Sie sind auf Seite 1von 10

Iluminismo y libertad

MARISA MOSTO

Ingenuidad del iluminismo objetivo de razón: la fuente misma de sus


propios esfuerzos." (...) "La razón se autoli-
Una de las mayores "ingenuidades"' de la quidó en cuanto medio de comprensión éti-
historia de la cultura, ha sido la pretensión ca, moral y religiosa." s
de la corriente iluminista de hacer sobrevivir Algo similar sostiene M. F. Sciacca, con
ciertos efectos al aniquilamiento de sus cau- respecto a la Ilustración desde otra perspec-
sas. Tal fue su designio al intentar conservar tiva, pero coincidente en esto con Horkhei-
la dignidad humana, la libertad, la ley, la mer: "... demolida la verdad que sirve de
verdad y el saber en general, más allá de la fundamento a la razón y que la trasciende,
negación de la metafísica. negando el Ser que funda todo ser, ninguna
La inutilidad de este intento es vista hoy verdad se salva y ningún valor sobrevive." 4
con claridad por los herederos mismos de la De ahí también que la pretensión de parte
ilustración, (fundamentalmente en la co- de algunos sectores de la cultura católica de
rriente cultural
2
autodenominada "postmo- lograr una transacción con la ilustración sea
dernidad" quienes traducen el abandono de también una insuperable "ingenuidad".
la metafísica en una actitud de nihilismo ex- La historia del enfrentamiento entre la
tremo. Iglesia y el iluminismo, no es la historia de la
En sus inicios el iluminismo quiso cons- lucha de la intolerancia versus la proclama-
truir un nuevo universo racional que mantu- ción vehemente de la libertad, sino la histo-
viera al resguardo la autonomía del sujeto ria de la lucha de una idea de la libertad
humano de los avatares de la antigua cultu- fundamentada en un cosmos de sentidos y
ra, teocéntrica, metafísica, a sus ojos aún valores por un lado, frente a un concepto de
"mítica", no adulta sino ingenua e irracio- libertad que termina por negarse a sí mismo,
nal, que limitaba la libertad humana por to- por hallarse dentro de un mundo fragmen-
das las direcciones. Partió así de un falso di- tado, atomizado, por el efecto disolvente de
lema: había que destruir la metafísica para la ausencia de las raíces metafísicas de los
conservar la autonomía. Pero al final del ca- seres.
mino se reveló su impotencia, vinculada En el planteo iluminista todo se separa: la
esencialmente a su anhelo de independen- antropología de la ética, la ética personal de
cia absoluta. la social, la filosofía social de la justicia, la
Oigamos el testimonio de Max Horkhei- justicia del orden natural. Más aún, la ética
mer, sucesor y a la vez crítico de la Ilustra- ya no busca el bien ni el saber la verdad. El
ción: "Los filósofos de la Ilustración ataca- ser humano mismo es dividido, su querer de
ron a la religión en nombre de la razón; en su saber y su vida espiritual de su pasionali-
última instancia a quien vencieron no fue a dad.
la Iglesia, sino a la metafísica y al concepto La autonomía humana pareciera sobrevi-

11
vir a costa de un mundo pulverizado debili- El obrar humano es inseparable del "ser"
tado que ya no puede oponerse al hombre humano.
como un obstáculo serio. Dice Joseph De Finance: "La acción se nos
Esta imagen de un mundo inconsistente presenta como la expresión, la perfecta rea-
frente a la omnipotencia del sujeto humano lización del ser, quien le proporciona su sen-
llega a su apogeo en la filosofía de Kant, en tido y valor. La acción no es constitutiva del
la que hallamos: a) una autonomía gnoseo- ser, no es el acto interno que la sustenta (el
lógica: la razón humana es independiente de esse), pues es preciso ser para obrar; pero
la inteligibilidad de lo real. Es la razón la sólo al obrar, el esse se manifiesta y justifica
que pone inteligibilidad en lo real mediante su existir. El sentido común afirma lo que la
el acto de conocimiento; b) una autonomía reflexión metafísica se esforzará en funda-
moral: la norma moral es creación del ser mentar, a saber, que la riqueza y existencia
humano pues no hay un orden natural que de un ser se mide por la amplitud y por la
dé fundamento objetivo a las normas mora- profundidad de su acción."'
les; c) y finalmente —en lo que nos ocupa— El ser humano se expresa en su obrar que
una autonomía de la razón sobre las pasio- por lo pronto no es un obrar indetermina-
nes a quienes puede sojuzgar bajo su seño- do, sino que depende de una naturaleza da-
río. da. El hombre no es libre, como diría Sartre,
Encontramos así en el racionalismo kan- porque su existencia precede a su esencia al
tiano "saber" sin verdad, "moral" sin bien y carecer de una naturaleza 8 ; sino que la in-
sin unidad en el seno del hombre. Tal "hin- versa el hombre sólo puede ser libre a partir
chazón" del yo, se hace patente en la deri- de una naturaleza dada que fundamente su
vación del no-yo (realidad extrasubjetiva) a libertad. Todo obrar humano es posible a
partir del yo en la filosofía de Fichte y es partir de un modo de ser esencial, de un
devorada por la irracionalidad del todo verum ontológico propio. Dice Carlo Maz-
Schopenhauer, punto de llegada —para mu- zantini: "El acto supremo, el acto por exce-
chos ineludible— del iluminismo 6 . lencia es la existencia (esse) y el primer lími-
te que ella puede encontrar, la primera po-
tencia en la cual puede ser recibida es la
Profundizando la idea realista de libertad. esencia: la que hace que el existente sea éste
Trascendentalidad y analogía y no aquel. La realidad existente finita es
exuberante también ella pero en sus límites,
La analogía de las propiedades trascen- en ellos y en sí misma, casi oceánicamente
dentales del ser (verdad, bondad, unidad espumeando, sin embargo reposa tranqui-
—que son a las que nos vamos a referir— la." 9
entre otras) se realiza proporcionalmente en Mazzantini apunta a la realidad ambiva-
todos los seres por participación con el Pri- lente de la esencia: por un lado es límite,
mer Analogado en quien existen en pleni- define al esse —esto es intolerable para el
tud, es la savia fecunda que recorre, llena de iluminismo—, pero por otro lado, es ese
un admirable sentido y hunde en un miste- mismo límite el que posibilita el obrar hu-
rio de belleza infinita a la creación. mano en tanto que humano. Además el ser
Cada ser creado posee en su medida estas humano es "alguien", no sólo es humano,
propiedades trascendentales y en la realiza- específicamente hablando, sino que es "tal"
ción de las mismas se explica su dinamismo ser humano, numéricamente distinto. La
y su vinculación con el resto de los seres. esencia humana es siempre individual. La li-
Así, no podemos hablar de libertad huma- bertad humana se inscribe en primer lugar
na, sin hablar del ser humano, de su verdad en los confines de este verum propio del
o sentido ontológico, de su bondad o perfec- hombre.
ción y perfectibilidad propia, y de su unidad En segundo lugar, el mismo verum tam-
real dada su naturaleza heterogéneamente bién tiene razón de fin o de bien, porque en
compuesta: su unidad será también un bien. él están contenidas las potencialidades a de-

