Sie sind auf Seite 1von 12

TERCERA UNIDAD

MITOS Y LEYENDAS DEL MUNDO

SEXTOS BÁSICOS
LENGUAJE Y COMUNICACIÓN
Características del Mito
Los mitos son esas historias sorprendentes que se transmiten de
generación en generación como hechos veraces pero fuera de la misma
realidad. En ellos se explica la vida de los dioses, acontecimientos de la
naturaleza, algunas veces su finalidad es justificar algunas costumbres,
y sobre todo es basado en religiosidad.

Los mitos pertenecen a una época en que el hombre no podía


desentrañar la explicación de los fenómenos que se desarrollaban a su
alrededor. Los fenómenos de la naturaleza no se entendían como el
resultado de una ley natural, se atribuían a personajes divinos, o
sobrehumanos, de poderes buenos o malos.

El mito entrega el conocimiento de la vida del hombre antiguo y la


interpretación de sus pensamientos y de sus acciones.

Sus características esenciales son:

Todo mito está lleno de símbolos que


representan cosas de la realidad con
fragmentos del propio mito.

Una de sus características principales


es que son relatos fantasiosos y
llenos de creatividad imaginaria.

Son tradicionales al irse manteniendo a través del tiempo por


generaciones.

Intentan explicar la base o el origen de una realidad.

Mayormente cuentan la historia del origen del universo, de un mundo,


de una deidad.

Sus personajes principales suelen ser dotados de poderes sobre


naturales ya sean dioses o seres sagrados.

El sentido histórico de los mitos suele ser religioso, filosófico o real.

Cada cultura tiene sus propios mitos, los más conocidos pertenecen a la
cultura griega y han vivido en la literatura universal hasta nuestros días.
Como ejemplo podemos enumerar algunos mitos griegos muy conocidos
como: El mito de Pandora, de Perseo, de Ícaro, de Atlas, de Edipo, entre
muchos más.
Mito sobre la muerte del ser humano
Este es un mito mapuche (pueblo nativo de Sudamérica) que cuenta la historia
del descenso de las almas y el fin del ciclo espiritual de los hombres.

En el pensamiento mapuche, el alma o ánima del ser humano se encuentra en


contacto estrecho con la naturaleza, específicamente con los árboles. Por este
motivo, todos los rituales de esta etnia se llevan a cabo en los claros rodeados
por árboles. Ahora, aclaremos otro concepto, según los mapuches existe
un Pu-Am o alma universal de donde se desprenden todos los seres vivos.
También de esta ánima madre depende la de todos los hombres, es decir, su
am. Esta porción de Pu-Am acompaña a las personas hasta su muerte, como
pasa con el resto de cosas que están vivas; excepto los wekefe, seres sin
alma.

Cuando un hombre muere, su am se convierte en pijá y esta se rehúsa a


abandonar el cuerpo humano. Sin embargo el estado pijá puede ser muy
riesgoso, ya que algún wekufe puede quedarse con el alma para él o hacerla su
esclavo. La única forma de estar a salvo para un pijá, es migrar hasta la isla de
Ngill chenmaiwe, un recinto reservado para los muertos. Una vez en este
lugar, el pijá pasará a ser un alwe. Esta es la explicación del por qué los
familiares de un difunto mapuche ahuyentan al alma con griteríos y golpes.

Cuando el alma haya alcanzado la forma de alwe, esta podrá volver a vivir
cerca de los seres queridos sin el riesgo de ser capturada por los wekefe.
También se cree que en ocasiones, ciertas ánimas humanas consiguen un
grado de superación tan elevado, que pueden transformarse en pillán o
wangulén. Sin embargo esto no sucede con frecuencia. Por lo general, luego
de un tiempo el ánima del difunto es olvidada por los parientes, entonces el
alwe vuelve al Pu-Am para unirse con él para siempre, alcanzando su final el
ciclo espiritual de los hombres.

Bajo esta lógica mística, el ser humano tiene por metallevar una vida que le
permita el conquistar las cuatro formas de conocimiento de la cosmovisión
mapuche: la creatividad, la intuición, la comprensión y la imaginación. Cuando
una persona consigue dominar estas virtudes, no tiene nada que temer porque
a su muerte se convertirá en pillán, si es hombre, o en wangulén, si es mujer.
Una vez alcanzado este estado, las ánimas pueden permanecer en contacto
con el mundo y con sus parientes, pues pasan a formar parte de los espíritus
antiguos que interfieren a favor de los hombres en las cosechas y los buenos
tiempos.

