You are on page 1of 40

b t o do s s o mo s i guales

f r en t e a
las t en taci o nes

Federico
Gamboa
A M E R I C A N A

una antología general a


B I B L I O T E C A
Biblioteca Americana

Proyectada por Pedro Henríquez Ureña


y publicada en memoria suya

Serie
Viajes al siglo xix

Asesoría
José Emilio Pacheco
Vicente Quirarte

Coordinación académica
Edith Negrín

TODOS SOMOS IGUALES FRENTE A LAS TENTACIONES


FEDERICO GAMBOA

TODOS SOMOS IGUALES


FRENTE A LAS
TENTACIONES
Una antología general

Selección, estudio preliminar y cronología


Adriana Sandoval

Ensayos críticos
Carlos Illades
José Luis Martínez Suárez
Felipe Reyes Palacios

FONDO DE CULTURA ECONÓMICA


FUNDACIÓN PARA LAS LETRAS MEXICANAS
UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO
Primera edición flm / unam / fce, 2012

Gamboa, Federico
Todos somos iguales frente a las tentaciones. Una antología general / Federico
Gamboa ; selec., estudio preliminar y cronol. de Adriana Sandoval ; ensayos críticos de
Carlos Illades, José Luis Martínez Suárez, Felipe Reyes Palacios. — México : FCE, 2012
569 p. ; 23 × 17 cm — (Colec. Biblioteca Americana. Ser. Viajes al Siglo XIX)
ISBN 978-607-02-2910-7 (unam)
ISBN 978-607-16-0847-5 (fce)

1. Novela mexicana 2. Teatro mexicano 3. Literatura mexicana — Crítica e inter-


pretación — Siglo XIX I. Sandoval, Adriana, selec. II. Illades, Carlos, ensayos III. Martí-
nez Suárez, José Luis, ensayos IV. Reyes Palacios, Felipe, ensayos V. Ser. VI. t.

LC PQ7297 Dewey M868 G526t

Enlace editorial: Eduardo Langagne


Diseño de portada: Luis Rodríguez / Mayanín Ángeles

D. R. © 2012, Fundación para las Letras Mexicanas, A. C.


Liverpool 16; 06606 México, D. F.

D. R. © 2012, Universidad Nacional Autónoma de México


Avenida Universidad 3000, Universidad Nacional Autónoma de México, C. U.
Coyoacán; 04510 México, D. F.
Coordinación de Humanidades
Instituto de Investigaciones Filológicas
Coordinación de Difusión Cultural
Dirección General de Publicaciones y Fomento Editorial

D. R. © 2012, Fondo de Cultura Económica


Carretera Picacho-Ajusco, 227; 14738 México, D. F.
Empresa certificada ISO 9001:2008

Comentarios: editorial@fondodeculturaeconomica.com
Tel. (55) 5227 4672; fax (55) 5227 4640

Se prohíbe la reproducción total o parcial de esta obra, sea cual fuere


el medio, sin la anuencia por escrito del titular de los derechos.

ISBN de la serie: 978-970-32-3068-7 (UNAM)


ISBN de la obra: 978-607-02-2910-7 (UNAM)
ISBN de la obra: 978-607-16-0847-5 (FCE)

Impreso en México • Printed in Mexico


ÍNDICE

Estudio preliminar

“Todos somos iguales frente a las tentaciones” / Adriana Sandoval . . . . . . . 11


Advertencia editorial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57

“Mientras un hombre viva cerca de una mujer habrá deseos


y tentaciones y riesgos.” El primer escrito de ficción.
Del natural. Esbozos contemporáneos

¡Anúnciame!... . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 61
El mechero de gas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63
La excursionista . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 85
El primer caso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 111
Uno de tantos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 138
¡Vendía cerillos! . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 174

“Me abandoné a todos los oleajes y probé de todas las espumas.”


Los escritos autobiográficos. Impresiones y recuerdos

La última armonía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 215


La conquista de Nueva York . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 220
En primeras letras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 227
Me hacen periodista . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 237
Malas compañías . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 246
Un salón artístico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 254
El Lunes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 260
Ignorado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 265
Un rapto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 274
De viaje . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 283
En Guatemala . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 294

7
8 ÍNDICE

Mi primer libro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 306


En Londres . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 319
En París . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 328
Tristezas del bulevar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 343
En Buenos Aires . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 350
Historia de Apariencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 365

“La novela es exigente...” Crítica e historia de la literatura

La novela mexicana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 375

“No sé qué ensueños ambiciosos de triunfos escénicos se apoderaron


de mí.” Teatro: La venganza de la gleba [399]

Acto primero . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 403


Acto segundo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 423
Acto tercero . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 447

Ensayos críticos

La crisis moral de la sociedad moderna / Carlos Illades . . . . . . . . . . . . . . . . . 475


Santa: una lectura social. Representación literaria de aspectos culturales
del porfiriato / José Luis Martínez Suárez . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 495
Federico Gamboa en el teatro, el naturalismo del llanto
y del amor / Felipe Reyes Palacios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 511

Cronología . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 531
Índice de nombres . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 561
ESTUDIO PRELIMINAR
“TODOS SOMOS IGUALES FRENTE
A LAS TENTACIONES” 1
Adriana Sandoval
Instituto de Investigaciones Filológicas, unam

Federico Gamboa no es un desconocido en la historia de la literatura mexicana.


Basta hojear la bibliografía sobre él. Predominan, desde luego, los comentarios
alrededor de su novela más famosa, Santa (1903) —objeto de un coloquio com-
pleto al cumplir cien años (2003)—. Un lejano segundo lugar en atención de par-
te de la crítica probablemente lo ocupa el Diario, desde que apareció la versión
antologada por José Emilio Pacheco, o la completa (siete volúmenes), publicada
por Conaculta, con base en los tomos y en los artículos periodísticos que no
habían sido recogidos antes. Del teatro se ha ocupado María Guadalupe García
Barragán —la estudiosa que junto con Pacheco ha invertido más tiempo en este
diplomático porfiriano—, además de algunos artículos de especialistas en ese gé-
nero (como Solórzano). En esta antología se incluye el estudio de Felipe Reyes
sobre esa rama de la obra de Gamboa.
Buena parte de la fama de don Federico se basa en las adaptaciones de su
novela más conocida al cine y, en particular, a la canción de Agustín Lara que fue
tema de la segunda. Santa ha sido objeto de cuatro adaptaciones (1918, 1931, 1938,
1968)2 a lo largo de una cincuentena de años. También se llevó a la pantalla La
llaga —en dos ocasiones: 1918 y 1937— y su obra teatral Entre hermanos (1945),
al igual que Suprema ley (1936). Es, tal vez, el autor mexicano más llevado al cine.3
Para el siguiente recuento biográfico me apoyo en el artículo de Alberto Ca-
rreño publicado en el Homenaje a Gamboa preparado por la Academia, en Im-
presiones y recuerdos y en el Diario del propio escritor —la mayor parte de los ar-
tículos en los que se dan datos de la vida de Gamboa se basan en esas tres fuentes.

1
Frase tomada del Diario, 24 de enero de 1903.
2
Para las primeras tres adaptaciones de la novela al cine, remito al primer capítulo de mi libro De
la literatura al cine.
3
Toda proporción guardada, se puede hacer un tímido paralelo con Zola, posiblemente el autor
francés de cuyas novelas se han hecho más adaptaciones cinematográficas.

11
12 ESTUDIO PRELIMINAR

En la ciudad de México nació (22 de diciembre de 1864) y murió el escritor


(15 de agosto de 1939), en la familia formada por el general Manuel Gamboa y
Lugarda Iglesias, hermana de José María Iglesias —presidente de México entre
el 31 de octubre de 1876 y marzo de 1877—. La madre falleció cuando Federico
tenía once años. A los dieciséis pasó un año con su padre y su hermana en los
Estados Unidos. Poco después, ya de vuelta en México, estudió tres años de dere-
cho, que tuvo que interrumpir por la muerte de su padre. Su primer trabajo fue
en un juzgado de lo civil donde uno de sus hermanos era juez. Bajo la dirección
de Filomeno Mata comenzó su tarea como periodista con la columna “Desde mi
mesa” en El Diario del Hogar, firmada con el seudónimo La Cocardière.4 El mis-
mo Mata lo recomienda como corrector de El Foro, una revista jurídica. Cuando
don Filomeno decide convertirse en un periodista de oposición, lo comunica
a quienes laboran con él, dejándoles el camino libre en caso de que opten por
buscar fortuna en otro periódico. Gamboa es de los que deciden salir; así llega a
El Lunes de Juan de Dios Peza. Ahí empieza a firmar ya con su propio nombre; el
primer artículo que hemos ubicado es del 11 de junio de 1888.5
Gamboa, como tantos otros personajes del siglo xix, tuvo numerosas ocu-
paciones: fue escribano en una notaría, corrector de pruebas, traductor, perio-
dista, cronista, cuentista (si así se pueden considerar los textos que forman Del
natural), académico, dramaturgo, prologuista, autor de un diario, diplomático,
profesor y, sobre todo, novelista.
Perteneció a numerosas sociedades literarias, sociales y artísticas, tanto na-
cionales como internacionales, y también fue condecorado en numerosas oca-

4
No deja de llamar la atención el significado del seudónimo, que quiere decir el patriotero, el
chauvinista, pero que, paradójicamente, está presentado en francés. Una página web mareada afirma
que el significado es ‘el pajarito’, pero ninguno de los diccionarios en francés que yo he consultado con-
signa esa acepción —a no ser que se refieran al origen coq, que equivale a gallo—. Además, cocardière
aparece como adjetivo, no como sustantivo. María Guadalupe García Barragán acepta el significado de
patriota (prólogo a Santa). Josefina MacGregor escribe: “En sentido estricto el término hace referencia
a las mujeres que colocaban escarapelas a los miembros de la Asamblea Nacional en Francia” (p. 44).
Sin embargo, en Impresiones y recuerdos (a partir de aquí IyR) el propio escritor anota, al hablar de las
actrices y cantantes francesas que visitaban México, que “por la Théo me firmaba La Cocardière en
recordación de una de las obras que representa con mayor gracia: La jolie parfumeuse” (IyR, p. 97). Esta
ópera cómica en tres actos de Jacques Offenbach, con libreto de Héctor Cremieux y Ernest Blum, se
estrenó en 1873 y al año siguiente se representó con Louise Théo. Efectivamente, uno de los personajes
de la opereta —no el principal— se llama La Cocardière, pero no he podido localizar el libreto para
obtener más información.
5
Tengo en dictamen la edición de estos primeros artículos de Gamboa, en El Diario del Hogar y en
El Lunes, con la investigación hemerográfica de Vangelis Robles, junto con Confesiones de un palacio,
en colaboración con Christian Mena.
TODOS SOMOS IGUALES FRENTE A LAS TENTACIONES 13

siones —como es usual entre los diplomáticos (véase Carreño)—. La primera


asociación a la que ingresó fue la Academia de la Lengua, en calidad de miem-
bro correspondiente, desde Guatemala. Su padrino fue el escritor guatemalteco
Agustín Gómez Carrillo,6 quien lo propuso después de leer el prólogo del autor a
Del natural. A la muerte de José López Portillo y Rojas, Gamboa ocupó la presi-
dencia de la Academia en México hasta su muerte (1923-1939) —como ha sido
tradición en esa institución.
Residente en Bélgica con una encomienda diplomática, Gamboa no presen-
cia los últimos meses del régimen de Díaz: sale del país poco después de las
celebraciones por el primer centenario de la Independencia. Sin reticencias para
manifestar su lealtad al recién depuesto caudillo, se une a los mexicanos que lo
reciben en el puerto del Havre y que lo acompañan a París, donde lo visitará
cuando pueda. El movimiento maderista es breve y débil.7 Victoriano Huerta
se apodera del gobierno y desde ahí nombra a Gamboa secretario de Relaciones
Exteriores. El diplomático vacila pero finalmente acepta, pese a que en las en-
tradas en su Diario previas a ese momento manifiesta desconfianza por el perso-
naje.8 Permanece poco tiempo en la cancillería, a la cual renuncia para ser can-
didato presidencial por el Partido Católico. Huerta lo persigue, es luego depuesto
y sus antiguos colaboradores se ven obligados a salir de México. A partir de ese
momento Gamboa pierde el paso ascendente en la carrera diplomática, pierde el
prestigio que había ganado gracias a sus buenas gestiones en Guatemala y como
subsecretario, y pierde su posición social y económica.

