITONEALES E INFRAPERITONEALES
transcavidad de los epiplones, mesocolon transverso y estructuras in-
los órganos que se muestran en la figura 3-17 son considerados fraperitoneales).
retroperitoneales (retro, significa hacia atrás o por detrás) o infra-
peritoneales (infro, significa debajo o por debajo).
Estructuras "intraperitoneales" que han sido eliminadas:
Órganos retroperitoneales. Como se muestra en este dibujo, las Higado
estructuras fijadas estrechamente a la pared abdominal posterior, Vesícula
retroperitoneales, son los riñones y los uréteres, las glándulas supra- Bazo
rrenales, el páncreas, el duodeno, el colon ascendente y descen-
dente, el recto superior, la aorta abdominal y la vena cava inferior.
Recuérdese que estas estructuras retroperitoneales son menos Ciego
móviles y se mueven menos dentro del abdomen que otros órga- Colon
nos intraperitoneales. La figura 3-16 muestra, por ejemplo, que el transverso
estómago, el intestino delgado y el colon transverso están solo ysigmoide
laxamente fijados a la pared abdominal por largas asas de diferen-
tes tipos de peritoneo y, por lo tanto, cambian o varían mucho de
posición dentro del abdomen en comparación con las estructuras
retroperitoneales o infraperitoneales. (Ésta es una consideración
importante en las posiciones para el tracto GI.)
Uréter lnfraperitoneales:
Órganos pelvianos infraperitoneales. Por debajo del peritoneo Recto inferior
en la pelvis verdadera, se localiza el recto inferior, la vejiga y los
Vejiga (órganos
órganos de la reproducción. reproductores
D masculinos)
COMPARTIMIENTOS PERITONEALES MASCULINOS
Y FEMENINOS
Fig. 3- 17. órganos retroperitoneales e infraperitoneales.
Existe una diferencia importante entre los compartimientos períto-
neales masculino y femenino. La cara inferior del peritoneo es un
saco cerrado en el hombre y no en la mujer. En el hombre, el
saco peritoneal inferior se sitúa por encima de la vejiga y separa to-
talmente los órganos reproductores de aquéllos dentro de la cavi-
CUADRO 3-1. RESUMEN DE LOS ÓRGANOS ABDOMINALES EN
dad peñtoneal. Sin embargo, en la mujer, el útero, las trompas ute-
RELACIÓN CON LA CAVIDAD PERITONEAL
rinas (de Falopio) y los ovarios pasan directamente a la cavidad pe-
ritoneal. (Véase fig. 3-16.) órganos Órganos órganos infraperitoneales
intraperitoneales retroperitoneales (pelvianos)
ÓRGANOS "INTRAPERITONEALES" Hígado Rinones Recto inferior
los órganos de la cavidad peritoneal que están parcial o totalmen- Vesícula Uréteres Vejiga
Bazo Glándulas suprarrenales Órganos reproductores
te cubiertos por algún tipo de peritoneo visceral, pero no son re- Páncreas masculinos - saco cerrado
Estómago
tropeñtoneales ni infraperitoneales, pueden denominarse "intrape- Yeyuno Duodeno femeninos • saco abierto
ritoneales". Estos órganos han sido eliminados del dibujo de la fi- Íleum Colon ascendente y (el útero, las trompas y
gura 3-17, y son hígado, vesícula, bazo, estómago, yeyuno, Ciego descendente los ovarios se
íleon, ciego, y colon transverso y sigmoide. Colon transverso Recto superior extienden en la cavi-
Colon sigmoide Principales vasos sanguí- dad peritoneal)
neos abdomínales
(aorta y vena cava
ínferior)
CAPITULO 3 ABDOMEN

Cuadrantes y regiones
Para ayudar a describir las localizaciones de los distintos órganos u
otras estructuras dentro de la cavidad abdominopelviana, el abdo-
men puede dividirse en cuatro cuadrantes o nueve regiones.

CUATRO CUADRANTES ABDOMINALES


Si se hicieran pasar dos planos perpendiculares imaginarios (en án-
gulos rectos) a través del abdomen en el ombligo, dividirían al ab-
domen en cuatro cuadrantes. Un plano atravesaría el abdomen a
nivel del ombligo, que en la mayoría de las personas, está a nivel
del disco intervertebral entre L4 y L5 (cuarta y quinta vértebras
lumbares), aproximadamente a nivel de las crestas ilíacas en la
mujer.
El plano vertical coincidiría con el plano mediosagital o la línea
media del abdomen y atravesaría tanto el ombligo como la sínfisis
del pubis. Estos dos planos dividirían la cavidad abdominopelviana
en cuatro cuadrantes: el cuadrante superior derecho (CSD), el
cuadrante superior izquierdo (CSI), el cuadrante inferior dere-
cho (CID) y el cuadrante inferior izquierdo (OI).
Nota: el Sistema de cuatro cuadrantes es utilizado más a menu- Fig. 3- 18. Cuatro ruadrantes abdominales.
do en radiografía para localizar cualquier órgano particular, o para
describir la localización del dolor abdominal u otros síntomas.

CUADRO 3· 1. RESUMEN DE LA ANATOMÍA - ABDOMEN DE CUATRO


CUADRAN ES•

eso CSI CID Cll


Hígado Bazo Colon ascendente Colon descen-
Vesícula Estómago Apéndice (vermi· dente
Flexura cólica dere- Flexura cólica iz- forme) Colon sigmoide
cha (hepática) quierda (espié- Ciego 2/3 del yeyuno
Duodeno nica) 2/3 del íleon
Cabeza del pánaeas Cola del páncreas Válvula ileocecal
Riñón derecho Riñón izquierdo
Glándula suprarre- Glándula supra-
nal derecha rrenal izquierda

• Local1zaoones por cuadrantes de estructuras y órganos (localización pnmaria en et adu~


to promedio).

NUEVE REGIONES ABDOM INALES


La cavidad abdominopelviana puede dividirse también en nueve re-
giones utiliZcJndo dos planos horizontales o transversos y dos planos Izquierda
verticales. Los dos planos transversos/horizontales son el plano
transpilórico y el plano transtubercular. Los dos planos verticales Fig. l -19. Cuatro cuadrantes con ciertas estructuras abdominales.
son los planos lateral derecho y lateral izquierdo (fig. 3-20).
El plano transpilórico está a nivel del borde infenor de L l (pri-
Plano lateral derecho Plo/1(> lateral izquierdo
mera vértebra lumbar) y el plano transtubercular, a nivel de LS
(quinta vértebra lumbar). Los planos laterales derecho e izquierdo
son paralelos al plano mediosagital y se localizan a mitad de cami-
no entre él y cada espina ilíaca anterosuperior (EIAS).

Nombres de las regiones. Los nombres de estas nueve regio-


nes se indican más adelante. Los radiólogos deben estar familiari-
zados con las localizaciones y los nombres de estas nueve regio-
nes. Sin embargo, en general, localizar la mayoría de las estructu-
ras y los órganos dentro del sistema de cuatro cuadrantes es sufi-
ciente para los fines radiográficos, debido a variables que afectan
localizaciones específicas de los órganos, como hábito corporal,
posición del cuerpo y edad (véanse los contornos de los órganos Plano
en la figura 3-20 para las localizaciones generales de los órganos transtubercular
dentro de estas nueve regiones).
l . Hipocondrio derecho 6. Flanco (lumbar)
2. Epigastrio izquierdo
3. Hipocondno izquierdo 7. Inguinal (fosa ilíaca) derecha
4. Flanco (lumbar) 8. Púbica (hipogastno)
derecho 9. Inguinal (fosa ilíaca) izquierda
S. Umbilical Izquierda
Fíg. l -20. Nueve regiones con ciertas estructuras abdominales.
ABDOMEN CAPITULO 3

Reparos anatómicos topográficos


Los límites abdominales y los órganos dentro del abdomen no son
visibles desde el exterior, y como estos órganos de tejido blando
no pueden ser palpados directamente, se utilizan, para este fin, al-
gunos reparos anatómicos óseos.
Nota: recuérdese que la palpación debe efectuarse suavemen-
te, porque el paciente, puede tener áreas dolorosas o sensibles
dentro del abdomen y la pelvis. Además, asegúrese de que el pa-
ciente esté informado sobre el propósito de esta palpación antes
de comenzar la maniobra
1. - -
SIETE REPAROS ANATÓMICOS DEL ABDOMEN
los siete reparos anatómicos palpables siguientes son importantes
para posicionar el abdomen o para localizar los órganos dentro de
él. Practique encontrar estos reparos óseos en su propia persona
antes de intentar localizarlos en otra persona o en un paciente por
primera vez. El posicionamiento para las radiogrc:ifías abdominales
en las proyecciones AP o PÁ requiere una localización rápida, pero
exacta, de estos reparos anatómicos en todos los tipos de pacien-
tes, los delgados y los robustos o musculosos que requerirán una
palpación más firme. Fig. 3-21. Reparos anatómicos topo- Fig. 3-22. Reparos anatómi-
l. Punta del apéndice xifoides (nivel de T9-T10): la punta del gráficos. cos gonadales.
apéndice xifoides es la apófisis más distal o inferior del esternón.
Puede palparse mejor presionando primero suavemente sobre el
abdomen blando por debajo del esternón distal, luego, moviéndo-
se hacia arriba cuidadosamente contra el margen firme y distal de
la apófisis xifoides.
Este reparo anatómico aproxima la porción anterior superior del Cresta del ilion
diafragma, que también es el margen superior del abdomen. Sin
embargo, éste no es un reparo primario para posicionar el abdo-
men, debido a variaciones en los tipos corporales y la importancia
de incluir todo el abdomen inferior en la mayoría de los recepto-
res de imágenes (RI) del abdomen.
2 Margen costal inferior (nivel de L2-L3): este reparo anató-
mico se utiliza para localizar la vesícula, el estómago y otros órga-
nos abdominales.
3. Cresta ilíaca (nivel de espacio intervertebral L4-L5): la
cresta del ilion es la porción más superior del borde curvo del ilion.
La cresta ilíaca puede palparse fácilmente presionando hacia aden-
tro y abajo a lo largo del margen medio lateral del abdomen. La Sínfisis del pubis -- - - '
porción más superior de la cresta es el reparo abdominal utiliza-
do más comúnmente y corresponde aproximadamente al nivel Fig. 3-23. Reparos anatómicos topográficos de la pelvis.
del abdomen medio, que también está a nivel del ombligo o so-
lo ligeramente por debajo de él, en la mayoría de las personas. Si
se centra el centro del chasis o del RI en este nivel. el área del ab-
domen inferior generalmente estará incluida sobre el margen infe-
rior del RI.
Nota: para garantizar que todo el abdomen superior y el diafrag- 6. Sínfisis del pubis: es la unión (articulación) anterior de los
ma estén incluidos en el RI es necesario el centrado aproximada- dos huesos pelvianos. La porción anterior más superior del pubis
mente a 5 an por encima del nivel de la cresta ilíaca en la mayo- puede palparse cuando el paciente está en decúbito dorsal. Este
ría de los pacientes lo que, en general, cortará parte del abdomen reparo anatómico corresponde al margen inferior del abdomen.
inferior. Por lo tanto, esto requerirá un segundo RI centrado más Sin embargo, algunos pacientes pueden sentir vergüenza ante es-
abajo para incluir esta región. ta maniobra. Por lo tanto, con la práctica, el nivel de la sínfisis del
4. E/AS: se puede hallar localizando la cresta ilíaca, luego, pal- pubis o del margen inferior del abdomen se identifica palpando el
pando hacia adelante y hacia abajo hasta percibir una proyección trocánter mayor o, en referencia a la cresta ilíaca como ubicado al
prominente o "bulto" (más prominente en las mujeres). Es un re- nivel del centro del chasis o el RI. Entonces, esto ubica el margen
paro anatómico utilizado comúnmente para posicionar las estruc- inferior del RI en la sínfisis del pubis.
turas pelvianas y vertebrales, pero también puede ser un reparo se- 7. Tuberosidad isquiática: puede utilizarse para determinar el
cundario para el posicionamiento abdominal general. margen inferior en una radiografía PA de abdomen con el pacien-
5. Trocánter mayor: este reparo anatómico se palpa más fácil- te en decúbito ventral. Estas dos prominencias óseas, que pue-
mente en los pacientes delgados. En general, se necesita una den palparse más fácilmente en pacientes delgados, sostienen la
palpación suave, pero muy firme, para sentir el movimiento del tro- mayor parte del peso del tronco cuando una persona está senta-
cánter con una mano, mientras se rota la pierna interna y externa- da. Los márgenes inferiores de las tuberosidades isquiáticas están
mente en el área de la rodilla, con la otra mano. No es un reparo aproximadamente de 1 a 4 cm por debajo de la sínfisis del pubis
tan preciso como otros reparos óseos de la pelvis, pero el margen o distal a ella. Este reparo anatómico puede utilizarse para posicio-
más superior del trocánter, en general. se ubica ligeramente por nar una proyección PA del colon cuando se incluirá el área rectal
encima (de 3 a 4 cm) a nivel de la sínfisis pubiana. Con práctica, en el RI. Sin embargo, esto también puede ser incómodo y vergon-
también se puede utilizar como reparo anatómico secundario pa- zoso para el paciente, y pueden y deben utilizarse otros reparos
ra posicionar P.I ñhdomen. anatómicos cuando sea posible.
CAPITULO 3 A800MEN

POSICIONAMIENTO RADIOGRÁFICO

Preparación del paciente


La preparación del paciente para la radiografía abdominal induye
eliminar toda la ropa y rualqu1er ob1eto radioopaco en el área por
evaluar. El paciente debe utilizar una bata hospitalaria con la aber-
tura y lazos en el dorso. ~e pueden dejar las medias y los zapatos
puestos. En general, no es necesario brindar instrucciones antes del
examen, a menos que se programen también estudios baritados.

Consideraciones generales de posicionamiento


Hacer sentir al paciente tan cómodo como sea posible sobre la me-
sa. Una almohada debajo de la cabeza y un soporte debajo de las
rodillas brindan más la comodidad para un abdomen en decúbito
dorsal. Colocar una sábana limpia sobre la mesa y rubrir las piernas
del paciente para mantenerlas calientes y proteger su pudor.
Fig. l -24. Protección gonadal - Fíg. 3-25. Protección gonadal -
Instrucciones sobre la respiración hombre. mujer (solo si la protección no
oscurece la anatomía esencial.)
Uno de los factores dave en una buena radiografía abdominal es
prevenir el movimiento. El movimiento puede ser voluntario, por
la respiración o involuntario, por la acción peristáltica del intesti- do cuidadosamente el borde superior en la sínfisis del pubis (fig.
no. En el capítulo 1, se ilustra la diferencia entre estos dos tipos de 3-24). En las mujeres, pueden utilizarse protectores gonadales solo
m0V1m1entos. Sin embargo, lo importante es recordar que, para cuando no oscurezcan la anatomía esencial en la región abdom1-
evitar cualquier movimiento potencial en la radiografia abdominal, nopelviana inferior. En general, la decisión de proteger las gónadas
se debe utilizar el tiempo de exposición más corto posible. femeninas en las radiografías de abdomen debe tomarla un médico
Una segunda forma de prevenir el movimiento voluntario es para determinar si se oscurecerá la anatomía esenaal. La parte su-
brindando al paaente instrucciones cuidadosas sobre la respíra- perior del campo del ovario debe estar a nivel de las EIAS y el bor-
aón. La mayoría de las radiografías abdominales se toman duran- de inferior de la sínfisis del pubis o levemente por enama de ellas.
te la espiración; se instruye al paciente para que •tome una respi- Protecdón del embarazo: véase el capítulo 1, p. 60, que des-
ración profunda, exhale todo el aire y luego, no respire·. Antes de cribe la regla de los 1O días o del último periodo menstrual, rela-
realizar la exposición, asegurarse de que el paciente está siguiendo cionada con las precauciones para los embarazos incipientes po-
las instrucciones y que ha transcurrido el tiempo suficiente para tenciales en las proyecciones de abdomen o pelvianas.
que cese todo movimiento respiratorio.
Las radiografías abdominales se exponen en espiración, con el Fadores de exposición
diafragma en una posición alta para observar mejor las estructuras Los principales factores de exposición para las radiografías abdomi-
abdominales. nales son los siguientes:
1. kVp medio (70-80)
Indicadores de la película 2. Tiempo de exposición corto
Los indicadores de la película, como la información sobre la identi- 3. MAs adecuado para densidad suficiente
ficación del paciente deben ser claros y legibles. Los indicadores D Las radiografías abdominales expuestas correctamente en un
e 1colocados correctamente y los indicadores "lado hacia arriba" co- paciente de tamaño promedio deben mostrar débilmente los bor-
mo flechas cortas sobre indicadores de posición erecta o en decú- des laterales de los músculos psoas, el margen hepático inferior,
bito se utilizan para las proyecciones de pie y en decúbito, y deben los contornos renales y las apófisis transversas de las vértebras
ser visibles sin superponerse a las estructuras abdominales. lumbares. Esto requiere un contraste moderado utilizando una ex-
posición de kVp medio para permitir que se observen distintas es-
Protección contra las radiaciones tructuras abdominales. como posibles cálculos sem1opacos peque-
Las buenas prácticas de protección contra las radiaciones son es- ños en la vesícula o los riñones.
pecialmente importantes en la radiografía abdominal, debido a la
proximidad de las gónadas, que son órganos radiosensibles. Consideraciones pediátricas
Exposiciones repetidas: el posicionamiento cuidadoso y la se- En general, las rutinas de abdomen agudo para pediatría incluyen
lección de los factores de exposición correctos son formas de re- solo una proyección en decúbito dorsal y una proyección con haz
duar una exposición innecesaria por exámenes repetidos. Seguir horizontal para mostrar niveles hidroaéreos. En los menores de 2
las instrucciones sobre la respiración también ayuda a eliminar re- o 3 ar'los, puede ser difícil obtener un decúbito lateral y se prefie-
peticiones, a causa del movimiento provocado por la respiración re un abdomen AP de pie utilizando un dispositivo de inmoviliza-
durante la exposición. ción como el denominado Pigg-crstat (Véase cap. 20.)
Colimación: en las radiografías abdominales de los pacientes Prevenir el movimiento es muy importante en pediatría y es esen-
pequeños, es posible cierta colimación lateral a los bordes cutá- cial un tiempo de exposición corto además de una película y panta-
neos, si no corta la anatomía abdominal. llas de mayor velocidad. En los niños menores de 12 o 13 años se
La colimación en la parte superior e inferior para los adultos de- debe reducir mucho el kVp y el mAs. Con el objetivo de minimiza; las
be ajustarse a los márgenes del RI o el chasis portapelrcula, lo que repeticiones por errores de exposición, siempre deben estar disponi-
permite la divergencia del haz de rayos X. Se cortará anatomía bles los datos técnicos confirmados que deben considerarse en niños
esencial en los adultos de tamaño normal, si se muestran márge- de distintos tamaños y edades para el equipo que se va a utilizar.
nes con cohmaoón extra en los bordes superior e inferior de una
imagen abdominal típica de 35 x 43 cm. Consideraciones geriátricas
Protección de las gónadas: para las radiografías abdominales, Los pacientes de edad avanzada, a menudo, requieren más cuida-
deben utilizarse protectores gonadales en los hombres colocan- dos y paciencia para explicarles lo que se espera de ellos. Son
ABDOMEN CAPITULO l

esenciales las instrucciones cuidadosas sobre la respiración, al Igual Sin embargo, el estudio para abdomen agudo, como se des-
que la ayuda para moverse hacia la posición requerida. Un acolcha- cribe en este capítulo, se realiza más comúnmente para evaluar y
do radiolúcido adicional debajo de las nalgas para los pacientes diagnosticar trastornos o enfermedades relacionados con obstruc-
delgados y las mantas para mantenerlos calientes brindan más co- ción y perforación intestinal. Esto requiere detectar niveles hi-
modidad en los procedimientos radiográficos abdominales en de- droaéreos y posible aire "libre" intraperitoneal utilizando posiciones
cúbito dorsal. erecta o en decúbito con el haz horizontal. A continuación, se enu-
meran términos y enfermedades o trastornos relacionados con el
examen para abdomen agudo:
Modalidades alternativas Ascitis es la acumulación anormal de liquido en la cavidad peri-
TOMOGRAFÍA COMPUTARIZADA Y RESONANCIA toneal del abdomen. En general. se debe a trastornos de larga da-
MAGNÉTICA (RM) ta (crónicos), como cirrosis hepática o por enfermedad rnetastási-
La TC y la RM son muy útiles para la evaluación y el diagnóstico ca en la cavidad peritoneal.
temprano de las neoplasias pequeñas que afectan órganos abdo- Neumoperitoneo es aire libre o gas en la cavidad peritoneal. Es
minales, como el hígado y el páncreas. Los medios de contraste IV, un trastorno grave que requiere cirugía cuando se produce por la
la TC también puede discriminar entre un quiste simple y una neo- perforación de una víscera que contiene gas, como por una úlcera
plasia sólida. gástrica o duodenal. También puede ser secundario a traumatismo
Asimismo, tanto la TC como la .RM proporcionan información útil penetrante en la pared abdominal.
pa(a evaluar el grado de diseminación de las neoplasias a los teji- Se pueden detectar pequeñas cantidades de aire residual en la
dos u órganos circundantes. Por ejemplo, la RM es capaz de mos- radiografía hasta 2 o 3 semanas después de la cirugía abdominal.
trar vasos sanguíneos dentro de neoplasias y evaluar su relación Se observa mejor con un abdomen o tórax de pie con haz horizon-
con los órganos circundantes o el compromiso de ellos, sin nece- tal, en donde pueden observarse incluso cantidades pequeñas de
sidad de inyectar medios de contraste. aire libre, a medida que se eleva hasta la posición más alta deba-
También se está utilizando la RM para observar los conductos bi- jo del diafragma.
liares y pancreáticos, además de la colangiopancreatografía retró- Las obstrucciones intestinales mecánicas constituyen el blo-
grada endoscópica (CPRE), un procedimiento radioscópico que queo completo o casi completo del flujo del contenido intestinal.
utiliza un medio de contraste inyectado por vía endoscópica (des- Sus causas son las siguientes:
crito en el capítulo 16). • Adherencias fibrosas: la causa más frecuente de obstrucción
mecánica, en la cual una banda fibrosa de tejido se interrelacio-
ECOGRAFÍA na con el intestino y crea un bloqueo
La ecografía se ha convertido en el método de elección para ob- • Enfermedad de Crohn: inflamación crónica de la pared intesti-
tener imágenes de la vesícula a fin de detectar cálculos biliares nal que puede conducir a una obstrucción intestinal (más fre-
en la vesícula o los conductos biliares. Tiene una utilidad limitada cuente en adultos jóvenes, de causa desconocida); al menos en
para evaluar las vísceras huecas del tracto GI para detectar obs- el 50% de los pacientes con este trastorno, se caracteriza por
trucción o perforación del intestino delgado, pero junto con la TC, asas de intestino delgado unidas por fístulas u orificios conecta-
es muy valiosa para detectar y evaluar lesiones o inflamación de dos con asas adyacentes de intestino
los órganos de tejido blando como el hígado o el páncreas. Tam- • Invaginación: inserción de una sección del intestino en otra asa,
bién es ampliamente utilizada junto con la TC para investigar abs- lo que crea una obstrucción; más frecuente en la región del in-
cesos, quistes o tumores que afectan los riñones, los uréteres o la testino delgado distal (íleo); más común en niños que en adul-
vejiga. tos; requiere tratamiento dentro de las 48 h para impedir la ne-
La ecografía con compresión, combinada con la evaluación clí- crosis (muerte tisular)
nica, puede emplearse con éxito para diagnosticar apendicitis • Vólvulo: torsión de un asa de intestino, que crea una obstruc-
aguda. ción; puede requerir cirugía para corregirlo.
El íleo-obstrucción intestinal no mecánica, se clasifica en íleo
ESTUDIOS DE MEDICINA NUCLEAR adinámico (sin potencia o fuerza) y suele ser secundario a perito-
Los estudios de medicina nuclear son útiles como procedimientos nitis, o íleo paralítico (parálisis), provocado por la falta de motili-
no invasivos para evaluar la motilidad GI y el reflujo relacionados dad intestinal. Es más frecuente en el posoperatorio, habitualmen-
con una posible obstrucción intestinal. También es valiosa para te de 24 a 72 h después de la cirugía abdominal. A diferencia de
evaluar la hemorragia digestiva más baja. las obstrucciones mecánicas, pocas veces conduce a perforación,
Con la inyección de radionúclidos específicos, puede emplearse y el aspecto radiográfico se caracteriza por una gran cantidad de ai-
para observar todo el hígado y los principales conductos biliares y re y liquido, con niveles hidroaéreos visibles en un intestino delga-
la vesícula. do y grueso muy dilatado, sin ningún punto claro de obstrucción
visible (al contrario de la obstrucción mecánica).
Indicaciones en diferentes patologías Colitis ulcerosa es una enfermedad crónica que comprende in-
En general, se toma una radiografía AP en decúbito dorsal sim- flamación del colon y afecta fundamentalmente a adultos jóvenes
ple del abdomen (de árbol urinario) antes de inyectar el medio y, más a menudo, compromete la región rectosigmoidea. En algu-
de contraste en los distintos sistemas orgánicos abdominales para nos casos, se convierte en un proceso agudo grave, que produce
evaluar y diagnosticar enfermedades y trastornos que afectan es- serias complicaciones, como megacolon tóxico (dilatación extrema
tos sistemas. Los capítulos de 14 a 17 detallan indicaciones en di- de un segmento de colon) con perforación potencial en la cavidad
ferentes patologías y los términos específicamente relacionados peritoneal. El enema de bario está firmemente contraindicado,
con cada uno de estos sistemas. si hay síntomas de megacolon tóxico.
CAPITULO l ABDOM E N