Solo hay una última tarea para quienes estén dispuestos a alcanzar el estado
pillán o wangulén: deben engendrar muchos hijos, quienes a su vez
engendrarán muchos nietos; debido a que la condición indispensable para un
pillán es que nunca deje de ser recordado por su descendencia. Por esta razón,
los mapuches se garantizan tener una descendencia numerosa y que perdure a
través del tiempo. Sin duda este es otro de los pueblos que consideran
que solo se muere cuando se es olvidado por completo.
Mitos romanos
La mitología romana es de las más destacadas de toda la historia de la
humanidad. Con fuertes lazos con la mitología griega, los mitos romanos
toman muchas de estas historias y las adaptan a sus propias creencias e
historias. Leyendas épicas, cuentos fantásticos y seres mitológicos dominan la
mitología romana.

Rómulo y Remo
Mito romano que cuenta la historia de los hermanos Rómulo y Remo
-fundadores de Roma- quienes por diferencias de poder y posesión terminan
con un trágico final.

En la historia de la humanidad han existido múltiples reinos de gran poderío,


pero el más grande de todos fue el romano, si pensamos en los mil años que
duró su poderío. Y un pueblo con tanto esplendor necesita una justificación
divina para emparentarse con las deidades, quienes parecen bendecir a la
nación en cuestión. Este es el caso del mito de Rómulo y Remo, dos jóvenes
que servirían como cimientos del imperio romano.

Según la tradición, Ascanio, quien fuera hijo del glorioso Eneas ―a su vez hijo
de Venus y Anquises―, fundó la ciudad mítica de Alba Longa, en la ribera
del río Tíber. En esta ciudad latina primitiva, muchos sucedieron a Ascanio en
el poder, hasta llegar a Numitor y Amulio. El último de estos traicionó a su
hermano y lo destronó. Además, para garantizar que la descendencia de
Numitor fuera a reclamar el poder en un futuro, obligó a Rea Silva, hija única
del rey despojado, a convertirse en sacerdotisa de la diosa Vesta.

A pesar de las ambiciones de Amulio, Rea Silva quedó encinta del dios de
la guerra Marte, llevando en su vientre a los mellizos Rómulo y Remo.
Para salvar la vida de los tres, madre e hijos, Rea Silva tuvo que colocar a los
niños en una sesta y dejarlos a su suerte entre las corrientes del río Tíber. Pero
al tratarse de semidioses, la buena fortuna les sonrío y fueron rescatados
por una loba, que los encontró en la cuenca del río.

Según la tradición, la loba que los adoptó y crio llevaba por nombre Luperca,
el mito dice que los gemelos Rómulo y Remo fueron amamantados por
una loba en el monte Palatino hasta que un pastor los encontró y los educó.
Cuando alcanzaron la edad adulta, los hermanos regresaron a Alba Longa y
con éxito devolvieron el trono a Numitor. Luego de esta hazaña,
decidieron fundar una colonia en lugar donde fueron criados por la loba.

De este modo llegó el momento de fundar una nueva ciudad, los gemelos se
habían instalado en la desembocadura del Tíber, en el lugar de las siete
colinas: Aventino, Celio, Capitolio, Esquilino, Palatino, Quirinal y Viminal. Se
dice que para iniciar el nuevo reino, Rómulo y Remo invitaron a todos
aquellos que no tuvieran posesión alguna, incluyendo bandidos. Así pues,
en una ocasión los hermanos discutían por el lugar donde fundarían la ciudad;
decidieron resolverlo según la costumbre etrusca de consultar a las
aves; Rómulo vio volar 12 buitres sobre el monte Palatino y Remo sólo a
seis en otra de las colinas.

Rómulo se dirigió al monte Palatino y trazó un rectángulo que delimitaba


los dominios de su ciudad y amenazó con matar a cualquiera que se
atreviese a cruzarlos. Remo se sintió retado, pues había fundado su propia
ciudad en otro de los montes, y atravesó las fronteras del Palatino con
altanería; Rómulo cumplió su palabra y mató a sangre fría a su único
hermano, convirtiéndose el absoluto monarca romano.
El caballo de Troya
El mito del caballo de Troya recibe su nombre la ciudad de Troya, también
conocida como Ilión, capital de un reino grande y poderoso ubicado en Asia
menor. Un día, de Paris, hijo del rey de Troya, raptó a Helena, la reina de una
ciudad griega llamada Esparta.