6
Gómez Carrillo (1842-1915) fue historiador y rector de la Universidad de San Carlos. Intelectual,
diplomático, poeta. Fue padre del también escritor Enrique Gómez Carrillo (1873-1927).
7
Gamboa escucha rumores, durante la presidencia de Madero, en el sentido de que se le considera
para ocupar la cancillería. Sin embargo, también se entera de que el sucesor de Díaz por poco lo destitu-
ye, por considerarlo “autor de novelas inmorales que a mí me perjudican y, además, me incapacitan para
continuar representando a mi país en tierras extrañas” (15 de diciembre de 1911, V, p. 288). De ser cierto
este comentario, al menos en este sentido, Madero resulta más conservador que el propio Díaz. Madero,
por cierto, nunca destituyó a Gamboa —tal vez por falta de tiempo.
8
El 22 de febrero: “Ni un poquito me gusta, aunque en las circunstancias actuales y, con tal de
que sea por brevísimo tiempo, pase don Victoriano Huerta, ¡y que Dios lo ilumine!” (VI, p. 66). Y unas
líneas más adelante: “La figura de Victoriano Huerta, en tanto no se presenten pruebas concluyentes
en contrario, ¡es negra, bastante negra!” (VI, p. 67). El 24 de febrero: “¡Nada, nada me gusta este señor
Huerta!” (VI, p. 68). El 25 de marzo, comentando el asesinato de Madero y Pino Suárez: “El gobierno
de Madero no pudo haber ido peor; pero la traición que lo echó abajo es incalificable y negra. Huerta es
un culpable, y Blanquet lo es un poco menos” (VI, p. 79). El 4 de mayo: “Resueltamente el señor Huerta
no resulta, aunque lo abone Pancho de la Barra. ¡Que no!” (VI, p. 86). El 31 de mayo: “Sigue Victoriano
Huerta poniendo al descubierto sus negruras” (VI, p. 90).
14 ESTUDIO PRELIMINAR

Ya como ex canciller y sin la posibilidad de la presidencia, Gamboa sale


al exilio con su familia, primero a los Estados Unidos (Galveston), donde vi-
ven algunos meses (alrededor de nueve); desde ahí él hace algunos viajes a San
Antonio, Washington y Nueva York. El gobierno estadunidense lo considera
un visitante incómodo —fue siempre crítico ante el expansionismo yanqui—, y
sin echarlo oficialmente, le hacen saber que es mejor que abandone el país.9 La
familia Gamboa se muda entonces a La Habana —destino muy socorrido por
distintos exiliados mexicanos en distintos momentos de nuestra historia—,
por un periodo de cinco años en total (1914-1919).
El mundo mexicano reciente ciertamente se divide entre antes y después
de la Revolución. Gamboa pertenecía plenamente al anterior y nunca acabó de
aceptar que éste había dejado de existir. Paradójicamente se le asociará indi-
solublemente con Huerta, pese a sus reticencias iniciales y a que renunció a la
cartera, y a que fue perseguido por el propio usurpador.10 Las reservas visibles
en el Diario quedaron totalmente opacadas por el hecho incontestable de que sí
aceptó ser parte del gabinete de Huerta: el primer villano oficial de la historia
mexicana en el siglo xx. Tal vez, en su fuero interno, Gamboa se habrá arrepen-
tido de haber cedido a la vanidad de ocupar el Ministerio de Relaciones Exte-
riores bajo un personaje como Huerta, a quien no parecía tenerle ni aprecio ni
confianza. Nunca llega a aceptar públicamente que fue un error —al menos en
lo que se conserva del Diario—. Falta precisamente el periodo correspondiente
a las fechas en las que Gamboa ocupa la sre (entre agosto de 1913 a marzo de
1914), para renunciar a escasas semanas (seis) a fin de aceptar la candidatura a la
presidencia por el Partido Católico Nacional.11 Los cinco lustros que le quedan
de vida (muere en 1939) cargará con ese estigma.
A su asociación con el gabinete maldito hay que añadir, desde luego, su vi-
sible participación en el porfiriato. Nunca ocultó ni sus ideas ni su fidelidad a
Díaz. La Revolución, en su proceso de institucionalización, llevó a cabo, com-
prensiblemente, una satanización sin matices de los treinta años que duró el go-

9
Asienta el 20 de marzo de 1915 en el diario que para el Departamento de Estado “¡era yo persona
ingratísima [...] era yo persona odiosa!...” (VI, p. 230).
10
Algo similar le sucedió a José López Portillo y Rojas, también canciller.
11
Dice el Diccionario Enciclopédico de México (DEM): “Organización fundada en 1911 en la ciudad
de México por Gabriel Fernández Somallera, Emmanuel Amor, Luis García Pimentel, Manuel F. de la
Hoz [y otros]. Su lema era ‘Dios, patria y libertad’ […]. En las elecciones de 1911, el grupo apoyó la can-
didatura de Francisco I. Madero y propuso a Francisco León de la Barra como candidato a vicepre-
sidente […] En las elecciones convocadas por Victoriano Huerta en marzo de 1913, el partido lanzó
como candidatos a la presidencia y la vicepresidencia al escritor Federico Gamboa y a Eugenio Rascón,
respectivamente. Consiguió 31 diputados. Desapareció al triunfo del constitucionalismo”.
TODOS SOMOS IGUALES FRENTE A LAS TENTACIONES 15

bierno de Díaz. Gamboa portó, pues, una doble mancha indeleble.12 Dentro de
este ostracismo vale recordar el largo y penoso proceso para que se le otorgara
la pensión por su carrera diplomática,13 e incluso un momento en el que Isidro
Fabela lo acusó de traidor, dando a conocer una supuesta carta comprometedora
de Gamboa al estadunidense Fletcher. El intento de desprestigiarlo por ese moti-
vo no prosperó, pero sí da cuenta de algunos de los golpes bajos que le asestaron.
La idea de acusarlo partió, al parecer, de la propia sre, entonces encabezada por
Aarón Sáenz.
A partir de su exilio en Cuba y, en realidad, el resto de su vida (vuelve a
México en 1919), su situación económica será más bien precaria. Escribe di-
versos artículos para diarios y revistas, da conferencias, imparte clases, traduce,
hace corrección de estilo. De nuevo, alguna de las interrupciones en la enseñan-
za es atribuible a sus ideas, en particular las expresadas en la obra teatral Entre
hermanos,14 a raíz de la cual el ministro Padilla ordena, “por acuerdo directo del
presidente”, retirarlo de sus clases por carecer “de ideología revolucionaria” (25
de diciembre de 1928, VII, p. 217).
En los momentos más difíciles se ve obligado a vender algunos de los objetos
que adquirió durante su estancia europea. Después de muchos años de pelearlo,
de que diversas personalidades cercanas a los nuevos poderes intercedan por él,
recibe lo que considera una magra pensión15 por sus 25 años de diplomático.

“Me hacen periodista”

Ya con algunos ensayitos periodísticos en su haber, el joven Gamboa ingresa


como traductor a El Diario del Hogar de Filomeno Mata. El mismo Mata, como
ya mencioné, le encarga la corrección del periódico jurídico El Foro. Al poco
tiempo le encargan una entrevista con unos chinos que, como idioma de co-

12
Se separa así totalmente de su contemporáneo José Juan Tablada, quien fue sucesivamente porfi-
rista, huertista, revolucionario, vasconcelista. Ya de nuevo dentro del sistema, Tablada se encuentra con
el todavía exiliado Gamboa en La Habana, de paso a ocupar la embajada mexicana en Quito (que nunca
ocupó en realidad): “la de mayor altura”, según bromea el poeta.
13
Huerta fue el primero que se la negó (20 de noviembre de 1913, VI, p. 195).
14
Un empresario (Gómez de la Vega) se niega a producir la obra por considerarse revolucionario
—aunque Gamboa anota (28 de agosto de 1927) que antes se consideraba lo opuesto (VII, p. 193)—. Me
ocupo de esta obra más adelante.
15
El 23 de diciembre de 1927 dice que prefiere renunciar a la pensión, por ser excesivamente pe-
queña: 150 o 160 pesos mensuales (VII, p. 195).
16 ESTUDIO PRELIMINAR

municación, usan el inglés.16 A partir de ese momento Gamboa se ufana de ya


poder mostrar una tarjeta de presentación que lo acredita como parte del equipo
de redactores del periódico. Los primeros ensayos literarios públicos del escritor
se dieron, pues, en los periódicos. Redacta crónicas sobre espectáculos (teatro,
ópera, zarzuela, variedades) en El Diario del Hogar y luego en El Lunes. Escribe
comentarios sobre lo que observa, aunados a crónicas de sociales en las que enu-
mera las celebridades porfirianas que asistían a tal o cual evento. En dos momen-
tos de entusiasmo juvenil ante las divas, compone y publica un par de sonetos
sin consecuencias.17 Los jóvenes periodistas que se ocupaban del teatro, de los
espectáculos, Manuel Gutiérrez Nájera lo sabía, enfrentaban tentaciones. En una
reseña sobre Impresiones y recuerdos (1893), el Duque Job señala:

La vida periodística deslustra, mancha mucho en esta tierra: acostumbra al


amor corredizo, al dinero fácil, a la holganza tentadora, a las aspiraciones de
realización imposible, a las envidias, a los escarceos de venalidad; a la cantina,
que es la biblioteca; al vestidor de la actriz en la noche, a levantarse tarde, a leer
mal, a no estudiar, y poco a poco... no tan poco a poco, chupa el jugo y tira el
bagazo (1959, p. 486).

El novel escritor aprovechó esa etapa para empezar a soltar la pluma, para
recopilar experiencias, para conocer los mundos del espectáculo y los bajos fon-
dos. Todo servirá como material novelístico futuro.

“Escribí en profesión: homme de lettres...”

Camino a México al final de su segunda encomienda diplomática, pasa algunos


días en Nantes, donde al registrarse en un hotel, escribe complacido el 20 de oc-
tubre de 1893: homme de lettres (I, p. 123). Como soporte, tiene ya cinco textos
—“esbozos”, dice él— unidos bajo un título (Del natural, 1892), más un libro auto-
biográfico (Impresiones y recuerdos, 1893). Pocos días después, en noviembre,
Gamboa hace el siguiente voto: “Nunca abandonaré las letras, aunque tenga que
volver a las galeras del periodismo” (I, p. 123).