CUADRO 3-3. RESUMEN DE LAS INDICACIONES EN DIFERENTES PATOLOGÍAS

. . . ...
..
. . ' .... .. . : . ..
.. . .. . .- ..
Ascitis Estudio para abdomen agudo Nebulosidad abdominal general Aumento, según la gravedad ( + o ++)

Neumoperitoneo (aire en Estudio para abdomen aguda - Pequeí'la radiolucidez con forma de cresta por Disminución (-)
la ravidad peritoneal) tórax o abdomen de pie debajo de la cúpula del hemidiafragma dere-
cha en posición de pie
Obstrucción intestinal
me<:ánica
Adherencias fibrosas Estudio para abdomen agudo Asas distendidas de intestino delgado lleno Disminución, según la gravedad de la dis·
de aire tensión (-o - - )

Enfermedad de Crohn Estudio para abdomen agudo

Invaginación (más frecuen- Estudio para abdomen agudo Aspecto de "resorte helicoidal" lleno de aire Disminución (- )
te en nií'los)

Vólvulo (más frecuente en Estudio para abdomen agudo Grandes rantidades de aire en sigmoides con es- Disminución leve (-)
colon sigmoide) trechamiento qguzada en el sitio del vólvulo

íleo (obstrucción no mecá- Estudio para abdomen agudo Grandes rantidades de aire en todo €1 intestino Disminución, según la gravedad de la dis·
nica) delgado y grueso dilatado con niveles hidroaé- tensión (-o - - )
Adinámico o paralítico reos

Colitis ulcerosa AP Abdomen simple Protrus1ones mucosas llenas de aire, profundas, Disminución (- )
de la pared del colon, habitualmente en región
rectosigmoidea

El caso grave puede con- Estudio para abdomen aguda pa- Asa dilatada de colon Disminución(-)
ducir a un megacolon tóxi- ra posible aire libre (enema de
co y perforación intestinal bario contraindicado)

• Los sistemas de control a~~ de exposición C 0 SJ es~n disel'lados para corregir automáticamente ~ densidad de la exposición para las variaciones en el tam,lllo del paóente y
para estos trastornos patológicos, y si son calibrados y utilizados correctamente, en general no se necesitan iljUStes manuales wando se uuliza el CAE. Sin embargo. estos ajustes de expo-
sición pueden ser necesarios para casos iras. extremos. o para repeticiones. aun con el CAE También son unporlantes wando se establecen técnicas de exposición manuales. como par2
los exámenes en la ~ o mcMles cuando no se utiliza CAE

Información de encuestas (abdomen AP y de pie más PA tórax) se presenta como básico c


ABDOMEN, BÁSICAS Y ESPECIALES de rutina. Sin embargo, las rutinas para abdomen agudo variarán,
según la institución y el médico, y cada radiólogo debe determina1
Las proyecciones de abdomen básicas comunes siguen siendo la
la rutina para su departamento.
AP en decúbito dorsal (990/o), de pie AP (780/o) y en decúbito
Una razón por la que comúnmente se incluya la radiografla PP
lateral (600/o).
de tórax en el estudio en tres exposiciones es que el tórax de piE
El decúbito dorsal es una proyección especial uniforme tanto
permite detectar mejor aire intraperitoneal libre debajo del diafrag·
en los Estados Unidos como en Canadá, con un 480/o, lo que indi-
ca que es una proyección especial en el servicio en los Estados ma. El abdomen de pie también muestra aire libre, si el RI esti
centrado lo suficientemente alto como para incluir el diafragma; sir
Unidos y un 320/o en Canadá.
embargo, la técnica de exposición para el tórax detecta mejor pe-
En esta edición del texto se agregó el abdomen lateral como
queñas cantidades de este aire.
posición especial, porque estaba indicada asl por el 41 O/o de los
que respondieron a la encuesta de 1999. (Más común en el este PROYECCIONES BÁSICAS Y ESPECIALES
y el mediooeste, 41% y 420/o, y 33% en el oeste y 290/o en Cana-
En las páginas siguientes, se enumeran y describen las proyeccio
dá.) A veces, se toma como parte de un estudio de vigilancia del
nes básicas y especiales más frecuentes para el abdomen.
abdomen para pacientes ancianos, a fin de detectar c.alcificaciones
en la región prevertebral o un aneurisma potencial de la aorta.

ESTUDIOS DE RUTINA PARA EL ABDOMEN AGUDO Abdomen (árbol urinario) Abdomen agudo (tr~ mo-
BASICAS dalidades, co n tórax PA)
Además del abdomen en decúbito dorsal y de pie o en decúbito, • AP en derubito dorsal 109 BASICAS
la radiografla PA de tórax era indicada como parte de un estudio ESPECIALES • AP en decúbito dorsal 1 15
en tres exposiciones para abdomen agudo por un porcentaje cre- • PA en decúbito ventral 11 O
• AP de pie 115
• PA de tórax de pie 115
ciente en los Estados Unidos -750/o, en 1999, 6 80/o en 1995 y • Decúbito lateral (AP) 111
• AP de pie 112 ESPECl.ALES
600/o en 1989. Esto fue máximo en el oeste (870/o), y del 720/o al
• Decúbito dorsal (lat.) 113 • Decúbito lateral izquierdo
770/o en el este y el mediooeste de los Estados Unidos y en Cana- • Lateral 114 (AP) 115
dá. Por lo tanto, el estudio abdominal en tres exposiciones
ABDOMEN CA P ÍTUL O J

PROYECCIÓN AP EN DECÚBITO DORSAL DE ABDOMEN


Arbol u.rinario

Patología demostrada Abdomen


Patología de abdomen, que incluye BAS!CA
obstrucción intestinal, neoplasias, • AP en decúbito dorsal (de
árbol urinario)
calcificaciones, ascitis y ·explbración para
estudios de abdomen con medios de contraste

Factores técnicos
Tamaño del Rl: 35 x 43 cm (14 x 17 pulgadas)
longitudinal
Parrilla tnóvil o fija
Rango 70-80 kVp an mJ>s Piel lM Cón.
Técnica y dosis: 17 75 15 153 34 ~ 4~
Paoente "ITIOQelo' pequero _____ .......
l lsol
20 22l282j·:s2 I~ ~I
Paóente más ~ronde, mrad
~

ceicaoo al promedio Fig. l -26. Abdomen AP.


Protección
• Utilizar protectores gonadales en los hombres (también en las
mujeres en edad iértil, solo si dicha protección no O?Curece ana-
tomía esencial,.según lo determine el médico).
Posición del paciente
• Decúbito dorsal.con plano mediosagital centrado en la línea me-
dia de la mesa o el chasis
• Brazos a los lados, lejos del cuerpo
• Piernas extendidas con soporte debajo de las rodillas, si es más
cómodo
Posición de la región por explorar
• Centro del chasis a nivel de las crestas ilíacas, con el margen
inferior en la sínfisis del pubis (véanse notas)
• Sin rotación de pelvis u hombros (controlar que ambas EIAS es-
tén a la misma distancia de la parte superior de la mesa)
Rayo central Fig. l -27. Abdomen AP.
• Perpendicular al centro del RI (a nivel de la cresta ilíaca) y diri-
gido hacia él
Hígado
• Distancia fuente-receptor (DFR) mínima: de 100 cm
Colimación. Colimar estrechamente a los lados hacia los márgenes
cutáneos y sobre la parte superior e inferior con los bordes del RI.
Resptracíón. Exposición al final de la espiración (dejur trnnscurrir Riñón ~·»i..,.._+---- Apófisi:i
derecho transversa (L4)
alrededor de l seg después de la espiración para que cese el mo-
Borde del
vímiento involuntario del intestino.) músculo - - - -J Ala ilíaca
Notas: en un paciente alto, tipo hipoesténico, pueden ser nece- psoas mayor Espín.a ilíaca
'sarias dos imágenes longitudinales, una centrada más abajo, pa- Sacro - - - - * " - - f -)
ra incluir la sínfisis del pubis y otr() centrada alto para incluir la par-
te superior del abdomen y el diafragma. Fémur izquierdo
En un paciente robusto, tipo hiperesténico, también pueden ser Sínfisis _ _ __:_:__,~-11
necesarios dos imágenes de 35 x 43 cm, transversales, una cen- del pubis· Agujero obtoraqor
trada más abajo para incluir la sínfisis del pubis y otra para la par-
te superior del abdomen, con un mínimo de 3 a 5 cm de super- Fig. l -28. Abdomen AP.
posióón.

Criterios radiográficos
Estnlcturas mostradas: • Contorno de hígado, bazo, riñones y estó- anatomía esencial • RC á nivel de la cresta ilíaca • (Véase nota sobre·
fl!d&O y segrnen~~s intestinales llenos de aire, y el arco de la sínfisis pu- dos imágenes posibles.)
biana para la reg1on de la ve11ga Criterios de exposición: • Sin ·movimiento: .las costillas y los_f!'árge-
Posióón: • Sin rotaáón: las alas ílíacas, los agujeros obturadores (si son nes de todas las burbujas ·de gas aparecen nítidos • La expos1aón sufi-
Visibles), y las espinas isquiáticas aparecen simétric.as y los márgenes ex- ciente (mAs) y el contraste en gran esca.la (kVp) muestran los contor- .
temoS de las costillas inferiores están a la misma distancia de la colwm- nos de los músculos psoas, las apófisis transversas lumbares y las costl-
na (la elongación del ala ilíaca indica rotación en esa dirección). llas • Los márgenes de hígado y ~ñones deben ser visibles en los pa-
Colimación y rayo central (RQ: • Borde de colimación a márgenes cientes más pequeños y promedio.
de la película-sobre la parte superior e inferior para evita.r el corte de
CAPITULO 3 ABDO M EN

PROYECCIÓN PA EN DECÚBITO VENTRAL DE ABDOMEN

Patología demostrada Abdomen


Patología de abdomen, que induye obs- ESPEOAlES
• PA en decúbito ventra l
trucción intestinal, neoplasias, calcificacio- • Decúbito lateral (AP)
nes, ascitis y exploración para estudios de • AP d e pie
abdomen con medios de contraste. • Decúbito dorsal (lat)
• Lateral

Nota: esta proyección es menos con-


veniente que la AP, si los riñones son la re-
gión de interés, debido a la mayor DOR.

Factores técnicos
• Tamaño del RI: 35 x 43 cm (14 x 17 pulgadas)
longitudinal
• Parrilla móvil o fija cm kVp mAs Piel LM Gon
• Rango 70-80 kVp
Técnica y dosis:
l l l
20 eo 22 12821 s2
Tamano p<ome<lio RVad
W ~1
Fig. l -29. Abdomen PA.

Protección
• Utilizar protectores gonadales en los hombres (también en las
mujeres en edad fértil, solo si dicho protector no oscurece ana-
tomía esencial, según lo determine el médico).

Posición del paciente


• Decúbito ventral con el plano mediosagital del cuerpo centra-
do hacia la línea media de la mesa, el RI o ambos
• Piernas extendidas con soporte debajo de los tobillos
• Brazos hacia arriba, detrás de la cabeza, proporcionar una al-
mohada limpia

Posición de la región por explorar


• Sin rotación de pelvis u hombros y tórax
• Centro del RI hacia la cresta ilíaca

Rayo central
• Perpendicular al centro del RI (a nivel de la cresta ilíaca) y diri-
gido hacia él
• DFR mínima 100 cm

Colimación. Colimar estrechamente sobre todos los lados hacia


los márgenes cutáneos y sobre la parte superior e inferior hacia los
bordes del RI

Respiración. Exposición al final de la espiración Fig. l -lO. Abdomen PA.


Nota: los pacientes altos y de tipo asténico pueden requerir dos
imágenes longitudinales; los tipos hiperesténicos anchos pueden
requerir también dos imágenes colocadas transversalmente.
Riñón
derecho
Criterios radiográficos
Estructuras mostradas: • Contorno de hígado, bazo. riñones, y estó-
mago y segmentos intestinales llenos de aire, y el arco de la sínfisis pu- Costillas
biana para la región de la vejiga
Posiáón: • Sin rotación: las alas ilíac:as aparecen simétricas y las articu-
laciones sacroillacas y los márgenes externos de las costillas interiores (si Tercera
son visibles) deben estar a la misma distancia de la columna. vértebra
lumbar
Colimaáón y RC: • Borde de colimación a márgenes del Rl sobre la par-
te superior e inferior para evitar el corte de anatomía esencial • Centro del
RI (RC) a nivel de la cresta ilíaca (véase nota sobre dos imágenes posibles).
Criterios de exposición: • Sin movimiento: las costillas y los márgenes
de todas las burbujas de gas aparecen nítidos • La exposición (mAs) y el
contraste en gran escala (kVp) son suficientes para observar los contor-
nos de los músculos psoas. las apófisis transversas lumbares y las costi-
Sacro
llas • Los márgenes de hígado y riñones deben ser viS1bles en los pacien-
tes más pequeños y promedio.
Fig. l -l 1. Abdomen PA.
CAPITULO 3 A BD O M EN

PROYECCIÓN AP EN POSICIÓN DE PIE DE ABDOMEN

Patología demostrada Abdomen


Masas anormales, niveles hidroaéreos y acu- ESPECIAlES
• PA en decúbito venlral
mulaciones de aire intraperitoneal debajo del • Decúbito lateral {AP)
diafragma • AP de pie
Obtener primero la radiografía de pie si el • Decúbito dorsal (lat)
•Lateral
paciente llega al servicio caminando en posición
erecta o en silla de ruedas.
Factores técnicos
• Tamaño del Rl-35 x 43 cm, longitudinal
• Parrilla móvil o fija (utilizar marcadores de
posición erecta)
• Rango 70-80 kVp cm kVp mAs Piel LM Gón.
~
43LJ
• Técnica y dosis: l l
l21 ao 301396 168 1~ ~I
Tamano p<0medoo mrad

Marcador: incluir marcador de posición erecta en RI.


Protección
• Utilizar protectores gonadales en hombres. Puede utilizarse un
protector móvil libre ajustable como para el tórax.
Posición del paciente
• De pie, piernas ligeramente separadas, espalda contra la mesa Fig. l -15. AP de pie - para incluir el diafragma.
o la grilla (véase nota para pacientes débiles o inestables)
• Brazos a los costados, lejos del cuerpo
• Plano mediosagital del cuerpo centrado en la línea media de la
mesa o de la bandeja-Bucky en posición vertical
Posición de la región por explorar
• No rotar pelvis ni hombros.
• Ajustar la altura del RI para que el centro esté a unos 5 cm por
encima de la cresta ilíaca (para induir el diafragma), lo cual pa-
ra el paciente promedio ubicará la parte superior del RI apro-
ximadamente a nivel de la axila.
Rayo central
• RC horizontal, con el centro del RI
• DFR mínima 100 cm
Colimación. Colimar estrechamente de los cuatro lados; NO cor-
tar el abdomen superior.
Respiración. Exposición al final de la espiración.
Nota: el paciente debe estar de pie un mínimo de 5 minutos,
pero es conveniente de 1O a 20 minutos, si fuera posible, antes
de la exposición para detectar pequeñas cantidades de aire intra-
peritoneal. Si está demasiado débil como para mantener una posi-
ción erecta, debe tomarse un decúbito lateral. Fig. l -16. AP de pie - para incluir el diafragma.

Nivel hidroaéreo
Criterios radiográficos en estómago . Hemidiafragma
izquierdo
Estructuras mostradas: • Estómago y asas intestinales llenos de ai-
re, y niveles hidroaéreos • Debe incluir el diafragma bilateral y tanto
del abdomen inferior como sea posible • Pequeña burbuja de aire se-
milunar intraperitoneal libre, observada debajo del hemidiafragma de-
recho, lejos del gas en el estómago (flechas negras pequeñas)
Posición: • Sin rotación: las alas ilíacas aparecen simétricas y los
márgenes costales externos están a la misma distancia de la colum- Bazo
na. La columna debe estar derecha (a menos que haya escoliosis),
alineada con el centro del RI.
Colimación y RC: • Bordes de colimación a los márgenes superior Riñón
izquierdo
e inferior del RI para evitar el corte de anatomía esencial • RC unos
5 cm por encima del nivel de la cresta ilíaca
Criterios de exposición: • Sin movimiento: las costillas y los már-
genes de todas las burbujas de aire aparecen nítidos • Exposición su- Cresta ilíaca
ficiente para observar la columna y las costillas, y el tejido blando, pe-
ro no como para sobreexponer el posible aire intraperitoneal en el
abdomen superior. Se prefiere una densidad global ligeramente infe-
rior que para el abdomen en decúbito dorsal.
Fig. l -17. AP de pie.
AB D O ME N CAPITULO l

Jlatologfa demostrada Abdom en


Masas anormales, acumulaciones de gas, ni- ESPECIALES
• PA en decúbito ventral
ll!les hidroaéreos, aneurismas (ensancha- • Decúbito lateral (AP)
miento o dilatación de la pared de una arte- • AP de pie
18, vena o el corazón), calcificación de la • Decúbito dorsal (lat.)
aorta u otros vasos, y hernias umbilicales

fletares técnicos
• Tamaño del RI -35 x 43 cm, transversal
• Parrilla móvil o fija
~
35 ~
• Rango 70-80 kVp
• Técnica y dosis· an we mAs p;.,i w Gón.
. 130 lao loo ~Q43as I~ 4~1
TOfl'\ñ promedio miad

Protección
• Utilizar protectores gonadales en hombres. Fig. 3 -38. Decúbito dorsal - posición lateral derecha.
Posición del paciente
• Deaíbito dorsal sobre colchón radiolúcido, el costado contra la
mesa o dispositivo de parrilla vertical (carro asegurado para no
alejarlo de la mesa o el dispositivo de parrilla.)
• Almohada debajo de la cabeza, brazos hacia arriba junto a la ca-
beza, el soporte debajo de rodillas parcialmente flexionadi.ls
puede ser más cómodo para el paciente

Posición de la región por explorar


• Ubicar al paciente y al carro para que el centro del RI y el RC es-
tén 5 cm por encima del nivel de la cresta ilíaca (para incluir
el diafragma).
• Confirmar que no exista rotación de la pelvis o los hombros
(ambas EIAS deben estar a la misma distancia de la mesa).
• Ajustar la altura del RI para alinear el plano mediocoronal con la
línea central del RI.

layo central
• RC horizontal, con el centro del RI, 5 cm por encima de la cres-
ta ilíaca, y con el plano mediocoronal.
• DFR mínima 100 cm Fig. 3 - 39. Decúbito dorsal - posición lateral derecha.
Colimación. Colimar hacia los bordes de tejido blando del abdo-
men superior e inferior. Es importante una colimación estrecha
debido a la mayor dispersión del kVp más alto y a la necesidad de
Gas en intestinos
observar los tejidos blandos.
Región
Respiración. Exposición al final de la espiración prevertebral

Nota: se puede tomar una radiografía lateral derecha o izquier-


da; se deben colocar los marcadores apropiados de D o 1, para in-
dicar qué lado está más próximo al RI.

Criterios radiográficos
Estructuras mostradas: • Debe incluirse el diafragma y tanta canti-
dad del alxlomen inferior como sea posible • Las asas del intestino
lenas de aire en el abdomen con detalle del tejido blando deben ser
visibles en el abdomen anterior y en las regiones prevertebrales
Posici6n: • Sin rotación como se aprecia por la superposición de
las costillas posteriores y los bordes posteriores de las alas ilíacas y
las EIAS.
Colimación y RC: • Bordes de colimación hacia los márgenes ti-
sulares del abdomen anterior y posterior • Centro del campo de
colimación (RC) hacia la región prevertebral unos 5 cm por encima Fig. 3 - 40. Decúbito dorsal - posición lateral derecha.
del nivel de la cresta ilíaca
Criterios de exposición: • Sin movimiento: los márgenes de las
costjllas y de las burbujas de gas aparecen nítidos • Las vértebras
lumbares pueden aparecer alrededor de un 50% subexpuestas con
detalle del tejido blando visible en el abdomen anterior y en la re-
gión prevertebral de las vértebras lumbares inferiores
CAPITULO 3 ABDO M EN

POSICIÓN LATERAL: ABDOMEN

Patología demostrada Abdomen


Masas anonnales del tejido blando, hernia ESPECIALES
umbilical, región prevertebral para posibles • PA en decúbito _,IJal
• Decúbito lateral (AP)
aneurismac; <lt=> aorta o calcificaciones • AP de pie
• Decúbito dorsal (lat )
Factores técnicos • la~ral

Tamaño del RI: 35 x 43 cm, longitudinal 35


Parrilla móvil o fija

"~
Rango 80-85 kVp
Colocar bloqueante de plomo sobre la mesa
detrás del paciente para reducir la dispersión
Técnica y dosis: cm ~"' mi\s Piel LM Gón
130 loo160 ~ 041ss1~ 4~1
l•ni.1rlo promedio mrad
Protección
• Utilizar protectores gonadales en hombres.

Posición del paciente


• En decúbito lateral sobre el lado derecho o izquierdo. almohada
Fig. 3-41 . Abdomen lateral derecho.
para la cabeza.
• Codos flexionados, brazos hacia arriba, rodillas y caderas parcial-
mente flexionadas, almohada entre las rodillas para mantener
una posición lateral.

Posición de la región por explorar


• Alinear el plano mediocoronal con el RC y la línea media de la
mesa.
• Confirmar que la pelvis y el tórax no estén rotados, sino en una
posición lateral verdadera.

Rayo central
• Perpendicular a la mesa, centrado unos 5 cm por encima del
nivel de la cresta ilíaca hacia el plano mediocoronal.
• RI centrado con RC
• DFR mínima l 00 cm

Colimación. Colimar estrechamente a los bordes superior e infe-


rior del RI y a los bordes cutáneos anterior y posterior para reducir
la dispersión.

Respiración. Suspender la respiración en espiración.

Fig. 3 -42. Abdomen lateral derecho.


Criterios radiográficos
Estructuras mostradas: • Debe induirse el diafragma y tanta can·
tidad del abdomen inferior como sea posible. • Las asas intestina-
les llenas de aire en el abdomen con detalle del tejido blando de-
ben ser visibles en el abdomen anterior y en las regiones preverte-
brales.
Posición: • Sin rotación como se apreáa por la superposición de Región
prevertebral
las costillas posteriores y los bordes posteriores de las alas ilíacas y
las EIAS.
Colimación y RC: • Bordes de colimación hacia los márgenes ti-
Aire en
sulares del abdomen anterior y posterior • Centro del campo de intestinos
colimación (RC) hacia la región prevertebral unos 5 cm por enci-
ma del nivel de la cresta ilíaca.
Criterios de exposición: • Sin movimiento: los márgenes de las
costillas y de las burbujas de gas aparecen nítidos. • Las vértebras ..:ó
lumbares pueden aparecer alrededor de un 50% subexpuestas
con detalle del tejido blando visible en el abdomen anterior y en
la región prevertebral de las vértebras lumbares inferiores.
Espina ilíaca
anterosupenor ~
/J
~

Fig. 3 -43. Abdomen lateral derecho.


ABDOMEN CAPITULO l

. ESTUDIO: ABDOMEN AGUDO

Rutina del servicio: determinar si el protoco- Abdomen acudo


b del SeMoo incluye una radiografla PA de (IIes e>:pogaones)
BÁSICAS
ttax de pie como parte de la rutina del estu-
• AP en decúbito donal
cio para abdomen agudo. Las posiciones mí- • AP de pie
lllTlclS deben ser, al menos, una proyección • PA de tórax
CDO haz horizontal, de pie o en decúbito, ade- ESPECIAL

más de la radiografía AP en decúbito dorsal. • Decúbito lateral izq.

llldicaciones clínicas especificas para el estudio


•abdomen agudo
l. lleo (obstruwón no mecánica del intestino delgado) o íleo me-
cánico (obstrucción del intestino por hernia, adherencias, etc.)
2. Ascitis (acumulación anormal de líquido en el abdomen)
3. Víscera hueca perforada (como intestino o estómago, eviden-
te por aire 1ntrapentoneal libre)
4. Masa intraabdominal (neoplasias, benignas o malignas)
5. Posoperatorio (orugia abdominal)
Recordar tomar primero las imágenes de pie, si el paciente
lega al servicio en posición erecta.

leceptor de imagen, colimación y protección Fig. l -45. AP de pie.