El secuestro dejó varios reyes griegos indignados. Ellos unieron sus ejércitos y
entraron en guerra contra Troya. La ciudad estuvo rodeada por varios años,
pero sus altas murallas impedían que fuera invadida.

Entre los griegos, estaba nuestro viejo conocido Ulises (también llamado
“Odiseo”). Él concibió un plan bastante original que prácticamente decidió la
guerra: mandó construir un enorme caballo de madera, y se escondió en su
vientre junto con algunos guerreros.

Los ejércitos griegos dejaron el caballo frente a la puerta de entrada de Troya,


como una especie de tributo y comenzaron a retirarse ocultándose de la vista
del ejército troyano.

Los troyanos pensaron que los griegos habían desistido de la guerra, y que el
caballo era un regalo para ellos. Así, decidieron llevar aquel gigantesco caballo
dentro de la ciudad. Como era muy grande, llegaron a derribar una parte de la
muralla para poder entrar con él; ignorando que Ulises y sus guerreros se
encontraban dentro.

El mito del caballo de Troya finaliza cuando, de noche, los troyanos estaban
durmiendo, y Ulises y los guerreros griegos salieron del vientre del caballo de
madera. Otros soldados aprovecharon el agujero en el muro y comenzaron a
invadir la ciudad. En poco tiempo, los griegos dominaron Troya e invadieron el
palacio real. La guerra terminó con la victoria de los griegos, y Helena fue
llevada de vuelta a Esparta.

El impacto del mito del caballo de Troya es tan grande en la cultura occidental
que se ha acuñado el término regalo griego para referirse a un presente que
esconde un mal.

La palabra mito quiere decir “relato”. El mito es, esencialmente, una narración
pero de carácter sagrado, ya que formaba parte del ritual religioso de los
pueblos de la antigüedad. Los mitos son de origen popular y se transmiten
oralmente de generación en generación antes de que se los registrara en
forma escrita.
Mito de Aracne

Velázquez: La fábula de Aracné (1644-1648). Conocido como “Las hilanderas”, al fondo puede
una escena del mito

Este mito griego explica la creación del arte de tejer a imitación de la labor
que hacen las arañas. Aracne era la hija de un tintorero de Colofón y tenía una
gran habilidad para bordar y tejer. Todo el mundo alababa sus obras, de tal
manera que se volvió una engreída y afirmó que sus trabajos eran superiores a
los de Atenea que era, entre otros títulos, diosa de la artesanía.

Atenea, aunque airada, quiso darle a la joven la oportunidad de retractarse y


no ofender a los dioses. La visitó disfrazada de anciana, pero la chica en lugar
de retirar sus palabras se burló de los dioses y retó a la vieja a un concurso de
bordado. Atenea se quitó el disfraz y comenzó la competición. Mientras que la
diosa tejía una escena de su victoria sobre Poseidón, Aracne bordó un tapiz en
el que se podían ver 22 episodios de los dioses cometiendo infidelidades.
Atenea reconoció la perfección del trabajo, pero se enfadó tanto por el
irrespetuoso tema elegido que destruyó la tela y el telar, golpeando a la joven
en la cabeza con la lanzadera. Aracne se dio cuenta del error cometido y
avergonzada se ahorcó. Atenea se compadeció de ella en el último momento y
convirtió la cuerda en una telaraña y a la propia Aracne en una araña. Aracne,
como una araña, enseñó la perfección del tejido a la humanidad.

Mito de Prometeo y el fuego

Heinrich Friedrich
Füger, “Prometeo lleva el fuego a la humanidad” (1817)

Prometeo era un titán amigo de los humanos. Zeus había decretado que el
fuego debía permanecer en el Olimpo y no debía ser entregado a los hombres,
pero Prometeo no estaba de acuerdo con esa decisión. Aquí las versiones
difieren y unas explican que se introdujo subrepticiamente en el taller
de Hefesto y tomo unas brasas de uno de sus hornos y otras que se acercó al
carro de Apolo y robó algunas chispas de él con las que prendió una planta
de hinojo borde y se lo entregó a los humanos.

Como castigo por el robo Zeus lo condenó a permanecer encadenado


eternamente a una roca y a que un águila se le comiera el hígado. Como era
inmortal, cada noche el hígado se regeneraba y el ave volvía a comérselo.
Afortunadamente, Heracles de camino al Jardín de las Hespérides, lo liberó con
el beneplácito de su padre, Zeus, que vio en esa acción un acto que glorificaba
a su hijo. Eso sí, Prometeo debía lucir para siempre un anillo adornado con un
trozo de la roca a la que estuvo atado.

