Sie sind auf Seite 1von 37

ADV

Dada la naturaleza de este trabajo parece


necesaria alguna precisión inicial sobre sus alcances
y su contenido.
En primer término conviene indicar que el
período temporal que aquí se examina cubre el
Uruguay actual; esto es, el lapso comprendido entre.
el fin de la segunda guerra mundial y nuestros
días. Las obvias implicaciones del tema conducen
naturalmente al análisis de las posibles proyeccio-
nes futuras de las ideologías Y de la filosofía en.
JESÚS C. GUIRAl (Jesús. Caño-Guiral Zaldívar) nuestro país. Las razones de la elección de una
~,a naclO
t~rminado la licenciatura de Filosofla eengr~r uo
.;
B. Ph. (Bachelor of Philosophy) en Ir! d el 22 de noviembre de 1932 S d;
fecha operacional -como es la de 1945- se
:~~~a~,,: ~i70~~~;:a re~ist~e~~~1i7~)~ ~:~~~a~9~; pu~~~~y~
fue c,oloboro?or de lo Sección Filosofí:nd 0'1 y de p
y delinearán claramente en el curso mismo de estas
y s7mÓFntica lógica en loe Hu;afnidades. ha cada
h ' en a .acultad de Humanidades e' . es ro esor ASIstente del Instí- páginas. más
::. a dteddl~adoa la investigación de las ideas y la I~~,clasf;ded'a
Universidad de
la República donde Con respecto al tema en sÍ, nos ajusta'femos
en cada
:ea~aoa ~re~Cci~a ~~
,J

nso es u lO sobre el tem F ' lOSO la e lengua es - I ' al siguiente' plan: 1) Breve incursión en las impre- De los van en el
cisiones habhuales _r},~cionales y de fuera de
del Semanario
G' " MARCHA a 0"119 parte .asimlsmo del equipo de redactores s eCClon.
Y.' . ex-
lentificas" texto seguid ) lector hanará
ulra . Itpertenece a la "eneraclon fronteras- sobre los conct(ptos ideología y filoso- una referencia aclaratoria en las págs. 66 a 67
p~
"los n •; •
literaria llamada "del 60" Como narrador h
a os d
(1967), muros"
' (1964)
. ,gana d ora del Premio de Novel . Alf " a bl'Ica d o d os novela" fía (capítulo "Sobre las imprecisiones") ; 2) Enun- ("índice de nombres y términos").
. ' ? emas, vanos ensayos y cuentos en d' . . a a, y las obelOS y las sombras" ciados generales sobre las ideologías, sus leyes, su
ha, seleCCionado junto con otros't esen ores para .'arros
Integrary revIstas.
I 1 El Centro
" . Editor de A menea
; .. latina lo
2 e va umen la nueva na,r"I""''',
SOBRE LAS IMPR

No es raro que en nuestro país -un medio PROTOTIPOS Y ESTEREOTIPOS


adepto al calificativo definitorio- se escriba sobre
la ambiciosa .ideología del dirigente de. un equipo En las épocas de esplendor,
de fútbol que se dispone a incluir en el plantel a truyen sus mitos. Mitos de instit
públicas e históricas, de virtudes
jugadores de fama. Ni que padTes de alumnos
tinos. Se escTiben las historias
firmen cartas a directores de diarios, alarmados
Tan la leyenda y la anécd
por el tufillo de ideologías foráneas que despren-
nombres. Se recortan o
den algunos educadores de la (maleable/moldea-
crean, en una palabra,
ble/tierna) adolescencia. Tampoco resulta ajeno
los, ejemplares a copiar, a venerar. PCTO la
a nuestro lenguaje cotidiano escuchaT a legisla-
de la humanidad, nación por
dore~ -incluso egresados universitarios- que con-
que cuando esa construcción se
deSCIenden a presentar al pueblo la filo'So1ía del
proyecto que tienen entre ma.n.os, o a un ministro a la repetición, constante de las mismas proposi-
que explica a la ciudadanía fa filosofía que lo ciones que les dieron vida, los prototipos de insti-
ha forzado' a tomar una decisión no muy agradable. tuciones, figuras y virtudes se convierten en este-
Cualquiera sabe que estos ejemplos podTían reotipo'S; en copias rutinarias, vacías, mal calcadas.
multiplicarse. ,Filosofía e Ideología parecen ser y sólo queda el recurso de las loas reiterativas y
",La .Leyenda Pat' de los adjetiyos pomposos. La ingrata tarea de
,r.a " : cuando
'
el ,'"m'l'tO .."'om'lenza a "
conceptos destinados al uso común. Pero con total
.. penetrar en los intersticios de la ve·...i... h' despreocupación y desconocimiento de sus con- las generaciopes posteriores consiste en aceptar a
rvauera Istoria. ojos cerrados el andamiaje heredado (y con ti-
tenidos.
