Sie sind auf Seite 1von 5

UNIVERSIDAD NACIONAL DE LA AMAZONIA

PERUANA

FACULTAD DE CIENCIAS DE LA EDUCACION Y


HUMANIDADES

PROGRAMA ACADEMICO DE
PROFESIONALIZACION DE DOCENTES Y NO
TITULADOS
ALUMNO: YOLI CENEPO PIZANGO

PROFESOR: ANGELA ELVIRA RENGIFO


PINEDO
CURSO: EDUCACION MUSICAL

CICLO: II
NIVEL: III
La importancia de la educación musical en el nivel inicial
1. INTRODUCCION

La música es un arte sublime que surge como un hacer natural y cotidiano en las
sociedades. Esto ha sucedido desde siempre; y es este carácter de la música, tan plástico
y tan generosamente invasivo como la luz del sol, lo que aparentemente la vuelve un
asunto complicado y difícil para integrar en un plan de estudios.

La formación musical es un vehículo de lo más eficaz para despertar en el subconsciente


del alumno/a todas las motivaciones y valoraciones sensibles, estéticas, artísticas, físicas,
emocionales y sociológicas que lo moverán a interesarse por el conocimiento de las demás
artes.

La selección de las actividades musicales en la infancia en el NIVEL INICIAL es algo


que debe ser cuidadosamente estudiado. Debemos partir de unos adecuados criterios
pedagógicos para seleccionar las condiciones ambientales más propicias de manera que
se potencie no sólo el desarrollo de las habilidades musicales, sino también el de las
cognitivas, afectivas o lingüísticas.

2. Importancia de la educación musical en el nivel inicial desde el punto de vista


integral

El dominio de las actividades artísticas debe ser pleno pues son ellas las que le brindan la
mayor oportunidad de adquirir una formación integral al niño/a, y una disciplina de
trabajo que lo conduzca a obtener no solo el conocimiento necesario de la vida, sino el
gozo en la adquisición de todos los elementos que contribuyen a su avance formativo.

La música conjuntamente con la rítmica, las artes plástica y la dramática ocupan un lugar
primordial en la educación armoniosa de la infancia y contribuye no solo un importante
factor de desarrollo, sino también un medio para calmar las tensiones, equilibrio y en
otros casos el exceso de energía en los niños/as.

Cuando un niño/a muestra una reacción placentera ante la música, ya sea intelectual,
física, sensual o emocional, podemos concluir que ese niño/a es de alguna manera sensible
a la música, y la música es valiosa para su educación.

3. PROPUESTA EDUCATIVA

En este sentido se propone la Educación Musical como recurso didáctico en el nivel


inicial, de acuerdo a cinco áreas con sus respectivas actividades:

 Educación Auditiva.- Ésta se propone descubrir las aptitudes musicales que tiene el
niño/a, desarrollar su capacidad expresiva, favoreciendo sus capacidades imaginativas
y creativas. La audición interior, capacidad de memoria auditiva es esencial para
conseguir esos objetivos; el progresivo desarrollo de los mismos conducirá a una mejor
percepción auditiva.
 Educación Rítmica.- Las actividades musicales rítmicas, vocales, instrumentales y de
movimiento tienden a desarrollar la belleza, el equilibrio, la armonía.... Por todo lo
mencionado, el ritmo tiene una importancia extraordinaria dentro del desarrollo
integral del niño/a y queda de este modo justificada su educación desde las primeras
etapas
 Educación Melódica.- Dentro de estas actividades podemos desarrollar juegos con las
palabras, frases, trabalenguas, imitar y reproducir sonidos de nuestro entorno,
interpretar de forma individual y grupal un repertorio variado de canciones...)
 Musicoterapia.- Actividades de audición y apreciación musical para utilizar la música
como terapia preventiva y medio de comunicación.
 Expresión Corporal.- Son actividades de exploración del espacio, adaptación de los
movimientos del cuerpo al ritmo de una melodía que escuchamos, acompañamiento
con gestos de las canciones o la interpretación sencilla de danzas.

Explica aspectos fundamentales y dimensiones de


la educación musical
ASPECTOS FUNDAMENTALES DE LA MÚSICA

La música tiene un valor formativo extraordinario, por ello se considera como un medio idóneo
para el desarrollo y el aprendizaje, sobre todo en los primeros años de vida. Por ser una
manifestación estética es espiritual, al respecto Weber (1974) señala “...

Ésta le da al niño y la niña un alimento que no está presente en el ejercicio físico, ni en el


aprendizaje técnico o intelectual, y lo/la llena de una sensibilidad que estará presente a lo largo
de su desarrollo como individuo.”

A través de los estudios realizados en los últimos años, sobre todo con el llamado efecto Mozart,
se ha comprobado que la música puede producir un aprendizaje, una motivación y un
comportamiento más armonioso. Schaw y Bodner (1999), usaron imágenes obtenidas por
resonancia magnética utilizando música de Beethoven y Mozart. Con la música de Mozart se
activaron áreas de la coordinación motora fina, la visión y otros procesos superiores de
razonamiento espacial.

Gardner (2003), autor de la teoría de las Inteligencias Múltiples, sostiene que la música, en
especial la de Mozart estimula el desarrollo del cerebro y su estructura razonable. Durante más
de cincuenta años, especialistas en neurología de la Universidad de California, se han apoyado
en la música de Mozart para comprobar en sus experimentos mejoras en la capacidad de
razonamiento e inteligencia espacial de los estudiantes.

