Sie sind auf Seite 1von 5

Universidad abierta para adultos

(UAPA)

Nombre:
Alanna Michel Triunfel Salchez

Matricula:
16-5232

Asignatura:
Psicologia General I

Facilitador:
Richard Ulboa

Santiago de los Caballero


2-agosto-2018
1. Realice un esquema integrando los siguientes aspectos

El estado de consciencia es
aquel en que se encuentran
activas las funciones
neurocognitivas superiores. El
estado de consciencia determina
Al dormir y el soñar se les
la percepción y el conocimiento
Se distinguen dos etapas en el del mundo psíquico individual y considera estados alterados de
período de sueño, denominadas del mundo que nos rodea. conciencia ya que durante ambos el
fase de sueño lento o NO REM, y funcionamiento normal de la
fase de sueño rápido o REM (siglas conciencia se altera. Esta alteración
que corresponden a su nombre en se puede notar en el
inglés: Rapid Eye Movimientos o funcionamiento de procesos
movimientos oculares rápidos). El psicológicos como la percepción.
sueño NO REM, se divide, a su vez, También, se puede observar el
aaaaaaaaaa
en cuatro fases con estado alterado de conciencia a
características distintas. partir de la actividad eléctrica del
cerebro.

Cambios en los patrones o


hábitos del sueño que afectan a
la salud.

 Síndrome de las piernas inquietas:


Trastorno que se caracteriza por
una necesidad prácticamente
irresistible de mover las piernas,  Terror nocturno
generalmente durante la tarde o  Sonambulismo:
noche. Afección que implica
levantarse y caminar
 Jet lag: Trastorno del sueño que dormido.
puede afectar a las personas que  sueño: Obstrucción
viajan y atraviesan varios husos intermitente del flujo de
horarios. aire durante el sueño.
 
 Narcolepsia: Trastorno crónico del  Iinsomnio: Problemas
sueño que provoca somnolencia persistentes para
excesiva durante el día. dormirse y para
permanecer dormido.
2- Presenta en un cuadro comparativo los siguientes conceptos

La meditación La hipnosis

La meditación es una práctica en la cual el La hipnosis es un estado mental o un grupo de


individuo entrena la mente o induce un modo de actitudes generadas a través de una disciplina
conciencia, ya sea para conseguir algún beneficio o llamada hipnotismo. Usualmente, se compone de
para reconocer mentalmente un contenido sin una serie de instrucciones
sentirse identificado/a con ese contenido, o como y sugestionespreliminares.1 Dichas sugestiones
un fin en sí misma. pueden ser generadas por un hipnotizador o
El término meditación se refiere a un amplio pueden ser autoinducidas (autosugestión). El uso
espectro de prácticas que incluyen técnicas de la hipnosis con fines terapéuticos se conoce
diseñadas para promover la relajación, construir como hipnoterapia
energía interna o fuerza de vida (Qì, ki, chi, prāṇa, La hipnosis tiene aplicación en los campos de
etc.) y desarrollar compasión, amor, paciencia, la salud, tanto en la psicología como en
generosidad y perdón. Una forma particularmente la medicina. La evidencia apoya su uso clínico para
ambiciosa de meditación tiene como fin conseguir controlar el dolor, el peso, el tratamiento
sostener la concentración en un punto sin esfuerzo, del síndrome de intestino irritable y como
enfocado a habilitar en su practicante un estado de adjunto para el comportamiento cognitivo, además
bienestar en cualquier actividad de la vida. de otras terapias. La hipnosis en sí no es una
La meditación toma diferentes significados en terapia, pero es efectivamente usada como adjunto
diferentes contextos; ésta se ha practicado desde la a éstas. Desde el psicoanálisis fue un método
antigüedad como un componente de numerosas curativo consistente en la búsqueda de traumas
religiones y creencias, pero la meditación no psíquicos de los pacientes bajo estado hipnótico
constituye una religión en sí misma. La meditación inducido. Es a través de anclajes, o sugestiones,
normalmente implica un esfuerzo interno para que el terapeuta pide al paciente que abandone
autorregular la mente de alguna forma. sus síntomas o hábitos. Esta técnica se ha
abandonado pues sus resultados aunque son
efectivos de forma inmediata, los síntomas
regresan pronto, pues el problema no es
solucionado. Otra cosa que contribuye al abandono
de esta forma de terapia es la falta de
conocimiento lo que creó muchos mitos
incorrectos acerca de este método.
. 3. Investiga con un psicólogo clínico sobre la hipnosis, fortalezas y
debilidades, cuándo y a quiénes aplicarlas.

