Sie sind auf Seite 1von 9

Derecho Financiero

CONTENIDO DELA
CONTENIDO DE LASESION
SESION0205
02

EL INGRESO PÚBLICO Y EL GASTO PÚBLICO

En esta clase desarrollaremos aspectos referidos a el ingreso público y al gasto


público. Para ello contamos con adecuaciones resumidas pertinentes a la
temática, las que señalaremos al final de la presente sesión. Iniciamos nuestra
sesión con la temática sobre el ingreso público.

EL INGRESO PÚBLICO

Se estructura la temática del ingreso público en base a los siguientes puntos: la


delimitación, el concepto y la clasificación de los ingresos públicos, los cuales
desarrollamos a continuación:

1. Delimitación

El ingreso de los entes públicos constituye en términos materiales un


movimiento de fondos económicos sea en dinero o bienes a favor de estos
que se origina por un derecho económico a favor de estos últimos.

El titular de los fondos ha de ser una entidad pública. El distinto régimen


jurídico que regula el ingreso de los entes públicos puede dar lugar a una
clase u otra de ingreso.

Los ingresos públicos se rigen como pauta general por el criterio de la


dilución lo cual implica que ingresado el dinero o bien, éste pierde su
identidad para fundirse con el conjunto de los ingresos del ente en cuestión;
se pierde así la identificación de su origen, ejemplo de lo señalado es el
Impuesto General a las Ventas que grava por ejemplo a la venta de bienes
muebles en el país cuyos ingresos pueden ser destinados por el Estado en
lo que crea conveniente y al ingresar al erario público se funden con el resto

1
de ingresos públicos. La excepción son los llamados tributos afectados los
cuales se tienen que gastar en lo señalado por la norma jurídica que regula
el ingreso, ejemplo de esta excepción son los tributos que se crean con la
finalidad de proteger el medio ambiente los cuales deben gastarse en lograr
ese objetivo..

Son los ingresos públicos necesarios para lograr el gasto público, en


sentido jurídico-científico es imprescindible exista la financiariedad lo cual
implica que el ingreso de los entes públicos debe tener como función
fundamental la procura de recursos para alimentar el gasto público. No son
ingresos de los entes públicos en sentido jurídico-financiero, y escapan
sustancialmente del objeto científico del Derecho Financiero los ingresos
carentes de la nota de la financiariedad como las multas y las donaciones
de bienes a favor de los entes públicos.

2. Concepto
El ingreso público denominado también ingreso financiero es
conceptualizado como las cantidades de dinero o bienes que recibe o
obtiene el Estado en sus diferentes niveles: nacional, regional, local,
institucional con el fin de lograr cumplir con sus metas trazadas, logrando se
materialice el gasto público.

3 La clasificación de los ingresos públicos


El ingreso público se clasifica en la doctrina de diversas maneras, cada
autor elabora su clasificación en base a nuevos criterios o sobre otros ya
existentes. Sin embargo la clasificación más general y sintética establece
esta en forma dual es decir en dos tipos generales de ingresos públicos,
excepto el quinto criterio que comentaremos más adelante que establece
una clasificación tripartita. Tenemos así que esta clasificación es elaborada
en base a diversos criterios:
El primer criterio de clasificación se cimienta en base al origen tributario
del ingreso público. Tenemos entonces que existen acorde a esta

2
clasificación: 1. Los ingresos públicos tributarios y 2. Los ingresos
públicos no tributarios. Se comprenden como ingresos públicos tributarios a
los obtenidos por medio de los tributos y como los ingresos públicos no
tributarios a los demás ingresos públicos como los ingresos patrimoniales y
los ingresos crediticios. Más adelante comentaremos sobre el tributo,
hemos de adelantar que es conceptuada como una prestación económica o
una obligación en el ámbito del derecho tributario y como un ingreso en el
ámbito del derecho financiero.

El segundo criterio se estructura en base a la racionalidad del ingreso.


Existen acorde a esta posición los siguientes tipos generales de ingresos
públicos: 1. Los Ingresos racionales y 2. Los ingresos irracionales.

Se consideran racionales a los que tienen un criterio que los justifica, criterio
que varia acorde al tipo de ingreso público, esta clase de ingresos puede
obedecer a una finalidad que puede ser fiscal o extrafiscal.

Los ingresos públicos con finalidad fiscal pueden ser gratuitos, conmutativos
y coactivos. Los gratuitos tienen como finalidad enriquecer al Estado,
ejemplo de ello son las donaciones que recibe de las organizaciones de
asistencia económica. Los conmutativos son aquellos que tienen como
finalidad el intercambio entre el Estado y los particulares, ejemplo de ello
son las contribuciones y las tasas. Los coactivos son los que tienen como
finalidad un intercambio indirecto entre el Estado y los particulares.
Ejemplo de ello son los impuestos.

Los ingresos públicos con finalidad extrafiscal tienen como finalidad lograr
otros fines diferentes a los fiscales.

