Sie sind auf Seite 1von 3

Tendencias

El comportamiento humano : tendencias e inteligencia.


El instinto se refiere a la conducta animal
Tendencia se refiere al comportamiento humano

Instinto
- Darwin, W. James y W. Mc Dougall lo acuñan al significado actual de pauta de
comportamiento fijo, estereotipad}o, automático y certero. En cambio la
tendencia se interpreta como una fuerza impulsora que nace de un estado de
necesidad o de carencia y que pone en marcha la vida anímica, dirigiéndola a la
realización de sus posibilidades.

- Toda la conducta instintiva responde a una integración con el medio a nivel


biológico y se establece siguiendo esquemas dictados por las mismas
estructuras neuroendocrinas.
- La animalidad humana es específicamente humana

Características del instinto


- Conducta innata= sin ningún aprendizaje previo
- Conducta estereotipada= comportamiento fijas e invariables
- Conducta especifica= miembros de la especie
- Conducta indeliberada= el estimulo adecuado la desencadena
necesariamente y continua indefectiblemente hasta su consumación

El animal nace con una dotación de instintos, de esquemas predeterminados de


acción.
o Animales superiores: un margen de adaptación a circunstancias nuevas,
de aprendizaje, que hacen posibles respuestas diversas a un mismo
impulso. Hay una mayor integración del mundo exterior, con una intimidad
con una mayor capacidad de movimientos y de aprendizaje.

Otra característica importante del instinto animal, es que solo organiza la conducta
mientras el estado de necesidad que origina el impulso se experimenta como
insatisfecho.

Tendencias

Características

- Plasticidad: flexibles y cambiantes


- Variabilidad: aparecen necesidades y se eliminan otras
- Esquema abierto: decisión volitiva de seguir o no el impulso
- Aprendizaje: desarrollar hábitos y pautas de conducta

En el hombre su desarrollo neurofisiológico es mucho mas lento y tardío para


darle oportunidad de este aprendizaje
Las necesidades no actúan solo a través de impulsos puros y simples sino que
como elementos permanentes de la condición humana, están integrados con los
elementos cognoscitivos: la necesidad no solo es sentida; es conocida, prevista,
planificada y recordada.

La articulación entre las tendencias: DESEOS E IMPULSOS y razón y voluntad es del


tipo que Aristóteles llamo dominio político en contraposición al dominio
despótico es el que ejerce la voluntad sobre el sistema musculo- motor.

No ocurre lo mismo con los deseos e impulsos cuando se experimentan, no porque


se quiere dejar de sentirlos desaparecen.

Esquemas reduccionistas

Un estimulo actúa sobre el sujeto incrementado su energía; al romperse así el


equilibrio energético del organismo, se produce tensión, que se alivia con una
descarga de energía, que da lugar a la conducta o comportamiento

Reducción de la tensión  placentero


Tensión y cambio  desagradable

Mecanicista adoptado por Freud y se basa en una concepción del hombre propia
de un mecanismo materialista.
Homeostático inspirado por Cannon sobre los mecanismos de regulación del
medio interno: las tendencias surgen de una necesidad de recuperar el equilibrio
del organismo. La conducta tendería constantemente a mantener o restablecer la
homeostasis, los estados de equilibrio del organismo.

Critica al reduccionismo

 Muchas personas desean tener nuevas experiencias y nuevos


conocimientos, con todos los riesgos, esfuerzos y responsabilidades
que implican.

Esquemas realistas

Los autores afiliados a una psicología personalista, reconocen el papel de la


inteligencia y la voluntad, son más realistas y menos sujetos a esquemas
apriorísticos. Estos autores parte de presuspuestos que indican una concepción
no materialista del hombre; en algunos casos se considera explicita y
positivamente su condición corpóreo-espiritual y en otros se afirma que el hombre
trasciende de la realidad material.

Allport- La autentica teoría de la motivación debe reconocer la contemporaneidad


de las motivaciones (lo que muévela conducta no puede ser pasado, ha de ser algo
activo en el momento).
La realización de una determinada conducta, no suprime necesariamente la
necesidad, sino que muchas veces se puede insertar en ella, potenciándola, al
comprenderla y darle una dirección concreta.

Integración con la inteligencia

Las tendencias que nacen de las necesidades orgánicas mas básicas para el
individuo cobran otro carácter al unirse con la inteligencia, pues la conciencia
intelectual hace de las tendencias objeto de la intimidad subjetiva y se viven de una
manera personal.

Las tendencias tienen que ser aprendidas, desarrolladas y consolidadas en forma


de hábitos, que son parte de la manera de ser de la persona y la acercan a su
realización en la medida en que se consiguen vivir habitualmente.

Las tendencias conservan autonomía, que hace necesaria dirigirlas hacia donde el
sujeto decida orientar su proyecto personal de vida.

La inteligencia es la capacidad de aprehender la verdad, de entender la


constitución objetiva de la realidad. Existen dos ámbitos de la capacidad
intelectual:
1) Inteligencia fáctica- función del pensamiento que lleva a una comprensión del
mundo material.
2) Inteligencia noética- función del pensamiento que se aplica a la contemplación
de lo real en una situación en la que no existe desajuste ni conflicto. Responde
preguntas como quien soy, cual es la finalidad de la vida.

Tendencias e inteligencia como fuerzas directivas de la conducta

El hombre puede dominar sus tendencias, ya que se ha identificado con ellas. La


dirección racional de la conducta exige una propuesta y realización de finalidades,
que hace necesaria reconocer y organizar las tendencias para encausarlas,
siguiendo o no su impulso de acuerdo a los fines propios y las circunstancias del
momento que se vive.

Datos que consideran que se puede actuar en una dirección distinta al impulso
tendencial:
1) Necesidades cognoscitivas primarias
2) Las motivaciones humanas implican siempre rasgos cognoscitivos
3) El conflicto de distintas tendencias postula una instancia superior que lo dirima
4) Las motivaciones centrales y permanentes son las que hacen relación al si
mismo y al proyecto personal de vida.

La integración del pensamiento y la voluntad con las tendencias no es algo que


espontáneamente se da, sino que es una tarea que el sujeto debe realizar de
manera permanente.