Sie sind auf Seite 1von 42

NUEVA SOCIEDAD NRO.107 MAYO- JUNIO 1990, PP.

92-120

Los intelectuales en retirada


Petras, James

James Petras: Sociólogo norteamericano. Docente e investigador en la State Uni-


versity of New York en Binghampton. Autor de numerosas publicaciones, entre
ellas los libros América Latina, reforma o revolución; Clases, Estado y Poder en el
Tercer Mundo; Fuerzas políticas y sociales en el desarrollo de Chile.

El repliegue mundial de los intelectuales, desde las posiciones


marxistas a otras más «realistas» y - según el autor - más
cómodas y útiles para su carrera profesional, política o
personal, está íntimamente relacionado a la declinación del
poder del movimiento de la clase obrera y al poder ascendente
del capital en las últimas décadas, tanto en la esfera cultural
como en la esfera económica. Y los intelectuales son muy
sensibles a los cambios de poder. La paradoja fundamental de
nuestro tiempo, sin embargo, es que estos giros en el poder no
están acompañados en la realidad por una consolidación
capitalista efectiva, amenazado como está el sistema por la
volatilidad de los mercados financieros, la desintegración
interior de las grandes ciudades, la polarización de clases y
regiones de la economía mundial, la destrucción del medio
ambiente. Todo habla del fracaso del capitalismo en resolver
cualquiera de los problemas básicos denunciados por el
marxismo. La «aclimatización» intelectual a las nuevas
fuentes de poder, y su abandono del marxismo, revela por
tanto la profunda separación del «discurso» intelectual de las
realidades históricas concretas. Podría ser una de las grandes
ironías de la historia que la revitalización de la democracia
en los países socialistas sirva de ejemplo para una
renovación occidental del socialismo. Entonces, los
intelectuales, que hoy se han puesto bajo el alero de las
fundaciones académicas y de las grandes editoras que sirven
como puente cultural hacia el poder establecido, seguirían
una vez más los giros de la fuerza emergente.
NUEVA SOCIEDAD NRO.107 MAYO- JUNIO 1990, PP. 92-120

Es dolorosamente evidente que los intelectuales ya no juegan un papel principal


como protagonistas en la política de la clase obrera. En verdad, para algunos la
«clase obrera» ya no existe; para otros, la misma noción de clase es problemática 1 .
Marxismo se ha convertido en un término oprobioso, imperialismo ha sido susti-
tuido por referencias vagas, socialismo es usualmente puesto entre comillas y los
agudos lamentos por la crisis ideológica han sido reemplazados por reclamaciones
de fracaso, desintegración y muerte.

La paradójica posición asumida por estos intelectuales es que alegan haber descu-
bierto nuevas realidades sociales, políticas y económicas que colocan a las categorí-
as marxistas fuera de moda, mientras proceden a traer a colación una mezcolanza
de conceptos principales de lo tradicional más lugar común: «sujetos racionales»,
«equilibrio económico», «equidad distributiva», «democracias procedimentales»,
«preferencias individuales»2. Su retirada del marxismo está acompañada por un re-
troceso a la democracia liberal y la economía neoclásica. Nos encontramos de re-
greso a los debates de la década de 1950 (o a los de 1850) con una limitación: el op-
timismo intelectual que acompañó la ortodoxia anterior estaba anclado en una eco-
nomía mundial capitalista expansiva, en la cual el crecimiento industrial, un fuerte
movimiento obrero y las políticas oficiales activas de seguridad social todavía esta-
ban presentes. La ortodoxia de 1950, basada en una mejora en el ciclo capitalista,
puede ser excusada por la proclamación de un «fin de las ideologías». Los intelec-
tuales conformistas del período anterior podían apuntar a una semblanza de «equi-
librio» y democracia, particularmente si ellos excluían a las mujeres, los negros y
las naciones del Tercer Mundo. Ellos podían señalar a la Rusia de Stalin y argu-
mentar sobre el régimen colectivista, monolítico, inmodificable y represivo, como
una alternativa no atractiva.

El vuelo de los intelectuales de hoy tiene pocas bases para alegar un fracaso del
marxismo, a pesar de las pretensiones pseudocientíficas de algunos. Con 10 millo-
nes de desempleados en la CE y siendo las tres cuartas partes de los nuevos traba-
1
Véase, por ejemplo, Ernesto Laclau y (Chantal Mouffe: Hegemony and Socialist Strategy, Verso,
Londres, 1985. Si uno pudiese atravesar la jerga lingüística («la infinita intertextualidad de los dis-
cursos emancipatorios en los cuales la pluralidad de lo social toma lugar»). El énfasis de Laclau en
las «voluntades colectivas», agrupaciones sociales amorfas y democracia aislada, es un retroceso a
su temprana formación intelectual peronista. En ambas instancias, las crudas formulaciones nacio-
nal-populistas ocultaban los intereses antagónicos de clase.
2
John Roemer: A General Theory of Explotation and Class Harvard University Press, Cambridge,
Mass., 1982. Jon Elster: An Introduction to Marx, Cambridge University Press, Cambridge, England
1986. John Roemer: Analytical Marxism, Cambridge University Press, Cambridge, 1986. Adam Pr-
zeworski: «Marxism and Rational Choice», Politic and Society, Vol. 14. N° 4. Adam Przeworski:
«Class, Production and Politics: a Reply to Burawoy», Socialist Review, Vol. 19, N° 2, abril/junio
1989. Guillermo O'Donnell, et al.: Transitions from Authoritarian Rule, Vol 1-4, Johns Hopkins Uni-
versity Press, Baltimore, 1986.
NUEVA SOCIEDAD NRO.107 MAYO- JUNIO 1990, PP. 92-120

jos en el mundo capitalista una variedad de servicios temporales de baja remunera-


ción y baja capacitación, con las economías de mercado latinoamericanas en una
crisis de una década de duración, que ha llevado los niveles de vida por debajo de
aquellos de principios de los años 60 y con los líderes financieros esperando que
ocurra la próxima crisis, a duras penas existen bases para algún optimismo enrai-
zado en las frágiles estructuras del capitalismo occidental. Los éxitos del capitalis-
mo están en otro lugar: en las esferas de la economía de papel, en la especulación y
en el saqueo del Estado. Los intelectuales ex-radicales contribuyen a fortalecer el
poder de los especuladores y los neoliberales con sus ataques desbordados contra
el «estatismo»... en nombre de una quimérica sociedad civil.

El repliegue de los intelectuales del marxismo, en particular, y el fin de la postura


de la ideología científica ocurre precisamente cuando sus gobernantes están ideoló-
gicamente más robustecidos y no escatiman palabras para defender el poder de
clase con exposiciones agresivas sobre el capitalismo teórico no regulado y la re-
concentración del ingreso en la cima. Las políticas corporativas unen cada vez más
a los directorios entrelazados y a los gerentes, mediante los bonos y los planes de
acciones, que los vinculan aún más, socavando las nociones de la predominancia
gerencial. Nunca en este siglo han sido tan transparentes los vínculos entre el capi-
talismo y el Estado como durante los 80; y nunca el control del Estado y la produc-
ción han tenido un impacto tan directo sobre la «distribución» del ingreso. Es pre-
cisamente en este período - lo que debe ser catalogado como perversidad histórica
mundial -, que los ex-marxistas escogen enfatizar la autonomía del Estado frente al
poder de clase, el papel autónomo de los discursos ideológicos en la con formación
del desarrollo histórico, al mismo tiempo que disocian la «distribución» de la pro-
piedad capitalista de la producción3 . Uno de los principales rasgos que presenta
cualquier análisis de los ex-radicales es la sorprendente divergencia entre sus nue-
vas posiciones ideológicas y el desarrollo de las relaciones y procesos políticos y
socioeconómicos del presente período.

La tesis de la «muerte del marxismo» está mayormente basada en una serie de feti-
ches y mitos - caricaturas de posiciones marxistas -, de razonamientos metodológi-
ca y teóricamente flojos y una falta de voluntad para aplicar la prueba de los he-
chos a sus proposiciones.

3
Sobre la autonomía del Estado, véase Theda Skocpol: States and Social Revolution, Cambridge
University Press, 1979; sobre el rol autónomo de los «discursos», véase Laclau: op. cit.; véase: Roe-
mer: op. cit., para los argumentos distribucionistas.
NUEVA SOCIEDAD NRO.107 MAYO- JUNIO 1990, PP. 92-120

Confusiones graves

Una lectura cuidadosa a las páginas financieras de los principales diarios y revistas
confirma la prognosis y el análisis marxista de la lógica interna del capital: su con-
centración y centralización; el movimiento de fusión masiva en conglomerados
cada vez mayores, la fuerza creciente del poder financiero sobre el industrial y la
creciente subordinación del capital competitivo nacional a estos movimientos4.

La proposición marxista concerniente a la creciente división de la sociedad entre


trabajadores asalariados y el capital, ha avanzado aún más con el enorme creci-
miento de trabajadores de baja remuneración dominando cada vez más la fuerza
de trabajo en el llamado sector servicios5.

En tercer lugar, el análisis marxista de la tendencia del capital a intensificar las ta-
sas de explotación bajo presiones competitivas, ha sido confirmada por el desman-
telamiento de los Estados de bienestar social, la declinación de la porción del ingre-
so otorgada al trabajo comparada con la del capital y la creciente transformación
del trabajo en trabajo temporal, sumado al incremento de los costos de reproduc-
ción social, al incremento de los costos de salud, pérdida de pensiones, etc.6.

En cuarto lugar, la naturaleza de clase del Estado, su rol como administrador (ge-
rente) de la clase gobernante, es evidente en la posición de confrontación que ha
adoptado contra los sindicatos. Desde la ruptura de la huelga de los controladores
aéreos por parte de Reagan al salvajismo contra los sindicatos mineros por parte de
la política estatal de Thatcher, hasta los esfuerzos de González por romper la huel-
ga general de las confederaciones de trabajadores (diciembre de 1989), y en una
gran cantidad de otras circunstancias, hay una evidencia abrumadora de que el Es-
tado-clase es una herramienta analítica mucho más rigurosa para la comprensión
de la declinación del movimiento obrero y la disolución del poder de los trabajado-
res que las nociones de autonomía del Estado y «mediación».

Evitando un análisis de los principales procesos de cambio estructural de gran es-


cala y a largo plazo, que confirman el análisis marxista, los intelectuales ex-radica-
les se centran en el comportamiento de la clase obrera (su falta de «identificación

4
El argumento es estudiado con mayor profundidad en mi trabajo «World Market: Battlefield of the
1990's», Economic and Political Weekly, Bombay, por editarse.
5
Barry Blue Stone y Bennett Harrison: The great U-Turn, Basic Books, Nueva York, 1988.
6
Ibid.
NUEVA SOCIEDAD NRO.107 MAYO- JUNIO 1990, PP. 92-120

de clase», la influencia de factores no-clasistas), y en el de los partidos comunistas


y socialistas existentes7.

Hay algunos problemas con estos análisis. Primero, todos ellos tienden a confundir
formación de clase con conciencia de clase: negando la última, ellos niegan la pri-
mera. Si usted no oye a los trabajadores gritar revolución, ellos no existen. La divi-
sión social del trabajo, la posición interdependiente de los productores separados
de los medios de producción, es oscurecida, y en su lugar se nos presentan como
«individuos racionales» sujetos a múltiples determinantes8. Las relaciones sociales,
que existen independientemente de la voluntad de productores o patrones, son un
producto de la acción del afán de lucro en el mercado.

Contra esto, el ex-marxista contrapone nociones abstractas de libertad de escogen-


cia individual a las realidades de las compulsiones del mercado a vender la fuerza
de trabajo o morir de inanición. El análisis dialéctico multi-nivel del marxismo so-
bre la acción social y política es caricaturizado en un singular simplismo mecánico-
estructural: posición de clase es igual a conciencia de clase, que es igual a acción re-
volucionaria. La técnica de la Gran Distorsión es atribuir esto a algunos marxistas
«clásicos» y «ortodoxos» anónimos, quienes probablemente sólo existen en las fan-
tasías polémicas de los apóstatas. Un breve estudio de la vida de Marx - las largas y
tediosas horas empleadas tratando de construir la organización de la Primera In-
ternacional, los pedagógicos esfuerzos y viajes a las conferencias educativas de los
trabajadores. Las luchas ideológicas consagradas a clarificar temas teóricos y prác-
ticos para el movimiento obrero9 - debería sugerir, aun al más devoto creyente del
posmarxismo, que para Marx, Lenin, Trotsky, Gramsci y los marxistas contempo-
ráneos, la transformación de clase en sí en clase para sí requería organización polí-
tica, educación y debates ideológicos. Estos procesos interrelacionados, sin embar-
go, son localizados situacionalmente en el contexto de las divisiones de clase de la
sociedad y dentro del proceso de la lucha de clases, localizados en una variedad de
espacios sociales (lugar de trabajo, vivienda, movimientos políticos por derechos
democráticos)10.

7
Véase, Przeworski: «Class, Production...», op. cit.
8
Ibid.
9
Véase, The General Council of the First International, Minutes, 2 vol., 1864-1866, 1866-1868, Moscú,
Progress Publishers.
10
El ataque de Laclau en lo que él llama reduccionismo de clase del marxismo es una ilustración vo-
cinglera de las distorsiones y caricaturas del complejo análisis sobre clase, ideología y acción políti-
ca encontrado en los textos y prácticas de los marxistas clásicos. Uno se pregunta si Laclau, Prze-
worsky, y otros, han leído alguna vez la Historia de la Revolución Rusa o 1905 de Trotsky o El De-
sarrollo del Capitalismo en Rusia de Lenin, entre otros, antes de entrabarse en el juego del «etique-
tamiento» reduccionista.
NUEVA SOCIEDAD NRO.107 MAYO- JUNIO 1990, PP. 92-120

Distorsiones

Los trabajos de Lenín han sufrido de una doble distorsión; por un lado, ha sido
acusado de ser un reduccionista económico; por el otro, un «organizador volunta-
rista». Ambas afirmaciones son falsas. En un nivel, la discusión de Lenín sobre la
revolución gira en torno a un análisis concreto detallado del impacto del capitalis-
mo sobre las especificidades de la estructura de clases rusa y, en otro nivel, en tor-
no a los problemas de la alta diferenciación y el desarrollo desigual de la concien-
cia de clase. En un tercer nivel, hace un análisis de las condiciones políticas (natu-
raleza del Estado, niveles de represión) que influyen sobre el tipo de organización
política y, cuarto, enfatiza la importancia del debate ideológico y programático y la
clarificación dentro del movimiento obrero. El complejo «modelo» de análisis inte-
ractivo multi-nivel de Lenín no puede ser forzado a entrar en una de las toscas ca-
jas fabricadas y por los antileninistas11.