Se consideran irracionales a aquellos ingresos que no tienen una finalidad


especifica o existan fundamentos razonables para su exigibilidad. Ejemplo
de ello son la desvalorización de la moneda y el no aceptar la deuda

3
pública.

El tercer criterio de tipo económico financiero se estructura en base a la


frecuencia del ingreso público. Existen conforme a esta posición: 1. Los
ingresos ordinarios y 2. Los ingresos extraordinarios.

Los ingresos ordinarios son los que se perciben regularmente o de forma


periódica como ejemplo tenemos a el Impuesto a la Renta y el Impuesto
General a las Ventas.

Los ingresos extraordinarios son los que se perciben por una sola vez
ejemplo de estos es el ingreso público proveniente de la donación realizada
por una persona que ha fallecido y que ha sido realizada mediante su
testamento.

El cuarto criterio de tipo jurídico, se centra en el Estado como sujeto de


una relación jurídica. Se presentan así genéricamente 2 tipos de relación
jurídica diferentes, en las cuales el Estado es una de las partes. Tenemos:
1. Relación jurídica con particulares o con el Estado actuando como un
particular. 2. Relación jurídica entre diversos entes del Estado, con otros
Estados o Entes internacionales.

Este criterio funciona en base a la voluntad del Estado, se dará una


voluntad unilateral o por contrato, siendo aplicables ambas tanto al
supuesto señalado en el numeral 1 como en el numeral 2.

La relación jurídica del Estado con particulares o con el Estado actuando


como un particular, puede originarse por voluntad unilateral del Estado, la
cual hace exigible de ser necesario mediante el uso de la fuerza o mediante
los medios que el propio Estado viabiliza como la cobranza coactiva.
Ejemplo de este tipo de relaciones son el tributo, las sanciones, los
empréstitos y los ingresos especiales de derecho público como las

4
obtenidas por la acuñación de moneda. De igual forma se establece la
relación jurídica por medio de un Contrato o del acuerdo entre el Estado y
la otra parte, ejemplo de ello son los contratos onerosos y los contratos a
titulo gratuito, dentro de los onerosos tenemos como ejemplo a la
compraventa y el arrendamiento de bienes del Estado, dentro de los
gratuitos tenemos como ejemplo a la donación o la herencia a favor del
Estado.

La relación jurídica entre diversos entes del Estado, con otros Estados o
Organismos o Entes internacionales que agrupan a varios Estados
conocidos como organismos multilaterales de carácter financiero, puede
originarse por voluntad unilateral del Estado. Ejemplo de este tipo de
relación son las reparaciones de guerra obtenidas por un Estado de otro
Estado luego de un conflicto bélico. Además puede originarse por acuerdo
de voluntades entre diversos entes del Estado, con otros Estados o
Organismos multilaterales mediante un acuerdo o tratado sea a titulo
oneroso o gratuito, tenemos como ejemplo de acuerdos a titulo oneroso a
los prestamos y a titulo gratuito a las asignaciones financieras tanto
nacionales como internacionales.

El quinto criterio jurídico financiero y sistemático-científico desde el punto


de vista de la sustancia distingue a los ingresos públicos en tributarios,
crediticios y patrimoniales. El criterio de distinción reside en el recurso o
categoría jurídica de la que procede el derecho de contenido económico
que desemboca en la entrada de dinero en favor del ente público en
cuestión y en el régimen jurídico que lo acompaña. Tenemos así: a) Los
tributos, b) Los rendimientos procedentes de su patrimonio y c) Los
productos de operaciones de la Deuda pública

Los ingresos tributarios en sentido amplio se cimientan en el recurso o


categoría jurídica del tributo; dan lugar al derecho subjetivo de cobro del
crédito tributario correspondiente por el ente público y culminan, previo

5
ejercicio de las potestades y procedimientos administrativos pertinentes, en
la percepción material del ingreso tributario en sentido estricto. Estos
Tributos pueden ser: El Impuesto, la Contribución y la Tasa.

Los ingresos patrimoniales en sentido amplio se cimientan en el recurso o


categoría jurídica del patrimonio de los entes públicos; dan lugar, a un
variado conjunto de derechos y facultades de contenido económico, cuyo
ejercicio culmina en la percepción material de los rendimientos
patrimoniales o ingresos patrimoniales por el ente público competente.

Los ingresos crediticios en sentido amplio se cimientan en el recurso o


categoría del empréstito público o deuda pública; dan lugar al derecho
subjetivo del ente público afectado al cobro del crédito contraído y se
traducen en la percepción material de lo tomado a préstamo por dicho ente
público.

Existen otros recursos que obtiene la Hacienda Pública que no son


considerados en estos tres grupos por que carecen de la financiariedad.
Estos otros ingresos suelen proceder, a través de distintos mecanismos, de
entes públicos distintos al que los recibe, ejemplo de ellos son: las
asignaciones complementarias que se establezcan, en su caso, en los
Presupuestos Generales del Estado, las participaciones en los impuestos
estatales no cedidos, los rendimientos de los impuestos cedidos por el
Estado, las transferencias de Compensación. Dentro de este mismo
apartado, son de gran importancia económica las transferencias que, bajo
distintos conceptos, reciben los entes públicos, ingresos que son
procedentes de Organismos Internacionales que no son a titulo de
Empréstitos sino de ingresos internacionales.

