Sie sind auf Seite 1von 3

JUEVES SANTO

ENTRADA
ALREDEDOR DE TU MESA
Alrededor de tu mesa, venimos a recordar (bis) que tu palabra es camino tu cuerpo fraternidad (bis).
Hemos venido a tu mesa a recordar el misterio de tu amor. Con nuestras manos manchadas, arrepentidos buscamos tu
perdón.
Juntos y a veces sin vernos celebramos tu presencia, sin sentir que se interrumpe el camino, si no vamos como hermanos
hacia Ti.

LAVADO DE PIES
OS DOY UN MANDATO NUEVO
Os doy un mandato nuevo (bis), que os améis mutuamente como yo os he amado dice el Señor (bis).
La señal por la que el mundo distinguirá a los cristianos [ha de ser si nos amamos como Cristo nos amó] (bis).
Si el Señor vuestro maestro os ha lavado los pies, [sus discípulos seréis, siguiendo su mismo ejemplo] (bis).

OFERTORIO
CON AMOR TE PRESENTO SEÑOR
Con amor te presento, Señor, lo mejor de mi vida; te presento, Señor, mi amistad. Con amor te presento, Señor, para
ser mi manjar, la viña, el racimo, el trigal, el pan de mi hogar te presento con amor.
Con mis manos abiertas a Ti, contemplando tu lámpara, te presento, Señor, mi esperanza. Hacia Ti se dirige mi barca, hacia
el cielo se va; es largo el camino, el remar, ruta pascual, Dios me guía al caminar.
Con mi ofrenda también yo te doy, lo mejor de mis lágrimas; te presento, Señor, mi dolor, te presento, Señor, mi oración;
ofertorio de amor, el grano enterrado ya es flor; la espiga, oblación; la semilla, redención.

COMUNION
QUE LA LENGUA HUMANA
Que la lengua humana cante este misterio, la preciosa sangre y el precioso cuerpo que nació de virgen, Rey del Universo,
por salvar al mundo dio su sangre en precio. Se entregó a nosotros, se nos dio naciendo de una casta virgen.

AMOR DE LOS AMORES

Palpita un corazón pidiendo ser amado


está en la Eucaristía es Jesús sacramentado

Amor de los amores cantar de los cantares.


Oh santa Eucaristía manjar de los manjares

La hostia tiene alma la hostia tiene vida


la hostia consagrada es cristo el pan de vida

Oh manantial divino oh fuente de agua viva


oh santa comunión es Jesús el pan de vida

Orgullo de los ríos esencia de las flores


mi canto es para ti amor de los amores

DONDE HAY CARIDAD Y AMOR


Donde hay caridad y amor, allí está el Señor, allí está el Señor.
Una sala y una mesa, una copa, vino y pan, los hermanos compartiendo en amor y en unidad. Nos reúne la presencia y el
recuerdo del Señor, celebramos su memoria y la entrega de su amor.
Invitados a la mesa del banquete del Señor, recordamos su mandato de vivir en el amor. Comulgamos en el Cuerpo y en la
Sangre que Él nos da, y también en el hermano si lo amamos de verdad.
Este pan que da la vida y este cáliz de salud, nos reúne a los hermanos en el nombre de Jesús. Anunciamos su memoria,
celebramos su pasión, el misterio de su muerte y de su resurrección.

EUCARISTÍA MISTERIO DE AMOR


Eucaristía, misterio de amor, Eucaristía comida del pan. Hoy le comemos en esta mesa, hoy nos unimos al comulgar.
Ven sáciate, ven al altar, Dios es comida que se nos da (bis).
Eucaristía es su regalo, Eucaristía es su gran don. En esta Misa lo celebramos todos unidos en comunión.
Tu vida, joven, tiene sentido cuando te acercas a comulgar. En esta fiesta, Cristo te invita, Dios es comida, comparte tu pan.
En esta mesa de los hermanos, Dios nos entrega todo su amor. Jesús te invita a dar tu vida, a abrir tus manos y el corazón.

