Sie sind auf Seite 1von 6

Erika Viviana Morales Tamayo

Primera reseña:

“LA DIVISIÓN Y CONQUISTA EUROPEAS DE ÁFRICA: VISIÓN GENERAL” de G.


N. Uzoigwe, es el segundo capítulo del libro compilatorio Historia General de África, VII:
África bajo el dominio colonial, 1880-1935, editado y dirigido por Albert Adu Boahen. El
autor del capítulo a reseñar, Uzoigwe desde 1999 - 2009 hizo parte del Departamento de
Historia en la Universidad Estatal de Mississippi como docente, tiene doble nacionalidad,
norteamericano y nigeriano. Su principal tema de interés es la Historia de África,
específicamente, Nigeria.

El texto como su título lo indica muestra una visión general de la división y conquista
europeas. Inicia con un análisis de las distintas teorías que han interpretado este proceso
histórico, desde la teoría económica y hasta la teoría de la dimensión africana.
Posteriormente, desarrolla lo que él llama los orígenes de la lucha, describiendo lo sucedido
en la conferencia de Berlín y como en un principio la colonización se intentó realizar por
medio de tratados, pero que en su mayoría fracasaron y por tal motivo surgió la conquista
militar. Al finalizar el capítulo se exponen las causas o acontecimientos que posibilitó a las
potencias europeas conquistar África.

Es interesante que Uzoigwe exponga las distintas teorías que intentan dar explicación a este
proceso histórico, sin dejar de lado el aspecto crítico, pues el hecho de que describa distintas
teorías y no sólo una, evidencia su intención de hacerle entender al lector que fueron varias
las causas y teorías que se desarrollaron en torno a la colonización europea. La teoría más
sonada es la del imperialismo económico que plantea la expansión territorial de Europa se
dio por motivos únicamente económicos. Sin embargo, como expone Boahen en el primer
capítulo, Europa en 1880 estaba en pleno auge de la revolución industrial lo que trajo consigo
cambios tecnológicos e ideológicos -el barco a vapor, la ametralladora Maxin- que posibilitó
esta colonización. Surgieron ambiciones políticas y especialmente, económicas, además de
nuevas necesidades, no era solamente el comercio lo que los europeos querían, ahora también
pretendían un control político directo1. Es decir, no se trataba de algo netamente económico
el poder político ya estaba primando aquí.

Uzoigwe después expone las teorías psicológicas concluyendo que; 1. El darwinismo social
fue más una racionalización posterior a la conquista de África que su origen2. 2. El
cristianismo evangélico fue una de las justificaciones más usadas para la conquista,
argumentando que esto era impulso humanitario y misionero amplio cuyo objetivo era la
regeneración de los pueblos de África y aunque en África oriental y central, así como en
Madagascar, fueron los misioneros quienes prepararon el terreno para la imposición del
colonialismo, la limitada aplicación que es posible hacer de este factor impide que sea
considerado una teoría general del imperialismo3.

La teoría de la dimensión africana me parece vital mencionarla pues se convierte en algo


crucial estudiar este tema desde la perspectiva histórica africana. No sólo porque evidencia
que la colonización europea inicio antes de lo que narra la historia oficial, -tal y como cita
Uzoigwe a Hopkins cuando expresa que la división y la conquista son la consecuencia lógicas
de las dentelladas que Europa daba a África y que habían empezado mucho antes del siglo
XIX; aceptó que el impulso económico esencial que necesitaba de esas dentelladas cambió
drásticamente durante el último cuarto del siglo XIX; que la causa del cambio fue la
transición del tráfico de esclavos al comercio legítimo, y la disminución que a raíz de esto
sufrió el comercio, tanto de importación como de exportación durante este periodo. Y que
este cambio económico en África y la consiguiente resistencia a la creciente influencia
europea, fueron las causas que precipitaron la verdadera conquista militar 4- sino porque
resalta la resistencia africana a la creciente influencia europea. Adu Boahen hace más énfasis
en este aspecto, comentando que una abrumadora mayoría de autoridades y líderes africanos
se opuso vehementemente a este cambio y expresó su determinación de mantener el status
quo y, por encima de todo conservar su soberanía e independencia. Los africanos tenían toda
la confianza en su magia, sus antepasados y, por supuesto, en que sus dioses o su dios