12
sarrollar. El ser es el fundamento del deber ra, y así desapareciese de estas palabras cual-
ser. Este bonum ontológico también tiene quier resonancia trágico-tenebrosa. En efec-
dos caras, el bien que se es y el que se puede to, el acto primigenio de la "creatio" debe
llegar a ser que está contenido en lo que se ser pensado, para hablar como Leibniz 18 ,

es y desde allí cual impele a su realización. como una verdadera "fulguración", como un
Dice E. Gilson, acerca de este impulso al bien: proceso "explosivo" en grado sumo, del que
"Al mismo tiempo que las creaturas reciben toda la dinámica creatural ha recibido su im-
un movimiento que las instala en un ser re- pulso y es mantenida luego en marcha." 14
lativamente independiente y exterior al Cre- Esta idea de "voluntad como naturaleza",
ador, reciben de El un segundo movimiento nos habla de una tendencia ontológica, un
que les lleva a su punto de partida y tiende impulso fundamental del ser a su propia re-
a hacerlos remontar también lo más cerca alización de por creación. La libertad huma-
" 10
de su Origen. na, se inscribe entonces también, en el mar-
No a fundirse con su Origen, sino a estar co de un bonum propio a desarrollar y cuyo
lo más cerca, a realizar con plenitud la ima- desarrollo nunca podemos dejar de amar.
gen del Ser presente en ellas. El ser finito Todo el ser humano —espíritu y materia—
tiende a su perfección finita para realizar el tiende al bien, no sólo la parte espiritual o
grado de analogía que pudiera dentro de los racional. El ser humano es un unum, por su
confines de su identidad propia. El acto fini- unidad substancial original por un lado y por
to quiere reflejar al Acto Infinito. La crea- la tensión al bien por el otro. El logro del
ción imprime en las creaturas ese movimien- bien humano todo contribuye a esta unidad
to que las impulsa a la realización de sí mis- y sitúa las posibilidades de la materia en su
mas. Es el amor al Acto, como dice Aristóte- máxima expresión.
les, lo que lleva a las creaturas a abandonar La espiritualidad humana se da siempre
su potencialidad esencial. Dice J. Pieper con con la materia. Así lo describe Jaime Bofill y
respecto a esta idea, citando a Santo Tomás Bofill: "El espíritu "trasciende" la materia no
de Aquino: "Todos los actos de la voluntad apartándose sin embargo de ella: no puede
se reducen, como a su primera raíz, a aque- ignorarla ni menospreciarla sin perjudicar su
llo que el hombre quiere naturalmente" 11 propia teleología. (...) Por eso el trascender
También este pensamiento, que a nosotros la materia de parte del espíritu, es "agarrar-
nos parece, por lo pronto, dificil de pensar, la" en su superior dinamismo, hacerla luz y
representa un elemento de la concepción de fuego, dinamismo que la materia posibilita
"creatureidad" que no puede ser dejado de intrínsecamente." 15
lado y que le es inmediatamente constituti- El "superior dinamismo" de la materia es
vo, en tanto que ella implica que Dios no ser conducente de realidades espirituales, ser
sólo le ha dado a su creatura, en su proyecto "símbolo" del espíritu. Así dice Edith Stein:
creador, una esencia determinada de tal o "Un luminoso rayo de sol, un azul radiante
cual manera, una "naturaleza", y que, por del cielo, un paisaje sereno, una risa alegre
eso mismo, pretende algo de ella con priori- de niños, una palabra que nos anima: todo
dad a toda autoconformación propia, sino puede despertar una nueva vida en el alma.
que también la ha llevado a existir —igual- Lo que aquí cae bajo los sentidos, es expre-
mente sin preguntárselo— en un acto abso- sión de algo espiritual, que pide ser asumido
lutamente eficiente de voluntad creadora, y por el alma para aportar vida a ella." 16
esto quiere decir que la ha puesto, con un El ser humano se realiza como entidad
i mpulso, imposible ya de detener, en cami- material y espiritual y cualquier filosofía que
no hacia la única realización no sólo "pensa- niegue alguno de estos aspectos desnaturali-
da", sino también "querida" para ella, para za al hombre.
la creatura.12
La idea heideggeriana del "estar Entre otras características la materia impo-
arrojado" no sería pues, en absoluto, inco- ne al ser humano el hecho de existir tempo-
rrecta si en ella quedara también implicado ralmente. El hombre dada su constitución
el "arrojador" y su fuerza afirmativa creado - esencial, es un ser histórico, sólo se realiza