Lo mismo podría ser dicho del tratamiento de los apóstatas hacia los marxistas
contemporáneos. Sus esfuerzos para repudiar el marxismo giran en torno a su des-
cubrimiento de que el movimiento obrero es reformista, con una conciencia de cla-
se limitada o débil y que «factores no clasistas» son determinantes en el comporta-
miento de la clase obrera. En contra de las acusaciones de reduccionismo, los mar-
xistas combinan un análisis de los procesos objetivos de la formación de clases
(acumulación y reproducción capitalista basadas en la diferenciación y explotación
de clases) con un análisis de las respuestas subjetivas en las más variadas situacio-
nes sociales y políticas, especificando que el único medio para transformar el capi-
talismo es a través del desarrollo de una conciencia de clase, de una clase obrera
organizada. Así, el marxismo es analítico y prescriptivo. Su propósito no es sólo
describir, sino cambiar el mundo, y ambos están interrelacionados. Los procesos
objetivos forman la base para la acción prescriptiva. Los procesos sistémicos inhe-
rentes establecen la base para la intervención política. En este sentido, la teoría
marxista de la revolución es a la vez históricamente determinada y políticamente
problemática 12.

Los apóstatas ignoran los procesos estructurales y caricaturizan la problemática


política. En tanto que hablan de capitalismo, ellos proveen una lista de lavandería
de los problemas sociales y éxitos económicos y se prosternan sus duraderas cuali-

11
Los ataques, mas bien insensatos y desinformados, a la teoría política de Lenin, se encuentran en
la publicación estadounidense Socialist Review, la cual, irónicamente, ha aceptado sin críticas la
versión stalinista llamada «leninismo» como la verdadera. Lo que no es sorprendente es la estrecha
visión de los debates intelectuales en esta publicación supuestamente «socialista democrática».
12
Véase Hal Draper: Marx's Theory of Revolution, Monthly Review Press, Nueva York, 1976.
NUEVA SOCIEDAD NRO.107 MAYO- JUNIO 1990, PP. 92-120

dades. Disociados de sus mayores características estructurales, los «problemas»


son entonces reducidos a temas de «políticas», las cuales, a su vez, están sujetas a
la manipulación del régimen, el cual, a su vez, es igualado al Estado, y provisto de
un carácter permeable, que permite políticos electos, discursos intelectuales y a
quien quiera que tenga una idea política, plasmarla en la realidad13 .

Las más elementales distinciones entre régimen y Estado están ausentes de este
análisis14. Los empleados estatales, el cuerpo permanente de funcionarios no elec-
tos ligados a las instituciones permanentes de clase, que controlan los medios de
coerción y modelan la política económica, están subsumidos con los funcionarios
electos transitorios, que operan dentro de los límites del Estado y definen el régi-
men político. En consecuencia, tenemos el crónico desorden intelectual en el que se
encuentra la mayoría de las «teorizaciones sobre el Estado»: describiendo el carác-
ter y conducta del régimen y llamándolo Estado democrático15. Al centrarse exclu-
sivamente en los regímenes competitivos basados en grupos de intereses, dejan de
aprehender a los Estados autoritarios, jerárquicos, dominados por una clase, y
cómo los últimos constriñen a los primeros, y crean siempre la posibilidad de re-
vertir cualquier logro de la clase obrera que un régimen de bienestar social pudiera
conceder en un período de bonanza.

Más equívocos

Si los apóstatas han olvidado las más elementales distinciones político-analíticas en


su prisa por asentar la «autonomía» y la «especificidad de lo político», en el campo
de lo económico, su redefinición de explotación fuera del campo de la producción
como «distribución» y el concomitante rechazo a la teoría del valor del trabajo pri-
van a la economía política de sus más fundamentales puntos de partida analíticos:
las relaciones sociales de producción16. Las relaciones capital-trabajo y los proble-
mas de poder, alimentación, inseguridad, dominación son dejados a un lado, y los
problemas de la distribución del ingreso y el consumo son insertados artificialmen-
te. Artificialmente debido a que el ingreso está correlacionado con el poder que de-
riva de la propiedad del capital, productivo y especulativo. Más aún, las relaciones

13
Véase Samuel Bowles y Herbert Gintis: Democracy and Capitalism: Prosperty Community and
the Contradictions of Modern Social Thought, Basic Books, Nueva York, 1986.
14
Martin Carnoy: State and Political Theory, University Press, Princeton, 1984. Derek Shearer: Eco-
nomic Democracy: the Challenge of the 1980's, M. E. Sharpe, White Plains, N .Y., 1980 y A New So-
cial Contract: the Economics and Government after Reagan, Harper and Row, Nueva York, 1983.
Skocpol profundiza y multiplica la confusión sobre la distinción Estado/régimen en Bringing the
State Back, Cambridge University Press, 1985.
15
Skocpol: op. cit; O'Donnell: op. Cit.
16
Véase Jon Elster: op. cit. y Roemer: op. cit.
NUEVA SOCIEDAD NRO.107 MAYO- JUNIO 1990, PP. 92-120

sociales de producción han sido y son todavía el principal punto de contención en-
tre capital y trabajo y han sido el espacio para casi toda organización significativa
que ha retado, de una manera o de otra, el poder organizado del capital17.

La redefinición de la explotación en el campo de la distribución confunde la posi-


ción del capital y del trabajo en la producción y se convierte en la fórmula para las
políticas de colaboración de clases y «contrato social»: ambas son «factores produc-
tivos» interdependientes involucrados en la producción del ingreso. Los conflictos
están por encima de las apropiadas políticas de ingreso. El deterioro brutal del po-
der de los trabajadores en las relaciones de producción ha sido instrumental en el
cambio de las condiciones para la reproducción del trabajo, en la estructura de la
organización social y de la acción social, así como en la determinación de las rela-
ciones familiares, dignidad e identidad personales y la calidad de vida vecinal. En
el léxico del apóstata, estas consecuencias de las relación es de producción capita-
lista son «teorizadas» como «nuevos espacios» de acción, privadas de sus atributos
sistémicos. Los «movimientos» y «actores» que intervienen contra estas derivacio-
nes de la relación capital/trabajo son contrapuestos al conflicto trabajador/capita-
lista en el «lugar de trabajo», como si éstos pudieran ser separados por una muralla
china18.

La fragmentación del conocimiento es la marca distintiva de los apóstatas; el énfa-


sis lo ponen en fenómenos autocontenidos y autogenerados, en la «indetermina-
ción» y en elaborados ejercicios matemáticos basados en supuestos sobre simplifi-
cados19. El procedimiento del «individualismo metodológico» implica la disolución
de la realidad social entre individuos abstractos, a los que se les imputa subsecuen-
temente, un cálculo económico liberal privado de todos los nexos, tradiciones y lu-
chas sociales anteriores. Este se convierte en el punto de partida para la reconstruc-
ción de la realidad social. Cualquier relación entre este método y la realidad social
es pura coincidencia. El marxismo se centra en la dinámica de la interacción colecti-
va con la crisis, la acción estatal (represión, guerra, etc.), la movilización social y el
poder social. Este es el mundo real en el cual viven y trabajan «los individuos» y no
puede ser entendido a través de discusiones sobre la identidad social, basadas en
entrevistas de individuos aislados en situaciones privadas: el resultado reproduce
el método.

17
Kim Moody: An Injury to All, Verso, Londres, 1989.
18
Laclau y Mouffe: op. Cit.véase Capitalism and social democracy, Cambridge university Press,
Cambridge 1985, p. 66.
19
La llamada escuela «marxista-analítica», incluyendo a todos los anteriores, criticó a los escritores
partícipes de este método y enfoque y son el sujeto de la crítica subsecuente.
NUEVA SOCIEDAD NRO.107 MAYO- JUNIO 1990, PP. 92-120

El marxismo «reencauchado» es una cosa a medio camino entre el pasado radical y


una reconciliación final con la economía neoclásica ortodoxa, la forma tradicional
de hacer política pluralista y la microsociología. Habiendo desentrañado las bases
estructurales del cambio radical sus propuestas de reforma emergen como «fríos»
deseos normativos operando y en conflicto con el mercado dominante y los impe-
rativos del Estado. No sería sorprendente ver la última extensión de esta lógica y la
resolución de esta tensión en la dirección de la «racionalidad del mercado» y la ce-
lebración de la democracia capitalista.

Intelectuales en retirada: ayer y hoy

Los intelectuales en retirada no son un fenómeno nuevo. Durante la década de los


30 y la de los 50 tuvo lugar un proceso similar. Bajo la presión de los acontecimien-
tos, contingentes completos de ex-marxistas abandonaron la política de la clase tra-
bajadora y comenzaron su tránsito hacia el centro y más allá. En un brillante ensa-
yo, León Trotsky analiza y examina la retirada de James Burnham y un gran núme-
ro de intelectuales neoyorquinos, quienes descubrieron la «autonomía del Estado
en la burocratización de la política mundial, la convergencia de los sistemas socia-
les y la irrelevancia de las clases»20 . Los ex-marxistas terminaron como partidarios
de la guerra fría, algunos se unieron a las purgas de McCarthy, mientras otros retu-
vieron compromisos residuales de bienestar social a través de su anticomunismo
visceral21 .

En los 50, Isaac Deutscher describió una nueva oleada de apóstatas - los excomu-
nistas -, que incluía a aquellos que comenzaron como izquierdistas críticos del sta-
linismo y eventualmente disolvieron su posición izquierdista y se convirtieron en
vehementes colaboradores en las mas violentas y riesgosas empresas imperiales de
Occidente22. El proceso de conversión de los ex-izquierdistas al liberalismo no fue
el final del proceso. En los 60, durante los movimientos estudiantiles de derechos
civiles y por la paz, en Berkeley, Chicago y Nueva York, un grupo de sobresalien-
tes ex-radicales académicos se convirtió en ardiente defensor y en vocero intelec-
tual de la represión policial y en envilecedor de los movimientos democráticos de
masas. Lipset, Glazer, Feuer, Bettelheim, para nombrar unos pocos, igualaron la
política democrática de masas a los nazis y propusieron la idea de la democracia
como un proceso de negociaciones y contratos de la élite 23. Ellos argumentaron que
la intervención imperialista en Vietnam y los movimientos de liberación «stalinis-
tas» eran igualmente condenables, pero que los «valores occidentales» eran aún
20
Leon Trotsky: In Defense of Marxism, Pioneer Publishers, Nueva York.
21
Alan Wald: New York Intellectuals, University of North Carolina Press, Chapel Hill, 1987.
22
Isaac Deutscher: Russia in Transition, Hamish Hamilton, Nueva York, 1957, pp. 223-236.
NUEVA SOCIEDAD NRO.107 MAYO- JUNIO 1990, PP. 92-120

preferibles. Esta mezcolanza de intelectuales ex-trotskistas y excomunistas fue el


antecedente inmediato de la cosecha actual. También ellos alegaron haber ido «más
allá del marxismo» y del reduccionismo clasista, descubriendo los valores intrínse-
cos de la democracia capitalista y el éxito de la libre empresa, mientras criticaban
«los bolsones de pobreza» como parte de un sistema distributivo defectuoso. Nin-
guno de ellos anticipó la ebullición de los principales centros urbanos de EEUU, la
matanza de tres millones de asiáticos con Bombas Democráticas o el desmantela-
miento masivo del Estado de bienestar social, que ellos tan confortablemente asu-
mieron que estaba inextricablemente unido al «capitalismo maduro» y a un dura-
dero consenso social. El defectuoso análisis de una generación ha sido entregado a
otra: las posturas, la retórica y los descubrimientos de una generación de posmar-
xistas son repetidas por otra.

La naturaleza global del repliegue

La retirada de los intelectuales del marxismo no es un fenómeno meramente euro-


peo, occidental y norteamericano, sino que es evidente en Europa oriental y el Ter-
cer Mundo, particularmente en América Latina. Mientras que los cambios intelec-
tuales en cada región reflejan la influencia de condiciones específicas, muchas de
las ideas y teorías parecen originarse en Europa occidental y Norteamérica y ser di-
fundidas hacia otras regiones, con la ayuda de empresas intelectuales conjuntas fi-
nanciadas por fundaciones y subsidiadas por el Estado.

La «internacionalización del capitalismo» y la rápida difusión de sus «valores» a


través de las redes electrónicas es acompañada por la internacionalización de las
ideologías posmarxistas, y de los «discursos» retóricos y científicos afines. Con una
regularidad asombrosa y casi banal, las mismas críticas infundadas al marxismo
son uniformadas de París a Buenos Aires, de Varsovia a Chicago. El repliegue se
ha convertido en una desbandada, celebrada por los medios de comunicación de
masas como una nueva confirmación de la superioridad del sistema de libre em-
presa.

El estilo y esencia de la retirada tiene algunas características que se dan por lo ge-
neral en todas las regiones. Primero, está el cambio del descontento, de público a
privado: la desconexión de las ansiedades y decisiones privadas de sus orígenes
sistémicos. No es la estructura del capitalismo, sino la estructura del lenguaje la
clave para entender la condición de las clases en la sociedad; los símbolos se asegu-

23
James Petras: «Berkeley and the New Conservative Backlash», en New Left Review, N° 31, mayo-
junio de 1965, pp. 58-64.
NUEVA SOCIEDAD NRO.107 MAYO- JUNIO 1990, PP. 92-120

ran el derecho de prioridad sobre la esencia, en la medida en que los intelectuales


en retirada buscan dominar el escenario central, relegando a las masas no iniciadas
al papel de espectadores pasivos24.

El rol crítico de los intelectuales de denunciar al sistema y a sus procesos - demo-


cracia capitalista, imperialismo, relaciones de producción explotadoras -, es reem-
plazado por la evasión y el vacío lenguaje del balbuceo discurseante. El estilo del
lenguaje revela la esencia de la perspectiva. Los intelectuales en retirada ya no se
dirigen a un auditorio de clase específico (la clase obrera), sino a las fuerzas «de-
mocráticas», a Europa, a los gerentes del statu quo (los cancerberos culturales, los
reglamentadores políticos, la élite negociadora de los pactos sociales y políticos).

Al proclamar el «fracaso del marxismo» ellos están anunciando su rendición ante -


e inmersión en - los partidos burgueses y sus reglas del juego. La celebración de la
democracia burguesa ocurre a través de la invención de una realidad sin acción de
clases autónoma, sin lucha de clases ni una visión que trascienda la actual configu-
ración de poder. En el Este, los intelectuales disidentes se han movido desde los ri-
tuales anti-stalinistas hasta los ciegos elogios a Occidente. Algunos han sustituido
su dócil sumisión anterior a las fuerzas productivas de la sociedad colectivista bu-
rocrática por la sumisión imitativa a las fuerzas de consumo del capitalismo de «li-
bre mercado». Los procesos de pensamiento de los intelectuales pro-occidentales
del Este son una imagen en el espejo de sus anteriores torturadores stalinistas: uto-
pías indiferenciadas, no contestatarias, cargadas de buenas intenciones. El escape
de las contradicciones de clase del Este al espejismo del Occidente consumista sin-
clases, es el opio de esos intelectuales.