• 35 x 43 an, parrillas móviles o fijas; colimación y protección
iguales que las descntas en las páginas anteriores

Posición del paciente y de la región por explorar


• Obsérvese que las radiografías de rutina de la mayoría de los
SeMcios para el abdomen de pie induyen centrado alto para
mostrar posible aire intrapentoneal libre debajo del diafragma,
aun cuando se incluya una radiografía PA de tórax en el estudio.
Instrucciones sobre la respiración
• Tórax tornado en inspiración completa; y abdomen, en espiración
Rayo central
• A nivel de la cresta illaca en decúbito dorsal, y unos 5 cm por
enoma del nivel de la cresta para incluir el diafragma en la ra-
diografla de pie o en decúbito
Notas:
• El decúbito lateral izquierdo reemplaza a la posición de pie, si
el paciente está demasiado enfermo como para pararse.
• El haz horizontal es necesario para mostrar niveles hidroaéreos.
• La radiografía PA de tórax de pie o el abdomen AP de pie mues-
tra meior el aire libre debajo del diafragma.
..........__ --
Fig. l -46. Decúbito lateral izquierdo (proyección especial, SI el pa-
ciente no puede pararse para un abdomen AP de pie).
• El paóente debe estar de pie o sobre el costado para el decúbi-
to. durante un mínimo de 5 minutos antes de la exposición; se
prefiere de 10 a 20 minutos para mostrar cantidades pequeñas
potenóales de aire intraperitoneal.

Fig. l-44. AP en decúbito dorsal. Fig. l -47. Tórax AP de pie.


CAPITU LO l ABDOME N

EVALUACIÓN CRITICA DE RADIOGRAFiAS

Cada una de estas radiografías de abdomen tiene, como mínimo, RADIOGRAFiAs


un error que obliga a repetir el examen. tstas, junto con el ma- A B C o
teñal audi0V1sual de éstas y otras radiografías, constituyen un ele- 1. Estructuras mostradas
mento de discusión en las clases y en las prádlcas de posioona-
miento sobre el estudio crítico radiográfico. 2 Posicionarrnento
Observe s1 puede realizar una evaluación crítJca de cada una de 3. Cohmaa6n y RC
estas cuatro radiografías sobre la base de las categorías descntas 4 Cntenos de exposlOOn
en el texto y enumeradas a la derecha. Como e¡ercicio inicial de la 5. Indicadores
evaluación, marque cada categoría que señale un error que deter-
mine la necesidad de repetir la exposición.
Las respuestas aparecen en el Apéndice B.

Fig. C3-48. Abdomen en decúbito lateral izquierdo. A Fig. C3-49. l\bdomen AP en decúbito dorsal (árbol B
unnano).

Fig. C:S-50. Abdomen AP en decúbito dorsal. e


... Fig. 0 -51. Abdomen AP de pie. o
Extremidad superior
CAPITULO 4 EXTREMIDAD SUPERIOR

ANATOMÍA RADIOGRÁFICA

o (extremidad) superior
s de la extremidad superior pueden dividirse en cuatro
icipales: l) mano y muñeca, 2) antebrazo, 3) húmero
·a escapular. Los tres primeros grupos son analizados en
110. Se induyen las articulaciones importantes de la mu-
odo, pero las articulaciones del hombro y el húmero pro-
1alizan en el capítulo 5, con la cintura escapular.
ólogos deben conocer minuciosamente la forma y la es-
~ cada uno de los huesos y las articulaciones de la extre-
•erior, para poder identificar y mostrar cada parte en las
s.

MUÑECA
esos de cada mano y muñeca se dividen en los tres gru-
1tes: . 1o 4
e ap1tu 2. Antebrazo
s (dedos y pulgar) 14
pianos (palma) 5
1. Mano
:JS (muñeca) 8 y muñeca

TOTAL 27

sos más distales de la mano son las falanges, que com-


>s dígitos (dedos y pulgar). El segundo grupo de huesos
:!tacarpianos, que comprenden la palma de la mano. El
>o, los huesos del carpo, comprende los huesos de la
Fig. 4- 1. Extremidad superior derecha (vista anterior).
· Dedos y pulgar
1 y el pulgar se denomina dígito, y cada dígito consta de

huesos pequeños separados, llamados falanges. Los dl- 3


1meran a partir del pulgar ( 1) uno hasta el meñique (5)

10 de los cuatro dedos (dígitos dos, tres, cuatro y cinco)


puestos por tres falanges: proximal, media y distal. El
rimer dígito, tiene solo dos falanges: proximal y distal.
ange consta de tres partes: una cabeza redondeada dis- 1. Falanges
:rpo (diáfisis) y una base expandida, similar a la de los
lílOS.

anos (palma) Cabeza


Cuerpo
1 grupo de huesos de la mano, que forman la palma, son ,...,,,,......--Base
netacarpianos. Estos huesos se numeran igual que los
Cabeza
primer metacarpiano está sobre el lado del pulgar o la-
lo la mano está en posición anatómica.
etacarpiano consta de tres partes, similar a las falanges. Cuerpc
e, la porción redondeada es la cabeza. El cuerpo (diá-
porción curva larga; la parte anterior es cóncava, y la por- Base
rior o dorsal es convexa. La base es el extremo proximal
que se articula con los huesos del carpo asociados.

Fig. 4-2. Mano y muñeca derechas (vista posterior).


EXT R EM IDAD S U PERIOR CAPiTULO 4

1>nes de la mano 2 3
3ciones entre los huesos individuales de la extremidad
n importantes en radiología, porque se pueden produ-
s fracturas en astillas cerca de los espacios articulares.
o, es necesario identificar con precisión todas las articu-
=las falanges y los metacarpianos de la mano. Articulación
interfalángica
rimer dígito). El pulgar tiene solo dos falanges, de mo- distal (IFD)
3rticulación entre ellas se denomina interfalángica o IF. Articulación
jón entre el primer metacarpiano y la falange proximal interfalángica
se llama primera articulación metacarpofalángica o proximal (IFP)
3rticulación se designa con los nombres de los dos hue- Quinta
forman. El hueso proximal se nombra primero, seguido articulación
;o distal. metacarpofa·
lángica (MCF)
es radiográficos, el primer metacarpiano es considerado
llllgar y debe ser incluido en su totalidad en una radio-
rulgar, desde la falange distal hasta la base del primer
3no. Esto no se aplica a los dedos que, a los fines del
1iento, solo incluyen las tres falanges: distal, media y

gitos de segundo a quinto). Los dígitos de segundo Hueso ganchoso


:nen tres falanges cada uno; por lo tanto, también tie-
ticulaciones cada uno. Desde la porción más distal de
las articulaciones son la IF distal o IFD, seguida por la
1o IFP, y más proximalmente la MCF. Fig. 4-l . Articulaciones de la mano y la muñeca derechas.

anos. Los metacarpianos se articulan con las falanges


=mos distales y se denominan articulaciones MCF. En
proximal, los metacarpianos se articulan con los huesos
~spectivos y se denominan articulaciones carpometa-
J CMC Los cinco metacarpianos se articulan con los
e.arpo específicos del siguiente modo:
rticulación metacarpiana con el trapecio
3rticulación metacarpiana con el trapezoide
ticulación metacarpiana con el grande
>ª articulación metacarpiana con el ganchoso
revisión con radiografías
las articulaciones y las falanges de la mano, es impor-
:ir que el dígito específico y la mano deben ser inclui-
desaipciones. Una radiografía de la mano (fig. 4-4)
falanges y los metacarpianos, así como las articulacio-
; antes. Un buen ejercicio de revisión consiste en cu-
iestas e identificar cada parte señalada A·R en la figu-
J sigue:
'm CMC del primer dígito de la mano derecha
etacarpiano de la mano derecha
>n MCF del primer dígito de la mano derecha
roximal del primer dígito (o pulgar) de la mano

>n IF del primer dígito (o pulgar) de la mano derecha


istal del primer dígito (o pulgar) de la mano derecha
articulación MCF de la mano derecha
roximal del segundo dígito de la mano derecha
in IFP del segundo dígito de la mano derecha
iedia del segundo dígito de la mano derecha
in IFD del segundo dígito de la mano derecha
istal del segundo dígito de la mano derecha
i edia del cuarto dígito de la mano derecha
•n IFD del quinto dígito de la mano derecha
roximal del tercer dígito de la mano derecha
jculación MCF de la mano derecha Fig. 4 -4. Radiografía PA de la mano derecha.
:!tacarpiano de la mano derecha
jculación CMC de la mano derecha
CAPITULO 4 EXTR EMIDAD SUPERIOR

el carpo (muñeca)
Hilera distal:
rupo de huesos de la mano y la muñeca son los carpia-
.os de la muñeca. Aprender el nombre de los ocho hue- ..+-H-~-,!--f-H!--+-1--~- (1) Trapecio
.s fácil cuando se los divide en dos hileras de cuatro hue- 1it--=t-'1t--t'#-:IH'-tlf-ff---+-- (2) Trapezoide
Jna.
. ~~/,_-_-¡_-_-_
oximal. Desde el lado lateral o del pulgar, está el esca-
f.41~~;t
rfr.:..:
~"'- ~J_ (3) Hueso grand1
(4) Hueso
ganchoso
veces llamado navicular. Uno de los huesos del tarso
.e denomina navicular o escafoides tarsiano. Sin em- Hilera proximal:
érmino correcto para el hueso del tarso es navicular y el (1) Escafoides - - - + - - ! f - . \ - - 1
carpo de la muñeca es escafoides.
foides, hueso con forma de barco, es el más grande de (2) Semilunar -------n-+--+--___,,<#'
·oximal y se articula con el radio proximalmente. Su lo- (3) Piramidal
y articulación con el antebrazo lo hacen importante ra- (4) Pisiforme ----+-~+---ff--t--f+-'
11ente, porque es el hueso del carpo que más se frac-

lunar (con forma de luna) es el segundo hueso del car- Fíg. 4-5. Huesos del carpo derecho (vista dorsal o posterior).
ilera proximal y también se articu la con el radio. Se dis-
. la profunda concavidad sobre su superficie distal, don-
:ula con el hueso grande de la hilera distal de los huesos
(se observa mejor en la proyección anterior; véase la fi-

!r hueso del carpo es el piramidal, que tiene tres super-


ulares y se distingue por su forma piramidal y su articu- Hueso
=rior con el pequeño pisiforme.
Jrme es el más pequeño de los huesos del carpo y se
)r delante del piramidal y es más evidente en la proyec- Gancho
del hueso
ior (fig. 4-6) y la proyección del túnel carpiano (fig. 4-7). ganchoso
Pisiforme
dal. La segunda hilera más distal de los cuatro huesos
se articula con los cinco huesos metacarpianos. Nueva- Piramidal Trapecio
Jre el lado lateral o del pulgar, está el trapecio, un hue- Escafoides
Semilunar
tro caras y algo irregular, localizado entre el escafoides
nte y el primer metacarpiano distalmente. El trapezoide
de cuña, también de cuatro lados, es el hueso más pe- Medial Cúbito Radio Lateral
la hilera distal. Le sigue el mayor de los huesos del car-
1de. También se lo identifica por su gran cabeza redan- Fig. 4-6. Huesos del carpo derecho (vista palmar o anterior).
=se ajusta proximalmente en una concavidad formada
3foides y el semilunar.
J hueso del carpo en la hilera distal es el ganchoso, que
1e fácilmente por la apófisis unciforme denominada gan-
;e proyecta desde su superficie palmar (véase la figura

¡>íano (proyección del canal o túnel)


- 7 es un dibujo de los huesos del carpo como aparece-
3 imagen tangencial desde debajo de la muñeca y el bra-
a palma o lado volar de una muñeca en hiperextensión.
~n muestra el surco carpiano formado por la cara ante-
1ar cóncava de los huesos del carpo. El pisiforme locali-
formente y el gancho del hueso ganchoso se observan
Gancho del hueso ganchoso
!sta imagen. Esta área cóncava o surco se denomina s ur- Hueso g rande
10 (túnel o canal carpiano), a través del cual pasan los
nervios y tendones. Fíg. 4-7. Surco carpiano (proyección del canal o túnel).
10 ganchoso significa con un gancho, y describe la for-
1choso en la ilustración. Se muestra bien el trapecio y su
1n el pulgar y el trapezoide.
CUADRO 4- 1. REGLAS MNEMOTÉCNICAS, TÉRMINOS PREFERIDOS
~ la terminología carpiana
os preferidos mencionados en el cuadro 4-1 se utilizan
do este texto. Los términos secundarios mencionados
Y SINÓNIMOS
• ... • •• •
Entregó o fnvfa Escafoides (Navicular)
·nimos son términos utilizados comúnmente en la no- Su Suficiente Semilunar (Ninguno)
1 anterior. Eedido Ean Piramidal (Triangular o cuneiforme)
ibres de estos ocho huesos del carpo pueden recordarse Eero Eara Pisiforme (Ninguno)
ente con reglas mnemotécnicas como las del cuadro 4- 1. Iambién Iu Trapecio (Multiangular mayor)
Iuvo Iio Trapezoide (Multiangular menor)
Grandes Gregorio Grande (Hueso máximo)
.Gananáas Gonzalo Ganchoso (Unciforme)
EXTREMIDAD SUPERIOR CAPITULO 4

DE REVISIÓN CON RADIOGRAFÍAS


IS 4-8 a 4-12, se muestran cinco proyecciones para la
1 buen ejercicio de revisión consiste en cubrir las res-
Jentificar cada hueso del carpo señalado. Controle sus
:on las enumeradas.
e, en la posición lateral (véase la fig. 4-12) que el tra-
el escafoides (A) se localizan más anteriormente. Nó-
'.n que l<J proyección en dcsvi<:1ción cubital (fig. 4 1O)
!jor el escafoides sin escorzamiento (acortamiento por
=n perspectiva) ni superposición, como se observan en
-8).
:áón en desviación radial (fig. 4-9) muestra mejor los
s y los huesos del carpo sobre el lado cubital (lateral)
ca, es decir, el ganchoso (H), el piramidal (C), el pisi-
' el semilunar (B). También, puede observarse el con-
proyección terminal del gancho del ganchoso (h) en
afia en desviación radial. El gancho también se obser-
a proyección para canal carpiano de la figura 4-1 1, co-
;is similar a un gancho de D sobre el pisiforme. Las res-
las siguientes:
lides F. Trapezoide Fig. 4- 1o. Desviación cubital (para escafoides).
unar G. Grande
idal H. Ganchoso
me h. Gancho (apófisis ganchosa del ganchoso)
jo

Fig. 4- 11 . Canal carpiano. El escafoides (A) está parcialmente super-


puesto con el trapezoide (F) en esta proyección.
Fig. 4-8. PA de muñeca.

Fig. 4- 12. Lateral.


CAPÍTULO 4 EXTREM IDAD SUPER IOR

IZO - RADIO Y CÚBITO


::i grupo de huesos de la extremidad superior es el del
a saber, el radio sobre el lado lateral o del pulgar y el
na) sobre la cara medial (fig. 4-13).
y el cúbito se articulan entre sí en la articulación radio-
oximal y en la articulación radiocubital distal, como se
n la figura 4-14. Estas dos articulaciones permiten el mo-
::itatorio de la muñeca y la mano, como se describe más
~n este capítulo.
Antebrazo
úbito (fig. 4-14)
mtebrazo distal, o articulación de la muñeca, existen pe-
oyecciones cónicas, llamadas apófisis estiloides, locali-
as terminaciones distales extremas del radio y el cúbito.
; estíloides del radio puede palparse sobre el lado del Cúbito (ulna)
la articulación de la muñeca y se extiende más distal-
= la apófisis estiloides del cúbito.
tadura cubital es una pequef'\a depresión sobre la cara
1 radio distal. La cabeza del cúbito se adapta a la escota-

31.
~za del cúbito se localiza cerca de la muñeca en el ex-
:al del cúbito. Cuando la mano está en pronación, se pal-
va fácilmente la cabeza del cúbito y la apófisis estiloides
el meñique del antebrazo distal. Fig. 4-1 l . Extremidad superior derecha (vista anterior).
!za del radio se localiza en el extremo proximal del ra-
le la articulación del codo. La porción media larga del ra-
:úbito se denomina cuerpo (diáfisis).
es el más corto de los dos huesos del antebrazo y el Articulación
:is dos que está involucrado directamente en la articula- radiocubital proximal~
muñeca. Durante la pronación, el radio es el hueso que Cabeza _ ..r-....-
!dor del cúbito más fijo.
proximal tiene una cabeza discoide redonda y el cuello Cuello
Apófisis coronoides
Jn área constrictiva aguzada directamente por debajo de Tuberosidad radial
Una apófisis ovalada áspera sobre la cara medial y ante- Escotadura radial
:lio, inmediatamente distal al cuello, es la tuberosidad (lateral)

Jximal
Cuerpo (diáfisis) -'1!---- Cuerpo (diáfisis)
s el más largo de los dos huesos del antebrazo y forma
ente la articulación del codo. Las dos apófisis similares a g '1
~I cúbito proximal se denominan olécranon y apófisis :g1
ü '
!S (figs. 4- 14 y 4-15). El olécranon puede palparse fácil-
la cara posterior de la articulación del codo. .·º
al
a:
~n medial de la apófisis coronoides opuesto a la escota-
(lateraf) se denomina comúnmente tubérculo coro- Escotadura cubital
(sobre el radio)
1se fig. 4-14 y la radiografía AP de codo en 4- 19).
depresión cóncava, o escotadura, que se articula con el Cabeza
stal es la escotadura troclear (semilunar). La pequeña
Apófisis estiloides Apófisis estiloides
poco profunda sobre la cara lateral del cúbito proximal
tadura radial. La cabeza del radio se articula con el cú- \
Articulación radiocubital distal
=scotadura radial. Esta articulación es la radiocubital pro- Lateral Medial
se combina con la articulación radiocubital distal para
Fig. 4-14. Radio y cúbito derechos (vista anterior).
rotación del antebrazo en la pronación. Durante la pro-
radio cruza sobre el cúbito cerca del tercio superior del
(véase fig. 4-25).

1 -- - Escotadura troclear
(escotadura semilunar)

~--- Apófisis
coronoides

Escotadura
radial (lateral)

Posterior Anterior

Fig. 4-15. Cúbito proximal izquierdo (vista lateral).


EXTREMrOAO SUP ER IOR CAPITULO 4

stal
:lel húmero proximal se analizan en el capitulo 5 con la 1 - -- Cuerpo (diáfisis)
1pular. Sin embargo, el húmero medio y el húmero dis-
duidos en este capítulo como parte de la articulación Fosa coronoidea

o (diáfisis) del húmero es la sección central larga y el


;tal expandido del húmero es el cóndilo humeral. La Eplcóndilo medial
Fosa radial
cular del cóndilo humeral está dividida en dos partes, la
pequeña cabeza.
~(que significa polea) tiene forma similar a una polea
} Cóndilo humeral
:on dos márgenes externos similares a rebordes y una
itral deprimida suave, llamada surco troclear. Esta de-
Tróciea
la tródea, que continúa inferior y posteriormente, apa-
r en la proyección terminal lateral y, en la radiografia la- Cabeza del radio
:lo, aparece como un área menos densa (más radiolú- Surco troclear
4-17 y 4-20). La tróclea se localiza más medialmente
l con el cúbito.
~ña cabeza, que en la nomenclatura anterior se llama-
Jm, se localiza sobre la cara lateral que se articula con Lateral Medial
el radio.
icie articular que forma el margen articular redondeado Fig. 4- 16. Húmero distal (vista antenor).
a es solo ligeramente más pequeña que la de la tróclea
4-18). Esta estructura se torna importante para evaluar
lateral verdadera del codo, al igual que la superposición
os dos epicóndilos. Fosa radial y coronoidea
idilo lateral es la proyección pequeña sobre la cara la- Surco troclear
-nero distal por encima de la cabeza. El epicóndilo me- Cresta de:
; grande y más prominente que el lateral, y se localiza Epicóndilos Pequeña cabeza del húmero
irde medial del húmero distal. En una posición lateral Tróclea
os epicóndilos superpuestos directamente (difíciles de Apófisis coronoides
Región
se observan como proximales al aspecto circular del de la fosa Cabeza Cuello Tuberosidad
olecraneana radial
ar (fig. 4-17).
u distal tiene depresiones específicas sobre las super-
Radio
or y posterior. Las dos depresiones anteriores poco Escotadura
;on la fosa coronoidea y la fosa radial (figs. 4-16 y troclear
(semilunar)
ido el codo está completamente flexionado, la fosa co-
la cabeza radial son recibidas por estas fosas respecti- Cúbito
os nombres lo indican.
lSión posterior profunda del húmero distal es la fosa Olécranon
a (que no se muestra específicamente en estas ilustra- Fig. 4- 17. Codo, vista lateral.
>léaanon del cúbito se adapta en esta depresión cuan-
está en extensión completa. El detalle de los tejidos
ravés de almohadillas adiposas específicas localizadas
r fosa olecraneana profunda es importante para el diag-
raumatismos en la articulación del codo.
rafia lateral del codo (fig. 4- 17) muestra claramente las (2) Crestas externas de la cabeza
áficas del radio proximal y el cúbito. Se observan bien del húmero la tróclea
• el cuello del radio, así como la tuberosidad radial
¡parcialmente sobre el radio proximal) y la gran escota-
ar (semilunar) cóncava.

al verdadero. Las posiciones específicas, como una


ta en flexión de 90°, con la posible observación de las
(1) Surco
; adiposas, son esenciales para evaluar la patología ar- troclear
codo.
criterio o un buen medio para evaluar una posioón late-
3 del codo cuando está flexionado a 90" es la aparición
; concéntricos, señalados en la figura 4- 18. El primero y
1eño es el surco troclear. El segundo arco intermedio
doble revestimiento como las crestas externas o los bor- (3) Escotadura troclear del cúbito
?ados de la cabeza y la tróclea.* (El más pequeño es la
más grande es la cresta medial de la tróclea.) La esco- Fig. 4- 18. Codo, vista lateral estricta-tres arcos concéntricos:"
ear del cúbito aparece como un tercer arco de un co-
rdadero. Si el codo es rotado incluso levemente de un
1dero, los arcos no aparecen simétricamente alineados
ia, y el espacio articular del codo no está tan abterto.

tJ0!11f1!1 o/ onhopedlc uoumo ond surgery, Phiadelphia, 1986. WS Saun-


14).
CAPITULO 4 EXTREMIDAD SUPERIOR

O DE REVISIÓN CON RADIOGRAFÍAS


)grafías AP y lateral del codo sirven para una revisión de
ía y muestran los tres arcos concéntricos como evidencia
lsición lateral verdadera (figs. 4-19 y 4-20):
:óndilo medial
lea (cara medial)
~rculo coronoideo
eza del radio
ueña cabeza (caprtellum)
:óndilo lateral
:óndilos superpuestos del húmero
:ranon
:o troclear
Jtadura troclear
;tas externas dobles de cabeza y tróclea (la cabeza es la
. pequeña de las dos áreas y la tróclea es la más grande)
fisis coronoides del cúbito
eza del radio
llo del radio
Fig. 4-19. AP.
~rosidad radial

ACIÓN DE LAS ARTICULACIONES


, l brinda una descripción general de las articulaciones
stintas clasificaciones y los tipos de movimientos. Éstos
dos y descritos más espeóficamente para cada articula-
mano, la muñeca, el antebrazo y el codo.
~s articulaciones de la extremidad superior descritas en
110 son clasificadas como sinoviales y, por lo tanto, son
~ móviles o diartrodiales. Solo difieren los tipos de mo-

1uñeca (fig. 4-21)


iones IF. Desde las falanges distales, todas las articula-
son tipo gínglimo o tróclea, con movimientos solo en
iones - flexión y extensión. Este movimiento se realiza
1 plano, alrededor del eje transversal. Esto incluye a la
ulación IF del pulgar (primer dígito), y a la articulación
::le los dedos (de segundo a quinto dígitos).

iones MCF. Son elipsoidales o condíleas, permiten el Fig. 4- 20. Lateral.