PAN TRANSFORMADO
Pan transformado en cuerpo de Cristo, vino transformado en la sangre del Señor.
Eucaristía, milagro de amor, Eucaristía, presencia del Señor.
Cristo nos dice: "Tomen y coman: esto es mi cuerpo que ha sido entregado".
Cristo en persona nos viene a liberar de nuestro egoísmo y la división fatal.
Oh gran invento de Cristo Sabio y Bueno, para alimentarnos, con su Sangre y con su Cuerpo.
Este alimento renueva nuestras fuerzas para caminar a la gran liberación.
Con este Pan tenemos vida eterna, Cristo nos invita a la gran Resurrección.
En la familia de todos los cristianos, Cristo quiere unirnos en la paz y en el amor.
Cuando comulgamos nos unimos al Señor, formamos entre todos la familia del amor.

VEÁNTE MIS OJOS,


Véante mis ojos, dulce Jesús bueno; véante mis ojos, muérame yo luego. Vea quién quisiere rosas y jazmines, que si yo te
viere, veré mil jardines, flor de serafines; Jesús Nazareno, véante mis ojos, muérame yo luego.
No quiero contento, mi Jesús ausente, que todo es tormento a quien esto siente; sólo me sustente su amor y deseo; Véante
mis ojos, dulce Jesús bueno; véante mis ojos, muérame yo luego.

OH BUEN JESÚS
Oh, buen Jesús, yo creo firmemente, que por mi bien estás en el altar, que das tu Cuerpo y Sangre juntamente, [al
alma fiel en celestial manjar] (bis).
Indigno soy, confieso avergonzado de recibir la Santa Comunión. Jesús que ves mi nada y mi pecado, [prepara tú mi pobre
corazón] (bis).
Pequé, Señor, ingrato te he vendido; infiel te fui, confieso mi maldad. Contrito ya, perdón, Señor, te pido, [eres mi Dios,
apelo a tu bondad] (bis).
Espero en Tí, piadoso Jesús mío, oigo tu voz que dice: "Ven a mí", porque eres fiel, por eso en Ti confío, [todo, Señor, lo
espero yo de Ti] (bis).
¡Oh, buen pastor! amable y fino amante, mi corazón se abrasa en santo ardor. Si te olvidé, te juró que constante, [he de
vivir tan sólo de tu amor] (bis).
Dulce maná y celestial comida, gozo y salud del que te come bien, ven sin tardar, mi Dios, mi Luz, mi Vida; [desciende a
mí, hasta mi pecho ven] (bis).

ACERQUÉMONOS TODOS AL ALTAR


Acerquémonos todos al altar que es la mesa fraterna del amor; pues siempre que comemos de este pan, recordamos
la Pascua del Señor (bis).
Los hebreos en medio del desierto, comieron el maná; nosotros, peregrinos de la vida, comemos este pan.
Los primeros cristianos ofrecieron su cuerpo como trigo; nosotros, acosados por la muerte, bebemos este vino.
Como Cristo, hecho pan de cada día, se ofrece en el altar; nosotros, entregados al hermano, comemos este pan.
Como el cuerpo de Cristo es uno solo por todos ofrecido, nosotros, olvidando divisiones, bebemos este vino.
Como ciegos en busca de la aurora dolientes tras la paz, buscando tierra nueva y cielos nuevos, comemos este pan.
Acerquémonos todos los cansados porque Él es nuestro alivio, y siempre que el desierto nos agobie bebamos este vino.

TANTUM ERGO
Tantum ergo Sacramentum Veneremur cernui: Et articum documentum, novo cedat ritui Praestet fides supplementum
Sénsuum defectui.
Genitori, Genitoque laus et iubilatio, salus, honor, virtus quoque sit et benedictio; procedente ab utróque comparsit
laudátio. Amén.

YO TENGO DENTRO DE MÍ
Yo tengo dentro de mí, todo el cielo, todo el cielo (bis). Yo soy un ascua de luz, yo soy un ascua de luz (bis) .
Tú me tomaste en tus manos, me diste aliento de vida. Mi cuerpo humilde que es barro se hace imagen divina.
Polvo que piensa y que ríe, que siente sueña y trabaja. Amor que ama contigo, tu imagen y semejanza.
Tú has querido que sea Señor de la creación. Del barro haces al hombre, y al hombre hijo de Dios.

