Sie sind auf Seite 1von 2

UNAM-FES Acatlán

Licenciatura en Filosofía
Monográfico V. Kant
Alumno: Eduardo Javier Fernández Camacho

Crítica de la Razón Pura


Immanuel Kant

Reporte de Lectura.
Introducción B.

I. Distinción entre el conocimiento puro y el empírico [B1- B3]

La capacidad de conocer se ve afectada por las impresiones sensibles efectuando comparaciones,


enlaces o separaciones entre las representaciones con vistas a generar un conocimiento del objeto
representado. En el orden temporal, ningún conocimiento precede a la experiencia y todo
conocimiento comienza en ella. El anterior orden de conocimiento tiene sus fuentes en la
experiencia; es decir, a posteriori.
La cuestión que debemos atender es si existe un conocimiento que sea independiente
absolutamente de todo conocimiento empírico sin exclusividades; es decir, que su fuente sea a
priori. El conocimiento a priori, no debe confundirse con aquel que deducimos a partir de una
regla extraída de la experiencia.

II. Estamos en posesión de determinados conocimientos a prior incluso en el


entendimiento común [B4-B6]

Demos por sentado que existe ese conocimiento a priori y ahora evaluemos cuál es el criterio
seguro para afirmar que sea de dicho modo. Para ello, veamos que nuestros conocimientos
obtenidos de la experiencia son contingentes y pueden extraerse de ellos generalidades de la
misma experiencia. Por el contrario, el conocimiento a priori nos brinda la necesidad y
universalidad en el conocimiento: Necesidad y universalidad estricta son, pues, criterios seguros
de un conocimiento a priori y se hallan inseparablemente ligados entre sí.
Ahora que se nos ha brindado el criterio para discernir un juicio a priori, atendamos si en nuestro
entendimiento se presentan con necesidad este tipo de juicios. Kant nos presenta como ya nos
había informado en los prólogos que los juicios a priori se encuentran en la ciencia natural y en
las matemáticas.

1
UNAM-FES Acatlán
Licenciatura en Filosofía
Monográfico V. Kant
Alumno: Eduardo Javier Fernández Camacho

III. La filosofía necesita una ciencia que determine la posibilidad, los principios y la
extensión de todos los conocimientos a priori [B7- B10]

La razón avanza en busca de conocimientos que abandonen los límites de la experiencia,


anhela responder las grandes cuestiones que jamás podrá abandonar a pesar de todo el campo
fenoménico que se le presenta. Dichas cuestiones son: Dios, la libertad y la inmortalidad.
Quiere con todo su esfuerzo responder la metafísica, aunque su proceder sea dogmático y se
levante un edificio sin siquiera revisar si está cimentado sobre arena. Toca el turno de
distinguir los juicios analíticos y sintéticos que elaboramos.

IV. Distinción entre los juicios analíticos y sintéticos [B10- B14]

V.