Sie sind auf Seite 1von 3

Y TU…. ¿QUE OPINAS?

(ENSAYO SOBRE SEXO, SEXUALIDAD Y RELACIONES SEXUALES)


Por Brenda Cecilia Zepeda Trujillo
Mientras que los aspectos biológicos de la sexualidad están básicamente
definidos por los componentes genéticos, la estructura de los órganos
genitales y la capacidad de la procreación, las posibilidades de encuentro
entre dos personas ya sea para brindarse placer o para asumir en forma libre,
consciente y responsable la creación de un nuevo ser, trae aparejada una serie
de circunstancias y factores complejos que son propios de la privilegiada
condición que tenemos los seres humanos.

Según la Organización Mundial de la Salud, la sexualidad “es un aspecto


central del ser humano, presente a lo largo de toda su vida. Abarca al sexo, las
identidades y los papeles de género, el erotismo, el placer, la intimidad, la
reproducción y la orientación sexual”

Vemos entonces que la sexualidad humana posee varios componentes:


biológicos, psicológicos, sociales y también culturales. De esta manera,
podemos decir que la sexualidad trasciende totalmente la función biológica y
cobra un sentido distinto donde se expresan integralmente las características
propias de cada persona. Es uno de los ámbitos en los que la comunicación con
otros y la expresión de afectos pueden alcanzar el máximo grado de
profundidad e importancia.

En tal sentido, podemos afirmar que las relaciones sexuales prematuras en


adolescentes, hoy en día, va en crecimiento. Situación que preocupa no solo a
padres, madres, docentes, agentes sociales, sino también al mismo adolescente,
que no tiene respuesta a ninguna de sus preguntas: ¿Qué es esto? ¿Por qué
lo hago? ¿Estoy consciente a donde me puede llevar? ¿Estoy

1
preparado biológica, emocionalmente, psicológicamente y
económicamente para tal situación?

Lejos de sentirse complacido se vuelve presa de sentimientos de culpa que lo


pueden conllevar al uso de alcohol, drogas y la insatisfacción de su ser.

¿Pero qué papel debe jugar entonces la familia y la escuela, como entes
socializadores?

Primeramente tienen que romper con el tabú de creer que la sexualidad


empieza en la adolescencia, y que, al encontrarse el jovencito en proceso de
desarrollo, no puede asumir la responsabilidad de su propia sexualidad, pues
no está preparado para ello. En últimas, pensar que tiene que ser controlado
por los padres sin que él tenga claridad de lo que estaba sucediendo.

Asimismo creer que la sexualidad solo se pone en práctica en el momento en


que se da inicio a las relaciones sexuales, transmitiendo con esta creencia que
se trata de una cuestión restringida a la vida adulta.

Dicho de otra manera este tabú marco por mucho tiempo la imposibilidad de
hablar sobre la sexualidad, pues se creyó que los temas relacionados con el
“sexo” eran inadecuados, pecaminosos o vulgares posteriormente la sociedad
empezó a considerarlo como un tema de competencia masculina, que solo se
tocaba en la adultez y en un ambiente ajeno a una relación de pareja
establecida.

En tal sentido debemos aceptar responsablemente que , todos nosotros somos


seres humanos, ¡también somos seres sexuales! La sexualidad es una parte
normal, saludable y natural de quienes somos a través de cada etapa de la vida.

2
Nuestra sexualidad no sólo incluye el comportamiento sexual sino también el
género, los cuerpos y cómo funcionan, y nuestros valores, actitudes,
crecimientos y sentimientos de la vida, el amor y la gente en nuestras vidas.

Ya que los jóvenes aprenden sobre su sexualidad desde el día que nacen. Es
importante entonces dejar que los niños se sientan bien acerca de su
sexualidad desde el principio. Así es más fácil que hacen preguntas en el futuro
sobre sexo. Los padres pueden utilizar muchos temas diferentes para iniciar
conversaciones sobre la sexualidad – las relaciones, el comunicación, el respeto,
la imagen corporal, la intimidad y el comportamiento sexual – como una
manera de compartir los valores y la información basado en los hechos que
permita a los jóvenes a hacerse cargo de sus vidas, tener relaciones amorosas y
tomar decisiones más saludables, más seguros, y mejor informados en relación
con la sexualidad.