p'or el pffesidente de la Unión 1
nuar con los adjetivos pre-establecidos) o en des- días más felices, el .oasis latinoamericano' que re- Fílósofos, el ca:nadiense Raymond , msmo
montarlo -con dolor, si es preciso-- centímetro presentaba contribuyo a dibujar un fenómeno cul- en una reuntón de prensa., com,paro al c~
tural cuyos alcances de futuro no fueron previstos
nacionalista que está sUirgiendo en los ~alSes del
a centímetro.
en la euforia del momento.--Surgió una especie
este, con el nazismo'. El profesor moscovzta Kons-
El concepto de ideología ha participado, entre
de ,eclecticismo intelectual en el que la simplifica-
tantínov prfotestó al instante contra aquellos que
nosotros, de la euforia del prototipo y de la inercia
ción acupaba el lugar de la síntesis. Se aceptaba
-com'o él dijo- se sienten lla,m«'!os a .actuar .~r
del estereotipo. Nunca nos ha faltado información
que la filosofía era exclusivamente lo que exponía
calidad de jueces frente lal marXlsmo, la, Unz.on
al respecto. Existe suficiente bibliografía teórica.
Una bibliografía que abarca desde la anecdótica Vaz Ferreira como Maestro de Conferencias de la Soviéti'cal y el internacionalismo de su pa zs . «E,n
aparición de los vocablos ideología, ideólogo, Universidad de la República. Y así como suele Europa. -dijo- hay pocos. f~íses donde ~o e~zs­
tan tumbas de soldados sovzetzcos que testz:n¡onzen
ideológico, hasta la relativamente reciente polé- suceder que la imagen de los años felices torna una'
mica sobre el fin de las ideologías. (1) En un pri- y otra vez-en el recuerdo de los que los vivie-
nuestra lu,c:ha lib'erta!JoYfa cOlnira el fasClsm,o y
mer momento la apertura informativa de que ron- tras la envoltura de la nostalgia, pa'falela- hagan p'atente hasta q~é p"'!'n,to nos ~s, sagra~~
1 ba:ndera del internacwnalzsm:o,». El fzlosofo ale
hacía gala nuestro medio intelectual recibió con mente, la simplificación intelectual también conti-
núa el mismo proceso de inercia: Vaz Ferreira es
;án Ernst Bloch puso de m.anifie~o la, repuls.a de
gusto el bombardeo ensayístico de unos y de otros
y procuró la adaptación del contenido de ideología el filósofo uruguayo. Parecería que ninguno de sus la asamblea al decir que el ma1'XlSmO se destr~ye
a sí mismo y que, de continuar por tal camz,no,
a las doctftinas de casa; Así se habló -equivoca- contemporáneos hubiera sido capaz de estructurar
damente, como veremos más adelante- de ideolo- un pensamiento filosófico. Y antes o después -80- ".
sus días están contados. Konsta,ntinov ~bandono la
gía batltista y de ideología herrerista, de ideología sala en señal de p'rotesta. La confe~encza, de prenS'a
bre todo después- muchos se empecinan igual-
blanca y de ideología colorada. Se daba por su.- había sido convocada por el p",es.zdente del C01~­
mente en señalar el vacío. Es el mismo 'mecanismo
puesto que una y. otra ejemplificaban los polos por el cual los nostálgicos de los años felices no greso, Leo Gabriel, para hace: frente, a, 'wrw se:~~
"Juramento de los Treinta y Tres": cuando. los. pro- d tepir'oches hechos plor estudza,ntes V'zeneses y P
antitéticos sobre los que se basaba el perfecto
balance del juego democrático. Pero, en verdad,
se acuerdan de las sombras (que las hubo) de esos
años, ni reconocen al país en ese "otro" país del totipos acceden a un lu'gar en la seudo-histOria. s:nas asistentes \al Congreso según. l~s cuales :l
mismo había sidol dem\o'sia~o me.dJitat'l~o Y ap,olz-
no existe u,n solo trabajo en el que se f'Undamente primer siglo difícil, ni -muc~o menos- en este ,', ocu:pándose del ma,rxzsmo. szn.- ,hacer referen-
fehacientemente la~ p'rop'O's.iciones exactas en que de hoy, plagado de angustias de dimensiones la- tzco, t
difiere unla pretendz1da ((id'eología JJ de. la otra. En cía pata ~ada a lla realz(1a~ m'arxzsta presen e., _
tinoamericanas, una nación más del continente con
La anécdota puede serVIrnos de punto de par
una segunda fase, y ya más adentrada la década casi todas las dificultades que, en los momentos coslovaquia pOT las fuerzas de~ Pacto de V~H80~ tida. Están en ella, en ebullición, lo~ clem.cntos
del 90, a propósito de la polémica sobre el terce- rosados, jamás se soñó pudieran rozarla. via- los diarios dieron cabIda ~n destacados . 'A qué se debe esta notOrIedad lllS0S-
rismo o la tercera posición (de la que nos ocupa- necesarIOS. ¿ .