Mito Chileno de la creación entre los atacameños


Este es un mito Chileno que cuenta la leyenda de los atacameños (indígenas
que habitaban el norte de Chile) y su historia sobre la creación del mundo.

Entre los atacameños, una etnia indígena sudamericana, nos llega el mito
de la creación del mundo. En el que también se explica parte de la creación
del mundo actual. Para comprender mejor el mito, hay que entender que este
pueblo floreció en pleno desierto de Atacama, al Norte de Chile. Hoy en
día sus descendientes se han mezclado con las poblaciones actuales del país,
pero aún sobreviven sus relatos, como el que vamos a referir.

Se dice que en el origen de los tiempos el mundo estaba cubierto por la


negrura de la noche, con dificultades los hombres antiguos exploraban
aquellos parajes inhóspitos. Quienes gobernaban aquel mundo primitivo
eran los ríos que corrían con bravura por la corteza terrestre, desgastando
cerros, rocas y montañas. En verdad eran difíciles aquellos tiempos, más
porque el espíritu Saire, deidad cuyo nombre significa agua de río, frío,
hambre y soledad, era la compañera de los pobres hombres de esa lejana
época.

En aquellos días tan oscuros, los pobladores de la cuenca del río Salado
murieron incinerados a causa de un violento sol; mientras que los habitantes
de la región de Socaire murieron víctimas de las incontenibles aguas
torrenciales y los violentos ríos. Una población más, la de la región del
Patillón desapareció dejando como único rastro sus huellas grabadas en la
arena del lugar. De aquí se desprende que solo sobrevivan ruinas de las
ciudades de los hombres antiguos.

Aunque la calamidad parecía gobernar los albores de la humanidad, los


abuelos, como se les llama a estos pobladores originarios, habían conseguido
prosperar en las tierras de Socaire. Si bien descubrieron las artes de la
agricultura, no tenían herramientas para trabajar la tierra: con solo ramas y
manos labraron considerables extensiones de tierra. Quizá la poca
prosperidad que alcanzaron los de Socaire se debe a que sabían cómo
cantarle al agua y esta les ayudaba regar los campos con la lluvia o a
construir surcos con su caudal.

Por desgracia, aquel mundo prehistórico era violento y no tuvo


consideración con los abuelos de Socaire. Según cuentan los relatos, tuvo
lugar un diluvio que duró 40 días y 40 noches. Como consecuencia de la
catástrofe, el agua arrastró los campos de cultivo y a toda la gente. Quizá la
tempestad se prolongó por años, o quién sabe. Lo cierto es que a partir del
diluvio surgió el mundo actual, un mundo difícil y hostil porque ya nadie sabe
cantar al agua, como lo hacían los abuelos.

A partir del mito, podemos deducir que hay un mensaje de humildad: los antiguos
hombres pudieron florecer a pesar de su corto entendimiento en los trabajos porque
sabían comunicarse con el agua. Como en otros mitos, se hace énfasis en la
relación hombre-naturaleza que tiende a desgastarse en los tiempos modernos.
También se puede identificar rasgos cristianos ―la mención del diluvio―, que quizá se
adquirieron posteriormente y fueron integrados al relato.
Qué es una leyenda?

La leyenda es un género literario que tiene caracteres fantásticos y


sobrenaturales que por lo general está contada como verídica, en ella se
narran historias llenas de folclore y hazañas en torno a un personaje principal.
Tiene rasgos fantásticos y muchas veces históricos, este tipo de narraciones se
transmiten de manera oral como parte de la cultura popular de los pueblos y
regiones de todas partes del mundo.

Este género rico en fantasía y heroísmo tiene una serie de diferenciaciones de


otros recursos literarios.

El personaje principal siempre tiene características humanas que a pesar de


esta condición, mágicamente tiene poderes sobrenaturales o fantásticos que le
dan un toque más interesante a su protagonismo.

Este género literario está lleno de fantasía contada como verdad, esta
características le da mucho sentido a las leyendas y al porqué de ser. Esto le
permite a la persona escéptica dudar sobre la veracidad de la información que
narra la leyenda, y la vuelve mucho más indeleble en las culturas.

