Sie sind auf Seite 1von 4

8.

El arquetipo MAGIA (maga, o también Jueza o Reina)

El símbolo es LA FUERZA: Después de haber asimilado la información y haber incorporado su luz


esta se manifiesta por el canal emocional en forma de fuerza creadora.

Su acción es MANIFESTAR: Lejos de los aprendizajes y las enseñanzas en el aula, el 8 enseña


mediante el arte de la manifestación.

Su movimiento es SUAVIZAR: El instrumento manifestador es “el corazón”, la fuerza de las


emociones es muy poderosa. Cuando hay equilibrio entre lo que se piensa, siente y se hace, la vida
fluye y se crea salud. La fuerza de las emociones es tal que si el 8 la manifiesta al máximo puede
llegar a ser destructor, deberá aprender a ser suave en su corazón.

Su palabra clave es PODER: Poder implica todo. Levantar un brazo es poder, alimentar una familia
es poder y dirigir un país también es poder. El 8 se integra en sus estructuras al nivel que sea, y
ninguno es más importante que otro.

Su conflicto es LA MANIPULACIÓN: El 8 lleva el poder integrado y si se olvida de él, o cree no


poseerlo, intentará conseguirlo como sea y la manipulación será su primera herramienta. El 8
creerá que la manipulación es necesaria si el resultado final es óptimo. El reto del 8 será actuar
para la manifestación sin estar siempre encima de las cosas, deberá confiar en la vida y el
universo.
PSICOLOGÍA DEL 8:

Se dice que el 8 es mental porque es desde la mente desde donde genera su poder. A pesar de
ello, no debe olvidar que necesita un equilibrio con sus emociones para que las cosas se
manifiesten.

También es científico: Organizado y metódico, va más allá de la curiosidad científica. Utiliza el


proceso científico y el proceso mental para llegar al poder y a la manifestación. La visión tanto de
la ciencia como de la mente, es muy diferente del que hemos visto hasta ahora.

Es físico, pues el control de la materia es innato para un 8. La manifestación, el poder, el dinero…


El 8 se encuentra aquí como en casa. El motivo es que su objetivo es desapegarse de la materia.

Llegar hasta el 8 implica un camino de acumulación de poder puesto que todo es poder, desde
levantarse por la mañana a crear una multinacional. Pero el 8 es también el número donde todo
esto debe morir y cambiar. Aquí nos desapegamos de lo material.

El poder de un ocho no suele manifestarse directamente sino a distancia. Es como el director de


una orquesta que sin tocar ningún instrumento consigue hacer sonar una sinfonía solo con su
varita mágica. Cuando el 8 intenta manifestar las cosas actuando directamente, suele meter la
pata.

Si el 8 no cree en la magia, intenta controlar la situación más de la cuenta y entonces entra en el


juego de la manipulación. Necesita confiar en el universo para manifestar.

El 8 es un número divino, es un generador de milagros, pero tiene que tener claro que Dios dijo:
“Hágase la luz” y no tuvo que ir él a poner las bombillas. El concepto de fe adquiere un grado
superlativo para el número 8.

Cuando tenemos un jardín, es imprescindible saber qué plantas queremos regar para que crezcan
y cuales consideramos malas hierbas. Si nos dedicamos a alimentar (mentalmente) las malas
hierbas, estas crecerán. La atención es como el agua que das a las plantas, así el enfoque del poder
creador del número 8 tiene que estar muy claro.

La vida traerá situaciones límite a los números 8 para que puedan darse cuenta de que si llegan al
límite y lo traspasan, el límite desaparece.

No querer hacer más por alguien o por algo, es un síntoma de pérdida de poder personal, de creer
que no se tiene suficiente o de que no se es suficiente. En este momento el 8 tiene que alinearse
con la situación y escoger. En caso de duda, la elección es aquella que le resuena emocionalmente.