titulares al acto de clausura de ese mIsmo congreso. pechada de nombres de filósofos (y no de artIstas
remos después) el problema de las ideologías vuelve En nuestro país, uno de la tarde ( ) rot~laba de cine) en primera plana? Que haya un congreso
2
El. CASO Dilo XIV CONGRESO
a bullir en todo su vigor. Y si bien esta última la noticia en primera página: 1d~ología y Real~dad. . t ernaClOn
. al de ! f1'losofía -lo que acontece• cada-
. etapa emplea una más clara y exacta terminolo- El2 de setiembre de 1968 se iniciaron en Viena In
gía, hay que reconocer que los argumentos se las sesiones del XIV Congreso Internacional de F z'l osot'l aMarxismo
,.
y Neofasozsmo.
. .
A contInua-
d " . ,.,
cInCO anos-
no suele conmover a la prensa ex-
e
ción se daba entrada ,al SIgUIente cable e -la . n'1 a la nacional desde luego, Pero qu
encrespan de tal modo que la aparente calma que Filosofía. La noticia no conmovió, evidentemente, tranJera, f
ha seguido recoge el confusionismo propio que a la prensa mundial. Un congreso de esa. natura- Agencia D P A : . . , en la última sesión de ese Congreso .se en rente?
LEn el 149 Congreso Interna.ciona: de Fzlosofos . . "l'deoloo1as " de OrIente
es la resaca de toda polémica. lezasólo preocupa, por 10 general, a las revistas -en apanencIa- /:)~ . ." y OCC1-_
que se celebró en Viena, se produ J?' a~~r, p'Oco dcnte sí es materia que conCIta la atenClOn. M~~e
Pero t~mbién ha sufrido el concepto de filo- especializadas, y, a lo sumo, a una cierta élite antes de su clausura, una. violenta, ~zscuszon ent~e ria p~blicable, vendibl~. En una palabra, notzcw,
sofía en el Uruguay. En aquellos años favorables intelectual. . representantes de Oriente y de Occ.zdent~., La dzs- periodísticamente consIderada.
-con una estricta perspectiva histórica, son en Sin embargo, el 10 de setiembre -transcu- cusión fue originada a raíz de la ob'Servaczon hecha
realidad muy pocos- en que el país vivió sus rrían los días posteriores a la intervención de Che- 7

6
UN ESQUIMA SUPERFICIAL
experiencia o las estructuras constantes de nuestra
vida mental y de nuestros valores morales. La LAS IDEOLOGIAS EN EL UR
Si se llevara a cabo una esquematización su- ideología, por el contrario, se ocupar, de lo cam-
perficial de la anécdota, tendríamos que. confesar bi4ble; de hecho, se interesa ex profeso en que
que ,la distinción que ha hecho tanto rmdo entre cambien las cosas. (3).
filosofía e ideología ya está implícita en este fenó- Elegantes palabras. Pero, a pesar de ellas, los
meno de repercusión periodística que tuvo el Con- esquemas de pensamiento del siglo XX se r~ten
greso XIV. Mientras lo que el Congreso trató en a esa tan nítida distinción que presenta Calo-
sus sesiones fueron cuestiones abstractas, académi- gero. La filosofía del siglo XX no es eso que afirma:
cas, meditativas y apolíticas, a nadie -excepto a "algo" (que, como se ve, no precisa) que se ocupa
la élite antes mencionada- interesó vivamente. de estructuras constantes e incambiables. Como
Pero cuando se discutieron proposiciones conducen- tampoco la ideología es ese otro " (que no
tes a una línea práctica, de concreción socio-polí- define) que se interesa expresamente en que cam-
tica, entonces interesaron sus conclusiones a círculos bien las cosas. Ni la problemática fijista corresponde
más extensos de público. En otros términos: si se a la filosofía actual, ni la ideología es una actividad
lleva, a un mayor nivel de esquematización la que esté interesada en que realmente cambie la
simplificación periodística del ejemplo, podría de- estructura social.
cirse, en base a él meramente, ENUNCIADO 1 tico, inmutable.
