Sie sind auf Seite 1von 9

Informe de lectura

Título del libro y nombre del autor

Carlos Aldana Mendoza, Pedagogía para nuestro tiempo(2010).

Carlos Aldana Mendoza es Licenciado en Pedagogía y Ciencias de la Educación por la Universidad San Carlos de Guatemala. Tiene una Maestría en Pedagogía en la Universidad Nacional Autónoma de México y un Doctorado en Educación en la Universidad La Salle, Costa Rica-Guatemala. Algunas otras de sus obras son:

Ciencia y conocimiento: una mirada a nuestro alrededor (1991)

El educador popular en Guatemala (1991)

Educación popular y derechos humanos (1994)

Educación popular, nuestra opción (1997)

Educar para la ciudadanía plena (2000)

Educar con entusiasmo (2001)

Filosofía para nuestro tiempo: enfoque vivencial para estudiantes (2002)

Ternura y postura: la educación para la paz (2004)

La revolución del sentir: nuestro derecho a transformar el mundo (2007)

Pedagogía de la ciudadanía (2010)

Desafíos pedagógicos de la paz (2012)

La formación docente desde el enfoque humanista-social (2014)

Tema central de la obra

El tema central de la obra es la educación y cómo la educación puede realizar un gran cambio en la vida de cada alumno e incluso de la sociedad completa. Para ello es primero necesario conocer la realidad del alumno, en la que él está inmerso, para poder ofrecer una educación que contribuya a mejorarla.

También es necesario conocer los tipos de educación y pedagogía y por eso el autor los presenta con claridad. Termina explicando que el aula debe ser no un lugar donde el alumno gaste sus días aprendiendo conocimientos inútiles, sino un lugar reflejo (de alguna manera “imagen”) de su realidad externa que le posibilite trabajar con herramientas reales y prepararse para lo que se enfrentará afuera. Así, el aula se convierte en un lugar para experimentar, para aprender, para no tener miedo a equivocarse, en un “ensayo” de la realidad en el que el alumno puede seguir obteniendo conocimiento.

Resumen, síntesis o reseña del texto

Paidos: niño; agogía: conducir. Pedagogía: conducción del niño. Pedagogía se dedica a la educación de los seres humanos en general. Ciencia es un sistema de conocimientos sobre la realidad natural y social, acumulado como producto de la actividad práctica y reflexiva del hombre. La ciencia tiene un objeto de estudio propio, crea y utiliza métodos propios, organiza sus conocimientos en un sistema. La pedagogía tiene objeto de estudio propio: la educación; ha creado métodos para su conocimiento (métodos para investigación y métodos didácticos); ha desarrollado un sistema de conocimientos. Pedagogía: ciencia que se ocupa del estudio y transformación de la educación. Tres acciones de la pedagogía: describir la educación, normarla y transformarla.

Realidad, educación y pedagogía se relacionan, dependen y se condicionan. Pedagogía necesita de biología, psicología, economía, política, cultura, historia, filosofía, informática, tecnología, genética, medios de comunicación, etc.

Pedagogía tradicional y crítica. La tradicional: no relaciona educación con realidad, la educación es acrítica, posee una visión educativa sólo desde y para las aulas, se relaciona poco con el pueblo. La crítica (o insertiva): siempre está preguntándose, vincula educación con el mundo real, entiende la educación de manera crítica, va más allá de las aulas, se relaciona con el pueblo.

Pedagogía crítica se dedica a estudiar la realidad concreta, desarrollar un diálogo sobre la comunicación humana, democratización y compromiso social, desarrollar análisis profundos y críticos sobre educación. Es necesario ser autocrítico; utilizar métodos, herramientas y técnicas críticas; despertar la actitud crítica en los alumnos.

Tres vocablos comunes: maestros/profesores, instructores/capacitadores, educadores. Ser maestro es una profesión, ser instructor es una especialización, pero ser educador es una opción, actitud y proyecto de vida.

El educador posee vocación para dar su ser, lo hace por interés, forma actitudes y sentimientos. El maestro o instructor se capacita en escuelas especializadas; el educador aprende de la vida, su interés son las personas. Un maestro que es además educador es una riqueza para un sistema educativo: vive para la educación, lo hace en cualquier circunstancia, vive con fuerza y convicción.

Educador/a es hombre/mujer (con problemas, necesidades, fracasos, triunfos, defectos, cualidades); con vocación (le gusta ayudar, enseñar, la humanidad); con capacidad profesional y experiencia docente (se compromete, experimenta, cambia métodos); capaz de transformar la realidad y la educación.

Hombre/mujer: no es perfecto, aprende a ser feliz consigo, descubrirse, quieren una vida y mundo mejor; con vocación: vivir y trabajar con niños, niñas, jóvenes y adultos, alegría por la interrelación con otros, paciencia, tolerancia; con capacidad profesional: tener experiencia, reflexionar sobre lo que se hace, modificar; capaz de transformar la realidad: todo debe ser un pequeño aporte para que el mundo sea mejor, creer que el mundo puede cambiar, actuar permanentemente en la vida.

