Sie sind auf Seite 1von 9

Siete Ensayos de la Interpretación de la Realidad Peruana

Esquema de a Evolución Económica

7 ensayos de Interpretación de la Realidad Peruana es un estudio imprescindible sobre la situación económica de


los indígenas en el Perú. En él, Mariátegui atiende al problema del indio, al problema de la tierra, al proceso de
instrucción pública, al factor religioso y al enfrentamiento existente entre centralismo y regionalismo para intentar
comprender la realidad en torno a la cual vive.

ECONOMIA COLONIAL
En @1 plano de la economía se puede percibir que tanto influyó la conquista española que aparece en este
terreno como la solución de continuidad
En el imperio inca, el cual se caracterizó por su desarrolb en el trabajo colectivo, esfuerzos comunes e
impulso irxJivKJual; es decir, se fomentaba un hábito humilde y relígbso que eran básbamente fines
sociales y estos generaban economía disciplinada; además, vabraban su extenso territorio en el cual se
practbaba, en su mayoría la agricultura.
Sin embargo con la conquista se rompieron todas estas cualidades y una vez más rotos bs víncubs, la
nacbn se disolvió en comunidades dispersas. Los conquistadores se preocuparon más en despojar los
tempbs y palacios tncas que en formar una nueva economía. Es así que se forma una economía feudal.
Sin embargo, al Perú vino gente que se caracterizaba por ser aventurera, clérigo o doctores, etc. Por b
tanto, no hubo una colonización tuerte.
En la poblacbn limeña, el pbneer español carecía de una aptitud para que pueda generar trabajo.
Además, la reduccbn de la poblacbn indígena, a causa de bs españobs y la poca población de mestizos
y españoles no abastecían para exportar recursos. Es así que se procede a la ímportacbn de esclavos
negros.
Pese a esto bs jesuítas parecían tener una mejor aptitud en la creacbn ecorbmba ya que no solo en el
Perú, sino en otros lugares de América, mostraron un aprovechamiento de las tendencias naturabscomo
en Paraguay.
Los cobnizadores, como se dijo anteriormente, estaban más preocupados en la expbtacbn de minerales
que se encontraban mayormente en la sierra y si no fuera por ese territorb arxJino serrano no se hubiera
conquistado totalmente esas zonas. Es así que la economía cobníal no tuedbhosa.
Les Basés Económicas dé la Réoúbllea
Esta etapa se inicia en la Independencia ya que se remonta a la era colonial. Mariátegui sostiene que las
ideas de la revolución francesa y la constitución amerbana influenciaron en Sudamérba. Es así que la
independencia de Hispanoamérica no se hubiese realizado sino hubiera contado con una generación con
capacidad y voluntad para actuar en estos puebbs una verdadera revolucbn.
La política de España de resen/arse como metrópoli obstaculizó un comercio entre otras nacbnes;es
decir, no se les permitió traficar. Es así que la economía es más motivada por bs intereses de los crioibs
y españoles y no de la población írxJígena.
El imperio español reposaba en bases militares y polítbas. España era superada por Inglaterra en su
economía y es por eso que no podía abastecer de recursos a sus cobnías. En consecuencia Inglaterra
entra a Perú como inversionistas que vieron una gran posibilidad de mercado.
Después de la independencia las naciones buscaron el tráfico con capital extranjero y era obvio que las
más favorecidas iban a ser naciones europeas quienes fueron atraídos en su mayoría por Argentina y
Brasil. Es así que estos últimos países transforman su economía en culturas europeas.
Pero, en el caso del Perú, por su posición geográtba, que estaba situado más lejos de Europa, se
encontraba cercano a Oriente es así que el comercb entre Perú y Asia empieza a surgir. Es así que
inmigrantes chinos reemplazan en las haciendas a bs esclavos. Sin embargo, ya que el Perú emergió de
la Corx^uista había que tener en cuenta bs métodos e ideales europeos.