16
Esta primera entrevista se recogerá en la compilación que está en dictamen.
17
Uno de ellos apareció en Literatura Mexicana (XIX.1, 2008, pp. 161-163). Ambos se recogerán
en el trabajo ya mencionado. No se incluyen aquí, siguiendo la etimología del término ‘antología’: la flor
del logos.
TODOS SOMOS IGUALES FRENTE A LAS TENTACIONES 17

Luego de sus artículos periodísticos, Gamboa escribe Del natural, con el


subtítulo Esbozos contemporáneos (1889), su primera publicación de más largo
aliento —incluida en esta antología—. En Impresiones y recuerdos, dice el propio
Gamboa que “esa obra mía es la más espontánea y consiguientemente la menos
trabajada” (p. 91). En la introducción a Del natural, llamada “¡Anúnciame!...”,
el autor solicita la típica clemencia de parte del lector. El excusatio, la modestia
retórica característica de estos preludios es contradicha de inmediato cuando el
autor se ufana de que su hijo literario está hecho “sin apropiarme patrones ni ro-
bar modelos”. Afirma, pues, ser ajeno a escuelas, aunque confiesa que la que más
le gusta es la realista —si bien el título mismo del conjunto parecería contradecir
su declaración, vinculándolo más con el llamado naturalismo—; recordemos, sin
embargo, que, al menos en el contexto en español, los términos realismo y natura-
lismo muchas veces fueron intercambiables. Se dirige al Público, con mayúscula,
amigo, dice, de dos “huéspedas eternas y volubles”, la Prensa y la Academia.
La primera historia (“El mechero de gas”) se centra en el adulterio, un tema
predilecto tanto del realismo como del naturalismo. (El siguiente libro de ficción
del escritor, Apariencias, 1892, también girará alrededor del mismo centro.) Ja-
vier, uno de los protagonistas, se ve engañado en la misma noche por su amante
y por su esposa, quien responde a los avances nada menos que del jefe de su
marido, el ministro. (Sufre, además, una paliza a manos del amante de su aman-
te.) Una vez expuestas las mutuas infidelidades del joven matrimonio, ella desea
el perdón del marido, mientras él busca la venganza e intenta retar a duelo a su
jefe.
Nada se resuelve ya en el espacio de la narración: el ministro no parece estar
dispuesto a embarcarse en un duelo; ignoramos si el marido perdona a la esposa.
El texto concluye con el marido, desesperado y dudoso, mientras se escucha el
vals de “El caballero de Gracia”.
Cerca de la afirmación en la introducción al conjunto, en el sentido de que
el autor no pretende enseñar nada a nadie, no hay un desenlace propiamente
dicho —pero el estado de culpa, arrepentimiento y desesperanza en el que queda
sumido el matrimonio bien podría interpretarse como una censura a la doble
transgresión.
Por un lado, estamos frente a una crítica romántica a la moral hipócrita por-
firiana, a las infidelidades masculinas capaces de provocar una venganza amoro-
sa, y también al ejercicio del abuso de poder. (El artículo de Carlos Illades sitúa
a Gamboa dentro de la crisis moral decimonónica.) Pero, por otro, si antes la
promiscuidad y la relajación de las costumbres sexuales se ubicaban con mayor
frecuencia en las clases bajas e ignorantes, ahora estas prácticas son observables
18 ESTUDIO PRELIMINAR

también en las capas medias e ilustradas. La ciudad de México es ya lo suficiente-


mente moderna y cosmopolita como para que se practique el adulterio, como en
este caso. Vale mencionar que las descripciones de la ciudad que se encuentran
en “El mechero de gas” se incrementarán e intensificarán en novelas posteriores
como Santa (1903), La llaga (1910) y Reconquista (1908), donde Gamboa mos-
trará, en ocasiones, el otro lado del “progreso” porfirista.
“La excursionista” trata de una peculiar turista estadunidense que visita
México, donde Fernando —un joven más o menos acomodado— se encapricha
con ella. Después de un asedio de cartas y flores, Miss Eva acepta las visitas del
enamorado, e incluso algunos préstamos monetarios. Durante una cena acom-
pañada de copas, Fernando está decidido a cobrar su inversión. Se entabla entre
ambos una pelea física, donde el mexicano lleva la peor parte y ambos son apre-
hendidos por la policía. En la delegación se descubre que “ella” es en realidad un
“él”: un periodista disfrazado en busca de un reportaje. Un lector de este siglo
adivina la identidad sexual de Miss Eva desde el primer momento en que se
describe a la supuesta mujer. De este esbozo, dice el propio Gamboa que fue ima-
ginado y que, tal vez, “debido a la falsedad de la base en que el cuento reposa,
saliome éste el más débil del volumen” (IyR, p. 93).
“El primer caso”, cuyo título es de estirpe naturalista, se ocupa de un ex com-
batiente a favor del imperio de Maximiliano, colocado en una situación incó-
moda con el advenimiento de la República. (En este relato, pasando luego por
Apariencias y mucho más tarde en Entre hermanos —una obra teatral—, Gam-
boa presentará en alguna medida la “otra” visión de la historia de México, la
de los vencidos, ya sea en la Intervención o en la Revolución.) Luego de una
estancia en un internado religioso, al entrar a la adolescencia, Rosita —la hija
del ex combatiente— empieza a desarrollar una coquetería que desagrada a las
monjas. La califican como “una criatura de instintos pervertidos y que necesita-
ba de un positivo milagro para enmendarse” (Novelas de F. G., a partir de aquí N,
p. 1430). Poco después, un amigo del padre logra que Rosita entre a trabajar en el
servicio público, donde los hombres la admiran. (En IyR, p. 95, apunta Gamboa:
“mientras un hombre viva cerca de una mujer habrá deseos y tentaciones y ries-
gos”.) La jovencita empieza a salir con el jefe, la relación avanza, y ella termina,
previsiblemente, en un tono característico de Gamboa, “bebiéndose en silencio
el llanto de la deshonra” (N, p. 1435). Una noche la muchacha no ha llegado y
sus preocupados padres comienzan a buscarla; aparece en una maternidad. Así,
se convierte en “el primer caso” de su familia: la primera en asistir a la escuela,
la primera en conseguir un trabajo, la primera en ser seducida fuera del matri-
monio, en ser madre soltera. No hay juicios explícitos del narrador, en un afán
TODOS SOMOS IGUALES FRENTE A LAS TENTACIONES 19

de preservar cierta imparcialidad realista/naturalista en lo que aspira a ser una


simple consignación de hechos, pero se percibe de nuevo una crítica implícita
al abuso del poder. Al igual que en “El mechero de gas”, habría aquí la intención
tácita de apuntar los efectos morales negativos del progreso en las costumbres
conservadoras y tradicionales. Si no se le hubiera permitido estudiar a Rosita, si
no hubiera conseguido un trabajo, tal vez no habría sido “el primer caso” de su
familia. La modernidad tiene también un lado oscuro.
El siguiente texto, “Uno de tantos”, lleva igualmente un sello realista, en la me-
dida en que el título alude a un personaje similar a muchos otros. Gamboa utiliza
directamente su experiencia personal tras bambalinas, para diseñar a un persona-
je obsesionado con una diva. Con tal de complacerla y halagarla, Carlos empieza
a imaginar la posibilidad de cometer algún desfalco (es tenedor de libros). Una
noche, el admirador abraza apasionadamente a la diva, en una escena similar a la
cuasi violación de parte de Hipólito a Santa, en la célebre novela homónima. Des-
pués de una breve interrupción de parte del mayordomo, ambos se encuentran,
“sin vacilaciones ni tropiezos” (N, p. 1458). Hay aquí el evidente reconocimiento
de parte de Gamboa de la atracción sexual entre hombres y mujeres, y sobre todo, de
la fuerza del instinto sexual tanto en hombres como en mujeres: una constante
que atraviesa su obra, y tal vez sea una de sus contribuciones más significativas a
la moral sexual literaria de la época. Asimismo, como otros escritores decimonó-
nicos, utiliza los suspensivos para no ofender la moral porfiriana, al tiempo que la
critica.18 Describe, igualmente, con un ánimo no lejano al costumbrismo, el mun-
do interior del teatro, inaccesible para la mayor parte de los mexicanos. Carlos
comienza a celar a la diva, pero ella no lo permite. El protagonista se refugia, como
lo hizo el propio Gamboa en numerosas ocasiones, en un local donde se juega
y apuesta. El cierre del texto ocurre cuando ella llega a su hotel acompañada de
otro admirador, mientras Carlos la observa solo, mojado, pobre y avergonzado. El
cuento es una muestra precisamente de los peligros que Gutiérrez Nájera advertía
con respecto a los jóvenes escritores asiduos al mundo de los espectáculos.
El último esbozo de esta colección —según la terminología del propio Gam-
boa— es “¡Vendía cerillos!” —novela corta (¿o cuento largo?) que fue incluida
en la página web sobre novela corta (www.lanovelacorta.com)—, donde los pro-
tagonistas son los niños de la calle, en una situación de corte melodramático: las
víctimas inocentes de la sociedad —todo en un contexto dickensiano—. Sin em-
bargo, a diferencia de los melodramas clásicos, aquí el final dista de ser feliz. (En

18
“eso no era un teatro, era un...” (N, p. 1462). Recordemos que en Santa el narrador dice varias
veces que era una..., sin llegar nunca a pronunciar la palabra.
20 ESTUDIO PRELIMINAR

México, escribe Gamboa desde Argentina, “lo encontraron romántico y falso y


aquí en Buenos Aires, falso y romántico” [1965, p. 1475; 1994, p. 99].) Un joven-
cito, casi niño, conocido como Sardín, se enamora de Matilde: su unión no pa-
sará de ser una mera posibilidad —al menos en los términos en que el chico los
imagina—. La primera noche que comparten, en el marco de la ciudad adversa
e inhóspita, es ella quien toma la iniciativa sexual, mientras él se resiste: ¡quiere
casarse y formar una familia! Matilde, sin embargo, sabe que los pobres y los pe-
cadores quedan fuera de la religión oficial —como bien sabe Hipólito y también
aprenderá Santa—. La chica consigue un trabajo temporal con una mujer que
la encamina, como es previsible, a la prostitución. El desgraciado Sardín pierde
con ello todas sus ilusiones y elige el suicidio desesperado y desilusionado. El
final es sumamente triste y lacrimoso. (La visión que da Gamboa en Impresiones
y recuerdos de Ismael Millán, el modelo para Sardín, es curiosamente mucho
más realista y menos romántica.) En cambio, la pequeña Matilde parecería un
personaje darwiniano, dado que, sin mayores lucubraciones ni reflexiones, es
capaz simplemente de adaptarse al medio y de sobrevivir. El narrador no ofrece
posibilidad alguna de salida a este amor imposible, ni siquiera el consuelo de
la felicidad en la vida eterna —como sucederá en otros escritos posteriores a
Gamboa—. No hay manera de castigar al culpable, al villano, como en los me-
lodramas clásicos, porque éste no es ubicable: la sociedad entera parecería ser
responsable de la infelicidad de Sardín. Así, Gamboa se inserta con soltura den-
tro de la vena del romanticismo social, practicada también por sus predecesores,
los denominados “novelistas sociales”.
Los personajes de estos cinco esbozos son seres marginales de la sociedad, o
seres que incurren en conductas no sancionadas: un par de adúlteros; un perio-
dista estadunidense disfrazado de mujer; una jovencita seducida y embarazada
en su primer trabajo; un contador encandilado con una tiple; un niño de la calle
enamorado, con el sueño imposible de una familia.
Apariencias (1892) es el segundo libro de Gamboa, publicado durante su es-
tancia diplomática en Buenos Aires. Pese a estar ubicado al inicio durante la In-
tervención francesa, el marco histórico no sirve más que como un vago telón de
fondo. La trama se centra de nuevo en un adulterio, pero para llegar a ese punto,
el narrador empieza, en orden cronológico, cuando el protagonista tiene 16 años.
Gamboa estaba ensayándose como novelista y por ello cuenta y dice de más.19 Po-
siblemente, asimismo, haya intentado remontarse a los antecedentes familiares y