Hay que preguntarnos a favor y en contra de quién educamos. La educación es cuestión de opciones. Solo puede llamarse educador a quien ama y transforma.

El aula es espacio de interrelaciones entre personas: el educador debe propiciar relaciones respetuosas, tolerantes, libres, responsables, disciplinadas, alegres, dinámicas, creativas, participativas. Equilibrio entre libertad y responsabilidad. Dos riesgos existen para crear un ambiente educativo:

convertirse en un tirano o convertirse en un complaciente sin conducción educativa. La tarea es ser un educador que respeta y desarrolla la personalidad de los alumnos, conduciéndolos, orientándolos y ofreciéndoles un camino.

Aula es espacio en que se proyecta y refleja la vida: no es la vida entera, pero la impacta, se aprende a vivir. Aula es espacio para construir conocimientos,

no solo memorizar: lugar para aprender a convivir, indagar, preguntar, curiosear, hacer y construir, crear e inventar, discutir, dialogar, expresar e intercambiar.

Didáctica es rama de la pedagogía: didaskein (enseñar) y tekné (arte). Es la disciplina pedagógica que estudia y propone los fundamentos científicos, técnicos y humanos que favorecen la conducción del aprendizaje.

Opinión personal del contenido de la lectura

Esta lectura me ha parecido bastante motivadora y llena de contenido interesante y nuevo. El autor sin duda es un pedagogo con amplia experiencia en el campo de la educación y sabe comunicar en su escrito la pasión que siente por enseñar y por medio de la educación hacer de este mundo un lugar mejor.

El autor plantea una parte nueva de la enseñanza que no había sido yo capaz de distinguir antes, y es la educación centrada en la realidad del propio alumno, que ha de ser la base sobre la cual él construirá su vida y por ello es importante cuidarla en sus procesos y en sus contenidos, seguir reflexionando sobre cuáles son las verdaderas necesidades del educando para poder responder de la mejor forma a ellas.

El aula entonces tiene que ser un reflejo de la vida, no un espacio separado de ella en el que se pierda el tiempo o se entretenga a los niños un momento, sino verdaderamente un lugar de encuentro real con los demás y con el conocimiento que les servirá para desenvolverse en el mundo que les ha tocado vivir. Es por ello que un profesor comprometido sabrá cuál es la realidad de sus alumnos para poder ofrecerles herramientas para afrontarla con inteligencia y transformarla en una realidad cada vez mejor, no sólo a nivel personal sino comunitario y social.

Conclusión personal sobre el libro o páginas leídas

Ser profesor es sin duda una tarea ardua y muchas veces mal pagada (porque en general es mal valorada) pero emocionante, desafiante y sobre todo llena de satisfacciones al saber que uno está contribuyendo a crear por medio de la educación un mundo mejor para todos, especialmente para los propios alumnos.

María Montessori (ahora que he hecho una investigación sobre ella) ha escrito un libro llamado Educación y Paz en el que habla sobre la importancia de la educación en la construcción de la paz. Ella y ahora yo también cree que la educación es una herramienta poderosa que puede ayudar a evitar las guerras, llevar paz a las naciones y solidaridad al mundo. Me parece que Carlos Aldana va también por esta línea de pensamiento, y tienen razón. De aquí la urgencia de convertirnos no sólo en docentes con título universitario (preparados intelectualmente), sino en docentes realmente interesados por la realidad, apasionados, entusiastas y con verdadero deseo de aportar nuestro granito de arena para mejorar el mundo.

“Muchas personas pequeñas, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, terminarán cambiando el mundo”. Esa frase la había leído por ahí y la considero cierta, y aplicable al caso de la educación: muchos maestros pequeños, en escuelas pequeñas, enseñando cosas pequeñas, terminarán cambiando el mundo. Quiero hacer de ésta frase el lema para mi vida de educador- evangelizador de los jóvenes.

Anexos

Anexos Los alumnos son el centro de la educación: ésta debe partir de la realidad del

Los alumnos son el centro de la educación: ésta debe partir de la realidad del alumno.

La comunidad es de suma importancia en el proceso educativo, pues toda ella se ve inmersa y afectada por él.

educativo, pues toda ella se ve inmersa y afectada por él. El maestro es un educador
educativo, pues toda ella se ve inmersa y afectada por él. El maestro es un educador

El maestro es un educador al servicio de los alumnos, que con su labor colabora para crear una sociedad mejor y más justa.

Los medios electrónicos son una herramienta poderosa para desarrollar múltiples habilidades en la educación de

Los medios electrónicos son una herramienta poderosa para desarrollar múltiples habilidades en la educación de los jóvenes, sólo hay que saberlas utilizar.

educación de los jóvenes, sólo hay que saberlas utilizar. Una buena educación busca desarrollar en el

Una buena educación busca desarrollar en el alumno todas sus inteligencias y capacidades, para que él desarrolle todo su potencial como persona.