En este sentido, es importante que el/la docente como mediador(a) del aprendizaje emplee con
frecuencia música como fondo a bajo volumen durante la jornada; por ejemplo, música
instrumental de los grandes maestros clásicos, tonadas, cantos populares melodiosos, música
de flauta de pan, música ambiental de la Nueva Era, ya que ellas permiten en los niños y niñas
una mayor concentración en lo que están haciendo, aportan un ambiente positivo y relajado en
el ámbito educativo, a la vez que favorecen la integración sensorial necesaria y promueven las
diferentes interacciones. Así mismo, las actividades musicales sirven para disminuir el ruido
exterior, imprimir entusiasmo, reducir el stress, mejorar el aprendizaje de la lectura y escritura,
favorecer los procesos matemáticos, aumentar la creatividad, favorecer las habilidades sociales,
así como el desarrollo motor.
La música es un lenguaje al alcance de todos y todas las personas, básicamente porque es un
sistema coherente De signos, formatos y estructuras que permite comunicar experiencias
humanas. El niño y la niña cuando se expresan a través de las diferentes manifestaciones
musicales, muestran su sensibilidad artística.

Los adultos significativos para planificar acciones que favorezcan dicha sensibilidad, deben
conocer y tomar en cuenta las capacidades estético – naturales que ellos y ellas traen.

Para Vigotsky, las actividades musicales como fenómeno lúdico presentan características
interesantes que son necesario destacar:

· La presencia de una situación o escenario imaginario, en la medida que existen roles o ejercicios
de actividades vinculadas a contextos no presentes.

· La presencia de ciertas reglas de comportamiento que tienen un carácter social y cultural.

· Una situación socialmente definida. Si los/las docentes y adultos permiten que niños y niñas
estén en contacto con la música y disfruten de ella, favorecerán el interés por las cosas bellas,
el arte, la creación y lo sublime que representa la inteligencia musical.

El desarrollo integral del niño y la niña puede ser potenciado a través de la música. Al interpretar
una canción sencilla acompañada de instrumentos de percusión, compartir la experiencia con
otros compañeros/as y adultos significativos, se fortalece la socialización. También ayuda a
trabajar hábitos, experimentar sentimientos, emociones e incrementar la noción de grupo.

Del mismo, modo permite apoyar la adquisición de normas y reglas propias de la actividad
musical, potencia el desarrollo motor fino y grueso, al bailar, danzar, percutir su cuerpo, imitar
gestos, posiciones y movimientos y establecer relaciones entre su cuerpo y objetos.

La música contribuye al desarrollo del lenguaje, al favorecer el aprendizaje de palabras y frases


nuevas, utilizar otras ya conocidas, e inventar letras para las canciones. Por lo general la
herramienta musical más relacionada con la Educación Inicial es el canto, el niño (a) canta
cuando juega, al realizar actividades que le son de su agrado, al sentirse feliz y a veces, sin motivo
aparente; esto facilita la retención, le da un carácter placentero al aprendizaje, incrementa el
vocabulario y propicia una mayor fluidez en la expresión oral. También el canto se constituye en
una herramienta clave para el inicio de la lectura y la escritura a través de los ejercicios rítmicos.
Por otra, parte la música favorece la seguridad del niño y la niña al desplazarse y ubicarse en el
espacio y el tiempo.

Igualmente se ve favorecido el desarrollo cognitivo ya que potencia en el/la niño (a) la capacidad
para observar, explorar, escuchar, producir, comparar, formular hipótesis; es decir, permite la
construcción progresiva y significativa del pensamiento y sus diferentes tipos de conocimientos
mediante la clasificación de sonidos, timbres, materiales; la seriación al ordenar sonidos agudos
y graves, discriminar intensidades, establecer relaciones temporales de los sonidos, enumerar
canciones, contar instrumentos musicales, entre otras.

En conclusión la música como parte importante de la experiencia humana ha generado


diferentes aplicaciones que la perfilan como mediadora del aprendizaje.
LAS DIMENSIONES DE LA EDUCACION
MUSICAL
La educación musical se ha desarrollado con diferentes métodos de enseñanza, el método
Dalcroze, Decarlodff y Suzuki, entre otros. Todos los métodos se basan en tres elementos que
constituyen la música y que de algún modo representan tres aspectos de la vida del ser humano.
Estos son:

1. El ritmo: representa el orden y la proporción en la música


2. La melodía: representa una combinación de sonidos que expresa una idea
musical.
3. La armonía: constituye la estructura musical que sostiene el ritmo la melodía.

Las clases de educación musical constituyen a desarrollar las siguientes tres dimensiones:

1.- Dimensión filosófica: Es la capacidad de reacción ante los estímulos musicales con dominio
de los movimientos corporales. Integración y desarrollo de la percepción visual y auditiva,
mediante la combinación de secuencias de imágenes y música.

2. dimensión emocional. Es la capacidad de expresión de sentimientos mediante la ejecución


y creación de música. Aceptación y valoración de sí mismo y de los demás por medio de
actividades grupales de ejecución musical.

3. Dimensión intelectual. Desarrollo de habilidades lectoras de escritura y lenguaje. Desarrollo


de la imaginación y memorización, aprendizaje de conceptos de orden y atención, unidos al
desarrollo de la facultad de escuchar. El cultivo de la dimensión auditiva debe realizarse junto
al desarrollo de la capacidad de atención que en esta edad es corta en el tiempo y ambas no
debemos desvincular la de la necesidad de movimiento, por lo tanto que es necesaria su
participación frente al modelo tradicional de creer lo recepción.