La hipnosis

Como ya hemos mencionado anteriormente, la hipnosis es una herramienta terapéutica más que
permite a los psicólogos trabajar contenidos que no son accesibles de manera consciente. Es decir,
no es una terapia en sí misma, sino más bien otro recurso del que dispone el terapeuta
para ayudar al paciente. Durante la hipnosis conseguimos conectar con el cerebro más emocional y
primitivo y así acceder a estructuras subcorticales, como el sistema límbico (emociones, memoria…)
mediante la creación de un vínculo de confianza y seguridad con el paciente, un ambiente adecuado
que permita la relajación y un lenguaje apropiado.
Asimismo, esta técnica cuenta con un gran respaldo científico y no pertenece en absoluto al mundo
esotérico.

¿Durante la hipnosis la persona es dueña de sus actos?


Por supuesto. Una persona no entra en trance si no lo desea, la persona en realidad se
“autohipnotiza” y jamás hará nada que no quiera. El estado mental en el que nos encontramos no es
la inconsciencia, si no todo lo contrario, la activación del cerebro es superior a la que tenemos
mientras dormimos y somos conscientes de lo que ocurre, incluso si lo deseamos podemos hablar.
Realmente lo que hacemos es centrarnos en una información o estímulos concretos (respiración, la
voz del terapeuta y su contenido) que suelen ser los que vamos a trabajar. El estado es muy similar al
que tenemos cuando hacemos relajación, yoga o meditación.

¿Qué tipo de dificultades se pueden tratar?


Desde problemas de ansiedad, depresión, estrés, dolor… hasta pequeñas situaciones traumáticas que
nos siguen produciendo sufrimiento.
Las adicciones, psicopatías y psicosis están excluidas para usar esta herramienta.

Otros Falsos Mitos…

Las personas no se quedan atrapadas en estados hipnóticos de los que no pueden despertar. En
ocasiones, el paciente puede pensar que ha transcurrido menos tiempo por haber entrado en un
estado profundo, no obstante siempre vuelve al estado normal recordando lo ocurrido durante la
sesión.
Tampoco se adquieren habilidades nuevas como aprender un idioma o desarrollar algún tipo de
destreza que antes no se poseía.

Cuando y a quienes aplicarlas, fortalezas y debilidades:


Las aplicaciones hipnóticas en los campos de la salud, la psicología y la medicina, a menudo se
experimentan diferentemente. La evidencia apoya su uso clínico para controlar el dolor, el peso, el
tratamiento del Síndrome de intestino irritable y como adjunto para el comportamiento cognitivo,
además de otras terapias. La hipnosis misma no es una terapia, pero es efectivamente usada como
adjunto a otras terapias. Por lo tanto la hipnoterapia es menos preferible que el uso de técnicas
relacionadas con la hipnosis como parte de un paquete integrado psicológico. Hay que destacar
también la profunda vinculación de la hipnosis con el efecto placebo observado en las
investigaciones con fármacos, puesto que se logran cambios en la patología o en los síntomas
investigados, sin que la droga o tratamiento investigado haya sido el agente de cambio. La hipnosis
clínica en sí misma está basada en una modalidad vincular de relación bipersonal o multipersonal, y
debemos verla también como una forma de comunicación. Una forma de comunicación donde el
terapeuta se comunica con el mundo de su paciente, a través de vivencias que provoca en él por
medio de la palabra. Tomando como elemental punto de partida el comunicar en primer término
sensaciones de reafirmamiento, de seguridad, de cuidado, consideración y respeto. De este modo a
través de esa relación de comunicación, permite que el paciente atenúe sus mecanismos de defensa
de vigilia y se permita alcanzar un estado de intensa serenidad física y mental, de tranquilidad, un
profundo estado hipnótico al volcarse sobre sí mismo. Desde esta óptica la hipnosis clínica se la
puede ver claramente como un fenómeno de comunicación Sui-generis, específico especial, que
evoca la comunicación de un ser protegido y de un protector, totalmente desprovista de elementos
mágicos o de presunta posesión de poderes por parte del hipnoterapeuta. No existe la posibilidad de
posesión de poderes, pues del mismo modo que una persona alcanza un estado de trance mediante
la labor de un hábil psicólogo o hipnólogo también puede alcanzar ese mismo y profundo estado con
el empleo de un reproductor de sonido, y claramente se puede convenir que un aparato reproductor
por más electrónica y tecnología que tenga, no puede poseer poderes mágicos de ninguna naturaleza