El Periodo dal Guano v dal Salitre


Este periodo abarca el tiempo en que se descubre su riqueza y su pérdida. España nos veía más como
un país minero, pero Inglaterra nos pretírb como productor del guano y del salitre. En este perbdo, el
guano y salitre significaban lo que anabgícamente sería oro en civilizaciones anterbres, gran cabr
económbo. Además, la explotación del guao y salitre eran mucho más fáciles ya que se erx:ontraban en
la costa y al alearle de bs barcos; en cambio, bs minerales se hallaban en montañas y en terrenos no
favorables.
La fácil expbtación del guano y salitre que cumplieron la tuncbn de un activo hizo que el país se sintiera
rbo como nunca y a causa de una mala administración económba que se debe a lo ya menebnado
anterbrmente, hubo un derroche que consecuentemente impibaría el apoyo de una nación extranjera.
Poco a poco, las concesiones del guano y salitre crearon un capitalismo y una burguesía, ya que
anterbrmente el sistema era feudal. La clase burguesa se organizó en el Civilismo que pronto se tendría
un poder alto.
Es así que Mariátegui dbe que a causa de una mediocre clase dominante ni se pudo aprovechar una
riqueza que quizá hubiera podido con el advenimiento de una clase sabía y élan. La derrota que sufrb el
Perú, b dejó en un lago colapso de las tuerzas productoras.
CaráeiéT de nuestra economía aetuai
Ests pertodo se encuentra en un colapso de fuerzas productoras, yaque la derrota trajo consigo pérdidas
de fuentes económicas como eí salitre y guano, además de la depresión de la producción y el comercb e
incluso la ruina de crédito externo.
Después de un tiempo de la guerra del pacífico, el poder vuelve con bs militares; sin embargo, la capa
capitalista resume su puesto. En este periodo, se toman medidas drásticas como la son la anulacbn del
billete y el contrato Qrace que estaba inspirado en el concepto de plutocracia. Este contrato ratifba el
predominb británbo, ya que se les entregan en administracbn bs ferrocarriles para que así realícen
inversbnes en el Perú.
Con la finalización del ferrocarril hacía la Oroya se permitiría una mejor explotacbn de los minerales. Los
prírKípales rasgos de cómo la economía en crisis se vuelve a organizar con mejores bases a la era del
guano y el salitre son;
' La aparbíón de industrias modernas los cuales forman un proletariado con tendencia a adoptar un
idearb clasista.
' La furx^ión del capital finarx:iero que a causa del fí na rx: i amiento de empresas modernas, establecen
sucursales como bancos extranjeros.
' El acortamiento de distancias y aumento del tráfbo entre Perú y EEUU con Europa debbo al canal de
Panamá, el Perú pudo acorbbbnarse a Occidente.
' La superacbn que tuvo EEUU al poder británbo hace que EEUU invirtiera en el Perú en la explotación
de petróleo. Sin embargo, debido a la masiva partbípacíón y baja exportacbn con Inglaterra, se beneficia
EEUU
* Se desenvuelve una clase capitalista
' El caucho tiene una importante partbípacíón en la economía, ya que en un periodo su valor fue alto; Sin
embargo, con su baja, el Perú creyó una ilusbn de haber encontrado el Dorado en la montaña.
' El alza de bs productos realiza un crecimiento notable y rápido de las fortunas privadas del país.
' Vuelve le restablecimiento del crédito peruano, pero esta vez con EEUU.
Para José Carlos Martátegui, estos son bs principales aspectos por bs cuales se aprecia la evolucbn de
la economía después de la guerra. Además, nos dice que en el Perú coexisten elementos de tres
economías diferentes que son bs siguientes: la nacida de la conquista, los resbuos que persisten de la
economía indígena, ubicado en la sierra, y la economía burguesa que reside en la costa.
Economía apraris y istifundismo feudai
La minería se incrementa y esto es motivo por el cual hay una baja de precbs en los productos agrícolas,
los cuales son producidos por la mayoría de la población nacional productora. Incluso en la minería,
sobrepasa en produce bn a los productos ag ico las. La mayor parte de los productos agrícolas proceden
de valles y planicies de la tierra; sin embargo, la clase terrateniente bgra transformarse en burguesía ya
que la mayor parte de la producebn, como la minería y el transporte, están en manos extranjeras
Las hacierxjas, en su mayoría, se autoabastecen y cierran sus puertas hacia el comercio exterior. Esto
condena a estas personas a una vba sórdba y exigua. Además, que muchos de elbs no quieren invertir
ya que se refugian en excusas de que como hay tanta inversión extranjeras, ellos no podrían contra la
competencia. Por lo tanto, se observa que tienen una vísbn rentista
EL PROBLEMA DEL INDIO
Su mié yo oiantaamianto
Se trata de ignorar o eludir a este como un problema ecorbmbo socíal. La cuestbn indígena se cimenta
en el régimen de la propiedad de tierra y más bien no es tanto el tratar e resolverb con métodos de
enseñanza o con obras de viabilidad.
Es aquí en donde entran a tallar los gamonales, quienes invalban toda ley en protecebn hacía el indb. Ya
que contra la autoridad del gamonal, las leyes son impotentes, a pesar de que están dadas como es la
prohíbiebn del trabajo gratuito que no se hace respetar, en su mayoría dentro delterrítorb de un gamonal.
El doctor José Antonio Encinas Franco inicia en 1918 una tenderx:ia de legislacbn tutelar indígena. Pero,
el no podría formular un programa económico social, ya que sus preposbiones nos dírigbas a la tutela de
lia propiedad irxJígena* Sin embrago, tenía que limitarse a este objetivo. La idea de José Antonb Encinas,
es la idea de la repartición de tierras entre el Estado y la iglesia, para que así, bs gamonales no tengan
una apropiacbn.
Desde la colonia española, las ordenanzas se revelan infructuosas. Pero, cuarxJo llega la República, bs
decretos de amparos a bs írxJbs no son términos a bs gamonales ya que estos saben que la teoría
administrativa es diferente a la práetba.
Es por eso, que la experiencia de muchos países donde funcíorb un sistema feudal, no hubiera tenbo un
derecho de libertad sino se disolvía ese sistema feudal.
El problema del irxJb también es étnbo ya que prevalece la bea de razas. Los indios eran considerados
razas inferbres, por el cual se pensó traer inmigrantes blarx:os, para que así se mejore la raza. Maríátegui
condena este pensamiento, ya que la bea de degeneración del indb más parece ser una ínvencbn de la
mesa feudal.
Además, se puede decir de que el corx:epto de que el problema del indio e sun problema de educacbn no
parece sufragado por un concepto pedagógbo, ya que la pedagogía tiene en cuenta los factores sociales
y económbos.
Sumarla revisión hlatóriea
Se estima que la población indígena fue alrededor de 10 millones antes de la conquista
Entonces, ¿cómo pudo un reducido número de corx^uistadores imponer su dominio? Elbs aterrorizaron a
los indios con las armas de fuego y los caballos, bs cuales le daban una imagen de ser sobrenatural al
español. Luego de la corx^uísta y establecido el virreinato, este dio un régimen de brutal expbtación.
Por un lado, estaba la codicia que se tenía hacia los minerales que para su extraccbn se forzó trabajos
gratuitos y abusivos hacia bs indios. Esto disminuyo su población y en consecuencia, se trajo esclavos
negros quienes sustituirían muy bien a bs indios. Con el paso del tiempo, la unbn entre negros y blancos
creo el mestizaje.
La revolucbn de la inde p ende rx: i a motivada, en su mayoría, por los críolbs que aprovecharon el apoyo de
las masa indígenas trajo consigo, ya en la Repúbiba como uno de sus primeros dictámenes, la repartbión
de tierras u la abolbbn del trabajo gratuito. Sin embargo, representó el avenimiento de una nueva clase
dirigente que por falta de gobernantes capaces no se hacían cumplir las leyes establecbas a favor del
indb. Es por eso, que la aristocracia conservo sus tierras y sudominb por el indb.
La difererx:ia entre la República y el virreinato es que ese último no estaba obligado a favorecer al indb;
en cambb, a la República le tocaba elevar la condición del irxJb, sin embargo, en vez de mejorarb lo
suprimb, apoderándose de sus tierras que eran fuente de alegría del indio.
La Repúbiba es responsable de haber aletargado y debilitado las energías de la raza, es decir bs indios
presentaron unos disminución de voluntad por luchar por sus reivíndicacbnes. El dominio por parte de los
gamonales hacia el trxJb los hacia caer hacia una extensa ignorarx^ia Además de que el trabajo era duro,
que parecía primitivo.
Otra fuente de economía era la minería que estaba en manos de EEUU, quienes daban un salarb vaga a
los obreros e incluso las medidas de seguridad eran burladas. Pese a esto, el indb prefirió estar en las
minas que con los gamonales.
La propagación en el Perú de las beas socialistas a traído como consecuencia un fuerte movimiento de
reivirxJbacbn irxJígena. La nueva generación siente que el Perú progresara fictbiamente mientras no
apoye el bienestar de bs indígenas y campesinos.
Con la corriente indígena que presbna la accbn, hizo ofbial por primera vez el problema del irxfb que fue
planteado en términos sociales y económicos. Pero, para que se cumpla, bs realizadores deben ser bs
propbs indios, quienes deben adquirir una vinculación social ya que carecen de esta.

