Sie sind auf Seite 1von 4

1

Casanova España partida en dos

El golpe militar no pudo lograr de entrada la conquista del país, pero sí dividió profundamente al Ejército y las fuerzas de seguridad, debilitó al Estado republicano y abrió un escenario de lucha armada, de rebelión militar y de revolución popular.

El general Emilio Mola fue el principal protagonista de la preparación de la rebelión, poniendo en manos militares la autoridad civil para controlar (o liquidar) a sus adversarios. El gobierno lo había mandado en 1935 a Marruecos para ocupar la jefatura del ejército, y fue ahí donde inició la sublevación militar.

Ante esta situación, el jefe de gobierno, Casares Quiroga, ordenó a los gobernadores civiles que no repartiesen armas a las organizaciones obreras. Al mismo tiempo, el gobierno suspendió a los militares rebeldes, disolvió a las unidades sublevadas y licenció a sus soldados. Casares Quiroga dimitió en julio, y en su lugar ingresó José Giral, en un gobierno de republicanos izquierdistas que dieron el paso definitivo de repartir armas entre los militantes obreros y republicanos más comprometidos.

Los militares perdieron en Madrid y la sublevación tampoco triunfó en Barcelona, bastión de los anarquistas que se convirtió en el símbolo de la resistencia popular y de la revolución. Estas eran las dos mayores ciudades de España y en ellas no tuvieron éxito, pero sí en otras ciudades estratégicas, como Sevilla (ciudad más importante de Andalucía) o Zaragoza (estratégica ara conquistar la ribera del Ebro y marchar sobre Madrid).

Es importante tener presente, sin embargo, que no fue el Ejército en bloque el que se sublevó contra la República, ni tampoco fue una rebelión de generales. Los militares sublevados, además, no permitieron ninguna indecisión o resistencia de sus propios compañeros. La parte más activa de la sublevación la llevó el cuerpo de oficiales, que dispusieron desde el principio del ejército de África.

Para los jefes militares sublevados existía una larfa lista de agravios causados por la república, como la revisión de los ascensos concedidos por méritos de guerra por la dictadura de Primo de Rivera, la ley de Reforma Militar de Azaña (que buscaba bajar la cantidad de oficiales en el ejército modernizar la estructura de las fuerzas armadas y llevarlas a una proporción razonable de

2

aproximadamente un militar por cada cien civiles) y las destituciones de algunos de los jefes. Los motivos por los que decían sublevarse, en julio de 1936, eran la ausencia total de Poder Público, y la necesidad de mantener el orden y la unidad de la Patria. Ocupaban un lugar destacado los agravios acumulados frente a los políticos por considerarlos lacayos del izquierdismo y del bolchevismo.

La Junta de Defensa Nacional, presidida por el general Cabanellas, fue el primer órgano de coordinación militar en la zona sublevada, hasta que el general Franco fue investido por sus compañeros de armas el 1 de octubre como único jefe político y militar. Desde Marruecos, Franco tuvo que enfrentar el problema de cómo pasar las tropas desde su posición en África hasta la Península, en lo que lo ayudaron Hitler y Mussolini, especialmente con aviones que le permitieron a Franco eludir el bloqueo naval de la marina republicana y comenzar el avance sobre Madrid.

A finales de julio, el éxito o fracaso de la sublevación había partido a España en dos. Había triunfado en casi todo el norte y noroeste de España y en amplias zonas de Extremadura y Andalucía. Por otro lado, en la zona republicana habían quedado las principales ciudades, los principales focos industriales y mineros y las sedes de las principales empresas y entidades financieras.

2 aproximadamente un militar por cada cien civiles) y las destituciones de algunos de los jefes.

La sublevación militar no logró el principal objetivo, que era hacerse con el poder y echar abajo a la República, pero el Gobierno tampoco pudo dominar la

3

rebelión. Por eso, mientras que Franco tenía la ayuda de Hitler y Mussolini, el Gobierno buscó la ayuda internacional en las democracias, que no accedieron a ayudar a pesar de la simpatía a la causa republicana por miedo a que la revolución se extendiera. Otro miedo también era que, según los británicos, cualquier intervención en España obstaculizaría su política de apaciguamiento con Alemania. Por ende, la República, régimen legítimo, se quedó sin ayuda hasta que la URSS intervino en 1936.

