Sie sind auf Seite 1von 4

Juan Antonio Garcia Marcial

Número de reporte 6

Fecha de entrega 10 de Octubre del 2018

Palabras clave

Entrevista inicial, paciente, planificación de caso, intervención.

Reporte de lectura (ideas o argumentos principales, conceptos, procesos).

Resumen.

La entrevista inicial

Su elaboración y aplicación de la entrevista es importante, ya que una vez recopilada la


información se puede lograr generar un plan de intervención, para ello es necesario retomar
varios aspectos, entre ellos el problema, es decir el cómo es que este se originó, la naturaleza
del mismo y que es lo que podemos hacer o señalar al respecto del mismo, el estilo o forma
de afrontamiento, los objetivos del diario, si ha llevado tratamientos anteriormente, donde se
origina o bajo qué condiciones se expresa, el tiempo de aparición del problema, a través del
trabajo terapéutico, es importante que la persona nos aclare aquellas molestias que ha
presentado debido a la situación actual, por ejemplo esto haciéndolo evidente a través de la
comunicación.

La postura del paciente

La postura ideológica del paciente denota la solución hacia su mismo problema,, es decir a
través de la postura que tiene hacia la solución de la problemática, es evidente que la persona
puede conseguir que se logre un buen compromiso a nivel terapéutico, que el paciente se
adhiera hacia un enfoque de tipo terapéutico, esto consiguiendo y fije un encuadre
terapéutico, la escucha activa es importante para todo el proceso.

Evitar hacer comentarios que generen algún tipo de prejuicio o resistencia.


Conciliar los comentarios respecto a cómo se siente el paciente.

Reconocer y dar credibilidad a lo que dice el paciente.

Trabajar con los recursos que da el paciente y trabajar con ello.

Evitar afrontarse al paciente.

El cliente es aquella persona que necesita la solución del problema, busca la ayuda necesaria
para trabajar con ello. Actitud positiva y activa.

El paciente; es aquella persona que percibe el problema pero más allá de ello, se presenta de
una forma pasiva y compleja donde incluso para solucionar el problema quiere imponer parte
del tratamiento.

Planificación del caso

A través del tratamiento es necesario influenciar y resolver la problemática de la persona a


través de un contacto eficiente, es decir para ello se utiliza una intervención y estrategia
adecuada de tratamiento. Es muy importante para ello que se comprenda desde el primer
momento el motivo de consulta o problema que aqueja a la persona.

Comprender su demanda.

Comprender los intentos de solución por parte del paciente

Dar orientación acerca de lo que debe evitar para tratar de solucionar el problema.

Formular un enfoque de intervención y o terapéutico para generar el cambio de una manera


paulatina y certera

Formular tácticas para una intervención sutil y certera que ayude o beneficie a la persona
para generar cambios respecto a la problemática desde lo que puede hacer y lo que no.

Llevar a cabo tareas con el cliente de una manera sencilla y muy objetiva para que comprenda
acerca del cambio que puede generar en el problema o la situación que ya existe, esto
beneficiando en la situación actual. Dar apoyo en el proceso.

Formular objetivos y evaluar los resultado, como es que va el proceso y los cambios
generados, si es que la persona a través de lo realizado se siente satisfecho o no. Es decir se
busca que la persona someta a tela de juicio sus acciones y manera de afrontar aquellas
problemáticas que está experimentando.

La intervención

El terapeuta desde el primer contacto interviene, comprobando cuáles han sido los consejos
recibidos respecto a su problema y si hay resistencias que indiquen que se debe avanzar
indirectamente. A través de las intervenciones principales y las generales se busca establecer
los objetivos.

Las intervenciones principales, se ajustan en un plan de caso ajustado y concreto individ ua l


y relacional y éstos serían:

Forzar lo espontáneo: el paciente define su dolencia como un problema y toma mediante un


esfuerzo importante medidas para corregirlas y evita así mismo que aparezca otra vez el
problema. Para ello la intervención, consistiría en prescribirle el síntoma, animando al
paciente a que muestre su síntoma. Así también, se redefiniría el síntoma como algo positivo
ayudando al paciente a afrontarlo con una actitud más positiva, desbloqueando sus recursos.
Dominar un acontecimiento temido, aplazándolo: en dolencias como fobias, ansiedad por
ejemplo, en las que el paciente generalmente se prepara para la situación, tratando de
dominarlo con antelación. El terapeuta en la intervención, comenta al paciente que se
exponga a la situación temida, al tiempo que se le impide que la acabe con éxito.

Intentar conseguir sumisión a través de la libre aceptación: Espontaneidad mediante


premeditación. La intervención, consistiría en lograr que la persona que solicita algo, lo haga
directamente, de forma concreta y explícita, permitiendo al paciente ser autónomo.

Las intervenciones generales, son una estrategia para aquellos pacientes que su intento de
solución consiste principalmente, en el esfuerzo para solucionar el problema, sin embargo
ocurre que algunas veces se pierde este objetivo, es decir la solución del problema se pierde.

No apresurarse: que haya una paciencia ante el trabajo de la solución del problema en el
individuo, ya que se puede generar la pérdida de la solución si la persona se precipita para
conseguirlo.
Los peligros de una mejoría: el terapeuta evalúa las soluciones y peligros respecto a las
necesidades de atención del paciente, así que prioriza acerca de ello que ocurre con el
paciente.

Cambio de dirección: Que la persona pueda ser capaz de realizar un cambio. Que se pueda
afrontar a rectificar el problema, que el paciente no subestime el trabajo realizado. Generar
el doble contacto terapéutico.

Cómo empeorar el problema La resistencia puede generar que los problemas se vuelvan
mayores, el trabajo del terapeuta consiste en brindar apoyo, es decir no sugerir un cambio,
sino que la persona por si misma se puede dar cuenta de si

Aprendizaje adquirido.

La importancia de las intervenciones de una manera oportuna, desde el simple hecho de que
podemos evaluar un caso de una forma específica y clara sin hacer juicios personales,
respecto a lo que vemos o simplemente lo que ocurre a través de nuestra tela de juicio, el
cómo es que a través de este proceso podemos generar un cambio digno y positivo en la
persona, siendo pacientes y guiando a un objetivo claro y pertinente para la solución de la
demanda del paciente.