Se transmiten de generación en generación como una tradición local, los hijos


de los hijos siempre sabrán la misma leyenda gracias a la permanencia de la
misma bien sea en la familia o en la localidad en donde se encuentren.

Siempre hay una historia que contar, la misma que está exagerada y
manipulada con hechos sobrenaturales y la que se vuelve el punto de quiebre
dentro de la narración.

Lo irónico es que las historias principales de las leyendas ocurrieron en


parcialidad, sólo que son exageradas con los elementos fantásticos.

1 – Los personajes y los eventos son exagerados hasta límites surrealistas.


Suelen ser poco animados, inanimados, superhéroes, o dioses personificados
en hombres con poderes sobrenaturales.

2 – Las leyendas se transmiten de manera tradicional, oral o escrita. Por lo


general en tercera persona.

3 – Suelen basarse en personas heroicas y sus logros. Incluyen a menudo


bastante acción, suspense y conflictos bélicos.

4 – Se juega con la veracidad de la historia, confundiendo al lector. En


ocasiones tratan de explicar fenómenos atmosféricos u orígenes de las cosas,
facetas del comportamiento humano, fenómenos sociales, costumbres
religiosas, o lecciones para la vida.

5 – El lugar suele representar la zona referente al origen de la leyenda.

6 – La situación temporal siempre es el pasado.

7 – Aparecen reflexiones sobre las fortalezas humanas, las flaquezas, las


debilidades o las imperfecciones humanas.

8– Al final trascienden los valores positivos de la sociedad, tareas difíciles o los


obstáculos que todos debemos superar.
Las leyendas son historias normalmente populares que pueden estar basadas en hechos
reales o inciertos. Con las leyendas se narran historias fantasiosas que mayormente
pertenecen al folklore de un país o ciudad. Existen diversas leyendas famosas alrededor
del mundo y muchas veces las leyendas son calificadas como terroríficas ya que, la
mayoría por no decir algunas son basadas en historias de miedo. Sin embargo, aunque se
pueda pensar que realizar una leyenda es algo fácil no lo es y para realizar una se debe
de tener en cuenta toda la estructura de la leyenda, la cual es la siguiente.

La historia. La historia es el elemento que conforma la estructura de la leyenda que más


se debe de tener en cuenta. En esta se realizan diversas investigaciones para así
conformar una historia de manera adecuada. En la historia se ingenia todo lo concerniente
a lo que pasará en el inicio, desarrollo y desenlace de la leyenda. Así como también se
toma en cuenta que es lo que se quiere que esta leyenda narre. Por otra parte, un punto
importante en la historia es determinar que giros se quiere que tome la leyenda y en que
se basará fundamentalmente esta leyenda o cual será su enfoque central. Por último, en
cuanto a la historia, se debe de tomar en cuenta a que público se quiere atraer y para qué
público estará destinada directamente el contenido de esta leyenda.

Personajes. En cuanto a los personajes, es importante tomar en cuenta que ellos serán
la vida de la leyenda. Es decir, dependiendo de los personajes y la historia esta leyenda
podrá o no tener coherencia y por ende tener éxito. A demás de esto, en este elemento de
la estructura de la leyenda se considerará qué cantidad de personajes se utilizarán y
estudia de manera exhaustiva cuáles son los personajes principales. Seguidamente, una
vez que se determinen los personajes principales se puede visualizar cuáles son aquellos
que podrían considerarse como secundarios y aquellos que se podrían eliminar
totalmente de la historia.

Narrador. El narrador es considerado como el cuarto elemento de la estructura de la


leyenda y además de esto es aquella parte importante que va indicando todos los
elementos que se mencionan con anterioridad. Un narrador puede ser tanto interno como
externo y este se encargará se darle vida a las acciones de los personajes, comentar la
trama y referirse al inicio de toda la leyenda.

Tiempo. El tiempo es de gran importancia en una leyenda y en cualquier historia que se


quiera realizar, ya que, esto determinará en qué tiempo o época se desarrolla la leyenda y
además se puede determinar la duración de la leyenda. El tiempo hará que la historia sea
coherente ya que, la historia puede narrarse en pasado, presente o futuro y de la misma
manera también se puede narrar tomando en cuenta los tres distintos tiempos. El tiempo
va a ayudar que las personas a las que se les narre la leyenda puedan entender a qué se
refiere de manera general la leyenda y cual es su finalidad.