EL PROBLEMA DE LA TIERRA
Ei problema agrario v ei orobiema dei indio
El punto de vista socialista tiende a establecer su carácter de problema fundamental económbo. Elbs
reivirxJban categóricamente su deseo de tierra ante el irxJb, pero no su educación o cultura.
El problema agrario se presenta más como problema de la liquidacbn de feudalidad en el Perú. Pero, en
el Perú, en más de 100 años de república no se tuvo una verdadera clase capitalista, ya que la fase
feudal, disfrazada como burguesía, ha conservado sus posbíones. Se puede observar claramente como
la clase terrateniente no ha perdido sus predominios. Por b cual, se concluye que para liquidar a la
servidumbre, en este caso vendrían a ser los irxJios, se tendría que liquidar el latifundb.
Sí se plantea de esta manera el problema agrano se representaría como económbo social. Mariátegui
considera furxJamentalmente la supervivencia de la comunidad y de elementos de socialismo práctba en
la agricultura y ía vida indígena.
Capitsiismo s Feudaiismo
El virreinato sobrevive en el feudalismo, el cual fue la herencia dejada por los españoles.
El régimen de propiedad de la tierra determina el régimen político administrativo de cada nacbn. Pero
esto no puede funcionar bien en una economía de rasgos feudales. Por ende, no pueden funcbnar
ínstitucbnes demócratas y liberales.
La raza indígena es agrbultora ya que el puebb inca se dedbaba ordinariamente a la agricultura. Tanto
los canales de irrigacbn de la sierra y costa y bs cultivos quedan como buenos testigos del alto grado de
organízacbn económba de la época incaica.
La tierra sígnlfbaba para el indio una divinidad que deparaba bs bienes; por eso, se le realizaban
diversos cultos a la tierra.
El régimen colonial anuló la economía agraria inca. Por lo que el coloniaje al no ser capaz siquiera de
organizar el Perú en una economía feudal tuvo que insertar elementos esclavistas.
La Polítie3 dei Coioniale: Deaúóblaelón v Esclavitud
El cobnízador español carecía de una aptitud para adaptarse a condbíones ambientales. Es por eso que
ve más la parte de bs tesoros económbos del Perú.
Los conquistadores veían al Perú como un país minero ignorado desde antes de que fuera un país
agrícola. Debido a la necesidad y desesperación por parte de los españoles de expbtar los minerales se
implantó la esclavitud para que así fuera fácil de obtenerlos.
Desde el punto de vísta del profesor Javier Prado, el esclavo, consberado como una mercancía, en el
cual se implantó que bs esclavos a regar las tierras con su sudor pero no fecundarlas. Era obvb que con
el paso del tiempo, la mano de esclavos iba a hacer falta por diversos motivos abusivos contra elbs; y,
por ende, se tuvo que traer inmigrantes chinos que reemplacen esta falta.
Ei Coionizador Esoañoi
La incapacidad que tuvieron los cobnízadores para organizar la economía, regida anteriormente por
bases agrícolas, fueron quienes llegaron al Perú.
José Vasconcelos dice que sucedió algo diferente en el Norte ya que allí no hubo reyes que estuvieran
disponiendo tierras indígenas como propias. En estos lugares se pagaba la tierra poseída y se cultivaba
para garantizar una economía duradera. Además, bs conquistadoras en el norte no se apoderaron si
saquearon de manera extremada como sucedb en el Perú hasta, se podría decir, donde la vista abance.
Es por eso que en el Norte hubo un desarrolb más efbaz que en el Sur.
Por todo aquello se puede decir que los corx^uistadores del Norte si tuvieron capacidad y aptitud para
organizar una economía ordenada, cosa contraría a la que sucedb en el Perú, en donde incluso se
retrocedió muchas veces en vez de avanzar.
Por b tanto, elcobnizador español estaba obsesionado con el saqueamiento de piedras precbsas lo cual
llevó a que se agotaran algunas minas. Sin embargo, quizás, b bueno que trajeron los españoles fueron a
los jesuítas que derDostraron y crearon núcleos de producción.
La Cómunidad baio ei coton/ate
Las leyes aprobaban a la propiedad indígena y reconocían su organizacbn comunista. Los jesuítas en su
misbnde catequízacbn aprovecharon el comunismo indígena, aurx^uedorxfe se sintió más este
movimiento fue en Paraguay.
La dísposbbn de las leyes comerciales tendía a convertir a estas leyes en una especie de maquinaria
administrativa y fiscal. La comunidad debía subsistir para el rey y la iglesia.
La propiedad irxjígena, pese a esas leyes, no pudo ser amparada debido a la interversión colonial. En
resumen, el régimen agrarb determinó la sustitución de una gran parte de las comunidades agrarias
indígenas por latifundios de propiedad irxjividual, cultivado por los irxjbs bajo una organizacbn discal.
La propiedad irxjígena a menudo pasaba por las manos de bs españoles, ya sea legal o ílegalmente. Uria
ínstitucbn que facilitó el despojo de las tierras de los irxjbs fue de las encomíerxjas. Las ersomierxjas