19
El propio Gamboa está de acuerdo. En Impresiones y recuerdos admite que le sobran alrededor
de cincuenta páginas (p. 153).
TODOS SOMOS IGUALES FRENTE A LAS TENTACIONES 21

personales de los protagonistas, a fin de ofrecer alguna “explicación” zoliana. Tal


vez con más experiencia, con más autocrítica, se hubiera circunscrito al asunto
del adulterio, que era el que realmente le interesaba. Es en ese campo en el que
explora una vena psicológica de los personajes, sobre todo en el protagonista y,
en menor grado, en la mujer casada con su protector y figura paterna. Al final
de la novela el marido engañado confía en la fuerza y el poder de la conciencia
moral. El esposo ultrajado decide no actuar en contra de los infieles, “¡Les dejaba
la vida como castigo!”, dice la línea que cierra, con un gesto claramente melodra-
mático —tono al que siempre fue afecto el escritor, salvo en Impresiones y recuer-
dos—. En este libro Gamboa afirma —como más tarde lo hará reiteradamente
con respecto a Santa— que está convencido de “haber hecho obra moral” (IyR,
p. 153). Es decir, parece ya haber dejado de lado el prefacio a Del natural.
Suprema ley (1896) fue empezada en Buenos Aires y terminada en Méxi-
co. Para Mariano Azuela, “lo mejor de Federico Gamboa” (1947, p. 190); Ralph
Warner la considera “excelente como una novela costumbrista” (p. 108). Si bien
ya se habían publicado novelas como las Memorias de Paulina (1874) de José
Negrete o la Carmen de Pedro Castera (1882), que contienen algunas dosis de
sensualidad,20 es posible que sea en esta novela de Gamboa donde primero se re-
conoce y describe con mayor amplitud la importancia de las relaciones eróticas
y pasionales como una parte fundamental de la vida humana —una constante en
la literatura de don Federico, como ya mencioné—. La ciudad de México, que
en Reconquista y en Santa tendrá también un importante papel, ya juega aquí
una función mayor a la de un mero escenario.
La historia es relativamente simple: un empleado menor de un juzgado, ca-
sado, padre de varios hijos, tísico, conoce a una joven guapa (Clotilde), acusada
de haber asesinado a su amante. El jurado, con ayuda de un soborno de parte de
Julio Ortegal (el protagonista) a uno de los empleados, decide que las pruebas
para condenarla son insuficientes y la liberan. Ortegal se acerca a la joven al ini-
cio con simpatía y caridad —en contraste con las miradas lascivas que le dirigen
los demás hombres del juzgado—.21 Se va estableciendo una relación amistosa

20
Azuela, una vez más, califica acertadamente estas descripciones como una “mezcla de gazmoñe-
ría y sensualismo” (1947, p. 195), que también podría decirse de Santa.
21
Cabe mencionar aquí, en abono del título de la antología, que en varias de sus novelas Gamboa
utiliza una primera persona del plural referida a los hombres cuando se trata de hablar de la inevitable
atracción que les producen las mujeres. He aquí uno, entre muchos, de los ejemplos de Suprema ley (a
partir de aquí Sl): “Una de esas bellezas que, al encontrárnoslas por la calle, nos detienen y las miramos
extasiados, con vibraciones de hondo deseo y de honda gratitud hacia la vida, potente e infinita, que
puede hacernos el don de una criatura semejante” (Sl, pp. 242-243).
22 ESTUDIO PRELIMINAR

entre ambos que, previsiblemente, se convierte en amorosa. La esposa de Orte-


gal se percata de la fascinación que la joven ejerce sobre su marido, pero acepta
que ella se vaya a vivir con la familia. Julio siente una atracción irresistible hacia
Clotilde, se enamora perdidamente de ella y se lo hace saber. Clotilde opta por
salir de la casa de la familia Ortegal —lo cual, en lugar de alejar a Julio, propicia
un ambiente favorable para el nuevo amor—. Las descripciones de las relaciones
entre ambos dan un amplio espacio al vínculo sensual. El narrador explora tanto
el proceso por el que pasa Clotilde para llegar a aceptar a Julio, como el de éste,
en su lucha inútil contra la atracción que siente por ella. En ambos casos, los
términos son morales y religiosos. Hay que mencionar que en diversas ocasiones
el narrador recurre a las anticipaciones románticas, que presagian el desenlace
trágico. Mariano Azuela concuerda: “El final de esta novela con alientos de na-
turalismo es romántico sin el más leve disfraz” (1947, p. 196). La esposa decide
dejar el hogar familiar, donde Ortegal ya nada más va a desayunar. La enferme-
dad de Julio avanza al mismo paso que los remordimientos de Clotilde. La visita
de una tía de esta última, desde su natal Mazatlán, termina por convencer a la
joven de que debe volver al redil, a la familia y a la Iglesia. (El personaje central
de Reconquista experimentará un proceso similar de reconversión espiritual; e
incluso, aunque por otra vía —la del sufrimiento—, Santa volverá a la Iglesia.)
Abandonado, Ortegal experimenta una amplia gama de sentimientos, desde la
ira hasta la desesperación. A medida que su enfermedad progresa, desea volver a
reunirse con la familia. Una noche los observa en la nueva casa en la que viven y
decide que al día siguiente ocurrirá el reencuentro. Sin embargo, Julio muere esa
misma noche en el trabajo nocturno dentro de un teatro de segunda, durante el
estreno de un vodevil malón. Para este texto, Gamboa utilizó la experiencia de
primera mano que tenía del mundo de los juzgados y del teatro.
Resulta interesante que en esta novela el personaje masculino sea el único
“castigado”. En el resto, las condenas suelen caer sobre las mujeres.22 Pese a haber
vivido en amasiato, haber estado involucrada en el crimen de su amante y ha-
ber tomado un segundo amante, la conciencia moral y religiosa de Clotilde ter-
mina imponiéndose para salvarla del pecado. La diferencia entre ella y Ortegal
es que el adúltero es él, no ella; de ahí su “castigo”. Aunque no sabemos nada de
ella una vez que vuelve a su natal Mazatlán, es de suponerse que retomará el ca-

22
En las diversas novelas europeas sobre el adulterio, en el siglo xix, las mujeres siempre reciben
castigos tremendos. Emma Bovary y Anna Karenina se suicidan (la primera con veneno, la segunda
arrojándose a las vías del tren); Effie Briest, en la novela homónima, se deja morir, igual que Luisa en
El primo Basilio; Ana de Ozores, en La Regenta es quien tal vez recibe la más cruel de las penas, pues es
condenada a vivir en el ostracismo total.
TODOS SOMOS IGUALES FRENTE A LAS TENTACIONES 23

mino moral y recto que le inculcaron sus padres, su familia. En cambio, Ortegal
muere trágicamente, en un teatro de baja ralea, “allí, en ese foco de indecencias,
rodeado de inmoralidades y fingimientos, enteramente a solas con su hemoptisis
y su asfixia” (p. 463) —descrito todo con un lenguaje muy similar al que Gamboa
utilizará luego en Santa, debatiéndose entre el naturalismo y el melodrama—. La
“suprema ley” de la novela homónima es la del amor, la de la pasión carnal, pero
también la del dolor. Para Seymour Menton, ésta es la novela “más espontánea y
en muchos aspectos la mejor” del autor (p. 208), mientras que a García Barragán
le parece “magnífica” (1979, p. xi).
Metamorfosis (1899)23 es el siguiente texto del diplomático. Según Warner,
lo mejor de Gamboa. De nuevo, la historia es relativamente sencilla. Rafael Be-
llo, un hombre con una desahogada situación económica, viudo, con una hija
pequeña (Leonor, llamada familiarmente Nona), se enamora de una monja fran-
cesa, maestra en la escuela donde su hija está interna. Sor Noeline es muy bella
y está particularmente encariñada con la niña. (Su nombre sugiere ya, sacrílega-
mente, el nacimiento a una vida distinta de la monacal.) A partir de la presencia
de Rafael, la monja empieza a experimentar ataques de llanto sin causa aparente;
sufre incluso desmayos y fiebres. El confesor, fray Paulino, se percata del origen
de los malestares de la religiosa antes que ella. La conmina a defenderse de las
tentaciones mundanas. En una confesión, sor Noeline le cuenta un sueño pre-
monitorio en el que un hombre, cuyo aliento la quema, la toma de la cintura y
la besa, provocándole un inmenso placer; Carballo la describe con humor como
una “monja libidinosa” (p. 84). En alguna medida la hermana se encuentra entre
los dos hombres que representan mundos opuestos y excluyentes: uno religioso
y espiritual, que la conmina a seguir por el camino de la renunciación, de la auto
represión (como él mismo ha hecho); el otro, que dice amarla y le ofrece placeres
físicos y emocionales.24 Es evidente cuál camino preferirá. Hay una crítica a los
conventos y sus encierros pero, como estamos ya en otro momento histórico, hay
un nuevo matiz a las críticas que hacían los novelistas sociales al mismo asunto.
Para estos liberales, los conventos eran reprobables sobre todo por tratarse de
23
Desde muy temprano en su diario (25 de julio), en 1892, anota que quiere escribir un libro sobre
una monja (I, pp. 31-32): “un convento, un corazón en agonía, la muerte de una monja y el nacimiento
de una mujer”.
24
El 25 de julio de 1892, al hablar de su proyecto de novela, Gamboa liga su prospecto con Sœur
Philomène de los hermanos Goncourt. Ciertamente en ambas obras hay una monja que se enamora,
pero mientras que en la mexicana es el meollo de la trama, en la francesa es sólo una de las complicacio-
nes de la novela. En el texto francés los sentimientos de la monja por el practicante de medicina no son
correspondidos. Embarcado hacia Francia, Gamboa escribe en su Diario: “los Goncourt [...] estudiaron
en su Sœur Philomène a la hermana de la caridad en el hospital” (I, p. 31).
24 ESTUDIO PRELIMINAR

la pérdida de la libertad, mientras que para Gamboa lo son también pero, más
específicamente, por estar involucrada la represión de los instintos sexuales y
amorosos entre hombres y mujeres: “el voto de castidad es una ley contraria a la
naturaleza” (p. 609).
Noeline quedará equiparada, en tanto que mujer, “hembra”, a la imagen pe-
cadora de Santa, en la siguiente novela. Los extremos se unen en su naturaleza de
hembras: una monja, una prostituta. Para el confesor, la religiosa está en peligro
de cometer adulterio, el peor de todos, pues es esposa del Señor. Ante los ojos de
fray Paulino, son perceptibles los instintos animales en los malestares de la joven
hermana:

aquellos gritos de pasión, frente a aquellos estremecimientos de hembra igno-


rante y virgen aún, que por puro instinto de hembra, de tentadora atávica, de
dignísima heredera de Eva, lejos de acobardarse al presentir el acercamiento del
hombre, ese mismo instinto la equipara a los animales inferiores que se ayuntan
y se muerden por gozar con el placer prohibido (p. 639).

