Sie sind auf Seite 1von 2

La Psicología clínica, como resulta evidente, es un área de estudio y de trabajo profesional muy popular en nuestros

días; lo que resulta un hecho muy interesante.


La especialidad de Psicología clinica se puede definir como una rama de la Psicología que investiga y aplica los
principios de la Psicología a la situación única y exclusiva del paciente, para reducir sus tensiones y ayudarlo a funcionar
en forma eficaz y con mayor sentido.

La Psicología clínica se preocupa por entender y mejorar la conducta humana. Su aspecto clínico consiste en mejorar la
situación de las personas que se encuentran en problemas, utilizando para ello los conocimientos y las técnicas más
avanzadas, procurando al mismo tiempo, mediante la investigación, mejorar las técnicas y ampliar los conocimientos
para lograr mayor eficiencia en el futuro.

La Psicología se plantea como objeto de estudio el comportamiento humano, que incluye las llamadas cogniciones
(pensamientos, imágenes, que son respuestas encubiertas, no observables pero de las que en cierta medida se puede
tener fehaciencia de su ocurrencia a través delautoinforme del sujeto); respuestas emocionales o biológicas no
observables directamente, aunque en algunos casos se puede obtener su valor a través de análisis o registros precisos
de las mismas, y, conducta manifiesta u observable, lo que siempre se ha entendido por comportamiento, es decir lo que
el sujeto hace y puede ser observado por otros

Las leyes, modelos o teorías que describen, explican o predicen el comportamiento humano son las mismas para el
comportamiento normal y anormal, para la salud y para la enfermedad.

El comportamiento humano anormal esta constituido por formas de adaptación al ecosistema que finalmente resultan
inadecuadas a corto o a largo plazo. Por ejemplo, en el caso del alcoholismo, ingerir bebidas alcohólicas en
determinadas situaciones, es reforzante para el sujeto y adaptativo en un amplio número de casos. Sin embargo la
ingestión frecuente y continuada puede resultar desadaptativa.

Si bien es cierto, que dentro de la Psicología General hay cuatro áreas en las cuales el estudiante de Psicología puede
elegir para poder desempeñarse adecuadamente, humanamente y profesionalmente, también surge la incógnita de ¿cuál
convendrá más? La respuesta es individual.

Considero que las áreas de la Psicología deben interactuar más por la razón de ayudar al sujeto a una mejoría, a una
funcionalidad en su vida cotidiana; ya sea Psicología Clínica, Educativa, Social, u Organizacional todas tienen el mismo
objetivo proporcionar al ser humano una mejor calidad de vida en el contexto que éste se encuentre.

La interacción entre Psicología Educativa y Psicología Clínica” estas dos áreas son clasificadas, la primera por ser una
rama de la psicología que se dedica al estudio del aprendizaje y enseñanza humana dentro de los centros educativos.
Por lo tanto comprende, el análisis de las formas de aprender y de enseñar a veces focalizando la atención en subgrupos
tales como niños superdotados o aquellos sujetos que padecen de alguna discapacidad específica.

Ahora bien, una vez teniendo una breve descripción general de ambas ramificaciones, puedo analizar que las dos son
muy importantes, son clínicas, sólo que una va enfocada a los niños (por las etapas de su crecimiento primario tiene que
ver con el aprendizaje y la educación de ahí el seudónimo de Psicología Educativa, sin embargo no se descarta la
psicoterapia infantil) y la otra a los adultos, con la diferencia de que los niños se encuentra aprendiendo, por lo mismo
que no conocen surge la complicación de asimilar el estímulo del ambiente social en cambio los adultos se complican la
vida con lo aprendido.

En estos casos entra en acción la Psicología Clínica y Educativa a lo que yo le denominaría Psicología Infantil
prácticamente es una fusión, en la cual se centra el desarrollo físico, motor, cognitivo, perceptivo, afectivo y social del
infante. Estoy convencido que el psicólogo debe estar bien preparado para poder interactuar con varias áreas de la
Psicología a la vez, ello permitirá ofrecer un mejor servicio al paciente.

La Psicología de la Salud aparece, por tanto, como un área más específica que subraya el papel primario de la psicología
como ciencia y como profesión en el campo de la medicina comportamental y que se definió como "el conjunto de
contribuciones científicas, educativas y profesionales que las diferentes disciplinas psicológicas hacen a la promoción y
mantenimiento de la salud, a la prevención y tratamiento de la enfermedad, a la identificación de los correlatos etiológicos
y diagnósticos de la salud, la enfermedad y las disfunciones relacionadas, a la mejora del sistema sanitario y a la
formación de una política sanitaria" (Matarazzo, 1980, p.815).

Marino Pérez (1991), respecto a la diferenciación entre Psicología Clínica y Psicología de la Salud, concluye que la
psicología de la salud se ocupa en los asuntos psicológicos que puedan tener consecuencias fisiológicas, mientras que la
psicología clínica se ocupa en los problemas psicológicos por sí mismos. Comparto esa opinión y me permito ampliar la
parte correspondiente a la Psicología de la Salud, diciendo que también se ocupa en las consecuencias psicológicas que
puedan tener problemas fisiológicos (incluyendo en ellas los comportamientos de enfermedad, y la interacción con el
sistema de provisión de cuidados sanitarios). En cualquier caso, la distinción de Marino Pérez me parece certera, y me
sirve para afianzar la idea ya expresada, mantenida por el Grupo de Trabajo en Psicología de la Salud de la EFPPA de
que la Psicología de la Salud tiene que ver con los aspectos cognitivos, emocionales y comportamentales asociados a la
salud/enfermedad física; de que la Psicología de la Salud se preocupa primordialmente de la salud y enfermedad físicas
y del cuidado de la salud física (aun reconociendo que la salud física y la salud mental están interrelacionadas); mientras
que la Psicología Clínica se preocupa primordialmente de la evaluación, predicción y alivio de los trastornos de la salud
mental (cognitivos, emocionales y comportamentales).