Para otros, los «realistas», abandonar la oposición revolucionaria marxista al stali-


nismo los ha llevado al terreno de la ortodoxia neoliberal. El enfant terrible Jacek
kuron, ministro del Trabajo de Solidaridad, habla de los intereses de la clase obrera
en términos de desempleo y ollas comunes para «acolchonar» las «reformas» pos-
marxistas25. Y Kuron conoce mejor su capitalismo que la mayoría de los obreros po-
lacos que votaron por él. El abrazo de los intelectuales del Este al capitalismo de las
ollas comunes para los trabajadores y de la venta a inversionistas privados de las
empresas públicas subsidiadas por el Estado no significa el fin del marxismo, sino
el fin de las ilusiones radicales occidentales sobre el liderazgo y dirección de Soli-
daridad. Los mismos intelectuales gorbachovianos tienen pocas pretensiones de
originalidad intelectual en el «repensar» posmarxista. Ellos se mueven entre los es-

24
Perry Anderson: Considerations on Western Marxism, New Left Books, Londres, 1976.
25
New York Times, 09-09-89, p. 3.
NUEVA SOCIEDAD NRO.107 MAYO- JUNIO 1990, PP. 92-120

trechos márgenes de un evolucionismo simplista: de las vulgares teorías del fraca-


so automático de la sociedad capitalista y las transiciones predeterminadas al su-
puestamente superior socialismo soviético, pasaron a la novísima encarnación del
crecimiento automático y la supuesta superioridad del capitalismo de libre merca-
do. Después de definir el proceso humano como un conflicto entre bloques de Esta-
dos, ahora lo definen en términos de cooperación global sin clases sociales.

En muchos casos, la «retirada» del marxismo nunca ha ocurrido, debido a que la


mayoría de los intelectuales del Este nunca estuvieron allí. Ellos jamás reflexiona-
ron sobre la lucha de clases y los movimientos de clase. Ayer y hoy, ellos han sido
«Estado-céntricos» - el único cambio es en el Estado y en los Estados que domina-
ron sus pensamientos.

Los intelectuales del Este demuestran poca evidencia de haber estudiado el com-
portamiento del capitalismo de libre mercado realmente existente (y no las abstrac-
ciones ideológicas y la propaganda neoclásica). De ser así, ellos habrían examinado
cómo en los EEUU este ha destruido la seguridad de la clase obrera, los sindicatos,
comunidades y familias; ha llevado a millones de familias campesinas a la banca-
rrota; cada paso tan brutal como los mandatos stalinistas. Ellos ignoran la masifica-
ción de las enfermedades mentales, la miseria, las clases lumpen y los «sin casa»
que dominan áreas completas de las principales vías citadinas. Dejan de lado las
decenas de millones de trabajadores en los países del Tercer Mundo que, siguiendo
las prescripciones del libre mercado, han visto sus ingresos declinar en 50 y 60 por
ciento en una década. Pero se nos dice que eso sería pedir demasiado. Ellos están
luchando contra el stalinismo y deberíamos ser tolerantes con sus ilusiones... mien-
tras atan al mismo yugo de la tiranía del mercado a sus liberados seguidores.

Si en Polonia, los intelectuales ex-marxistas convertidos en funcionarios de gobier-


no están discutiendo la virtud del mercado y la necesidad del desempleo y las ollas
comunes, en España ex-comunistas como Fernando Claudin y Ludolfo Paramio
son los principales defensores de la democracia-OTAN, de las economías liberales
y los feroces auspiciadores de los esfuerzos del régimen de González para romper
la huelga general de los diez millones, en esta era de la declinación de la clase obre-
ra posmoderna26.

26
Para una clara exposición de la subordinación de los sindicatos al Estado-partido neoliberal en Es-
paña, véase la entrevista a Ludolfo Paramio: «Ni los Sindicatos ni los Partidos Serán como Antes»,
La Ciudad Futura, N° 6, agosto de 1987, pp. 30-31. Sobre la retirada de los intelectuales españoles,
véase: «El PCE convertido en cantero de cuadros para el poder socialista», El Independiente, agosto
19 de 1986, p. 7.
NUEVA SOCIEDAD NRO.107 MAYO- JUNIO 1990, PP. 92-120

En otras palabras, si los discursos de Felipe no convencen a los obreros en huelga,


quizás un pequeño empujoncito de la Guardia Nacional ayudará a acelerar el Pro-
ceso Histórico Hacia la Realización de la Sociedad Posmoderna.

En Francia, la retirada de la política de la clase obrera ha sido un remate total de


saldos. Desde maoístas convertidos en derechistas y quisquillosos lingüísticos (De-
rrida), a los entusiastas del positivismo estadounidense (estudios de toma de deci-
siones), hasta los defensores del «independiente y al servicio de la libertad» arsenal
nuclear francés (Debray). En América Latina, la retirada toma la forma de citas en-
lazadas de Gramsci, entre defensas de los regímenes electoral es cohabitando con
torturadores militares y empaquetando el conjunto como «realismo democrático»,
mientras bajan del pedestal a la oposición popular por «jacobina»27. Los intelectua-
les de fundaciones anglolatinas se suman a la mistificación, vaciando la democracia
de sus contextos institucional y de clase y reduciéndola a un conjunto de procedi-
mientos28.

En los EEUU, el repliegue toma la forma de un abandono de la lucha de la clase


obrera y de la política socialista por una agenda basada en mercados y reforma li-
beral (Bowles/Gintis)29 . Una retirada del análisis de clase al individualismo meto-
dológico y la escogencia racional (Roemer y Wright) 30. De la acción humana a la ve-
neración del Estado neohegeliano, de la lucha política al cambio dirigido por la éli-
te (Skocpol)31. El repliegue intelectual a nivel mundial puede ser mejor entendido
como una respuesta a un contexto político-económico común, en el cual ha habido
un cambio decisivo en el balance de las fuerzas de clase.

La declinación del poder de la clase obrera y el repliegue

La tendencia en los años recientes ha sido, para el desarrollo capitalista, a extender


las relaciones laborales asalariadas (profesionales asalariados, incorporación de las
mujeres, expropiación de los granjeros, etc.) y a profundizar la polarización entre
las clases (millonarios especuladores de bienes raíces versus trabajadores de baja
remuneración de servicio temporal), confirmando así el marco analítico ortodoxo

27
Véase, Juan Carlos Porianliero: «Gramsci en clave latinoamericana» y José Arico: «Gramsci y el ja-
cobinismo argentino», en La Ciudad Futura, op. cit.
28
O'Donnell Het al.: op. cit.
29
Samuel Bowles y otros: The Wasteland: a Democratic Alternative to Economic Decline,
Anchor/Doubleday, Garden City, 1983.
30
Roemer: op. cit.
31
Skocpol: States and Social Revolutions, op. cit. Para un análisis crítico detallado, véase Steven Vi-
eux: «Containing the class struggle Skocpol on revolution», en Studies in Political Economy, N° 27,
otoño de 1988, pp. 87-111.
NUEVA SOCIEDAD NRO.107 MAYO- JUNIO 1990, PP. 92-120

marxista para el análisis del capitalismo. Claramente, los ex-marxistas en retirada


no mencionan estos desarrollos estructurales en sus análisis. Estos se nutren de
una matriz de hechos diferentes; la obvia declinación del poder de la clase obrera
(a nivel de empresas, a nivel nacional e internacional, así como en las esferas eco-
nómica, social y política); el ascenso de la influencia de los negocios del ala dere-
cha, acompañado por toda la penetrante extensión y profundización de las doctri-
nas económicas neoclásicas y la ideología democrática liberal.

Acompañando al ascenso del poder capitalista en Occidente, tenemos la crisis en


las sociedades colectivistas burocráticas (Estados socialistas de Europa del Este) y
la creciente influencia de las fuerzas políticas capitalistas pro-occidentales (Solida-
ridad,«reformistas» húngaros). Los nuevos ideólogos liberales del Este europeo ex-
plotan los temas de la corrupción y las estructuras y prácticas autoritarias, amalga-
mando la política burocrática con conceptos marxistas, sentando las bases para las
políticas profundamente antiobreras favorecidas por los banqueros e inversionistas
occidentales (austeridad en los sueldos, permisividad en las ganancias, incentivos
estatales a la oferta y contracción de la demanda forzada por el Estado).

En el Tercer Mundo, los regímenes terroristas de Estado financiados por Occidente


(Argentina, Uruguay, Chile, Indonesia, Zaire, Guatemala, etc.) exterminaron a toda
una generación de intelectuales y activistas marxistas. Ellos han sido reemplazados
por «intelectuales institucionales» financiados por Occidente, quienes son más
«abiertos» a las nociones de desarrollo basado en el mercado y la democracia «no
clasista». En el caso de los Estados radicales como Cuba, Vietnam, Camboya, Nica-
ragua, Mozambique y Angola, o guerras terroristas financiadas por vicarios respal-
dados por Occidente han destruido su base productiva, o bien, embargos económi-
cos globales han servido para el mismo fin, forzándolos a buscar compromisos ide-
ológicos y económicos en términos favorables para los países capitalistas. Estos
cambios en el Sur y en el Este han limitado, a su vez, las opciones al alcance de los
movimientos de liberación en marcha en el Tercer Mundo, creando presiones para
arreglos con los regímenes reaccionarios pro-occidentales, como en El Salvador y
Namibia.

Está claro que la matriz político-ideológica contemporánea creada por el Occidente


capitalista y los regímenes colectivistas burocráticos es tan desfavorable para el
análisis marxista como son favorables los desarrollos socioeconómicos. Los intelec-
tuales en retirada están respondiendo a la primera, siendo más sensitivos a las pre-
siones político-ideológicas, y sustancialmente menos influenciados por el impacto
del sistema económico en la estructura de clases. Bajo condiciones de máximo po-
NUEVA SOCIEDAD NRO.107 MAYO- JUNIO 1990, PP. 92-120

der capitalista (tal como existe actualmente, con poco a favor del poder de la clase
obrera organizada), el costo para los intelectuales de retener sus compromisos mar-
xistas sube y los beneficios bajan, incrementando los incentivos para escoger - ra-
cionalmente - trabajar dentro del marco de la economía política neoliberal.

El divorcio del discurso ideológico de los intelectuales con los desarrollos socioeco-
nómicos entre los asalariados revela una «brecha de clase». El perfil de muchos de
los más destacados entre los intelectuales en retirada revela una cohorte de hom-
bres blancos aproximándose rápidamente a una edad mediana, en altas posiciones
académicas, buscando reconocimiento y aceptación profesional (y publicación) por
los respetables medios de comunicación de masas y, así, ansiosos de poner distan-
cias políticas a su pasado. Desechando la ortodoxia y el marxismo clásico, atacando
el reduccionismo económico o de clase, y sometiéndose servilmente a una variedad
de otros prejuicios intelectuales, ellos le están demostrando a los cancerberos ideo-
lógicos de la profesión que están listos para ser admitidos dentro de los lugares sa-
grados: las universidades prestigiosas, el financiamiento de las fundaciones etc.
Ellos pasan a ser los modelos ideológicos y de perfil de carrera para sus colegas
más jóvenes que comienzan su ascenso académico, quienes imitan su estilo intelec-
tual.

Disociados de las luchas de la clase obrera, esforzándose por el ascenso, los intelec-
tuales en repliegue incorporan los valores y normas de la hegemonía neoliberal y
la transmiten en las arenas intelectuales de la izquierda. Los intelectuales en retira-
da no responden a los fracasos del capitalismo, a la rigidez del Estado en hacer
cumplir cabalmente la descendente «reestructuración» de la clase obrera, ellos res-
ponden, mas bien, al poder político-ideológico del capital. La fragmentación de la
clase obrera es reetiquetada con muy poca elegancia como resultado de preferen-
cias «individuales»; las imposiciones ideológicas del poder capitalista emergente
sobre un movimiento obrero debilitado son descritas como la no correspondencia
de las «posiciones» de la clase obrera y sus «intereses»32. La transformación parcial
de la clase obrera del empleo industrial al de servicios, es descrita como la declina-
ción de la clase obrera y el crecimiento de una economía de servicios posindustrial
33
. La declinación del movimiento laboral - un resultado de su burocratización y
políticas de compromiso de clases - se convierte en la base para cuestionar la exis-
tencia misma de las «clases» y hacer depender su existencia contingente de su ac-
ción; una imposibilidad lógica.

32
Przeworski: «Class, production...», op. cit.
33
Véase, K. Moody: op. cit.
NUEVA SOCIEDAD NRO.107 MAYO- JUNIO 1990, PP. 92-120

Mientras algunos niegan las restricciones impuestas sobre la «democracia» por el


poder capitalista, otros incorporan esas restricciones y argumentan que éstas po-
drían o deberían funcionar a favor de los trabajadores34. La elasticidad de la formu-
lación disfraza lo dudoso de los supuestos.

La importancia del poder social en crear disonancia cognitiva entre los intelectua-
les en retirada queda manifiesta en su incapacidad para teorizar las principales
transformaciones de la estructura capitalista - de industrial a especulativa, de la
dominación estadounidense a las rivalidades interimperiales - en sus análisis de la
política sin clases «posmarxista». En su lugar, lo que tenemos es un capitalismo in-
diferenciado operando en un sistema mundial capitalista indiferenciado. Imperios
ascendentes o en decadencia, Estados imperiales y no imperiales, caen en el aguje-
ro de los recuerdos. El masivo saqueo capitalista del Estado no inhibe el uso de los
supuestos neoclásicos centrados en el mercado; la degradación del trabajo, como
base para su declinante poder adquisitivo, no los previene para dejar de centrarse
en la «distribución» 35.