La obsesión de Rafael por la monja crece, acicateada en parte por las conver-
saciones inocentes de su hija, quien lo tiene al tanto de la supuesta enfermedad
de sor Noeline: los síntomas esperanzan al hombre. El doctor al que ella consulta
prescribe, curiosamente, la misma medicina que el confesor: “amárrese y sujé-
tese un poquito esa imaginación meridional; menos éxtasis y menos fantasías”
(p. 653). Coinciden en diagnóstico y receta el doctor del cuerpo y el del alma.
Con ayuda de su amigo Chinto, un personaje meramente funcional, Rafael
brinca el muro del colegio y sorprende a la monja dormida en un jardín —en una
emulación edénica—. Ella se despierta, se levanta y se desmaya. Sin pensarlo dos
veces, Rafael la toma en brazos y la separa del convento. La coloca en la casa de
Chinto, que le ha prestado para ese fin. Pasan varios días ahí, durante los cuales
crece la atracción y el amor entre ambos. Sor Noeline consiente en abandonar el
hábito25 y Rafael le manda hacer ropa fina y a la moda. Ambos han aceptado espe-
rar a que llegue el momento de renovar los votos monjiles en diez meses, a fin de
que ella quede oficialmente liberada del convento. Entre tanto, deciden hacer un

25
Cuando Noeline se quita la túnica monacal, no es casual que lo cambie por una bata: “la inmóvil
crisálida tornábase en alada mariposa que volaría hasta quemarse, pero que mientras se quemaba, y
sabiendo que se encaminaba al fuego, volaba gozosa junto a él y volando se abrasaría al fuego, víctima de
la ley superior que la impulsaba, y a la que no se sustraía ni era posible que se sustrajera” (p. 699) —en
una suerte de fatalidad naturalista del cumplimiento de la satisfacción de los instintos—. Las batas eran
prácticamente el uniforme de los burdeles.
TODOS SOMOS IGUALES FRENTE A LAS TENTACIONES 25

viaje; pero antes de éste, la tentación física los vence. Como en el sueño de Noe-
line, Rafael la toma de la cintura y la besa. Y entonces, asombrosamente, es ella
quien se levanta y toma la iniciativa de llevar de la mano a Rafael hasta la alcoba,
donde se desnuda —en una suerte de striptease—. La relación sexual misma no
forma parte de la narración, pero ciertamente el lenguaje es más que sugerente
—como sucederá poco después en Santa—.26 El título de la novela, junto con
el nombre de la hermana alude, claro está, a la transformación de la monja en
mujer, que formula en los siguientes términos: “La monja, metamorfoseada
en Mujer, cumplía su misión: quemaba sus alas de virgen, vibrando de anticipa-
da gratitud al Hombre” (p. 713). No asombra que la idea que Gamboa —como sus
contemporáneos— tiene de las relaciones entre ambos sexos sea flagrantemente
machista: el hombre es el “que tiene que mandar”, por ser el “fuerte”; la mujer
es un fruto maduro “que en el instante necesario se desprende de la rama para
que lo muerdan y despedacen” (p. 713);27 el propósito de las mujeres es tentar y
dar placer a los hombres, y agradecerles el que ellos les dan; o bien ser esposas
y madres abnegadas (como la esposa de Ortegal). Las primeras sólo son hem-
bras; las segundas, mujeres (Sl, p. 453).
El narrador de Metamorfosis no se ocupa mayormente de lo que sucede
después de la consumación de la relación: el escándalo, la reprobación social.
Cuando en el convento las hermanas se percatan de la ausencia de Noeline, lla-
man a fray Paulino, su confesor, quien puede saber dónde se encuentra. En un
comunicado al obispo, el fraile dice que la monja está “perdida”, con la doble
connotación. Por su parte, Nona le informa a su padre que en el colegio se dice
que un hombre muy malo había robado a la hermana del convento y que ambos
estaban ya excomulgados.
Igual que en la novela anterior, Suprema ley, en la base de la trama está la
fuerza avasalladora de los instintos, específicamente del instinto sexual, que al-
gunas veces puede llevar a la desgracia, como es el caso de Ortegal y su familia,
o al placer, como sucede en esta novela. De hecho, en términos generales podría
decirse que éste es, si no el tema de la novelística de Gamboa, al menos sí uno de
los fundamentales.

26
“En la alcoba ya, Rafael no daba crédito a su vista. Noeline con lento y enérgico ademán rasgó sus
ropas, una a una, desde el vestido a la moda recién estrenado, hasta la camisa que defendía sus hechizos
más ocultos y sus atractivos más secretos; inconscientemente orgullosa de encarnar la Forma, la belleza
eterna de la carne” (p. 713).
27
En La venganza de la gleba utiliza la misma metáfora. Dice Marcos: “Tu cuerpo, lo mismo que las
frutas maduras, se desprendió del árbol y del fruto, ti alevantó y te mordió tirándote al suelo luego que le
habías dado la miel de tu cariño, sin importarle que te pudrieras y ti agusanaras” (p. 153).
26 ESTUDIO PRELIMINAR

En esta medida podría decirse que el enfoque es naturalista (uno de los es-
casos textos de Gamboa, si no es que el único, en que esto sucede), dado que
el narrador no enjuicia ni censura la solución, prefigurada desde el inicio. In-
terrumpe la historia en el momento de mayor placer físico, sin consideracio-
nes ulteriores. El tema, las descripciones y sobre todo el desenlace deben haber
provocado fuertes reacciones adversas en los círculos católicos y conservadores
mexicanos —aunque García Barragán afirma que fue “bien recibida”—.28 Mucho
mayor revuelo causaría Santa, cuatro años después.
Aquí la monja pasa de un estado de tranquilidad y paz espiritual, con la
existencia dedicada a la religión, los rezos y a Dios, en contacto con las niñas del
colegio, a una vida en la que predominan el amor carnal y humano y la sensua-
lidad. El proceso es el inverso al de la protagonista de Suprema ley. Ahí, Clotilde
transita del amor mundano al espiritual, optando por volver a la religión y a los
valores familiares.
Santa es la más famosa y conocida de las novelas de Gamboa. Se ha escrito so-
bre ella más que sobre el resto de los textos del escritor, por lo cual no me detendré
demasiado. (El artículo de José Luis Martínez Suárez incluido en esta antología
está dedicado al aspecto social de esta novela.) Baste recordar que sigue siendo
un fenómeno editorial, por muchas razones que diversos críticos (Glantz, Pache-
co, Monsiváis) ya han mencionado: el morbo y atracción que provoca la vida de
una prostituta; un tema escabroso presentado de una manera que no quiere caer
en lo procaz ni lastimar a las buenas conciencias —sin dejar de ser sugerente; la
historia de la “caída” de una jovencita incapaz de resistir a los asedios de un
seductor—, por mencionar sólo algunos factores. En el fondo también está,
claro, la fuerza del instinto sexual. Me importa destacar el final melodramático
en el que todo vuelve a su sitio: así sea muerta, Santa recupera su nombre, la
cercanía con la madre, el pueblo donde fue inocente y pura, la religión. Por
ello Gamboa —como Zola con las suyas— defendía a su novela como un texto
moral. Ha sido también —como se mencionó al principio de este texto— el
más adaptado al cine (cuatro versiones), al teatro y a otros formatos como la
televisión y el radiofónico.

28
El propio Gamboa escribe el 1 de diciembre de 1899: “Durante el pasado mes de noviembre,
vendiéronse dos centenares de Metamorfosis; hanse publicado cuatro o cinco artículos con marcadas
tendencias al elogio. Sólo el actual director de La República, que es un doctor ibero, afirma en uno de
sus ‘paliques’ semanales, que mi libro ‘¡no es lectura adecuada para señoritas!...’ Pero, ¿acaso se anunció
como lectura para doncellas?” (II, p. 79).
TODOS SOMOS IGUALES FRENTE A LAS TENTACIONES 27

La siguiente novela, Reconquista (1908),29 tiene como protagonista a un pin-


tor viudo, con dos hijas pequeñas. Su calidad de artista le permite a Gamboa
abundar sobre sus ideas con respecto a la creación, al arte. Como en las demás
novelas, la ciudad de México ocupa un lugar importante. Son visibles, asimismo,
algunas de las preocupaciones sociales de Gamboa, en una línea similar a las de
Ángel de Campo. Si bien ninguno de los dos critica directa y abiertamente al
porfiriato, al incluir en sus textos a las clases marginadas, cuestionan la veraci-
dad y alcance de los logros proclamados por el gobierno, anunciando el ingreso
del país al grupo de las naciones civilizadas y en plena marcha hacia el progreso.
(La crítica oblicua es similar a la que aparece en la obra de teatro La venganza de
la gleba, 1905, donde se menciona el trato injusto a los peones y campesinos
de parte de los hacendados, los propietarios ausentistas, y todo se basa en una
tajante diferencia de clase muy similar a la de los estamentos coloniales.)
Esta novela guarda algunos puntos de contacto con L’ œuvre (1886) de Zola
(según García Barragán y Pacheco). Los personajes centrales de ambas obras son
pintores, lo cual permite a sus respectivos autores reflexionar sobre el arte, sobre
la creación. Ambos participan de manera evidente de la vida de la ciudad que ha-
bitan, descritas acuciosamente por los narradores. Los finales, sin embargo, son
radicalmente distintos: uno, naturalista; el otro, religioso. Claude Lantier, el pintor
zoliano, termina suicidándose, mientras que Salvador —quien en el nombre porta
su destino— vuelve a abrazar la religión de la que se había apartado tiempo atrás.
En ambos casos, asimismo, hay una relación amistosa entre un pintor y un escritor.
Desde el principio de la novela Salvador afirma que la pérdida de su fe se
debió a “todas las ideas hechas y baratas —¡sobre que la instrucción oficial y
laica es gratuita!— de las escuelas superiores a que concurría, ideas demoledoras
e iconoclastas” (p. 930). El lamento y la crítica se centran en el carácter destruc-
tor de este tipo de educación —para el narrador y el personaje—. Se dice que el
pintor, al estudiar en la ciudad de México, “a partir de su ‘evolución’, de su salida
triunfal del ‘periodo teológico’, condoliéndose de sí mismo abolió tales prácticas
de primitivo y analfabeto que, a los ojos de una sana razón, de un criterio científi-
co, resultaban grotescas, idolátricas, estériles” (p. 934). Hay, pues, una crítica a la
educación positivista, aunque nunca se diga en esos términos, ni se mencione a
Spencer ni a Comte por su nombre.30

29
Azuela percibe la declinación de Gamboa a partir de esta obra (1947, p. 190); le parece “novela
de tesis, bastante farragosa con sus considerandos de literatura barata y sus tiradas de mera literatura”
(1947, p. 191).
30
Chinto, un personaje parásito en Metamorfosis, no precisamente el portador de los mejores valo-
res, guarda en su casa un busto de Gabino Barreda.
28 ESTUDIO PRELIMINAR

Salvador alberga desde el inicio de la novela el ambicioso proyecto de pintar


“el alma nacional”, que comenta con sus colegas. No es capaz de asirla sino hasta
que retorna a la religión, con la implicación de que el catolicismo está íntima-
mente imbricado con el espíritu mexicano.31
Tanto el desenlace de Gamboa como el título mismo se acercan a Resurrec-
ción (1899) de Tolstoi,32 donde Nejliúdov —un alter ego del ruso—, después de
diversos coqueteos con la aplicación de las teorías sociales de su época, encuen-
tra la verdad en la lectura de los Evangelios.33 Otro punto de contacto es la seduc-
ción y el abandono: tanto Nejliúdov como Salvador seducen y luego abandonan
a sus mujeres.34 Sin embargo, ambos, por distintas causas, intentarán remediar
su pecado. Este peso patente de la religión como motivo de esperanza, como
factor de solución y consolación, como el sentido mismo de la vida en la mayor
parte de la existencia del mexicano y de su producción literaria, lo aparta, de
manera sensible, de las doctrinas naturalistas deterministas —si bien es evidente
que hay elementos de esta escuela en muchas de sus novelas—. (Más sobre este
tema en la sección correspondiente al naturalismo.)
Importa recordar que en 1903, precisamente el 24 de enero, Gamboa comul-
ga después de no hacerlo durante 23 años. La entrada de su diario del 23 de enero
relata en términos generales su confesión. Algunos días antes, el 24 de diciembre
del año anterior, no es casual que Gamboa asiente en su diario que su “próxima
novela Reconquista —nebulosa hasta estas fechas— casi adquirió forma comple-
ta” (III, p. 127). Es decir, la reconciliación del personaje con la Iglesia debe estar
basada en gran medida en la del propio escritor.35

