Sie sind auf Seite 1von 7

EL PASTOR Y SU MINSTERIO

Posted on 25/02/2010 by jaimebenitezbenitez


El pastor y su Ministerio
Capítulo 2
El pastor en el púlpito
La predicación de la palabra es lo que la gente necesita. Y la predicación es lo que alimenta
las almas de los convertidos al cristianismo, Con estas palabras queda claro cuál es la
principal función del pastor; no es que otras cosas sean malas, sino que su principal función
es la clara y entendida exposición de la palabra del Señor a un hombre que está ávido de
vida. Las almas no necesitan una retórica de entretenimiento o una retórica de
intelectualismo. Solo la palabra expuesta puede llegar al más endurecido corazón y
conmoverlo hasta rendirlo a los pies del Salvador.
El pastor y la adoración pública
La mente necesita ser avivada con la santidad de Dios y motiva con su amor para presentar
una adoración viva. En lo que respecta a la parte humana algunos factores de ambientación
deben ser tenidos en cuenta: Como ambiente adecuado, seguro, la acústica, el sonido, la
limpieza, todo debe ser de primera, estar arreglado en excelentes condiciones.
El tiempo debe ser tenido en cuenta, cuando empieza y cuando termina, debe haber una
hora donde se inicia y una donde se comienza.
El tono y la atmósfera de la reunión debe ser de triunfo jubiloso, la animosidad de los que
dirigen debe penetrar el ambiente en general.
El pastor debería concluir el servicio, el pastor debe planear todo el culto, cada detalle debe
ir en acorde con el mensaje
La música en la iglesia ha de ser que los mismos ángeles del cielo envidien por su gloria y
esplendor. La música de la iglesia debe ser una música de iglesia eternamente y para
siempre.
La oración debe ser clara, breve, reverente; carente de admonición o regaño y no debe ser
un sermón.
Su porte y apariencia en el púlpito
Los pastores deben tener una enorme capacidad de identificarse con la gente, los grandes
pastores son distinguidos y amigables. Su personalidad es agradable. Debe ser atractivo en
su modo de vestir. Poseer técnicas dominantes de predicación: Voz, gesticulación,
articulación. La gente debe salir del santuario sabiendo que ha escuchado un sermón
maravilloso proveniente de un hombre de Dios.
El predicador destacado está ceñido de un apoyo influyente, vive en un medio de tremendo
apoyo de parte de la familia y de la congregación.
El predicador debe ser un lector prodigioso, revistas intelectuales, artículos, periódicos le
son familiares.
Ruega por las almas. Edifica a su iglesia, gana almas. El pastor debe lucir como pastor
siempre en todo lugar y en todo tiempo, su porte, su vestimenta deben reflejar las vestiduras
de gloria.
Debe cuidar sus ademanes, observe a otros pastores, aprenda de ellos. No asuma tonos de
catedral, sea natural al hablar y al predicar.
Que el pastor sea el mejor predicador que pueda ser. No hay límite para el progreso.
El sermón que predica
Los sermones deben ser Cristo céntricos, el remedio que cambia vidas es el sencillo
mensaje del evangelio. La predicación eficaz es aquella que contiene las grandes verdades
del evangelio. Un sermón no es un ensayo teológico, está llamado a mover el corazón y la
voluntad de las personas así como instruirles en la senda de la fe.
Existen muchas clases de predicaciones mas el corazón de todas ellas es predicar al Cristo
de la Biblia. Magnificar este libro es glorificar a Cristo. Al predicar la Biblia, el pastor
puede seguir varios métodos diferentes.
Uno es la predicación expositiva.
Otro es el de predicar la Biblia textualmente.
Un tercer método es el de temas o asuntos presentados en la biblia.
Un cuarto es el de estudiar en la biblia a los personajes bíblicos.
Una quinta manera es el de usar las ocasiones especiales.
Capítulo 3
El pastor en su estudio
Las mañanas para Dios
Todo pastor sabe que el momento mas oportuno del día para estar de rodillas ante su Dios
es en las mañanas. Por tanto comprende uno de los tiempos más estimulantes para buscar el
alimento de las ovejas ante el gran pastor de los pastores. El resto del día y de la noche
sirven para hacer las otras cosas que hacen parte del servicio a Dios y a la iglesia.
Lo que el pastor estudia
Muchos pastores tienen problemas en buscar sermones, una solución sencilla a este dilema
es predicar todos los libros de la biblia alternando un libro del nuevo Testamento y el Viejo
testamento, aunque esto va a tomar un tiempo considerable, pero habrá tanto que predicar
que el pastor luchará para escoger sus sermones por la abundancia que se le presentará
usando este método.
El pastor que no expone la palabra de Dios está obligado a obtener sus sermones
provenientes de miles de fuentes sin trascendencias, impertinentes.
La preparación del mensaje
Tener algo que decir, saberlo decir y estar seguro de lo que se va a decir es básico para un
pastor. Un conocimiento básico de las escrituras, completo y absoluto del pasaje es
fundamental.
En esta tarea se debe usar diccionarios, enciclopedias, léxicos, otros sermones, consulte
griego y hebreo.
El horario del pastor
El día es corto por tanto las horas deben ser aprovechadas al máximo. Estas son algunas
cosas que el pastor debe tener en cuenta:

 Estar ocupado en asuntos no siempre indica éxito o progreso.

 Si el pastor no programa su horario de actividades, se arriesga a pasar por alto


aquellas actividades que le harán el mayor bien a él y la iglesia.

 Informe de su horario a su gente.


 Establezca para sí unas metas pocas mensuales, semestrales y anuales muy bien
definidas.

 Al final de cada mes tenga una reunión de evaluación. Pregúntese a sí mismo lo que
realmente ha logrado.

El pastor como estudiante


El consejo del apóstol Pablo a su joven discípulo es que se meta más en la lectura. Todo
pastor debe ser un estudiante permanente. El conocimiento es poder. Si el pastor no crece
llegará a ser cada vez más débil y de visión estrecha. Los mensajes deben salir de la Biblia
pero el pastor tiene una gama amplia al abarcar aspectos geográficos, históricos, culturales.
La negativa del pastor a disipar su vida con trivialidades
Si el mensaje cuesta poco valdrá poco para la congregación. El pastor debe llenar su agenda
con compromisos con Dios, buscando su rostro en oración y la lectura de su palabra.
Muchas cosas quieren competir de su tiempo con Dios, pero no hay que distraerse con
nada.
La necesidad de verdades doctrinales sólidas en sus sermones
Personas que por años conocen las escrituras pueden calificar los sermones modernos, ellos
dicen que el sermón moderno carece de doctrina, está vacío. Esta es una razón de porqué el
pastor necesita estudiar. La nueva teología esta básicamente centrada en tres puntos:

1. Cuestiona la autoridad de las escrituras.

2. Niega la existencia del juicio y del infierno.

3. Acepta y enseña una forma de humanismo que es por todos los criterios la
deificación del hombre mismo.

Capitulo 4
El pastor en la preparación de su sermón
El pastor es movido por la verdad, ya que la predicación se dirige a la voluntad, a la
conciencia y a su propósito esencial que es el mover el alma hacia Dios y hacia el cielo. El
pastor debe vivir la verdad y sentirla, alegrarse con esta.
La predicación de una iglesia sólida es la de una doctrina fuerte, la predicación necesita ser
profunda, esto solo se logra con largas horas de estudio.
Un error que cometen algunos principiantes es querer ser auténticos y originales y no
consultan a los hombres de Dios que les han precedido; esto es un error. Hay que hacer un
buen uso de la biblioteca, el buen predicador es un buen lector. Nadie jamás ha tenido una
lengua de plata sin haber tenido un oído de oro.
Para W.A Criswell. El mejor método de predicar es tomar la Biblia y predicarla libro por
libro, sección por sección, párrafo por párrafo, versículo por versículo, y proclamar su
significado a la congregación con un enfático y convincente ¡Así dice el Señor!.
El pastor debe ser guiado por el Espíritu Santo, él ha inspirado la biblia y hay un orden de
los libros, el cual se debe seguir.
Una ejemplificación de la preparación de un sermón
Una forma que presenta W.A Criswell. Es:

1. Leer el texto en el griego, si un pastor no sabe griego debe consultar varias


versiones para tener así una buena idea de las palabras originales.

2. Cristalizar el material en tres o cuatro puntos.

3. Colocarle un título atractivo.

4. Selecciones el mensaje con las necesidades de las personas.

Se debe presentar el texto en el contexto, esa es siempre una buena manera de empezar.
El predicar la biblia es incomparablemente el modo más maravilloso de predicar. Los que
vienen al templo quieren saber si Dios tiene algo que decir. El pastor está en el púlpito para
declararles lo que Dios dice. El aprende el mensaje de Dios proveniente de la misma
revelación y mismo despliegue de Dios en las santas escrituras. El pastor entonces se para
sobre una roca sólida, predicando la inmutable, eterna Palabra de Dios.
Al grabar y memorizar el mensaje en la mente y corazón, estudie por intervalos. Distribuya
la labor a través de toda la semana.
Hay que recordar que trabajar demasiado tiempo en el escritorio, puede dejar en un estado
de estupor.
Finalmente, cuando el sermón está concluido, repáselo en su mente antes de ir a dormir.
Psicológicamente, su mente pondrá en vigor cada sermón. Será parte suya. Antes de ir al
templo para predicar, repáselo si es posible, ore sobre cada punto. Entonces, párese, confíe
en Dios y vaya adelante. El Espíritu Santo hará el resto.
Capítulo 20
Los ¨síes¨ y los ¨noes¨ para el pastor
Los ¨síes¨ para el pastor en su vida personal