Si no hay clases porque no hay lucha de clases, lo que emerge es una pluralidad de
«agrupaciones sociales» e individuos libres en el aire; el objeto de la teoría pluralis-
ta de los grupos de interés36. El universo de las fuerzas que crean las reglas y frag-
mentan las clases y definen los límites de los problemas, queda inexplicado. Si las
categorías analíticas de los posmarxistas son refritos de los recitales de David Tru-
man, la ciencia política ortodoxa norteamericana se reviste en su discusión de
«conciencia política». De una noción de «acción», ellos deducen/atribuyen la con-
ciencia. Si sustituimos «comportamiento» por «acción», podemos ver la afinidad
metodológica entre nuestros posmarxistas y los ideólogos conductistas de un perí-
odo anterior37 . Se nos dice que cuando los trabajadores actúan como si ellos pudie-
ran mejorar sus condiciones materiales dentro de los confines del capitalismo, es
porque lo consienten38. Actuar en conformidad con el sistema capitalista puede ser

34
Véase la discusión de Perry Anderson sobre Bobbio: «The Affinities of Norberto Bobbio», New
Left Review, N° 170, julio - agosto de 1988, pp. 3-36.
35
J. Roemer: Analytical Marxism, op. cit.
36
Es interesante comparar la concepción de «grupos de interés» sobre la política, de David Truman,
con sus múltiples determinantes, y la fragmentación de la clase en agrupaciones sociales con la con-
cepción de Przesvorski sobre la política de coalición electoral y la teorización de subclases. Véase:
David Truman: The Governmental Process, Political Interests and Public Opinion, Knopf, Nueva
York, 1951.
37
Compárese a Nelson Polsvy: Community Power and Political Theory: a Future Look at problems
of Inference and Evidence, Yale University Press, New Haven, 1980, y su concepción conductista
del interés con las atribuciones subjetivas de clase de Przeworski.
38
Przeworski: op. cit. Burawoys quien en otros campos ha elevado algunas importantes críticas a la
escuela analítica, comparte en algo las mismas trampas teóricas que sus otrora adversarios. El su-
bestima el papel de la fuerza en el establecimiento de los parámetros para el consenso, la naturaleza
NUEVA SOCIEDAD NRO.107 MAYO- JUNIO 1990, PP. 92-120

el resultado de coerción, intimidación, manipulación u opciones limitadas. Son los


intelectuales en retirada quienes, arbitrariamente, imputan su noción de «consenti-
miento» a la acción. Y, por supuesto, es una clase obrera debilitada y fragmentada
la que es objeto de sus teorizaciones. Los intelectuales en retirada contribuyen al
fortalecimiento de la hegemonía capitalista a través de sus construcciones ideológi-
cas de la utopía capitalista, basada en individuos reificados, pactando sobre cons-
tantes aumentos de sus ingresos en un mundo de oportunidades en expansión. La
ausencia virtual de sindicatos en la mayoría de los estados de los EEUU, la inclu-
sión de los dirigentes sindicales en equipos controlados por la gerencia, la natura-
leza no democrática de casi todas las confederaciones sindicales nacionales (el pre-
dominio de dirigentes impuestos) y las diferencias socioeconómicas entre la diri-
gencia burocrática y los afiliados, sugiere que el problema básico que enfrenta la
clase obrera no es si sus miembros tienen conciencia de clase, sino la inexistencia
de organizaciones democráticas representativas para articular sus intereses. Y si
hay una ausencia de instituciones representativas de la clase trabajadora, el con-
cepto clave de los apóstatas, «sociedad civil», es despojado de su esencia. El proble-
ma de relaciones entre el Estado y la sociedad civil es eclipsado por la subyugante
realidad de un Estado exclusivamente sensible al capital, que confronta a una clase
obrera casi atomizada. Los problemas de los «compromisos de clase», el consenti-
miento de la clase obrera, asume un significado diferente con los parámetros con-
cretos de la sociedad capitalista realmente existente.

La retirada: rutas, destinos y variantes regionales

No hay una sola línea de repliegue que describa la trayectoria intelectual de los
apóstatas. Diversas rutas han sido tomadas, reflejando las presiones particulares de
las disciplinas académicas que ellos adaptan y las ortodoxias profesionales a que se
acomodan. En algunos casos, ellos han negociado en su inteligencia crítica por
cuantificaciones elaborativas (o fórmulas algebraicas) basadas en supuestos orto-
doxos. El asalto apóstata al marxismo abarca una variedad de teorías y métodos y
se extiende por todo el mapa. Más aún, el destino político-intelectual de los intelec-
tuales en vuelo es todavía confuso, dado que aún están en constante cambio. Algu-
nos, al menos temporalmente, se han ubicado en posiciones liberales o socialdemó-
cratas. Otros se han desplazado a perspectivas neoliberales y nacionalistas-dere-
chistas. No con poca frecuencia, ellos citan entre sí sus trabajos para fortalecer su

de clase del Estado al fijar las reglas en las cuales funcionan los procesos hegemónicos y la concep-
tualización empirista de estrecha visión sobre la relación capital-trabajo como un juego no suma
cero, socavando así sus propias bases teóricas para la comprensión del conflicto de clases localizado
en la producción. véase Michael Burawoy «Marxism without micro foundation», en Socialist Re-
view, vol. 19, N° 2, abril junio de 1989.
NUEVA SOCIEDAD NRO.107 MAYO- JUNIO 1990, PP. 92-120

posición en común, mientras otros se involucran en polémicas bizarras entre ellos


mismos, intentando detectar influencias residuales de la doctrina «reduccionista».

Entre las muchas rutas que se alejan del marxismo destacan algunas: el revisionis-
mo gramsciano, la doctrina de la indeterminación, el ecónomo-marxismo neoclási-
co (a ser referido como un marxismo «reencauchado») y la perspectiva de la aseso-
ría política.

Circundando la retirada está el supuesto de la estabilidad subyacente y la flexibili-


dad del capitalismo. Desde esta perspectiva, se está a sólo un paso de anclar la po-
lítica en contradicciones culturales y movimientos sociales interclases, que reflejan
conflictos parciales fragmentados dentro de la sociedad capitalista. Desde este ga-
llinero ellos buscan proveer a las clases gobernantes de prescripciones sobre cómo
gerenciar mejor el sistema, consejo gratuito para salvar al capitalismo antes de que
éste se autodestruya.

Gramsci

Una de las víctimas principales de los apóstatas ideológicos es Antonio Gramsci.


En la que es quizás la pieza más acabada de nuestro tiempo de un refrito deshones-
to de citas forzadas, los escritos socialistas revolucionarios de Gramsci son puestos
al servicio de regímenes políticos neoliberales.

En Argentina, los revisionistas gramscianos brindaron la defensa intelectual para el


régimen de Alfonsín, el mismo que redujo los ingresos de los trabajadores en un 50
por ciento, aplicó las medidas de austeridad del FMI y las políticas de libre merca-
do y exoneró de culpas a cientos de oficiales policiales y militares implicados en
crasas violaciones de los derechos humanos39 . En España, los revisionistas grams-
cianos han estado ocupados defendiendo al régimen neoliberal-especulador más
doctrinario en la historia reciente, el gobierno de González.

El proceso de falsificación y distorsión del legado intelectual gramsciano sigue dos


procedimientos: en primer lugar, ellos ignoran su práctica y escritos políticos du-
rante sus años como dirigente comunista en la lucha de la clase obrera. En segundo
lugar, se centran en reinterpretar sus escritos metafóricos y elípticos cuando estuvo
en prisión. El lenguaje metafórico y a lo Esopo es mucho más ameno para variadas
construcciones - y distorsiones. Gramsci, teniendo prohibido por el régimen fascis-
ta escribir directamente sobre la lucha y la sociedad de clases, frecuentemente in-

39
Véase Portantiero y Aricó: op. cit.
NUEVA SOCIEDAD NRO.107 MAYO- JUNIO 1990, PP. 92-120

corporó el lenguaje de lo permisible. Para Gramsci «sociedad civil» se convirtió en


una manera indirecta de discutir sobre las clases oprimidas, el «Príncipe» se con-
virtió en una metáfora para el partido de la clase; «hegemonía» se convirtió en un
eufemismo para la dominación de clase. En las manos de los apóstatas, la sociedad
civil se convirtió en sinónimo de una amalgama de clases (explotadores y explota-
dos); el «Príncipe» se convirtió en un todo social ecléctico; hegemonía se convirtió
en una expresión de alianza entre clases. A través de estas «interpretaciones», los
revisionistas destriparon la política de Gramsci, basada en su análisis del evento
más trascendental de su vida - la formación del movimiento de los concejos obre-
ros - y su concepción estratégica anclada en una perspectiva de clase contra clase 40.
Los revisionistas revivieron la concepción «permeacionista» de la transformación
del Estado del archienemigo de Gramsci, Giolitti, y la atribuyeron a Gramsci. Los
apóstatas transformaron la metáfora de Gramsci «guerra de posiciones» (usada
para describir la construcción y conquista de instituciones de la clase obrera por el
partido revolucionario de la clase obrera), en una justificación para tomar posicio-
nes en el aparato de Estado capitalista, hasta incluir consejeros ministeriales en los
regímenes burgueses. Las violentas confrontaciones de clase, que fueron los atribu-
tos que acompañaron al concepto de Gramsci de «guerra de posiciones» y las orga-
nizaciones de clase independientes, sobre las cuales fueron establecidas las posicio-
nes de poder de clases, fueron eliminadas del análisis y vocabulario apóstatas,
dado que éstos no tenían nada en común con su marcha a través de las institucio-
nes electorales liberales.

La política de Gramsci se inspiró fuertemente en la apariencia de los concejos obre-


ros y sus escritos sobre el Ordine Nuovo reflejan su rechazo intransigente a los
«compromisos de clase» con la estructura, cultura e ideología burguesas41. En con-
traste en los escritos de los apóstatas, Gramsci emerge como un historiador social
liberal, adhiriendo a concepciones eclécticas e idealistas de análisis político.

Quizás la más notoria diferencia entre Gramsci y estos «epígonos» son sus respecti-
vas concepciones de la praxis política. La praxis gramsciana comienza por un reco-
nocimiento de que los parámetros básicos de la lucha y el análisis de la política y la
ideología se encuentran sujetos a la estructura de clases y que lo político y lo ideo-
lógico no operan como elementos autónomos desmembrados. La estrategia y retó-
rica de los posmarxistas gira en torno al intento de hacer una separación entre dis-
40
Véase Antonio Gramsci: Selections from Political Writings, 1910-1924 International Publishers,
Nueva York, 1977. véase especialmente la Parte II, «L'Ordine Nuovo and the Factory Councils», pp.
65-126.
41
Perry Anderson: «The antinomies of Antonio Gramsci» en New Left Review, l0-0. véase también,
Norman Geras: Literature of Revolution, verso, Londres, 1986. Ellen Wood: The Retreat from Class,
verso, Londres, 1986.
NUEVA SOCIEDAD NRO.107 MAYO- JUNIO 1990, PP. 92-120

cursos y clases. La tendencia comenzó por ponerlos en el mismo nivel analítico y


terminó por invertir sus conexiones causales. Las revisiones y distorsiones de los
escritos de Gramsci fue el punto de partida para este proceso. La noción de Grams-
ci de hegemonía de la clase obrera, que intentaba, originalmente, describir la in-
fluencia de la clase obrera sobre las otras clases oprimidas, en el contexto de una
confrontación con el Estado capitalista, es reubicada en una matriz de coalición po-
lítica multiclasista, enraizada en discursos culturales, propaganda y organizada
por destacamentos de intelectuales y políticos electoralistas.

El punto de partida para el análisis de Gramsci sobre tácticas y estrategias es la na-


turaleza violenta y la exclusividad de clase del Estado y la subordinación de los re-
gímenes electorales a las reglas establecidas por el Estado. Para Gramsci, la bús-
queda de la competencia electoral en la arena parlamentaria es un problema tácti-
co, contingente a la lucha estratégica, centrada en las organizaciones de masas que
retan al Estado. En la versión apóstata, la distinción de Gramsci entre Estado y ré-
gimen es confundida, y las relaciones entre la estrategia extra-parlamentaria y los
movimientos tácticos electorales son invertidas. En las manos de los apóstatas, la
noción gramsciana de praxis es divorciada del poder de clase auto-organizada y
autónoma y convertida en sinónimo de «realismo» y «posibilismo» - fórmulas polí-
ticas utilizadas para racionalizar la colaboración de clases. Las instituciones políti-
cas, desnudadas de su matriz de clase, son presentadas como «terreno de acción» -
instituciones sin clases para clases sin instituciones.

Además de aquellos intelectuales que han abandonado el marxismo abierta y total-


mente (los «posmarxistas»), existe otro grupo que ha intentado ligar los
análisis/conceptos/prescripciones marxistas, a una variedad de marcos teóricos no
marxistas - y, déjennos aseverarlo -, antimarxistas. Queriendo combinar los marcos
económicos neoclásicos con el marxismo, los «marxistas analíticos» han vaciado a
su manera al marxismo de elementos teóricos y analíticos esenciales42 . El común
denominador de estos marxismos «reencauchados» es su oposición a la política de
clase revolucionaria y su esfuerzo por anclar su adopción de la política liberal de-
mocrática y de la economía de mercado a una especie de marco normativo. El mar-
xismo «reencauchado» es una parada transitoria entre el marxismo clásico y la eco-
nomía política burguesa ortodoxa. Habiendo abandonado el primero, sus sensibili-
dades ante el visible deterioro de la calidad de vida de la clase trabajadora, debido
a las operaciones de mercado, los obliga a moverse a la derecha cuidadosamente;
así, ellos retienen algo del bagaje social del pasado, reembalado como «justicia re-

42
Véase, Michael Liebovitz: «Is Analitical Marxism Marxism», en Sciences and Society, 52, N° 2, ve-
rano de 1985, pp. 191-214.
NUEVA SOCIEDAD NRO.107 MAYO- JUNIO 1990, PP. 92-120

distributiva», mientras adoptan los mecanismos e instituciones que la socavan: el


sistema de precios y el mercado, divorciados de las relaciones sociales y de las ins-
tituciones de poder a través de las cuales éstos operan.

El desorden intelectual acompañó la yuxtaposición de conceptos de sistemas de


pensamiento enfrentados e incompatibles (y, podríamos añadir, perspectivas de
clase divergentes y en conflicto). Los marxistas «reencauchados» cargan a cuestas
la neoclásica reducción del trabajo a apenas otro «factor de producción» - en lugar
de la fuente del valor -, y están forzados a derivar sus programas de bienestar a
partir de preocupaciones éticas, que no tienen status teórico en sus análisis econó-
micos. Al disociar la explotación de la producción y al redefinirla en la esfera del
consumo, los marxistas «reencauchados» han ratificado el poder capitalista, con el
fin de centrarse en sus funciones distributivas43. Pero, hoy, cuando vemos a nuestro
alrededor, la distribución no puede ser disociada de la producción: la internaciona-
lización y transformación del capital hacia la actividad no productiva socava los es-
pacios y las bases de la «política redistributiva». Más aún, las crecientes presiones
competitivas inherentes al mercado han puesto a casi todos los «liberales distribu-
tivos y socialdemócratas» del lado de los promotores de las exportaciones.

