Sie sind auf Seite 1von 3

LA PROMESA DE LA TIERRA PROMETIDA

JOSUE 1:2-4 1 Después de la muerte de Moisés, siervo del Señor,


Dios le dijo a Josué hijo de Nun, asistente de Moisés: 2 "Mi siervo
Moisés ha muerto. Por eso tú y todo este pueblo deberán prepararse
para cruzar el río Jordán y entrar a la tierra que les daré a ustedes
los israelitas. 3 Tal como le prometí a Moisés, yo les entregaré a
ustedes todo lugar que toquen sus pies. 4 Su territorio se
extenderá desde el desierto hasta el Líbano, y desde el gran río
Éufrates, territorio de los hititas, hasta el mar Mediterráneo, que se
encuentra al oeste.
Las cualidades de esta tierra y la promesa de Dios sobre ella incluían muchas
y grandes bendiciones para el creyente, y para el pueblo de Dios. De esta
forma hallamos que estar en la Tierra Prometida es un estado de gracia y de
bendición que Dios provee a los que Les aman.
¿Qué es la tierra prometida?
 Es salir de la esclavitud del pecado a la libertad del Señor.
Gálatas 5:1 Cristo nos libertó para que vivamos en libertad. Por lo tanto,
manténganse firmes* y no se sometan nuevamente al yugo de esclavitud.

La libertad verdadera significa que:


 Por medio de Jesucristo somos redimidos de la esclavitud del
pecado. Dios nos ha adoptado en su familia, y podemos caminar con
Él en la verdad.
 Nuestra esperanza es segura. Podemos vivir con gozo y confianza, ya
que confiamos en que el Señor cuidará de nosotros hoy y siempre.
 Dios nos ha permitido llegar a ser todo lo que Él se propuso. Para
ser libres de resentimientos, de baja autoestima y de otros
impedimentos que una vez nos dominaron. Además, su Espíritu Santo
nos guía y nos capacita para que podamos hacer todo lo que Él desee.
 ser valiente para salir de la esclavitud y seguir a Dios por el
desierto dejando atrás todo
Determinados para conquistar lo nuevo como la tuvo Abraham cuando
Dios le dijo:
Génesis 12:1-3
1 El SEÑOR le había dicho a Abram: «Deja tu patria y a tus parientes y a la
familia de tu padre, y vete a la tierra que yo te mostraré. 2 Haré de ti una gran
nación; te bendeciré y te haré famoso, y serás una bendición para otros. 3
Bendeciré a quienes te bendigan y maldeciré a quienes te traten con
desprecio. Todas las familias de la tierra serán bendecidas por medio de ti».
 Estado pleno de gozo
Salmo 16:11
Me mostrarás la senda de la vida. En tu presencia hay plenitud de gozo,
delicias en tu diestra para siempre. RVA

 Las almas de nuestro prójimo son Tierra Prometida conquistar más


almas para Cristo

Uno de los gozos más grandes que podemos tener como cristianos es
el de llevar a alguien a Cristo. ¡Piénsalo! Tú y yo podemos ser los
instrumentos de Dios en la salvación de otros.
Proverbios 11:30 El fruto del justo es árbol de vida; Y el que gana almas
es sabio.

 Es el tiempo del reposo del Señor


Hebreos 3:7-11
7 Por lo cual, como dice el Espíritu Santo: Si oyereis hoy su voz, 8 No
endurezcáis vuestros corazones, Como en la provocación, en el día de la
tentación en el desierto, 9 Donde me tentaron vuestros padres; me probaron,
Y vieron mis obras cuarenta años. 10 A causa de lo cual me disgusté contra
esa generación, Y dije: Siempre andan vagando en su corazón, Y no han
conocido mis caminos. 11 Por tanto, juré en mi ira: No entrarán en mi
reposo.

 Es la promesa de la presencia de Dios.

Josué 1:5 Nadie podrá hacerte frente mientras vivas. Pues yo estaré contigo
como estuve con Moisés. No te fallaré ni te abandonaré.

Juan 16:33 Les he dicho todo lo anterior para que en mí tengan paz. Aquí
en el mundo tendrán muchas pruebas y tristezas; pero anímense, porque yo
he venido al mundo.
El Señor no nos promete una vida fácil, libre de carga y angustia; sin embargo
nos ofrece la promesa de ante cualquier situación, contar con su presencia y
compañía para superar cada uno de nuestros problemas

Romanos 8:38-39 Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida,


ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, 39 ni
lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del
amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.
Cuando surjan dificultades, Él prometió estar siempre con nosotros.
Diezmos y ofrenda

Salmo 1:1-3

1 Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo


de malos, Ni estuvo en camino de pecadores, Ni en
silla de escarnecedores se ha sentado;

2 Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en


su ley medita de día y de noche.

3 Será como árbol plantado junto a corrientes de


aguas, Que da su fruto en su tiempo, Y su hoja no
cae; Y todo lo que hace, prosperará.