:o en cuatro direcciones: flexión, extensión, abducción
n. También hay circunducción en estas articulaciones,
movimiento secuencial similar a un cono en estas cua-
mes.
1era articulación MCF (pulgar) también se clasifica, gene- Articulaciones IF
Tipo gínglimo
como elipsoidal o condílea, aunque tiene movimientos (tróclea)
:ión y aducción muy limitados, debido a la cabeza más
enos redondeada del primer metacarpiano.

ones MC. La primera articulación CMC del pulgar es ti-


~ montar. Es la que mejor muestra la forma y los movi-
e una articulación en silla de montar, permite un gran
novimiento, que incluye flexión, extensión, abducción,
circunducción, oposición y cierto grado de rotación.
11laciones CMC de segunda a quinta son planas o de ti- Articulaciones MCF
a, permiten el mínimo movimiento de las articulaciones Tipo elipsoidal
! sinovial. Las superficies articulares son planas o ligera- (condílea)
vas, con movimiento limitado por una cápsula fibrosa
Primera
De segunda a quinta articulación CMC
ones intercarpianas. Las articulaciones intercarpianas articulación CMC Tipo en silla
listintos huesos del carpo también tienen solo un movi- Tipo plano de montar
(deslizante)
mo o de tipo deslizante.

lntercarpianos
Tipo plano (deslizante)

Fig. 4-21. Articulaciones de la mano y la muñeca izquierdas (vista


dorsal).
EX TR EMIDAD S U P ERI O R CAPITULO 4

n de la muñeca
ón de la muñeca es de tipo elipsoidal o condílea y li-
nóvil o diartrodial en la clasificación sinovial. De los
del antebrazo, solo el radio se articula directamente
esos del carpo, el escafoides y el semilunar. Esta arti-
Pisiforme
denomina radiocarpiana.
irgo, el hueso piramidal también conforma la articula-
nuñeca, ya que es opuesto al disco articular. El disco
11a parte de la articulación total de la muñeca, que in- """°:¿;..- Trapecio
rticulación entre el radio distal y el cúbito del antebra- Escafoides
articu/ación radiocubital distal.
iáe articular del radio distal, junto con el disco articular
una articulación suave, cóncava con los tres huesos del
:onformar la articulación completa de la muñeca. Semilunar
iiculación de la muñeca está encerrada por una cápsu-
rticular reforzada por ligamentos que permiten movi- Articulación
radiocubital
cuatro direcciones, más circunducción. d istal
lfana sinovial reviste las superficies internas de estos
ientos de la muñeca, además de revestir el extremo
:lío y las superficies articulares de los huesos del carpo
Fig. 4-22. Articulación de la muñeca izquierda con disco articular (vis-
ta dorsal).
s de la muñeca. La muñeca tiene numerosos liga-
ortantes que estabilizan la articulación. Dos de ellos se
1 el dibujo de la figura 4-22. El ligamento colateral
fijado a la apófisis estiloides del cúbito y se abre en
3 insertarse en el piramidal y el pisiforme. El ligamen-
radial se extiende desde la apófisis estiloides del ra-
mente hasta la cara lateral del escafoides, pero tam-
1seráones para el trapecio.
:o ligamentos, que no se muestran en este dibujo, son
les para la estabilidad de la articulación de la mui'leca
), son dai'lados en un traumatismo. Estos cinco liga-
>bservan comúnmente con artrografía convencional o Articulación del codo
npo gínglimo
(tróclea)
nto radiocarpiano dorsal. Articulación
nto radiocarpiano palmar. radiocubita l proximal
n po trocoide
~jo fibrocartilaginoso triangular. (en pivote)
nto escafosemilunar.
oto semilunarpiramidal.
Fig. 4-23. Articulación del codo.

del codo
in del codo es también de la clasificación sinovial y, CUADRO 4-2. RESUMEN DE LAS ARTICULACIONES DE MANO, MUÑECA,
es libremente móvil o diartrodial. En general, se la ANTEBRAZO Y CODO
ia articulación de tipo gínglimo (tróclea) con movi- Clasificación: sinovial (cápsula articular que contiene líquido sinovial)
lexión y extensión entre el húmero, y el cúbito y el ra- Tipo de movilidad: diartrodial (libremente móvil)
argo, la articulación completa del codo incluye tres ar- Tipo de movimiento:
~ncerradas en una cápsula articular. Además de las ar- 1. Articulaciones interfalángicas - Gfnglim o (trócleas)
:le tróclea entre el húmero y el cúbito, y el húmero y 2. Articulaoones metacarpofalángicas - Elipsoidales (condilo1dea)
rticulación radiocubital proximal (trocoidea o de ti- 3. Articulaciones CC!rpometacarpianas:
también es considerada parte de la articulación del primer dlgito tpulgar) - En silla de montar
dígitos de segundo a quimo - Plana (deslizante)
:inas siguientes de este capítulo, se analiza la impor- 4. Articulaciones intercarpianas - Plana (deslizante)
S. Articulación de la muñeca
posicionamiento lateral exacto del codo para observar
(radiocarpiana)
1adillas adiposas dentro de la articulación. 6. Proximales y distales:
articulaciones radiocubitales - Elipsoidal (condílea)
- Trocoide (en pivote)
7. Articulaoón del codo:
hum~rocubital }
- Gínglimo (tróclea)
humerorradial
radiocubital proximal - Trocoide (en pivote)
CAPÍTULO 4 EX TREM IDAD SUPERIOR

)LOGÍA DEL MOVIMIENTO ARTICULAR Pulgar


UÑECA
ninología que comprende los movimientos de la muñe-
ser confusa, pero debe ser conocida por los radiólogos,
describen proyecciones especiales de la muñeca por es-
1ientos.
~rminos fueron descritos en el capítulo l, como girar o in-
1ano y la muñeca de su posición natural hacia el lado cu-
la desviación cubital y hacia el radio para la desviación

r:ión cubital (proyección escafoidea especial): el movi- " Proyección escafoides"


~ desviación cubital de la muñeca "abre" y muestra me- en desviación cubital
~sos del carpo sobre el lado opuesto (el lado radial) de
i, es decir, el escafoides, el trapecio y el trapezoide. Co-
afoides es el hueso del carpo que más se fractura, la ra-
)btenida en desviación cubital se conoce comúnmente
yecdón o imagen escafoidea especial.
r:ión radial: una proyección PA de muñeca menos fre-
mprende el movimiento de desviación radial que abre y
ílejor los huesos del carpo del lado opuesto, o lado cubi-
nuñeca, es deór el ganchoso, el pisiforme, el piramidal y
iar.
1éase capítulo 1, pág. 25, para explicaciones adicionales Desviación radial
términos que tradicionalmente, en las referencias sobre Fig. 4-24. Movimientos de la muñeca.
niento, induidas en las ediciones anteriores de este libro,
nados flexión cubital y flexión radial, respectivamente.

:NTOS ROTATORIOS DEL ANTEBRAZO


aciones radiocubitales del antebrazo también compren-
s movimientos rotatorios especiales que deben conocer-
mar radiografías del antebrazo. Por ejemplo, el antebra-
ilmente no debe ser evaluado en posición pronada
rección PA), la cual puede ser la posición más natural pa-
Jrazo y la mano. El antebrazo debe ser radiografiado en
!cción AP con la mano supinada, o la palma hacia arri-
:m es evidente al estudiar la posición "cruzada" del radio
, cuando la mano está pronada (fig. 4-25). Este cruce es
lo de los movimientos rotatorios singulares, en pivote del Radio
que comprenden tanto las articulaciones radiocubitales
:orno distal.
en: para evitar la superposición del radio y el cúbito a
estos movimientos rotatorios en pivote, el antebrazo se
1con la mano supinada para una proyección AP.

:NTOS ROTATORIOS DEL CODO


, del cúbito y el radio proximales cambia cuando el codo Supinado Pronado
~ro distal están rotados u oblicuos hacia adentro o hacia (manoAP) (mano PA)
mo se muestra en estas radiografías. ObséNese que en Fig. 4-25. Movimientos rotatorios del antebrazo.
1fia AP sin rotación, el radio proximal está superpuesto so-
ente por el cúbito (fig. 4-26).
y el cúbito pueden ser separados con la rotación lateral
como se muestra en la figura 4-27, mientras que la rota-
al los superpone completamente, como se obseNa en la
B. Esta relación es fundamental en las evaluaciones aíti-
proyecciones AP del codo; la rotación lateral separa el
cúbito, y la rotación medial los superpone. (Este con-
jemuestra mejor con las proyecciones oblicuas de codo
:s. 156 y 157.)

Fig. 4-26. AP, sin rota- Fig. 4-27. AP, rotación Fig. 4-28. AP, ro-
ción - radio y cúbito lateral - separación de tación medial -
(ulna) parcialmente su- radio y cúbito_ radio y cúbito su-
perpuestos. perpuestos.
EXTREMIDAD SUPERIOR CAPÍTULO 4

NCIA DE OBSERVAR LOS PANÍCULOS ADIPOSOS


rafias de las extremidades superiores e inferiores se to-
1lo para investigar una enfermedad o traumatismo en las
. óseas, sino también para evaluar los tejidos blandos
como ciertas acumulaciones de grasa, denominadas
adiposos, bandas o almohadillas adiposas. En algu-
el desplazamiento de una almohadilla o banda adiposa
puede ser la única indicación de enfermedad, o de le--
tura importante dentro de una región articular.
ies diagnósticos, los panículos o almoha~illas adi~osas
rtantes son los localizados alrededor de ciertas articula-
las extremidades superiores e inferiores. Estos panículos
on extrasinoviales (fuera del saco sinovial), pero se loca-
n de la cápsula articular. Por lo tanto, cualquier cambio
la cápsula propiamente dicha altera la posición y la fer-
ies de los panículos adiposos. Estos cambios suelen de-
acumulación de líquido (derrame) dentro de la articula- Fig. 4-29. PA y oblicua de mui'\eca Fig. 4-30. PA y oblicua de muñeca
e indica una lesión que afecta la articulación. - banda adiposa escafoidea (A). - banda adiposa escafoidea (A).
iculos adiposos radiolúcidos se observan como densida-
nente más lúcidas que las estructuras circundantes. Las
as adiposas y su tejido blando circundante tienen una
igeramente diferente, lo que hace difícil observarlas en
afias. Esto requiere técnicas de contraste de gran escala
<posición o una densidad óptimas para mostrar estas es-
e tejido blando. (En general, no son visibles en las radio-
enidas sin medio de contraste como se muestra en las
=s de esta página.)

ón de la muñeca•
1ción de la muñeca incluye dos bandas adiposas impor-
nero, una banda adiposa escafoidea (A) que se obse~­
>royecciones PA y oblicua. líene una forma alargada y h -
~ convexa, y se localiza entre el ligamento colateral radial
:mes musculares adyacentes inmediatamente por fuera
ides (fig. 4-29). La falta o el desplazamiento de esta
Josa pueden ser el único indicador de una fractura so- Fig. 4-31 . Proyección lateral de mui'\eca - banda adiposa pronado-
radial de la muñeca. ra (B).
:unda tira adiposa se observa en la proyección lateral de
. Esta banda adiposa pronadora (B) está normalmente
·r de l cm de la superficie anterior del radio (fig. 4-3 l ).
imiento o la obliteración del plano de esta banda adipo-
indicar fracturas sutiles del radio distal.
)n del codo*I
nículos o almohadillas adiposas importantes del codo se
;olo en la proyección lateral. No se observan en la pro-
~ debido a su superposición sobre las estructuras óseas.
~ción lateral el panículo adiposo anterior (C), que es-
J por el panículo coronoideo y radial superpuestos, se
1mo lágrimas ligeramente radiolúcidas localizadas inm_e--
=por delante del húmero distal (fig. 4-32). El traumatls-
fección pueden elevar el panículo adiposo anterior y ha-
visible con forma distorsionada. Solo es visible en una
0
Fig. 4-32. Codo lateral (almohadillas adiposas anterior y posterior).
1 lateraI del codo, con flexión de 90°.
- Panículo adiposo anterior (C)
:ulo adiposo posterior (D) se localiza en la profundidad - Panículo adiposo posterior (D), no visible
oleaaneana y, normalmente, no es visible en un exa- - Banda adiposa supinadora (E).
Jdo negativo. Detectar una almohadilla adiposa, en una
de codo lateral con flexión de 90°, indica un cambio so posterior se considera más confiable que la de los panículos
la articulación, que ha cambiado su posición, lo que su- adiposos anteriores.
roceso patológico articular. . El panículo adiposo supinador (E) es una banda larga delga-
!gurar un diagnóstico exacto, el codo debe estar flex10- da inmediatamente anterior al radio proximal. Puede utilizarse pa-
en la proyección lateral. Si el codo es extendido más allá ra indicar el diagnóstico de fracturas no obvias de la cabeza o el
:ión de flexión de 90º, el olécranon se desliza en la fosa cuello del radio.
1a, eleva el panículo adiposo posterior y la hace apare-- En resumen, para que los panículos adiposos anteriores y pos-
a situación, el panículo se observa tanto en el examen teriores sean indicadores diagnósticos útiles en la radiografía lateral
positivo. En general, la observación del panículo adipo- del codo, éste debe estar: l) flexionado a 90°, 2) en una posición
lateral verdadera y 3) deben utilizarse técnicas de exposición
lartensen K: Radiograpluc cntJque, Ph1ladelphia, 1996, WB Saunders. óptimas, que incluyan el detalle de los tejidos blandos para obser-
:Rxiw fat pads: a radiography ¡:>ef5peCtM!, Rodio/ Technol S3:303·307, 1982. var los panículos adiposos.
CAPÍTULO• EXTREMIDAD SUPERIOR

POSICIONAMIENTO RADIOGRAFICO

eraciones generales de posicionamiento


enes radiográficos de la extremidad supenor en paoentes
nos, generalmente, se reahzan con el paciente sentado de
!f'l el extremo de la mesa, en una posición que no sea for-
icómoda (lig. 4-33). Una mesa extendida puede hacer
oda esta posición, especialmente si el paciente está en
le ruedas. 8 paciente también debe alejarse del haz de ra-
e"! regoo de radiación dispersa tanto como sea posible. La
>e estar cerca de la altura del hombro, de modo que el
!da estar completamente apoyado, como se muestra.

:ión gonadal
:ión de las gónadas es importante para los exámenes de la
d supenor debido a la proximidad de las gónadas con el
ros X dtvergente y la radiación dispersa, a los que se expo-
Kientes sentados en el extremo de la mesa y aquellos con Fi¡ . 4-33. Paciente ambulatorio - mano lateral (protector de plomo
no llevados en la camilla. Por lo tanto, debe colocarse un sobre el regazo para cubrir las gónadas).
~o de vinilo y plomo sobre el regazo o el área gona-
ciente. Aun cuando la regla establece que esta acción ~
rse en pacientes en edad férti. cuando las gónadas estAn
1campo pnmario o cerca de él una buena prOCtica es co-
~ores gonadales en todos los pacientes.

:ia
noa fuente-<eceptor de 1magt:n (DFR) mínima común es
TI. Cuando se obtiene una radiografla con chasis d1recta-
bre la mesa para mantener una DFR constante, la altura
:Jebe ser aumentada en comparaoón con las rad1ograf!as
con el chasis en la bandeja·Bucky. Esta d1ferenoa, gene-
es de 8 a 10 cm para las mesas de tipo flotante.

;es con traumatismo


ntes con traumatJsmo pueden ser radiografiados en la
~ados directamente en la camilla, como muestra la f1gu- Fíe. 4-14. Paoente con uaumatismo - AP d4' antebrazo.
I paciente debe ser movilizado hacia un lado a fin de dtS-
espacio necesario para el chasis en la camilla.

tes pediátricos
~ento del paciente desempera un papel importante en Las imágenes correctamente expuestas de las extremidades su·
En muchos casos. es necesana la mrTI0111lrzación para penores deben mostrar los márgenes de te¡ido blando para obser-
los nir"los a mantener la posición correcta. Son útiles los var los panículos adiposos y marcas trabeculares finas de todos los
r la cinta adhesiva. pero las 006as de arena deben uuh- huesos.
precaución, debtdo a su peso. A menudo se sol10td a los
se ayuden con el examen radiográfico de sus hijos. Si se Chasis
los padres pennanecer en la sala de radiología durante Con las imágenes de película/pantalla convenoonal, generalmen-
ión, deben contar con la protección adecuada te se utJlizan chasis con pantallas intensificadoras de detalles en las
10, es importante que el técnico le hable al rniio suavemen- extremidades de los adultos para lograr un detalle registrado ópti-
Jn lenguaje fácil de comprender para asegurar la máxima mo. No se utihzan pamllas anticfüusoras para las extremidades
'.>n. (Véase capitulo 20 para explicaciones más detalladas supeñores, a menos que la parte del ruerpo (como el hombro)
id1ografla de la extremidad supenor en nu'°5 pequef\os.) mida más de 10 cm. (Algunas referencias sugieren una pamlla pa-
ra más de 13 cm.)
te s geriátricos
,1 bñndar instrucciones daras y completas a los paoen- Aumento de la exposición con el yeso
IOS. Puede ser necesano alterar los exámene. de rutina Una extremidad supenor con un yeso requiere un aumento de la
emidad supenor para adaptarlos al estado físico del pa- exposición. El espesor y el tipo de yeso afectan el aumento, como
eduor la técnica de expos1c16n radiográfica, debido a oer- se detalla en el cuadro s1gu1ente:
gías destructrvas comunes en los anoanos.
s de exposición
pales factores de expos¡ción para las imágenes de la ex- CUADRO 4-l . TABLA DE CONVERSIÓN PARA YESOS
superior son los Siguientes: nPO DE YESO AUMENTO EN lA IEXPOSICJÓN
más baJO o medio (SO-70) Yeso pequero o intermedio Aumenlar mAs ~o ...s-7 kVp
1po de exposición breve Yeso gTande Aumenlar mAs IOOib O -t8- l0 lVp
o focal pequeiio Yeso de fibca de vidrio Aumemar mAs 25%-30lb o ...3-4 ~Vp
3decuado para una densidad suf1oente
EXTREMIDAD SUPERIOR CAPITULO 4

ión, posicionamiento general TOMOGRAFIA COMPUTARIZADA Y RESONANCIA


dores MAGNÉTICA
te, debe seguirse la regla de colimación, es decir que La tomografía computarizada (TC) y la resonancia magnética (RM)
; de colimación deben ser visibles en los cuatro la- suelen emplearse en las extremidades superiores para evaluar el
receptor de imagen (RI) es suficientemente grande compromiso de tejidos blandos y esquelético en las lesiones, así
3 permitirlo, sin cortar anatomía esencial. como en las lesiones del tejido blando. Las imágenes de corte
<i general sobre el tamaño del RI es utilizar el menor ta- transversal de la TC también son excelentes para determinar las re-
ble de receptor para la parte específica por evaluar. Sin laciones de desplazamiento y alineación con ciertas fracturas difíci-
!n general, es posible una colimación de los cuatro lados les de observar con radiografías convencionales.
1 RI de pequeño tamaño para la mayoría de los exáme-
"áficos de la extremidad superior, sino para todos ellos. MEDICINA NUCLEAR
tomarse dos o más proyecciones en un RI. Esta acción Los centellogramas óseos son útiles para mostrar osteomielitis, le-
1a colimación estrecha. El enmascaramiento con pia- siones óseas metastásicas, fracturas por estrés y celulitis. Detectan
do sobre la parte superior del RI debe utilizarse en los el proceso patológico dentro de las 24 horas del inicio. Los estu-
digitales, aun con una colimación estrecha, debido a la dios de medicina nuclear son más sensibles que las radiografías,
)ilidad de las placas de imagen a la radiación dispersa. porque evalúan el aspecto fisiológico, en lugar del aspecto anató-
a de posicionamiento general especialmente aplicable a mico.
<lades superiores es colocar siempre el eje mayor de
or radiografiar paralelo al eje mayor de esa porción Indicaciones en diferentes patologías
exponer. Además, todas las partes del cuerpo deben Lds irn.lilduu11t::s qut:: tuclos los radiólogos deben conocer en rela-
1tadas en la misma dirección, cuando se toman dos o ción con la extremidad superior son las siguientes (no es una lista
cciones en el mismo RI. exhaustiva):
iagen debe contener los marcadores de identificación Artritis reumatoidea: enfermedad sistémica crónica con cam-
:e y los marcadores laterales dentro de los bordes de co- bios inflamatorios en todos los tejidos conectivos corporales; el
l cuadro de identificación del paciente en el chasis siem- cambio más incipiente es la tumefacción del tejido blando, más pre-
olocarse en el ángulo con menor probabilidad de su- valente alrededor de la apófisis estiloides cubital de la muñeca; las
.e a la anatomía esencial. primeras erosiones óseas también aparecen típicamente en las ar-
ticulaciones MCF segunda y tercera o en la tercera articulación IFP.
o corredo Artrosis: también conocida como enfermedad articular dege-
nte el centrado y la alineación correctos de la parte del nerativo; enfermedad articular no inflamatoria caracterizada por
relación con el receptor y el RC para los exámenes de deterioro gradual del cartílago articular, con formación de hueso hi-
!ad superior, en los que se debe evitar la distorsión de pertrófico; el tipo más frecuente de artropatía; considerada parte
el tamaño, y deben mostrarse claramente los espacios normal del proceso de envejecimiento.
estrechos. Por lo tanto, deben recordarse los siguientes Bursitis: inflamación de la bolsa o de sacos llenos de líquido
•íos de posicionamiento para los exámenes de la extre- que encierran las articulaciones; generalmente, comprende la for-
erior: mación de calcificación en los tendones asociados, lo que produ-
debe estar paralela al plano del RI. ce dolor y limitación del movimiento articular.
entral de rayos o rayo central (RC) debe estar a 90° o Derrame articular: líquido acumulado (sinovial o hemorrági-
:ficular a la parte y al RI, a menos que esté indicado un co) en la cavidad articular; signo de un trastorno subyacente, como·
~specffico de RC. una fractura, luxación, daño del tejido blando o inflam:ición.
!be ser dirigido al punto de centrado correcto. Enfermedad de Paget (osteítis deformonte): una de las enfer-
medades esqueléticas crónicas más frecuentes; enfermedad ósea
lades o procedimientos alternativos destructiva seguida por un proceso reparador de hiperproducción
AFÍA de huesos muy densos, aunque blandos, que tienden a fracturar-
fía se utiliza comúnmente para obtener imágenes de pa- se fácilmente; más frecuente en hombres mayores de 40 años;
dinosa, ligamentaria y capsular asociada con articulacio- causa desconocida, pero existen ciertas pruebas que sugieren la
diales, como muñeca, codo, hombro y tobillo. Este pro- participación de una infección viral; puede afectar cualquier hueso,
, requiere el uso de un medio de contraste radiográfico pero principalmente la pelvis, el fémur, el cráneo, las vértebras, la
=n la cápsula articular bajo condiciones estériles (véase clavícula y el húmero.
).
EXTRE M IDAD SUPE R IOR CAPÍTULO 4

Información de encuestas nadá. (Véase el Apéndice para otras proyecciones especiales me-
Véase en el Apéndice al final del libro, las diferencias regionales y nos comunes de la muñeca.)
cambios en 1999, comparados con las encuestas de 1995 y 1989. La proyección tangencial en puente carpiano fue indicada co-
Conocer las rutinas y las proyecciones especiales más comunes mo una proyección especial tanto en 1995 como en 1999, por el
en á1stmtas partes del país ayuda a los estudiantes a comprender 37% en los Estados Unidos y, en 1999, por el 21% en Canadá.
la necesidad de aprender cada una de ellas, aun cuando no sean
frecuentes en su servicio. De esta forma, están preparados para de- Antebrazo. Las radiografías AP y lateral son las proyecoones bá-
sempei'larse en cualquier lugar que puedan elegir. sicas comunes, según lo indicado por el 99% y el 100% de las ins-
tituciones en los Estados Unidos y Canadá.
RESUMEN DE RESULTADOS DE LAS ENCUESTAS
Pulgar. Las proyecoones básicas comunes siguen siendo AP, la- Codo. Las radiografías AP y lateral fueron básicas para el 990/o de
teral y oblicua. Se ha agregado una nueva proyección especial, AP las instituciones en los Estados Unidos y Canadá. Las oblicuas
con RC a 10º, el método de Robert, en esta edición. Además, el mostraron un rango de diferencias, y el porcentaje más alto indicó
24% de las instituciones encuestadas en los Estados Unidos (60/o como básicas a las oblicuas internas y externas, 54% en los Es-
en Canadá) indicó que se trata de una proyección especial que se tados Unidos y 36% en Canadá. La siguiente proyección básica
utiliza en sus servicios para observar la base del primer metacarpia- más frecuente fue la oblicua solo externa, con un 300/o en los
no, en caso de uno posible fractura de Bennett Estados Unidos y un 340/n en Canadá, y la oblicuo solo interna
fue básica para el 250/o en los Estados Unidos y el 140/o en Cana-
Mino. Las proyecciones básicas comunes siguen siendo PA, obli- dá. (Véase el Apéndice para otras proyecciones especiales menos
aia y lateral en abanico. En los Estados Unidos, el 88% de las comunes de codo.)
llStituciones (y el 790/o en Canadá) indicó que la proyección late-
ral en abanico era básica, mientras que el 380/o en los Estados Uni- Húmero. La rutina para el húmero no traumático sigue siendo una
dos y el 260/o en Canadá senalaron la mano lateral en extensión AP (98%) y una lateral rotatoria, la más común es la AP latero-
aimo proyección básica. medial (910/o en los Estados Unidos, 71% en Canadá), y la menos
En esta edición se ha agregado una nueva proyección AP obli- frecuente es la PA mediolateral (250/o en los Estados Unidos y
aia bilateral de manos (en atrapador de pelota, método de Nor- 5 1% en Canadá). (Véase capítulo 5 para rutinas de húmero proxi-
aaard) como proyección especial para evaluar los cambios artriti- mal y hombro en traumatismo.)
Q)S incipientes en las articulaciones de las manos y los dedos, es-
pecialmente en la base de las falanges. En los Estados Unidos, el Procedimientos estándar y especiales
45% de las instituoones (y el 57% en Canadá) indica que es una Ciertas proyecciones básicas y especiales para la mano, la muñe-
proyección espeoal. En los Estados Unidos, el porcentaje es mayor ca, el antebrazo, el codo y el húmero se muestran y describen en
en el este (540/o) y menor en el oeste y el mediooeste (33 y 380/o, las páginas siguientes, como rutinas o procedimientos básicos y es-
iespectivamente). peciales estándar.