cobraban tributos a los írxjígenas para que así estos sean cristianizados. Pero, en el fondo, eran bs
señores feudales que con la muerte de los írxjígenas pasaban a apoderarse de sus tierras.
La revolucbn de la Independerx^iay la propiedad agraria
Mariátegui dice que I independerx^ia encontró al Perú retrasado en la formacbn de una burguesía. Si la
revolución hubiese sido un movimiento de masas indígenas, esta hubiera tenido una fíbsofía agraria.
En el Perú, la revolución indeperxjista no contaba con premisas tales como la existencia de una burguesía
consistente de bs fines económbos e intereses de su nación y, sobre todo, su reivíndbacbn del derecho
a la tierra. Esto pasó porque la revolución fue más un motivo para bs pueblos que estaban en contra de la
nacbn española.
Echevarría dice que en Amérba del Sur hubo tres clases opuestas en interés y casi en víncub de
sociedad y polítba:
' La primera es la clase dominante conformada por aristócratas, en su mayoría, españoles.
' La segunda es laclase medía
' La tercera es laclase baja, en general trabajadores manuabs.
La revolucbn no podía prescirxjir de prírx:ípbs en los cuales se liberan las tierras del dominio feudal. Se
insertó estos prírx^ipios en el Estado, en su comienzo, pero al no poseer una burguesía, se disipó.
Póiíllea Agraria da ia Raúúbiica
Luego de la índependerKia, la era del caudillaje comienza, quienes se instalan en el poder por falta de
una clase dominante. Pero, el caudillaje militar se apoyaba en conservar la casta terrateniente.
Por otra parte, el caudillaje parece ser incapaz de realizar una reforma para la distribución agraria, que
requiera críterb jurídico y económbo.
Vascor^celos dicen que "lo cierto es que el poder militar trae fatalmente consigo el delito de apropíacbn
exclusiva de la tierra". Es por eso que un nuevoordef^ jurídico y económico pueden ser la obra de un
caudilb, sirx) el de una clase, ya que cuarxjo existe una clase, el caudílb ya no es parcial, sino tiene un
conjunto de intereses y necesidades colectivas.
Con la llegada de Ramón Castilla, el caudillaje militar llega a su máximo apogeo, ya que por una política,
el poder era conservador y esta no le permitía practbar el liberalismo.
Castilla se dio cuenta que bs liberales representaban un grupo, mas no una clase. Sin embargo, Castilla
tuvo actividades liberales tales como la abolición de la ley de la esclavitud y de las contríbucbnes
indígenas.
Con el establecimiento del código civil se veía el propósito de favorecer a las propiedades indígenas. Sin
embargo, era llevada a cabo por medios negativos que en vez de favorecer al indio terminaban
favoreciendo a la clase latifurxjista.
La aran propiedad v ai podar ooiítlco
Los dos factores que se opusieron a que la revolucbn de la independencia planteara y abordara en el
Perú el problema agrario son la extrema ínsipierx:íade la burguesía urbana y la situacbn extra-social.
Durante el periodo del caudillaje militar, en vez de fortalecer el urbanisrTK), se robustecb a la aristocracia
latifundista. Además, ei poder extranjero impedía ecorbmbamente el surgimiento de una burguesía
urbana. Sin embargo, la aristocracia conservaba su predominb político. Fue así que tácitamente, los
terratenientes aristócratas se fueron involucrarxjo con una extraccbn del guarx) y salitre, y fue así que
esta casta asumió la furx:íón de clase burgués.
La clase conservadora tenía un instinto de dominb de tierras. Por otro lado, el liberalismo al no poder
hacer nada contra el poder feudal, sí podía hacer bastante por la comunidad.
Los latifundistas, en la costa, fueron quienes trajeron esclavos. Se tenía mano de otra pero no se tenia
una mentalidad; es decir, carecían de hombres que verFfiqüen y exploten correctamente bs recursos.
Además de solucionar bs problemas que tenían a causa de la falta de agua. Pero, en la Sierra se
presentaba un problema parecido, pese a que el agua abundaba en esas regiones.
LA cómunidad baio ia rúPÚbiiea
Se ha visto como el liberalismo formal de la legislacbn repubibana no se ha mostrado activo frente a la
comunidad indígena.
Si se hubieran decretado correctamente las leyes a favor de la comunidad y se hubiesen hecho cumplir
esas leyes, el indio hubiese pasado a un régimen mixto con un salario libre. Pero, la expropiacbn de
terrenos bs hundía más en la servbumbre.
El doctor Víllarán, intelectual con buena actitud crítba, mantenía teórbamente su posicbn liberal,
propugnarlo en principio la índividualizacbn de la propiedad; pero, práctbamente, aceptaba la
protección de las comunidades contra el latífundismo, reconociérxJoles una furx:ión a la que el Estado
debía su tutela.
Castro Pozo sostiene que la comunbad ha conservado su natural idiosincrasia. Además, cree que las
comunidades son y funcionan de la siguiente manera (bs clasifba en):
' Comunidades agrícolas
' Comunidades agrícolas ganaderas
' Comunidades de pastos y aguas
' Comunidades usufructuadas