13
en la sucesión. El verum, bonum y unum, y tiene a su vez la fuerza que mueve a actuar
son y se despliegan a través del tiempo. en conformidad. Nosotros llamamos "moti-
vación" a este "poner en movimiento" del
alma, en que algo colmado de sentido y
La libertad interior fuerza nos lleva hacia una conducta a su vez
llena de sentido y fuerza. De esta manera se
La libertad humana entonces, se inscribe hace de nuevo patente hasta qué punto en la
dentro de esta dinámica creatural: es una vida espiritual están unidos el sentido y el
propiedad de la voluntad del ser humano, vigor. Igualmente se hace claro, que aquí no
que en tanto es "voluntas ut natura" no es se trata de un proceso natural, sino de un
libre pues está impulsada necesariamente por llamado y una respuesta." 18
el deseo de alcanzar su bien que se halla La libertad se ejerce dando esa respuesta.
escrito en los confines de la naturaleza indi- La Respuesta al gran Llamado de nuestra na-
vidual. Por otra parte el individuo sólo en- turaleza la realizamos mediante esas cotidia-
contrará su plenitud dentro de sus posibili- nas respuestas a la realidad. Pero nuestras
dades propias aunque éstas sean perfectibles respuestas pueden ser adecuadas o inade-
al infinito. Encontramos aquí dos límites a la cuadas para la realización del propio ser.
libertad: a) necesariamente quiero mi bien Más aún no todo obrar humano por hu-
( mi felicidad) y b) mi bien sólo puedo rea- mano es totalmente libre. La vida personal
lizarlo dentro de los confines de mi propio exige vida interior. Muchos actos del hom-
ser. bre no son "humanos" porque se articulan
Pero el bien humano sólo se realiza en de acuerdo a un movimiento de acción-reac-
una sucesión de actos finitos a los que la ción, más que un llamado-respuesta. Tal fa-
voluntad no se halla necesariamente obliga- libilidad del ser humano se explica en el ca-
da. En este punto radica la libertad del hom- tolicismo por el debilitamiento que produjo
bre. La libertad, entonces, es una cualidad en las potencias humanas la herida del peca-
de la voluntad que apunta a un fin necesa- do original. Por esta herida el corazón hu-
rio, dentro de una naturaleza dada y a través mano es débil en la apreciación de la verdad
de la sucesión y la contingencia que impone y la realización del bien. 19 La libertad hu-
toda existencia material. A diferencia de los mana es un don, pero también es una con-
demás seres materiales que están limitados a quista. Necesita ser conquistada por la vida
obrar en la sucesión de una manera fija, pa- interior. Esto es lo que podemos llamar "li-
ra el desarrollo de sus posibilidades, el ser bertad interior", la "libertad externa" (social,
humano no tiene garantizado su acabamien- política, económica), vive de esta libertad in-
to por un obrar espontáneo, sino que delibe- terior o libertad de libre albedrío.
radamente tiene que colaborar con el impul- El ser personal crece a partir de su interio-
so de su naturaleza. ridad que es el lugar de acogimiento del sen-
La libertad humana ha de ser necesaria- tido comprendido o el valor amado y el cen-
mente iluminada por el conocimiento de lo tro de iniciativa libre que decide llevar a ca-
real para ser fecunda. Ella es esencialmente bo una respuesta a ese sentido y valor. Pero
heterónoma y para satisfacer su heteronomía sin vida interior, sin atención a la realidad
precisa poder conocer el sentido (mediante que llama, desde dentro del propio ser o
su intellectus) y el valor (que atrae su volun- desde fuera en los demás seres, la posibili-
tas) de lo real para lograr la adecuación a dad de libre albedrío se reduce hasta perma-
ello y mediante tal adecuación realizar el bien necer en un estado de latencia inactiva.
y la verdad propios. 17
Dice Edith Stein: "La vida personal espiri-
tual está incluida orgánicamente en un gran La libertad externa: el orden social,
conjunto de sentidos, que es, a su vez, un político y económico
conjunto de vigencias: cada sentido com-
prendido exige una actitud correspondiente Toda libertad externa, social, política,