Muñeca. Las proyecaones básicas comunes son PA, oblicua y la- PROYECCIONES BÁSICAS
teral. La desviación cubital para el escafoides también fue indica- Las proyecciones estándar o básicas, también denominadas a ve-
da como básica por el 43% de las instituciones en los Estados Uni- ces proyecciones de rutina o rutinas del servicio, son aquellas
dos y por el 670/o en Canadá, mientras que el 510/o en los Estados realizadas comúnmente en los pacientes promedio que pueden
Unidos y el 26% en Canadá la senalaron como una proyección es- cooperar para realizar el procedimiento.
pecial. El método de Stecher para el escafoides fue especial para el
51% en los Estados Unidos comparado solo con el 40% en 1995. PROYECCIONES ESPECIALES
Son aquellas frecuentemente tomadas como proyecciones extra o
La proyección del canal carpiano fue la proyección especial adicionales para mostrar mejor ciertos trastornos patológicos o par-
máxima en los Estados Unidos (590/o), pero solo un 3 1% en Ca- tes especificas del cuerpo.

PROYECCIONES BÁSICAS Y ESPECIALES

o.dos Pulpr Mano Muñeca Muñeai


RA<;ICA<; RÁ<;ICA'i BÁ<;tCA<; RA<;10.-; ESPECIALES
• PA 131 • AP 135 • PA 139 • PA (AP) 144 • Proyecciones escafoides
• PA o blicua 111 • PA obficua 136 • PA o blicua 140 • PA oblicua 145 -ángulo del RC.
• Lateral 114 • Latetal 137 • Lateral (en abanico) 141 • Lateral 146 desviación cubital 147
ESPECIAL • lateral (extensión y -método de Stedier
flexión) 142 modificado 141
• AP. método de
ESPECIAL • Desviaóón radial 149
Robert 138
• Canal carpiano
• AP oblicua bilateral
inlerosupeñor 150
(método de Norgaard)
• Puente a rpiano 151
143

Antebrazo Codo Codo Humero


BÁSICAS BÁSICAS ESPECIALES BÁSICAS
• Af> 152 • AP • Flexión aguda • AP 162
• lateral ISl -completamente extendido 1S4 (M~todo de Jones) 159 • Lateral rotatoria 161
-parcialmente flexionado 155 • Laterales axiales para • Lateral coo haz
• AP oblicuas traumatismo (método horizontal 164
-lateral (rotación externa) 156 de Coyle) 160
-medial (rotaóón interna) 157 • Laterales de la cabeza
• Lateral 158 del radio 161
Húmero proximal, Y escapular
y lateral transtorácica -véase
el capítulo 5
CAPITULO 4 EXTREMIDAD SUPERIOR

PROYECCIÓN PA DE LOS DEDOS

Patología demostrada Dedos


Fracturas y luxaciones de las falanges BÁSICAS
• PA
distales, medias y proximales, metacarpianos • PA oblicua
distales y articulaciones asociadas. Asimismo, • lateral
algunos procesos patológicos, como L . __ _ _ _ _...i

osteoporosis y osteoartritis.
Factores técnicos
• Tamaño del RI: 18 x 24 011 (8 x 10 pulgadas)
• División transversal del RI en tercios
• Pantalla intensificadora de detalles sobre la
mesa radiogr.Mica
• RI digital (utilizar enmascaramiento con plomo)
• Rango 50-60 kVp cm kVP nw Piel ~M O<l!*
• Técnica y dosis: l 2 160 12 16 16 Ir cN~I Fig. 4-35. PA - segundo dígito.
mt.id Fig. 4-16. PA -cuarto dígito.
lM; dosis de la ffnea media, CNO contribuocln no deteaable

Nota: una posible rutina alternativa incluye un RI más grande


para abarcar toda la mano para la proyección PA del dedo, a fin de
detectar posible traumatismo secundario o trastornos en otras ca-
ras de la nano y la mui'\eca. Entonces, se tomarían solo proyeccio-
nes oblicuas y laterales del dedo afectado.
Protección. Colocar protector de plomo sobre el regazo del pa-
ciente.
Posición del paciente. Sentar al paciente al extremo de la mesa,
con el codo ílexionado unos 900, y la mano y el antebrazo sobre
la mesa.
Posición de la región por explorar EE
• Colocar la mano en pronación con los dedos extendidos.
• Centrar y alinear el eje mayor del dedo afeaado con el eje ma-
yor de la porción del RI por exponer.
• Separar los dedos adyacentes al dedo afectado.
Rayo central
• Perpendicular al RI, dirigido a la articulación IFP Fig. 4 - 37. PA- cuarto dígito.
• DFR mínima 100 011

Colimación. Colimar en los cuatro lados hacia el área del dedo


afectado.

Criterios radiográficos
Estructuras mostradas: • Falanges distal, media y proximal;
metacarp1anos distales y articulaciones asociadas.
Posición: • El eie mayor del dedo debe estar alineado con el
borde lateral del RI y paralelo a él. • Sin rotación de dedos, se-
gún el aspecto simétrico de ambos lados o concavidades de las
diáfisis de las falanges y los metacarpianos distales. • La canti·
dad de tejido a cada lado de las falanges debe ser la misma.
• Los dedos deben estar separados sin superposición de tejidos
blandos. • Las articulaciones IF deben aparecer abiertas, lo que
indica una mano completamente pronada.
Colimación y RC: • La colimación debe ser visible en los cua-
tro lados hacia el área del dedo afectado. • El RC y punto me-
dio del campo de colimación deben estar en la articulación IFP.
Criterios de exposición: • La densidad y el contraste óptimos
sin movimiento muestran márgenes de tejidos blandos y már· Fig. 4 -lB. PA -cuarto dígito.
genes trabeculares óseos claros y definidos.
EXT REMI DAD SUPERIOR C A PITULO 4

PROYECCIONES PA OBLICUA Y EN ROTACIÓN MEDIAL O LATERAL DE LOS DEDOS

'*>logia demostrada Dedos


fracturas y luxaoones de las falanges distales, BASICAS
• PA
medias y proximales, metacarpianos distales y • PA oblicua
articulaciones asociadas. Asimismo, algunos • Late1al
procesos patológicos, como osteoporosis
y osteoartritis.
fedores técnicos 24

{~]
• Tamaño del RI: 18 x 24 cm (8 x 10 pulgadas)
• División transversal del RI en teraos
• Pantalla intensificadora de detalles sobre la
mesa radiográfica
• RI digital (utilizar enmascaramiento con plomo)
• Rango 50-60 kVp
•Accesorios: bloque en cuña de goma espuma a 45° o cuña en
escalón - l Vp ,..... ~ w Gt1n Fíg. 4 -39. Segundo d!gito (rotación Fig. 4 -40. Segundo dígito
medial).
I 1
• Técnica y dosis: j 2 160 2 16 6 I~ ~~I
,...,,.¡
(rotación lateral opcional).

Protección. Colocar un protector de plomo sobre el regazo del pa-


ciente para proteger las gónadas.
Fosición del paciente. Sentar al paciente en el extremo de la
mesa, con el codo flexionado unos 90°, y la mano y la muñeca so-
bre el cttasis y los dedos extendidos.
fOsición de la región por explorar ffi
• Colocar la mano con los dedos extendidos contra un bloque en
ruña de goma espuma a 45°, ubicando la mano en posición
oblirua lateral a 45° (con el lado del pulgar hacia arriba).
• ColOCilr la mano sobre el chasis para que el eje mayor del dedo
esté alineado con el eje mayor del tercio del RI por exponer.
• Separar los dedos y ubicar cuidadosamente el dedo por exami·
nar contra el bloque, para que esté apoyado en posición oblicua
a 45° y paralelo al RI.
layo central Fig. 4-41 . Tercer dígito (rotación Fig. 4-42. Quinto dígito (rota-
• Perpendicular al RI, a la articulación IFP lateral). ción lateral).
• DFR mirnma 100 cm

Colimación. Colimar los cuatro lados haoa el dedo afectado.

Proyección oblicua medial opcional (fig. 4-39): el segundo dígi- + - - -- - Falange distal
to también puede exponerse en una posición oblicua medial a 45°
Articulación IFD
(lado del pulgar hacia abajo), con el pulgar y los otros dedos íle-
xionados para evitar la superposición. Esta posición acerca la región
Falange media
por evaluar al RI para lograr mayor definición, pero puede ser más
dolorosa para el paciente.
v--<---- - Articulación
IFP-RC

Criterios radiográficos
Estructuras mostradas: • Imagen oblicua a 45° de las falan-
ges distal, media y proximal, metacarpianos distales, y articula-
ciones asociadas. Cuarta
Posióón: • Los espacios de las articulaciones IF y MCF deben - - - articulación
estar abiertos, lo que indica la localización correcta del RC y que MCF
las falanges están paralelas al RI. • El eje mayor del dedo debe - r- - Cuarto
estar alineado con el borde lateral del RI. • La proyección del metacarpiano
dedo debe ser oblicua a 45°. • No debe haber superposición
de los dedos adyacentes.
Colimación y RC: • La colimación debe ser visible en los cua- Fig. 4-43. Cuarto dí- Fig. 4 - 44. Cuarto dígito.
tro lados hacia el área del dedo afectado. • El RC y el centro del gito.
campo de colimación deben estar en la articulación IFP.
Criterios de exposición: • la densidad y el contraste óptimos
sin movimiento muestran márgenes de tejidos blandos y már-
genes trabeculares óseos claros y definidos.
CAPITULO 4 EXT RE M I DAD S U P ERI OR

PROYECCIONES LATERAL Y LATEROMEDIAL O MEDIOLATERAL DE LOS DEDOS

Patología demostrada Dedos

Fracturas y luxaciones de las falanges distales, BÁSICAS


medias y proximales, metacarpianos distales •• PA PA oblicua
y articulaciones asociadas. Asimismo, algunos • Lateral
procesos patológicos, como osteoporosis .___ _ _ __ __J

D
y osteoartritis.

Factores técnicos
24
• Tamaño del RI: 18 x 24 cm (8 x 10 pulgadas)
• División transversal del RI en tercios D
18
• Pantalla intensificadora de detalles sobre la
mesa radiográfica
• RI digital (utilizar enmascaramiento con plomo)
• Rango 50-60 kVp Fig. 4-45. Segundo dígito (mediola- Fig. 4-46. Tercer dígito (laterc
• Accesorios: bloque de espuma de goma para apoyo teral). medial) .
• Técnica y dosis: on ~V\? mAs Piel l M Gón
l l601 1 1 1~
2 2 6 6
mrad
~.~I
Protección. Colocar un protector de plomo sobre el regazo del pa-
ciente para proteger las gónadas.

Posición del paciente. Sentar al paciente en el extremo de la


mesa, con el codo flexionado unos 900, y la mano y la muñeca so-
bre el chasis y los dedos extendidos.

Posición de la región por explorar fE


• Colocar la mano en posición lateral (lado del pulgar hacia arriba),
con el dedo por examinar, completamente extendido y centrado
con la parte del RI por exponer (véase nota para el segundo dí-
gito latera 1).
• Alinear y centrar el dedo con el eje mayor de la parte del RI por
exponer y el RC.
• Utilizar un bloque de espuma de goma u otro dispositivo radio-
lúcido para apoyar el dedo y evitar el movimiento. Flexionar los Fig. 4-47. Cuarto dígito (latero- Fig. 4-48. Quinto digito (latero-
dedos no afectados. medial). medial).
• Confirmar que el eje mayor del dedo esté paralelo al RI.

Rayo central
• Perpendicular al RI, dirigido a la articulación IFP
• DFR mínima 100 cm Falange distal
r - Y ' - - - -- - Articulación
IFD
Colimación. Colimar los cuatro lados hacia el dedo afectado.
Falange media
Nota: para el segundo dígito se aconseja una proyección medio-
lateral (fig. 4-45), si el paciente puede adoptar esta posición. Co- Y--<--- - - Articulación
locar el segundo dedo en contacto con el chasis. (La definición IFP- 1C
mejora con menos DOR.)
+ - - - - Falange
proximal
Criterios radiográficos
Estructuras mostradas: • Imagen lateral de las falanges dis-
tal, media y proximal, metacarpianos distales y articulaciones
asociadas
Posición: • Los espacios de las articulaciones IF y MCF deben
estar abiertos, lo que indica la localización correcta del RC y que
las falanges están paralelas al RI. • El eje mayor del dedo debe
estar alineado con el borde lateral del RI. • Los dedos deben Fig. 4-49. Cuarto Fig. 4-50. Cuarto dígito.
estar en posición lateral verdadera, indicada por el aspecto dígito.
cóncavo de la superficie anterior del eje de las falanges.
Colimación y RC: • La colimación debe ser visible en los cua-
tro lados hacia el área del dedo afectado. • El RC y el centro del
campo de colimación deben estar en la articulación IFP.
Criterios de exposición: • La densidad y el contraste óptimos
sin movimiento muestran márgenes de te~dos blandos y már-
genes trabeculares óseos daros y definidos.
EXTREMIDAD SUPERIO R CAPÍTULO 4

PROYECCIÓN AP DEL PULGAR

Patologfa demostrada Pu.l pr


Fracturas y luxaciones de las falanges distales, SÁSICAS
• AP
medias y proximales, metacarpianos distales y • PAoblkua
artiOJlaciones asooadas. Asimismo, algunos • lateral
procesos patológicos, como osteoporosis y
osteoartritis. (Véase la proyección AP especial
de Robert para la fractura tipo Bennett en base
del primer metacarpiano.)

Factores técnicos
• Tamai'lo del RI: 18 x 24 on (8 x 10 pulgadas)
• Div1s1ón transversal en tercios
• Pantalla intensificadora de detalles sobre la
mesa radiográfica
• RI digital (utilizar enmascaramiento con plomo) Fig. 4 -51. AP de pulgar-Re a la primera articulación MCF.
• Rango 5()-60 kVp on kVP mA$ Poe4 LM Gón.
• Técnica y dosis: 13 160 13 1° 1° l~ ~~I
l l rrwad

Protección. Colocar un protector de plomo sobre el regazo del pa-


oente para proteger las gónadas.
Posición del paciente-AP. Sentar al paciente frente a la mesa,
brazos extendidos hada adelante, mano rotada internamente para
supínar el pulgar para la proyección AP (fig. 4-5 1).

Posiáón de la región por explorar H3


Primero mostrar al paciente esta posición dificil con su mano para
que pueda comprender mejor lo que se espera
• Rotar internamente la mano con los dedos extendidos hasta que
la superficie posterior del pulgar esté en contacto con el RI (pue-
de ser necesario mantener los dedos hacia atrás con la otra ma-
no, como se muestra).
• Alinear el pulgar con el eje mayor de la porción de RI por exponer.
• Centrar la primera articulación MCF con el RC y con el centro
de la porción del RI por exponer. (Recordar, el primer metacar-
piano se considera parte del pulgar.) Fig. 4 -52. PA (excepción).
Excepción-PA (solo si el paciente no puede posicionarse
para la AP anterior)
• Colocar la mano en posición casi lateral y el pulgar sobre un blo-
que de esponja suficientemente alto para que el pulgar no esté
oblicuo, sino en posición para una proyección PA verdadera.
Nota: la PA no es aconsejable como rutina, por la pérdida de de-
finición a causa de la mayor DOR
Rayo central
• Perpendicular al RI, a la primera articulación MCF. 1 - - - - Falange
proximal
• DFR mínima 100 cm.
"""'~l--- Articulación
Colimación. Colimar los cuatro lados hacia el área del pulgar; re- MCF-
cordar que el pulgar incluye todo el primer metacarpiano. Huesos
sesamoideos
1----Primer
Criterios radiográficos metacarpiano
Estructuras mostradas: • Falanges distales y proximales, pri- Primera
mer metacarpiano, trapecio y articulaciones asociadas. • Las ar- ~;o;;;;z;__ _ articulación CMC
ticulaciones IF y MCF deben aparecer abiertas. Trapecio
Posición: • El e¡·e mayor del pulgar debe estar alineado con el
borde lateral de RI. • Sin rotación, indicada por los lados cón-
cavos de las falanges y por cantidades iguales de tejido blando Fig. 4-53. AP de Fig. 4-54. AP de pulgar.
a cada lado de las falanges. pulgar.
Colimación y RC: • La colimación debe ser visible en los cua-
tro lados haaa el área del pulgar. • El RC y el centro del campo
de colimación deben estar en la primera articulación MCF.
Criterios de exposición: • La densidad y el contraste óptimos
sin 1TIOV1m1ento muestran márgenes de tejidos blandos y már-
genes trabeculares óseos daros y definidos.
CA P ITULO 4 EXTREMIDAD S UPERIO R

PROYECCIONES PA OBLICUA Y EN ROTACIÓN MEDIAL DEL PULGAR

Patología demostrada Pulsar


Fracturas y luxaciones de las falanges distales y BÁSICAS
proximales, metacarpianos distales y articulaciones •• AP
PA oblicua
asociadas. Asimismo, algunos procesos patológicos, • l ate<al
como osteoporosis y osteoartritis. .___ _ __,

Factores técnicos 24
• Tamaño del RI: 18 x 24 cm (8 x 10 pulgadas) [ ]
• División transversal del RI en tercios 18 0
• Pantalla intensificadora de detalles sobre la
mesa radiográfica f
• RI digital (utilizar enmascaramiento con plomo)
• Rango 50-60 kVp an k"P mA~ Piel LM G6n.
• Técnica y dosis: l l Ir
13 160 13 •o •o ~l
rnrad
Protección. Colocar un protector de plomo sobre el regazo del pa· Fig. 4·55. Oblicua de pulgar-Re a la primera articulación MCF.
ciente para proteger las gónadas.

Posición del paciente. Sentar al paciente en el extremo de la


mesa, codo flexionado unos 90" y mano sobre el chasis.

Posición de la región por explorar EE


• Colocar el pulgar en abducción ligeramente con la superficie pal-
mar de la mano en contacto con el chasis. (Esta acción coloca
naturalmente al pulgar en una posición oblicua a 45°.)
• Alinear el eje mayor del pulgar con el eje mayor del tercio del RI
por exponer.
• Centrar la primera articulación MCF con el RC y con el centro
de la porción del RI por exponer.

Rayo central
• Perpendicular al RI, dirigido a la primera articulación MCF.
• DFR mínima 100 cm.

Colimación. Colimar los cuatro lados hacia el pulgar, asegurando


que se incluya todo el primer metacarpiano.

Criterios radiográficos Fig. 4-56. Oblicua de pulgar.


Estructuras mostradas: • Falanges distales y proximales, pri-
mer metacarpiano, trapecio y articulaciones asociadas en una
posición oblicua a 45º. • Las articulaciones IF y MCF deben
aparecer abiertas. Falange distal
Posición: • El eje mayor del pulgar debe estar alineado con el L...~------ Articulación IF
borde lateral del RI.
Colimación y RC: • La colimación debe ser visible en los cua-
tro lados haaa el área del pulgar. • El RC y el centro del campo Falange proximal
de colimación deben estar en la primera articulación MCF.
Cñterios de exposición: • La densidad y el contraste óptimos '---'=-~----- Articulación MCF-
sin movimiento muestran márgenes de tejidos blandos y már-
~ tiaheoJJai:es. 6.~s. M<ls. ~ dRfil;li~o;..
Hueso sesamoidea

Primer metacarpiano

1....__¿~s;----- Primera articulación CMC

Trapecio

Fig. 4-57. Oblicua de pulgar.


EXTREMIDAD SUPERIOR CAPÍTULO 4

POSICIÓN LATERAL DEL PULGAR

Patología demostrada Pulgar


Fracturas y luxaciones de las falanges distales BÁSICAS
• AP
y proximales, metacarpianos distales, y articulaciones • PA oblicua
asociadas. Asimismo, algunos procesos patológicos, • Lateral

CJ
como osteoporosis y osteoartritis.

Factores técnicos
24
• Tamaño del RI: 18 x 24 cm (8 x 10 pulgadas)
• División transversal del RI en tercios
18
• Pantalla intensificadora de detalles sobre la
mesa radiográfica
• RI digital (utilizar enmascaramiento con plomo)
• Rango 50-60 kVp
• Técnica y dosis: cm ~ mAs Piel LM Gón.
3 60 3 10 10 ~ ~~
mrad

Protección. Colocar un protector de plomo sobre el regazo del pa-


Fig. 4 -58. Posición del paciente - pulgar lateral.
ciente para proteger las gónadas.
Posición del paciente. Sentar al paciente en el extremo de la
mesa, codo flexionado unos 90° y mano sobre el chasis, palma ha-
cia abajo.
Posición de la región por explorar B3
• Comenzar con la mano pronada y el pulgar en abducción, los de-
dos y la mano ligeramente arqueados, luego rotar la mano me-
dialmente en forma ligera hasta que el pulgar esté en una posi-
ción lateral verdadera. (Puede ser necesario colocar una espon-
ja u otro soporte bajo la porción lateral de la mano.)
• Alinear el eje mayor del pulgar con el eje mayor de la porción de
RI por exponer.
• Centrar la primera articulación MCF con el RC y con el centro
de la porción del RI por exponer.
• Toda la cara lateral del pulgar debe estar en contacto directo con
el chasis.

Rayo central
• Perpendicular al RI dirigido a la primera articulación MCF.
• DFR mínima 100 cm.

Colimación. Colimar los cuatro lados hacia el área del pulgar. (Re-
cordar que el pulgar incluye todo el primer metacarpiano.)
Fig. 4 - 59. Posición de la región- Fig. 4-60. Lateral de pulgar.
pulgar lateral; RC a primera arti-
Criteños radiográficos culación MCF.
Estruduras mostradas: • Falanges distales y proximales, pri-
mer metacarpiano, trapecio (superpuesto) y articulaciones aso-
ciadas en la posición lateral. • Las articulaciones IF y MCF de- Falange distal
ben aparecer abiertas.
Posición: • El eje mayor del pulgar debe estar alineado con el Articulación IF
borde lateral del RL • El pulgar debe estar en una posición la-
Falange proximal
teral verdadera, apreciada por la superficíe anterior cóncava de
la falange proximal y el primer metacarpiano, y las superficies
posteriores relativamente rectas.
Colimación y RC: • La colimación debe ser visible en los cua-
tro lados hacia el área del pulgar. • El RC y el centro del campo
de colimación deben estar en la primera articulación MCF.
Criterios de exposición: • La densidad y el contraste óptimos
sin movimiento muestran márgenes de tejidos blandos y már-
genes trabeculares óseos claros y definidos. Primera articulación CMC

Trapecio

Fig. 4 -61. Lateral de pulgar.


CAPITULO 4 EXTREMIDAD SUPERIOR

PROYECCIÓN AP (MÉTODO DE ROBERT MODIFICADO*) DEL PULGAR

Patología demostrada Pulgar


Esta proyección especial muestra fracturas y BÁSICAS
•PA
luxaciones de la primera articulación CMC. Se • PA oblicua
pueden obseivar algunos procesos patológicos, • l.ate<al

w
como osteoartritis. ESPECIAL
Se observa la base del pnmer metacarpiano para • AP. Roberts
descartar una fractura tipo Bennett.
24
Factores técnicos
• Tamar'\o del RI: 18 x 24 cm (8 x 10 pulgadas)
18
• Pantalla intensificadora de detalles sobre la
mesa radiográfica
• RI digital (utilizar enmascaramiento con plomo)
• Rango 50-60 kVp
• Técn1·ca y dostS·· an kYJ> mA. M lM G6n.
. 13 1ro 1
.s j 10 J 10 I~ ~~I
mrad

Protección. Colocar un protector de plomo sobre el regazo del pa- Fig. 4 -62. Proyecoón AP -método de Robert modificado; RC a 15º
oente para proteger las gónadas. con la primera articulación CMC.
Posición del paciente. Sentar al paciente paralelo al extremo de
la mesa, con la mano y el brazo completamente extendidos.
Posición de la región por explorar EE
• Rotar el brazo internamente hasta que la cara posterior del pul-
gar descanse sobre el chasis.
• Colocar el pulgar en el centro del RI, paralelo al borde lateral
del chasis.
• Extender los dedos, para que el tejido blando no se superpon-
ga con la artirulación del pnmer metacarpiano.
• Aconsejar al paciente que sostenga los dedos con la otra mano,
si es necesario.

