You are on page 1of 3

Aprendizaje Significativo (1) *

Comisión Modernizadora Pedagógica

Aprender significativamente supone la posibilidad de atribuir significado a lo que se va


aprendiendo a partir de lo que ya se conocía. La significatividad del aprendizaje se refiere a la
posibilidad de establecer vínculos sustantivos y no arbitrarios entre el nuevo contenido y lo que
ya se sabía (los conocimientos previos).

Ante la nueva información presentada, se produce una revisión, modificación y enriquecimiento


de los conocimientos previos y estructuras de pensamiento, estableciendo nuevas conexiones y
relaciones que aseguran la funcionalidad y la memorización comprensiva de lo aprendido. Se
entiende que un aprendizaje es funcional cuando la persona que lo ha realizado puede utilizarlo
efectivamente en una situación concreta para resolver un problema determinado y en nuevas
situaciones, para efectuar nuevos aprendizajes. En esta perspectiva, la posibilidad de aprender
se encuentra en relación directa a la cantidad y calidad de los aprendizajes previos realizados y
a las conexiones que se establecen entre ellos. Cuanto más rica, en elementos y relaciones, es
la estructura cognitiva de una persona, más posibilidades tiene de atribuir significado a
materiales y situaciones novedosos y, por lo tanto, más posibilidades tiene de aprender
significativamente nuevos contenidos.

Por otro lado, el aprendizaje significativo supone que la información aprendida es integrada a
una amplia red de significados que se ha visto modificada, a su vez, por la inclusión del nuevo
material. La memoria no es sólo el recuerdo de lo aprendido, sino que constituye el bagaje que
hace posible abordar nuevas informaciones y situaciones. Lo que se aprende significativamente
es significativamente memorizado, lo cual tiene poco que ver con la memorización mecánica
que permite la reproducción exacta del contenido memorizado bajo determinadas condiciones.
En el aprendizaje significativo se asegura la memorización en la medida en que lo aprendido ha
sido integrado a la red de significados aludida líneas arriba. Precisamente por este proceso de
inclusión, que imprime modificaciones tanto a la estructura integradora como a la que se
integra, es decir a los contenidos de aprendizaje, resulta difícil que éstos puedan ser
reproducidos "tal cual"; pero también por esto, la posibilidad de utilizar dichos conocimientos –
su funcionalidad– es muy elevada, lo que no ocurre con la memoria mecánica.

Condiciones para conseguir aprendizajes significativos

El aprendizaje significativo no se produce al azar, su aparición requiere de una serie de


condiciones:

• En primer lugar, es necesario que el material a aprender sea potencialmente


significativo, es decir, que su contenido sea coherente, claro y organizado, no arbitrario
ni confuso. Cuando no es así, atribuir significados resulta una tarea difícil y se puede
optar por aprender de una forma mecánica y repetitiva.

• Es necesario también que el alumno disponga de los conocimientos previos que le


permitan abordar el nuevo aprendizaje y asignar significados.

• Por último, aún cumplidas las dos primeras condiciones, no será posible aprender
significativamente si es que el estudiante no posee una actitud favorable a su
realización. El aprendizaje significativo requiere de una actividad cognitiva compleja
para la cual el alumno debe estar lo suficientemente motivado. Hay que recordar que si
bien esta forma de aprender es más gratificante y funcional, requiere mayor esfuerzo y
que en muchas ocasiones las experiencias educativas previas han instaurado en los
estudiantes el hábito de afrontar superficialmente las tareas, lo que puede ser difícil de
desterrar.

La intervención pedagógica para fomentar aprendizajes significativos


Aún cuando el aprendizaje significativo es una realización de tipo personal, esta realización no
la efectúa el alumno aisladamente. Dentro de un contexto educativo formal, los contenidos y las
formas de adquirirlos requerirán de la decisión e intervención del profesor, cuyo rol será vital en
el diseño y la conducción del proceso.

Los mecanismos y estrategias que adopte el profesor deberán estar regidos por un principio
general: partir de los conocimientos previos del alumno pero no quedarse en este punto, sino
avanzar a través de la construcción de aprendizajes significativos hacia el logro de las metas
deseadas. Esto requiere que el profesor conozca con precisión las metas u objetivos que
persigue en su curso, la competencia de los estudiantes para alcanzarlos y el mejor camino
para hacerlo. En ese sentido, es su labor, planificar y organizar cuidadosamente todo el
proceso de enseñanza-aprendizaje. Además de una planificación cuidadosa del proceso, será
necesaria también la observación constante de todo el proceso por parte del profesor que
permita la toma de decisiones para una intervención contingente y diferenciada sobre los
obstáculos y avances que experimentan los alumnos en la construcción conjunta de
significados.

Aspectos a considerar en el diseño de experiencias de aprendizajes significativos

Debe existir una distancia óptima entre lo que sabe el alumno y lo que se le presenta en el
nuevo material. Si el material es demasiado complejo puede generar bloqueos al no poder
atribuírsele significados o puede generar aprendizajes mecánicos o memorísticos. En cambio,
si es muy sencillo, puede no producir la necesidad de revisar nuevas cosas al poder resolverse
con lo que se posee previamente, en ambos casos puede generarse desmotivación.