31
Si bien nunca llegamos a ver la tela que supuestamente captura “el alma nacional”, la visión es
optimista y religiosa, a diferencia de Le chef d’ œuvre inconnu de Balzac, donde el pintor está obsesionado
con la perfección; tampoco vemos la tela, porque ésta termina consumida por el fuego, al tiempo que el
pintor enloquece.
32
Gamboa lee esta novela en junio de 1900, al mismo tiempo que empieza la escritura de Santa
y corrige pruebas de La última campaña (II, p. 150). El 12 de mayo de 1903 dice haber presenciado en
la Lafayette Opera House en Washington una adaptación de la mencionada novela, que califica de “un
desacato” (III, p. 158).
33
Las dos hijas de Salvador se llaman, significativamente, Magdalena y Evangelina. La primera
tomará los votos y ayudará a su padre en el proceso de reconversión. Para Gerardo Sánchez Bobadilla
—con quien no concuerdo en este punto— existen más semejanzas entre Santa y la novela rusa que con
la siempre mencionada Naná.
34
Toda proporción guardada, es posible establecer cierto paralelismo entre las vidas del ruso y del
mexicano. En sus juventudes, ambos experimentaron una fuerte atracción por las mujeres y frecuenta-
ron a las de la vida galante. Ambos fueron seducidos también por el placer y el vicio del juego; ambos
buscaron el sentido de la vida en la religión.
35
Cito una vez más a Azuela: “en una franca conversión al catolicismo, ya perdió [Gamboa] sus
facultades de novelista y se convirtió en literato, profesor de moral y de religión” (1947, p. 202).
TODOS SOMOS IGUALES FRENTE A LAS TENTACIONES 29

La llaga, publicada en el tumultuoso año de 1913,36 se ocupa de un militar


que asesina a su esposa, cumple la condena en San Juan de Ulúa y sale de nuevo
al mundo. Después de trabajar en una suerte de casino donde se juega y apuesta,
un ex condiscípulo lo recomienda como repartidor de una compañía tabacalera.
Se enamora de una de las dependientas en un estanquillo, llamado significativa-
mente “La Providencia”. Eulalio (el nombre del protagonista) sufre un accidente
y la mujer, con el simbólico nombre de Nieves, lo cuida hasta su total recupera-
ción. Ya cerca del final de la novela, cuando el amor entre ambos es firme, él le
confiesa su oscuro pasado. Cumplida la condena impuesta por la sociedad y per-
donado por la mujer amada, el texto termina, melodramáticamente, con Eulalio
hincado en plena calle, besando el vientre fecundado de su mujer, en medio de
las celebraciones del Grito, en el mes de septiembre, de la Independencia del país
y del hombre redimido.
El último texto narrativo de Gamboa es una novela corta, de apenas 67 pá-
ginas.37 En su Diario, el escritor registra el 15 de mayo de 1921 que empieza un
cuento para su publicación en la revista neoyorquina Pictorial Review (marzo y
abril de 1922), titulado “El evangelista”, a partir de “un viejo argumento arrum-
bado” (VII, p. 24). Meses después, en octubre, asienta que le pagaron 60 dólares
por él. En enero repite el monto del pago y comenta que le han pedido otra no-
vela corta para septiembre. No menciona la edición mexicana de 1927.38
Como en la primera novela (Apariencias, 1892), Gamboa vuelve a colocar la
trama en un trasfondo histórico, de nuevo en el marco del imperio de Maximilia-
no.39 Como en otros textos, el narrador presenta a sus personajes y luego da mar-
cha atrás cronológicamente, para contar su historia. Es el caso de don Moisés, un
“evangelista” del portal de Santo Domingo, quien participó como voluntario en
la defensa del ejército imperial a sus escasos trece años.40 Oriundo de, y herido

36
Esta novela fue adaptada en tres ocasiones al cine. De nuevo, sugiero la lectura de De la literatura
al cine, donde hay un capítulo sobre la película que se conserva basada en La llaga.
37
Es tan corta, que en la edición de La Prensa de 1965 se publicó junto con dos de los cuentos de la
primera publicación del escritor, Del natural, a saber, “El primer caso” y “Uno de tantos”.
38
Se encuentra en la Biblioteca Nacional, a cargo de la Librería Guadalupana, en la colección No-
vela Corta, año 1, número 6.
39
Vale recordar aquí que una de las últimas empresas de Gamboa, iniciada durante su exilio en
Cuba, fue La confesión de un palacio (1915-1916), un texto de carácter histórico que narra la historia
mexicana desde el punto de vista de Palacio Nacional. En un futuro próximo aparecerá editado junto
con las primeras crónicas periodísticas del escritor.
40
Varios de sus personajes (en “El primer caso”, en Apariencias...) lucharon del lado “enemigo ofi-
cial”. Recordemos que el padre del autor participó en el imperio y que, a partir de su destierro, Gamboa
siempre estuvo del lado de los perdedores.
30 ESTUDIO PRELIMINAR

en Querétaro, su familia lo oculta luego del triunfo de los liberales. Durante su


convalecencia establece una relación amorosa con Rosario, que culmina en amor
físico la noche anterior a su huida. A casi veinte años de Santa, la descripción de
la relación es muy similar en su tono sentimental y melodramático: “Y acaeció lo
que de acaecer tenía, que sin que supieran cómo, Rosario le regaló en el misterio
de la noche estrellada, la delicadísima flor de su pureza” (p. 46). Moisés vuelve
diecisiete años después a Querétaro, para enterarse de que sus padres han muer-
to, al igual que una de sus tías; que Rosario murió hace poco de tisis, y que tiene
una hija joven: Consuelo. Moisés viaja al Distrito Federal, donde se gana la vida
como evangelista en el portal de Santo Domingo, escribiendo ajeno. Consuelo
se casa, tiene una hija y queda viuda. Moisés las ampara y desarrolla una fuerte
relación emocional con la nieta (otra Consuelo), que honra su nombre. Al poco
tiempo, la tisis acaba con la hija de Moisés y él se queda a cargo de la joven. En
ese tiempo algunos de los evangelistas empiezan a usar máquinas de escribir. (La
nieta se ha hecho de un novio revolucionario, que conoce al abuelo.) Renuente
al principio, don Moisés finalmente se anima a comprar una máquina, que le
entregarán al día siguiente. Esa noche, al volver a su casa, el silencio lo sorpren-
de. Encuentra, escrita en la flamante máquina, la carta de despedida de la nieta.
Casi sexagenario, a Gamboa se le da con facilidad el punto de vista del abue-
lo abandonado por la nieta, como tantos padres y abuelos que deben aceptar el
ciclo inevitable de la vida: toca a los jóvenes iniciar una vida independiente de
las generaciones anteriores. (Es también, en alguna medida, el tema de la obra
de teatro La última campaña.) Se trata, asimismo, de un recorrido de la histo-
ria mexicana a través de tres generaciones. El joven Moisés fue voluntario en la
defensa del imperio, su nieta se va con un revolucionario. (En la pieza teatral
mencionada, la hija de un coronel que luchó contra los Estados Unidos y contra
los franceses, termina aceptando que su hija se case con el hijo de un francés.)
Es visible en este texto el cuidado por el lenguaje, que le da en ocasiones un
tono de leyenda, de cuento histórico, de sabor a romance antiguo. Esta atención,
así como algunas de las imágenes que usa Gamboa, han hecho que estudiosos
del modernismo como Gustavo Jiménez afirmen que se trata de una novela mo-
dernista tardía.
En suma, creo poder afirmar que es posible ubicar a Federico Gamboa, con
base en sus escritos narrativos, en el romanticismo —dado que el melodrama
es parte de esta corriente—. Muchas veces prevalece ese tono, con tintes senti-
mentales; a veces coquetea tímidamente con el romanticismo social; todo ello,
sazonado con dosis de realismo y de naturalismo.
TODOS SOMOS IGUALES FRENTE A LAS TENTACIONES 31

“Me abandoné a todos los oleajes y probé de todas las espumas.”


Los escritos autobiográficos

El texto incluido en esta antología es Impresiones y recuerdos (1893). Gamboa no


llegaba a los 30 años cuando escribió este libro, de corte autobiográfico; habría de
continuar con sus memorias en otro formato, en los volúmenes de su Diario. El
escritor, muy posiblemente siguiendo a los hermanos Goncourt, quienes publi-
caron primero extractos de su famoso diario bajo el título de Idées et sensations
(1866), dio a la luz Impresiones y recuerdos.41 En “estas páginas juveniles, acaso
las mejores”, según José Emilio Pacheco —con quien concuerdo plenamente en
este punto—, Gamboa es directo, poco alambicado, elegante incluso. Curiosa-
mente, a diferencia de otros escritores que a medida que pasa el tiempo van de-
purando su estilo, a Gamboa parece haberle ocurrido lo contrario. Los capítulos
son breves; los cierres de los tres primeros son eficientes: en cada uno trata una
anécdota, a manera de viñeta.
Encontramos aquí información sobre los inicios de su carrera periodística,
de las traducciones de dos vodeviles, de su inicio en la diplomacia —primero en
Guatemala—, donde escribe parte de su primer libro, Del natural, y el segundo,
Apariencias, que publicará en su segunda estancia diplomática, en Buenos Aires
—donde inicia el Diario.
Nos informa el joven Gamboa que su deseo no era quedarse en la redacción
de crónicas ni en la traducción de piezas, sino incursionar en la novela. Siente
que los autores españoles como Alarcón, Pérez Galdós y Pereda le quedan ya
muy lejos, y encuentra más bien una guía en su contemporáneo Emilio Rabasa.
Del también académico, le atrae que

No pintaba la luna, ni aventuras extraordinarias, ni amores inverosímiles, sino


que pintaba sucesos y personas que nos eran conocidísimos, que nos sabíamos
de memoria; y sacó a la luz nuestros pueblos, nuestra capital; no se sonrojó de
hablar de calles como la del Puente de Monzón, ni de nuestras casas de huéspe-
des, mas lo hizo con tal arte y con tal verdad de colorido, que yo me dije: “Si el
arte te falta, adquiérelo; pero ya tienes ahí el secreto. Pinta y habla acerca de lo

41
Álvaro Uribe menciona como antecedentes mexicanos Impresiones y sentimientos (1859), de Juan
Díaz Covarrubias, y de Pedro Castera, Impresiones y recuerdos (1882) (p. 31). Menton, por su parte, habla
de Lettres de mon moulin, de Daudet, por el subtítulo Impressions et souvenirs (p. 208) —que también es
traído a colación por José Emilio Pacheco (1994, p. xii).
32 ESTUDIO PRELIMINAR

que veas y de lo que hayas visto; ésa es la novela que buscabas, la que siempre
interesa y la que siempre vive” (IyR, p. 91).

Es decir, le agrada el realismo.


En la capital argentina establece contacto con el poeta Rafael Obligado, y de
inmediato forma parte de las tertulias literarias en su casa. Ahí lee algunos de los
capítulos de Apariencias. El primero es muy bien recibido, pero Gamboa escribe,
con conmovedora sinceridad, que otros fueron severamente criticados e incluso
destrozados. Los aplausos que recibió el primero lo llevaron a publicarlo en uno
de los diarios vespertinos. Con la misma ingenuidad, anota que se le antojaba
escribir un segundo libro por “vanidad”, a fin de lucir en la portadilla su mem-
bresía a la Academia.
El capítulo XVII —uno de los últimos— de este primer escrito autobiográfico
de Gamboa se ocupa de la “Historia de Apariencias”. Además de ello, en estas pá-
ginas se encuentran muchas de las ideas que sobre la literatura tenía el joven autor.
El tema de su segundo libro es el adulterio, porque conoce varios casos cercanos y
porque quería escribir “una novela moderna”. El naturalismo, en teoría, como ya
mencionamos, no pretendía hacer juicios morales ni de ningún tipo en torno a los
casos que presentaba en las novelas. Sin embargo, con respecto a este segundo títu-
lo, Gamboa afirma explícitamente que “desde un principio perseguí un propósito,
demostrar que el castigo del adulterio existe dentro del adulterio mismo”. El len-
guaje que emplea alude a una visión religiosa y melodramática de la conducta. En
realidad, como señalé antes, es el mismo fin que dijo perseguir al escribir Santa, a
la que consideraba una novela moral.42 El tema del adulterio, recordemos, fue muy
socorrido en la novela europea del siglo xix. Gamboa rehúsa el cargo de estar bajo
la influencia francesa al desarrollar ese tema, sin aportar mayores explicaciones;
de manera infundada, según mi parecer, simplemente lo niega. Procede luego a
clasificar en tres grupos los adulterios, que son causados por vicio, por accidente y
por pasión. El que le interesa es, de manera significativa, el tercero, pues considera
que a veces existen circunstancias que lo disculpan: es decir, de alguna manera co-
loca a la pasión por encima de la moralidad. En busca de una literatura “propia y
sincera”, concluye, no hay que basarse en “literatura refleja de libros o autores que
nos cautivan” (p. 152). Escribe, dice, dentro de lo que él llama “sincerismo”.