OH DIOS EUCARISTIA
¡Oh, Dios Eucaristía! ¡Oh, Cristo Rey de Amor! A Ti la fe nos guía. A Ti gloria y honor (bis).
Cual ciervo a la corriente que sus ardores calma, así va ansiosa el alma, de su ventura en pos, y encuentra el agua viva, que
apaga sus anhelos, en Ti, pan de los cielos, en Ti, que eres su Dios.
De paz y de ventura, Jesús, Hostia Divina, es fuente cristalina. Id, almas, al altar. Gustad en Él, piadosas, su santo
sacramento, Él da dicha y contento, Él es nuestro manjar.

CANTEMOS AL AMOR DE LOS AMORES


Cantemos al Amor de los amores, cantemos al Señor. ¡Dios está aquí! venid, adoradores, adoremos a Cristo
Redentor.
¡Gloria a Cristo Jesús! Cielos y tierra, bendecid al Señor. Honor y gloria a Ti, Rey de la gloria; amor por siempre a Ti, Dios
del Amor.
Por nuestro amor oculto en el Sagrario, su gloria y esplendor; para nuestro bien se queda en el santuario, esperando al justo
y al pecador.
Oh, gran prodigio del amor divino, milagro sin igual, prenda de amistad, banquete peregrino do se come el Cordero
Celestial.
Tu nombre ensalzamos y alabamos, con toda nuestra voz, Rey de Majestad, por siempre te aclamamos de las almas, Señor
y Cristo Dios

SANTISIMO SACRAMENTO
Santísimo Sacramento, seáis bendito y alabado y eternamente adorado, ¡oh soberano portento!
Sea Jesús alabado aquí en la tierra y en las alturas, pues por viles criaturas se quedó sacramentado.
Dulce Esposo regalado, ay Jesús mío, prenda querida, ay Amante de mi vida, ay Jesús sacramentado.

ALTÍSIMO SEÑOR
Altísimo Señor, que supisteis juntar a un tiempo en el altar ser Cordero y Pastor, quisiera con fervor amar y recibir
a quien por mi quiso morir.
Cordero divinal, por nuestro sumo bien inmolado en sal; en tu puro caudal de gracia celestial, lava mi corazón que fiel te
rinde adoración.
Si sabe a tu venir, das muerte al pecador, y de celeste ardor das al justo vivir. Ay, qué triste morir de vida en el manjar, de
tal veneno y muerte hallar.
Los ángeles al ver tal gloria y majestad, con profunda humildad adoran su poder, sin ellas merecer la dicha de gustar el pan
del cielo, hecho manjar.

BENDITO, BENDITO
Bendito, bendito, bendito sea Dios; los ángeles cantan y alaban a Dios (bis).
Creo, Jesús mío, que estás en el altar; oculto en la Hostia os vengo a adorar.
Por amor al hombre moriste en una cruz, y al Ara desciendes por nuestra salud.
Es la Santa hostia, celestial manjar, el que bien lo coma jamás morirá.
Jesús amoroso, suspiro por Ti; anhela mi alma contigo vivir.

CERCA DE TI SEÑOR
Cerca de Ti, Señor, yo quiero estar; tu grande y tierno amor quiero gozar. Llena mi pobre ser, limpia mi corazón; hazme tu
rostro ver en la aflicción.
Mi pobre corazón inquieto está, por esta vida voy buscando paz. Mas sólo Tú, Señor, la paz me puedes dar, cerca de Ti,
Señor, yo quiero estar.
Pasos inciertos doy, el sol se va; mas, si contigo estoy, no temo ya. Himnos de gratitud alegre cantaré, y fiel a Ti, Señor,
siempre seré.
Día feliz veré creyendo en Ti, en que yo habitaré cerca de Ti. Mi voz alabará tu santo nombre allí, y mi alma gozará cerca
de Ti.

SEÑOR TU ERES MI DIOS


Señor, Tú eres mi Dios, a Ti yo te busco, mi alma tiene sed y hambre de Ti (bis).
Dame de beber tu sangre, dame de comer tu cuerpo, Señor; alimenta mi alma para alabarte, por siempre mi buen Dios.
Pues es mejor tu amor que la existencia, tu alabanza cantaré para bendecirte (bis).
Loas mis labios cantarán para bendecirte, y levantar mis manos en tu nombre, Señor (bis).