1
Albert Adu Boahen, «África y el desafío colonial», en Historia general de África, VII: África bajo el dominio
colonial 1880-1935 (Madrid: Tecnos, 1987), 924. 28
2
G.N. Uzoigwe, «La división y conquista europeas de África: Visión general.», en Historia general de África,
VII: África bajo el dominio colonial 1880-1935 (Madrid: Tecnos, 1987), 924. 44
3
G.N. Uzoigwe. 45
4
G.N. Uzoigwe, 50.
vendrían en su ayuda. La religión fue realmente una de las armas usadas contra el
colonialismo5.
En la tercera sección del capítulo el autor menciona tres antecedentes importantes que
determinaron la conquista y dominio directo de Europa sobre África. El primero, es el interés
(1865) que muestra Leopoldo I, duque de Brabante de Bélgica sobre este territorio
especialmente el Congo, quien llama a una conferencia (1876) para discutir de tal cosa. El
segundo antecedente, son las expediciones que manda Portugal en 1880. Y el tercer y último
factor, fue el aire expansionista de Francia de los años 1879-1880, expresándose en su
participación con Gran Bretaña en el control dual de Egipto (1879) y otros hechos
contundentes. Estos movimientos realizados en las mencionadas potencias entre 1876 y 1880
indicaron claramente que ahora estaban todas comprometidas con la expansión colonial y el
establecimiento de un control formal en África y esto fue lo que finalmente obligó tanto a
Gran Bretaña como a Alemania a renunciar a su preferencia por el control informal. Por tales
motivos se dio la conferencia de Berlín.
Aparentemente, la intención inicial de la conferencia no era intentar una división general de
África. Sin embargo, terminó disponiendo del territorio. En la historia mundial nunca se
había visto que los estados de un continente se sintieran justificados para discutir el reparto
y ocupación de otro territorio de forma tan atrevida dice Uzoigwe6. Habían varias razones
por las que los líderes africanos establecían tratados con los europeos; no entendían lo que
pactaban, era imposición, creían que era lo mejor para el pueblo (teniendo en cuenta que
otros países y Estados europeos y africanos querían conquistarlos), así que lo veían como
alianzas, etc. Los distintos líderes de las tribus africanas no entregaron su soberanía e
independencia sumisamente, cuando no luchaban, hacían tratados que ellos interpretaban
como alianzas (tal como se mencionó anteriormente). En esto concuerdan Abohen y
Uzoigwe, el primero hace una defensa vehemente a los líderes africanos ya que diversa
historiografía los “acusa” de cómplices o colaboradores, ignorando el criterio que ellos tenían
a la hora de tomar esta decisión. “El tema de la estrategia debe ser subrayado pues se ha
entendido mal, lo que ha conducido a clasificar a algunos de los gobernantes africanos como
colaboradores y a su acción como una colaboración. Es incorrecta, despectiva y

5
Albert Adu Boahen, «África y el desafío colonial», 27.
6
G.N. Uzoigwe, «La división y conquista europeas de África: Visión general.», 53.
eurocéntrica. Estos que han sido clasificados de esta manera son aquellos que pensaron que
el mejor camino para salvaguardar su soberanía o incluso recuperar la soberanía que podían
haber perdido en favor de alguna potencia africana, no era colaborar sino más bien aliarse
con los invasores europeos.”7
Madeleine Andebeng en África o la etnicidad manipulada, hace uso de este término
(colaboración para referirse a las estrategias) no sólo mencionándolo sino aplicando el tono
despectivo y culpándolos en cierta medida por las guerras endémicas que se produjeron, que
puede que estos tratados si hayan sido una causa de las guerras, no puede juzgárseles a todos
de tomar una decisión egoísta. Una de las labores del historiador es comprender a los
individuos dentro de una colectividad y un contexto determinado. No analizarlo desde las
lógicas del presente o no estaríamos interpretando sino emitiendo juicios de valor que no
tienen sustento histórico. La cita textual de la autora es:
“La colaboración de los poderes costeros negroafricanos -estatales y de clanes- para
fortalecer su prestigio y riqueza condujo un sistema endémico de guerras”.8
Otro tema que abordan los autores leídos son las fronteras pues las fronteras se acordaban
entre las potencias que se encontraban cerca y los límites de estos acuerdos territoriales se
determinaban por medio de una frontera natural. Sin embargo, no se desconoce que, estas y
otras desaparecieron fronteras étnicas y lingüísticas9. O en palabras de Madeleine, la
conferencia de Berlín rompió la continuidad de ciertas sociedades indígenas y reunió otras
que nunca antes habían convivido bajo un mismo sistema político. Muy pocos son los casos
en los cuales la delimitación territorial coincidía con los limites políticos de las sociedades
indígenas. Así antes de la penetración europea, las fronteras de las sociedades indígenas eran
muy fluidas y permeables y las fisiones y fusiones eran muy comunes. En el África clásica,
los sistemas políticos vivían en la diversidad como un hecho normal, sin excesivas
fricciones.10
Los autores mencionados están de acuerdo con que el establecimiento de estás fronteras fue
ilegal e inmoral. Sin embargo, Uzoigwe afirma que fue una buena división, pues mostraba

