Sie sind auf Seite 1von 2

Que accidentes pueden ocurrir en la agricultura

Aplastamiento

El aplastamiento se suele producir por el vuelco del tractor o de una máquina agrícola, siendo el primero el
más habitual por ser la máquina autopropulsada más numerosa en nuestro sector. En todo el proceso de
vuelco intervienen diferentes elementos y es la interacción del conjunto la que determina que el vuelco se
desencadene. Pese a tratarse de un conjunto, el análisis de accidentes indica que en cada situación hay uno
más relevante que otros si bien los factores los podemos asociar sobre todo al tipo de tractor, a los aperos y al
tajo.

Atrapamiento

El atrapamiento se puede producir entre el tractor y/o el apero en el proceso de enganche y acoplamiento del
apero, por el tractor o la máquina contra un elemento rígido, en general, las paredes de naves y almacenes o
en aquellas partes de las máquinas en las que dos o más piezas entran en contacto, estando al menos una de
ellas en movimiento. El accidente más habitual es el atrapamiento de las extremidades superiores (mano y
brazo) en el engranaje. Las actuaciones que con mayor frecuencia generan este tipo de accidentes son:

1) Cuando existen partes móviles sin proteger.


2) Cuando se procede a efectuar acciones de regulación o al accionamiento de mecanismos próximos a
las áreas sin protección.
3) Es frecuente que se produzcan accidentes asociados a resbalones y caídas involuntarias sobre dichas
partes sin protección, que provocan roces y atrapamientos.
4) Otro procedimiento habitual causante de accidentes es efectuar labores de reparación y
mantenimiento sobre mecanismos en movimiento.

Las consecuencias suelen ser la amputación de la parte atrapada, heridas graves e incluso la muerte.

Arrollamiento

Los puntos en que se puede producir un arrollamiento son aquellos elementos mecánicos que giran en torno a
un eje. El accidente habitual está asociado al enganche previo de algún elemento de la vestimenta del
operario. Un caso particular de arrollamiento especialmente dramático es el asociado al pelo largo. Las
situaciones asociadas son las siguientes:

1) Siempre que existe un órgano girando se puede provocar este tipo de accidente.
2) Los ejes deteriorados por el uso, con la pintura picada, oxidados y sucios incrementan en gran medida
el riesgo.
3) Son peligrosos los extremos de los ejes que sobresalen de la máquina, o los que carecen de
protección.
4) Y los elementos de accionamiento que por diseño deben desarrollar labores de giro, como los
molinetes de la cosechadora.

Los ejes deben estar siempre debidamente protegidos.

Atropellos y autoatropellos

El tractor también puede provocar accidentes a terceras personas. El principal riesgo a tener en consideración
es el atropello. En los casos en que el tractor atropella a su propio conductor se habla de autoatropello. Está
asociado siempre a paradas y estacionamientos defectuosos (sin freno de estacionamiento, o con el motor en
marcha). Ocurre casi siempre cuando el tractorista está solo y surge algún imprevisto. Existe constancia de
casos de autoatropello en que el tractor se puso en movimiento y la persona se puso delante para intentar
detenerlo, siendo arrollado.

Otros accidentes habituales

Tal y como reza la clasificación son muchos más los riesgos que un agricultor corre durante la utilización del
tractor o de la máquina. El operario siempre está expuesto a ser golpeado con objetos, cuyas principales
consecuencias suelen ser magulladuras, heridas y contusiones. También se pueden producir caídas, tanto al
mismo como a distinto nivel. Se trata de accidentes frecuentes y sencillos de evitar. Se suele producir sobre
superficies de los lugares habituales de trabajo, y a la hora de subir y bajar del tractor o de otras máquinas.

Durante los trabajos se puede producir la proyección de partículas, fragmentos y objetos. Son elementos que
salen proyectados a elevada velocidad por contacto con una parte en movimiento. En general, son máquinas
provistas de elementos rotatorios girando a gran velocidad que al ponerse en contacto con elementos
externos pueden generar un accidente, como por ejemplo en segadoras rotativas, desbrozadoras, trituradoras,
picadoras, etc.

La proyección de fluidos a presión, vibraciones (calmantes, irritantes o dañinas), el propio ruido, los contactos
térmicos y eléctricos, incendios y la exposición a temperaturas extremas o a sustancias nocivas son otros
peligros que acechan al agricultor. Finalmente en los últimos tiempos han aumentado los accidentes de tráfico
en que se ven involucrados tractores agrícolas. Aunque es justo destacar que la responsabilidad suele recaer
sobre otros vehículos involucrados, y derivan, en gran medida, del exceso de velocidad.

Verwandte Interessen