Sie sind auf Seite 1von 4

2.2.2.

Notariado de los funcionarios judiciales Expone el licenciado Nery Roberto Muñoz, que a
este sistema se le conoce como sistema del “notario juez”, ya que los notarios son magistrados y
están subordinados a los tribunales. Dependen del poder judicial siendo la administración quien
nombra a los empleados del notario. Aquí la función es de jurisdicción cerrada y obligatoria, los
instrumentos originales pertenecen al Estado y los conserva como actuaciones judiciales”.10 Es
decir que el notariado estaba en manos de los jueces. Menciona el autor antes citado que el
sistema de notariado de funcionarios judiciales los siguen algunos países como Noruega, los
Estados alemanes de Wuttemberg y Badén, también Rumania y el Cantón Suizo de Zurich. Este
sistema se observa en parte en Guatemala porque aunque no se utilice este sistema pero si se
encuentra regulado en el Código de Notariado donde se le da la facultad a los jueces para que
ejerzan el notariado siempre y cuando concurra el requisito que exige dicha Ley en su Artículo seis
numeral uno el cual dice: Los jueces de primera instancia, en las cabeceras de su jurisdicción en
que no hubiere notario hábil, o que haciéndolo estuviere imposibilitado o se negare a prestar sus
servicios. En tal caso, harán constar en la propia escritura el motivo de su actuación notarial. La
infracción de este precepto o la inexactitud de motivo de su actuación como notario, no anula el
documento, pero sí obliga al juez al pago de una multa equivalente al doble de los honorarios que
le correspondieren conforme arancel. La multa será impuesta por la Corte Suprema de Justicia e
ingresará a la tesorería de fondos judiciales Encontrando como contraposición lo que establece la
Ley del Organismo Judicial Decreto 2-89 del Congreso de la República de Guatemala en su Artículo
70. Prohibiciones: Es prohibido a los jueces y magistrados: (g) Ejercer las profesiones de Abogado y
Notario, o ser mandatarios judiciales salvo que se trate del ejercicio de la profesión de abogado...
Lo cual no se logra dar pero no por la prohibición que establece la Ley del Organismo Judicial sino
que afortunadamente existe un buen número de notarios en todo el país; Coincidiendo con lo que
expone Salas con relación al ejercicio del notariado “en los países donde el notario ha logrado
alcanzar un alto grado de desarrollo y madurez, tanto doctrinal como práctico, la función notarial
esta de manera exclusiva en manos de los notarios.

En la actualidad el ejercicio del notariado por estos funcionarios es muy difícil que se dé debido al
progreso y gran cantidad de notarios egresados de las universidades, existiendo notarios en todas
las cabeceras departamentales. Lo cual es importante para que dichos funcionarios ejerzan sus
funciones con toda la imparcialidad del caso.

Notariado de los funcionarios administrativos En este sistema el que ejerce el notariado depende
de la administración pública; “Por la ley del 14 de mayo de 1926 y su reglamento del cuatro de
octubre del mismo año, el notariado Ruso fue organizado como una dependencia estatal. Como
funcionario de gobierno está adscrito al comisariato de justicia y recibe un salario estatal. Le está
prohibido en consecuencia, recibir dinero departe de los otorgantes de los documentos que
autoriza en el ejercicio de su función. En este sistema notarial el notario es un funcionario del
Estado, en consecuencia recibe un sueldo por parte de él, por consiguiente le es prohibido cobrar
honorarios. El instrumento que autoriza goza de plena autenticidad. La función notarial que se
presta es de forma gratuita, prestado por la administración pública, por medio de sus empleados y
el documento que autorizan estos empleados es un medio para probar el acto jurídico y el derecho
que se plasma en el documento. No lleva protocolo, en consecuencia no protocoliza los originales
ni los entrega a las personas interesadas sino que los deposita en los archivos públicos pasando a
formar propiedad del Estado.