El indio no se ha hecho individualmente a pesar de más de 100 años de república por b que el indb se
refugia en el comunismo.
Por eso, en las abeas indígenas donde se agrupan familias entre las cuales se han extinguido los
vínculos del patrirDonio y del trabajo comunitarios, subsisten aún, robustos y tenaces, hábitos de
cooperación y solidaridad que son la expresión empírba de un espíritu comunista.
La Comunidsd v ei istifundismo
La defensa de la comunidad irbígena no reposa encorbbiones tradbionales, sino en razones principales
y correctas de orden económico social.
En la costa, el latifurbismo ha ido evolucbnando, ya que la transformación de sus ideales aristócratas
hacia bs burgueses, aunque no voluntariamente, sino llevando por las circunstancias, ha hecho que
desaparezca la exploración indígena. Pero, en la Sierra, sigue prevalecierbo el carácter feudal.
En cuanto a la producción agrícola, entre el comunero y el latifundista, resulta desfavorable para el
latifundista, ya que la producción entre ambas es relativamente igual.
Uno de bs pocos datos que se tiene es que la producción latífurbísta supera no por mucho a la
comunista; sm embargo, se debe tener en cuenta que muchos comunistas ocultaron parte de su
produccbn por miedo a la alza de impuestos, además se suman a este factor otros. Por b cual, se dice
que la produccbn agrícola entre latífurbistas y comunistas es práctbamente la misma.
El Réalman dai Irabalo. servidumbre v aaiatio
La diferencia entre la agrbultura de la costa y de la sierra se puede apreciar mejor en torno a la técnica ya
que el latifusita de la costa, obligado ante las recientes circunstancias a comercializar y craar un capital,
ha hecho que aplique mejores técnicas de agrbultura, pero la forma de pensar, idealizar y critbar se
mantuvo.
Las leyes del estado son valbas en el latifundio, ya que este ultimo considera al Estado fuera de su
propiedad; es decir, el Estado no se involucraba en el territorio latifundista. Además de que el Estado se
quitaba la preocupación como las personas que viven dentro del terhtorb del terrateniente. Entonces se
puede decir que el mismo Estado no se involucraba con los terratenientes.
La escasa población de la costa representaba para las empresas agrícolas una constante amenaza de
carencia o ínsufbíencia de brazos. Pese a esto, la situación del bracero en los fundos de la costa es mejor
que en la Sierra, donde el feudalismo mantiene intacto su omnipotencia.
Por esos motivos, bs terratenientes costeños se ven obligados a asalariar y admitir el trabajo libre. La
vecindad de puertos y ciudades que conectan y unen el comercio ofreceré al bracero la posibilidad de
escapar e su destino rural y le permite tener otro medio para así valerse por sí mismo

