Sie sind auf Seite 1von 2

Lenguaje de señas Español y Aymara

Lenguaje de señas Español y Aymara

Certifican a siete sordos como maestros


de lengua de señas
Sólo siete personas sordas enseñan la lengua de señas boliviana (LSB) en la ciudad de La Paz. Este mes, los
instructores recibirán una certificación del Ministerio de Educación que valida sus conocimientos como maestros.
En Bolivia, según los datos del el Instituto Nacional de Estadística (INE), hay 50.562 personas sordas, de las
cuales 32.321 tienen "dificultad permanente en hablar, comunicarse o conversar”. Las nuevas generaciones
saben leer y escribir en español, pero sus padres o abuelos en algunos casos no han aprendido ni lo básico de
la lengua de señas. Por lo que les ha tocado vivir en un mundo que grita, pero que ellos no pueden entender.
"Yo nací sordo, me aburría con las personas oyentes. Mi familia me hacía a un lado y de a poco he ido
aprendiendo la lengua de señas y ganando independencia.

Según los estudios de Martha Hardman y otros (1988: 16-20), el aymara tiene cuatro postulados lingüísticos que un hablante de esta lengua
toma por sentado, en sentido de “ideas y conceptos que se extienden por todo el idioma, entrecruzándose en todo sus niveles gramaticales,
que se integran a la estructura semántica y caracterizan la visión aymara del mundo”. Estos postulados son:

i. Las cuatro personas del aymara;


ii. La diferenciación gramatical entre lo humano y lo no-humano;

iii. El concepto característico del espacio y tiempo; y

iv. La categorización o configuración del movimiento, tanto en verbos como en nominales.