Este sistema de notariado se utiliza en Cuba, Portugal, Venezuela y la Unión Soviética, dándose en
este ultimo país una forma más depurada. En la Unión Soviética el notario es un funcionario estatal
remunerado por el Estado como cualquier otro empleado público, pero con el requisito que debe
de ser una profesión del derecho, graduado en facultad universitaria o en escuela secundaria de
leyes, aparte de acreditar dos años de 17 practica en los tribunales, los cuales terminan ejerciendo
control, principalmente disciplinario, sobre todo el trabajo del notario.

En cuanto a este sistema notarial hacemos un breve comentario, que su aplicabilidad en el derecho
notarial guatemalteco actual, dentro de esta forma de ejercer el notario por una persona que
recibe sueldo del Estado en otras palabras que tenga la calidad de funcionario público, como se da
en el país de la Unión Soviética, tiene similitudes con lo que se aplica en Guatemala en la época
actual específicamente con el requisito que debe de ser un profesional del derecho, recibir una
remuneración por parte del Estado, en el Código de Notariado faculta al Director del Archivo
General de Protocolos y el escribano de Gobierno para que pueda cartular con la excepción que el
escribano de Gobierno no le presta un servicio a los particulares.

8 Sistema de funcionarios judiciales A este sistema se le conoce como el sistema de notario juez, ya
que los notarios son magistrados y están subordinados a los Tribunales y dependen del poder
judicial, siendo pues, la administración quien nombra a los empleados del notario, siendo la
función de jurisdicción cerrada y obligatoria, los instrumentos originales pertenecen al Estado y los
conserva como actuaciones judiciales. Entre los países que siguen éste sistema, podemos
mencionar: Amburgo, Rumanía, parte de Noruega, el cantón Suizo de Surich y las ciudades de
Baden y Wuttemberg. En Guatemala, está regulado que a falta de notario, el Juez de Primera
Instancia puede cartular, el Artículo 6 del Código de Notariado, dice: pueden también ejercer el
notariado: los jueces de primera instancia en las cabeceras de jurisdicción en que no hubiere
notario hábil, o que habiendo estuviere inhabilitado o se negare a prestar sus servicios. Como
puede apreciarse, esto resulta siendo una forma de ejercicio de notariado por jueces. Por suerte
ésta norma no tiene aplicación en la práctica, ya que por ser un sistema libre de notariado el que
se utiliza, existen notarios en suficiente cantidad en todos los departamentos de la república.

Queremos decir pues: que una función notarial por jueces ya no es necesaria en países como el
nuestro, en donde el notariado ha logrado alcanzar un alto grado de desarrollo y madurez, tanto
doctrinal como práctico, la función notarial está en manos de los notarios.

Sistema de funcionarios administrativos Este sistema se caracteriza por su dependencia plena del
poder administrativo. La función notarial es de directa relación entre el particular y el Estado, las
facultades están regladas por las leyes. Los notarios son empleados públicos, servidores de la
oficina del Estado, y las oficinas son de demarcación cerrada.

En cuanto a la eficacia del instrumento público por ser actos derivados del poder del Estado tienen
la máxima eficiencia de efectos, su valor público y absoluto, los originales pertenecen al Estado
que los conserva al igual que los expedientes y demás documentos de la administración. Como se
puede apreciar el notariado se ejerce en una dependencia del ejecutivo y resulta siendo el notario
un funcionario de gobierno, como por ejemplo la U.R.S.S. y a Cuba. En Guatemala, el único vestigio
que tenemos de un notario funcionario público, que lo encontramos en el escribano de gobierno,
que es un notario que ejerce al servicio del Estado, pero con la diferencia que no sirve a los
particulares.

