You are on page 1of 4

Teoría comprensiva de Max Weber

Contexto histórico

​Max Weber vivió, al igual que Durkheim, los conflictos que la explotación capitalista provocó
en el último cuarto del siglo XIX. Su paradigma o modelo de pensamiento para conocer la
realidad social se llama interpretativo, comprensivo o culturalista. Weber rechazó la idea de
la evolución social por medio del conflicto que Carlos Marx propuso y, en cambio, dio
especial énfasis a las modalidades o características de cada sociedad particular. Conocer
esas características fue su propósito, en el caso de la sociedad europea, consideró como
modalidad primordial la racionalidad y el cálculo. Conocer cada sociedad implicaba conocer
su cultura propia y comprenderla mediante el uso de tipos ideales que luego se expondrán.
Weber negó la existencia en la sociedad de leyes como las que se manejan en las Ciencias
Naturales; por lo tanto, también negaba la objetividad en los estudios sociales de los que
Durkheim tanto habló, porque lo que contiene la vida social es cultura y dentro de cada
cultura las acciones tienen un sentido y un significado para la gente que vive en ellas.

10.2 Concepción de la realidad social

Max Weber se aleja de las ideas de Durkheim y de Marx porque para él, cada problema es
particular de la sociedad en donde se presenta, de sus ideas y de su contexto histórico. Por
lo tanto, los métodos varían y casi en nada se parecen a los de las Ciencias Naturales.
Para Weber, las Ciencias Sociales son ciencias que deben estudiar la cultura, lo peculiar en
cada uno de los seres humanos y esto nunca está definido ni determinado de tal o cual
manera. La cultura de cada pueblo o lugar, solamente se puede entender si el investigador
emplea el método que Weber llamó enfoque interpretativo, es decir, un enfoque que busque
comprender el sentido que tienen las acciones y las conductas de la gente dentro de una
cultura específica.
El sentido o significado que para la gente tiene lo que hace, depende de cada comunidad o
grupo; de este modo, Weber piensa que no hay un sólo mundo, sino muchos; ni tampoco un
modo de vida, sino muchos y también varios significados. Interpretar implica entender por
qué las personas hacen lo que hacen, qué es lo que sienten o viven al comportarse de este
u otro modo. Cada persona está dentro de una cultura particular que tiene sus propios
significados, códigos de conducta, hábitos, tradiciones y costumbres.
El punto de partida para aplicar el método interpretativo de Max Weber es reconocer que
todo lo que se le presenta al ser humano es resultado de una elaboración compleja que se
da desde pequeño, cara a cara con el contacto con otros miembros del grupo en el que
vive.
10.3 La acción social
Weber hizo una distinción de las conductas que le ayudaría a hacer su trabajo de
interpretación y esta distinción era: acciones y acciones sociales. Las primeras se refieren a
aquéllas que la gente hace de manera inconsciente, espontánea y sin premeditación. Las
segundas, por el contrario, tienen un sentido para la persona que lo hace y ese sentido va
en función de las demás personas o influyen en los otros, y los otros reciben el mensaje de
sus actos de acuerdo con el significado que tiene en el grupo. Las acciones sociales pueden
ser corporales, como los abrazos o los saludos; verbales, como los insultos; un hacer, como
una propuesta, una invitación o un omitir, como cuando conocemos una verdad que puede
perjudicar o beneficiar a otros y no la decimos.

Max Weber clasificó las acciones sociales de la siguiente manera: acciones racionales entre
medios y fines son aquellas que diseñan y esperan alcanzar las metas que se fijaron, como
las de un estudiante que quiere finalizar su carrera. Acciones racionales con base en los
valores se hacen cuando un valor, sea ético, moral o profesional, es considerado por
encima de cualquier cosa, como el caso de un político que actúa en bien de su pueblo sin
importar las críticas o las trabas que se le pongan. Acciones basadas en la tradición son los
actos dictados por la tradición, las costumbres o las creencias arraigadas de la gente, como
asistir a la iglesia o predicar el evangelio.
Y por último, acciones basadas en la emotividad son actos espontáneos y poco razonados,
ya que responden más a la pasión de los actores involucrados, por ejemplo cuando dos
personas se enamoran y se entregan a sí mismas, sin pensar en las consecuencias futuras
o cuando en un juego de fútbol los aficionados de ambos equipos se insultan
continuamente.
10.4 Tipos ideales
Weber usó una herramienta que llamó tipo ideal y que hoy se conoce como tipologías, es
una clasificación que el investigador hace de las conductas que se presentan en la realidad
social, destacando los elementos principales de ésta y haciendo a un lado todo lo que se
aleje. Decir tipo ideal supone que las conductas se presentan de manera pura, pero en
realidad, todos los tipos ideales están entremezclados, una sola persona puede tener
acciones basadas en la emotividad, la tradición o los valores. El tipo ideal es una
elaboración conceptual de la realidad, pero no es la realidad en sí. Si analizamos un grupo
de maestros, veremos que sus conductas son muy parecidas, lo que comparten todos en
común es el tipo ideal, pero aun así, ese grupo de maestros tiene características
individuales que el investigador deshecha.

TEORÍA COMPRENSIVA
Para iniciar la introducción, empezaremos por preguntarnos: ¿A qué se refiere el
concepto de teoría comprensiva? ¿Cuál es su enfoque? ¿Cuándo nació? ¿Con qué
teoría se enfrentó? ¿Por qué es considerada en esta materia?

Bien, la teoría comprensiva es una corriente de pensamiento cuyo planteamiento


central consiste en estudiar a la sociedad a partir de la interpretación del
comportamiento individual y la acción social que realizan las personas que la
conforman, para comprender y explicar sus causas y efectos. Su representante más
importante es Max Weber (1864-1920), economista y sociólogo alemán, conocido
por su análisis de la política, el origen y desarrollo del capitalismo y la burocracia.

Para Max Weber, “la finalidad de la Teoría comprensiva es comprender la realidad


social en que vivimos. Esto lo podemos hacer de manera objetiva, tal y como lo
planteaban Karl Marx y Émile Durkheim, pero la objetividad es sólo una herramienta
metodológica que agrupa las características generales de los fenómenos que
pretendemos analizar y no es suficiente”.

Así, llegamos a la primera conclusión: los conceptos no son más que herramientas
metodológicas que nos permiten acercarnos al estudio de los hechos sociales. Pero
la sociedad está conformada por individuos, que influyen para que sus acciones
tengan un significado y carácter particular.

Si partimos de esta idea, debemos reconocer que el comportamiento de las


personas muestra una tendencia a la subjetividad, ya que es el reflejo de sus ideas,
valores, creencias y emociones en un plano individual.

A su vez, la acción individual se convierte en social en la medida en que la


actuación de las personas influye y a su vez es afectada por la acción de otros
individuos, sólo por eso se vuelve social. En este sentido, Weber reconoce que “el
contexto social interviene en los sujetos, ya que todo lo que hacemos es resultado
no tienen ningún contenido específico, ya que el término sociedad no es otra cosa
más que un elemento de ensamble, un conglomerado que posibilita la organización
de los actos individuales”.

En conclusión, la teoría comprensiva es una teoría que solamente urga en el sentido


de las acciones de los sujetos, algo muy enriquecedor para las ciencias sociales, sin
embargo, ha venido degenerándose en otras propuestas que lo que menos han
hecho es encumbrar el conocimiento.