14
económica, sólo halla su verdadero sentido, Sigue Baudrillard: "El poder mismo acaba
si sirve, apoya y es reflejo de la libertad inte- por desmantelarse en este espacio y deviene
rior. La libertad externa debe ayudar a que una simulación de poder (desconectado de
el hombre encuentre y ocupe su lugar pro- sus fines y de sus objetivos), abocado a efec-
pio en la sociedad y desde allí, mediante el tos de poder y de simulación de masa. La
crecimiento de sí mismo contribuya al creci- única arma absoluta del poder consiste en
miento de todos y cada uno de los miembros impregnarlo todo de referentes, eh salvar lo
de la sociedad. real, en persuadirnos de la realidad de lo
Pero sin vida personal no es posible la vi- social, de la gravedad de la economía y de
da social auténticamente humana. La vida las finalidades de la producción." (...) "Adve-
social es posible sólo entre personas: entre nimiento retorcido, energía inversa, reversión
un centro de atención e iniciativa y otro cen- ininteligible para la lógica de la razón. Co-
tro de atención e iniciativa puede darse ver- mo lo es el hecho de que el poder esté ahí
dadera comunicación, sociabilizada. Pero si para ocultar que ya no existe el poder. Simu-
no hay centros que se relacionen la sociedad lación que puede durar indefinidamente: a
no se estructura como una red de relaciones diferencia del "auténtico" poder que es, que
interpersonales, sino que se parece más a una fue, una estructura, una estrategia, una rela-
masa incualificada que actúa por reacción a ción de fuerzas, una apuesta, el poder de
fuerzas externas que la presionan. que hablamos, no siendo más que el objeto
Este ha sido otro error del iluminismo: de una demanda social, será objeto de la ley
oponer lo individual a lo social, como si fue- de la oferta y la demanda y no estará ya su-
ran dos esferas excluyentes: el individuo ne- jeto a la violencia y a la muerte. Completa-
cesita una razón de utilidad para soportar al mente expurgado de su dimensión política,
otro. Tal afirmación unida a una concepción depende, como cualquier otra mercancía de
superficial de la libertad, que la identifica la producción y el consumo masivo (mass-
con la ausencia de límite externo, ha dado media, elecciones, encuestas). Todo destello
lugar a lo que hoy se denomina "la muerte político ha desaparecido, solamente queda
de lo social". La sociedad se transforma en la ficción de un universo político." 21
masa incualificada. Sin fundamento en la realidad de las co-
Dice Jean Baudrillard, integrante de la co- sas, no se puede hablar de personas, sin per-
rriente cultural denominada "postmoderni- sonas, no puede haber sociedad ni poder
dad": "El vacío social está atravesado por ob- político. El Iluminismo tiende a este efecto
jetos intersticiales y por montones cristalinos abstractivo de hablar de sociedad, sin perso-
que dan vueltas y se cruzan en un cerebral na u oponiéndolo a la persona individual,
claroscuro. Así es la masa, reunión en el va- de hablar de poder sin sujeto personal que
cío de partículas individuales, de desechos lo ejerza. Pero estas realidades no sobreviven
de lo social y de impulsos mediáticos: nebu- en la abstracción, necesitan del sujeto, de las
losa, opaca cuya densidad creciente absorbe sustancias particulares y éstas sólo se expli-
todas las energías y todos los haces lumino- can desde la metafísica.
sos que la rodean, para finalmente derrum-
barse bajo su propio peso. Agujero negro en
el que lo social se precipita." 2Ó En la economía
Lo social es relación entre personas. Pero
si no hay personas que ejerzan una vida Con la economía pasa lo mismo, ésta en-
personal efectiva —lo cual es una posibili- cuentra un lugar determinado dado por la
dad de la libertad—, lo social se transforma antropología, la ética y finalmente la filoso-
en masa. Y la masa hace también peligrar la fía social y si no se anula a sí misma como
realidad del poder, la verdadera dimensión medio de realización del ser humano.
de la autoridad, el peso de la política. Si no En el realismo lo social es una prolonga-
hay sociedad humana, la política es un si- ción natural e imprescindible de la vida per-
mulacro. sonal. Más aún la persona humana no puede