42
La reina María Cristina le dice, durante la breve estancia de Gamboa en España (1911): “Ya sé,
ya, que tiene usted por ahí un libro, por desgracia no para todas las manos...” (V, p. 157), a lo que el
diplomático responde: “¡Lástima, señora, que este mi libro no haya tenido la buena fortuna de caer en
las manos de Vuestra Majestad, pues con ello se le habrían borrado las impurezas que injustamente le
imputan!” (V, p. 158).
TODOS SOMOS IGUALES FRENTE A LAS TENTACIONES 33

En defensa del tema, se pregunta: “¿por qué asustarse de que un libro nos
hable de cosas reales, de cosas que han sucedido, que suceden y que sucederán
en esta lucha eterna de los dos sexos, lucha de acercamiento, de compenetración,
lucha fatal, fisiológica y humana?” (p. 149). Es visible en esta pregunta una mez-
cla de tendencias y corrientes: por un lado, el énfasis en la realidad de lo tras-
pasado a la literatura proviene, valga la redundancia, del realismo, de la idea del
“documento verdadero” o la del “documento humano”, planteada en el prefacio
a Germinie Lacerteux por los hermanos Goncourt. La “lucha eterna” nos podría
remitir a una visión melodramática entre el bien y el mal, traspuesta a los sexos.
El adjetivo “fatal” es de casta romántica, mientras que el calificativo “fisiológico”
tiene un origen realista,43 aunque luego fue adoptado por el naturalismo. Gam-
boa, sin embargo, explica que “un ensayo con tales intenciones, naturalista había
de ser, vale decir, sincero y franco, dentro del único orden posible en el arte”
(p. 150). Su libro tiene que ser naturalista, dice, porque es la corriente vigente,
puesto que todavía se lee a Zola. No es posible escribir ya, sigue, sobre “castillos
y trovadores y pelucas [que] nos quedan a millones de leguas, los conocemos
mal, al través de lecturas mal digeridas” (p. 150); es decir, es mejor basarse en la
experiencia directa, en la observación de la realidad, de primera mano. En otras
palabras, se adhiere al realismo, aunque lo llame naturalismo: insisto en que en
muchos momentos del siglo xix los dos términos fueron intercambiables. Otra
prueba de esta adhesión aparece al final del capítulo comentado, cuando anota:
“El novelista se limita a copiar” (p. 152).
El neoclasicismo y el romanticismo, prosigue, “sólo en verso excelente deben
tolerarse, pero la prosa no puede ser más que naturalista”. En el mismo tenor,
aconseja no “meterse con los indios del periodo precolombino” por no conocer-
los suficientemente.44 En lugar de ello, propone, “conformémonos con pintarnos
a nosotros mismos [...] con la mayor fidelidad” (p. 152).
Pese a su afirmación declarada en el sentido de que Apariencias tendría
como propósito “demostrar que el adulterio tiene como castigo el adulterio
mismo”, unas páginas más adelante escribe que “el arte no es moral ni inmoral;
es arte, debe ser arte y como tal purificar lo impuro que sin aquél se quedaría
de impuro para siempre” (p. 151). De nuevo, el lenguaje traiciona a Gamboa
y nos remite a consideraciones éticas y religiosas. Acorde con las ideas de los

43
El primero que usó el término en un título fue Brillat-Savarin: Fisiología del gusto (1825). Balzac
escribió luego Fisiología del matrimonio (1829). Son las palabras de la ciencia, en pleno progreso en los
siglos xviii y xix, que pasan a la literatura.
44
Esta afirmación no le impidió, muchos años después, redactar un texto de índole histórica, es-
crito con un sentido narrativo, sobre la historia de Palacio Nacional, llamado La confesión de un palacio.
34 ESTUDIO PRELIMINAR

Goncourt, continúa: “la condición esencial del arte legítimo es la verdad; la


verdad implacable, la que nos horroriza porque sale a contar en letras de mol-
de lo que ha visto dentro de nosotros, la que se torna en acusador de nuestros
vicios y de nuestros defectos, la que podría delatarnos con los que nos estiman,
probando que no somos santos ni podremos serlo jamás”. Una vez más, los tér-
minos empleados señalan el camino de la moral,45 de los pecados y los castigos,
de los santos y de los humanos. Leamos una cita del prólogo de los franceses a
la mencionada novela:

Ha de buscar el arte y la verdad, ha de mostrar las miserias que los parisinos


felices no deben olvidar, ha de hacer ver a las gentes mundanas aquello que las
reinas de antaño ponían ante los ojos de sus hijas en sus visitas a los hospicios:
el sufrimiento humano, vivo y presente, que la caridad pone de manifiesto. Que
la novela adopte esa religión, a la que el siglo pasado deba este vasto y exten-
so nombre: humanidad. Con esa conciencia le basta: en ella estriba su derecho
(prólogo a Germinie Lacerteux, p. 56).

Es decir, como los hermanos, Gamboa está en contra de la “idealización


romántica” —al menos teóricamente— y a favor de la verdad, aunque sea incó-
moda. En el naturalismo, dice, se convierte al lector en testigo de “un proceso
real, ante un tribunal incorruptible, el de la propia conciencia” (IyR, p. 151) —de
nuevo, los términos legales que aluden a los juicios, a los castigos.
La sinceridad y prolijidad de opiniones personales, la espontaneidad, la fres-
cura de este texto, contrastan con el Diario,46 mucho más parco y seco. En cam-
bio Gutiérrez Nájera, en 1893, censura amablemente este exceso de sinceridad
cuando escribe:

y esa falta de escrúpulos que le permite decir con cierta encantadora ingenui-
dad, cosas y cosazas que no son para dichas, y mucho menos cuando se trata de
uno mismo. Los amigos sabemos que Federico es hondamente bueno y perdi-
damente franco; mas... para los otros, hay que ser algo discreto. La hipocresía es
mala, por más que un granito de ella suela hacer provecho; ero el silencio... ¡ah,
el silencio es una buena capa! (1959, p. 498).

45
Podríamos traer a colación a Altamirano, con su defensa de la moralidad en la novela, necesaria
para el desarrollo cultural y emocional de México.
46
Un estudio dedicado al Diario apareció en Literatura Mexicana, XIX.2, 2008, pp. 5-26.
TODOS SOMOS IGUALES FRENTE A LAS TENTACIONES 35

El subtítulo de la serie completa y de cada uno de los siete volúmenes de Mi


diario47 no es preciso: “Mucho de mi vida y algo de la de otros”. Gamboa habla
más de sus acciones y menos de su intimidad. ¿Qué tanto de su vida privada
podía revelar, si la intención desde el inicio era publicar los textos a medida que
los iba escribiendo?
La mayor parte de los llamados diarios rara vez lo son (escritos diariamente).
Casi la totalidad de los examinados por Lejeune y Bogaert han sufrido interrup-
ciones. El caso de Federico Gamboa no es una excepción. Durante los primeros
años hay una mayor asiduidad; en los últimos (de 1920 a 1939) las entradas se
van espaciando y acortando. Sin embargo, su escritura, por interrumpida que
haya sido, sí parece formar un ancla importante para Gamboa. Cuando cumple
21 años de seguirlo (1 de mayo de 1913), se pregunta: “¿Qué sería de él sin mí y
de mí sin él?...” (VI, p. 87).
Los diarios de los funcionarios públicos revisten interés histórico, diagonal-
mente documental, en la medida en que participan de los eventos de algún país,
sobre todo en tiempos de crisis. En estos casos suele darse una intersección inte-
resante entre las vidas públicas y privadas, y la historia de los países —que es la
vida de las naciones—. En la carrera diplomática de Gamboa sobresalen un par
de episodios en los que sí se explaya, por haber sido él uno de los principales pro-
tagonistas, y por tratarse de cuestiones en las que tuvo un desempeño del cual se
sentía orgulloso.48 Los dos involucran relaciones con los Estados Unidos y en la
narración de Gamboa se otorga un papel central, es claro, a un par de respuestas
suyas un tanto teatrales y eficientes.49
Los diarios funcionan muchas veces como un lugar en el que los escritores
ensayan ejercicios de cuentos, novelas, viñetas, artículos, ensayos. Aunque Gam-
boa no parece vincular de manera explícita lo que escribe con sus novelas, sí
incluye algunos pasajes que de hecho publicó luego de manera independiente,

47
El siempre contundente Azuela opina del primer tomo del diario: “lo más desafortunado de la
producción de Gamboa, dejó ya de interesarme” (1947, p. 192).
48
Para su labor en Guatemala, véase el excelente y documentado libro de Harim B. Gutiérrez, En el
país de la tristeza..., donde se da cuenta pormenorizada de los aciertos y desaciertos del desempeño de
Gamboa en Centroamérica, durante sus dos estancias.
49
1) Leslie Combs advierte a Gamboa, a bordo del barco Marblehead que la propuesta de exclusión
de una cláusula por parte del diplomático, no será del agrado de Roosevelt, a lo que el mexicano contesta
que él no responde al gobierno de los Estados Unidos sino al de México. 2) Henry Lane Wilson advierte
a Gamboa que los Estados Unidos se reservan el derecho de hundir el barco mexicano que lleva al de-
puesto presidente de Nicaragua, Zelaya, a lo que el diplomático contesta que “el barco mexicano lleva el
derecho y el estadunidense la fuerza”.
36 ESTUDIO PRELIMINAR

como el de los gorriones en Washington o su visita a Mount Vernon —la casa del
primer presidente estadunidense.
Muchos escritores siguen en sus diarios el desarrollo de las novelas, cuentos,
etc., o el género al que se dediquen, o expresan sus ideas en torno a la literatura.
(En cuanto a lo segundo, hay más en Impresiones y recuerdos que en el Diario.)
Gamboa escribe más bien sobre las cuestiones aledañas a sus novelas: refiere
sucintamente cuándo inicia alguna novela, cuándo termina algún capítulo, cuán-
do da fin a algún texto —a la manera de los hermanos Goncourt—. Indica cuándo
las envía a editores, amigos, etc. Escribe asimismo sobre algunas de sus gestiones
de publicación, los contratos. Con precisión balzaciana asienta lo que se le paga
por alguna función de teatro, por algún artículo, o como regalías. Sólo al prin-
cipio menciona el trabajo que le costó escribir muchos capítulos de Apariencias
(I, 23); ya no hace ese tipo de comentarios respecto de las subsecuentes —salvo
una breve referencia a su último escrito de ficción, “El evangelista” (1922)—.50 Ya
por ahí de 1914, Gamboa escribe también sobre sus vínculos con el cine y las dos
adaptaciones de Santa que tuvo ocasión de ver, al igual que una de Suprema ley.
Con cierta frecuencia asienta los libros que lee, pero no los anota todos. Pocas
veces los comenta brevemente; las más, no.
Un aspecto de mucho interés para los escritores en activo es la aparición
de críticas, ya sean positivas o negativas. Gamboa refiere, obviamente con pla-
cer, la publicación de las positivas. Transcribe algunas. Practicante de la anti-
gua costumbre de llevar un libro de autógrafos —en los que su dueño pedía un
pensamiento a las personas notables que conocía—, copia en el diario aquellos
que lo complacen más. Seguro de su escritura, achaca una mala nota (durante la
primera etapa: entre 1892 y 1896) a la falta de interés por la literatura en América
Latina. (Atrás ha quedado cierta modestia y humildad visibles en Impresiones
y recuerdos.) Ya en el ostracismo político, se explica algunos de los malos co-
mentarios por inquinas políticas o envidias. Algo hay, pues, del género griego
enkomion que luego llevó a las memorias de los romanos con fines igualmente
autolaudatorios.
Los destinatarios de los diarios están a veces explicitados, otras no. Gamboa
inicia su diario dedicándolo a su hijo. Efectivamente, pero de manera muy oca-
sional (no más de tres veces) se dirige a él. En este sentido, el diario de Gamboa
podría inscribirse en la línea de escritos, desde la época de los griegos, según

