You are on page 1of 5

¿Qué es la diversidad?

Acercamiento feminista para la vida personal y socio-afectiva


Delia Noelia

Departamento Educación Diferencial con Problemas en el Aprendizaje


Profesora Soledad Rodriguez
Comentario Lingüístico

Frente a un lenguaje discriminatorio del paradigma existente, posicionado desde la


generalidad masculina, la binariedad del género y la nula cabida a la disidencia, presentamos
el siguiente informe alterando el uso normalizado por la Real Academia Española respecto a
los morfemas que denotan género y denominan como generalidad masculina a aquello que
no se define por sí mismo con un género determinado o se asume lo mixto de igual manera a
pesar de que, en algunos casos, la mayoría podría ser femenina, indicando así que la presencia
masculina sí es relevante de mencionar versus la femenina. Es por ello que, para no
invisibilizar las otras expresiones de género que pueden existir en los grupos diversos, hemos
decidido escribir con tres variaciones para su fluidez en la lectura, viendo así: todos y todas,
todas y todos, todas(os), todos(as), y todes. En las dos primeras su diferencia solamente se
haya en el orden, al igual que las dos siguientes, es por ello que las nombramos como una
sola cada par, mientras que la última responde a un género neutro que escapa de la binariedad
del género “a” y “o”.
¿Qué es la diversidad?

Acercamiento feminista para la vida personal y socio-afectiva

Actualmente en Chile existe un apogeo del movimiento feminista que ha dado incapié
a muchos debates, sub-corrientes, movimientos coyunturales, pero principalmente, una fuerte
crítica a los cambios estructurales. Cuando nos acercamos a lo que han sido las
manifestaciones sociales feministas, podemos ver una fuerte crítica al sistema patriarcal a
través de la jerarquía socio-afectiva impuesta, como por ejemplo, el movimiento Aborto
Libre a pesar de que tiene un objetivo coyuntural respecto a derechos de autonomía en les
cuerpes gestantes1 critica además la histórica represión por parte de la dominación masculina
hacia nuestras cuerpas para reproducir su especie ideal (el hombre perfecto, el hombre de
Vitruvio2) y no puede esta lectura alejarse al respeto de la diversidad mientras que exista la
idea de una única forma de ser (hombre, blanco, occidental). El movimiento por la
Diversidad Sexual no dejará de existir hasta que cesen los ataques lesbofóbicos, transfóbicos,
homofóbicos, etc. La diversidad y el respeto por el ser diferente es un concepto clave para el
feminismo y, por ende, critica completamente en cómo nos estamos relacionando; porqué
existe este tipo de jerarquía (me pregunto, ¿Qué fin tiene sentirse más que la otra persona?).

Veo reflejada nuestra lucha en la aclaración de Maturana en torno al mal denominado


minusválido o discapacitado. La condición de cada persona es una realidad que no condiciona
su forma de vivir; Maturana aclara que la percepción de discapacidad tiene que ver a una
comparación entre seres para determinar quién es más poseedor de tales óptimas condiciones
y, por ende, esas deben ser impuestas al que no las tenga (3). En una conversación con
compañeras de carrera de Problemas de la Adquisición del Lenguaje nos decían que la
situación se vuelve ineficiente para la persona y no al revés. Que una persona no pueda subir
al segundo piso de su universidad es una falta que el espacio no otorga por pensar que solo

1
recordemos que no solo las mujeres pueden abortar, existen cuerpes gestantes que no se integran en la
categoría binaria de ser mujer.
2
La coincidencia de la creación del capitalismo y toda su arte y filosofía (Renacimiento en adelante) vueltas a
centrarse en el hombre, en lo clásico y divino, no dejan en duda la dominación masculina por medio de un
discurso actualizado pero nunca derrocado.
existe una única forma de poder ingresar; allí la deficiencia la tiene el espacio y no la persona
con sus propias capacidades.