El eje del cambio intelectual

El individualismo abstracto - o lo que C. W. Mills llamó empirismo abstracto44 -,


que caracteriza al marxismo «reencauchado», disuelve las estructuras sociales y la
división social del trabajo, en torno a la cual se organiza la economía y la sociedad
de mundo real, en entidades «individuales» irreales, las cuales son «opciones»,
«preferencias» e «identidades» con atributos, como si no hubiese sistemas preexis-
tentes de poder que las determinaran.

En el pasado, América Latina poseyó - en el mejor de los casos - lo que Gramsci lla-
mó «intelectuales orgánicos», escritores, periodistas y economistas políticos com-
prometidos directamente con las luchas sociales y políticas contra el imperialismo
y el capitalismo. Ellos fueron parte integral de los sindicatos, movimientos estu-
diantiles o partidos revolucionarios. El Che Guevara, Camilo Torres en Colombia,
Luis de la Puente en Perú, Miguel Enriquez en Chile, Roberto Santucho en Argenti-
na, Julio Castro en Uruguay, fueron unos pocos de los cientos - si no miles de inte-
lectuales que integraron su trabajo intelectual con las luchas sociales de sus países.
Y los intelectuales orgánicos consecuentes establecieron las normas de comporta-

43
Ibid.
44
C. W. Mills: The Sociological Imagination, Grove Press, Nueva York, 1961.
NUEVA SOCIEDAD NRO.107 MAYO- JUNIO 1990, PP. 92-120

miento para el resto de la clase intelectual. Para miles de otros intelectuales, el


ejemplo político y personal de los intelectuales orgánicos sirvió como patrón, al
cual ellos se aproximaron en mayor o menor grado. Hubo una continua lucha «in-
terna» entre el oportunismo profesional y los compromisos políticos, en la medida
en que los intelectuales latinoamericanos se esforzaron en tomar decisiones exis-
tenciales. Esta lucha difícilmente existe hoy, ha sido resuelta y olvidada en medio
de la nueva generación de intelectuales orientada hacia los institutos de investiga-
ción. Una de las mayores ironías de nuestros tiempos se encuentra en el hecho de
que los intelectuales institucionales de América Latina han hecho un fetiche de
Gramsci, citando y distorsionando sus escritos para cubrir su retirada del marxis-
mo y su ataque a la política de clase. Su problema ahora es cómo asegurarse mejor
la mayor suma de dinero de la más accesible agencia de financiamiento externo.

Hoy en día, los intelectuales institucionalizados son, en un sentido foucaultiano,


prisioneros de sus propios estrechos anhelos profesionales. Sus vínculos con las
fundaciones extranjeras, burocracias internacionales y centros de investigación, do-
minan una vacía y vicaria vida política interna. En el pasado, los intelectuales orgá-
nicos lucharon por una vida intelectual autosostenida, autofinanciada. Ellos vivie-
ron y sufrieron los ciclos económicos de sus países. Hoy, los intelectuales institu-
cionales viven y trabajan en un mundo de dependencia externa, amparados por
pagos en monedas fuertes y un ingreso derivado independientemente de las cir-
cunstancias económicas locales. Una profunda vinculación horizontal interna entre
los intelectuales orgánicos y las clases oprimidas contrasta con la vinculación verti-
cal existente entre los intelectuales institucionales y las agencias de financiamiento
externo y, con el advenimiento de regímenes civiles, con el Estado y el régimen lo-
cales.

El período desde finales de los 70 a los 80, fue testigo de una transformación funda-
mental en los intelectuales latinoamericanos: un cambio desde el marxismo hacia
políticas liberal-democráticas, desde el apoyo de los movimientos del poder popu-
lar hacia las instituciones parlamentarias burguesas, desde el igualitarismo hacia la
movilidad social, desde el colectivismo hacia el muy enjunto «bienestar social», del
antiimperialismo a la «interdependencia». Estructuralmente, los intelectuales de
América Latina han pasado de ser intelectuales orgánicos conectados y dependien-
tes de los movimientos populares a ser intelectuales institucionales atados a agen-
cias de financiamiento extranjeras y a sus prioridades intelectuales.

Tres factores cuentan para el cambio: 1) las dictaduras militares destrozaron los
vínculos previos entre los intelectuales y las luchas de las masas, matando a mu-
NUEVA SOCIEDAD NRO.107 MAYO- JUNIO 1990, PP. 92-120

chos de los intelectuales orgánicos y dispersando el resto; 2) agencias de fondos eu-


ropeas y norteamericanas proporcionaron asilo y/o soporte financiero; y 3) aque-
llos intelectuales que permanecieron en su país, establecieron institutos que pros-
peraron sobre las bases del financiamiento extranjero. Como resultado de estos
vínculos con las altas esferas del extranjero, emergió un nuevo tipo de intelligentsia
con una agenda de prioridades políticas diferente.

Una conexión directa fue establecida entre la integración institucional de los dislo-
cados intelectuales latinoamericanos dentro del Estado de bienestar de la democra-
cia liberal/social y su creciente consumo de las corrientes intelectuales posmarxis-
tas. Con su retorno a América Latina, estas redes estructurales e ideológicas extran-
jeras se convirtieron en ingredientes esenciales en la posterior expansión de nuevos
institutos. Estas redes fueron cruciales, debido a que las condiciones económicas de
América Latina en el período posmilitar fueron altamente desfavorables.

Las dictaduras crearon indirectamente nueva clase de intelectuales con inclinacio-


nes «internacionales», críticas ostensibles al modelo económico neoliberal, pero tan
profundamente encajadas en relaciones dependientes con las redes extranjeras
como sus adversarios entre las élites financieras y exportadoras. Esta nueva clase
tiene un estilo de vida y trabajo que contrasta severamente con las generaciones
precedentes de intelectuales orgánicos.

Signos de dependencia

La primera oleada de financiamiento externo estuvo dirigida a criticar el modelo


económico y la violación de los derechos humanos de las dictaduras militares, la
segunda oleada estuvo dirigida al estudio de los nuevos movimientos sociales,
mientras que la tercera oleada de financiamiento se centró en el proceso de demo-
cratización y la deuda. Los estudios que emergieron forman un patrón general: los
estudios sobre las dictaduras se centraron en su característica represiva en lo políti-
co y no en sus ataduras económicas y militares con las élites europeo-occidentales
y norteamericanas. La violencia del Estado fue analizada en términos de violacio-
nes a los derechos humanos, no como expresiones de la dominación de clase; como
parte de la lucha de clases, como violencia de clase. Las alternativas políticas que
emergieron de estos estudios estaban planteadas como un conflicto entre democra-
cia liberal o dictadura militar. La deliberada disociación de la estructura de clases
del poder del Estado fue justificada por la noción de que la esfera política era «au-
tónoma» de la sociedad civil.
NUEVA SOCIEDAD NRO.107 MAYO- JUNIO 1990, PP. 92-120

Los estudios de los movimientos sociales continuaron en el mismo estilo. Estos


plantearon que los movimientos sociales eran contrapuestos a la política clasista,
que la estructura de clases de la cual ellos emergieron era «heterogénea» y que las
luchas de los movimientos sociales se encontraban bastante alejadas de la vieja po-
lítica ideológica45. La línea política respecto a los movimientos sociales fue, en pri-
mera instancia, que éstos deberían separarse de los partidos políticos ideológicos
(radicales). Más tarde, con el ascenso de los partidos electorales liberales, la línea
política cambió y los movimientos fueron descritos (y/o aconsejados) en un cam-
bio de su atención hacia la «lucha por la democracia». La «autonomía de los movi-
mientos sociales» fue promovida cuando los investigadores buscaron separarlos de
la izquierda revolucionaria; la «participación en amplios frentes democráticos» se
convirtió en la fórmula que los investigadores promovieron cuando con la política
electoral liberal salieron a la palestra.

La tercera fase del financiamiento - ya en democratización - fue la más flagrante-


mente ideológica: equipos de investigación internacional concentrados en un con-
junto de fórmulas, que justificaban el acomodo con las élites económicas y militares
locales y extranjeras como la única opción viable «posible», paralizando así el pro-
ceso de transformación en una transacción entre civiles conservadores y militares46.

Las evidentes consecuencias de la dependencia económica se manifiestan en el ni-


vel ideológico, estableciendo los parámetros políticos del discurso intelectual. De
aquí la importancia de retener una apariencia de autonomía intelectual para disi-
mular la dependencia. Las investigaciones críticas sobre participación popular, or-
ganizaciones de base, políticas de ingresos, etc. son esenciales para fomentar una
imagen de autonomía intelectual, mientras que la disociación de esas condiciones
de su contexto de imperialismo-clase refuerza más aún sus vinculaciones estructu-
rales a largo plazo con los benefactores externos.

Aquellos intelectuales institucionales que están dentro del circuito de las fundacio-
nes internacionales tienen mucho que perder, pero no por la vía de algún profundo
compromiso con la lucha popular para transformar el sistema socioeconómico. Los
intelectuales institucionales de hoy miran con desdén a los anteriores intelectuales
orgánicos - meros «ideólogos» - y se miran a sí mismos como cientistas sociales. No
hay, por supuesto, tal distinción entre ciencia e ideología. Los ideólogos institucio-

45
Eugenio Tironi: «Marginalidad, movimientos sociales y democracia», Proposiciones, N° 14, pp. 9-
23. Elizabeth Jelin: «Los ausentes movimientos sociales y participación democrática restringida», en:
Fernando Calderón y Mario dos Santos: Los conflictos por le constitución de un Nuevo Orden,
CLACSO, Buenos Aires, 1987.
46
Véase O'Donnell et al.: op. cit.
NUEVA SOCIEDAD NRO.107 MAYO- JUNIO 1990, PP. 92-120

nales son tan ideológicos como sus predecesores: su «ciencia» se encuentra atada a
un mundo de conflicto controlado, élites electorales, mercados privados e ingenie-
ría social. Ellos son los cancerberos ideológicos que han relegado la política de an-
tiimperialismo al submundo de los lenguajes olvidados. Ellos han descrito su pro-
pia metamorfosis en funcionarios intelectuales como la culminación de una revolu-
ción científica que trasciende las vulgares y parroquiales preocupaciones ideológi-
cas. La postura de objetividad (la metodología necesaria para la aceptación exter-
na) proporciona la debida distancia desde la cual observar las luchas como objetos
a ser pactados, gerenciados y gobernados.

El problema del compromiso intelectual está relacionado con la audiencia a la que


cada cual se dirige: el intelectual institucional escribe para, y trabaja dentro de, los
límites de otros intelectuales institucionales, sus patrones extranjeros, sus conferen-
cias internacionales. Como ideólogos políticos, ellos establecen los límites con la
clase política liberal. Los intelectuales orgánicos, en cambio, integraron la tropa de
activistas y militares políticos, con una visión global que desafió los limites del
mercado liberal burgués. Su trabajo vincula las luchas locales en las minas, bancos
y fábricas como instancias concretas de rechazo a la dominación imperialista glo-
bal. Ellos articulan el descontento social de las luchas políticas contra un Estado
clasista claramente determinado.

Nuevos «códigos»

El advenimiento de los intelectuales institucionales ha desterrado los conceptos


clave que iluminaron las luchas populares. Imperialismo, socialismo, poder popu-
lar y lucha de clases han desaparecido en el agujero de los recuerdos: éstos están
fuera de moda. En lugar de estas precisas formulaciones, las nociones vacías de
«participación popular», «problemas de deuda» desarticulados y «contratos socia-
les» han surgido en los aparatos conceptuales de los intelectuales institucionales.
Los nuevos códigos de lenguaje de los intelectuales institucionales tienen una do-
ble función: ellos proveen a los cancerberos ideológicos de las señales simbólicas
para excluir a los transgresores ideológicos y legitiman ante los propios ojos de es-
tos intelectuales su rol como guardianes de la ideología hegemónica de los centros
liberales de financiamiento. En medio de institutos comprometidos con la difusión
ideológica a través de la promoción y la formación popular, los efectos negativos
de este estilo de trabajo intelectual son magnificados. En sus actividades promocio-
nales entre las clases populares, la solución de los problemas es localizada y diso-
ciada de cualquier noción de poder del Estado y de la construcción de una visión
NUEVA SOCIEDAD NRO.107 MAYO- JUNIO 1990, PP. 92-120

clasista alternativa de una sociedad democrática colectivista, el creativo y original


proyecto de los intelectuales orgánicos.

La transformación conceptual y lingüística que acompaña la conversión de los inte-


lectuales de orgánicos a institucionales se manifiesta en algunas formas distintas.
La política del lenguaje es el lenguaje de la política: lo que está ausente es tan lla-
mativo, tan sorprendente, como lo que es escrito y publicado por los institutos. En
el presente período, cuando los principales bancos y corporaciones europeas y nor-
teamericanas están ocupados en una masiva y sostenida extracción de excedente
económico, no hay un solo centro de investigación en Chile, Argentina, Perú, Co-
lombia o Uruguay financiado por el exterior, que esté elaborando y profundizando
nuestros conocimientos sobre la teoría y la práctica de la explotación imperialista.
En su lugar, nosotros encontramos el lenguaje de la evasión, la ciencia social del
eufemismo: el problema es planteado como uno de balanza de pagos o «problema
de deuda». Los intelectuales institucionales se empeñan en abstraer ingeniosa e in-
teligentemente a la «deuda» de la política de clase y más aún de la lucha de clases.
Desde su perspectiva, hay sólo «Estados» sin clases, aislados, los cuales negocian
con otros «Estados»; los intelectuales institucionales han creado la metafísica de la
pospolítica.

En su sentido más amplio, el ascenso de los intelectuales institucionales y la decli-


nación de los intelectuales orgánicos representa una contrarrevolución cultural, un
gran salto atrás. Este es el mundo del intelectual como «consejero político interno»,
los gerentes de la conformidad política, (o, en su lenguaje) del consenso político.
Para los arrepentidos intelectuales ex-radicales (aquellos que convirtieron su voca-
ción política en una vocación institucional) la esencia de la política es la burocracia.
El eje de la política gira alrededor de estrechos intereses institucionales, desarro-
llando ataduras con los jefes de los centros de poder burocrático. En este contexto,
la principal inquietud intelectual es la renovación del formalismo y el legalismo y
la marginalización de políticas substantivas.

