You are on page 1of 8

CASO PENAL PLANTEADO

Marco de 17 años, desapareció el pasado 23 de enero de 2018, después de ser arrestado por policías
al norte de la Ciudad de México. Reapareció cinco días después: golpeado, con otra ropa y a 30
kilómetros de donde fue detenido.

La detención se produce, según el testimonio de un amigo de Marco que se encontraba con él en el


momento del arresto, mientras tomaban fotos a paredes con grafiti el pasado 23 de enero de 2018,
cerca del Colegio de Bachilleres de El Rosario, en Azcapotzalco. Dos policías acusan al joven de
asaltar a otro muchacho, revisan su mochila, él se asusta y se echa a correr hacia un paradero de
autobuses.

De acuerdo a las grabaciones de las cámaras de seguridad de la estación “El Rosario”, la persecución
se extendió por unos 300 metros, hasta que Marco entró en la estación de metrobús. Los policías
aseguran que él estaba solo y que actuaron a petición de un ciudadano que se acercó a la patrulla.
"Un policía lo increpa de frente y el otro lo detiene por detrás, él gritaba que lo dejaran libre, la
persecución y el arresto se produjeron entre las 16:30 y las 16:35, sin embargo, no se logra ver como
fue el traslado en la patrulla, que aparece en las imágenes a las 16:41 en el carril confinado del
metrobús.

Los policías aseguran que liberaron a Marco a 200 metros de una iglesia que está en contra esquina
al Colegio de Bachilleres. Unos cinco o diez minutos después de su detención. No lo han podido
demostrar. En ese punto no hay ningún local comercial ni ningún puesto callejero y está tan solo a
un par de semáforos de distancia de la agencia 40 del ministerio público, donde los agentes dijeron
que iban a llevar al joven, según la versión del amigo, y donde tampoco hay rastro del joven. Nunca
pisó el ministerio público. En el sitio de la supuesta liberación se encuentra la Unidad Habitacional
Xochinahuac, un laberinto de edificios de ladrillos, rejas y muros color crema. Una cámara de
seguridad dentro de Xochinahuac grabó al vehículo policial a las 16:51.

Un día después del hallazgo del joven, cuestionados por su forma de operar, dos de los policías que
estuvieron involucrados en la detención se defendían en una entrevista al diario Milenio. "En todo
momento se le respetan sus derechos humanos", aseguró acongojado uno de los policías, sin
uniforme. Los agentes no explican, sin embargo, por qué detuvieron al joven; admiten que no
siguieron el protocolo durante el arresto, pero siguen sin ofrecer prueba alguna de la liberación del
muchacho. El jefe de la policía de la capital mexicana, reconoció después que la detención había
sido "ilegal", que las cámaras de la patrulla no funcionan desde noviembre y que la institución está
en "crisis".

La madre de Marco cuenta que la última vez que habló por teléfono con él antes de la detención
fue a las 7:30 de la mañana del 23 de enero de 2018. El joven iba por las tardes a la Escuela Nacional
Preparatoria Miguel Schulz (la prepa 8). Su afición por la fotografía queda patente en 650
publicaciones en Instagram en tan solo cuatro días. Marco subió prácticamente todo en ese tiempo:
vídeos en la escuela, pequeños homenajes a sus artistas preferidos (la mayoría raperos), imágenes
satíricas de la política mexicana, lugares que visitaba, bromas a sus amigos.
La minuciosidad de las publicaciones permite ubicarlo casi minuto a minuto antes de desaparecer.
Estuvo, por ejemplo, en un centro comercial de Polanco, tomó un café en Starbucks alrededor de
las 10 de la mañana (hay un recibo) y estuvo cerca del Museo Soumaya de esa zona (hay una captura
de Google Maps). Ese día hizo al menos 50 publicaciones de Instagram y cambió por última vez su
foto de perfil de Facebook al mediodía con el letrero de una peluquería de Polanco, una zona que
frecuentaba aunque estaba a 10 kilómetros de su escuela y a 15 de su casa. La madre intentó
comunicarse con él a las 14:00, sin éxito. No hay ninguna publicación posterior a la detención. Las
llamadas entraban hasta las siete de la noche. A las 19:22 la madre de Marco envío un mensaje de
texto: "Por favor, conteste quien tenga este teléfono".

