Sie sind auf Seite 1von 3

¿Pero, a qué se refiere la palabra “atmósfera?

Se designa así a una


capa compuesta de gases que rodea un cuerpo celeste. Los gases se
mantienen en la misma posición debido a las condiciones idóneas de
gravedad y temperatura del cuerpo. Así, un planeta tiene mayor
probabilidad de mantener los gases de su atmósfera en su sitio si tiene
una gravedad alta y una baja temperatura ambiental.
La atmósfera provee una importante protección contra la colisión de
cuerpos celestes en la superficie del astro, por lo que aquellos que
poseen una atmósfera son poco propensos de tener cráteres en su
superficie.

Composición y desarrollo
El planeta Tierra está rodeado por una atmósfera compuesta de
aproximadamente un 78.09 por ciento de nitrógeno, un 20.95 por
ciento de oxígeno, un 0.93 por ciento de argón, cerca del 0.039 por
ciento de dióxido de carbono y un porcentaje más pequeño que
corresponde a otros gases como neón, helio y metano, llamados
gases traza, y una pequeña cantidad de vapor de agua. Toda esta
mezcla de gases atmosféricos es el aire.

Tales proporciones se han mantenido casi iguales durante el


transcurso de unos 200 millones de años, pero la formación de la
atmósfera es resultado de un larguísimo proceso que comenzó en los
albores del Sistema Solar. Una primera atmósfera compuesta
mayormente de hidrógeno y helio pudo originarse a partir de la pérdida
de gases de la nebulosa solar que engendró el planeta o de una
desgasificación. La segunda atmósfera consistió principalmente en
nitrógeno y una abundancia de gases de efecto invernadero.
Neón, helio y metano, también son elementos que se
encuentran en la atmósfera de la Tierra.
En los primeros tiempos de su desarrollo, la atmósfera era escasa en
oxígeno y estaba desprovista de la capa de ozono, así que ningún ser
vivo podía habitar la Tierra. El hecho que favoreció la existencia de la
atmósfera tal como ahora se le conoce, fue la producción de oxígeno
de las bacterias y posteriormente de las plantas.
Si no existiera la atmósfera, la vida sería imposible. La falta de
oxígeno resulta fatal para sobrellevar una existencia, y los meteoritos u
otros objetos celestes acabarían con cualquier cosa que se hallara
sobre la superficie terrestre. ¿La razón? Protege la vida del impacto
de los meteoritos y absorbe una gran cantidad de los rayos solares
que resultarían perjudiciales para los seres vivos. Además, el oxígeno
que contiene es completamente necesario para la realización de las
funciones de cualquier organismo.
-Masa, densidad y temperatura
La atmósfera tiene una masa total de 5.1 x 1018 kg, pero puede variar
debido a la cantidad de vapor de agua en ella, según el lugar y el
tiempo. Ahora bien, la densidad atmosférica está vinculada con la
altitud: mientras mayor sea esta, la densidad disminuye. La
temperatura también depende de un factor como la altitud, además de
la radiación, la humedad, el tipo de bioma, etcétera. La termosfera,
localizada antes de la exosfera, es la capa de la atmósfera más
caliente mientras que la mesopausa es la región, entre la mesosfera y
la termosfera, más fría de todas.
La atmósfera y su relación con el clima
El clima del planeta resulta del equilibrio entre la cantidad de radiación
solar que recibe y la cantidad de dicha radiación (que es energía)
retenida en un área específica. La energía solar se transfiere entre la
superficie terrestre y la atmósfera por medio de la convección, la
conducción y la radiación.
La primera se produce debido al transporte de moléculas de un lugar a
otro en un fluido como el agua y el aire. La conducción consiste en la
transmisión de la energía térmica por medio del contacto directo con
las moléculas cercanas; por ejemplo, el calor del fuego calienta por
conducción una cuchara de metal, material considerado buen
conductor de calor. Por último, la radiación es la transferencia de
energía sin el uso de un material o sustancia. El Sol transmite energía
por medio de ondas electromagnéticas que se propagan hacia la
Tierra en diferentes direcciones y con intensidad variable según el
lugar.
-Circulación atmosférica
La circulación atmosférica se define como el movimiento del aire, a
gran escala, gracias a la cual la energía térmica se distribuye
equitativamente en toda la superficie terrestre. El planeta recibe
alrededor de 2.4 veces más calor en las regiones cercanas al ecuador
que en las regiones polares. Como este calentamiento es desigual, la
atmósfera y los océanos crean corrientes y sistemas de circulación
que permiten que el calor se distribuya de una forma más equilibrada.
Las corrientes oceánicas pueden transportar el calor hacia sitios más
fríos, lo que contribuye a enfriar el clima (o a calentarlo).

Por efecto de la transferencia de calor, las masas de aire se elevan y


se hunden, lo que distribuye el calor y la humedad a lo largo de la
atmósfera, es decir, de forma vertical. Pero también la cantidad y el
tipo de gases tienen pertinencia en la cantidad de calor que entra en la
atmósfera: los gases de efecto invernadero provocan la acumulación
de calor en la atmósfera ya que no permiten la salida de la radiación
de longitud de onda larga, y por otra parte, una gran cantidad de
nubes puede impedir que la radiación sea atrapada en la atmósfera y
se refleje de nuevo en el espacio.|

Investigar elementos que constituyen la atmosfera dañinos

Derivados de azufre, SO2,C0,O3,COVs

Elemento, fuentes de enision y daños adversos