a} que filosofía es lo que el Congreso hizo que conforman'
Las ideologías se caracterizan por aparecer como
cuando se elevó de la tierra a las alturas de lo esos individuos entre sí el
Las imprecisiones,como se aprecia en estús sistem,a~ o c?~juntos de proposiciones (políticas,
abstracto lo fijista, lo espe<:ulativo y se dedicó con metaflSlcas! . ~tícas y estéti.cas, religiosas, jurídi- dad" misma es un pr (y de
entusias~o a disertar sobre el espíritu del mundo ejemplos, no se dan sólo en el ambiente nacionaL
cas ... ) dIrIgIdas a la accIón colectiva. e?tenderse aquí cuando empleemos el término "so-
y la historia, cuando debatió teóricamente los pro- "Trascienden" -ellas sí- las fronteras. Tratemos,
pues, de formular primero las leyes y los resortes cIedad"). 0, si se prefiere, una trama ral
blemas de la libertad y la decisión, etc., y ,En ~u aspecto periférico una ideología existe si de procesos que se implican mutualneIlte.
propios de las ideologías y qué representan en nues-
b) que ideología es lo que los congresistas asis- y. solo SI se .presenta como un conjunto de proposi-
tro medio para más tarde delimitar el ámbito propio ~o?l~nto en que se establecen relaciones entre los
tentes a la última (y movida) sesión -conferen- CIOnes tendIentes a una acción colectiva. Pero esto mdIVIduos que componen el grupo (relaciones con
de la filosofía y la vigencia que tenga entre
cia de prensa incluida- hicieron cuando se en- es meramente el. cara,ct:rizante secundario y des- la naturaleza, relaciones de cambio, de intercambio,
frentaTon a lo concreto, a lo social, a lo político, nosotros el quehacer filosófico.
l?mbTador de lo IdeologIcO. Lo colectivo constituye, etc.) se crea una estructura o armazón compleja.
a lo práctico y trataron de asumir una posición sm duda, un rasgo inherente a toda ideología ya A esa base o estructura básica relacional, que es
conjunta sobre un problema candente en aquellos que, en efecto, ésta siempre apaTece en las socie- el fundamento 'real de todo proceso social, se su-
días. ~~des constituidas como tales. Ni siquiera por exten- p:rpo~e otro nivel de relaciones de ideas que re-
, A primera vista no parecería estar muy desca- Slon pu~de habla:se de la ideología de un individuo. vlst,e .dIversas fO'r.m~s presentacionales: organización
minado ese enfoque simplista. Particularmente SI En sentId? p~OplO conviene que separemos desde poht~ca, nexos Jundlcos, creencias religiosas con-
se tiene en cuenta que el italiano Guido Calogero ~h~r~ el ambtto de lo colectivo del ámbito de lo c.epclOnes éti~as y estéticas, cosmovisiones ~etafí­
había expresado lo mismo, con lenguaje más profe- mdIvIdual en 10 referente a ideologías. SICas ...
NOTAS
soral. En una de las sesiones de ese mismo Con- (l) Véase, al respecto, la sección "Guía de BiblioKrafía Prkáca", El ámbito de lo colectivo se da en una "socie· Las causas mediatas de por qué existen estas
greso XIV había señalado t pág. dad". ~e:o ~a "sociedad" no existe como entidad formas relacionales están enraizadas en la estructu-
(2)
(3) "Acción",
"Akten des 1()..IX·1968.
La filosofía se ocupa de 'lo incambiable -sea XIV lnternationalen Kongresses für Philoso.phie", real; m SIqUIera como concepto de contenido está- ra o primer nivel de base y de ella dependen, puesto
t. n, p. 460. Universitat Wien, 1968.
trascendente o trascendental, to a priori de nuestra
.
que VIve, As'I
'" la religión le dará una explica.c,ión
y d tivaciones para, ejecutar cierta (s) actividad (es) ,
de la igualdad esencial de los ~ombres, " cuan o y cuartdo, en un momento dado, sus propósitos
el individuo pregunte el por qu~ ?,e la deslgua~dad coinciden con las próposiciones de acción colecti..;
"rear' entre los hombres, la rehglOn le h~bl~ra de va de una forma de ideología (una coincidenCia
ue ese destino igualitario se concretara en la previsible, porque ha sido alimentado por ellas des-
eterm.'d a d" , en la felicidad 'que, no puede l'alcanzar-
q , de la infancia) puede decirse con propiedad que
ompletamente aquí en la tIerra. La po ltlca, por participa de esa ideología, Pero nada más. UIi in-
se cparte le dirá que el fenómeno de cl.ases, en' una dividuo carece, por tanto, de ideología, Se dan en
su, ' , 'd 'm
, 'dad democráticamente constltUl a, por eje - él motivaciones, propósitos, intenciones, que 10 lle-
saCIe , 'd 1 esta
10, se debe a los talentos ind~~I ua es.; que en, , van a creer en, apa,rticipar de una ideología ya
p .d l'dad política la ascenslOll vertIcal del mdl- propuesta colectivamente a' una sociedad,
mo a l ' "bl t
viduo a clases más elevadas n~ es Im~I e, e c, Lo que' exponemos no contradice que sea 'un
De modo que el individuo reCIbe, adqUIere y ~la­ individuo, precisamente, el que formule ese con-
bora ideas que, a determinada altu~a de su vld~, junto de proposiciones tendientes a la acción co-
podrían ser catalogadas como proprtas; pero que, lectiva con que se presenta externamente la ideolo-
de una u otra manera, no lo son, . ." gía, En general, el proceso de formulación' de una
Ahora bien: cuando esas ideas se ,conJugan ~ast.a ideología se efectúa en un pensador (un ideólogo)
convertirse en el motor de su eX,istir d!ario, el mdl- que ostenta una especie de delegación tácita (de'
viduo tiene Pifop'ósitos, Esto es, IntenClones de, mo- la sociedad en que se mueve) o expresa (de la clase
dirigente en determinado momento histórico). En
este segundo caso tendríamos algo que, familiar-
.