Otro aspecto importante tiene que ver con generar una interacción educativa positiva entre el
profesor y los estudiantes. Se trata de generar un clima adecuado en clase, de aceptación, de
confianza mutua y respeto, con una clara definición de los roles y responsabilidades de
profesores y estudiantes.

Por otra parte, está demostrado que cuanto más semejante sea una situación de aprendizaje a
aquéllas en la que ese aprendizaje se aplica, mejores resultados se obtendrán en términos de
aprendizaje y particularmente a nivel de la motivación de los estudiantes. Lo que sucede es que
ellos descubren la utilidad práctica de los contenidos de aprendizaje, al mismo tiempo que los
aprenden. La línea pedagógica basada en la problematización permite ir en esta dirección.
Constituye un proceso donde el punto de partida del aprendizaje es el problema a resolver, es a
partir de su resolución que se van adquiriendo los aprendizajes. Se proponen retos o
situaciones problemáticas a los estudiantes que tienen como efectos fundamentales el logro de
una motivación intrínseca por el nuevo aprendizaje, la adquisición de conocimientos de manera
significativa y la percepción inmediata y directa de la utilidad de lo que se está aprendiendo. Es
el caso del ABP (Aprendizaje basado en problemas), método en el cual primero se presenta el
problema, se identifican las necesidades de aprendizaje, se busca la información necesaria y
finalmente se regresa al problema para solucionarlo. En el recorrido que viven los alumnos
desde el planteamiento original del problema hasta su solución, trabajan de manera
colaborativa en pequeños grupos, compartiendo en esa experiencia de aprendizaje la
posibilidad de practicar y desarrollar habilidades, de observar y reflexionar sobre actitudes y
valores que en el método convencional expositivo difícilmente podrían ponerse en acción.

El conflicto cognitivo en el proceso de construir aprendizajes significativos

El aprendizaje se produce como consecuencia de la interacción entre el que aprende y los


contenidos de aprendizaje, lo cual genera un cambio en su estructura de pensamiento y le
permite perfeccionar sus teorías sobre el mundo.

Los seres humanos poseemos una estructura de pensamiento que está constituida tanto por
conceptos como por procedimientos y actitudes, los cuales cambian y evolucionan como fruto
de la interacción entre sujetos y objetos, en un proceso social y constructivo cuyo principio
básico es la equilibración. Cuando nuestras concepciones sobre la realidad y lo que ocurre en
esta no coinciden, es decir, cuando nuestros esquemas entran en contradicción, se genera una
situación de desequilibrio cognitivo o conflicto cognitivo que constituye el "motor" del
aprendizaje. En búsqueda de una solución, el ser humano construye respuestas, se plantea
interrogantes, investiga, descubre, etc., hasta llegar al conocimiento que lo hace restablecer el
equilibrio.

Dentro de esta perspectiva, la actividad por la cual el estudiante reestructura sus esquemas
mentales constituye el mejor o quizá el único camino para que consiga un verdadero
aprendizaje. La acción pedagógica en este marco deberá estar orientada a crear un ambiente
rico y estimulante en el que no existan trabas para que el alumno despliegue su actividad
autoestructurante.

Los esquemas de conocimiento del estudiante sólo pueden ser modificados si él es consciente
de lo que sabe y de lo que no, es decir, si ante la nueva información presentada, siente que sus
ideas previas son insuficientes. El objetivo es provocar en los estudiantes conflictos que
generen el desequilibrio de sus esquemas de conocimiento, lo cual sólo será posible si el
estudiante encuentra desafiante y motivante la superación de los retos planteados. Sucede a
menudo que los estudiantes "aprenden" cosas sin cambiar verdaderamente sus esquemas
mentales, se trata de aprendizajes memorísticos o superficiales que se realizan sin esfuerzo por
entender pero que, con frecuencia, resultan suficientemente útiles para las demandas
requeridas en las tareas. En ese sentido es responsabilidad del profesor dirigir las tareas de
aprendizaje de los alumnos a la construcción del conocimiento de manera que generen la
motivación de los estudiantes y permitan el logro de los objetivos del curso.

Para este proceso se desarrolle intencionalmente en el ámbito educativo, el rol del profesor es
fundamental. Es él quien debe provocar conflictos, planteando situaciones que entre en
contradicción colisión con los esquemas previos de sus estudiantes.

(1) Elaborado por la Comisión de Modernización Pedagógica a partir de los textos: SÁNCHEZ
I. , Tomás La construcción del aprendizaje en el aula. Buenos Aires: Editorial magisterio del
Río de la Plata. POZO M. Juan Ignacio Aprendices y maestros. Madrid: Alianza Editorial,
1996. COLL, C. y SOLÉ, Isabel Reforma y currículum en Cuadernos de Pedagogía. Marzo,
No. 168, 1989

* Artículo publicado en internet

Comisión Modernizadora Pedagógica. Aprendizaje Significativo. Pontificia Universidad Católica


del Perú. [On-line] http://www.pucp.edu.pe/cmp/estrategias/asig_art.htm