15
23
desarrollarse fuera de lo social. En la comuni- materia. Esta debilidad del ser humano es
dad humana el hombre encuentra los valores explotada sabiamente por la propaganda al
espirituales y materiales necesarios para su servicio del enriquecimiento económico,
crecimiento como hombre. No hay que pen- produciendo una amputación de las posibili-
sar en la sociedad como un gran almacén de dades más bellas del hombre y dando lugar
bienes: materiales por un lado, espirituales por a un ser humano insatisfecho y mortalmente
el otro. Los bienes espirituales se encuentran aburrido: el hombre masa.
encarnados, en personas, en obras culturales, Sin vida personal auténtica, no hay "liber-
en la vida religiosa de la comunidad. Los bie- tad interior" y sin "libertad interior", lo so-
nes materiales son producidos por hombres cial, lo político, lo económico, al no ser tes-
para la vida humana. Están impregnados de timonios de una auténtica libertad externa,
humanidad. Si no es así, si la economía se se tornan simulacros, imágenes pálidas de su
separa de la antropología —que les da su ubi- verdadera dimensión en el desarrollo del ser
cación en la naturaleza humana— y de la éti- humano.
ca —que les otorga su verdadera dimensión La libertad de libre albedrío halla sentido
para el crecimiento de la persona—, lo eco- dentro del contexto metafísico anterior. Si
nómico se desnaturaliza y corre el peligro de se niega la metafísica, se corta el tronco de
transformarse en el sustituto impotente de la lo real, las ramas se dispersan, pierden su
ausencia de vida interior. La vida interior es arraigo en la profundidad, se superficializan,
un bien arduo. El vulnerable ser humano se desnaturalizan. Ya no se puede hablar de
puede dejarse arrastrar por una sociedad que desarrollo humano, de orden social, político
lo aleja de su vida interior, lo sepulta en un y económico como una totalidad de sentido.
mundo circundante de utilidades y lo lleva a El- iluminismo pretende negar la metafisi-
limitar sus aspiraciones a las aspiraciones de ca —no hablemos de la religión— y aun así
los batracios: "Cuanto más complicado y más dar un fundamento a la antropología, la éti-
sutil es el aparato social, económico y cientí- ca, la economía, la política. ¿Basado en qué?
fico, al cual el sistema de producción ha En la sola razón humana.
adaptado tiempo al cuerpo que lo sirve, tanto ¿Dónde está la paradoja? La paradoja resi-
más pobres son las experiencias de las que de en que se ha negado, al negar la metafí-
este cuerpo es capaz. La eliminación de las sica, el fundamento de la verdad y el bien. Y
cualidades, su traducción en funciones, pasa la verdad objetiva es la fuente de la que la
de la ciencia, a través de la racionalización de razón se nutre, y el bien lo que moviliza a la
los métodos de trabajo, al mundo perceptivo voluntad. Verdad y bien son los pilares sobre
de los pueblos, y asimila éste de nuevo al de los que se puede edificar el orden social, po-
los batracios." lítico y económico al servicio del hombre.
En este pasaje de Horkheimer y Adorno se La filosofía denominada postmoderna ve
muestra el papel fundamental en el desarro- con absoluta claridad este planteo y asume
llo de la persona del medio social y cultural. —dada la continuidad de su postura con la
En este caso en la ubicación de lo instru- negación de la metafisica-- un nihilismo cí-
mental en la vida humana. El hombre puede nico, pesimista.
sacar de la materia su "superior dinamismo" Dice J. Baudrillard: "Ocurrió lo mismo con
en la unión con lo espiritual, pero puede Dios y con la Revolución. La ilusión de los
también encontrar en la materia mediante iconoclastas consistió en apartar todas las
su sensibilidad lo mismo que en ella encuen- apariencias para hacer resplandecer la ver-
tran los batracios: todo depende de su grado dad de Dios. Porque no había verdad de Dios,
de desarrollo como ser humano, de la madu- y quizá secretamente lo sabían, su fracaso
rez de su vida interior. provenía de la misma intuición que la de los
En general la permanencia en lo instru- adoradores de imágenes: sólo se puede vivir
mental y útil es signo de la ausencia de la de la idea de una verdad alterada". Es la úni-
vida espiritual cuya insatisfacción genera un ca manera de vivir de la verdad. Lo otro es
movimiento compulsivo e "infinito" hacia la insoportable (precisamente porque la verdad