Claréo (d
,efech)'
a .' la ideología por comisión. mente, podríamos llamar "proposiciones de encar- la Inglaterra puritana: religión hasta en la ropa.
go". Y el ejemplo ya clásico es el de los esfuerzos
del gobierno hitleriano por "encargar" a ciertos in- y de aquí nace, justamente, el asgo -el
'Heidegger o la ideología por afició~: u, , ,L~ doc- dividuos este menester. principal- caracterizante de las el ser
trina y las 'ideas' no deberán ser mas las gUias, de ocultamiento'S multifo1fmeJ de la la es-
vuestra existencia.El1Führer mismo -y solame~te el- tructura-base. Cada una de ellas cubre un solo aS-
es la realidad presente y futura de A~~manla, y. ~u pecto explicativo (de la sociedad) y, por consi-
palabra es vuestra ley , " ¡Heil ~itler! .' (AI~cUC:lon guiente, falsea la estructura co: ésta es
a los estudiantes de la Uni.versldad de Fflburgo, ENUNCIADO :.2 como proceso. Y una suma de ocu entos pro-
3/nov/1933) . Peto son, en realidad, ocultamientos muhifonnes ducirá inevitablemente un resultado total de com-
de la estru.ctura~base, que brotan necesariamente pleta invisibilidad,
que por las" relaciones necesarias de intercambio, de todo proceso social. Sin este caracterizante; al que ha de, atribuír-
el individuo tiene que tratar con otros y, a su vez, sele primordial importancia, un conjunto de propo-
intercambiar ideas, Al ponerse en cont~ct~, con sus Voluntaria o por comisión, la fOTmwación será siciones dirigidas a la acción colectiva puede no
semejantes y con las instituciones qu~, hlS~onc~tn:en­ siempre en un sentido. Será una formulación de ser necesariamente ideo ecisamente porque
te adquieren esas formas, d,e relaCI?n ~~eolo~lca, proposiciones políticas, o de proposiciones estéticas, las ideologías dominan o -el colectivo--
cada individuo en la colectIvIdad reCIbe Ideas de o de proposiciones jurídicas~ o de proposiciones de donde los que en él viven creen que las razones
c~da una de esas formas, y encuentra en~ada una cualquiep otra forma ideológica, inmediatas, las fuerzas que dan cohesión externa a
de ellas las razones inmediatas de la SOCIedad en
n
10
clOn, un enmascaramiento multiforme de la rea-
ENUNCIADO 4.
lidad que brota necesdriamente de todo proceso
sociaL ~o. todas las formas de que se reviste lo ideo.
Es inútil concebiT o querer concebir una so- IOgICO presentan el mismo grado de ocultamiento'
ciedad sin ideologías. Ningún proceso social, ni las. fonnas metafísica y religiosa se hallan m~
alejadas de C:::::::ocultan en mayor grado) la es-
aun aquellos que conllevaran la supresión de la tructura, en tanto que la forma poHti
existencia de clases, se vería; libre de ellas, ya que . cuentra menos alejada de ella. ca se en·
forman paTte de la superestructura necesaria a la
sociedad misma. Con palabTas de Althusser ( *) : ,Forzoso ~s señalar que, de las formas de la ideo~
Las saciedades humanas se'creta,nla ideologí'a logIa, las mas alejadas de la base b
1 ' . ro re
como el elemento y ca atmósfera mitSma indúpen- a que se aSIenta la sociedad son la
ideólogo sable a su respiración, a su vida histórica. Sólo una 1a rerIglOsa.
