Sie sind auf Seite 1von 2

PARll INCENDIOS to:j

Una ind,ustria da su secreto a los bomberos. La sus tanc ia nr-..,""::'.'-;':::,' Llegué a Coventry, pueblo del cst¿rclo
(lLlc se agrega al agua, aumenta el poder de Rhode Island, pocas horas después rluc
rlc pcnetración de ésta disminuycndo su habían apagado con pasmosa rapidez cl
t cnsión superlicial, la cual tiende a lb¡mar incendio de un taller de cepillar madcra
ur¡titas esféricas que permanecen en la que amenazaba adquirir gran magnitud.
srr¡rerFcic de cu:rlquicr cucrpo sobre el El edificio del taller e ra de tablas. El piso
r'u:ll se rieguc, Echcnsc s,rbrc rrn p:rpel principal cstaba lier.ro clc madera apilada
r,:rrias gotitas de agua corr un cuentago- hasta el teclio, y en el s<ítano, abierto por
l:rs, y se verá que conservan su Iorma es- un ext.remo, había un depósito de aser¡ín
(Conilensado de uNational Safetg lüe,ras,,)
lórica y no penetran en el papel. Agré- de dos metros de alto, que cubría casi
.qllese un agente humectante, y al punto todo el piso. El incendio, que principió
Por Paul W. Kearney las gotas se aplanan, se extienden, pene- cuando un obre¡o est¿rba cebando Lln mo-
Lrany emPapan. tor de gasolina, se extendió hacia abaio
E* .n"o.ro de 1946 se in- incendiados, y el riesgo del resurgimiento En Nerv Haven, estado de Connecticut, por las rendijas del entablado, y encontró
cendió un pajar de [rba- del incendio. una empresa de papel de desecho tuvo un abunciancia de excelente combustible pa-
non, en el estado de Connec- Para las regiones rurales donde el agua gr¿nde incenclio hace unos cuatro años. ra alimentarse, amén de una fuerte l¡risa
ticut. Tratándose de tales es escasa, el empleo del agua pulverizada* l'.n el edificio había varias toneladas de que entonces estaba soplando.
incendios, el pajar casi siem- ha sido de sumo provecho, pues la canti- papei en balas. Después de muchas horas E,ntre los que acudieron cuando sonó
pre se quema hasta los ci- dad de ella que se requiere para apagar un de brega, los bomberos lograron apagar la llamada de alarma estaba f. R. Hill,
mientos, pues rara vez es posible apagar incendio no es sino la mitad de la que se las llamas. Pero con esto no terminó su jefe de bomberos, que traio dos mil qui
el heno ardiendo, a causa de lo largo de necesita cuando se usa un chorro maciz-o, t.rrce. Ocho horas m,ís tuvie ron que crn- nientr¡s litros cle agua mojada en un tan-
las llamas y del intenso calor que despi- como el de las mangueras ordinarias. ¡rlear urepasando, las ruinas anegadas, que auxiliar de su camión de bombas.
den. Pero éste lo apagaron prontamente Ahora, el agua moiada duplica o triplica abriendo balas y extir.rguiendo el fuego Hizo abrir dos aguje ros en el piso, y me tió
Clark W. Standish, guardabosques de la eficacia de la neblina. traicionero que aún ardía lentamente en por ellos sns toberas pulverizadoras. Al
Connecticut, y varios bomberos volun- Ei agua mojada es agua ordinaria a que casi todas ellas. rnismo tiempo mandó que a la boca de
tarios del lugar. El paiar no sufrió más se agrega una sustancia química que au- Este trabajo de «repaso», o recono- agua más cercana, que distaba trescientos
daño estructural que la pérdida de algu- menta notablemente su poder de pene- cimiento posterior, consume las dos ter- setenta metros del lugar, se llevara una
nas tablas que fue preciso quitar para que tración. Cuando el guardabosques Sran- ceras partes del tiempo que los bomberos tubería de reserva de unos 64 milímetros
los bomberos entraran. dish llegó al pajar incendiado, el noventa emplean en los incendios. A pesar del es- de diámetro. Pero cuanclo ios encargados
Logrose este resultado extraordinario por ciento del agua que los br¡mberos es- mero con que lo ejecr,rtaror-r los bomberos de esta operación regresaron de la boca
por medio del uagua mojadar, último taban lanzando contra las llamas chocaba de Neu, Haven en el incendio menciona- de agua, des¡rués de unir a ella su larga
adelanto en el apagamicnto de incendios, con el heno ardiendo y rebotaba sin pene- clo, en la semana siguiente hubo que tubería, ¡ya no había incendio! El agua
que ya se ha empleado con muy buen trar en é1. Standish introdujo una tobera llamarlos seis veces más, a causa de resur- mojada había acabado con él en un deci¡
éxito y que promete: pr:imero, extinción pulverizadora por una abertura situada gimientos del fuego en lugares donde ellos Jesús. En el examen que se hizo poste-
más rápida de muchos incendios, con dis- un poco arriba del heno, y lanzó por ella lo habían dado por extinguido completa- riormente se vio que el agua había empa-
minución consiguiente de los daños cau- un chorro de agua mojada proveniente mente . pado completamerte la madera y el ase-
sados por el agua; segundo, extinción de de un tanque auxiliar, Hace pocos meses ocu¡rió otro ince ndio rrín y penetrado en la tierra subyacente
incendios incipientes que hasta hoy era uAntes de cinco minutos,r, dice Stan- de grandes proporciones en el mismo al- hasta una prolundidad de cinco centlne-
imposible detener antes que se propaga- dish, uel agua empezó a escurrir por el macén de papel de desecho. Los bomberos tros.
ran; tercero, grande economía de trabajo, fondo del montón de heno, que tenía 1o extinguieron en igual tiempo, próxi- nEn E,xerer», dice el guardabosques
por 1o rnucho que se disminuyen el ure- como tres metros y medio de alto; pronto mamente, que el primero. Pero esta vez Clarence Edson, de la sección de Rhode
paso» (examen minucioso que hay que empapó todo el montón, y el incendio no se necesitó el tedioso repaso, ni a los Island del servicio federal de bosc¡ues y
hacerdespués de apagado el incendio, pa- quedó apagado por completo., bomberos los volvieron a llamar después. parques, ohicimos ¡ecientemente una
ra seguridad de que en ninguna parte Su iefe, Paul Heinz, había errpleado comparación práctica del agua mojada y
*"'n' ;fuego, en s*¿ccrou¿s de enero
agua moiada. el agua ordinaria en la extinción cle un
quede fuego), la vigilancia en los campos o:y;;; 'oan
SELECCIONES DEL READER'S DIGEST Mayo r947 «AGUA MOJADA» PARA INCENDIOS t05