16
no existe). No hay que querer apartar las no de lo real. Si lo real tiene
ss en sí un sentido,
apariencias (la seducción de las imágenes). nos permanece vedado. Sólo conocemos el
Es necesario que este intento fracase para orden que nosotros ponemos en los seres.
que la ausencia de verdad no salga a la luz. Se consigue así una autonomía del sujeto
O la ausencia de Dios. O la ausencia de la de conocimiento respecto de su objeto. El
Revolución. La Revolución sólo está viva en sujeto cognoscente ordena lo real conocién-
la idea de que todo se le opone, y especial- dolo, es él el que le otorga una inteligibili-
mente su doble simiesco, paródico: el estali- dad de la que carece.
nismo. El estalinismo es inmortal porque
siempre estará ahí para ocultar que la Revo-
lución, la verdad de la Revolución no existe Ser y obrar sin "bonum"
y, en consecuencia devuelve la esperanza en
ella. "El pueblo, dice Rivarol, no quería la Para el realismo la verdad es antes que el
Revolución, no quería más que el espectácu- bien y el ser antes que la verdad.
lo" —porque es la única forma de preservar Sin sentido objetivo, sin verdad o sin esen-
la seducción de la Revolución—, en lugar de cias, no hay tampoco "bien", pues el bien
abolirla en su verdad. siempre es de un ser que tiene determinada
"No creemos que la verdad siga siendo naturaleza.
verdad cuando se le quita el velo." (Nietzs- Si no hay una naturaleza humana dada,
che)." 24 no se puede hablar de bien del hombre. El
Sin realidad metafísica que fundamente el hombre no halla ni en sí ni en el mundo, un
orden humano social, político, económico, orden natural por el cual orientar su liber-
etcétera, todo orden no es más que aparien- tad para el logro de su bien propio. La liber-
cia, un simulacro vacío de consistencia y pe- tad que no resiste en Kant a la crítica de la
so, que puede ser sustituido por cualquier razón pura, es promulgada como eje de la
otro orden. razón práctica. La libertad es un hecho, un
Estos filósofos, con sus respuestas cínicas a postulado indemostrable. El hombre es au-
las preguntas últimas acerca del sentido de tónomo por principio y su ley es el "deber"
la vida y del hombre, se han hecho cargo de por sobre toda ley objetiva inabarcable por
su negación de la metafísica. Igual que el ser humano.
Nietzsche se hizo cargo en su momento de El deber moral no se funda en el bien,
las consecuencias que implicaba su afirma- porque no hay inteligibilidad objetiva que
ción de la irracionalidad del todo. fundamente el bien. El deber es creado por
El Iluminismo, en cambio, en su superfi- la razón.
cialidad pretende negar la metafísica y pul- La libertad en Kant es autonomía, libertad
verizar la cultura para que estas dos realida- de toda imposición externa. El hombre "se
des protejan la libertad del hombre, cuando pone" su ley. Pero el para qué de la libertad
ya, en este contexto los términos "libertad" y no cabe en la filosofía kantiana. La libertad
"hombre" están vaciados de contenido. kantiana no busca la formación interna del
hombre. No puede haber interioridad, sin
centro de atención e iniciativa humanas, sin
FI Iluminismo y su punto de llegada en Kant. verdad a contemplar, a meditar, sin alterna-
Ser y saber sin "verum" tivas a resolver. El deber o imperativo cate-
górico kantiano, regula nuestra convivencia
El espíritu de autonomía del iluminismo externa, pero no contribuye al crecimiento
llega a su máxima expresión en el pensa- de nuestro verum y bonum ontológico.
miento kantiano.
En primer lugar los seres carecen de un
verum propio. Partiendo de esto Kant des- El ser humano sin unidad ontológica
cribe la posibilidad de un conocimiento hu-
mano independiente de la inteligibilidad o Otra razón por la que no se puede hablar

17
de formación en la filosofía kantiana es la i mportancia cual sea el fundamento de la ley
ausencia de unidad interna en el hombre. si su formulación es buena se equivoca: por-
En relación a esto sostiene el filósofo ale- que significa que sólo importa el "obrar" ex-
mán Franz von Baader, crítico del iluminis- terno del hombre y no su formación interna
mo: lo que dará consistencia, continuidad y cuali-
"Los abstractos filósofos del concepto dad a su obrar. Por otra parte del fundamen-
piensan asegurar la libertad del concepto to de la ley depende la seriedad del compro-
mediante la ausencia del sentimiento, así los miso con ella. La moral de tipo kantiana es
abstractos filósofos del sentimiento, la liber- muy sencilla de ser transgredida porque no
tad del sentimiento mediante la ausencia del compromete el corazón del hombre. Así co-
concepto." 26 mo se la toma se la deja porque dentro de
El racionalismo cree que la autonomía hu- este contexto cualquier imperativo se justifi-
mana se protege, si se niega la influencia del ca, con la misma ausencia de fundamento.
universo pasional sobre la espiritualidad del La moral kantiana niega la interioridad, los
hombre. Por su lado el sensismo cree que la hábitos —signos de la unidad substancial del
libertad es plena si se respeta la espontanei- hombre—, la virtud en sentido realista. Ser-
dad de lo sensitivo sobre cualquier límite ra- viría para regular hombres-máquinas, sin vi-
cional impuesto verticalmente. La libertad se da personal, ni capacidad de penetración
protege mediante la división del hombre en gnoseológica o axiológica de lo real.
dos esferas antagónicas. El "horno duplex" Así al negarse la metafísica, se niega la
llega a su formulación máxima en Kant. Kant unidad, verdad y bondad trascendental de
no niega una esfera en beneficio de la otra, los seres. ¿Se ha conseguido resguardar la
afirma las dos, pero ambas permanecen en libertad mediante esta fragmentación de lo
una tensión interna. La razón se convierte real?
en tirana de la afectividad pasional. Pensamos que no.
La virtud para Kant, es el dominio de las Más aún, el iluminismo y su punto de lle-
pasiones por el deber. gada en Kant, terminan destruyendo el
No se uede hablar de virtud, sino de "en- monstruo de autonomía que han construido
crateia"". La encrateia a los ojos del realis- en sus sueños.
mo tiene poco de virtud y mucho de vicio. Dice Horkheimer: "¿Cuáles son las conse-
La pasionalidad permanece desordenada y cuencias de la formalización de la razón?
por desordenada "mutilada" su capacidad Nociones como las de justicia, igualdad, feli-
transmisora y energética. En el realismo la cidad, tolerancia que, según dijimos, en si-
virtud es pasionalidad ordenada por la reali- glos anteriores son consideradas inherentes
zación adecuada de la verdad, que se inscri- a la razón o dependientes de ella, han per-
be en el hombre como formando una segun- dido sus raíces espirituales. Son todavía me-
da naturaleza, a manera de hábito. tas y fines, pero no hay ninguna instancia
Como la ley moral no se puede cumplir racional autorizada a otorgarles un valor y a
por el hecho de que sea verdadera, de que vincularlas con una realidad objetiva. Apro-
sea conforme a la ley natural, ni por el he- badas por venerables documentos históricos,
cho de que sea buena, valiosa para alcanzar pueden disfrutar todavía de cierto prestigio
la plenitud humana, sólo hay que cumplirla y algunas de ellas están contenidas en las
porque hay que cumplirla. Por el deber mis- leyes fundamentales de los países más gran-
mo. Pero un deber sin verdad o sentido ob- des. Carecen, no obstante, de una confirma-
jetivo, puede tener cualquier contenido y no ción por parte de la razón en su sentido mo-
exclusivamente el que le otorga Kant. Un derno. ¿Quién podrá decir que alguno de
i mperativo categórico cualquiera, respetado estos ideales guarda un vínculo más estrecho
sobre este fundamento puede tener por mo- con la verdad que su contrario? Según la fi-
mentos una "formulación" similar a una nor- losofia del intelectual moderno promedio,
ma de la ética realista pero sólo esto. Quien existe una sola autoridad, es decir, la cien-
sostenga que es una sutileza bizantina sin cia, concebida como clasificación de hechos

