Sie sind auf Seite 1von 1

Visualización Terapéutica: Un acceso directo al Inconsciente

por la Lic. Virginia Gawel *

Si Ud. hace rato que no come, y comienza a imaginar un alimento que le


guste, en pocos segundos sucederá algo que no deja de ser asombroso: su
cuerpo comenzará a gestar la pre-digestión (secreción de saliva, jugos gás-
tricos...), como si estuviera por ingerir un alimento real. Y el único instrumento
es la imagen auto-inducida. Lo mismo sucede con las fantasías sexuales, que
modifican intensamente el organismo. O si alguien amado tarda en llegar a
casa, quizás se disparen en Ud. imágenes de que “algo malo le sucedió”. ¿Re-
sultado? Adrenalina con corazón acelerado, ácido láctico que tensa los
músculos, hormonas en acción... miedo, a partir de lo fantaseado. Estas si-
tuaciones tienen en común el hecho de que la imaginación produce cambios
drásticos en el organismo y en el estado de ánimo.

Desde hace algunos años esto se utiliza como instrumento terapéutico


de alta eficacia para trastornos psicosomáticos, modificar estados de ánimo, o
desactivar traumas y complejos que perturban desde el Inconsciente. Para ello
es necesario entrenarse en la habilidad de producir un estado cerebral más
sereno, propio de los sueños gratos: el estado Alpha. En el caso de un tera-
peuta, necesitará vivenciar en su propia experiencia ese estado, y así aprender
a guiar a otro para que lo produzca. Cualquier persona que lo practique para
su propio bienestar, hallará en ello un instrumento para trabajar consigo, fo-
calizándose en lo que necesite abordar.

En ese estado la persona está muy lúcida, ingresando a capas subte-


rráneas de su mente. Y es asombroso hallar allí no necesariamente núcleos
de conflicto (con los cuales se puede trabajar, ya sin intelectualizaciones), sino
también con recursos, potencialidades que el individuo necesita aprender a
activar. Al estar el cerebro más sereno, se activa el hemisferio derecho (sensi-
tivo-creativo, en tanto que el izquierdo es el racional, gobernando el estado de
vigilia de la mayoría de las personas). Esto implica acceder al Inconsciente
en su propio lenguaje (imágenes, sensaciones, símbolos...), lo cual resulta
puede ser una vía más directa que las interpretaciones intelectuales de tantos
modelos terapéuticos. Un trabajo integral requerirá tanto de pensar sobre lo
que nos pasa (izquierdo), como de hacer contacto directo con ello (de-
recho). Sin el segundo paso, será como buscar la moneda donde hay más luz
(izquierdo), pero que está perdida en otro lugar (derecho). Hay que cruzar ha-
cia el otro hemisferio y tomar la moneda en forma directa! De otro modo,
sólo tendremos un mapa de dónde está la moneda: sabré por qué me pasa lo
que me pasa... pero me seguirá pasando igual!

Antiguas culturas han sabido esto empíricamente: hallamos técnicas de V-


sualización en el Budismo, el Yoga, las culturas precolombinas... Actualmente,
Psicólogos, Médicos, Psiquiatras, Psicopedagogos, Masoterapeutas... en muy
diversas áreas están aplicando esta metodología. Detrás de ella hay otro mo-
delo del Inconsciente: un Inconsciente que no sólo guarda nuestros pro-
blemas, sino también, aún más profundamente, recursos y soluciones. Sólo
se trata de aprender a bucear en sus aguas profundas, para hallar en ellas el
Tesoro.♣

Psicóloga, co-Directora del Centro Transpersonal de Buenos Aires,


www.centrotranspersonal.com.ar Este artículo fue Publicado en la revista “Ojalá hoy”, en el mes
de marzo de 2007.