No hay parentesco entre las opciones políticas de los intelectuales institucionales y


la realidad de América Latina en los 80. Bajo condiciones de absoluta y sostenida
regresión socioeconómica, de masiva miseria popular y creciente descontento so-
cial, el lenguaje y la práctica conceptual de reconciliación social y política son su-
rrealistas. Ellos no reflejan realidades latinoamericanas objetivas; reflejan la recon-
ciliación de los intelectuales con los parámetros ideológicos de las agencias de fi-
nanciamiento extranjeras.
NUEVA SOCIEDAD NRO.107 MAYO- JUNIO 1990, PP. 92-120

Los empresarios intelectuales institucionales no sólo saben cómo y cuándo conse-


guir abundante financiamiento externo, sino que ellos incluso conocen los peligros
involucrados en la proposición de alternativas sociales basadas en el poder popu-
lar ante las democracias liberales decadentes existentes. Enfrentados con este dile-
ma, la postura adoptada, más conveniente, es alegar que la situación posdictatorial
es muy difícil y compleja, «indeterminada» y que no hay alternativas fáciles. Esta
postura permite a los intelectuales institucionales continuar recibiendo becas ex-
tranjeras, mientras dejan de lado las iniciativas y políticas menos atractivas de sus
colegas en el Estado.

La indeterminación: cláusulas de escape para una ideología en bancarrota

Una de las nociones recurrentes que ha sido insertada donde han emergido pro-
fundas lagunas en los «discursos» de los intelectuales en retirada, es la noción de
«indeterminación». El término en sí mismo ha sido utilizado en algunos sentidos
diferentes y contradictorios. Lógicamente, esto pone en cuestión la lógica entera de
cualquier modelo explicativo - dado que todas las suposiciones y deducciones pre-
vias están sujetas a la misma incertidumbre y contingencia, dejándonos con un uni-
verso de hechos en constante cambio y con deducciones completamente arbitrarias.
Esto es particularmente gracioso, porque algunos de los exponentes de la incerti-
dumbre han hecho grandes esfuerzos para fundamentar sus análisis en modelos
matemáticos e investigación de medición. Este es un juego peculiar de misticismo
translógico y empirismo vulgar.

Los apóstatas, habiendo rechazado un análisis de clase del Estado y reconociendo


la fragilidad de su régimen, centrados en el método analítico, compran un seguro
intelectual en caso de bancarrota de la empresa democrática, al introducir la noción
de incertidumbre: incertidumbre de la transición a la democracia basada en pactos
con los militares; incertidumbre acerca de la viabilidad de los compromisos socia-
les de los trabajadores bajo el capitalismo47 . En lugar de un análisis de los centros
de poder no electoral que conforman los parámetros del sistema electoral capitalis-
ta, uno encuentra resultados contingentes sobre «accidentes» e
«impredictibilidad». La incertidumbre es, en gran medida, un artefacto de los
apóstatas, que optan por un método que se centra en la escogencia política indivi-
dual y en cálculos, en lugar de en los intereses institucionales estructurales de clase
en la conformación de la dirección y esencia del cambio político. Las reglas y nece-
sidades de la reproducción capitalista claramente no están en cambio ni sujetas a la
incertidumbre, cualesquiera que sean los caprichos del mercado. Ni lo está el rol

47
Ibid.
NUEVA SOCIEDAD NRO.107 MAYO- JUNIO 1990, PP. 92-120

del Estado al mantener esas reglas; nosotros aun buscamos un Estado capitalista
que, en más de doscientos años, haya sido incierto e «indeterminado» sobre su re-
lación con el capital.

Los sistemas productivo y político y las estructuras de clases no son la suma de los
individuos ni de sus decisiones, aun si asumiéramos por un segundo que todas las
«preferencias individuales» se consideraran iguales. (Ambos, el rico y el pobre,
pueden escoger dormir en las calles de la ciudad de Nueva York, pero sólo el po-
bre lo hace). La realidad es el reverso del método de Robinson Crusoe: los cambios
en las escogencias individuales y los cálculos políticos reflejan las sostenidas y con-
tinuas presiones que emanan de configuraciones socioeconómicas estables 48. El mé-
todo de centrarse en la toma de decisiones individuales fracasa al explicar el uni-
verso en el cual aquellas decisiones son tomadas. Al relegar las estructuras y las
clases al limbo y concentrarse en las rutinas de la «política», ellos construyen un
universo de poder existente sólo en sus supuestos, sin explicar las determinantes y
coacciones de clase en la conformación de prioridades políticas.

Al ignorar los intereses de gran escala a largo plazo y concentrarse en contingen-


cias ideosincráticas, los apóstatas socavan cualquier posición teórica o perspectiva
metodológica coherente para entender las transiciones políticas. Los decision ma-
kers aislados - los fantasmas del poder - dan forma al proceso democrático sin te-
ner que confrontar poderes hegemónicos regionales, bancos internacionales, jefes
militares autocráticos o especuladores locales. Como lo expuso un equipo de escri-
tores: «Los cálculos políticos a corto plazo, que enfatizamos aquí, no pueden ser
deducidos desde, o imputados a, tales estructuras [factores macro-estructurales]
excepto quizá en un acto de mala fe»49. Los grandes problemas de la democracia
son analizados mejor a través del estudio de las decisiones de ayer, las de hoy y tal
vez las de mañana, el resto es religión, de acuerdo a esta variante de la apostasía.
Queda claro que la incertidumbre de los autores acerca de la estabilidad de su de-
mocracia, la durabilidad de los compromisos de clase y la viabilidad de los mode-
los de equilibrio neoclásicos, son el tributo que el vicio paga a la virtud: acechando
detrás, por encima y por debajo, están los efectos desestabilizadores de la lucha de
clases en sus diversas manifestaciones: polarización de clase, rivalidades interim-
periales, reversión de la clase dominante a gobierno dictatorial, etc. Pero una vez
que usted ha descartado las clases y reducido los intereses de clase al status de un
artefacto de preferencia individual subjetiva, ¿cómo hace para volver a traer la lu-

48
Para una excelente crítica de la metáfora cruosoeiana, véase Steve Hymer: Monthly Review.
49
O'Donnell et al.: Transitions from Authoritarian Rule: Tentative Conclusions about Uncertain De-
mocracies, vol. 4, op. cit., p. 5.
NUEVA SOCIEDAD NRO.107 MAYO- JUNIO 1990, PP. 92-120

cha de clases dentro del modelo explicativo, excepto como producto de cualquiera
contingencia disponible?

Democracia con o sin adjetivos

Uno de los temas principales de los intelectuales en retirada, del Norte y del Sur, es
la democracia y el proceso de «democratización», particularmente como se desa-
rrolló en muchas partes del Tercer Mundo. Un buen ejemplo es la discusión encon-
trada en la influyente serie multivolumen editada por O'Donnell et al. en Transi-
tions from Authoritarism in Latin America. Los argumentos teóricos y conceptua-
les encontrados en estos volúmenes sintetizan la mayoría de las deficiencias del de-
bate actual. Hay por lo menos seis problemas principales en su discusión. Los es-
critores: 1) confunden los conceptos y análisis del Estado y el régimen; 2) exageran
los cambios políticos procedimentales relacionados con el comportamiento del ré-
gimen y subestiman la importancia de las continuidades institucionales autorita-
rias y los límites y normas que imponen sobre el primero; 3) ignoran la convergen-
cia entre los regímenes electorales y la estructura estatal autoritaria; 4) obscurecen
los vínculos entre régimen y clases, su impacto sobre las políticas socioeconómicas
y el subsecuente impacto negativo que tiene sobre la libertad política para los gru-
pos no elitescos; 5) ignoran la centralidad de las relaciones Estado-clases en la con-
formación de las agendas de los regímenes electorales y las perspectivas para la de-
mocracia, a través de la evasiva noción de indeterminación - lo cual reduce su dis-
cusión a poco más que un comentario periodístico sobre personajes, normas y
eventos políticos; y 6) simplifican el proceso político al dividirlo en las categorías
de autoritario-democrático, sobre la base de los procedimientos políticos formales,
ignorando la compleja imbrincación entre prácticas y estructuras represivas y la
normativa electoral.

Aunque se ha puesto de moda escribir sobre el Estado, la mayor parte de lo escrito


está basado sobre una gran confusión de conceptos esenciales. El Estado remite a
las instituciones permanentes de gobierno y al concomitante conjunto de relaciones
de clases que han sido fijadas en estas mismas instituciones. Las instituciones per-
manentes incluyen aquellas que ejercen un monopolio sobre los medios de coer-
ción (el ejército, la policía, la judicatura), tan bien como aquellas que controlan las
palancas económicas del proceso de acumulación.

El «régimen» remite a aquellos funcionarios políticos que ocupan las posiciones


ejecutivas y legislativas y están sujetos a renovación o reemplazo. Hay varios tipos
NUEVA SOCIEDAD NRO.107 MAYO- JUNIO 1990, PP. 92-120

de gobierno clasificados a través de algunas dimensiones. Por ejemplo, existen re-


gímenes civiles o militares; regímenes elegidos o autodesignados.

Al analizar el proceso de cambio político es importante reconocer los diferentes ni-


veles en los cuales toma lugar la transformación, a fin de determinar el alcance y
dirección de las políticas, así como también ser capaces de caracterizar adecuada-
mente el proceso. Por ejemplo, en el período actual en América Latina ha habido
un número de cambios políticos que O'Donnellet al. denominaron como un proce-
so de «democratización» que produjo «Estados democráticos».

En función de nuestras distinciones conceptuales, sin embargo, estos cambios polí-


ticos no han, de ninguna manera, cambiado la naturaleza del Estado, sino, mas
bien, han conducido a cambios a nivel del gobierno o régimen. Los militares, oficia-
les policiales y judiciales, en la abrumadora mayoría de los casos, han permanecido
en su lugar, con los mismos controles sobre la «seguridad», con los mismos valores
e ideologías y sin haber sido llevados a la justicia por su comportamiento terroris-
ta. Más aún, las mismas vinculaciones de clases que definieron al Estado antes de
los cambios políticos continúan bajo los nuevos regímenes. Las continuidades de
las estructuras básicas del Estado definen la naturaleza esencial del sistema políti-
co: los límites y mediaciones de la acción social. El nuevo régimen político ejerce
sus prerrogativas, iniciativas ejecutivas y legislativas, dentro del marco establecido
por la configuración de poder preexistente. Esto significa que cualquier caracteriza-
ción del proceso de cambio político y de la configuración política debe incluir tanto
las continuidades del Estado como también los cambios a nivel del régimen.

Además, en vista de que el Estado es anterior y más fundamental que el régimen


en el funcionamiento del sistema social, es la naturaleza del Estado el «sustantivo»
así como el régimen es el «adjetivo» en la caracterización de la configuración políti-
ca. De aquí que, por ejemplo, en el caso de Guatemala, las continuidades en los
aparatos del Estado - intactos organizativa e ideológicamente desde el periodo del
gobierno terrorista proporcionan la clave para definir el sistema político, mientras
que el cambio de un régimen militar designado al régimen electo de Cerezo provee
la modificación. Por lo tanto, el sistema político guatemalteco podría ser referido
como un Estado-policíaco-civil-electo. La discusión de democracia sin adjetivos de
O'Donnell et al. confunde los diferentes niveles de análisis y sobresimplifica la rela-
ción Estado régimen.
NUEVA SOCIEDAD NRO.107 MAYO- JUNIO 1990, PP. 92-120

Civiles y militares

El acuerdo entre regímenes civiles-electos y el Estado militar-terrorista está basado


en proyectos socioeconómicos convergentes y no como O'Donnell et al. argumen-
tan, que las circunstancias «forzaron» a los renuentes civiles reformistas. En los ca-
sos de Argentina y Uruguay, los regímenes civiles han elaborado estrategias de de-
sarrollo que son dirigidas esencialmente a integrar los proyectos de crecimiento
orientados a la exportación de sus predecesores, a una «administración más racio-
nal» de la economía doméstica y la movilización más efectiva de los recursos eco-
nómicos externos.

Dado que los modelos económicos de los regímenes civiles están edificados sobre
incentivos a la oferta y establecidos sobre la creación de un clima favorable para el
financiamiento externo, se ajustan a las mismas políticas de restricción del ingreso
interno de sus predecesores. Al subir el gobierno, los civiles están muy conscientes
de que su «capital político» popular basado en su desplazamiento del régimen te-
rrorista-militar tarde o temprano comenzará a disiparse. En anticipación de la pro-
testa popular y en defensa de su estrategia económica, los regímenes civiles-electos
prefieren mantener sus vínculos con los aparatos de Estado existentes. Las conti-
nuidades socioeconómicas sirven para unir las diferencias políticas entre los milita-
res y los civiles, particularmente cuando los primeros conservan el Estado mientras
los segundos son relegados a administrar el régimen.

La composición, orientación y relaciones de clase del Estado moldean las políticas


de gran escala y a largo plazo de un sistema político. Es por eso que Washington
tiene la voluntad de aceptar cambios en el régimen (sean éstos de lo militar a lo ci-
vil) con el fin de preservar la continuidad del Estado; a la inversa, y por la misma
razón, Washington es firme en su oposición a los cambios políticos que desmante-
len el Estado existente, particularmente cuando el nuevo Estado está organizado
para sustentar un régimen con un proyecto socialista y nacionalista. Washington
está dispuesto a sacrificar los Marcos, Duvalier y muchos otros regímenes y acep-
tar civiles, en tanto puedan preservar el aparato estatal - una política que fue pro-
bada, y fracasó, en Cuba y Nicaragua.

No hay razón, entonces, para discutir los tipos de regímenes políticos civiles-elec-
tos, o de otro tipo, de O'Donnell et al. sin remitirnos a las relaciones Estado-clase
de las cuales éstos dependen. Los regímenes no pueden defenderse a sí mismos o
promover el proceso de acumulación cuando actúan de manera contraria a los inte-
reses del Estado. Esto es entendido por los nuevos políticos civiles, quienes proce-
NUEVA SOCIEDAD NRO.107 MAYO- JUNIO 1990, PP. 92-120

den a moldear agendas de desarrollo y relaciones políticas adaptadas a estas reali-


dades institucionales. En muchos casos, la necesidad de «adaptar» es muy pequeña
dado que los civiles comparten una perspectiva común con las élites estatales. Este
acuerdo sobre las políticas entre el régimen y el Estado es obscurecido por los ideó-
logos de los regímenes civiles, como O'Donnell et al., quienes promueven la noción
de «democracia sin adjetivos» e intentan limitar la discusión del sistema político a
cambios de régimen y a los concomitantes procedimientos electorales, sin examinar
la configuración histórico-estructural mayor dentro de la cual estos cambios tienen
lugar.

Difícil distinción

Un problema fundamental en este discurso neoliberal es la marcada tendencia a di-


vidir los procesos políticos en términos de las categorías de autoritaritario/demo-
crático.