Como mencionamos arriba, existe un pensamiento hegemónico respecto a las


facilidades que otorga el sistema en cuanto a derechos: la educación tiene un valor altísimo
cada vez que se va escalando el rango de estudio; las calles son inseguras para cualquier ente
que no se mueva automovilísticamente; la noche es excluyente para una mujer sola y no para
un hombre solo; la sociedad chilena tiene como lengua primaria el español, obliga en los
colegios aprender inglés, pero excluye las lenguas nativas. Puedo seguir enumerando un
montón de situaciones discriminatorias donde el discurso detrás de tal actuar es la
generalidad del ser, una seudo igualdad suficientemente discriminatoria para ignorar que
todes no necesitamos de las mismas cosas.

La violencia patriarcal no solo se enmarca en una violencia física o sicológica desde


el sujeto masculino, es también una cultura que reduce nuestras libertades (como un ascensor
en una universidad o poder leer e informarte desde tu lengua nativa), se alimenta de la
diferencia que ayuda a someter y reducir a las minorías para validar su supremacía; si todo
está hecho para un hombre de cuatro extremidades, de un peso y estatura “estándar”,
cualquier cuestionamiento se verá extraño y hasta lejano a la realidad, pero mientras más vez
la ciudad desde la otra persona, cada vez más distingues la opresión; por dónde te quieren
ver caminar, transitar, en qué tipo de y con qué educación3.

¿Qué hacer ante esta sociedad que constantemente excluye? Desde el feminismo de
la segunda ola surge una frase que dice Carol Hanisch: “lo político es personal”. Y es algo
que diferentes movimientos sociales habían apartado de sus reflexiones. Maturana dice “En
nosotros, la aceptación recíproca es el fundamento de cualquier quehacer consensual social
que uno pueda establecer, y la condición necesaria para la expansión de cualquier dominio
de acción en la convivencia social.” (6). Creo que el mejoramiento parte desde uno-una-une.
Debemos vernos interiormente y saber en qué hechos hemos excluido a personas, cómo
perpetuamos ejes discriminatorios o invisibilizamos su participación. Integrar lengua de

3
“es importante reconocer que en nuestra realidad históricamente la educación ha jugado un rol
reproductor, homogeneizante y reforzador de discriminaciones. En efecto, a la educación se la ha
instrumentalizado y utilizado para perpetuar discriminaciones.” Magendzo K., A. 176
señas, rampas y baños sin géneros son pequeñas cosas que integran de manera significativa
a las discusiones y a la construcción de nuevas relaciones sociales. No podemos seguir
creyendo que solo las mujeres con piernas y buen oído podemos participar de nuestras
demandas. Miguel Lopez Melero comenta que, al igual que en la escuela, hay que aprender
a vivir con la diversidad, con la particularidad de cada persona (11). Cuando hacemos político
nuestro corazón, nuestro sentir, reflexionamos el cómo estamos amando a otra persona, cómo
aceptamos su particularidad y la integramos a las diversas dinámicas, y de paso, también
comenzamos a trabajar el amor propio, el reconocimiento individual, para entender desde el
yo la empatía que debemos generar con le otre. Y esto no ocurre desde un avance particular;
ocurre desde el constante dialogo de aprendizaje, en la escuela, con les amigues, en la casa,
con le vecine; aquella reciprocidad que ayuda a visualizar las falencias y las mejoras, con el
que se pueden construir nuevas maneras de relacionarse, y qué mejor manera que
conversando, comprendiendo y acompañando la diversidad, la belleza que integra cada
persona.

Bibliografia

López Melero, M. (2006). La ética y la cultura de la diversidad en la escuela inclusiva.


Revista Sinéctica, nro. 29. Pp. 10-25.

Magendzo, A. (2000) La diversidad y la no discriminación: un desafío para una educación


moderna. Pensamiento educativo. Vol. 26. pp. 173-200

Maturana, H. (1990) Conferencia : ¿Niño limitado o niño diferente?. 42° conferencia sobre
Educación dictada en la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación. Santiago,
Chile. Pp. 1-7.