' Las que se mueven en un plano másy
1 a la socie- concepción ideológica del mundo pudo' imaginar puro, más espiritual de ideas. Las que, en una a-
víc1:Íma. Los sociedades sin. ideologías. " (2) labra" emplean conceptos más abstractos, me~os
undan; abundan los Mientras existan individuos en grupo existirán sometId~ a 'p~~eb~ empíricas (razón, ultra.
como se hallan las las relaciones de ideas y el intercambio necesario terrena,
' mtUlclOn
.,' Inmortalidad . '" ) D b'd
e I o a su
sinceramente que que llevará indefectiblemente al proceso ideológico. dIstancIamIen~o de la base son las
visión. Que su mascaran. De ahí
un plano de cueste más a
.Ji adas. Que la formula- hegemonía o
ción de su "nuevo" sistema proposicional ha supe-o Hay otras f.
ENUNCIADO 3
rado y cambiado el anterior. En verdad no ha dica ... ) cuya naturaleza
ocurrido ni lo uno ni lo otro. El pensador ignora En cada período histórico del proceso social mente subo'l'dinable.
predomina una forma de ideología a la cual las
que su formulación no ha pasado del plano del otras formas -sin desaparecer totalmente- se históricamente a lo r
pen~amiento puro. Y que los mismos conceptos e subordinan y ayudan. jurídica, a lo ético, a
ideas que maneja ya están irremediablemente teñi- mente- a lo político.
dos, cargados de·· contenidos adquiridos, recibidos, Pero no todas las formas que adopta lo ideo- de estas formas
concebidos con anterioridad. lógico funcionan siempTe con igual intensidad en una sociedad
La 'ideología es un prroceso -ha dicho En- un proceso social. Periódicamente una de ellaspre- la duración de
gels (*)- qu,e se opera en el llamado p1ensador domina sobre las otras. Y será ésta la encargada, Francia, 1830: política hostCí en las miradas. y, en definitiva, ha
conscientemente, en efecto, p'ero con una' concien- durante ese período, de ocultar la base, por medio tiempo por una de
cia falsa. Las verdaderas fuerms. propulsoras que de proposiciones más atractivas, más explicativas, por ejempl?, la tlYfma religiosa suplant6 a las otras. tafísica, religiosa
lo mueven, permanecen ignoría'das p'ata él; de otro más "veraces", en apariencia. Por lo general es la Tomo el h.derazgo ideológico de las demas'y , En cambio, 1
modo no sería tal proceso ideológico'. e) época en que se fijan los prototipos a que hacíamos el rt la r . aSl
a e, . lteratura, la moda, las costumbres las de la base real,
Dada esta. autoengañosa apariencia de cambio, referencia en el capítulo primero. leyes. de esos países ~p~recen,. durante esos perí~os, ralmente) la
deformadora, ocultadora de la realidad estructural No por ello las otras formas se d~svanecen. Al :omzzados de ]0 relIgtoso prmcipalmente. Del mis- forma política.
que conforma una sociedad, tenemos lo que con- contrario: activamente se subordinan a la predo- .modo que, más adelante, la Francia revolucio-
11-· . -dos -aun en los
fiere a la ideología su tercero y último caracteri- minante, sirviéndole de apoyo, de ejéTcito fiel. En nanaad . opta'
na a I lYfmJa política como ideoloma emancipaci
zante: la. de ser un ocultamiento, una. representa- la España "iinperial" o en la Inglaterra ,"puritana", predonunante~ -be
mica- la

13
concreta. Ésta es la clave de por qué la. forma ideo- los observadores objetivos, de los "testigos" de de esos sistemas m~tafísicos "renovaldo:res"
. . . y se hablará en ellos de la "ideología
pred ommlO. ,." t lógica predominante en el proces~. sOCl~~TurduguaYt~ nuestro país cuando ejercitan lo mejor de su voca- precedentes.
· ." de la "ideologIa proletana , e c. . , 1 f rma polluca. o o es buiario en improperios a una masa ciega que "el y así podríamos continuar.
revolUClOnana , sigue sIendo aun a o "de
olitizado" es una frase en boca d~l. hombre. día de las elecciones se vuelca a los partidos tradi- adopción de modos en las ide
p all" cuando se enfrenta a las dlftcultades dl~­ cionales una y otra vez", no hace más que recono- cepciones), en las éticas (
Ia c e · , f d bre 'fal-
. y efectivamente es asl. La rase escu cer en los hechos que nuestra corta tradición come o modos d~ apreciar la con
nas. , profundas de lo que se cree. Empleada nación está impregnada de la forma predominante (codificaciones, institu'
ENUNCIADO 4A (particular). ces mas ~..:ca es válida. Pero también lo es tie las ideologías que nos ha hecho: la forma las formas políticas (par
como mera Ca\.J. , L.