En algunos niveles, este análisis es defectuoso. En primer lugar, está el hecho de


que los autoritaristas son activos negociadores y facilitadores de la transición. Se-
gundo, los autoritaristas continúan ejerciendo el poder y el control sobre los instru-
mentos de violencia. Tercero, existen áreas problemáticas (castigo a los militares
violadores de derechos humanos, obligaciones de la deuda, reforma) las cuales es-
tán fuera de los limites del régimen civil. Cuarto, en algunos casos, bajo los regíme-
nes civiles, las violaciones a los derechos humanos continúan y en otros se incre-
mentan masivamente (Perú bajo Belaúnde y El Salvador bajo Duarte son dos claros
ejemplos). En otros casos, el terror político se ha vuelto más selectivo: en Brasil,
bajo Sarney, continuaron las matanzas de campesinos defensores de la reforma
agraria, mientras tanto más de 200 asesinatos políticos tuvieron lugar durante los
primeros ocho meses del régimen de Cerezo en Guatemala. La continuación de las
instituciones, políticas y prácticas represivas expresan la interpenetración de regí-
menes civiles-electorales e instituciones autoritarias, no su oposición mutua como
plantea O'Donnell.

La fácil igualdad entre regímenes civiles-electos y «democracia» o «democratiza-


ción» - y el concomitante respeto a derechos elementales (seguridad física perso-
nal) - es contraria a numerosos ejemplos en la reciente historia latinoamericana. El
régimen civil de Balaguer - electo en las postrimerías de la invasión estadouniden-
se de 1965 - pasó por alto la emergencia de escuadrones de la muerte paramilitares
responsables de algunos cientos de asesinatos políticos. El régimen de Méndez
Montenegro en Guatemala, electo en 1966, presidió uno de los capítulos más san-
NUEVA SOCIEDAD NRO.107 MAYO- JUNIO 1990, PP. 92-120

grientos en la sanguinaria historia de ese país. Si añadimos el régimen de Belaúnde


en Perú, con más de 8.000 muertes civiles, el régimen de Duarte, con más de 60.000
ciudadanos muertos, tendremos alguna noción de la brecha entre los procesos elec-
torales y los ingredientes elementales de la «civilidad».

Los cambios políticos en el régimen han tenido lugar casi totalmente divorciados
de cualquier cambio profundo en la totalidad de la sociedad, un punto que O'Don-
nell et al. plantea como necesario y realista para estabilizar la democracia 50. La rees-
tructuración y reorganización de la sociedad y la economía, que fueron completa-
das por los militares, se han convertido en el punto de partida para los nuevos re-
gímenes civiles y para la elaboración de su política socioeconómica. De hecho, los
regímenes civiles han asumido el peso de asegurarse la asistencia financiera, la
cual no estaba disponible para el régimen militar, para financiar la «moderniza-
ción» del modelo de desarrollo elitesco. Además, enfrentados con la vasta deslegi-
timación social de los militares, el régimen civil ha asumido la tarea de absolver a
los militares de toda responsabilidad de ofensas criminales masivas por medio de
cuasi-amnistías o amnistías abiertas.

Lo que O'Donnell et al. describen como el «proceso de democratización» tiene el


carácter dual de reconsolidar el poder estatal autoritario - tanto la institución mili-
tar como el modelo de acumulación - mientras concede espacio político para expre-
siones individuales y movilización social limitada. La contradictoria naturaleza de
este proceso coyuntural crea las bases para profundizar la alienación de aquellos
movimientos sociales mayoritarios, que concibieron la democratización como un
proceso en el cual el cambio de régimen estaría acompañado por un profundo cam-
bio en el aparato estatal y en el modelo de acumulación. La aceptación de O'Don-
nell et al. del sistema electoral basado en el modelo exportador de la élite los indu-
ce a atacar el contenido de clase y el programa de los sindicatos y partidos de iz-
quierda por desestabilizadores y carentes de realismo. Al remover el conflicto de
clase de la política y ofuscar el rol de las estructuras políticas como aparatos de do-
minación burguesa, ellos modelan una ideología para legitimar la nueva amalgama
de Estado autoritario y régimen liberal civil.

Recortando el «análisis político» y desde su duradera y profundamente atrinchera-


da matriz de poder, los teóricos neoliberales se concentraron en el epifenómeno
concerniente a los estrechos intereses electorales, personalidades y militantes de
partidos - el elemento fundamental del período de oro 1950, de la ciencia política

50
Véase la crítica de Arthur McEwan a O'Donnell en: «Transitions from Authoritarian Rule», Latin
American Perspectives, Vol. 15, N° 3, verano de 1988, pp. 115-130.
NUEVA SOCIEDAD NRO.107 MAYO- JUNIO 1990, PP. 92-120

norteamericana, que se ha colado entre las últimas innovaciones intelectuales pos-


marxistas actuales.

Transición

Los conceptos neoliberales de O'Donnell et al. sobre la política emergen en un perí-


odo de transición: en las postrimerías del terror militar y en el principio del renaci-
miento de los movimientos sociales de masas. Los nuevos regímenes civiles capita-
lizan en la impotencia temporal mutua: el burgués-militar ya no puede gobernar
directamente, los movimientos de masa no pueden todavía proyectar su propio
programa político. En este contexto de transición, los teóricos neoliberales investi-
gan con profundidad y deliberan seriamente acerca de la «durabilidad de las insti-
tuciones democráticas», el «valor intrínseco de las libertades democráticas», la «au-
tonomía del individuo». Mientras tanto, sus colegas en el régimen civil promueven
la «democracia sin adjetivos» imponiendo programas de clase de austeridad selec-
tiva para pagarle a los banqueros extranjeros, promueven la inversión de las multi-
nacionales para «modernizar» la economía y promulgan amnistías para absolver a
sus cohabitantes militares de crímenes terroristas. La clase obrera y los campesinos
- quienes afortunadamente no leen los textos sobre democracia sin-clases, pero que
sienten el dolor de clase resultado de sus políticas - se comprometen en número
creciente a la acción clasista: más de una docena de huelgas generales en Argenti-
na, confrontación continua en Brasil y Uruguay e insurgencia popular creciente en
el campo peruano.

Ante el resurgimiento de la política de clase y de la militarización de la vida políti-


ca, puede esperarse que los propulsores de las doctrinas neoliberales de la demo-
cracia se retiren más allá, hacia nociones ahistóricas de «ciclos» políticos. Lo que
queda claro es que el debate que está teniendo lugar va mucho más allá de los con-
fines de la academia: para la izquierda, ser mantenida hoy como rehén de una rei-
vindicación de la democracia, construida sobre los pilares gemelos del terror esta-
tal y la economía de la oferta, es abdicar a su rol ante las luchas de clase emergen-
tes, las cuales entran en conflicto con la base real de la política - el Estado y el capi-
tal.

Con creciente intensidad, desde América Central hasta los países andinos y Brasil,
poderosos movimientos sociopolíticos extraparlamentarios de masas han emergido
como el eje central para cualquier proceso de democratización y, más, como actores
prominentes en la redefinición de la relación entre Estado y sociedad. Los movi-
mientos han creado a través de su acción una nueva experiencia política, la cual
NUEVA SOCIEDAD NRO.107 MAYO- JUNIO 1990, PP. 92-120

modela una nueva tradición de práctica política, profundamente ajena al discurso


posmodernista.

No estamos en un período de fin de la ideología, sino en la era de la ideología vin-


culada a la participación popular directa. La política de clase no ha sido reemplaza-
da por la «modernización». Ha sido revigorizada y ha encontrado nuevos espacios
para la lucha, nuevas formas de organización. Las consecuencias prácticas del dis-
curso político de los ideólogos posmodernos han sido catastróficas para el pueblo:
«contrato social» ha sido una fórmula a través de la cual los regímenes liberales-
electorales subordinan el trabajo a las regresivas estrategias económicas neolibera-
les. Después de que algunos pactos sociales culminaron con el congelamiento del
ingreso de los trabajadores, mientras los precios ascendían en espiral, la confianza
del movimiento en los compromisos del régimen de «igualar el sacrificio para con-
solidar la democracia» menguó y se esfumó.

En América Latina, los esfuerzos de los posmodernistas para componer una nueva
síntesis de liberalismo y socialismo democrático, sobre la base de la economía neo-
clásica, de procesos electorales y de vagas referencias al positivo rol de la sociedad
civil, han fracasado, en la medida en que el mercado ha polarizado a la «sociedad
civil» y en que la clase política electoral, que actúa de acuerdo a las reglas del juego
capitalista-democrático, ha entrado en conflicto con los movimientos sociales, que
actúan de acuerdo a las necesidades de sus empobrecidas bases sociales. Las pro-
fundas contradicciones entre la concentración y la centralización del capital finan-
ciero y exportador y el ingreso declinante y la creciente precariedad de la clase
obrera han hecho desplomarse la política consensual, que los ideólogos posmoder-
nistas postularon como la concepción realista de consolidación democrática y
avance popular. Los ideólogos posmodernistas también asumen considerables res-
ponsabilidades por el creciente desengaño con los regímenes electorales. Ellos de-
fendieron la subordinación de los procesos electorales a los pactos políticos con los
militares salientes, aceptaron las obligaciones de la deuda y el modelo exportador
neoliberal como el nuevo realismo y de este modo provocaron las profundas fisu-
ras socioeconómicas que agitan la sociedad latinoamericana de arriba a abajo.

La retirada en el Este

En la actualidad, la característica más sorprendente de los intelectuales europeos


orientales y soviéticos es la inversión de sus fórmulas políticas y la continuidad de
su lógica de razonamiento. Allí, donde en el pasado vieron la inevitabilidad del co-
lapso capitalista, hoy ellos destacan su éxito continuo; ayer ellos veían al socialis-
NUEVA SOCIEDAD NRO.107 MAYO- JUNIO 1990, PP. 92-120

mo como el resultado del agotamiento del desarrollo técnico-material bajo el capi-


talismo, hoy ellos describen la estabilidad capitalista basada en la continuidad del
progreso técnico. En el pasado, ellos describían la absoluta pauperización de la cla-
se obrera, hoy ven el continuo mejoramiento en sus niveles de vida. Ayer ellos pro-
movieron el colectivismo soviético como el modelo para el desarrollo del Tercer
Mundo, basado en el poder del bloque socialista, hoy ellos hablan del desarrollo de
las relaciones capitalistas en nuevos Estados como históricamente progresista. La
misma lógica mecánica deductiva a partir de... premisas cuestionables. Lo que hace
tan peculiar la defensa de los intelectuales soviéticos del capitalismo en el Tercer
Mundo es que esto ocurre en el peor momento posible: hambrunas masivas en el
Africa subsahariana, con una década de desarrollo perdido y el ascendente peso de
la deuda en América Latina y con un creciente estado de guerra de clases en algu-
nos de los países de reciente industrialización (NICs). Dándole credibilidad a un
refrán popular argentino: «dime qué apoyan los comunistas y yo te diré en contra
de qué estoy».

Los re-nacidos celebradores soviéticos del capitalismo mantienen algo del polémi-
co rencor de su pasado stalinista. «Los intentos para prevenirlo (al capitalismo)
donde no hay alternativa, como en los países subdesarrollados, puede a duras pe-
nas prolongar el atraso existente. Así, el trabajo del proletariado es organizar, de-
fender la libertad del proletariado a luchar, lo cual no retarda el desarrollo del ca-
pitalismo, sino que lo acelera...»51 . Esta extraña nueva versión soviética de la lucha
de clases podría ser consagrada en los estandartes de Thatcher, Reagan y el FMI.
Hay un pequeño paso de la alabanza general a los poderes mágicos del mercado a
los elogios a las corporaciones multinacionales que podrían turbar a Lee Iaccoca:
«El crecimiento relativamente rápido del capitalismo en el Tercer Mundo en las pa-
sadas dos décadas y pico... ha sido acelerado por el económicamente más poderoso
y dinámico sistema capitalista... sobre todo, con el surgimiento de las compañías
transnacionales, como un instrumento efectivo para promover el capitalismo en el
Tercer Mundo»52. El saqueo de la naturaleza por las multinacionales, la pobreza de
las masas y la crisis de la deuda, inducida por la banca son pasadas por alto hoy,
de la misma voluble manera con que en el pasado los ideólogos soviéticos justifica-
ron la crisis agraria y la mala administración que caracterizó a la negligencia del
colectivismo stalinista. El fracaso en reconocer la diferenciación interna del Tercer
Mundo, las generalizaciones erradas de la información sobre el valor agregado, la

51
Un ejemplo típico del nuevo pensador soviético es el Dr. Alexici Kiva, quien encabeza el Sector de
la Clase Obrera y del Movimiento Comunista en la Academia de las Ciencias de la URSS, Instituto
de Estudios Orientales. Las citas son tomadas de su influyente artículo, «Developing Countries, So-
cialism, Capitalism», International Affairs, marzo de 1989, p. 61.
52
Ibid, p. 62.
NUEVA SOCIEDAD NRO.107 MAYO- JUNIO 1990, PP. 92-120

incapacidad de mirar las consecuencias adversas, a largo plazo y ahora visibles, del
crecimiento con financiamiento externo, significó problemas no sólo para las rela-
ciones Unión Soviética-Tercer Mundo, sino para la misma Rusia. Las perspectivas
para el crecimiento, la equidad y la democracia son, ciertamente, poco claras si los
soviéticos comienzan a operar bajo los supuestos de que la dependencia de inver-
siones extranjeras dinamizará la sociedad soviética.

El liberalismo doctrinario, que se ha apoderado de los intelectuales soviéticos, se


extiende a su discusión sobre las relaciones entre capitalismo y democracia: el rol
progresista del capitalismo privado va más allá de proveer los prerrequisitos mate-
riales para el socialismo. De acuerdo a un escritor, es en esta fase del desarrollo ca-
pitalista en el Tercer Mundo en la que «se sientan las bases para la democracia bur-
guesa y se formula la sociedad civil (sic.)»53 . Estas «observaciones científicas» de la
nueva intelligentsia soviética deben llegar como revelaciones a los trabajadores e
intelectuales que han sufrido los quince años de dictadura bajo el régimen capita-
lista más orientado al mercado en la historia chilena, los treinta años de mercados y
fusiles en Corea del Sur o los cuarenta años de gobierno unipartidista en Taiwan.
Si bien es del todo conveniente que los intelectuales soviéticos revisen sus ideas
tradicionales sobre la transición al socialismo, su método y teorías reflejan el mis-
mo impresionismo global e incapacidad para tratar con la política autónoma de
clase. Todo lo que han hecho los revisionistas es sustituir un bloque de poder re-
gional por otro. Las relaciones sociales de producción, el complejo proceso de desa-
rrollo desigual con una variedad de distintos niveles y tipos de lucha de clase, son
borrados; el dogma stalinista es reemplazado por el dogma liberal.