<^olonlallamo"De Nuestra Agricultura Coataña.-El grado de desarrollo alcanzado por la


industrializacbn de la agricultura, bajo un régimen y una técnica capitalistas, en bs valles de la costa,
tiene su principal factor en el inte res a miento del capital bhtánbo y norteamerbano en la produccbn
peruana de azúcar y algodón. Estos dedican sus tierras a la produccbn de algodón y caña financiados o
habilitados por fuertes firmas exportadoras. Las mejores tierras de bs valles de la costa están sembradas
de algodón y caña. En las hacíerbas algodoneras o azucareras, no se cultiva estos frutos, en muchos
casos, ni en la medba necesaria para el abastecimiento de la propia poblacbn rural.
En la misma costa, los españoles cultivaron trigo en bs primeros tiempos de lacobnia, hasta el
cataclismo que mudó las condiciones climáticas del litoral. No se estudió posteriormente, en forma
científba y orgánica, la posibilidad de establecer ese cultivo. Y el experimento practicado en el Norte, en
tierras del "Salamanca", demuestra que existen variedades de trigo resistentes a las plagas que atacan en
la costa este cereal y que la pereza criolla, hasta este experimento, parecía haber renurx:iado a vencer. El
obstácub, la resistencia a una solucbn, se encuentra en la estructura misma de la economía peruana. La
economía del Perú es una economía cobnial. La agricultura peruana obtiene, por eso, créditos y
transportes sób para los productos que puede ofrecer con ventaja en los grandes mercados.

En EL PROCESO DE LA INSTRUCCIÓN PÚBLICA , EL PROCESO DE LA INSTRUCCIÓN PÚBLICA


' La herencia cobníal y las influencias francesa y norteamerbana
Tres influencias se suceden en el proceso de la instruccbn en la Repúbiba: la influencia o, mejor, la
hererx:ía española, la influencia francesa y la influencia norteamerbana. Pero sólo la española bgra en su
tiempo un dominb completo. Las otras dos se insertan medbcremente en el cuadro español, sin alterar
demasiado sus líneas fundamentales. La historia de la instrucción pública en el Perú se divide así en bs
tres períodos que señalan estas tres influencias. Los límites de cada período no son muy precisos.
El Estado, que en sus tiempos de miseria o falencia abarbonó obligadamente la enseñanza primaria a los
munbipbs, reasumb este servbb. Con la furbacbn de la Escuela Normal

de Preceptores se preparó el cimiento de la escuela primaria púbiba o, mejor, popular, que hasta
entorx:es no era sino rutinansmo y diletantismo criollos. Con el restablecimiento de la Escuela de Artes y
Ofbios se diseñó una ruta en orden a la enseñanza técnica. Este período se caracteriza en la historia de
la instrucción pública por su progresivo oríentamíento hacía el modeb angbsajón. La reforma de la
segunda enseñanza en 1902 fue el primer paso en tal sentido. Pero, limitada a un sob plano de la
enseñanza, constituyó un paso falso. Este fenómeno se explica perfectamente. También en Europa, no
sób las izquierdas burguesas sino los viejos partidos socialistas reformistas aceptaron como nuevas las
ideas demoltberales ebcuente y apostó Ib amente remozadas por el presidente norteamericano.
' Política y enseñanza universitaria en amérba latina
El régimen económbo y polítbo determinado por el predomino de las aristocracias coloniales que en
algunos países hispanoamericanos subsiste todavía aurx^ue en irreparable y progresiva disolución-, ha
cobcado por mucho tiempo las universidades de la Amérba Latina bajo la tutelada estas oligarquías y de
su clientela. Convertida la enseñanza universitaria en un privilegb del dinero, si no de la casta, o por lo
menos de una categoría social absolutamente ligada a bs intereses de uno y otra, las universidades han
tenido una tendencia inevitable a la burocratizacbn académba. Era éste un destino al cual no podían
escapar ni aun bajo la influencia episódica

de alguna personalidad de excepción. El objeto de las universidades parecía ser, principalmente, el de


proveer de doctores o rábulas a laclase dominante. El incipiente desarrollo, el mísero radb de la
instruccbn púbiba, cerraban bs grados superbres de la enseñanza a las clases pobres (La misma
enseñanza elemental no llegaba -como no llega ahora- sino a una parte del pueblo). Las universidades,
acaparadas intelectual y materialmente por una casta generalmente desprovista de impulso creador, no
podían aspirar siquiera a una función más alta deformacbn y seleccbn de capacidades. Su
burocratizacbn las conducía, de un modo fatal, al empobrecimiento espiritual y científbo.
' La universidad de lima
En el Perú, por varias razones, el espíritu de la Colonia ha tenido su hogar en la Universidad. La primera
razón es la probngación o supervivencia, bajo la Repúbiba, del dominio de la vieja aristocracia cobníal.
Pero este hecho no ha sido desentrañado sino desde que la ruptura con el críterb colonialista vale decir
con la historbgrafía "civílfsta", ha consentido a la nueva generación enjubiar libremente la realbad
peruana. La verdad era que la colonia sobrevivía en la Universidad porque sobrevivía también a pesar de
la revolucbn de la I rbeperxjencía y de la república demoliberal, en la estructura ecorbmbo social del
país, retardando su evolucbn hístórba y enervando su impulso bíológK:o. Y que, por esto, la Universidad
no cumplía una funcbn progresista y creadora en la vida peruana, a cuyas