18
y cálculos de probabilidades. La afirmación pensamiento filosófico, cuya posibilidad resi-
de que la justicia y la libertad son de por sí de en la reflexión metafísica, o de lo contra-
mejores que la injusticia y la opresión, no es rio, toda afirmación se derrumba sobre la
científicamente verificable y, por lo tanto, ausencia misma de sus cimientos. Esto, en
resulta.inútil. En sí misma, suena tan despro- parte es lo que está ocurriendo, en la histo-
vista de sentido como la afirmación de que ria de la filosofía en la autodestrucción del
el rojo es más bello que el azul o el huevo iluminismo, lo cual es un llamado para que
mejor que la leche. " 28 el realismo asuma con responsabilidad y se-
riedad la tarea de dar luz al callejón sin sa-
lida en que parece haberse estancado la cul-
El utilitarismo tura de nuestro tiempo.
Para concluir citamos una reflexión de
El iluminismo es absolutamente impoten- Augusto del Noce: "Ocurre que tanto el mar-
te para fundamentar cualquier orden huma- xismo como lo que podríamos llamar reno-
no más allá de lo arbitrario. vado iluminismo pensaban en nuestro siglo
Ni siquiera el utilitarismo (social, político, como en un período que expresaría el pun-
económico), argumento típicamente ilumi- to más alto de la modernidad, entendiendo
nista, puede servir de base firme para nin- esto como la definitiva liberación de los ído-
gún sistema: los trascendentes. Esto no sólo no se ha re-
"Desposeído de su fundamento racional, alizado, sino que ha generado lo opuesto de
el principio democrático se hace exclusiva- todas las esperanzas y de todas sus promesas.
mente dependiente de los así llamados inte- Es necesario subrayarlo, ha provocado su
reses del pueblo, y éstas son funciones de exacto inverso, no simplemente algo diverso,
potencias económicas ciegas o demasiado sino exactamente su opuesto." (...) "ya no se
concientes. No ofrecen garantía alguna con- trata simplemente (como en el caso de la
tra la tiranía. En el período del sistema del cultura católica de un tiempo) de detectar
mercado libre, por ejemplo las instituciones los errores y condenarlos, sino más bien de
basadas en la idea de los Derechos Humanos individualizar las raíces. Se trata de purificar
eran aceptadas por muchos como instru- la doctrina católica de las raíces iluministas,
mento adecuado para controlar al gobierno y al mismo tiempo hacer perder a los católi-
y preservar la paz. Pero cuando la situación cos todos los complejos de inferioridad con
se modifica, cuando poderosos grupos eco- respecto a las manifestaciones nuevas del
nómicos encuentran que es útil establecer mundo moderno. El trabajo no es poco.""
una dictadura y destituyen al gobierno de la
mayoría, ningún reparo fundado en la razón
puede oponerse a su acción. Si tienen algu- NOTAS
na posibilidad de triunfo serían sin duda ne- 1 Muchas veces se denomina "ingenuo" al realismo, por-
cios en caso de no aprovecharla. La única que afirma que la realidad extramental es evidente y no
necesita demostración.
consideración que podría disuadirlos sería la 2 Podriamos ubicar dentro de esta corriente a Ios filóso-
de la posibilidad de riesgo para sus propios fos J. Baudrillard, J. F. Lyotard, E. Cioran, G. Vattimo, etcé-
intereses, y no el temor a lesionar una ver- tera. Todos coinciden en ver en la filosofía moderna ilumi-
nista un callejón sin salida y, sin embargo, permanecen en
dad o la razón. Una vez derrumbada la base
é1.
de la democracia, la afirmación de que la 3 MAX HORKI-IEIMER, Critica de la razón instrumental, Sur,
dictadura es mala sólo tiene validez para Bs. As., 1969, p. 29. M. Horkheimer y T. Adorno, ambos
quienes no la usufructúan, y no existe obs- representantes de la Escuela de Frankfurt, son un antece-
dente claro y acabado de las criticas a la filosofía moderna
táculo teórico alguno capaz de convertir esta iluminista desde dentro.
afirmación en su contrario." 29 4 MICHELE FEDERICO SCIACCA, Estudios sobre la filoso-
Con el utilitarismo el problema es quien fea moderna, Miracle, Barcelona, 1966, p. 188. Sciacca es
continuador de la filosofía agustiniana.
tiene la fuerza y si la fuerza está o no en la 5 La imagen es de San Agustín, In Ps., 139, 15.
utilidad de la mayoría. 6
Fichte explicita esta primacía de la creación por parte
Pensamos que, o se respeta la unidad del del sujeto: el yo crea el mundo y se lo opone como obstácu-