Europa: marxismo para la clase gobernante

Desde enfant terrible de la izquierda revolucionaria hasta maestro de las principa-


les tendencias políticas de la Europa de las clases dominantes, André Gunder
Frank es el epítome del apóstata como realista político. Por lo menos para 1983,
cuando publicó The European Challenge, Gunder Frank había abandonado cual-
quier pretensión de política de clase y se convierte en un publicista de una Europa
independiente, unificada y capitalista - como una alternativa al imperialismo esta-
dounidense. Sus propuestas originales son, por supuesto, cuarenta años tardías,
habiendo sido publicadas casi 30 años antes por Jean Monnet, el padre de la CEE.
Lo que es paradójico es que su defensa de un capitalismo europeo unido ocurre
precisamente cuando el imperialismo europeo está desafiando cada vez más al de-
clinante imperio estadounidense y al creciente imperialismo japonés. Particular-

53
Ibid, p. 63.
NUEVA SOCIEDAD NRO.107 MAYO- JUNIO 1990, PP. 92-120

mente, Frank tiene poco o nada que decir de cómo un capitalismo europeo unifica-
do, el cual estará claramente bajo la hegemonía alemana, puede continuar su em-
puje dinámico actual en la economía mundial sin asumir las características de un
centro imperial revitalizado. El imperialismo europeo ha sido reemplazado por
otro frankismo: «la europeización de Europa»54. En el nuevo rol de Frank como ma-
estro de políticas para Europa (sin clases definidas y no imperial) la creciente do-
minación occidental de Europa oriental es expuesta como «...cooperación económi-
ca y quizás política necesaria en toda Europa oriental y la Unión Soviética para mi-
nimizar sus propios costos sociales y políticos domésticos de reestructuración y
transición»55. La noción de Frank de «cooperación económica» entre las dos Euro-
pas omite la estructura y el mecanismo imperiales que están explotando a Polonia,
Hungría y Yugoslavia, mediante el pago de intereses e intercambio desigual. Den-
tro de la «Europa de Frank», él opta por la variante imperial de Alemania occiden-
tal sobre la francesa; prefiriendo, aparentemente, la hegemonía basada en el poder
del mercado a la versión militar-nuclear francesa. Frank, habiendo abandonado - al
menos en relación a Europa - su análisis metrópoli-satélites ahora argumenta, en el
contexto de las rivalidades interimperiales, a favor de una «política europea pro-
pia». Por lo tanto, su apoyo a la integración europea occidental y a la incorporación
de Europa oriental está mayormente dirigida a «fortalecer» el imperialismo euro-
peo en contra de sus competidores.

Hay en la actual adopción de Frank de un poder regional, y en su razonamiento


globalista, similitudes con su concepción de las contradicciones en su anterior perí-
odo radical. En ambas instancias, él ignoró las relaciones sociales de producción y
las bases de explotación de clase a favor de la mirada a las regiones. En el pasado,
él se concentró en el centro y la periferia, la metrópoli y el satélite y en la extracción
de «plusvalía»; en el presente, él describe bloques mundiales de capital. La inclu-
sión de diferencias de clase en su anterior análisis radical de la dependencia resur-
ge en su marco «cooperativo» de tendencia imperial del presente. No es sorpren-
dente que Frank, quien ahora visualiza a Europa como una alternativa y no como
un poder imperial revivido, mire favorablemente aquellas medidas tomadas por
los otrora países comunistas que se abren a la penetración imperial europea. El da
la bienvenida a la transición al capitalismo y a la democracia bajo Deng Xiaoping,
con el siguiente optimismo mas bien negligente: «China ya ha dado enormes zan-
cadas en la misma dirección de reforma económica y política desde 1978. Deng
Xiaoping se las ingenió para instalar un nuevo liderazgo reformista en el congreso
del partido de 1987»56. La visión de Frank de una Europa capitalista unificada y
54
André Gunder Frank: «World Debt, the European Challenge and 1992», en Economic and Politi-
cal Weekly, 29 de abril de 1989, p. 916.
55
Ibid., p. 916.
NUEVA SOCIEDAD NRO.107 MAYO- JUNIO 1990, PP. 92-120

desmilitarizada, fortalecida contra los EEUU y Japón, sólo deja afuera los quince
millones de trabajadores «europeos» explotados y desempleados, la creciente su-
bordinación de las economías más endebles ante las más fuertes y al rol creciente
de la Europa fortalecida como un principal explotador del Tercer Mundo. Frank
juega un viejo juego imperial: al concentrarse exclusivamente en el imperialismo
estadounidense, él se convierte en un polémico útil al imperialismo en su propio
patio delantero.

Regis Debray partió antes que Frank en la misma dirección y parece haber llegado
más lejos. Luego de sus anteriores escritos, apoyando los movimientos guerrilleros
en América Latina, se ha convertido en un defensor apasionado de la progresista e
independiente Bomba Francesa. A diferencia del chauvinismo eurocéntrico de
Frank, Debray tiene una concepción más estrecha de la política - construyendo el
nacionalismo en un solo país. Una empresa elegante sobre bases tambaleantes, par-
ticularmente en la medida en que la internacionalización del capital socava ese par-
ticular discurso. Debray plantea que la política mundial gira en torno a los poderes
centrales - el Tercer Mundo es un área marginal. Y dentro de este universo del gran
poder, Debray está comprometido con el establecimiento de la identidad y el lugar
ideológico y político de Francia: una versión de una contrarrevolución dentro de la
contrarrevolución. Una vez más, sin embargo, hay ciertas similitudes metodológi-
cas y conceptuales entre el pasado y el presente. Existe el mismo énfasis voluntaris-
ta-ideológico: en el pasado, el foco guerrillero armado incita a las masas por medio
de la voluntad a la acción; en el presente, la misma proyección subjetiva de la fuer-
za nuclear independiente de Francia crea su posición en el mundo. En ambas ins-
tancias le presta poca atención a las condiciones estructurales históricas y objetivas.
Los escritos pasados y presentes de Debray giran en torno de sus vínculos a los
«hombres de poder»: Castro en los 60, Allende en los 70, Mitterrand en los 80. La
política está hecha por individuos, no por clases; la fuerza militar e ideológica da
forma al poder, no los recursos técnicos y económicos. Las fases radical-socialista y
nacionalista-conservadora de Debray representan así dos caras de la misma con-
cepción elitista de la política: la marginalización de las fuerzas autónomas de la cla-
se obrera autoorganizada y la importancia central de líderes heroicos ideológica-
mente correctos. Al ignorar los movimientos sociopolíticos autoorganizados y la
centralidad de las relaciones sociales de explotación, al concentrarse en relaciones
interestatales (Frank) y vanguardias elitescas (Debray), es fácil una transición hacia
la adopción de las configuraciones contemporáneas del poder del Estado burgués.

56
Ibid., p. 915. Un mes después del artículo de Frank aclamando los grandes logros de Deng, éste es-
taba asesinando a miles en las calles de Beijing.
NUEVA SOCIEDAD NRO.107 MAYO- JUNIO 1990, PP. 92-120

Conclusiones

El repliegue mundial de los intelectuales está íntimamente relacionado a la declina-


ción del poder del movimiento de la clase obrera y al poder ascendente del capital -
en la esfera cultural como también en la esfera económica. Los intelectuales son
muy sensibles a los cambios en el poder. Los cambios intelectuales entre los 60 y
los 80 reflejan los cambios en la relación del poder. La paradoja fundamental de
nuestro tiempo, sin embargo, es que los giros en el poder no están acompañados
por la consolidación y expansión de los sistemas sociales y económicos capitalistas:
la fragilidad de las economías occidentales, la desintegración de los centros de las
ciudades, la volatilidad de los mercados financieros, la polarización de clases y re-
giones de la economía mundial, la destrucción del medio ambiente, todo habla del
fracaso del capitalismo en resolver cualquiera de los problemas básicos planteados
por el marxismo.

El abandono del marxismo y la adaptación intelectual a nuevas fuentes de poder


revela, por tanto, la profunda separación del «discurso» intelectual de las realida-
des históricas. El escape al interior del reino de la subjetividad y el formalismo es
un aspecto del problema. El «factor estructural» es la profunda integración estruc-
tural de los intelectuales dentro de las principales redes de las fundaciones acadé-
micas y de publicación profesional que sirven como puente cultural hacia el poder
establecido.

Si la retirada de los intelectuales es, en gran medida, producto de los cambios en el


poder, y si las bases económicas de ese poder son verdaderamente frágiles, pode-
mos esperar un nuevo ciclo de radicalización con la próxima crisis económica y el
resurgimiento del poder popular. En el Este, las tensiones son ya manifiestas entre
los trabajadores de Polonia, Hungría y la Unión Soviética y la intelligentsia liberal
orientada al mercado. En América Latina, el momento clave de los posmarxistas
demócratas sin adjetivos ya ha pasado y entramos a un período sin hegemonía po-
lítica intelectual: de militarismo resurgente, guerrilla maoísta, marxismo basado en
sindicatos y elecciones y novedosas concepciones de economía política descentrali-
zada basada en la comunidad. En Norteamérica y Europa, las campañas recientes
de los medios de comunicación de masas proclamando el definitivo final del socia-
lismo y el triunfo del capitalismo, serán de poca duración y, lo que podría conver-
tirse en una de las grandes ironías de la historia, la revitalización de la democracia
en los países socialistas podría servir como ejemplo para una renovación occidental
del socialismo.
NUEVA SOCIEDAD NRO.107 MAYO- JUNIO 1990, PP. 92-120

(Traducción del inglés de F: Gerardo Fernández E.)

Referencias

*Anderson, Perry, NEW LEFT REVIEW. 31. p58-64 - 1965; Is Analitical Marxism Marxism.

*Anderson, Perry, ORDINE NUOVO AND THE FACTORY COUNCILS. II. p65-126 - Londres, In-
glaterra. 1986;

*Anderson, Perry, STUDIES IN POLITICAL ECONOMY. 27. p87-111 - 1988;

*Anónimo, COMMUNITY POWER AND POLITICAL THEORY: A FUTURE LOOK AT PRO-


BLEMS OF INFERENCE AND EVIDENCE. - New Haven, Yale university Press. 1980;

*Anónimo, CONSIDERATIONS ON WESTERN MARXISM. - Londres, Inglaterra, New Left Books.


1976; Marginalidad, movimientos sociales y democracia.

*Anónimo, LA CIUDAD FUTURA. 6. p30-31 - 1987; «Transitions from Authoritarian Rule.

*Anónimo, NEW YORK TIMES - PRENSA. 09/09. p3 - 1989; Los ausentes movimientos sociales y
participación democrática restringida.

*Anónimo, SELECTIONS FROM POLITICAL WRITINGS 1910-1924. - Nueva York, EEUU, Interna-
tional Publishers. 1977;

*Arico, José, LA CIUDAD FUTURA. - 1987; World Debt, the European Challenge and 1992.

*Bowles, Samuels, LA CIUDAD FUTURA. - 1987;

*Burawoy, Michael, CAPITALISM AND SOCIAL DEMOCRACY. p66 - Cambridge, Cambridge uni-
versity Press. 1985;

*Carnoy, Martin, DEMOCRACY AND CAPITALISM: PROSPERTY COMMUNITY AND THE


CONTRADICTIONS OF MODERN SOCIAL THOUGHT. - Nueva York, EEUU, Basic Books.
1986; Sharpe, M. E. -- Berkeley and the New Conservative Backlash.

*Derek, Shearer, ECONOMIC DEMOCRACY: THE CHALLENGE OF THE 1980'S. - Nueva York,
EEUU, White Plains. 1980; Calderón, Fernando; Dos Santos, Mario -- El PCE convertido en can-
tero de cuadros para el poder socialista.

*Derek, Shearer, STATE AND POLITICAL THEORY. - Princeton, University Press. 1984; Hamilton,
Hamish -- Ni los Sindicatos ni los Partidos Serán como Antes.

*Deutscher, Isaac, NEW YORK INTELLECTUALS. - North Carolina, EEUU, Chapel Hill. 1987; Mar-
xism without micro foundation.

*ECONOMIC AND POLITICAL WEEKLY. p915-916 -

*Geras, Norman, NEW LEFT REVIEW. - Londres, Inglaterra. 1986;

*Gramsci, Antonio, SOCIALIST REVIEW. 19, 2 - 1989;

*Gunder-Frank, André, INTERNATIONAL AFFAIRS. p61-63 -

*Jelin, Elizabeth, PROPOSICIONES. 14. p9-23 - 1989;


NUEVA SOCIEDAD NRO.107 MAYO- JUNIO 1990, PP. 92-120

*Kiva, Alexici, LATIN AMERICAN PERSPECTIVES. 15, 3. p115-130 -

*Liebovitz, Michael, THE RETREAT FROM CLASS. - Nueva York, EEUU, Grove Press. 1961;

*McEwan, Arthur, LOS CONFLICTOS POR LA CONSTITUCION DE UN NUEVO ORDEN. - 1989;

*Mills, C. W., SCIENCES AND SOCIETY. 52, 2. p191-214 - Buenos Aires, Argentina, CLACSO. 1987;

*Moody, Kim, BRINGING THE STATE BACK. - Cambridge University Press. 1985; Gramsci y el ja-
cobinismo argentino.

*Petras, James, RUSSIA IN TRANSITION. p223-236 - Nueva York, EEUU. 1957; The antinomies of
Antonio Gramsci.

*Polsvy, Nelson, THE GOVERNMENTAL PROCESS, POLITICAL INTERESTS AND PUBLIC OPI-
NION. - Nueva York, EEUU, Knopf. 1951;

*Portantiero, Juan Carlos, EL INDEPENDIENTE. p7 - 1986; Developing Countries, Socialism, Capi-


talism.

*Skocpol, Theda, A NEW SOCIAL CONTRACT: THE ECONOMICS AND GOVERNMENT AFTER
REAGAN. - Nueva York, EEUU, Harper and Row. 1983; Gramsci en clave latinoamericana.

*Tironi, Eugenio, THE SOCIOLOGICAL IMAGINATION. - 1988;

*Trotsky, Leon, AN INJURY TO ALL. - Londres, Inglaterra, Verso. 1989; Containing the class strug-
gle Skocpol on revolution.

*Truman, David., NEW LEFT REVIEW. 170. p3-36 - 1988;

*Vieux, Steven, THE WASTELAND: A DEMOCRATIC ALTERNATIVE TO ECONOMIC DECLI-


NE. - Golden City, Anchor / Doubleday. 1983;

*Wald, Alan, IN DEFENSE OF MARXISM. - Nueva York, EEUU, Pioneer Publishers; The Affinities
of Norberto Bobbio.

*Wood, Eden, LITERATURE OF REVOLUTION. - 1985;

Este artículo es copia fiel del publicado en la revista Nueva Sociedad Nº 107 Mayo-
Junio de 1990, ISSN: 0251-3552, <www.nuso.org>.