Sie sind auf Seite 1von 4

El Guerrero Invencible

Hubo una vez un gran guerrero que descubrió la fórmula secreta para
ser invencible. Este fantástico guerrero vivía en una ciudad llamada
“Lyonesse”. Dicha ciudad era muy prospera, ya que los manzanos daban
sabrosas frutas durante todo el año y la leche y la miel eran como ríos que
brotaban abundantemente. Se hacía llamar la ciudad de los “inmortales”,
porque estaba protegida por los 12 dioses del Olimpo que resguardaban la
ciudad. Pero aun así sufría diversas carencias a nivel defensivo permitiendo
constantemente la invasión de sus opresores.

El “guerrerito” como cariñosamente le decía su madre vivía en una


hacienda muy humilde. Su madre se dedicaba a la costura y su padre a la
caza y recolección de frutos. Juntos trabajaban día y noche para llevar el
sustento a la casa y muchas veces con lágrimas en sus ojos ya que el trabajo
era muy duro y extenso. Sus padres le inculcaron valores desde su
nacimiento como el respeto, el amor y la lucha por aquello que queremos
alcanzar, siempre y cuando sea algo bueno y productivo. “El Guerrero”
Invencible” atesoro estas palabras en su corazón toda su vida convirtiéndose
en su más grande motivación para luchar.

Desde muy joven mostró un talento “sobrehumano” a nivel ofensivo


y defensivo como luchador. Cosa que llamo la atención de los altos jefes
militares. Obligándolo a alistarse en las fuerzas armadas de dicha ciudad,
cuyo nombre era: “Legión Invencible”. Este ejercito era uno de los más
grandes del mundo contando con más de cuatrocientos millones de soldados;
era el ejército con más conquistas acumuladas y era el más determinante a la
hora de luchar contra otros reinos. “El Guerrero Invencible” se sometió a
largos entrenamientos y a duras pruebas, pero al final logró perfeccionar sus
técnicas convirtiéndose así en el máximo líder del ejército.
Con el pasar de los años “El guerrero” peleo muchas batallas y nunca
fue derrotado; ni siquiera cuando enfrentó a los poderosos dioses del Olimpo,
tampoco cuando derroto con sus fuertes manos a guerreros que parecían
invencibles. Todos decían que estaba bendito por el dios “Ares”, ya que este
compartía las mismas cualidades del dios de la guerra tales como: sabiduría,
gran intelecto, excelentes estrategias para la batalla y gran visión táctica. Al
verlo la gente quedaba maravillada y muchos se quedaban con la incógnita
del porque “El Guerrero” era tan poderoso siendo un simple humano. Ante
esa duda algunos optaron por preguntarle que lo hacía tan “invencible” a lo
que este respondía “el amor por mi familia y amigos me lleva a ganar
siempre”. Al escuchar estas palabras las personas quedaban “estupefactas”
ante tal sabiduría.

Tiempo después un rey muy malvado asechaba la ciudad, este hacía


amenazas constantes al “Guerrero Invencible” y a su tribu. Bajo esta
amenaza se enlistaron trecientos millones de soldados, ya que el otro millón
restante estaban muy heridos por anteriores conflictos. Tras la superioridad
del ejército rival “La Legión Invencible” no pudo sostenerse siendo “El
Guerrero Invencible” de los pocos en quedar en pie. Los invasores tomaron
la ciudad, dejando más de medio millón de muertos entre estos estaban los
padres del “Guerrero Invencible”. El guerreo al saber la trágica noticia
decidió rendirse, ya que tenía una angustia muy grande en su corazón y ya
no tenia fuerzas para continuar en la batalla.

Fue llevado al calabazo donde le vendaron los ojos y lo azotaron toda


la noche. Se sentía solo, como si lo hubiesen invitado a una fiesta cuya
dirección no lograba encontrar; como un trago amargo difícil de soportar.
Decepcionado de no poder hacer nada ante tanta necesidad. Su corazón latía
muy fuerte como si de un infarto se tratase, lo cual no podía soportar un
guerrero de su clase.
Esa misma noche “El Guerrero Invencible” tuvo un sueño, donde se
encontraba en el cielo con sus padres. Al ver la angustia de su hijo, su madre
fue la primera en dirigirle la palabra diciendo: “Se fuerte porque las cosas
van a mejorar, tal vez hay tormenta ahora, pero la lluvia no dura para
siempre; cuando la vida te lo ponga difícil tienes que ser más fuerte”. El
padre no se quedo callado y le dijo las siguientes palabras: “Deja que tus
sueños sean más grandes que tus miedos y que tus acciones sean mas
fuertes que tus palabras; eres un ser invencible ahora sal allá afuera y
recupera lo que un día se te perdió". El guerrero reflexionó ante tales
acontecimientos y dijo: “Yo no me he rendido aun, he caído y también he
llorado, pero he aprendido de mis errores y hoy me levanto con más
fuerzas que nunca”.

Al día siguiente se levantó eufórico quitó la venda de sus ojos y


arranco las cadenas que ataban sus manos y pies. Decidido a exterminar por
completo a sus enemigos. Reunió un pequeño grupo de soldados
sobrevivientes para atacar el fuerte militar donde se encontraba el rey,
dándole paso al “Guerrero Invencible” para aniquilar al rey. El plan fue
ejecutado a la perfección y la tribu de “Lyonesee” gozó de números
beneficios a lo largo de los años. Creando así una nueva generación fructífera
y exitosa.

Lo más sorprendemente es que un día “El Guerrero Invencible”


desapareció de la faz de la tierra. La gente empezó a preguntarse del porqué
de su desaparición tan repentina, pero nunca encontraron respuesta. Se cree
que el dios de la guerra “Ares” lo había recompensado por sus numerosas
actuaciones, dándole una nueva vida como Dios. A pesar de que han pasado
millones de años desde que “El Guerrero Invencible” desapareció, muchos
afirman que para ser invencible como este fantástico guerrero solo tienes que
creer en ti mismo y luchar por lo más que amas.
Departamento de Educación

Escuela Especializada en Tecnología

Gerardo Sellés Solá

El Guerrero Invencible

Elier A. Ramos González


10-2
Español
Sra. Betancourt

Verwandte Interessen