"Leyenda de los Payachatas"

Esta es una leyenda Inca que cuenta la historia de dos tribus enemistadas. Las
constantes peleas y discusiones por las tierras hacían su convivencia casi insostenible.
Un día, el destino quizo que el Principe y la Princesa de los respectivos poblados se
encontraran. Desde ese instante comienza a crecer un amor puro y sincero superior a los
conflictos de sus pueblos.

Cuando las familias se enteraron de este romance no podían comprender lo que sucedía.
El odio irreflexible imposibilitaba ver que esta relación podía traer la paz y la unión. Ambas
tribus se afanaron en aconsejar e impedir la cercanía de los príncipes, a través de la
magia, sin embargo, no tuvieron éxito.
Era tanto el amor de la pareja que hasta la naturaleza sentía pena por ellos. Las nubes y
la luna comenzaron a llorar. Los lobos aullaban y las tormentas cayeron sobre las tierras,
advertencia de los dioses para ambas tribus.
Mientras la naturaleza volcaba su fuerza para que los poblados cambiaran de actitud,
ellos realizaban toda clase de artilugios para romper con el amor de los jóvenes. Tan
inútiles resultaron los esfuerzos, que los sacerdotes decidieron sacrificarlos para que
nunca llegaran a estar juntos. En una noche oscura y sin luna los príncipes fueron
asesinados. La fuerza de la naturaleza se hizo presente, llovió y llovió por días y noches.
Las lluvias, cada vez más intensas, fueron acompañadas de truenos y relámpagos que
asolaron la región.

Las dos tribus desaparecieron, producto de las inundaciones y en lugar de ellas


aparecieron dos hermosos lagos por donde se ha visto pasar en pequeñas canoas a los
dos príncipes finalmente juntos. Los lagos creados por las intensas lluvias son
el Chungará y el Cota-Cotani. La naturaleza no contenta con este homenaje, puso en el
lugar de las tumbas de los jóvenes dos volcanes: El Parinacota y el Pomerame.

El tesoro del "Santiaguillo"

En el puerto de Los Vilos fondeó un día el barco español "Santiaguillo". En él venían


tesoros fabulosos procedentes de Perú. Una de sus lanchas, cargada de valiosas
riquezas encalló. El mar y el tiempo se encargaron de sepultar el tesoro en la playa.

Relatan algunos pescadores que extraen sus productos en la zona que han visto una
embarcación llena de tripulantes, asegurando que son las almas de los marineros del
"Santiaguillo" que no han sido sepultados y que piden descanso. El descanso según la
leyenda llegará para esas almas cuando alguien descubra el tesoro.

La Calchona

Muchas son las versiones que se han tejido en torno a la fantástica historia de la
Calchona. Mientras algunas personas se refieren a ella como una mujer fea y malévola
que ataca a los jinetes, otras dicen que, tomando forma de animal, ataca a los hombres
desobedientes e infieles. Existe, además, la versión de la mujer que por las noches se
transforma en diferentes animales.

Aquí te presentamos una de ellas: cuenta la historia de un matrimonio que vivía sin
problemas en el campo, junto a sus dos hijos. Sin embargo, la familia no sabía que la
mujer era bruja y que en su hogar escondía varios frascos con unas cremas que, al
aplicarlas sobre su cuerpo, le permitían transformarse en el animal que ella eligiese.
Todas las noches realizaba el rito de colocarse los ungüentos y salir a pasear por los
campos. En la mañana regresaba, se aplicaba sus cremas y volvía a recobrar la forma de
madre.

Así pasó el tiempo, hasta que un día sus hijos la vieron, e imitando a su mamá se
pusieron las cremas, transformándose en múltiples animales. Pero cuando quisieron
volver a ser niños, no supieron cómo, y convertidos en animalitos se pusieron a llorar. El
padre despertó con los sollozos de los hijos, pero su sorpresa fue enorme, pues en lugar
de verlos a ellos encontró solamente pequeños animales. Con inteligencia, logró
encontrar el frasco con la pócima indicada y consiguió que los niños se transformaran
nuevamente en niños; pero para evitar que les volviera a ocurrir lo mismo, tomó las
cremas y las botó en las aguas de un río.

La madre, convertida en oveja negra, regresó a su casa, comenzó a buscar sus cremas
por todos lados, y como no pudo encontrarlas, quedó para siempre convertida en ese
animal. Por eso, cuando se siente balar una oveja negra que vaga de noche sola por los
campos, los campesinos saben que se trata de la Calchona. Todos acostumbran dejarle
un plato de comida para que se alimente, ya que es totalmente inofensiva.