Un 8 no se puede permitir ser egoísta, el poder no es algo que sirva para ir en contra nada ni
nadie, puesto que los otros no existen. Si quieres algo, da algo.
El principal reto del 8 es la manipulación. Desde pequeños los 8 aprenden a manipular a la gente
ya sea en beneficio propio o en beneficio ajeno, pero este último, no será el que el otro necesita
sino el beneficio que el 8 cree que el otro necesita. A veces el 8 se cree administrador de la vida de
los demás.

Los 8 se creen jueces ecuánimes y perfectos. Saben lo que está bien y lo que está mal, no sólo para
ellos sino también por los demás, pero atención, aquí reside uno de los grandes errores: Cada
persona tiene un camino de vida que puede pasar por muchas situaciones que el 8 ni tan sólo
puede sospechar. El ser juez, implica discernir y tolerar. Es una guía y debe responder sólo cuando
alguien le pregunta, y en aquel momento, procurar no soltar a la fuerza todo lo que tenía
guardado.

Tolerancia, respeto y suavidad. El 8 siempre tiene que tender a suavizar las cosas.

El 8 tiene complejo de Dios.

El 8 tiene complejo de Diablo.

Uno de los problemas del 8 es la seriedad. Todos los 8 deberían coger la Biblia y cambiar la
primera frase por: “En un principio Dios se partió el culo de risa y se le escapó un pedo y así creó el
universo”. El mundo continúa siendo el mismo, pero ahora ya no es tanto serio como cuando
piensa que “somos una gota de agua perdida en la inmensidad del océano”.

A veces el 8 puede sentirse responsable como la “madre” de todo el mundo, pero al poco se
sienten de nuevo como un niño. Lo peor es cuando se sienten ”abuelos” de todo el mundo. Esto
suele pasar en esos momentos en que piensan demasiado en la muerte 😉

Un gran consejo por un 8 es: Haz las cosas por un único rendimiento, el que dice: ”Esto me hace
sentir bien”. Buscar otros rendimientos materiales o no, es demasiado complicado. El 8 lleva
consigo la intuición del 7, por lo tanto si se deja llevar por el corazón, no se equivocará en el
rendimiento final de sus acciones.

Un 8 tiene que procurar siempre ser responsable de las cosas sin tocarlas.

EL NIÑO 8:

Un niño 8 no suele dar muchos problemas en el parto y si los da, es para avisar de que se vayan
preparando, que viene con fuerza.

No sé quién creen los padres que manda en casa, pero el 8 lo tiene muy claro: Manda él.

Cuando los padres entran en una lucha con el niño y lo castigan, este no sabe que hacer con toda
su fuerza interior y debe reprimirse o explotará.
Sea como fuere, los juegos de poder formarán parte de toda su infancia, para preparar su objetivo
que es deshacerse de la necesidad de controlar y así adquirir verdadero poder.

El niño 8 nunca es pobre y si nace en un entorno pobre es para poder desarrollar la riqueza.

El 8 es un número que se relaciona también con la experiencia de muerte próxima (el 9 ya está
cerca), por lo tanto es probable que el niño viva a su infancia experiencias relacionadas con la
muerte (de seres queridos) o enfermedades que lo debiliten mucho por instantes.

Es un niño indisciplinado y le gusta correr riesgos, siempre probará de ampliar los límites. Es
probable que tenga alguna experiencia de autoridad que le marque el territorio.

EL TRABAJO EN EL 8:

Ante todo el 8 es un grande “mandón” y un gran ejecutivo. Gran capacidad de organización,


dirección y coordinación. Suelen ser buenos tomando decisiones y haciendo que los otros
multipliquen sus capacidades (sobre todo las creativas).

Puede destacar en los campos empresarial, comercial, financiero, político, de orden público, leyes,
religión. Si además es honesto, será un gran líder dentro de su campo.

Los 8 siempre pensarán al por mayor y su capacidad de generar y manifestar los llevará a ser unos
grandes emprendedores.