El estudiante fue encontrado el domingo 28 a casi 30 kilómetros de donde fue detenido por primera
vez. Los videos del joven en un puente peatonal y en un juzgado de Tlalnepantla, ambos del sábado,
lo muestran sin sus pertenencias y con ropa diferente de la que llevaba cuando fue detenido. Otro
vídeo de ese mismo día, divulgado este fin de semana, muestra a Marco tocando timbres al azar en
la zona de Lomas Verdes, también en el Estado de México y, una vez más, con ropa diferente. En
esas imágenes, el joven balbucea, mientras uno de los vecinos amenaza con llamar a la policía. Y lo
que es más importante: el estudiante aparece sin golpes en la cara. Cuando fue encontrado en
Melchor Ocampo llevaba también otra ropa. Cuatro atuendos diferentes en seis días. "¿De dónde
sacó esa ropa?", se preguntan los padres. Otra duda que asalta a quienes han seguido el caso es por
qué no se avisó a sus padres cuando fue detenido por segunda vez en una semana, si había una ficha
de desaparición y el caso ya había sido cubierto por los medios.

Médicos consultados comentan que no se puede dar un diagnóstico de su estado de salud hasta
que se completen todas las pruebas. Uno de los especialistas comenta que los padecimientos físicos
sanarán "en un par de semanas", pero que es "poco probable" que no existan secuelas y que en ese
tiempo supere los padecimientos psicológicos. Los médicos que lo han revisado han dicho a las
autoridades que aún no está en condiciones de dar una declaración.

https://www.excelsior.com.mx/comunidad/2018/02/08/1218904

CODIGO PENAL DEL D.F

CAPÍTULO II
EJERCICIO ILEGAL Y ABANDONO DEL SERVICIO PÚBLICO

Artículo 259. Comete el delito de ejercicio ilegal de servicio público, el servidor público que:

I. Ejerza las funciones de un empleo, cargo o comisión, sin haber tomado posesión legítima, o quien lo designe sin satisfacer
todos los requisitos legales;

II. Continúe ejerciendo las funciones de un empleo, cargo o comisión después de saber que se ha revocado su nombramiento
o que se le ha suspendido o destituido;

III. Por sí o por interpósita persona, sustraiga, destruya, oculte, altere, utilice o inutilice, indebidamente información o
documentación que se encuentre bajo su custodia o a la cual tenga acceso, o de la que tenga conocimiento en virtud de su
empleo, cargo o comisión;
IV. Teniendo obligación por razones de empleo, cargo o comisión, de custodiar, vigilar, proteger o dar seguridad a personas,
lugares, instalaciones u objetos, incumpliendo su deber, en cualquier forma propicie daño a las personas o a los lugares,
instalaciones u objetos, o pérdida o sustracción de objetos que se encuentren bajo su cuidado.

V. Teniendo un empleo, cargo o comisión en los Centros de Reclusión del Distrito Federal, facilite o fomente en los centros
de readaptación social y penitenciarías la introducción, uso, consumo, posesión o comercio de bebidas alcohólicas, sustancias
psicotrópicas, así como de teléfonos celulares, radio localizadores o cualquier otro instrumento de comunicación radial o
satelital para uso de los internos

Al que cometa alguno de los delitos a que se refieren las fracciones I y II de este artículo, se le impondrán de uno a tres años
de prisión y de veinticinco a doscientos cincuenta días multa.

Al que cometa alguno de los delitos a que se refieren las fracciones III, IV y V de este artículo, se le impondrán de dos a siete
años de prisión y de cincuenta a quinientos días multa.

Artículo 260. Se impondrán de uno a cinco años de prisión y de cien a quinientos días multa, al servidor público que en el
ejercicio de sus funciones o con motivo de ellas, otorgue o autorice el nombramiento de un empleo, cargo o comisión en el
servicio público a persona que por resolución firme de autoridad competente se encuentre inhabilitada para desempeñarlo.

Las penas se aumentarán en dos terceras partes a quien otorgue cualquier identificación en la que se acredite como servidor
público a persona que realmente no desempeñe el empleo, cargo o comisión a que se haga referencia en dicha identificación.

Las mismas sanciones se impondrán a quien acepte la identificación.

Artículo 261. Al servidor público que sin justificación abandone su empleo, cargo o comisión y con ello entorpezca la función
pública, se le impondrá de seis meses a tres años de prisión. Para los efectos de este artículo, el abandono de funciones se
consumará cuando el servidor público se separe sin dar aviso a su superior jerárquico con la debida anticipación, conforme a
la normatividad aplicable y de no existir ésta, en un plazo de tres días.