Sistema de notariado administrativo En este sistema el notariado está organizado como una
dependencia del poder ejecutivo. El notario es un funcionario del gobierno y por ello recibe un
salario y no una retribución económica de sus clientes (honorarios). El instrumento que autoriza
este funcionario goza de total autenticidad. Los originales de estos documentos pertenecen al
Estado, el que se convierte en su custodio, pasando posteriormente a formar parte de sus archivos
públicos. La validez del documento se prueba con la escritura pública o el documento que emita el
notario. Entre los países que adoptaron este sistema se encuentran: Portugal y Rusia. En el
continente americano son tres los países que lo adoptaron: Cuba, Venezuela y Colombia. En Cuba,
después del repudio que hicieron los abogados a una ley de notariado libre, anunciada por el
presidente Fidel Castro, se desistió de esta promulgación.

Numerosas leyes revolucionarias obligaron a las personas afectadas por ciertas leyes (reforma
urbana y agraria, rebaja del precio de lotes urbanos vendidos a lazos, etc.) a comparecer ante
notario y otorgar actas de declaración jurada, suministrando la información que el gobierno
necesitaba para aplicarles las leyes revolucionarias. Posteriormente los estudios notariales fueron
examinados y registrados por funcionarios judiciales y se coaccionó a los notarios para que
denunciaran a sus clientes bajo amenaza de considerarlos cómplices de ellos. Si así no lo hacían, se
libraba contra ellos alcances de impuestos adeudados por sus clientes y hasta se les arrestó junto
con éstos. De 1959 a 1965 el número de notarios en la ciudad de La Habana, disminuyó de 1580 a
1916. “...Desde 1965 se crearon los bufetes colectivos, de abogados y notarios nombrados
libremente por el Estado y pagados por éste, que prestan sus servicios gratuitos a quienes lo
soliciten. Además, siguen actuando algunos de los antiguos notarios a quienes no se ha
desprovisto de su condición de profesionales privados. No obstante, se les han disminuido muchas
de sus antiguas facultades. En 1968, el colegio pasó a ser dependiente del ministerio de justicia, así
como los colegios colectivos. el resultado de ciertas medidas es que no queda actualmente en La
Habana más que cuatro notarios y que en la mayor parte de las ciudades cubanas, el notariado
profesional o privado ha desaparecido completamente… ”. El dato más cercano es que en el año
1995 Cuba contaba con aproximadamente 303 notarios, todos en el ejercicio de la función como
empleados del Estado. En Venezuela, por Ley de 24 de mayo de 1836 fueron creadas las oficinas de
registro, pasando a dichas oficinas el ejercicio de las funciones de los escribanos, los cuales fueron
suprimidos. Se creó “un híbrido.... mitad notaría y mitad registro”. Desde entonces actuaron como
fedatarios los registradores subalternos, empleados públicos a quienes se prohibió intervenir en la
redacción de los instrumentos, quedando a la vez autorizados por el Código de Procedimientos de
1916 para autenticar documentos privados. Posteriormente se han creado oficinas públicas
autenticadoras a las que impropiamente se llama Notarías.

En el caso Colombia las leyes notariales españolas permanecieron vigentes hasta que se dictó la
Ley de 3 de junio de 1852 que creó y autorizó el oficio de notario público a la manera latina, es
decir como un profesional independiente que ejerce privadamente la función pública a él
encomendada. El sistema subsistió hasta el 9 de noviembre de 1970 en que se oficializó el servicio
del notariado como un servicio público a cargo de la nación, formando parte de la rama ejecutiva.

Sistema judicial La característica principal de este sistema es que la función notarial es ejercida
únicamente por funcionarios judiciales, lo cual la convierte en una magistratura judicial, de
jurisdicción cerrada y obligatoria. Este sistema se aplica en los estados alemanes de Wüttemberg y
Baden. Los instrumentos públicos emitidos bajo este sistema constituyen resoluciones judiciales
con validez erga omnes y con autoridad de cosa juzgada. Esta resolución es imprescindible para la
eficacia de los actos jurídicos, que proviene directamente de la ley. Esta percepción de la función
notarial como parte de la función judicial, es un rastro del derecho romano.