You are on page 1of 1

“Los hechos sociales consisten en modos de obrar, pensar y sentir, exteriores al

individuo, y están dotados de un poder de coacción en virtud del cual se le imponen. Al


no ser el individuo su base, no pueden tener otro sustrato que la sociedad, sea la
sociedad política en su integridad, sea alguno de los grupos parciales que ella
encierra, confesionales, literarias, profesionales, etc.
No es su generalidad lo que caracteriza un fenómeno sociológico. Un pensamiento
que se encuentra en todas las conciencias particulares, o un movimiento que repiten
todos los individuos, no son, por ello, hechos sociales, sino sus encarnaciones
individuales. Lo que los constituyen son las creencias, las prácticas grupales tomadas
colectivamente. Toman así una forma sensible que le es propia y constituyen una
realidad muy distinta de los hechos individuales que las manifiestan.
Si un hecho social es general es porque es colectivo (es decir, más o menos
obligatorio), pero en modo alguno es colectivo porque es general. Está en cada parte
porque está en el todo, pero no está en el todo porque está en cada parte.
Un hecho social se reconoce por el poder de coacción que ejerce o es susceptible de
ejercer sobre los individuos; y la presencia de este poder se reconoce a su vez sea por
la existencia de una sanción (manifiesta o solapada), sea por la resistencia que el
hecho opone a toda empresa individual que tienda a violarlo”.

(Èmile Durkheim: Las reglas del método sociológico)

“La tarea de la sociología consiste en comprender, interpretándolas, las acciones


orientadas por un sentido. Ahora bien, no toda acción es una acción social. Ésta se
orienta por las acciones de los otros, las cuales pueden ser pasadas, presentes, o
esperadas como futuras. Los otros pueden ser individualizados y conocidos, o una
pluralidad de individuos indeterminados y completamente desconocidos (ej: el
mercado).
No es social una acción orientada por la expectativa de determinadas reacciones de
objetos materiales. Tampoco toda clase de contacto con otros hombres tiene carácter
social.
La acción social no es idéntica ni a una acción homogénea de muchos ni a la acción
de alguien influida por las conductas de otros, o la imitación.
Por relación social debe entenderse una conducta plural que por el sentido que
encierra, se presenta como recíprocamente referida, orientándose por esa
reciprocidad. La relación social consiste, pues, plena y exclusivamente, en la
probabilidad de que se actuará socialmente en una forma con sentido indicable.”

(Max Weber: Economía y Sociedad)

“La teoría materialista de que los hombres son producto de las circunstancias y de la
educación y de que, por tanto, los hombres modificados son producto de
circunstancias distintas y de una educación modificada, olvida que son los hombres,
precisamente, los que hacen que cambien las circunstancias y que el propio educador
necesita ser educado. Conduce, pues, forzosamente, a la división de la sociedad en
dos partes, una de las cuales está por encima de la sociedad.
La coincidencia de la modificación de las circunstancias y de la actividad humana sólo
puede concebirse y entenderse racionalmente como práctica revolucionaria.”

( K. Marx: Las Tesis sobre Feuerbach)