La combinación de triunfos y fracasos en la sublevación pronto demostró a los militares rebeldes quela lucha iba a ser dura, larga y de asaltos. De ahí el clima de terror y Franco contaba para ello con las fuerzas militares del protectorado de Marruecos, famosas por su brutalidad. Además, los militares y las fuerzas de policía contaron con el entusiasmo de centenares de derechistas y falangistas.

Comenzaron así los encarcelamientos en masa, la represión selectiva, la tortura sistemática y el terror. Las matanzas se centraron en los lugares donde más resistencia hubo, incentivada por la mayor presencia de organizaciones de izquierda. Los últimos días de julio y los meses de agosto y septiembre de 1936 son los que arrojan las cifras más altas de víctimas detenidas en las calles o en sus casas por ser izquierdistas.

En las ciudades donde fracasó la sublevación, los militares que se habían levantado contra la República fueron tratados sin piedad, con actuaciones impunes contra militares presos de inusitada crueldad. Se suponía que todos esos militares eran fascistas probados, pero también fueron blancos inmediatos el clero, políticos conservadores, propietarios, terratenientes, labradores, burgueses o trabajadores moderados.

Lo que quedaba de la España republicana era un hervidero de poderes armados, de difícil control, que trataban de llenar el vacío de poder. El Estado dejó de existir más allá de Madrid, si es que allí existía y el poder pasó a los comités, presididos por José Giral. Surgió, por ende, una oleada de igualitarismo militante, de milenarismo, una revolución espontánea.

La marca revolucionaria del verano de 1936 arrastró con ella desde el principio una ola de terror, porque para destruir todos los símbolos de jerarquía social hubo que pasar por encima de los cadáveres de miles de personas, enemigos políticos y de clase. Antes de construir, había que eliminar de raíz el mal social, que era la revolución para la mayoría de los dirigentes y militantes anarcosindicalistas. Al igual que en el territorio controlado por los militares, la

4

violencia en el bando republicano se concentró en los meses de agosto y septiembre, menos en Madrid, que siguió matando gente hasta noviembre.

La guerra civil española, en definitiva, ha pasado a la historia como la deshumanización total del contrario y por la espantosa violencia que terminó con al menos 150000. El terror se extendió más allá de los límites de las organizaciones políticas y del propio Ejército, especialmente nuevos poderes que ocuparon los espacios vacíos que al mismo tiempo pusieron en marcha mecanismos de terror, como los escuadrones falangistas o los comités revolucionarios.

A partir de noviembre de 1936, sin embargo, los grupos paramilitares e incontrolados desaparecieron prácticamente del escenario y las milicias se sometieron definitivamente a la disciplina del Ejército. La concentración del poder no resultó fácil, pero había pruebas claras de que el terror se estaba controlando de los dos bandos desde arriba. El terror se enfrió y se inauguró la fase de violencia legal, pasada por tribunales.

El enemigo seguía ahí, pero la necesidad de atender principalmente a la guerra, la concentración del poder y la disciplina en la retaguardia comenzaron a frenar los excesos. Esto no fue un fenómeno de Madrid o Barcelona, sino que en casi todas las provincias de la zona republicana se constituyeron los tribunales populares. La mayoría de los comités revolucionarios y antifascistas fueron sustituidos por consejos municipales, mientras que los grupos armados y milicias fueron militarizados e incorporados al nuevo ejército de la república.

En la otra zona, todo parecía bajo el control de los militares, con Franco ejerciendo desde octubre de 1936 como máxima autoridad. Sin embargo, cabe resaltar que la fase del terror legal tardó mucho más en aparecer aquí que en la zona republicana.

La apelación a la violencia y al exterminio del contrario fueron valores duraderos en la dictadura. Ya durante la guerra, la Iglesia católica, al convertir un conflicto armado civil en cruzada religiosa, legitimó el derecho a la rebelión de los militares y justificó la represión. La entrada en escena de lo sagrado, lejos de mitigar la violencia, la incrementó y atizó la ira popular contra el clero que había estallado en el mismo intento de la derrota del levantamiento popular.