CODIGO PENAL FEDERAL

Artículo 214. .- Comete el delito de ejercicio indebido de servicio público, el


servidor público que:

1. Ejerza las funciones de un empleo, cargo o comisión, sin haber tomado


posesión legítima, o sin satisfacer todos los requisitos legales.
2. Continúe ejerciendo las funciones de un empleo, cargo o comisión después
de saber que se ha revocado su nombramiento o que se le ha suspendido o
destituido.
3. Teniendo conocimiento por razón de su empleo, cargo o comisión de que
pueden resultar gravemente afectados el patrimonio o los intereses de
alguna dependencia o entidad de la administración pública federal
centralizada, del Distrito Federal, organismos descentralizados, empresa de
participación estatal mayoritaria, asociaciones y sociedades asimiladas a
éstas y fideicomisos públicos, del Congreso de la Unión o de los poderes
Judicial Federal o Judicial del Distrito Federal, por cualquier acto u omisión
y no informe por escrito a su superior jerárquico o lo evite si está dentro de
sus facultades.
4. Por sí o por interpósita persona, sustraiga, destruya, oculte, utilice, o
inutilice ilícitamente información o documentación que se encuentre bajo su
custodia o a la cual tenga acceso, o de la que tenga conocimiento en virtud
de su empleo, cargo o comisión.
5. Por sí o por interpósita persona, cuando legalmente le sean requeridos,
rinda informes en los que manifieste hechos o circunstancias falsos o
niegue la verdad en todo o en parte sobre los mismos, y
6. Teniendo obligación por razones de empleo, cargo o comisión, de
custodiar, vigilar, proteger o dar seguridad a personas, lugares,
instalaciones u objetos, incumpliendo su deber, en cualquier forma propicie
daño a las personas, o a los lugares, instalaciones u objetos, o pérdida o
sustracción de objetos que se encuentren bajo su cuidado.

Al que cometa alguno de los delitos a que se refieren las fracciones I y II de este
artículo, se le impondrán de tres días a un año de prisión, multa de treinta a
trescientas veces el salario mínimo diario vigente en el Distrito Federal en el
momento de la comisión del delito y destitución en su caso, e inhabilitación de un
mes a dos años para desempeñar otro empleo, cargo o comisión públicos.

Al infractor de las fracciones III, IV, V y VI se le impondrán de dos a siete años de


prisión, multa de treinta a trescientas veces el salario mínimo diario vigente en el
Distrito Federal en el momento de cometerse el delito y destitución e inhabilitación
de dos años a siete años para desempeñar otro empleo, cargo o comisión
públicos.

Artículo 215. .- Cometen el delito de abuso de autoridad los servidores públicos


que incurran en alguna de las conductas siguientes:

1. Cuando para impedir la ejecución de una ley, decreto o reglamento, el


cobro de un impuesto o el cumplimiento de una resolución judicial, pida
auxilio a la fuerza pública o la emplee con ese objeto;
2. Cuando ejerciendo sus funciones o con motivo de ellas hiciere violencia a
una persona sin causa legítima o la vejare o la insultare;
3. Cuando indebidamente retarde o niegue a los particulares la protección o
servicio que tenga obligación de otorgarles o impida la presentación o el
curso de una solicitud;
4. Cuando estando encargado de administrar justicia, bajo cualquier pretexto,
aunque sea el de obscuridad o silencio de la ley, se niegue
injustificadamente a despachar un negocio pendiente ante él, dentro de los
términos establecidos por la ley;
5. Cuando el encargado o elemento de una fuerza pública, requerido
legalmente por una autoridad competente para que le preste auxilio se
niegue a dárselo o retrase el mismo injustificadamente. La misma previsión
se aplicará tratándose de peritos.
6. Cuando estando encargado de cualquier establecimiento destinado a la
ejecución de las sanciones privativas de libertad, de instituciones de
readaptación social o de custodia y rehabilitación de menores y de
reclusorios preventivos o administrativos que, sin los requisitos legales,
reciba como presa, detenida, arrestada o interna a una persona o la
mantenga privada de su libertad, sin dar parte del hecho a la autoridad
correspondiente; niegue que está detenida, si lo estuviere; o no cumpla la
orden de libertad girada por la autoridad competente;
7. Cuando teniendo conocimiento de una privación ilegal de la libertad no la
denunciase inmediatamente a la autoridad competente o no la haga cesar,
también inmediatamente, si esto estuviere en sus atribuciones;
8. Cuando haga que se le entreguen fondos, valores u otra cosa que no se le
haya confiado a él y se los apropie o disponga de ellos indebidamente.
9. Cuando, con cualquier pretexto, obtenga de un subalterno parte de los
sueldos de éste, dádivas u otro servicio;
10. Cuando en el ejercicio de sus funciones o con motivo de ellas, otorgue
empleo, cargo o comisión públicos, o contratos de prestación de servicios
profesionales o mercantiles o de cualquier otra naturaleza, que sean
remunerados, a sabiendas de que no se prestará el servicio para el que se
les nombró, o no se cumplirá el contrato otorgado;
11. Cuando autorice o contrate a quien se encuentre inhabilitado por resolución
firme de autoridad competente para desempeñar un empleo, cargo o
comisión en el servicio público, siempre que lo haga con conocimiento de
tal situación;
12. Cuando otorgue cualquier identificación en que se acredite como servidor
público a cualquier persona que realmente no desempeñe el empleo, cargo
o comisión a que se haga referencia en dicha identificación;
13. Obligar al inculpado a declarar, usando la incomunicación, la intimidación o
la tortura, y
14. Obligar a declarar a las personas que se mencionan en el artículo 243 Bis,
del Código Federal de Procedimientos Penales, acerca de la información
obtenida con motivo del desempeño de su actividad.
15. Omitir el registro de la detención correspondiente o dilatar
injustificadamente poner al detenido a disposición de la autoridad
correspondiente.

