You are on page 1of 11

Lección 6 para el 12

de mayo de 2018
“Hablará en contra del Altísimo y oprimirá a sus
santos; tratará de cambiar las festividades y
también las leyes, y los santos quedarán bajo su
poder durante tres años y medio” (Daniel 7:25 NVI)

Al “cuerno pequeño” mencionado en Daniel 7 se le permitió modificar la Ley ante


los hombres eliminando, alterando y dividiendo los mandamientos a su antojo.
Después del periodo de persecución de 1.260 años, surgió un interés especial en
el estudio de la Biblia. Tras el chasco de 1844, el tema de la Ley de Dios fue
estudiado con profundidad. A partir de entonces, los diez mandamientos
volvieron a brillar ante la cristiandad.
“¿Qué diremos, pues? ¿La ley es pecado? En ninguna manera. Pero
yo no conocí el pecado sino por la ley; porque tampoco conociera la
codicia, si la ley no dijera: No codiciarás” (Romanos 7:7)

En el capítulo 7 de Romanos, Pablo nos habla de la lucha del cristiano con la


Ley. El deseo de pecar choca con el deseo de guardar la Ley.
¿Cuál es el problema, la ley o el pecado?
El rol de la Ley es señalarnos el
pecado, pero es impotente para
librarnos de él (v. 7, 10, 24).
Por ello, la Ley no es el problema,
ya que “el mandamiento santo,
justo y bueno” (v. 12).
¿Entonces, cómo podemos
librarnos del problema del pecado?
Jesús es la única solución (v. 25).
“Ninguna condenación hay para los
que están en Cristo Jesús”
(Romanos 8:1).
“El primer día de la semana, reunidos los discípulos para partir
el pan, Pablo les enseñaba, habiendo de salir al día siguiente;
y alargó el discurso hasta la medianoche” (Hechos 20:7)
Los cristianos se reúnen habitualmente en domingo para
celebrar la resurrección de Jesús, amparándose en reuniones
dominicales mencionadas en el Nuevo Testamento. En realidad,
¿qué propósito tuvieron dichas reuniones?

• La razón que se da a • La razón de la • La ofrenda aquí


la segunda aparición reunión era que mencionada se
de Jesús es la de Pablo partiría al día debía apartar en
reforzar la fe de siguiente casa, y no en una
Tomás reunión de la iglesia

Juan 20:19, Hechos 1ª Corintios


26 20:7 16:2

En ningún caso se da un mandamiento explícito de honrar el domingo como


día de descanso, o de reunión eclesiástica.
“Al salir ellos de la sinagoga, los invitaron a que el siguiente sábado les
hablaran más de estas cosas… El siguiente sábado casi toda la ciudad se
congregó para oír la palabra del Señor” (Hechos 13:42, 44 NVI)
Al contrario que las escasas
menciones del domingo, el Jesús es Señor del sábado (Marcos 2:28).
Nuevo Testamento está repleto
de menciones del sábado.
Jesús acostumbraba a asistir a la sinagoga
en sábado (Lucas 4:16).

Pablo acostumbraba a asistir a la sinagoga


en sábado (Hechos 13:14).

Cuando no había sinagoga en la ciudad,


En ningún caso se menciona la también se reunía con los judíos en
sábado (Hechos 16:13).
intención de Pablo –o de
cualquier otro apóstol– de Si los gentiles le pedían que se reuniese
reunirse de forma habitual otro con ellos aparte, también lo hacía en
día que no sea el sábado. sábado (Hechos 13:42-44).
“Y hablará palabras contra el Altísimo, y a los santos
del Altísimo quebrantará, y pensará en cambiar los
tiempos y la ley; y serán entregados en su mano hasta
tiempo, y tiempos, y medio tiempo” (Daniel 7:25)

¿Por qué la mayoría de los


cristianos guardan el domingo?
Los emperadores romanos, junto a las autoridades
eclesiásticas, pensaron que el cambio de día de
adoración facilitaría la conversión de los gentiles.
Esto, unido con un odio creciente hacia
el judaísmo, abrió el camino para que el
“cuerno pequeño” anunciado en Daniel
7 cambiase los tiempos (los días de
adoración) y la Ley (los mandamientos
2º, 4º y 10º).
El cambio fue paulatino. Una vez
consolidado, se justificó a posteriori
como la celebración de la resurrección.
“Si el sábado se hubiese observado
universalmente, los pensamientos e
inclinaciones de los hombres se habrían
dirigido hacia el Creador como objeto de
reverencia y adoración, y nunca habría
habido un idólatra, un ateo, o un incrédulo.
La observancia del sábado es señal de lealtad
al verdadero Dios, “que hizo el cielo y la
tierra, y el mar y las fuentes de agua”. Resulta
pues que el mensaje que manda a los hombres
adorar a Dios y guardar sus mandamientos,
los ha de invitar especialmente a observar el
cuarto mandamiento”

E.G.W. (El conflicto de los siglos, pg. 433)


Las siguientes diapositivas son una
ampliación al tema de la lección.
Pueden ser usadas a discreción del
expositor del tema.
BABILONIA
su boca como
boca de león

sus pies como


MEDO- de oso
PERSIA
GRECIA
semejante a un
La bestia que vio leopardo
Juan es un siete cabezas y diez
compendio de los cuernos; y en sus
imperios que vio cuernos diez
Daniel. ROMA
diademas; y sobre
Todos los imperios sus cabezas, un
ROMA nombre
siguen el dictado
PAPAL blasfemo
del dragón: destruir
al pueblo de Dios.
También se le dio boca que hablaba Y los diez cuernos significan que de aquel
grandes cosas y blasfemias reino se levantarán diez reyes; y tras ellos
se levantará otro, el cual será diferente de
los primeros, y a tres reyes derribará
y se le dio autoridad para actuar
cuarenta y dos meses
Y hablará palabras contra el
Altísimo
Y abrió su boca en blasfemias
contra Dios, para blasfemar de su
nombre, de su tabernáculo, y de y a los santos del Altísimo
los que moran en el cielo quebrantará

Y se le permitió hacer guerra contra y pensará en cambiar los tiempos y


los santos, y vencerlos la ley

y serán entregados en su mano


También se le dio autoridad sobre toda
hasta tiempo, y tiempos, y medio
tribu, pueblo, lengua y nación
tiempo

La bestia (Ap. 13) es el cuerno pequeño (Dn. 7)


La Iglesia Católica Romana enseña actualmente
una Ley de Dios modificada:
Falta el
segundo 1- Amarás a Dios sobre todas las cosas
mandamiento
(no adorar 2- No tomarás el nombre de Dios en vano
imágenes)
3- Santificarás el día del Señor
4- Honrarás a tu padre y a tu madre
Se ha
cambiado el
5- No matarás
sábado por el
6- No cometerás actos impuros
domingo
7- No robarás
8- No levantarás falsos testimonios ni mentirás
El décimo 9- No consentirás pensamientos ni deseos impuros
ha sido
dividido en 10-No codiciarás los bienes ajenos
dos