En el Uruguay la fonna predominante es la ~Q.eo­
. '
como relevamiento de nuestra CIrCunstanCIa. a política. darios) .
logia política, a la que las .demás se .subordman. ideologia política invade todos nuestros actos. S.~
. , 1 ' es esquémas están tan embebidos en el proceso SOCia
Sería innecesario recalcar aquI que os pa~ sec que -se
., F ancesa tuvle- _jOoven- que somos, que "aun • h an co-
liberados después de la R evo1UClon r supone- no debian estar po , ENUNCIADO 5
rón todoJ) la ideología política como forma. pre?~­ piado los esquemas de la política. y el asomb'fo de
Cada forma ideológica subsiste debido a que
minante, incluso desde antes de la emanclpaclOn desarrolla una y otra vez sus proposiciones (sin
variar el contenido sustancial de 'las mismas) de
L f tografío no fue obtenida
IEI Senado uruguayo con quorum. Q o diferentes modos, que aparentan ser cambios.

Tanto la forma ideo16gica predominante como


las subordinadas mantienen su vitalidad inteTna Este fenómeno de
modificando accidental, parcialmente, sus proposi- ceñirnos sólo a la fOT
ciones generales. En el curso de la historia, la reli- en nuestro país) (3) se a
gión, por ejemplo, ha reajustado sus proposiciones total precisión en los así 1
iniciales de acuerdo a modos de adaptación e inter- cionales".
pretación de los mismos' postulados de fe. Se ha No necesitamos indagar
bifurcado así en creencias o credos diversos que 1le minó de esta manera
introducen como opciones de cambio, peTo que no secundario. Pero el
han perdido su identidad esencial con las propo- sus implicaciones.
siciones originarias (supuesto de la existencia de Hacia una fecha
Dios, inmortalidad, etc.). siguientes a la
Lo mismo ocurre con la metafísica. Aquí los mundial, los
modos del subsistir se sintetizarán en diversos sis- la presc'
temas (o coomovisiones totalizadoras, seudointer- tual
pretativas del mundo). Pero desde la pToposición sación va
inicial sobreentendida (que es posible una transfí- tradiciona
sica contemplativo-explicativa de la realidad) has- de una ment
ta otras, derivad(ls de ella (que "algo" en nosotros nes .olvidan que los Jovenes asimilan más rápida.,
-razón, intuición- podrá captar ese esquema mente que otros, ciertos hechos internacionales que
ideal del mundo), están supuestas en cualquiera tienen lugar por esos años. La década del 50 nes
presenta el panorama de una toma de posición jóvenes? Lo tradicional, por esencia, es
abiertamente tertCer:i~ta por parte de la FEUU. (4) Separación del presente histórico. Algo opuesto al
La divergencia con una política internacional del futuro. Y ninguna de sus acepciones conlleva gra-
gobierno que se inclina, sin discusión, hacia úno de tuitamente un calificativo favorable. Todo lo con-
los polos de poder mundial del momento se hace trario. Tradicional fue durante siglos en China com-
por esas fechas mucho más clara.· A lo largo de toda primir los pies femeninos. Tr n
esa década el proceso divergente se acelera. A esto bastardo de familia real fuese "duque y militar dc
contribuye) hacia su terminación (1958), el en- rango". Tradicional, en fin, el que una familia en
frentamiento universitario-gubernamental con mo- pleno, vote "por tradición" a un partido "tradicio-
tivo de la Ley Orgánica de la Universidad. Por nal" . .. Si queremos ser exact
último, la revolución cubana y la púsición posterior que lo tradicional en el caso
de nuestro gobierno, ya en la década del 60, deter- inhumano. En el segundo e'
minan la ruptura definitiva entre ambos sectores. En el tercero, a lo irracían
El proceso -que acá hemos reseñado sumariamen- los medios universitarios jóv
te para no reiterar detalles de todos conocidos- dose cada vez más de los partidos
culmina en el año 1968 con la clausura de la Uni- porque sus sectores se renuevan
versidad, el intento de destitución del Consejo Cen- El desiderátum de la eterna juv
tral Universitario, los enfrentamientos callejeros que a año en el ámbito universitario
cuestan vidas estudiantiles y la negativa del gobier- la propia U niversidad na se haga
no a aceptar la mediación de otros sectores (el ella misma.
