Sie sind auf Seite 1von 2

señas

narraciones

CUENTERÍA EN LATINOAMÉRICA:
expresión y comunicación
Por Leticia Begueríe

Leticia Begueríe:: El aeropuerto atestado de gente. Un hombre cargando diciones que son pilares de una sociedad, los cuentos
Profesora de Literatura y una pesada mochila se acerca a la ventanilla de inmi- han sido parte de la educación y recreación de los
narradora oral. Conforma gración. Nada es nuevo para él, puede predecir exacta- pueblos, desde tiempos remotos.
los grupos uruguayos “Ta mente qué va a suceder: “Nombre”, “Lugar de origen”
Pal Cuento” y “Pipoka
Cuenteros”. Como
y, finalmente, “Profesión”. Es en este momento que la Con el correr de los siglos no es extraño encontrar, en
integrante del primero cara del empleado expresa una mezcla de incredulidad muchas regiones, personajes que se valen de la narra-
co-organiza los y recelo, mientras repite la respuesta que recién ha ción oral para transmitir las noticias de un pueblo a
Encuentros de Cuentería escuchado: “¿Dijo cuentero?”. otro o simplemente casos para divertir a quienes se
“Toda la gente cuenta”. reúnen en las plazas y ferias. Los nombres dados a
Ha participado en El desarrollo actual de la Cuentería en nuestro conti- estos artistas, así como sus condiciones de trabajo, son
festivales internacionales nente hace que estas situaciones sean cada vez más particulares para cada lugar y momento histórico. Son
de Argentina y Colombia.
Dictó talleres de
frecuentes para un nuevo grupo de artistas que co- ellos los abuelos de los cuenteros actuales, que se
formación inicial y mienza a consolidarse, a veces en lucha con las entroncan en su tradición pero modifican radicalmen-
acercamiento a la connotaciones más usuales de la palabra cuentero. Este te algunas de sus costumbres.
cuentería, para artículo propone un acercamiento a esa nueva realidad.
adolescentes y jóvenes. La cuentería como arte
Forma parte de la Red La narración oral y los cuentos han estado entre los En las últimas tres décadas comienza a desarrollarse la
Latinoamericana de hombres desde que se conformaron las primeras co- Narración Oral Escénica, o Cuentería, como movi-
Cuentería, como
munidades. El relato ha sido soporte de contenidos de miento artístico, con pautas y técnicas particulares.
coordinadora por
Uruguay. distinta índole, creados para cumplir funciones y Esta afirmación no deja de lado los orígenes y ante-
objetivos diversos. A través de la narración el hombre cedentes del movimiento, que pueden encontrarse en
aprende a conocer el mundo y a conducirse en él; las las tradiciones orales de los pueblos originarios de
historias dan origen a su sociedad y a sí mismo. En el América Latina, conjugadas con las concepciones y
ámbito íntimo de la familia, o como parte de las tra- relatos europeos.

36 dixit :: revista de comunicación


Teniendo esta tradición oral como sustento, la Cuen- Expresión y comunicación
tería adopta una forma particular como rama del arte, La Narración Oral Escénica es, sin lugar a dudas, una
que todavía busca en algunos países la legitimación de forma de expresión. El narrador selecciona los cuen-
su lugar. Se trata de algo tan antiguo como contar tos de su repertorio en base a su propia personalidad,
cuentos e historias, pero con la creación de nuevos teniendo en cuenta lo que quiere decir o provocar con
espacios para su desarrollo y una concepción diferen- esa historia. Escuchar y ver a un cuentero, atendiendo
te de lo que significa ser cuentero o cuentera. a su relato pero también a los rasgos de su voz, la
forma en que se mueve y gesticula, lo que trasmite
Los cuentos invaden las ciudades, terminando con sobre el escenario, es una forma de conocerlo. Pre-
aquella vieja concepción de que solo se les cuenta his- senta un mundo que es parte de la ficción narrativa,
torias a los niños. La narración oral busca llegar a un pero que de alguna forma lo contiene como creador o
público amplio, tanto en lo que se refiere a edades recreador. Las fuentes de su trabajo pueden ser
como a ámbitos sociales y campos de acción. Entre los diversas –literatura escrita u oral o cuentos de cre-
cuentos encontramos desde relatos infantiles hasta ación propia–, pero su tarea supone siempre una
historias de humor, textos macrabos o reflexivos, etc. recreación de la historia, que se transforma con cada
Los espacios para contar son muchos, ya que se trata función y para cada público.
de sacar el cuento del ámbito familiar y escolar como
espacios exclusivos. El cuentero se presenta en plazas, Por otra parte, este arte se completa con el público, ya
bares, bibliotecas, facultades o teatros, buscando lle- que uno de los objetivos fundamentales de la Cuen-
var la narración a lugares donde antes no tenía cabida. tería es comunicar. El intercambio con el público es
inmediato y provoca que las “reglas del juego” admi-
Esta forma de arte se ha desarrollado en toda Lati- tan modificaciones y den lugar a la espontaneidad. En
noamérica. En Cuba o Colombia, por ejemplo, se cada función se entabla un diálogo con el narrador, a
organizan festivales de narración oral que se encuen- través de palabras, preguntas, gestos y miradas. El
tran en su vigésima edición. Estos proyectos, que cuento solo está completo cuando quien lo escucha es
también se realizan hoy en nuestro país, permiten el capaz de reconstruirlo en su mente. El cuentero se Durante el año 2008 la
intercambio con narradores de distintas regiones y la propone como generador de un espacio de comunica- Universidad Católica del
ción, ya que no solo trasmite un mensaje sino que Uruguay trabajó en
apertura de esta actividad a múltiples lugares de
conjunto con narradores
nuestras ciudades. también promueve una reacción, una respuesta.
uruguayos y extranjeros
para la constitución de
Este proceso ya consolidado hace que el narrador oral En Uruguay todavía no se ha desarrollado plenamente espacios de formación
escénico se asuma como artista que utiliza la palabra la narración oral como manifestación artística. La para cuenteros.
hablada y el cuento como forma de expresión y Se realizaron charlas
constitución de un público que conozca y disfrute de
informativas y el
comunicación. Considerar su actividad como un arte la Cuentería, y que desarrolle la capacidad crítica, es Seminario de Narración
implica asumir una técnica propia, fruto del trabajo y parte de este proceso. De la misma manera, es fun- Oral, dictado por el
el estudio (tanto teórico como práctico), que debe damental la creación de ámbitos de formación que narrador colombiano
derivar en la profesionalización constante. Las fuentes permitan el crecimiento y la profesionalización de los Walter Díaz Ovalle,
de su formación incluyen la literatura (oral y escrita), artistas. Hay mucho por descubrir y es necesario pro- donde se trabajaron
el trabajo vocal y escénico, incorporando pautas que fundizar en el conocimiento de este arte. No hay me- técnicas y herramientas
comparte con otras artes como el teatro. básicas de la Cuentería.
jor manera de hacer que contar o escuchar cuentos.
Foto P. P.

revista de comunicación :: dixit 37