19
lo para tener así motivo de acción. Schopenhauer traduce 22
M. HORKHEIMER-T. ADORNO, Dialéctica del ilumi-
la inconsistencia de los seres en la irracionalidad de lo nismo", Sur, Bs. As., 1987, p. 15.
real. 23 Dice Ronald Fairbairn: "Una de las conclusiones a las
' JOSEPH DE FINANCE, Ensayo sobre el obrar humano, que conduce la investigación psicoanalítica es precisamente
Credos, Madrid, 1966, p. 11. que los factores económicos como tales ejercen mucha me-
8
JEAN PAUL SARTRE, El existencialismo es un humanismo, nos influencia en las motivaciones humanas que lo que ge-
IIuascar, 1972, p. 17-22. neralmente suponen los que se han criado en la atmósfera
9 CARLO MAllANTINI, Capisaldi Jilosofici, Gheroni, de la civilización occidental. Un examen de las condiciones
Torino, p. 12. prevalecientes en las comunidades primitivas debería bastar
10 ETIENNE GILSON, El tomismo, Eunsa, España, 1978, para convencer al observador imparcial de que el ser huma-
p. 447. no se conforma con standars económicos extremadamente
11 SANTO TOMAS, Quaest. dise. de caritate 1, similar- bajos, mientras esté emocionalmente satisfecho en otros
mente, Sum. theol. I-II, 10, 1. sentidos. " "Estudio psicoanalítico de la personalidad", Hor-
12 ... este "que es" lo llamamos el estar arrojado (Gewor- mé, Bs. As., 1978, p. 224.
24
fenheit) de este ente en su Ahí". Martin Heidegger, Sein J. BAUDRILLARD, De la seducción, Cátedra, España,
und Zeit, Tubingen, p. 135. 1987, p. 60.
13 LEIBNIZ, Monadología, 47. _25 Dice Kant: "Si por nóumenon entendemos una cosa
14JOSEPH PIEPER, Creatureidad, Fades, Bs. As., 1983, p. que no sea objeto de nuestra intuición sensible haciendo
22-23. abstracción de nuestro modo de intuirlo, es un nóumenon
15 JAIME BOFILL Y BOFILL, Opera filosófica, p. 252-253. en sentido negativo. Pero si entendemos por tal un objeto
16 EDITH STEIN. de una intuición no sensible, suponemos una especie par-
17 Se apunta aquí al centro de la vida personal, al "cora- ticular de intuición, a saber: la intelectual, que no es empe-
zón " , que es definido como "intellectus ut voluntas et vo- ro la nuestra, de la cual no podemos comprender tampoco
luntas ut intellectus " . Esta fórmula apunta a la indivisibili- la posibilidad y ese seria el nóumenon en sentido positivo."
dad —no confusión— de la vida intelectual y la afectividad Crítica de la Razón Pura, Ed. Losada, Vol. II, p. 20 (Lo
espiritual. Sobre la capacidad penetradora del intelecto hu- nouménico en Kant es la inteligibilidad de lo real).
s
mano, dice Santo Tomás: "Se dice intellectus, porque lee 26 FRANZ VON BAADER, WERKE, Band I, Leipzig, 1851,
dentro, intuyendo la esencia de las cosas" Ethic., 1. VI, Lect. p. 324.
5, 1179. 27
La encrateia, es el "dominio de sí mismo", promulgada
18 EDITH STEIN, Ser eterno y ser finito. como la virtud máxima principalmente en el estoicismo.
19 El pecado original debilitó las facultades del hombre, Tiene algo en común con la virtud que es la supremacía de
haciéndole más dificil el conocimiento de la verdad con la lo espiritual y algo en común con el vicio que es la perma-
herida de ignorancia y la realización del bien con la herida nencia del desorden en la vida pasional.
de la malicia. Esto nos habla de la necesidad de formación 28 MAX HORKHEIMER, Crítica de la razón instrumental,
en la vida humana y el peligro de dejar librado su obrar a ed. cit., p. 34-35.
la mera espontaneidad. 29' Ibídem, p. 39-40.
20
JEAN BAUDRILLARD, Cultura y simulacro, Kairos, Es- 30 De la entrevista realizada por Edgardo Arrivillaga a A.
paña, 1978, p. 111. del Noce publicada en El Informador Público, Bs. As., 6 de
21 Ibídem, p. 54-55.
marzo de 1987.

20