7
Albert Adu Boahen, «África y el desafío colonial», 32-33.
8
Madeleine Andebeng L. Alingué, ed., Procesos de paz en Africa: una experiencia para Colombia, Serie
pretextos 16 (Bogotá: Universidad Externado de Colombia, 2001), 127.
9
G.N. Uzoigwe, «La división y conquista europeas de África: Visión general.», 56.
10
Alingué, Procesos de paz en Africa, 126.
avances de la cartografía. Personalmente con esto no discuto, ya que las fronteras preeuropeas
no estaban bien establecidas, además -contrario a lo que plantea Madeleine con respecto a
que los distintos sistemas políticos africanos vivían sin excesivas fricciones- una de las
razones por las que fue relativamente sencillo conquistar África fue porque Europa enel
periodo 1877-8 se caracterizó por una relativa paz, cosa que no estaba sucediendo en África,
en este mismo periodo se enfrentó con grandes rivalidades y conflictos internos y externos
de los Estados. Así que mientras Europa concentraba su atención militar casi que
exclusivamente en la colonización, la atención de los Estados y países africanos se hallaba
dividida11.
Para finalizar quiero traer a colación la trascendencia que tiene la colonización en África
actualmente, según dos autores. Daron Acemoglu en su texto Los orígenes coloniales del
desarrollo comparativo: Una investigación empírica dice que las diferentes estrategias de
colonización usada por los europeos repercutieron en las instituciones que se establecieron y
aún están vigentes en las “colonias” . Para el caso de África en especial, del Congo dice el
autor, se establecieron estados extractivos con la intención de transferir recursos rápidamente
a la metrópoli. Estás instituciones desincentivaron la inversión y el progreso económico.12
Razón por la cual actualmente el Congo, según este autor, se encuentra en situación de
pobreza.
El otro autor es Maguemati Wabgou que en su texto Poder y sociedad en África
subsahariana. Los pueblos entre las tradiciones y el estado” cita a Rodney quien dice
Se debe prestar atención a una de las consecuencias más importantes del colonialismo
en el desarrollo africano: el impacto sobre el desarrollo físico, la desnutrición de los
africanos. El colonialismo creó las condiciones que llevaron no sólo a la aparición de
hambrunas periódicas, sino también a la desnutrición crónica, a la malnutrición y al
deterioro físico del pueblo africano.13

11
G.N. Uzoigwe, «La división y conquista europeas de África: Visión general.», 61.
12
Daron Acemoglu, «Los orígenes coloniales del desarrollo comparativo: Una investigación empírica», 2005,
56.
13
Maguemati Wabgou, «Poder y sociedad en África subsahariana. Los pueblos entre las tradiciones y el
Estado.», en Sistemas políticos africanos. Debates contemporaneos en Colombia desde la Ciencia Politica
(Universidad Nacional de Colombia, 2007), 28.
Puede que no esté muy de acuerdo con el primer autor, pues me parece un poco limitado el
estudio que hace a partir de la mortandad, sin embargo, lo traje a colación porque quería
finalizar la reseña, explicitando la importancia que aún tiene el colonialismo en África.
Bibliografía:
Albert Adu Boahen. «África y el desafío colonial». En Historia general de África, VII:
África bajo el dominio colonial 1880-1935, 924. Madrid: Tecnos, 1987.
Alingué, Madeleine Andebeng L., ed. Procesos de paz en Africa: una experiencia para
Colombia. Serie pretextos 16. Bogotá: Universidad Externado de Colombia, 2001.
Daron Acemoglu. «Los orígenes coloniales del desarrollo comparativo: Una investigación
empírica», 2005, 67.
G.N. Uzoigwe. «La división y conquista europeas de África: Visión general.» En Historia
general de África, VII: África bajo el dominio colonial 1880-1935, 924. Madrid:
Tecnos, 1987.
Maguemati Wabgou. «Poder y sociedad en África subsahariana. Los pueblos entre las
tradiciones y el Estado.» En Sistemas políticos africanos. Debates contemporaneos
en Colombia desde la Ciencia Politica, 77. Universidad Nacional de Colombia,
2007.