necesidades profurbas y a cuyas comentes vitales resultaba no sób extraña sino contraría. La casta de
terratenientes cobníales que, a través de un agitado período de caudillaje militar, asumb el poder en la
República, es el menos nacbnal, el menos peruano de los factores que intervienen en la historia del Perú
independíente. El "triste destino" de la Universidad no ha deperbído de otra cosa.
Después del período de influencia de Qálvez y Lorente, la Universbad permanecb, hasta el período de
agitacbn estudiantil de 19I9, pesadamente dominada por el espíritu de la Cobnía.
* Reforma y reaccbn
El movimiento estudiantil peruano de 1919 recíbb sus estímubs ideológbos de la victorbsa insurreccbn
de los estudiantes de Córdoba y de la elocuente admonbión del profesor Alfredo L. Palacios. Pero, en su
origen, constituyó principalmente un amotinamiento de los estudiantes contra algunos catedrátbos de
calificada y ostensible incapacidad. Los que extendían y elevaban bs objetivos de esta agitacbn
transformando en repudb del viejo espíritu de la Universidad el que, en un principio, había sido sób
repudb de bs mabs profesores y de la disciplina arcaica, estaban en minoría en el estudiantado. El
movimiento contaba con el apoyo de estudiantes de espíritu ortodoxamente civilista, quienes seguían a
los propugnadores de la Reforma tanto porque convenían en la evbente ineptitud de los maestros
tachados como porque creían partbipar en una algarada escolar más o menos inocua. Esto revela que si

la oligarquía docente, mostrárbosecebsa de su prestigb Intelectual, hubiera realizado a tiempo en la


Universbad el mínimum de mejoramiento y modernización de la enseñanza necesarb para no correr el
riesgo de una situacbn de escandabsa insolvencia, habría bgrado mantener fácilmente la intangibilídad
de sus posícHsnes por algunos años más.
' Ideologías encontraste
En la etapa de tanteos prácticos y escarceos teóricos, quecorxjujo lentamente a la importación de
sistemas y técnicos norteamericanos, el doctor Deustua representó la reacción del viejo espíritu
aristocrático, más o menos ornamentada de idealismo moderno. El doctor Vallarán formulaba en un
lenguaje positivista el programa del civilismo burgués y, por erxfe, demoliberal; el doctor Deustua
encarnaba, bajo un irxjumento universitario y fibsófico de factura moderna, la mentalidad del civilismo
feudal, de bs encomerxJeros virreinales. El verdadero sentido del diálogo Deustua Villarán escapó a los
glosadores y al auditorio de la época. Los sedicentes e ineptos partidos populares de entonces no
supieron tomar posbión doctrinal alguna frente a este debate. El problema de la enseñanza no puede ser
bien comprerxJido en nuestro tiempo, si no es considerado como un problema económico y como un
probbma social. El error de muchos reformadores ha estado en su método abstractamente idealista, en
su doctrina exclusiva mente pedagógba. Sus proyectos han ignorado el íntimo engranaje que hay entre la
economía y la enseñanza y han pretendido modificar ésta,

sin conocer las leyes de aquélla. Por ende, no han acertado a reformar nada sino en la medida que las
menospreciadas, o simplemente ignoradas leyes económico-sociales, les han consentido. El debate entre
clásicos y modernos en la enseñanza no ha estado menos regido por el ritmo del desarrolb capitalista
que el debate entre conservadores y liberales en la política. Los programas y los sistemas de educación
púbiba, en la edad que ahora declina, han deperxJkJo de los intereses de la economía burguesa. La
oríentacbn antbientífica y antieconómba, en el debate de la enseñanza, pretende representar un
idealismo superbr; pero se trata de una metafísica de reaccbnarios, opuesta y extraña a la dirección de la
historia y que, por consiguiente, carece de todo valor concreto como fuerza de renovación y ebvacbn
humanas.
Con el nacimiento de una corriente socialista y la aparbbnde una conciencia de clase en el proletariado
urbano, interviene ahora en el debate un factor nuevo que modifba sustancial mente sus términos. La
fundacbn de las universidades populares González Prada, la adhesión de la juventud universitaria al
prirx:ipb de la socialización de la cultura, el ascendiente de un nuevo ídearK) educacional sobre bs
maestros, etc., interrumpen definitivamente el erudito y académico drábgo entre el espíritu demo liberal
burgués y el espíritu latifurxJista y aristocrátbo.
comienza advirtiendo que
"no somos un pueblo que asimila las ideas y los hombres de otras
nacbnes, impregnándolas de su sentimiento y su ambiente, y que de
esta suerte enriquece, sin deformarb, su espíritu nacbnal" Y
plantea que Xa educación nacional, por consiguiente, no tiene

un
espíritu nacional: tiene un espíritu colonial y colonizador" Después
de un prolijo análisis demuestra la existencia de dos civilismos: el
civilismo histórbo o conservador de Deustua, y el civilismo burgués
o liberal de Villarán. Pero que ambas orientaciones representativas
del período cobníal y cosmopolita, respectivamente, quedan por igual
anacrónicas; tanto porque la sociedad lucha por organizarse como una
sociedad de trabajadores, de productores" cuanto porque "El destino
del hombre es la creacbn. Y el trabajo es creación, vale decir
liberacbn. El hombre se realiza en su trabajo" Por eso la nueva
educación sób viene con el socialismo: "Ha sido en Rusia donde la
Escuela del Trabajo ha sido elevada al primer plano en la política
educacional" Las "kJeobgías en contraste", conservadora y liberal,
quedan desahuciadas ante la ideología del nuevo período, el
pensamiento socialista.

n EL FACTOR RELIGIOSO La religión incaica fue un código moral antes que un conjunto de
abstraccbnes metafísbas.
Su igbsia (por llamarla de algún modo) fue una instítucbn social y polítba, cuyo culto estaba subordinado
a los intereses sociales y polítbos del imperio; la iglesia era el estado mismo. Es b que se llama
Teocracia.