Rayo central
• Dirigido 15º proximalmente (hacia la muñeca), entrando en la
primera articulación CMC.
• DFR mínima 100 an.

Colimación. Colimar los cuatro lados hacia el área del pulgar y la


pnmera articulación CMC.

Fig. 4-63. Proyección AP - método de Robert modificado.


Criterios radiográficos
Estructuras mostradas: • Una proyección AP del pulgar y la
primera articulación CMC sin superposición. • Debe observarse
bien la base del primer metacarpiano y el trapecio.
Posición: • El eje mayor del pulgar debe estar alineado con el Falange dislal
borde lateral del RI. • Sin rotación, indicada por el aspecto si-
métrico de los lados cóncavos de las falanges y por cantidades
iguales de tejido blando a cada lado de las falanges. • Las pri-
meras articulaciones CMC y MCF deben aparecer abiertas.
Colimación y RC: • La colimación debe ser visible en los cua-
tro lados hacia el área del pulgar afectado. • El RC y el centro
del campo de colimación deben estar en la primera articula-
ción CMC.
Huesos sesamoideos
Criterios de exposición: • La densidad y el contraste óptimos
sin movimiento muestran márgenes de tejidos blandos y már-
genes trabeculares óseos claros y definidos.

- - Pnmera articulación CMC-Hr

, Long 6. Ralert J: Onhopoed¡c rod10g«Jphy, Pholadelphia. 1995, WB saunde<s. Trapecio

Fig. 4-64. Proyecaón AP - método de Robert modificado.


EXTREMIDAD SUPERIOR CAPITULO 4

PROYECCIÓN PA DE LA MANO

Pltologla demostrada Mano


Fracturas, luxaciones o cuerpos extraños de las BÁSICAS
• PA
falanges, los metacarpianos y todas las articulaciones • PA oblicua
de la mano. Asimismo, procesos patológicos, como • Lateral
osteoporosis y osteoartritis.

Factores técnicos
• Tamaño del RI: 24 x 30 cm (10 x 12 pul-
gadas)
• División transversal del RI en mitades o
para una mano grande -18 x 24 cm
(8 x 10 pulgadas) longitudinal
• RI digital (utilizar enmascaramiento con
plomo)
• Pantalla intensificadora de detalles sobre la
mesa radiográfica
• Rango 5D-60 kVp
• Técnica y dosis: Fig. 4-65. PA de mano, RC con tercera articulación MCF.

Protección. Colocar protedor de plomo sobre el regazo del pa-


ciente para proteger las gónadas.
Posición del paciente. Sentar al paciente en el extremo de la
mesa, con el codo flexionado a unos 90" y la mano y el antebra-
w sobre la mesa.
Posición de la región por exlorar EB
• Colocar la mano en pronación con la superficie palmar en con-
tacto con el chasis; separar ligeramente los dedos.
• Alinear el eje mayor de la mano y el antebrazo con el eje mayor
de la porción del RI por exponer.
• Centrar la mano y la muneca en la mitad no cubierta del RI.

Rlyo central
• Perpendicular al RI, dirigido a la tercera articulación MCF.
• DFR mínima l 00 cm.
Colimación. Colimar sobre los cuatro lados hacia los márgenes
externos de la mano y la muñeca.
Nota: si se soliótan exámenes de ambas manos o munecas, en
general, estas partes del cuerpo deben ser colocadas y expuestas
por separado para lograr una correcta ubicación del RC. Fig. 4-66. PA de mano.

Criterios radiográficos
Estructuras mostradas: • Proyección PA de toda la mano y
la muñeca, y aproxímadamente 2,5 cm del antebrazo distal.
Obsérvese que la proyección PA de la mano muestra la imagen
oblicua del pulgar. Falanges
Posición: • Las articulaciones MCF e IF deben aparecer abier- Tercera
tas, lo que indica la localización correcta del RC y que la mano articulación
MCF-RC
estaba completamente pronada. • Eje mayor de la mano y la
muñeca alineado con el eje mayor del RI. • Sin rotación de la
mano, indicada por: el aspedo simétrico de ambos lados o
concavidades de las diáfisis de los metacarpianos y falanges de
los dlgitos 2 a 5; igual cantidad de tejido blando a cada lado de
las falanges 2 a s. • Los dígitos deben estar separados ligera-
mente sin superposición de tejidos blandos. Falange
distal
Colimación y RC: • La colimación debe ser visible en los cua- desplazada
tro lados. • El RC y el centro del campo de colimación deben
estar en la tercera articulación MCF.
Criterios de exposición: • La densidad y el contraste óptimos
Cúbito
sin movimiento muestran márgenes de tejidos blandos y mar-
cas trabeculares óseas ciaras y definidas. Fig. 4-67. PA de mano.
CAPÍT U LO 4 EXTREM IDAD SUPERIOR

1
PROYECCIÓN PA OBLICUA DE LA MANO

Patología demostrada M •no


Fracturas y luxaciones de las falanges, los BÁSICAS
metacarpianos y todas las articulaciones de la mano. • PA
• PA o blicua
Asimismo, procesos patológicos, como osteoporosis • Lateral

[TI
y osteoartritis.

Factores técnicos 30
• Tamaño del RI: 24 x 30 cm (10 x 12 pul-
gadas)
• División transversal del RI en mitades 24 o
• RI digital - con enmascaramiento con
plomo
• Pantalla intensificadora de detalles sobre la
mesa radiogréfica
• Rango 55-65 kVp
• Técnica y dosis. cm kllp mA• Piel lM G6n.
· 14 1641 3 l l
12 12 I~ ~-~I Fig. 4-68. Oblicua de rutina Fig. 4-69. Excepción: oblia.ia
""""
Protección. Colocar un protector de plomo sobre el regazo del pa-
para mano (dígitos paralelos). de mano para metacarpianos
(dígitos no paralelos) - no re-
ciente para proteger las gónadas. comendada para dígitos.
Posición del paciente. Sentar al paciente en el extremo de la
mesa, con el codo flexionado unos 90", y la mano y el antebrazo
sobre la mesa.
Posición de la región por explorar Efl
• Colocar la mano en pronación sobre el chasis; centrar y alinear
el eje mayor de la mano con el eje mayor de la porción del RI
por exponer.
• Rotar toda la mano y la mul'leca lateralmente 45° y sostenerla
con cul'la o bloque en escalón radiolúcido, como se muestra, pa-
ra que todos los dígitos estén separados y paraJelos al RI (véa-
se excepción).
Rayo central
• Perpendicular al RI, dirigido a la tercera articulación MCF.
• DFR mínima l 00 cm.
Colimación. Colimar sobre los cuatro lados hacia la mano y la
mul'leca.
Excepción: para una mano oblicua de rutina, usar un bloque de
soporte para colocar los dígitos paralelos al RI (fig. 4-68). Este blo- Fig. 4- 70. Oblicua de mano Fig. 4- 71. Oblicua de mano (dfgrtos
que impide el escorzamiento de las falanges y el oscurecimiento (dígitos paralelos). no paralelos) -espacios articulares
de las articulaciones IF. S1 interesan solo los metacarpianos, la no abiertos.
imagen puede tomarse con los extremos de pulgar y dedos tocan-
do el chasis (fig. 4-69).

Criterios radiográficos
Estructuras mostradas: • Proyección oblicua de toda la mano
y la mul'leca, y aproximadamente 2,4 cm del antebrazo distal. Falanges
Posición: • Las articulaciones MCF e IF están abiertas sin es-
corzamiento de las falanges medias o distales, lo que indica
que los dedos están paralelos al RI. • El eje mayor de la mano Tercera articulación
y la muñeca debe estar alineado con el RI. • Oblicua a 45°, in- MCF-RC
dicada por: las diáfisis medias del tercero, cuarto y quinto meta-
carpianos no deben superponerse; cierta superposición de las
cabezas distales del tercero, cuarto y quinto metacarpiano, pero
sin superposición del segundo y tercer metacarpiano distal; su- Melacarpianos
perposiaón excesiva de los metacarpianos indica sobrerrotación
y demasiada separación indica subrotación.
Colimación y RC: • La colimación debe ser visible en los cuatro
lados del área de la mano afectada. • El RC y el centro del cam- Huesos del carpo
po de colimación deben estar en la tercera articulación MCF.
Criterios de exposición: • La densidad y el contraste óptimos
sin movimiento muestran márgenes de tejidos blandos y mar-
cas trabeculares óseas ciaras y definidas.
Fig. 4-72. Oblicua de mano (dígitos paralelos).
EXT R EMIDAD SUPER I OR CAPITULO 4

PROYECCIONES LATERAL Y LATEROMEDIAL .. EN ABANICO" DE LA MANO

Patologla demostrada Mano


Fracturas y luxaciones de las falanges, fracturas BÁSICAS
• PA
desplazadas anteriores/posteriores y luxaciones • PA oblírua
de los metacarpianos. Asimismo, algunos procesos • Lateral
patológicos, como osteoporosis y osteoartritis en
las falanges.
Factores técnicos
• Tamaño del RI: 18 x 24 cm, longitudinal
(8 x 10 pulgadas)
• Pantalla intensificadora de detalles sobre la
mesa radiográfica
• Rango 55·65 kVp
• Accesorios - soporte de escalón de espuma
de goma a 450 cm kYP mAs Piel LM GOn.
• Técnica y dosis: l · l I l I mrad
1
66
3
1
4 8
I~ ~-~1
Puede utilizarse un filtro de compensación para asegurar una Fig. 4-7l. Posición del paciente - lateral en abanico de mano (dígitos
exposición óptima de las falanges y los metacarpianos, debido a la separados y paralelos al RI) ; RC a segunda articulación MCF.
diferencia de espesor.
Protección. Colocar protector de plomo sobre el regazo del pa-
ciente para proteger las gónadas.
Posición del paciente
• Sentar al paciente en el extremo de la mesa, con el codo flexio-
nado unos 90°, y la mano y el antebrazo sobre la mesa.
Posición de la región por explorar ffl
• Alinear el eje mayor de la mano con el eje mayor del RI.
• Rotar la mano y la muñeca en posición lateral con el lado del pul-
gar hacia arriba.
• Separar los dedos y el pulgar en una posición en "abanico" y
apoyar cada dedo sobre un bloque en escalón radiolúcido, como
se muestra Confirmar que todos los dígitos, induido el pulgar,
estén separados y paralelos al RI y que los metacarpianos no
estén oblicuos, sino en una posición lateral verdadera.
Rayo central
• Pe¡pendicular al RI, dirigido a la segunda articulación MCF.
• DFR mínima 100 on.
Colimación. Colocar sobre los cuatro lados hacia los márgenes ex-
ternos de la mano y la muñeca.
Fig. 4 -74. Lateral en abanico.
Nota: la posición lateral en "abanico" es la lateral preferida para
la mano, si las falanges son el área de interés. (Véanse las proyec-
ciones alternativas en la página siguiente.)

Criterios radiográficos
Estructuras mostradas: • Toda la mano, la muñeca y aproxima-
damente 2,5 cm del antebrazo distal.
Posición: • Los dedos deben aparecer igualmente separados, con Falanges
las falanges en posición lateral y los espacios articulares abiertos, lo
que indica que los dedos estaban paralelos al RI. • El pulgar debe
Articulaciones
aparecer en una posición ligeramente oblicua completamente libre MCF- RC
de superposición, con los espacios articulares abiertos. • El eje ma-
yor de la mano y la muñeca deben estar alineados con el eje ma·
yor del RI. • La mano y la muí'\eca deben estar en una posición la-
teral verdadera, indicada por: radio y cúbito distales superpuestos; De segundo a quinto
los metacarpianos están superpuestos. metacarpiano
Colimación y RC: • La colimación debe ser visible en los cuatro la-
dos hacia el área de la mano afectada. • El RC y el centro del cam-
po de colimación deben estar en la segunda articulación MCF.
''Criterios de exposición: • La densidad y el contraste óptimos sin Huesos del carpo
1
;movimiento muestran márgenes de tejidos blandos y marcas trabe-
,:wlares óseas ciaras y definidas. • Los contornos de los metacarpia-
1005 individuales deben estar superpuestos. • Las falanges medias y
dstales del pulgar y los dedos deben aparecer nítidas, pero pueden
estar ligeramente sobreexpuestas. Fig. 4- 75. Lateral en abanico.
CAPÍTU L O 4 EXTREMIDAD S U PERIOR

PROYECCIONES LATERAL EN EXTENSIÓN Y FLEXIÓN Y LATEROMEDIAL DE LA MANO


(Alternativas a la lateral en abanico)

Patología demostrada Mano


La lateral en extensión o flexión es una alternativa BÁSICAS
• PA
a la lateral en abanico para localizar cuerpos • PA oblicua
extraños en mano y dedos, y tam bién muestra • lateral
fracturas desplazadas anteriores o posteriores de
los metacarpianos.
La lateral en una posición flexionada natural puede
ser menos dolorosa para el paciente.

Factores técnicos
• Tamaño del RI: 18 x 24 cm, longitudinal
(8 x 10 pulgadas)
• Pantalla intensificadora de detalles sobre la
mesa radiográfica
• Rango 55-65 kVp an k\'D mAs Piel l M Góo.
• Técnica y dosis: 1 4
l I
166 13 14 a I~ ~-~¡
mr.id ............
Protección. Colocar protector de plomo sobre el regazo del pa- Fig. 4-76. Lateral en extensión. Fig. 4-77. Lateral en flexión.
ciente para proteger las gónadas.
Posición del paciente. Sentar al paciente en el extremo de la
mesa, con el codo flexionado unos 90°, y la mano y el antebrazo
sobre la mesa.

Posición de la región por explorar B:J


Rotar la mano y la muñeca, con el lado del pulgar hacia arriba,
hacia una posición lateral verdadera, con la segunda a quinta ar-
ticulaciones MCF centradas al RI y el RC.
• Lateral en extensión: extender dedos y pulgar y apoyarlos contra
un bloque radiolúcido. Confirmar que todos los dedos estén direc-
tamente superpuestos para una posición lateral verdadera.
• Lateral en flexión: fle;xionar los dedos en una posición natural,
con el pulgar ligeramente tocando el primer dedo; m antener una
posición lateral verdadera.

Rayo central
• Perpendicular al RI, dirigido a entre la segunda y quinta articu·
lación MCF.
• DFR mínima 100 cm.
Colimación. Colimar hacia los m árgenes externos de la mano y ta
muñeca.
Fig. 4-78. Lateral en extensión. Fig. 4 · 79. Lateral en flexión.
Criterios radiográficos
Estructuras mostradas: • Toda la mano y la muñeca, y apro-
~
. Falan. es
ximadamente 2,5 cm del antebrazo distal. • El pulgar debe
aparecer ligeramente oblicuo y sin superposición con los espa-
cios articulares abiertos.
Posición: • El eje mayor de la mano y la muñeca está alineado
con el eje mayor del RI. • La mano y la muñeca deben estar en
~ 1 De segunda a quinta
articulaciones
una posición lateral verdadera, indicada por lo siguiente: el ra- MCF- RC
dio y el cúbito distales están superpuestos; los metacarpianos y
las falanges están superpuestos.
Colimación y RC: • La colimación debe ser visible en los cua-
tro lados hacia el área de la mano afectada. • El RC y el centro
}:~~:',.;' '"'""
del campo de colimación deben estar entre la segunda y quin-
ta articulación MCF.
Criterios de exposición: • La densidad y el contraste óptimos
sin movimiento muestran márgenes de tejidos blandos y mar-
Cúbito
cas trabeculares óseas definidas y ciaras. • Los márgenes de los
metacarpianos y las falanges individuales son visibles, pero es-
tán en la mayoría, superpuestos. Fig. 4-80. Lateral en flexión.
EXTREMIDAD SUPER I O R CAPÍTULO 4

PROYECCIÓN AP BILATERAL OBLICUA DE LA MANO


1 Método de Norgaard o • posición de atrapador de pelota#

Patología demostrada Mano


Se utiliza comúnmente para evaluar signos ESPECIAL
• AP oblicua bilateral
tempranos de artritis reumatoidea en la
segunda a quinta falanges proximales y las
articulaciones MCF. También puede mostrar
fracturas de la base del quinto metacarpiano.
En general se tornan ambas manos con una
exposición para comparar la estructura ósea.

Factores técnicos
• Tamaño del RI: 24 x 30 cm
(10 x 12 pulgadas) transversal
• Pantalla intensificadora de detalles sobre
la mesa radiográfica
• Rango 55-65 kVp cm mAS Piel LM Gón.
• Técnica y dosis: 4 62 3 11 11 ~ ~~
mrad

Protección. Colocar un protector de plomo sobre el regazo del pa- Fig. 4-81. AP oblicua a 45°, bilateral-Re entre las quintas articulacio-
óente para proteger las gónadas. nes MCF.
Posición del paciente. Sentar al paciente en el extremo de la
mesa, con ambas manos extendidas.
Posición de la región por explorar H3
• Colocar las manos en posición supina y la cara medial de ambas
manos juntas en el centro del RI.
• Desde esta posición, rotar internamente las manos 45° y apoyar
la cara posterior en bloques radiolúcidos a 45° (fig. 4-81).
• Extender los dedos y confirmar que estén relajados, ligeramente
separados, pero paralelos al RL
• Colocar ambos pulgares en abducción para evitar la superposición.

Rayo central
• Perpendicular, dirigido al punto medio entre ambas manos a ni-
vel de las quintas articulaciones MCF.
• DFR mínima 100 cm.
Colimación. Colimar sobre los cuatro lados hacia los márgenes
externos de las manos y las munecas.
Nota: una modificación del método de Norgaard es la posición
del atrapador de pelota con los dedos parcialmente flexionados,
que distorsiona las articulaciones IF, pero muestra bien las articula-
ciones MCF. Fig. 4 -82. AP oblicua a 45º bilateral.

Criterios radiográficos
Estructuras mostradas: • Ambas manos desde el área del
e.arpo hasta los extremos de los dígitos en posición oblicua a
45°.
Posición: • Oblicua a 45° indicada por: las diáfisis medias de
los metacarpianos de dos a cinco y la base de las falanges no
deben superponerse; las articulaciones MCF deben estar abier-
tas; no debe haber superposición del pulgar y el segundo dígito.
Colimación y RC: • La colimación debe ser visible en los cua-
tro lados hacia los márgenes externos de las manos y las mu-
i\ecas. • El RC y el centro del campo de colimación hacia mitad
de camino entre ambas manos a nivel de las quintas articula-
áones MCF.
Criterios de exposición: • La densidad y el contraste óptimos
sin movimiento muestran marcas trabeculares óseas y márge-
nes de los espacios articulares de las articulaciones MCF defini-
dos y claros.
Fig. 4-81. AP oblicua a 45° bilateral.
CAPITULO 4 EXTRE M IDAD S UPE R I OR

PROYECCIÓN PA (AP) DE LA MUÑECA

Patologla demostrada Muileal


Fracturas del radio o cúbito distal, o fracturas BAslCAS
• PA
aisladas de la apófisis estiloides radial o rubital, • PAobílCUa
así como fracturas de huesos del carpo individua- · Lateral
les. Asimismo, algunos procesos patológicos,

w
como osteomielitis y artritis.
Factores técnicos
24
• Tamai'lo del RI: 18 x 24 an (8 x 10 pulgadas)
• División transversal del RI en mitades
• Pantalla intensificadora de detalles sobre la 10 D
mesa radiográfica
• RI digital (utilizar enmascaramiento con plomo)
• Rango 60 ± 6 kVp cm k11p mAs Piel LM Gón.
• Técnica y dosis: l I l
14 62 4 14 j 14 W ~-~I
fTlfild
Protección. Colocar un protector de plomo sobre el regazo del pa- Fig. 4-84. PA de muñeca.
ciente para proteger las gónadas.
Posición del paciente. Sentar al paciente en el extremo de la me-
sa, con el codo flexionado unos 90", y la mano y la muñeca sobre
el chasis, con la palma hacia abajo. Dejar caer el hombro para que
éste, el codo y la mul'leca estén en el mismo plano horizontal.

Posición de la región por explorar B3


• Alinear y centrar el e¡e mayor de la mano y la muñeca con la por-
ción del RI por exponer, con el área del carpo centrada con el RC.
• Con la mano pronada, arquear la mano ligeramente para colocar
la muñeca y el área del carpo en íntimo contacto con el chasis.
Rayo central
• Perpendicular al RI, dirigido al área mediocarpiana.
• DFR mínima l 00 cm.
Colimación. Colimar hacía la muñeca sobre los cuatro lados; in-
duir radio y cúbito distales, y área mediometacarpiana.
AP alternativa: para mostrar mejor los espacios intercarpianos y la
articulación de la mui'leca, puede tomarse una AP de muñeca, con
la mano ligeramente arqueada para colocar la muñeca y los hue-
sos del carpo en Intimo contacto con el chasis y porque los es-
pacios intercarpianos están más paralelos a los rayos divergentes
(fig. 4-85). Esta proyección de la mui'leca es buena para los huesos Fig. 4 -85. AP alternativa de Fig. 4-86. PA de muñeca.
del carpo, si el paciente puede adoptar la posición fácilmente. muñeca.

Cñterios radiográficos
Estructuras mostradas: • Metacarpianos medios y proxima- Grande Gancho del hueso
les; carpianos, radio y cúbito distales, y artirulaciones asociadas ganchoso
y los tejidos blandos pertinentes, como las almohadillas adipo-
sas y las tiras adiposas, de la articulación de la muñeca. • Todos
los espacios intercarpianos no aparecen abiertos, debido a las
formas irregulares que conducen a superposición.
Posición: • El eje mayor de la mano, la muñeca y el antebrazo
está alineado con el RI. • La PA verdadera se confirma por: conca-
vidades iguales en cada lado de las diáfisis de los metacarpianos Piramidal
proximales, distancias casi iguales entre los metacarpianos proxi-
males y separación del radio y el cúbito distales, excepto por una Semilunar
posible superposición mínima en la articulación radiocubital distal.
Colimación y RC: • La colimación debe ser visible en los cuatro Cúbito
lados hacia el área de la muí'leca afectada. • El RC y el centro del
campo de colimación deben estar en el área mediocarpiana.
Criterios de e xposición: • La densidad y el contraste óptimos Fig. 4-87. PA de muñeca.
sin movimiento deben mostrar tejido blando, como las almoha-
dillas adiposas pertinentes y márgenes óseos nítidos de los
huesos del carpo y marcas trabeculares ciaras.
EXTR EMID A D S UPERIOR CAPITULO 4

PROYECCIONES PA OBLICUA Y EN ROTACIÓN LATERAL DE LA MUÑECA

Patología demostrada Muñeca

Fracturas del radio o cúbito distales, o fracturas BÁSICAS


• PA
aisladas de la apófisis estiloides radial o cubital, • PA oblicua
así como fracturas de huesos del carpo individuales. • Lateral
También, algunos procesos patológicos, como

DJ
osteomielitis y artrosis.

Factores técnicos
24
• Tamaño del RI: 18 x 24 cm (8 x 10 pulgadas)
• División transversal del RI en mitades
18 0
• Rl digital (utilizar enmascaramiento con plomo)
• Pantalla intensificadora de detalles sobre la
mesa radiográfica
• Rango 60 ± 6 kVp
• Técnica y dosis:
Fig. 4 -88. Oblicua de m uñeca. Fig . 4 -89. Oblicua de muñeca
Protección. Colocar un protector de plomo sobre el regazo del pa-
(con soporte a 45º).
óente para proteger las gónadas.

Posición del paciente. Sentar al paciente en el extremo de la


mesa, con el codo flexionado unos 90°, y la mano y la muñeca so-
bre el chasis con la palma hacia abajo.
Posición de la región por explorar E8
• Alinear y centrar la mano y la muñeca con la porción del RI por
exponer.
• Desde la posición pronada, rotar la muñeca y la mano lateral-
mente 45°.
• Para lograr estabilidad, colocar un soporte a 45° debajo del lado
del pulgar de la mano para sostener la mano y la muñeca en una
posición oblicua a 45º (fig. 4·89) o flexionar parcialmente los de-
dos para arquear la mano de modo que los pulpejos de los de-
dos descansen ligeramente sobre el chasis (fig. 4-88).

Rayo central
• Perpendicular al RI. dirigido al área mediocarpiana.
• DFR mínima 100 cm.