50
15 de mayo: “He comenzado el cuento destinado a Pictorial Review, de Nueva York; se llamará ‘El
evangelista’, y es un viejo argumento arrumbado en el archivo de mi memoria, que tanto puede dar una
novela corta como una larga, un drama o una película” (VII, p. 24).
TODOS SOMOS IGUALES FRENTE A LAS TENTACIONES 37

escribe Bajtín, en los que la intención era hablar del linaje de la familia, de sus
acciones, de conservar las traiciones (p. 285). Otras veces se dirige de manera
directa a un “ustedes” en plural, que somos todos sus lectores.
Muchos diaristas afirman decir la verdad —whatever that means—. Como
cualquier narrador, Gamboa intenta convencer y persuadir a sus lectores de la ve-
racidad y verosimilitud de su palabra. El 7 de agosto de 1926 escribe: “Revisé, en
la tarde, tomos atrasados e inéditos de Mi diario. Ratifico cuanto de malo dejo
en ellos. Hay que decir la verdad,51 aunque duela mucho a los demás…” Edmond
de Goncourt, recordemos, escribe al principio del tomo VI del suyo: “Dans un
Journal, comme celui que je publie, la vérité absolue sur les hommes et les femmes,
rencontrés le long de mon existence, se compose d’ une vérité agréable —dont on
veut bien; mais presque toujours temperée par une vérité désagréable— dont
on ne veut absolument pas”,52 por lo que decide publicar solamente la primera
verdad y dejar la segunda para la versión completa del diario veinte años después
de su muerte.
¿Para qué se escribe un diario? ¿Para qué se publica? Con respecto a la se-
gunda pregunta, y en el caso específico de los hombres públicos, no es raro que
este tipo de escritos sirvan a modo de explicación, como intento de justificación,
de acciones que algunos hayan juzgado como errores, como equivocaciones.
Gamboa no es la excepción.53 Durante su estancia en España (1911) como emba-
jador especial, se detiene en varios detalles de las recepciones que se le dieron, de
las atenciones de las que fue objeto. Se defiende de los posibles ataques con las
siguientes palabras: es posible que algunos lectores “me reprochen la relativa
prolijidad con que me ocupo en varios asuntos de frívola apariencia y que hue-
len a hiperestesia de la propia vanidad”; sin embargo, sigue, “hay que poner los
puntos sobre las íes: los honores y halagos prodigados a mi actual investidura,

51
En abono a la búsqueda de esta “verdad”, va el epígrafe que Gamboa insertó al inicio del primer
volumen de su diario, de Schopenhauer: “mis escritos no buscan la aprobación de un ministro, ni mi
pluma se guía por miras personales; no aspiro más que a la verdad, y escribo como escribían los an-
tiguos: con el fin único de asegurar a mis pensamientos una existencia duradera”. Gamboa comparte
también con el alemán un ego de buen tamaño, y la contradicción flagrante en todos los escritos au-
tobiográficos, que encierran dosis altas de vanidad, de “miras personales”, pese a las afirmaciones en
sentido contrario.
52
“En un diario como el que ahora publico, la verdad absoluta sobre los hombres y las mujeres que
he conocido a lo largo de mi vida, se compone de una verdad agradable —deseable—, pero casi siempre
temperada por una verdad desagradable —totalmente indeseable.”
53
El segundo epígrafe colocado por Gamboa es de Whitman y alude simplemente a la necesidad de
comunicación entre el poeta y sus lectores, entre un ser humano y otro: “Stranger! If you, passing, meet
me, and desire to speak to me, why should you not speak to me? And why should I not speak to you?”
38 ESTUDIO PRELIMINAR

más que a mí mismo, pero mucho más, por no decir todos ellos, a México van
enderezados” (V, p. 170). Y en su abono cita a Maurois: un diario “no vale por su
composición ni por el esmero que, de emplearlo, lo echaría a rodar. Vale por
su desnudez y por la simplicidad directa que lo informan. Al través de su autor,
lo que buscamos es el hallazgo de un nuestro semejante. Y mientras ese seme-
jante más ponga al descubierto sus manías, sus niñerías, sus negligencias, más le
agradecemos que sin defensa se nos entregue” (V, p. 170).
Una modalidad usual dentro de los diarios es la de los relatos de viajes. Ahí
se registran los sitios visitados, la información que se adquiere, las impresiones
que se experimentan. Dado el trabajo diplomático de Gamboa, no asombra que
en su diario los periplos ocupen un amplio espacio. Se siente a gusto de viaje,
sobre todo en los primeros años del texto —pese a las inconveniencias usuales a
la vuelta del siglo xix en zonas como la centroamericana—. El diario comienza
en Buenos Aires:54 recordemos que para viajar a esa ciudad en esa época era
menester hacerlo vía Europa; para ir a Guatemala había que ir a tomar un barco
a San Francisco. Si bien las narraciones de los viajes de Gamboa son fluidas y se
leen bien, durante su residencia en Bélgica el tono se acerca peligrosamente al de
una guía turística.
Federico Gamboa usa distintos registros en su diario: el de diplomático, el
de caballero porfiriano, el de padre, el de hombre, el de literato. El registro que
predomina es, creo, el de literato: es también, me parece, el que prefiere.

“La novela es exigente”

A fines de 1913 y principios de los convulsionados meses de 1914, Gamboa lo-


gra abstraerse de su renuncia a la cancillería, de su fracaso como candidato a la
presidencia de la República, del movimiento armado que asuela al país y escribe
La novela mexicana. Como nos informa José Emilio Pacheco en el prólogo a su
edición, las ideas del ex secretario de Relaciones Exteriores fueron planteadas
como una conferencia que formó parte de un ciclo en la Librería Central. Euse-
bio Gómez de la Puente, el editor de siempre de Gamboa, la publicó en forma
de folleto.
En estas páginas Gamboa coincide en más de una ocasión con las ideas ex-
puestas por José López Portillo y Rojas en La novela, su concepto y su alcance

54
Durante la estancia bonaerense no parece trabajar gran cosa, o al menos no habla de ello. El dia-
rio está lleno de comidas, de reuniones con los literatos importantes de ese momento.
TODOS SOMOS IGUALES FRENTE A LAS TENTACIONES 39

(1906). Ambos inician con una suerte de historia de la novela desde el principio
de los tiempos; ambos afirman que las novelas requieren de una sociedad madu-
ra y civilizada para prosperar. Ambos difieren, sin embargo, en su diagnóstico
del momento en el que escriben. Para López Portillo y Rojas, la novela está en
pleno proceso de florecimiento y los diversos escritores que la practican, con ca-
lidad, son un excelente augurio para el futuro. Para Gamboa, en cambio, apenas
ocho años más tarde, la situación política y bélica del país está vinculada con la
cuasi ausencia del género en ese momento.
La novela fundadora, coincide Gamboa con otros críticos, es El Periquillo
Sarniento. En esa medida le concede varias páginas, tanto a la vida de Fernández
de Lizardi como al texto. Si bien le hace algunas críticas de pasada, la coloca en
un alto sitio en la historia de la novelística nacional. El siguiente escritor en el
que se detiene es Manuel Payno, en particular en Los bandidos de Río Frío —que
le parece claramente superior a El fistol del diablo—. A la novela de Inclán, As-
tucia, la alaba por sus abundantes mexicanismos. Con rapidez menciona a otros
novelistas que han contribuido al género, y se detiene de nuevo en Ignacio Ma-
nuel Altamirano —de quien le parece superior El Zarco a Clemencia—. A esta
novela la critica “por falsa y un tanto amanerada” (p. 35). Si bien para Gamboa
el Maestro no es el mejor de nuestros novelistas, lo valora sobre todo por haber
sido “sembrador de ideas y protector de ingenios juveniles” (p. 35).
La siguiente parada es José Tomás de Cuéllar, de quien, como antes hizo
con Fernández de Lizardi, ofrece algunos datos biográficos y una evaluación de
sus escritos. Lo define como “el más completo costumbrista que hemos tenido
en nuestra literatura” (p. 35). Ángel de Campo, de quien el crítico fue compa-
ñero de escuela y de pluma —ambos escribieron al alimón la columna “Siluetas
que pasan”, como “Bouvard y Pécuchet”—55 le merece varias páginas amables
y elogiosas. El diplomático ha advertido que se ocupará sólo de los escritores
muertos.
Ya casi para terminar, Gamboa se ha enterado de la muerte, a los 83 años, de
Juan Antonio Mateos, a quien le dedica algunas líneas. Termina la conferencia
con la esperanza de que la situación del país, y por tanto de la novela mexicana,
mejore.

55
La columna se publicó en El Mundo en 1899.
e
b Si bien Federico Gamboa es conocido sobre todo como el autor de la novela Santa, cuyo
personaje principal es la prostituta literaria más famosa de México, lo es también de varios
artículos periodísticos, obras de teatro, ensayos, prólogos, cuentos, un largo y célebre diario
y otras novelas. Se le conoce en las historias de la literatura mexicana como uno de nuestros
pocos escritores naturalistas —categoría que se matiza en esta antología. Fue diplomático
y alto funcionario durante el periodo porfirista, razón por la cual los gobiernos y per-
sonajes de la Revolución mexicana lo aislaron bajo el calificativo de “reaccionario” —cosa
que nunca negó. A esta mancha se aunó su participación en el gabinete de Huerta. Estuvo
en el exilio cinco años y a su regreso al país nunca recuperó su buena fama diplomática, ni
su posición política y económica. Fue luego maestro, corrector de estilo y sucedió a López
Portillo y Rojas en la presidencia de la Academia Mexicana de la Lengua. La presente an-
tología cuenta con un estudio preliminar de Adriana Sandoval en el que se desarrolla una
visión panorámica de todos los escritos de Gamboa. Por su parte —en los ensayos críticos
que acompañan esta edición—, Carlos Illades se centra en la crisis moral de México a fines
del XIX y principios del XX ; José Luis Martínez Suárez escribe sobre Santa, mientras que
Felipe Reyes aborda el teatro de Gamboa. e Marginada por buena parte del siglo XX , la
cultura mexicana decimonónica tuvo defensores eruditos y vehementes como el escritor,
bibliófilo y explorador de las mentalidades Enrique Fernández Ledesma, autor de Viajes al
siglo XIX , libro que da título a esta serie de antologías de figuras tutelares de dicha centuria.
Los compiladores y ensayistas de cada volumen ofrecen lecturas e interpretaciones amenas
y novedosas, sustentadas en la pasión literaria y en el rigor historiográfico que convocan
aquellos contemporáneos de un pasado indiscernible del México actual. e La Universidad
Nacional Autónoma de México, el Fondo de Cultura Económica y la Fundación para las
Letras Mexicanas han desarrollado este importante proyecto que ahora llega a los lectores
con el propósito de ofrecer una visión renovada de fundamentales autores nuestros. a

e
BIBLIOTECA AMERICANA
Serie Viajes al siglo XIX
www.fondodeculturaeconomica.com