Sie sind auf Seite 1von 12

« América para los americanos»

La conocida como Doctrina Monroe es uno de los textos


emblemáticos de la historia de los Estados Unidos,
elaborado por John Quincy Adams, secretario de Estado
de EEUU durante el gobierno de James Monroe. Se
trataba del fragmento dedicado a política exterior del
discurso anual del Presidente, por tanto, teóricamente
iba dirigido a la opinión pública y política interna del
país.
 Destino Manifiesto, proclamado por John Cotton en 1630: “Una
nación puede expulsar a otra y apropiarse de sus tierras por
designios de Dios”. Dios les daba, en este caso, ese derecho a los
colonos Británicos.

 El discurso de despedida de la presidencia George Washington,


donde abogaba por una política de neutralidad.

 Constatación de Jefferson: donde se hallan claramente


establecidos los principios ejes del monroísmo. "Nuestra máxima
fundamental, y la primera de todas, debiera ser no complicarnos
en las discordias de Europa; la segunda no permitir que Europa
se mezcle en asuntos americanos”. (Benvenutto Murrieta, Pág. 639).
 América no puede ser, en lo sucesivo, campo de colonización
para ninguna nación europea.

 Todo intento de intervención europea en los países


americanos ya independientes, bien para reintegrarlos como
colonias, bien para poner en ellos el régimen absolutista es un
acto de hostilidad contra los Estados Unidos.

 Dejar en libertad a los nuevos países y no mezclarse en la


política europea, aun en las colonias que conservaban.

 Reconocer los gobiernos de facto.


 la Doctrina de Monroe prestó evidentes servicios a la
causa de la independencia americana. Su valioso
auxilio moral, a manera de aliento protector, estimuló
el afianzamiento de los nuevos estados soberanos.

 Sin embargo, se fueron evidenciando otras


intenciones, pues no solo iban en apoyo de la libertad y
la seguridad desinteresada de los estados
hispanoamericanos, sino principalmente en función
de la paz y seguridad de los Estados Unidos.
 Para impedir que los estados de Europa intenten
dominar estados americanos.

 Para impedir a los estados de Europa su injerencia en


los negocios americanos.

 Para impedir que los estados de Europa adquieran


alguna parte del territorio americano.
 Expansión a Texas.

 Intervención en la guerra de independencia de Cuba.

 Expansión a Hawái.

 Crisis de Venezuela de 1895 sobre territorios de la


Guayana disputados con Inglaterra.
 Suma y compendio de aquellos hechos, características
y detalles que tienden a presentarla como perfecta e
ideal, tesis de trascendentes y saludables resultados en
la vida autónoma de los pueblos americanos.
 Cifra de aquellos hechos característicos y detalles que
la presentan como uno de los tantos medios hipócritas
con los que la ‘gran República del Norte’ ha fomentado
su poderío económico imperialista en los otros pueblos
del Continente, a costa de todos los valores morales.
 La Doctrina de Monroe, en sus primeros tiempos,
prestó buenos servicios a la causa de la independencia
americana.

 No siempre la aplicación de la Doctrina favoreció a


Hispanoamérica. Las anexiones de territorios
mexicanos, las intervenciones en Cuba, Panamá, etc.
nos demuestran que no fueron intervenciones
desinteresadas y en orden al Derecho Natural, sino una
manera hipócrita de fomentar su poderío.
 la Doctrina Monroe ya estaba esbozada desde la
presidencia de Jefferson, e incluso, en lo que al
aislacionismo se refiere, desde la de George Washington. Si
esta política no pudo implementarse coherentemente
durante mucho tiempo fue porque las condiciones fácticas,
tanto internas como externas, no lo permitieron.

 América para los americanos, es un lema trasnochado. Ya,


hoy, no subsisten los fenómenos que motivaban el
provisorio aislamiento de Europa. América debe abrir sus
puertas a todas las naciones, siempre que esta expresión de
la fraternidad internacional no signifique entronizamiento
de ningún imperialismo.
 José María Fernández Palacios, «Antecedentes de la
Doctrina Monroe: posibilidades reales y percepciones
acerca de una intervención de la Santa Alianza en
Hispanoamérica» Ab Initio, Núm. 3 (2011): 73-93.

 Pedro M. Benvenutto Murrieta, «La


Doctrina
Monroe. Sus antecedentes históricos. Principales
aplicaciones» Pontificia Universidad Católica del
Perú (1935): 637-650.