Colimación. Colimar hacia la muñeca sobre los cuatro lados; in-


duir radio y cúbito distales y, como mínimo, hasta el área medio-
metacarpiana.
Fíg. 4 - 90. Oblicua de muñeca.

Criterios radiográficos
E$b'Ucturas mostradas: • Radio distal, cúbito, huesos del car-
po y, como mínimo, hasta el área mediocarpiana. • Debe ob-
servarse bien el trapecio y el escafoides, solo con una superpo-
sición leve de otros huesos del carpo sobre sus caras mediales.
Posición: • El eje mayor de la mano, la muñeca y el antebrazo
debe estar alineado con el RI. • La oblicua a 4 5° de la muñeca
debe ser evidente, porque la cabeza del cúbito está parcialmen-
te superpuesta por el radio distal. • El tercero, cuarto y quinto
metacarpianos proximales deben aparecer mayormente super-
Ganchoso
puestos.
Colimación y RC: • La colimación debe ser visible en los cua- Piramidal
tro lados hacia el área de la muñeca afectada. • El RC y el cen- -':::l'i:---=-- - Semilunar
tro del campo de colimación deben estar en el área mediocar-
piana. Cúbito
Criterios de exposición: • La densidad y el contraste óptimos
sin movimiento muestran los huesos del carpo y sus bordes su-
perpuestos, los márgenes del tejido blando y marcas trabecula-
res óseas definidas y claras.

Fig. 4 -91 . Oblicua de muñeca.


CAPITULO 4 EX TR EM I DAD SUP E RIOR

PROYECCIONES LATERAL Y LATEROMEDIAL DE LA MUÑECA

Patología demostrada Muilec.a


Fracturas o luxaciones del radio o cúbito distales, BÁSICAS
• PA
espeáficamente luxaciones anteroposteriores de • PA oblicua
fracturas de Barton, Coites o Smith. También se • Lateral
puede observar osteoartritis, sobre todo, en el
trapecio y la pnmera articulación CM.
Factores técnicos
18
• Tamaño del RI: 18 x 24 cm, longitudinal

{~]
(8 x 10 pulgadas)
• Pantalla intensificadora de detalles sobre la
mesa radiográfica
• RI digital (utilizar enmascaramiento con plomo)
• Rango 64 ± 6 kVp; mayor kVp (±4) de PA
y oblicua cm kl.p ""'' p,,.¡ lM Gcln
• Técnica y dosis: l l 1l l
1 Gt ~ 22 •s I~ ~.~I
nYad
Fig. 4-92. Posición del paciente - muñeca lateral.
Protección. Colocar un protector de plomo sobre el regazo del pa-
ciente para proteger las gónadas.

Posición del paciente. Sentar al paciente en el extremo de la


mesa, con el brazo y el antebrazo sobre la mesa y el codo flexio-
nado uncr.:; 90". Colocar la muñeca y la mano sobre el chasis en
posición lateral con el pulgar hacia arriba. El hombro, el codo y la
muñeca deben estar en el mismo plano horizontal.

Posición de las partes EE


• Alinear y centrar la mano y la muñeca con el eje mayor del RI.
• Ajustar la mano y la muñeca en una posición lateral verdadera,
con los dedos cómodamente flexionados o si se necesita apoyo
para impedir el movimiento, usar un bloque radiolúcido y una
bolsa de arena, y ubicar el bloque contra la mano y los dedos
extendidos, como se muestra.

Rayo central
• Perpendicular al RI, dirigido al área mediocarpiana.
• DFR mínima 100 cm.

Colimación. Colimar sobre los cuatro lados; induir radio y cúbito


distales, y el área metacarpiana.

Fig. 4-93. Posioón de la parte - mu- Fig. 4-94. Lateral de muñeca.


!'leca lateral.
Criterios radiográficos
Estructuras mostradas: • Radio y cúbito distales, los huesos
del carpo y, como mlrnmo, el área mediometacarpiana..
Posición: • El eie mayor de la mano, la muñeca y el antebrazo Primer metacarpiano
debe estar alineado con el eje mayor del Rl. • La posición late-
ral verdadera es evidente por: la cabeza del cúbito debe estar Trapecio
superpuesta sobre el radio distal; del segundo al quinto meta-
Radio _ __._....r.·~
Escafoides
carpianos proximales deben aparecer alineados y superpuestos.
Colimación y RC: • La colimación debe ser visible en los cua- C úbito --M P i:;iformo
tro lados hacia el área de la muñeca afectada. • El RC y el cen-
tro del campo de colimación deben estar en la región medio-
carpiana.
Criterios de exposición: • La densidad y el contraste óptimos
sin movimiento muestran marcas trabeculares óseas definidas y
claras, y tejido blando, como los márgenes de las almohadillas
adiposas pertinentes de la muñeca y los bordes del cúbito dis-
tal observados a través del radio superpuesto.

Fig. 4-95. Lateral de muñeca.


EXTREMIDAD SUPERIOR CAPITULO 4

1
PA DE ESCAFOIDES Y CON ÁNGULO DEL RC Y DESVIACIÓN CUBITAL DE LA MUÑECA

ltdvertencia: no intentar esta posición si Muñeca


el paciente tiene un posible traumatismo de ESPEOAL
mulleca, antes de haber completado la serie • Proyecóones pata
esafoides: ánculo
de rutina para mur'leca a fin de descartar del RC. desviación
¡n;iblec; fracturas del antebrazo distal. la <:Uhit<al
muneca o de ambos.
PMologfa demostrada. Fracturas del escafoides.

[J]t
fedores técnicos
• Tamar'lo del RI: 18 x 24 cm (8 x 10 pulgadas) 24
• División transversal del RI en mitades
,. Pantalla intensificadora de detalles sobre la 18 ol
mesa radiográfica
• RI digital (utilizar enmascaramiento con plomo)
!ll Rango 60 + 6 kVp cm Wp mAs Pit'I LM G6n
•Técnica y d-os1s: 11 1 l l
4 64 4 16 16 I~ ~.~I
mtad Fig. 4 -96. Mur'leca PA (escafoides) - desviación cubital con RC a 15º.
lnltecáón. Colocar un protector de plomo sobre el regazo del pa-
Oente para proteger las gónadas.
fasición del paciente. Sentar al paciente en el extremo de la me-
sa. con la mur'leca y la mano sobre el chasis, la palma hacia abajo,
yel hombro, el codo y la mur'leca sobre el mismo plano horizontal.
fmición de la región por explorar ffi
• C.olocar la mur'leca como para una proyección PA -palma hacia
abajo, y mano y mur'leca alineadas con el centro del eje mayor de Fig. 4-97. RC a 15°.
la porción del RI por exponer, con el escafoides centrado con el RC
• Sin mover el antebrazo, girar suavemente la mano hacia afuera
(mover hacia el lado cubital) tanto como el paciente pueda tole-
rar, sin elevar ni colocar oblicuo el antebrazo distal.
central
-. Angular el RC de 10° a 15° proxirnalrnente, a lo largo del eje
mayor del antebrazo y hacia el codo. (El ángulo del RC debe ser
perpendicular al eje mayor del escafoides.)
:e Centrar el RC con el escafoides. (Ubicar el escafoides en un
punto 2 cm distal y medial a la apófisis estiloides radial.)
• OFR mínima 100 cm.
'mación. Colimar sobre los cuatro lados hacia la región del carpo.
Nota: las fracturas oscuras del escafoides pueden requerir varias
proyecciones tomadas con diferentes ángulos del RC. como una
5erie de cuatro proyecciones con el RC a 0°, l 0°, 20° y 30° proxi- Fig. 4-98. RC a 25°.
malmente.*

Crilerios radiográficos
Ettructuras mostradas: • Radio y cúbito distales, huesos del
capo y metacarpianos proximales. • El escafoides debe obser-
varse claramente sin escorzamiento, con los interespacios car-
1Jianos adyacentes abiertos (evidencia de ángulo del RC).
fosición: • El eje mayor de la muñeca y el antebrazo debe es-
e alineado con el borde lateral del RI. • La desviación cubital
ldebe ser evidente por el ángulo del eje mayor de los metac.ar-
;pianos con el del radio y el cúbito. • Sin rotación de la muñe-
ca, indicada por el aspecto del radio y el cúbito distales, con
p superposición mínima de la articulación radiocubital distal.
<olhnación y RC: • La colimación debe ser visible en los cua-
1i) lados hacia el área de la mur'leca afectada. • El RC y el cen-
del campo de colimación deben estar en el escafoides.
Criterios de exposición: • La densidad y el contraste óptimos
· movimiento muestran los bordes del esc.afoides y marcas
culares óseas definidas y ciaras. Semilunar

• Rafen JA, Long BW Technique fot diagnosis of scaphood fracrures, RoOOI Tedinol AacflO
63(1):1&21, 1991.
Fig. 4-9 9. Angulo de 15º.
CAPITULO 4 EXTREM I DAD SUPERIOR

PA DE ESCAFOIDES Y CON LA MANO ELEVADA Y DESVIACIÓN CUBITAL DE MUÑECA


Método de Stecher modificado•

Advertencia: no intentar esta posición si el Muñeca


paciente tiene un posible traumatismo de ESPECIAL
muneca antes de haber completado la serie • Proyeccíones p.ara
esc.afoides: ángulo
de rutina para muñeca a fin de descartar del RC. desviación
posibles fracturas del antebrazo distal, la cubital. MélDdo de
muñeca o de ambos. Stecher modificado

Patología demostrada
Fracturas del escafoides. Proyección

cu
alternativa al método de desviación cubital con
ángulo de RC, explicado en la página anterior.

Factores técnícos 24
• Tamaño del RI: 18 x 24 cm (8 x 10 pulgadas)
• División transversal del RI en mitades 1a D
• Pantalla intensificadora de detalles sobre la
mesa radiográfica
• RI digital (utilizar enmascaramiento con plomo)
• Rango 60 ± 6 kVp cm kYD mAs Piel LM Gón. Fig. 4-1 OO. PA de muñeca para Fig. 4 - 1o1. Dolor intenso. como
• Técnica y dosis: l I l
14 s4 4 1s 1s j~ ~SI j
mrad
escafoides como sigue: sigue:
• Mano elevada 200. • Mano elevada 200
Protección. Colocar un protector de plomo sobre el regazo del pa- • Desviación rubital si es posible. • Sin desviación cubital
ciente para proteger las gónadas. • RC. sin ángulo. • RC sin ángulo
Posición del paciente. Sentar al paciente en el extremo de la
mesa, con el codo flexionado sobre la mesa y la muñeca y la ma-
no sobre el chasis y la palma hacia abajo, con el hombro, el codo
y la muneca sobre el mismo plano horizontal.

Posición de la región por explorar H3


• Colocar la mano y la muñeca con la pi'llma hacia abajo sobre el cha-
sis con la mano elevada sobre una esponja en ángulo de 20°.
• Confirmar que la muñeca esté en contacto directo con el chasis.
• Girar suavemente la mano hacia afuera (hacia el lado cubital), a
menos que esté contraindicado por una lesión grave (fig. 4- l Ol).
Método alternativo: cerrar la mano junto con la flexión cubital
para obtener una posición similar del escafoides.

Rayo central
• Perpendicular al RI, dirigido al escafoides (2 cm proximal y
2 cm lateral a la primera articulación MCF).
• DFR mlnima 100 cm. Fig. 4-102. Mano elevada, des- Fig. 4- 103. Mano elevada, sin
viación cubital y RC sin ángulo. desviación cubital ni ángulo de
Colimación. Colimar sobre los cuatro lados hacia la región del carpo. RC.
Nota: Stecher* indicó que la elevación de la mano a 200 y no la
angulación del RC coloca al escafoides paralelo al RI. También su-
girió que el cierre del puño es una alternativa a la elevación de la
mano o la angulación del RC. Bridgman1 recomendó la desviación
cubital, además de la elevación de la mano, para una menor su-
perposición del escafoides.

Criterios radiográficos
Estructuras mostradas: • Radio y cúbito distales, huesos del del radio y el cúbito distales, sin superposición mínima o nula de
carpo y metacarpianos proximales. • Se obseNan los huesos del la articulación radiocubital distal.
carpo, con interespacios adyacentes más abiertos sobre la cara la- Colimación y RC: • La colimación debe ser visible en los cuatro
teral (radial) de la muñeca. • Escafoides, sin escorzamiento o su- lados hacia el área de la muñeca afectada. • El RC y el centro del
perposición de los huesos del carpo adyacentes. campo de colimación deben estar en el escafoides.
Posición: • El eje mayor de la muñeca y el antebrazo debe estar Criterios de exposición: • La densidad y el contraste óptimos
alineado con el borde lateral del RI. • La desviación cubital se sin movimiento muestran los bordes del escafoides y marcas tra-
aprecia por la superposición solo mínima o nula del escafoides beculares óseas definidas y ciaras.
distal. • Sin rotación de la muñeca indicada por la aparición

• Stecher WR: Roentgenography of the carpal navícular bone, AJR 37:704-705, 1937.
t Bndgman CF: Radiography of the carpal nilVIClJlar bone. Med Rodiog Photog 25:104-105. 1949.
EXTREMIDAD SUPERIOR CAPITULO 4

da: no intentar esta posición si el Muñioa


e bene un posible traumatismo de ESPECIALES
, antes de haber completado la serie • Proyecciooes para
escafoides: ángulo del
rutina para muñeca, a fin de descartar RC. desviación ru~I
fracturas del antebrazo distal, la Método de Stecher
o de ambos. modificado
• Desviación radial

Mllolia' demostrada
ras de los huesos del carpo del lado cubital
la muñeca, especialmente el semilunar,
piramidal, el pisiforme y el ganchoso.

técnicos
Tamaño del RI: 18 x 24 cm (8 x 10 pulgadas)
División transversal del RI en mitades
Pantalla intensificadora de detalles sobre la
mesa radiográfica
RI digital (utilizar enmascaramiento con plomo) Fig. 4- 104. PA de muñeca - desviación radial.
Rango 60 ± 6 kVp an Wp mAs Piel LM c.ón.
Técnica y dosis: 1 4 1641 4 l l
16 16 I~ ~~I
nvad
dón. Colocar protector de plomo sobre el regazo del pa-
para proteger las gónadas.

· · n del paáente. Sentar al paciente en el extremo de la


, con el codo flexionado a 90" sobre la mesa, muñeca y
sobre el chasis y palma hacia abajo, con el hombro, el codo
la muñeca sobre el mismo plano horizontal.
m a :ión de la región por explorar ffi
Colocar la muñeca como para una proyección PA -palma hacia
aba¡o, muñeca y mano alineadas con el centro del eje mayor de
la poraón del RI por exponer.
Sin mover el antebrazo, invertir suavemente la mano (mover
medialmente hacia el lado del pulgar) tanto como el paciente
pueda tolerar, sin elevar ni colocar oblicuo el antebrazo distal.

llyo central
• Perpendicular al RI, dirigido al área mediocarpiana. Fig. 4- 105. Desviación radial.
• DFR mínima 100 cm.

Colimación. Colimar sobre los cuatro lados hacia la región del Quinto metacarpiano
carpo.

Cdllerios radiográficos
llbu<turas mostradas: • Radio y cúbito distales, huesos del
arpo y metacarpianos proximales. • Huesos del carpo, con in- Pisilonne
l!respaoos adyacentes más abiertos sobre el lado medial (rub1-
lal) de la muñeca . Piramidal
Pasición: • El eje mayor del antebrazo está alineado con el Semilunar
borde lateral del RI. • La desviación radial extrema se obseiva
por el ángulo del eje mayor de los metacarpianos con el del ra- Cúbito
'dio y el cúbito, y el espacio entre piramidal/pisfforme y la apófi-
sis estiloides del radio. • Sin rotación de la muñeca, indicada
por la aparición del radio y el cúbito distales. Fig. 4 - 106. Desviación radial.
Colimación y RC: • La colimación debe ser visible en los cua-
tro lados hacia el área de la muñeca afectada. • El RC y el cen-
1ro del campo de colimación deben estar en el área mediocar-
piana.
Criterios de exposición: • La densidad y el contraste óptimos
sin movimiento muestran los bordes del carpo y marcas trabe-
rulares óseas definidas y claras.
CAPÍTULO 4 EXT R EMIDAD SUPER I O R

PROYECCIÓN DEL TÚNEL (CANAL) CARPIANO - TANGENCIAL. INFEROSUPERIOR DE MUÑECA


Método de Gaynor-Hart

Advertencia: no intentar esta posición si el Muñeca


paciente tiene un posible traumatismo de ESPECIAL
muñeca, antes de haber completado la serie • Proyecciones para
escafoides: ángulo del
de rutina para muñeca, a fin de descartar RC, desviación cubital
posibles fracturas del antebrazo distal, la Método de Stecher
muñeca o de ambos. modificado
• Desviación radial
• canal carpiano
Patología demostrada
Se toma más comúnmente para descartar la
calcificación y los cambios óseos anormales
en el surco carpiano, que pueden crear un
pinzamiento sobre el nervio mediano, como
sucede con el síndrome del túnel carpiano.
También muestra fracturas del gancho del hueso
ganchoso, el pisiforme y el trapecio.

Factores técnicos
• Tamaño del RI: 18 x 24 cm (8 x 10 pulgadas) Fig. 4 - 107. Proyección tangencial. RC de 25° a 30" hacia el eje mayor
• Pantalla intensificadora de detalles sobre la de la mano.
mesa radiográfica
• Rango 64 ± 6 kVp cm Wo mAs Piel lM Gón.
• Técnica y dosis: l l l
s 165 1s 20 19 I~ ~.~I
mrad
Protección. Colocar un protector de plomo sobre el regazo del pa-
ciente para proteger las gónadas.
Posición del paciente. Sentar al paciente en el extremo de la
mesa, con la muñeca y la mano sobre el chasis y la palma hacia
abajo (pronada).
Posición de la región por explorar B3
• Alinear la mano y la muñeca con el eje mayor de la porción del
RI por exponer.
• Solicitar al paciente que coloque la muñeca en hiperextensión
(dorsiflexión) tanto como sea posible tomando los dedos con la
otra mano, hasta que el eje mayor de los metacarpianos y los de-
dos esté casi vertical (90º en relación con el antebrazo) (sin le-
Fig. 4-108. Proyección tangencial.
vantar la muñeca y el antebrazo del chasis).
• Rotar toda la mano y la muñeca unos 10° internamente (hacia
el lado radial) para evitar la superposición del pisiforme y el gan-
choso.
Rayo central
• Angular el RC de 25º a 30º hacia el eje mayor de la mano. (El
ángulo total del RC en relación con el RI debe ser aumentado, si
el paciente no puede hiperextender la muñeca tanto como está
indicado.)
• Dirigir el RC hasta un punto aproximadamente 3 cm distal en
relación con la base del tercer metacarpiano (centro de la pal-
ma de la mano).
• DFR mínima 100 cm.
Colimación. Colimar sobre los cuatro lados hacia el área de interés. Fig. 4-1 09. Proyección tangencial.

Criterios radiográficos
Estructuras mostradas: • Huesos del carpo en una disposición campo de colimación deben estar en el punto medio del canal
arqueada, similar a un túnel. carpiano.
Posición: • El hueso pisiforme y el gancho del ganchoso deben Criterios de exposición: • La densidad y el contraste óptimos
estar separados y visibles en el perfil, sin superposición. • Las ca- deben mostrar tejidos blandos y posibles calcificaciones en la re-
ras palmares redondeadas del hueso grande y el escafoides de- gión del canal carpiano, y los contornos de los huesos del carpo
ben observarse en el perfil, así como la cara del trapecio que se superpuestos sin sobreexposición de estos huesos del carpo en
articula con el primer metacarpiano. el perfil. Las marcas trabeculares y los márgenes óseos deben
Colimación y RC: • La colimación debe ser visible en los cuatro aparecer claros y definidos, lo que índica la inmovilidad.
lados hacia el área de la muñeca afectada. • El RC y el centro del
EXTREMIDAD SU PE RIOR CAPITULO 4

Muñeca
ESPECIAL
• Proyecciones para escafoides:
angulo del RC, desviación
cubital
Método de Stecher modificado
• Desviación radial
• Canal carpiano
• Puente carpiano

Patología demostrada
(alcificaóones u otra patologla de la cara dorsal
de los huesos del carpo.
fadores técnicos
• Tamaño del RI: 18 x 24 cm (8 x 10 pulgadas)
• Pantalla intensificadora de detalles sobre la Fig. 4- 11 O. Puente carpiano - proyección tangencial; rayo central a
mesa radiográfica 45° hacia e l antebrazo.
• Rango 64 ± 6 kVp cm k 1nAs Piel IM Gón
• Técnica y dosis: 5 65 5 io 19 ~ CN~
mrad
Protección. Asegurar el protector de plomo alrededor de la cintu-
ra para proteger las gónadas.
Posición del paciente. Con el paciente de pie o sentado en el
extremo de la mesa, solicitar al paciente que se incline y coloque
la superfióe dorsal de la mano, con la palma hacia arriba, sobre el
chasis.
Posición de la región por explorar Et!
• Centrar la cara dorsal de los huesos del carpo con el RI.
• Flexionar suavemente la muñeca tanto como el paciente pueda
tolerar o hasta que la mano y el antebrazo formen un ángulo ca-
si de 90" o recto.

Rayo central
• Angular el RC 45° hacia el eje mayor del antebrazo.
• Dirigir el RC a un punto medio del antebrazo distal aproxima-
damente 4 cm proximal a la articulación de la muñeca. Fig. 4- 111 . Puente carpiano.
• DFR mínima 100 cm.

Colimación. Colimar sobre los cuatro lados hacia el área de interés.


Escafoides

Criterios radiográficos Trapecio


y trapezoide
Estructuras mostradas: • Imagen tangencial de la cara dorsal
del escafoides, el semilunar y el piramidal. • Contorno del hue--
so grande y el trapecio superpuestos.
Posición: • La cara dorsal de los huesos del carpo debe obser-
varse sin superposición y centrada con el RI.
Colimación y RC: • La colimación debe ser visible en los cua- Pulgar
tro lados hacia el área de la muñeca afectada. • El RC y el cen-
tro del campo de colimación deben estar hacia el área de los
huesos dorsales del carpo.
Criterios de exposición: • La densidad y el contraste óptimos
sin movimiento deben mostrar la cara dorsal de los huesos del Fig. 4-112. Puente carpiano.
e.arpo, con bordes nítidos y marcas trabeculares óseas definidas
yclaras. • Los contornos de los metacarpianos proximales de-
ben obseNarse a través de las estructuras superpuestas sin so-
breexposición de las caras dorsales de los huesos del carpo en
el perfil.
CAP iT U LO 4 EXTREMIDAD SUPERIOR

PROYECCIÓN AP DE ANTEBRAZO

Patología demostrada Antebruo


Fracturas y luxaciones de radio o cúbito y procesos BÁSICAS
• AP
patológicos, como osteomielitis o artritis. • U!teral

Factores técnicos
• Tamaño del RI: 30 x 35 cm
(11 )( 14 pulgadas) pacientes más pequeños
-35 x 43 cm (14 x 17 pulgadas) pacientes 35 1

grandes (4 3)
D
• División longitudinal del RI en mitades
• Pantalla intensificadora de detalles sobre la
mesa radiográfica
• RI digital (utilizar enmascaramiento
con plomo)
• Rango 60 ± 6 kVp
• Técnica y dosis: cm *' mAs p,.,f LM 'n
l l I l l
s 62 6 24 n I~ ~~I
mroJ Fig. 4 -113. AP de antebrazo (lnduye ambas articulaciones).
Protección. Colocar un protector de plomo sobre el regazo del pa-
ciente para proteger las gónadas.
Posición del paciente. Sentar al paciente en el extremo de la
mesa, con la mano y el brazo completamente extendidos y la pal-
ma hacia arriba (supinada).