Producida la conquista, se Impuso el culto católico más que la prédica del evangelb, de modo que el culto
pagano de la religión incaba subsistb bajo el culto católbo, fenómeno al que se conoce como sincretismo
religbso.
El rol de la iglesia católba durante el virreinato fue de aval del estado feudal y semifeudal instituido. Si
bien es cierto que hubo choques entre el poder civil y el eclesiástbo, éstos no tuvieron ningún fondo
doctrinal, sino que fueron meras querellas domésticas.
Con el advenimiento de la Repúbiba no hubo cambb en tal sentido. La revolucbn de la Independencia,
del mismo modo que no tocó los privilegios feudales, tampoco lo hizo con los eclesiástbos.
El radbalismo que tiene su origen a fines del siglo XIX constituyó la primera agitacbn antbierical surgida
dn el Perú, pero careció de eficacia por no haber aportado un programa económicO’SOCial.
De acuerdo a la tesis socialista, las formas eclesiásticas y doctrinas religiosas son peculiares e inherentes
al régimen económico social que las sostiene y produce, es por esto que Mariategui nos muestra su
preocupación, el busca cambiar esto.

señala que "El concepto de religión ha crecido


en extensión y profurxjidad" Esta posición es la que lleva a plantear
un silogismo; la religión es una creencia, el marxismo es una
creerKía, luego el marxismo es una religión. Por eso JCM se declaró
"marxista convicto y confeso" señalando que "la política es mi
religión", y que "bs actuales mitos revolucionarbs o sociales
pueden ocupar lacorx:iencia profunda de los hombres con la misma
plenitud que los antiguos mitos religiosos" Señaló que el catoibismo
supervive dominante porque supervive dominante el feudalismo
cobnial.

Que en bs países sudamerbanos donde el pensamiento


liberal ha cumpibo libremente su trayectoria se ha llegado a "la
preconización del protestantismo y de la iglesia nacbnal como una
necesidad lógba del Estado liberal moderno" Pero que desde que el
capitalismo ha perdido su sentido revolucionario "esta tesis se
muestra superada por los hechos" Por eso el socialismo no arremete
contra las formas eclesiásticas y doctrinas religbsas sino contra su
sustento económico y social, "Y se preocupa, por tanto, de cambiar
éste y no aquellas" En REGIONALISMO Y CENTRALISMO profundiza el
empleo de su Teoría de la Formacbn Nacional. Señala que "Los
departamentos descíerbende las artificiales intendencias del
virreinato "(período colonial) Y que "la polémica entre federalistas
y centralistas, es una polémica superada y anacrónica COÍDO la
controversia entre conservadores y liberales" (período cosmopolita) Y
ante la postiza aplicación de la "autodeterminación nacional" señala
tajantemente que "La unidad peruana está por hacer; y no se presenta
como un problema de artbulación y convivencia, dentro de los
confines de un Estado único; de vanos antiguos pequeños estados o
ciudades libres. En el Perú el problema de la unidad es mucho más
horxjo" Y es que Amérba bgró su autodeterminacbn nacional con su
lrxjependerx:ia de las metrópolis. Ahora estarDos en pleno proceso de
integracbn nacional, y hasta de integración supranacbnal (período
nacbnal) Internacionalismo « Supranacbnalismo.

Y en EL PROCESO DE LA LITERATURA

, el más extenso ensayo de la


superestructura y del libro todo, plantea nítbamente el proceso de
formacbn nacbnal: períodos cobnial, cosmopolita, nacional. Señala
que "Durante el primer período un puebb, literariamente, no es sino
unacobnia, una deperbencía de otro. Durante el segundo período,
asimila simultáneamente elementos de diversas literaturas
extranjeras. En el tercero alcanzan una expresión bien modulada su
propia personalbad y su propio sentimiento" Este es el concepto que
desarrolló como ampliamente socbbgico.

En este ensayo corrige errores ajenos, como caracterizar a Rbardo


Palma cobníalistay no republbano; rescata vabres nacbnales, como
Abelardo Gamarra ("el crbilo de la sierra"); y ordena las figuras
representativas del período colonial (Garcilazo, "el primer peruano,
sin dejar de ser español"), del período cosmopolita (Gonzáles Prada,
"el precursor de la transición del período colonial al período
cosmopolita"), del período nacional (César Vallejo, "el orto de una
nueva poesía en el Perú") En el resumen del ensayo (Balarx:e
Provisorio), que es también resumen del libro todo, señala que "He
realizado un ensayo de interpretacbn de su espíritu; no una revisión
de sus vabres ni de sus episodios. Mi trabajo pretende ser una
teoría o una tesis y no un análisis" |Una teoría o una tesis! Esta es
precisamente su Teoría de la Formación Nacional, inmenso aporte al
tesoro universal del marxismo.