1. Haga todo lo posible por mantener lazos estrechos con su familia.

2. Casarse con una mujer piadosa.

3. Dedicar días especiales para pasarlo con esposa e hijos.

4. Dedique tiempo a orar.

5. Dedique cada día al Señor. ¿Crece a diario con el Señor en la gracia y el


conocimiento?

6. Sea un vivo ejemplo de vida cristiana para todos.

7. Sea escrupuloso y ético en todos sus tratos de negocios.


8. Sea veraz y formal.

9. Sea puntual en todos sus compromisos.

10. Busque siempre mantener una actitud positiva.


11. Mantenga su mente abierta a nuevas ideas, pero sea lento para seguir modas baratas.
12. Muestre entusiasmo y diligencia.
13. Manténgase sano y fuerte físicamente.
14. Hágase un control médico regularmente.
15. Procure que su aliento sea sano. El mal aliento en un predicador es más ofensivo de lo
que se puede describir.
16. Tome un poco de tiempo libre cada semana para recuperar y reponer sus fuerzas
mentales, emocionales y espirituales.
17. Vista de forma apropiada todos los días.
18. Vístase al estilo actual, pero sin ser estrafalario en el estilo y color.
19. Cuando sea apropiado, siéntase libre de vestir en una manera informal.
20. Procure ir siempre limpio y arreglado.
21. El mejor vestido para llevar siempre es una maravillosa sonrisa.
En su ministerio en la predicación

1. Predique la palabra. Eso es lo que Dios dice que hay que hacer.

2. Predique como Pablo lo hizo. La verdad doctrinal primero y después la aplicación.

3. Predique la verdad doctrinal sea popular o no.

4. No deje que la reprensión por algún error o infidelidad tenga que venir de Dios.

5. Nunca se aleje de la verdad de las escrituras.

6. Sea fiel a sus convicciones, a su Señor, a usted mismo. No comprometa sus


principios.

7. Dele prioridad a su ministerio de ganar almas y a la preparación de sermones.

8. Predique para que haya un veredicto.

9. Use buena dicción y gramática.

El pastor y los cultos de adoración en la iglesia

1. La apariencia física del templo debe ser acorde con el respeto que tenemos en
nuestros corazones.
2. Que las personas domingo tras domingo, coloque flores en el santuario en honor y
en memoria de sus seres amados.

3. Mantenga afinados los instrumentos musicales.

4. Tenga un buen equipo amable de bienvenida.

El pastor ministrando a la gente

1. Ore y preocúpese por el bienestar de sus ovejas.

2. Sea sensible a sus sentimientos, pesares y dolores.

3. Escuche con empatía.

4. Sea paciente con los errores y fracasos de los otros.

5. Visite a cada familia en la congregación si es posible.

6. Ame a los convertidos individualmente.

7. Respete la confidencialidad que la gente en la iglesia le brinda en la iglesia.

8. Busque lo bueno en los hermanos, ayude a enterrar el pasado de los demás.

9. Sea un buen pastor. Cuando aparezca un artículo en la prensa acerca de un miembro


de la iglesia, recórtelo y envíeselo con una nota de reconocimiento.

Los ¨Noes¨ para el pastor en lo personal

1. No haga concesiones en cuanto a la Palabra de Dios. Predique tal como es en el


Poder del Espíritu Santo.

2. No presente disculpas por la verdad de Dios.

3. No permita que la administración de la iglesia lo arrinconen o asusten.

4. No pierda su perspectiva de ganar almas.

5. No tome decisiones importantes rápidamente.

6. No espere expresiones de gratitud.

7. No se acostumbre a pensar en forma negativa.


8. No se olvide de su familia.

9. No tome a mal la crítica constructiva.

10. No descuide al enfermo.


11. No se preocupe demasiado por las ganancias materiales.
En el púlpito

1. No predique los mismos sermones vez tras vez.

2. No sea negligente en la preparación de los sermones y en la oración.

3. No predique con notas o apuntes si es posible.

4. No divague por todos lados.

Verwandte Interessen