Al que cometa el delito de abuso de autoridad en los términos previstos por las
fracciones I a V y X a XII, se le impondrá de uno a ocho años de prisión, de
cincuenta hasta trescientos días multa y destitución e inhabilitación de uno a ocho
años para desempeñar otro empleo, cargo o comisión públicos. Igual sanción se
impondrá a las personas que acepten los nombramientos, contrataciones o
identificaciones a que se refieren las fracciones X a XII.

Al que cometa el delito de abuso de autoridad en los términos previstos por las
fracciones VI a IX, XIII, XIV y XV, se le impondrá de dos a nueve años de prisión,
de setenta hasta cuatrocientos días multa y destitución e inhabilitación de dos a
nueve años para desempeñar otro empleo, cargo o comisión públicos.
CIUDAD DE MÉXICO A QUINCE DE JUNIO DE DOS MIL DIECIOCHO

Se investiga el ilícito de EJERCICIO INDEBIDO DEL SERVICIO PÚBLICO a los


policías que detuvieron a Marco Antonio Sánchez Flores.

IDENTIFICACIÓN DE LAS PARTES

Código penal del Distrito Federal

Acusado 1: Policía 1

Acusado 2: Policía 2

Víctima: Marco Antonio Sánchez Flores (Estudiante de la preparatoria número 8


Miguel Schulz)

Testigo 1: Amigo de Marco Antonio Sánchez Flores

HECHOS

El día 23 de enero de 2018 entre las 16:30 y 16:35 los policías ********* dieron
persecución y arrestaron a Marco Antonio en la estación del metrobus Rosario.
Posteriormente los policías aseguran que lo liberaron a 200 metros de una iglesia
que está en contra esquina al Colegio de Bachilleres.

El estudiante fue encontrado el domingo 28 de enero del 2018 (cinco días después
de su detención) a casi 30 kilómetros de donde fue detenido la primera vez.

RELATO DE TESTIGOS, POLICÍAS Y MADRE DE MARCO ANTONIO

Testigo 1:

- El amigo de Marco dice que se encontraba con Marco Antonio en el


momento del arresto cuando se encontraban tomando fotos a paredes
con grafiti cerca del Colegio de Bachilleres, cuando dos policías se
acercan y comienzan a revisar la mochila de Marco Antonio acusándolo
de asaltar a otro muchacho, es en ese momento cuando Marco Antonio
se asusta y se hecha a correr hacia el paradero de autobuses.
- También comenta que los policías le dijeron que los iban a llevar a la
Agencia 40 del Ministerio Publico.

Policías:

- Aseguran que liberan a Marco Antonio unos cinco o diez minutos


después de su detención
- Comentan que se le respetaron todos sus derechos humanos
MADRE DE MARCO:

- Cuenta que la última vez que hablo con Marco fue el día 23 de enero a
las 7:30 de la mañana
- Su último intento con Marco fue a las 14 hrs sin éxito.
- Las llamadas entraban hasta las siete de la noche.
- A las 19:22 minutos le envía un mensaje de texto que decía “Por favor,
conteste quien tenga este teléfono”.

UBICACIÓN POR REDES SOCIALES ANTES DE SU DETENCIÓN

- 10 am Subió publicaciones en café de Starbuks en centro comercial de


Polanco se comprueba con la existencia de un recibo
- Captura de Google Maps que india que estuvo cerca del Museo
Soumaya.
- 12 pm. Cambio su foto de perfil de Facebook con el letrero de una
peluquería de Polanco.
- Realizo 50 publicaciones ese día, ninguna después de su detención.

HECHOS PROBADOS CON CÁMARAS DE SEGURIDAD

INSTRUCCIONES:
1. Lea el caso planteado.
2. Elabore un video de mínimo 3 minutos y máximo 4 minutos, que incluya por escrito:
carátula, introducción y conclusiones.
3. En el que exponga sus argumentos del caso, señalando específicamente ¿Qué ilícitos se
deprenden del caso planteado, quién los cometió y en qué responsabilidad incurren?
4. Puede utilizar cualquier aplicación para elaborar el video, debiendo enviarme el link para
poder accesar a él.