Posición de la región por explorar EE


• Dejar caer el hombro para colocar toda la extremidad superior
sobre el mismo plano horizontal. Apófisis
• Alinear y centrar el antebrazo con el eje mayor del RI, asegurar- estiloides
se de que la muñeca y la articulación del codo están incluidos.
(Usar un RI tan grande como sea necesario.)
• Indicar al paciente que se indine lateralmente lo necesario para
colocar la muñeca, el antebrazo y el codo en una posición fron-
tal verdadera. (los epicóndilos medial y lateral deben estar a la Diáfisis
misma distancia del RI. ) del radio
-t--t--+-- Diáfisis
Rayo central del cúbito
• Perpendicular al RI, dirigido a la mitad del antebrazo.
• DFR mínima 100 cm.
Colimación. Colimar los bordes laterales hacia el área real del an-
tebrazo con una colimación mínima en ambos extremos para evi- Tubérculo radial
tar el corte de la anatomía en cualquier articulación. Considerando
la divergencia del haz de rayos X, asegurar que se incluye un mi- Cuello del radio
nimo de 3 a 4 cm distales a las articulaciones de la muñeca y el Cabeza del radio
codo sobre el RI. Cabeza
del húmero
Tróclea
Criterios radiográficos
Est.ructuras mostradas: • Proyección AP de todo el radio y el
cúbito, con un mínimo de los huesos del carpo de la hilera proxi- Fig. 4- 114. AP (ambas Fig. 4- 115. AP (ambas articulaciones).
mal y el húmero distal, así como los tejidos blandos pertinentes, articulaciones).
como las almohadillas adiposas y las tiras adiposas de las articu-
laciones de la muñeca y el codo.
Posición: • El eje mayor del antebrazo debe estar alineado con
el eje mayor del RI. • Sin rotación, indicada por los eptcóndilos
humerales observados en el perfil, con la cabeza, el cuello y la
tuberosidad del radio ligeramente superpuestos por el cúbito.
• Los espacios articulares de la muñeca y el codo están abiertos
solo parcialmente, debido a la divergencia del haz.
Colimación y RC: • Los bordes de colimación son visibles en los
márgenes cutáneos a lo largo del antebrazo, solo con una colimación
mínima en ambos extremos para asegurar que se induya la anatomía
articular esencial. • El RC y el centro del campo de colimación deben
estar en el punto medio aproximado del radio y el cúbito.
Criterios de exposición: • La densidad y el contraste óptimos
sin movimiento muestran el tejido blando y márgenes corticales
nítidos, y marcas trabeculares óseas claras.
EXTREMIOAO SUPERIOR CAPITU L O 4

Pltología demostrada Antebrazo

fracturas y luxaciones de radio o cúbito y procesos BÁSICAS


• AP
patológicos, como osteomielitis o artritis. · lateral
hctores técnicos 30 (35)
• Tamaño del RI: 30 x 35 cm (11 x 14 pul-
gadas) o
-35 x 43 cm (14 x 17 pulgadas) 35
• División longitudinal del RI en mitades (43) 1
• Pantalla intensificadora de detalles sobre
la mesa radiográfica
• RI digital (utilizar enmascaramiento con plomo) ...,,l!::::!!!!!!!!__ __,
• Rango 64 ± 6 kVp ( +4 kVp para AP)
• Para utilizar mejor el efecto talón del ánodo,
colocación del codo en el extremo del cátodo
del haz de rayos X cm k-.P nw. Piel LM GóO. Fig. 4-116. Lateral de antebrazo (induidas ambas articulaciones).
• Técnica y dosis: lel l
66 16 I ~ 16 j~ ~.~I
mrad
Protección. Colocar un protector de plomo sobre el regazo del pa-
óente para proteger las gónadas.
Posición del paciente. Sentar al paciente en el extremo de la
mesa, con el codo flexionado 90". =--~~ Huesos
del carpo
Posición de la región por explorar EE _,__ _ _ Cabeza
• Dejar caer el hombro para colocar toda la extremidad superior del cúbito
sobre el mismo plano horizontal.
• Alinear y centrar el antebrazo con el eje mayor del RI; asegurar-
se de induir las articulaciones de la muñeca y el codo en el RI.
• Rotar la mano y la muñeca a posición lateral verdadera y apoyar
la mano para evitar el movimiento, si es necesario. (Confirmar que
el raáio y el cúbito distales estén directamente superpuestos.) -+---- DiáflSiS
del radio
• Para antebrazos musculosos, colocar un soporte debajo de la
mano y la muñeca, según sea necesario, para ubicar el radio y el -1-+---- Diáfisis
del cúbito
cúbito paralelos al RI.
llyo central
• Perpendicular al RI, dirigido a la mitad del antebrazo.
• OFR mínima 100 cm.
Colimación. Colimar ambos bordes laterales hacia el área real del Cabeza
antebrazo. También, colimar en ambos extremos para evitar el corte del radio
de la anatomía en cualquier articulación. Considerando la divergen-
áa del haz de rayos X. asegurar que se incluye un mínimo de 3 a 4
an distales a las articulaciones de la muñeca y el codo sobre el RI.

Criterios radiográficos Olécranon


Estructuras mostradas: • Proyección lateral de todo el radio
yel cúbito, la hilera proximal de los huesos del carpo, el codo y Fig. 4 -117. Lateral (am- Fig. 4- 118. Lateral (ambas articulaciones).
el extremo distal del húmero, así como los tejidos blandos per- bas articulaciones).
tinentes, como las almohadillas adiposas y las tiras adiposas de
las articulaciones de la muñeca y el codo.
Posición: • El eje mayor del antebrazo debe estar alineado con
el eje mayor del RI. • El codo debe estar flexionado a 90".
• Sin rotación. La cabeza del cúbito debe estar superpuesta so-
bre el radio y los epicóndilos humerales deben estar super-
puestos. • La cabeza del radio debe superponerse a la apófisis
coronoides, con la tuberosidad radial observada en el perfil.
Colimación y RC: • Los bordes de colimación deben ser visibles
en los márgenes cutáneos a lo largo del antebrazo, con una coli-
mación mínima en ambos extremos para asegurar que se incluya
la anatomía articular esencial. • El RC y el centro del campo de co-
limación deben estar en el punto medio del radio y el cúbito.
Criterios de exposición: • La densidad y el contraste óptimos sin
movimiento deben mostrar márgenes corticales nítidos, marcas tra-
becutares óseas nítidas y claras, así como almohadillas adiposas y
tiras adiposas de las articulaciones de muñeca y codo.
CAPiTULO 4 EXTREMIDAD SUPERIOR

PROYECCIÓN AP DE CODO
1

(Codo completamente extendido)

Patología demostrada Codo


Fracturas y luxaciones del codo, y procesos BÁSICAS

patológicos, como osteomielitis o artritis. • AP


• Oblicua:
Lateral {externa)
Factores técnicos Medial {interna)
• Lateral
• Tamaño del RI: 24 x 30 cm
(10 x 12 pulgadas)
• División transversal del RI en mitades
• Pantalla intensificadora de detalles sobre
la mesa radiográfica
• RI digital (utilizar enmascaramiento con
plomo)
• Rango 60 ± 6 kVp
• Técnica y dosis:
Fig. 4-119. AP de codo (completamente extendido).
Protección. Colocar un protector de plomo sobre el área pelviana.

Posición del paciente. Sentar al paciente en el extremo de la


mesa, con el codo completamente extendido, si es posible. (yéa-
se la página siguiente, si el paciente no puede extender completa-
mente el codo.)
Posición de la región por explorar E8
• Extender el codo, supinar la mano y alinear el brazo y el antebra-
zo con el eje mayor de la porción del RI por exponer.
• Centrar la articulación del codo con el centro de la porción del RI
por exponer.
• Solicitar al paciente que se incline lateralmente lo necesario pa-
ra la proyección AP verdadera. (Palpar los epicóndilos para ase-
gurarse de que están paralelos al RI.)
• Apoyar la mano, si es necesario, para evitar el movimiento.
Rayo central
• Perpendicular al RI, dirigido al centro de la articulación del co-
do, que está aproximadamente 2 cm distal al punto medio de
una línea entre los epicóndilos.
• DFR mínima 100 cm.

Colimación. Colimar sobre los cuatro lados hacia el área de interés.

Criterios radiográficos Fig. 4-120.AP (extendido).


Estructuras mostradas: • Número distal, espacio articular del
codo, y radio y cúbito proximales.
Posición: • El eje mayor del brazo debe estar alineado con el
eje mayor del RI. • Sin rotación indicada por: aparición de epi-
cóndilos bilaterales observados en el perfil; cabeza, cuello y tu- Húmero - - - 1 -
Olécranon
bérculos del radio separados o solo ligeramente superpuestos
por el cúbito. • El espacio articular del codo aparece abierto con
el brazo completamente extendido.
Epicóndilo medial
Colimación y RC: • La colimación debe ser visible en los cua-
tro lados hacia el área del codo afectado. • El RC y el centro del Tróclea
campo de colimación deben estar en el centro de la articula-
ción del codo. Tubérculo coronoldeo
Criterios de exposición: • La densidad y el contraste óptimos Cabeza del radio
sin movimiento deben mostrar el detalle del tejido blando y
Radio
¡-- Tubérculo radial
márgenes corticales óseos nltidos, y marcas trabeculares óseas
claras. /--Cúbito

Fig. 4-121. AP (extendido).


EXTREMIDAD SUPERIOR C A PI T ULO 4

{Cuando el codo no puede ser extendido completamente)

demostrada Codo
y luxaciones del codo, y procesos BAslCAS
• AP
• [)glo:>S,, como osteomielitis o artritis. • Oblicua:
Lateral (externa)
técnicos Medial (mtema)
• Lateral
Tamallo del RI: 24 x 30 cm
(10 x 12 pulgadas)
División transversal del RI en mitades
lla intensificadora de detalles sobre
la mesa radiográfica
RI digital (utilizar enmascaramiento con
plomo)
Rango 64 ± 6 kVp; exposición
aumentada de 4 a 6 kVp, debido al mayor
espesor de una parte por la flexión parcial Fig. 4 - 122. AP de codo (parcialmente flexionado); húmero paralelo
Técnica y dosis: · l-.P m11s Ple! LM Ch\ al RI.
l 1 1~ 16 12S l 11 I~ ~~I
..-.!

ción. Colocar un protector de plomo sobre el área pelviana.


• n del paciente. Sentar al paciente en el extremo de la
con el codo parcialmente flexionado.
••¡íón de la región por explorar lj3
Obtener dos proyecciones AP -una con el antebrazo paralelo
al RI y una con el húmero paralelo al RI.
Colocar un soporte deba10 de la muñeca y del antebrazo para la
proyección con el húmero paralelo al RI, si es necesario para evi-
tar el movimiento.
llyo central
• Perpendicular al RI, dirigido al centro de la articulación del co-
do, que está aproximadamente 2 cm distal al punto medio de
una linea entre los epicóndilos.
Fig. 4- 123. AP de codo (parcialmente flexionado); antebrazo paralelo
• DFR mínima 100 cm.
al RI.
Colimación. Colimar sobre los cuatro lados hacia el área de interés.
Nota: si el paciente no puede extender parcialmente el codo co-
mo se muestra (fig. 4-122) y el codo se mantiene flexionado cer-
ca de los 90°, tomar las dos proyecciones AP como se describe,
pero angular el RC de 1o a 15° en la articulación del codo, o
si está flexionado más de 90°, tomar las posiciones de Jones
(véase pág. 159).

Ollerios radiográficos
fllructuras mostradas: • El húmero distal se obseiva me¡or en
la proyección de "húmero paralelo"; y el radio y el cúbito proxima-
les. en la proyección de "antebrazo paralelo". Nota: las estructuras
en la región de la articulación del codo están parcialmente oscure-
cidas. según el grado posible de flexión del codo.
"5ici6n: • El e¡e mayor del brazo debe estar alineado con el eje ma-
yor del RI. • Sin rotación, indicada por: epicóndilos observados en el
perfil; cabeza y cuello del radio separados o solo ligeramente super-
puestos sobre el cúbito en la proyección con antebrazo paralelo. Fig. 4 -124. Húmero Fíg. 4 - 125. Antebrazo
Colimación y RC: • La colimación debe ser visible en los cuatro la- paralelo. paralelo.
dos hacia el área del codo afectado. • El RC y el centro del campo de
Clllimaaón deben estar en el centro de la articulación del codo.
Ollerios de exposición: • La densidad y el contraste óptimos sin
movimiento deben mostrar el detalle del tejido blando y márgenes
cnrticales óseos nftidos, y marcas trabeculares óseas daras. • El hú-
mero distal, incluidos los epicóndilos, debe observarse con suficien-
te densidad en la proyección con "húmero paralelo•. • En la pro-
yecció" con "antebrazo paralelo", el radio y el cúbito proximales de-
ben observarse bien con densidad para apreciar el detalle de los
tejidos blandos y el hueso.
CA P ITULO 4 EXTREMIDAD SUPERIOR

PROYECCIÓN AP OBLICUA Y EN ROTACIÓN LATERAL (EXTERNA) DE CODO

Patologla demostrada Codo


Fracturas y luxaciones del codo, sobre todo BÁSICAS
• AP
de la abeza y el cuello del radio, y algunos • Oblicua:
procesos patológicos, como osteomielitis o l..ate~I (externa)

artritis. Medial (interna)


• lateral

Oblicua externa: muestra mejor la cabeza


y el cuello del radio y la cabeza del húmero.
30
Factores técnicos

~ITJ
• Tamaño del RI: 24 x 30 cm
(10 x 12 pulgadas)
• División transversal del RI en mitades
• Pantalla intensificadora de detalles sobre
la mesa radiográfica
• RI digital (utilizar enmascaramiento Fig. 4- 126. Lateral - oblicua externa.
con plomo)
• Rango 60 ± 6 kVp
• Técnica y dosis· rm kVp rnA• Piel U.I Gón.
·l 1 1&; 16 125 111 I~ ~~I
nwad

Protección. Colocar un protector de plomo sobre el regazo del pa-


ciente para proteger las gónadas.
Posición del paciente. Sentar al paciente en el extremo de la
mesa, con el brazo completamente extendido, y el hombro y el co-
do sobre el mismo plano horizontal (descender el hombro según
necesidad).
Posición de la región por explorar B3
• Alinear el brazo y el antebrazo con el eje mayor de la porción del
RI por exponer.
• Centrar la articulación del codo con el RC y con la porción del RI
por exponer.
• Colocar la mano en supinación y rotar lateralmente todo el b1d-
zo de modo que el húmero distal y la superficie anterior de la ar-
ticulación del codo estén aproximadamente a 45° en relación con
el chasis. (El paciente debe inclinarse lateralmente para lograr una
rotación lateral suficiente.) Palpar los epicóndilos para determinar Fig. 4-127. Posición en rotación lateral a 45º.
aproximadamente una rotaoón de 45º del húmero distal.
Rayo central
• Perpendicular al RI, dingido al centro de la articulación del codo
(un punto aproximadamente 2 on distal al punto medio de una
línea entre los ep1cóndilos, obseNada desde el tubo de rayos X).
• DFR mínima 100 cm.
Colimación. Colimar sobre los cuatro lados haáa el área de interés.

Cabeza
Criterios radiográficos del húmero
Estructuras mostradas: • Imagen oblirua del húmero distal, Epicóndilo
y el radio y el cúbito proximales. lateral
Posición: • El eje mayor del brazo debe estar alineado con el Cabeza
borde lateral del RI. • La oblicua lateral a 45° correcta debe del radio
mostrar la cabeza, el cuello y la tuberosidad del radio, sin su- Cuello
perposición por el cúbito. • El epicóndilo lateral y la cabeza del del radio
húmero deben aparecer alargados y en perfil. Tubérculo
radial
Colimación y RC: • La colimación debe ser visible en los cua-
tro lados hacia el área del codo afectado. • El RC y el centro del
campo de colimación deben estar en el centro de la articula-
ción del codo.
Criterios de exposición: • La densidad y el contraste óptimos
sin movimiento deben mostrar el detalle del tejido blando y
márgenes corticales óseos nítidos, con marcas trabeculares
óseas claras. Fig. 4- 128. Rotaáón lateral - Fig. 4-129. lateral - oblicua ex-
oblicua externa. terna.
EX TR EMIDAD SUPERIOR CAPÍTULO 4

PROYECCIÓN AP OBLICUA Y EN ROTACIÓN MEDIAL (INTERNA) DE CODO

Patología demostrada Codo


Fracturas y luxaciones del codo, sobre todo BASICAS
• AP
de la apófisis coronoides, y algunos procesos • Oblicua:
patológicos, como osteoporosis y artrosis. Lateral (externa)
La posióón oblicua interna logra la mejor Medial (intema)
• Lateral
visualización del proceso coronoideo del
aibito y del perfil troclear.

Factores técnicos
• Tamaño del RI: 24 x 30 cm
(10 x 12 pulgadas)
• División transversal del RI en mitades
• Pantalla intensificadora de detalles sobre
la mesa radiográfica
• RI digital (utilizar enmascaramiento con plomo)
• Rango 60 ± 6 kVp on o\i) mAs Piel LM Gón Fig. 4-130. Oblicua medial (interna).
• Técnica y dosis: l I l Ir
1 &1 1¡; 125 11 ~~I
mr«I
Protección. Colocar un protector de plomo sobre el regazo del pa-
ciente para proteger las gónadas.

Posición del paciente. Sentar al paciente en el extremo de la


mesa, con el brazo completamente extendido, y el hombro y el co-
do en el mismo plano horizontal.
Posición de la región por explorar Efl
• Alinear el brazo y el antebrazo con el eje mayor de la porción del
RI por exponer. Centrar la articulación del codo con el RC y con
la porción del RI por exponer.
• Colocar la mano en pronación en una posición natural con la pal-
ma hacia abajo y rotar el brazo lo necesaño hasta que el húme-
ro distal y la superficie anterior del codo estén rotados 45º (pal-
pando los epicóndilos para determinar una rotación de 45° del
húmero dista~.

Rayo central
• Perpendicular al RI, dirigido al centro de la articulación del co-
do, (aproximadamente 2 cm distal al punto medio de una línea
entre los epicóndilos, observada desde el tubo de rayos)(). Fig. 4- 131. Posición oblicua interna a 45º.
• DFR m!mma l 00 cm.

Colimación. Colimar sobre los cuatro lados hacia el área de


interés.

Criterios radiográficos
Estructuras mostradas: • Proyección oblicua del húmero dis-
tal, y radio y cúbito proximales.
Posición: • El eje mayor del brazo debe estar alineado con el
borde lateral del Rl. • Una oblicua medial a 45° correcta debe
mostrar la apófisis coronoídes del cúbito en el perfil. • El epi-
cóndilo medial y la tróclea deben aparecer alargados y en perfil
parcial. • El olécranon debe aparecer asentado en la fosa ole-
aaneana y la escotadura troclear parcialmente abierta y visuali-
zada. • La cabeza y el cuello del radio deben estar superpues-
tos y centrados sobre el cúbito proximal.
Colimación y RC: • La colimación debe ser visible en los cua-
tro lados hacia el área del codo afectado. • El RC y el centro del
e.ampo de colimación deben estar en el centro de la articula-
ción del codo.
Criterios de exposición: • La densidad y el contraste óptimos
sin movimiento deben mostrar el detalle del tejido blando y
márgenes corticales óseos, y marcas trabeculares óseas claras. Fig. 4- 132. Medial - obli- Fig. 4-133. Medial - oblicua interna.
cua interna.
CAPITULO 4 EXTREM IDAD SUPERIOR

PROYECCIÓN LATERAL Y LATEROMEDIAL DEL CODO

Patologia demostrada Codo


Fracturas y luxaciones del codo, y algunos BAslCAS
• AP
procesos patológicos óseos, como osteomielitis • Oblicua
y artritis. Pueden detectarse almohadíllas lateral (externa)
adiposas elevadas o desplazadas de la Medial (interna)

Di
• lateral
articulaaón del codo.
Factores técnicos 4
• Tamai'\o del RI: 18 x 24 cm
(8 x 10 pulgadas), transversal l>
18
• Pantalla intensificadora de detalles sobre
la mesa radiográfica
• Rango 60 ± 6 kVp an ""' mAs ~ LM GOO
• Técnica y dosis: l J
1 641 G lis l
11 I~ ~.~J
mtad
Protección. Colocar protector de plomo sobre el regazo del pa-
ciente para proteger las gónadas.
Posición del paciente. Sentar al paciente en el extremo de la
Fig. 4- 134. Lateral - codo flexionado 90" (antebrazo paralelo al RI).
mesa, con el codo flexionado a 90º (véase nota).
Posición de la región por explorar EE
• Alinear el eje mayor del antebrazo con el eje mayor del chasis.
• Centrar la articulación del codo con el RC y el centro del RI.
• Dejar caer el hombro, para que el húmero y el antebrazo estén
en el mismo plano horizontal.
• Rotar la mano y la muñeca hacia la posición lateral verdadera,
con el lado del pulgar hacia arriba.
• Colocar el soporte debajo de la mano y la muñeca para elevar la
mano y el antebrazo distal lo necesario, si éste fuera musculoso
para que el antebrazo esté paralelo al RJ, para el codo lateral ver-
dadero.
Rayo central
• Perpendicular al RI, dirigido al centro de la articulación del co-
do (un punto aproximadamente 4 cm medial a la superficie pos-
terior fácilmente palpada del olécranon).
• DFR mínima l 00 cm.
Colimación. Colimar sobre los cuatro lados hacia el área de interés.
Nota: el diagnóstico de ciertos procesos patológicos articulares
importantes (como la posible observación de la almohadilla adiposa Fig. 4 -115. 1;iteral de corlo
postenor) depende de la flexión de 900 de la articulación del codo:*
Excepción: ciertos diagnósticos del tejido blando requieren me-
nos flexión (solo de 30 a 35°), pero estas proyecciones solo de-
ben obtenerse cuando están indicadas espeáficamente.

Criterios radiográficos
Estructuras mostradas: • Una proyección lateral del húmero dis-
tal y el antebrazo proXlmal, el olécranon y los tejidos blandos, y las
almohadillas adiposas de la articulación del codo.
Posición: • El eje mayor del brazo debe estar alineado con el eje Epicóndilos
mayor del RI, con la articulación del codo flexionada a 90°. • Apro- (superpuestos)
ximadamente el 50% de la cabeza del radio debe estar superpuesta
por la apófts1s corono1des, y el olécranon debe observarse en perfil.
• Una proyección lateral verdadera está indicada por tres arcos con-
céntricos del surco troclear, crestas dobles de la cabeza del húmero Olécranon
y la tródea, y la escotadura troclear del cúbito. Además, hay super-
posición de los epicóndilos humerales.
r
Colimación RC: • La colimación debe ser visible en los cuatro
lados hacia e área del codo afectado. • El RC y el centro del cam-
po de colimación deben estar en el punto medio de la articula-
ción del codo. (3) Escotadura troclear
Criterios de exposición: • La inmovilidad, y la densidad y el con-
traste óptimos deben mostrar márgenes corticales nítidos y marcas Apófisis coronoides
trabeculares ciaras, asr como márgenes de tejidos blandos de las
almohadillas adiposas anteriores y posteriores. Fig. 4 - 116. Lateral de codo.

• Gnswold R Elbow fat pads: a radiography peispedllle, Rodio/ Techno/ 53:303-307, 1982.
EXT RE MI D AD SUPERIOR CAPÍTULO 4

Método de Jones (proyecciones AP de codo en flexión aguda)

Jlltología demostrada Codo


fracturas y luxaciones moderadas del codo ESPECIAL
en flexión aguda. • Flexión aguda
(método de Janes)
Fig. 4-137. Para húmero
Nota: para observar el número distal, y el ra- distal RC perpendicular
ño y el cúbito proximales, se necesitan dos pro- al húmero.
yecciones: una con el RC perpendicular al hú-
mero y una con el RC en ángulo para que esté
perpendicular al antebrazo.

ftdores técnicos
• Tamaño del RI; 18 x 24 cm (8 x 10 pulgadas),
longitudinal (o dividir en mitades, transversal,
para dos proyecciones)
• Pantalla intensificadora de detalles sobre la
mesa radiográfica Fig. 4-138. Para ante-
• Rango 64 ± 6 kVp (aumentar 4-6 kVp para brazo proximal RC para-
antebrazo proximal) lelo al antebrazo.
Protección. Colocar un protector de plomo sobre el regazo del pa-
dente para proteger las gónadas.
Posición del paciente. Sentar al paciente en el extremo de la
mesa, con el brazo en flexión aguda, sobre el chasis.
Fosición de la región por explorar B3
• Alinear y centrar el húmero con el eje mayor del RI, con el ante-
brazo en flexión aguda y los pulpejos de los dedos sobre el hom-
bro. Fig. 4- H9. Húmero distal.
• Ajustar el chasis para centrar la región de la articulación del codo
con el centro del RI.
• Palpar los epicóndilos y confirmar que estén a igual distancia del
chasis para que no haya rotación.

Rayo central
• Húmero distal: RC perpendicular al RI y al húmero, dirigido a
un punto a mitad de camino entre los epicóndilos
• Antebrazo proximal: RC perpendicular al antebrazo (angular
el RC, según necesidad), dirigido a un punto aproximadamente
5 cm proximal o superior al olécranon.
• DFR mínima l 00 cm.
Fig. 4-140. Antebrazo proxi-
Colimación. Colimar sobre los cuatro lados hacia el área de mal.
interés.

Criterios radiográficos para proyecciones específicas


• Los bordes de colimación de cuatro lados deben ser visibles
con el RC y el centro del campo de colimación a mitad de ca-
mino entre los epicóndilos.
Húmero proximal: • El antebrazo y el húmero deben estar di- Olécranon
rectamente superpuestos. • Los epicóndilos medial y lateral, y
parte de la tróclea, la cabeza del húmero y el olécranon deben
observarse en el perfil. • Una exposición óptima debe mostrar EpicóndilO