incendio ocurrido en campos cubiertos de seespecializó en Ia fabricación de humec- dustriales, a muchas de las cuales a mertaz-a Para tales incendios, y para los quq de
vegetación. tantes para incendios fue la de Arnold, constantemente el peligro de incendios ordinario ocurren en las casas de habita-
«Estos campos eran bastante extensos. Hoffman & Co., de Providence, estado de debido a la acumulación de materiales ción, Ios graneros, las tiendas y los !os-
En la superficie,,sobre una capa gruesa de Rhode Island. Su «Drench » empezÁ a especialmente inflamables, como corcho, ques, el agua moiada promete evitar la
mantillo, había grande abundancia de venderse en noviembre de 1946 a 66 cen- algodón, grandes montones de hulla grasa pérdida de millones de dólares debida al
pinochas y de maleza seca. Puse una cu¿r- tavos por litro, envasado en cilindros de (que a menudo se enciende espontánea- fuego y aI agua que se usa para extin-
drilla en el lado del oeste, cen aguÍr mo- unos 2o8 litros.'El precio sin duda dismi mente) y polvo de madera y de granos. guirlo.
jada, y otra, con agua ordinaria, en el nrirá a medida que aumente la produc-
lado del este. Las dos cuadrillas constaban ción.
de un mismo número de hombres y te- Un incendio grande todavía necesita
n'ran un mismo equipo mecánico. La del mucha agua y aparatos fuertes de alto
agua ordinaria necesitó cinco horas para rendimiento. Pero para la mayor parte de
apagar el incendio en su sección, incluso los incendios bastan unas pocas tuberías
el tiempo empleado en repasar el terreno delgadas con agua mojada. La concen-
y echar agua de nuevo en las secciones tración normal para los que en los Esta-
donde aún quedaban restos de fuego. La dos Unidos se llaman incendios de clase A
otra cuadrilla extinguió el fuego en su (madera, basura, etc.) es de uno por
zona, que era de varias hectáreas, en me- ciento (mezcla de 99 partes de agua y una
nos de una hora, y no tuvo que vigilar de humectante). Para aceites volátiles de
durante el resto de la noche, ni volver a punto de inflamación de más de 38 grados
echar agua en ninguna parte. » centlgrados, como el petróleo de alum-
Es fácil conseguir hombres que ataquen brado y el aceite combustible, la mejor
un incendio cuando por todas partes sur- concentración e§ la de dos por ciento,
gen las llamaradas y el trabaio es exci- aunque se han logrado buenos_resultados
tante y animado. Pero cuando se trata de con concentraciones menores. La gasolina
la tarea agotadora de cavar en el suelo en y otros líquidos de bajo punto de infla-
busca de rescoldo y fuego oculto que arde mación no se apagan fácilmente con agua
y se aviva lentamente, o cuando hay que mojada;
pasar toda la noche yendo y viniendo por Los envases galvanizados no resisten
bosques oscuros con un pesado tanque de por muchos meses la acción qulmica de
agsaala espalda-entonces la mayor par- los agentes humectantes. En tales casos,
te de los bomberos voluntarios se van a su el agente se agrega al agua inmedia tamente
casa porque el trabajo, fuera de fatigoso, antes de usarla. Pero en los tanques de
es en extremo árido y monótono. acero tales agentes, si se les agregan bue-
Los agentes humectantes se pr€pararon nas sustancias antioxidantes, no causan
al principio para la industria de los teji- mayor daño que el agua natural de casi
dos, a fin de hacer que las disoluciones de todas partes.
teñir y blanquear penetraran bien y uni Providence ha sido probablemente la
formemente en los géneros. Hoy se ven- primera ciudad en usar agua mojada en
den varios centenares de ellos, hechos de los tanques auxiliares de los camiones de
acuerdo con otras tantas fórmulas. No su servicio de bomberos, El departamen-
todos se adaptan a la extinción de incen- to de bosques del estado de Massachusetts
dios; pero, de los que se han probado la lleva en muchos de sus camiones de vi-
hasta ahora, como treinta prometen bue- gilancia. Y cada día es más usada por los
nos resultados. La primera empresa que cuerpos de bomberos de las empresas in-

.fl