EL GASTO PÚBLICO

6
Se estructura esta temática en base a la delimitación, el concepto y la
clasificación del gasto público y el punto de conexión del ingreso público con el
gasto público.

A continuación iniciamos el desarrollo de la sesión con el concepto.

1. Delimitación
El gasto público entraña materialmente el movimiento de fondos o de
dinero, el cual ha de ejecutarse conforme a los mecanismos jurídicamente
establecidos. El gasto público solo es posible si se cuentan con los recursos
necesarios para poder realizarlo.

La aplicación efectiva de los fondos requiere la oportuna aprobación previa


de los créditos en los Presupuestos que correspondan. Los recursos sirven
para poder afrontar así las obligaciones de contenido económico del ente
público de que se trate.

2. Concepto
El gasto público es conceptualizado como la aplicación efectiva acorde a ley
de los ingresos públicos o créditos, efectuado conforme a lo presupuestado
por el ente público que lo realiza.

3. La clasificación del gasto público


El gasto público puede ser clasificado de diversas maneras, existe una
diversidad de criterios que se pueden utilizar, para efectos didácticos
realizamos el detalle de varias clasificaciones que indicamos a continuación:

El primer criterio basado en el nivel del ente público permite distinguir


entre gasto público del Estado, las Regiones y las Municipalidades.

El segundo criterio basado en los órganos del Estado, es la clasificación


orgánica por la cual en virtud de la cual se agrupan los créditos para gastos
por cada servicio que brindan los órganos en los que se estructura el

7
Estado.

El tercer criterio considerado funcional agrupa los créditos en base a la


función de los gastos a realizar.

El cuarto criterio conocido como programático, en el cual los órganos


públicos se fijan unos objetivos, a cuyo logro se establecen los programas
oportunos y los créditos presupuestarios que los nutren.

El quinto criterio de carácter económico, en los cuales se distinguen


fundamentalmente: 1. los gastos corrientes que abarcan a los gastos de
funcionamiento de los servicios, los financieros y las transferencias
corrientes, 2. los gastos de capital que abarcan los gastos de inversiones
reales, los de transferencias de capital y las variaciones de activos y
pasivos financieros).

El sexto criterio denominado criterio de la fuente o la causa de creación de


la obligación económica de los entes públicos que entraña el gasto público.
Se pueden distinguir el gasto público nacido de: a) la ley; b) los actos
jurídicos y c) los hechos jurídicos. Ejemplo de gasto público nacido por ley
es el de que en una ley dada por el Congreso de la República se ordena
gastar en la reparación de carreteras dañadas por un fenómeno natural una
suma determinada de dinero. Ejemplo de gasto público nacido por acto
jurídico es el que se produce por contrato entre 2 entidades públicas del
Estado, ejemplo de gasto público nacido por un hecho jurídico es el del
realizado por una municipalidad para reparar el techo de su edificio dañado
por las lluvias.

El ultimo criterio a considerar esta basado en la afectación del ingreso


utilizado en el gasto público, se ha de diferenciar entre gasto público nutrido
de ingresos previamente afectados, que es el supuesto excepcional, y gasto
publico nutrido del fondo común de ingresos presupuestarios que es la regla

8
general.

4. El punto de conexión del ingreso público con el gasto público


Existe una relación de funcionalidad, que hace difícil puedan ser
entendidos ambos sin que exista una referencia al otro.

Se dan puntos de conexión en particular: 1. El tributo no es concebible ni,


por tanto, explicable, sin la continua referencia a los fines estatales y,
consiguientemente, a los gastos que generan. 2. Las obligaciones que,
como máximo, pueden reconocer las entidades públicas, es decir, el gasto
público, y los derechos que se prevean liquidar, es decir, el ingreso de los
entes públicos, se aprecian en el presupuesto y los créditos presupuestarios
que éste fije. 3. La conexión a la que nos referimos se pone de manifiesto
intensamente en ciertas figuras tributarias de alcance reducido o limitado,
ejemplo de lo señalado son los ingresos específicos como la contribución
que surja como consecuencia de la realización de obras públicas o
actividades estatales por el Estado a favor del que contribuye, igual sucede
con los impuestos afectados, en los que el ingreso impositivo derivado de
ellos no nutre las arcas públicas en general, sino una clase de gasto público
en concreto como lo seria un Impuesto creado para evitar la contaminación
ambiental, en el cual se gasten los recursos públicos provenientes de este
impuesto en evitar la contaminación ambiental.

Fuentes de información: “Derecho Financiero y Tributario” del Dr. Luís Maria


Cazorla Prieto, Editorial Arazandi, Navarra España,
2000.