eclesiástico, por ejemplo). Pero todo esto muestra sólo la faz externa dd
Desde órganos periodísticos de los partidos "tra- problema. "El libre juego democrático", "la tra-
dicionales" estuvo de moda, en su momento, el dicional democracia de nuestro país" y otr~; {¡ras,es
epíteto de "cretinos útiles" (útiles al comunismo), de parecido cuño, repetidas una y otra vez en boca
para denostar a parte del sector universitario q~e de los políticos "tradicionales" de par-
era "víctima del engaño" de las famosas "ideolo- tido, señalan la unidad propos' . táci-
gías foráneas". Contrapuesto a todo ello se preten- tamente admitida: la forma de
día mostrar a los jóvenes la libertad de expresión ta/mejor jetc.) es la demlOcracia
de nuestro pueblo, como un último intento de la tativa. A ella, desde
vuelta al redil. Los partidos "tradicionales'~ eran dos otros "supuestos" ce:
la única vía libre y pensable en el país. (5 ) en la demoC'racia es d vo-
Pero no, se ha querido ver en toda esta pro- I luntad popular (la sus-
gresiva separación que la real divergencia estriba 6tuye así al antiguo dc
en los partidos "tradicionales" mismos. Porque, a los reyes); el voto es el uso de la libertad del
pesar de que se esgrima como estandarte de gloria pueblo: el pueblo los
por muchos, el término tradioional trasunta una (¿o "que puede", dada la
contradicción -por no decir dejo ir6nico-- que le presenta?); en la democracia florece la libre
alecciona bastante. ¿Qué perspectivas de cambio empresa (que, en el fondo, equivale a la acumula-
real, en efecto, puede ofrecer lo tradicional a los ción más acelerada del capital en manos de los
Montevideo en 1945. La e\tForia d.el fin de la Segunda Guerra Mundial.
11
16
que ya lo tienén y que terminen por acceder a públicos; pleitos por pactos acordados (entre ca-
cargos y puestos gubernamentales .los propios duc..; balleros) .antes de acceder a puestos claves y que no
ños de empresas privadas).' No nos interesa' des- fueron cumplidos con el honor debido; pequeñas
cubrir la procedencia de esas y parecidas propo;; cooperativas de parlamentarios fundadas para
ciones que expresan los supuestos ideológicos de ocupar bancas por períodos rotativos si "ganaban"
la democracia. Pero -para tranquilidad del' lec- las elecciones; promesas de renuncia a término
¡ tor- le informaremos que provienen de políticos de para que el suplente respectivo ocupe el cargo;
luna y otro partido tradicional. ¿Cuál de ellas' co- cuotas para nombramientos... Todo este pano-
rresponde a uno u otro partido? rama ha ido perdiendo cada vez más el tinte de
Hasta aquí, y en teoría, ambos 'partidos no se insinuación malevolente de otros tiempos para co-
diferencian. En otros términos: en el conjunto ,de brar estado de certidumbre pública. Una mirada
propóSiciones que tienden a' la acción colectiva a los cuadros que incluimos hablará mejor que
no hay divergencias. nada de la anodina atomización a que ha llegado
Esto se debe a que un partido no es en sí el desarticulamiento partidario tradicional. Alguien
mismo un ideología, sino un modo, como ya 'hemos podría pensar al mirar ese conjunto que poco
indicado antes, de la ideología política que' pre- falta ya, dentro de los partidos tradicionales, para
domina en una sociedad de clases. En Uruguay la que cada uruguayo -cada cabeza de familia, al
ideología política predominante es la democracia menos- se presente como candidato "con hsta
liberal y representativa. Es decir, la forma política propia" a las próximas elecciones. .
única que -tras los supuestos que hemos sinteti- Este entramado de partidos, lemas, sub-lemas
zado- busca sus modos d.e subsistir en los aparen- y listas posee su propia dinámica de subSiStencia.
tes cambios programáticos de los partidos. Pero que Al aproximarse las elecciones cada partido despier-
se basa en (y oculta) una inamovible estructura ta de su letargo y, con un pase mágico, surge de
económica capitalista. (6) sus entrañas el candidato extremista. El que ':sale
del pueblo y está con el pueblo". El que critica
acerbamente a su propio partido. El ala izquierda,
en suma, del partido que intentará catalizar los
ENUNCIADO 58 (particular). anhelos de cambiO' de sus seguidores descontentos,
De igual manera, las fragmentaciones intrapar. sin que tengan. éstos que ir "hacia otras tiendas
tidarias que se dan en los partidos llamados "tra. partidarias" que no sean las tradicionales. Con una
dicionales" son, en la práctica, modos del subsistir monotonía ya conocida, el esquema del pretendído
(de la misma forma de ideología) conscientemente
asumidos pOr los políticos.
cambio se opera así por medio del espejismo de
una figura a la que -Una vez tabulados los resul-
Agotadas las "reservas" programáticas hace ya tados de las elecciones, que es lo que cuenta- los
tiempo e), el último ensayo de subsistencia lo dirigentes relegarán a un segundo plano y a la que
constituye la monótona fragmentación intraparti- los electO'res tratarán de "bluff" para consolarse.
daria. "Listas" que se escinden en nuevas 'lis- Pero si, en teoría, ambos partidos tradicionales Los "principios democ ' f
. rateos
"d I
e a
earta d
e Punta del Este fueron ratificados años después en' 1ft re'"n=o'n
tas'" por disidencias sobre futuros nombramientos aceptan los mismos supuestos, ¿existen en la pr'ácti- de Presidentes. .... ....

18
19
._-------------------_ _-_._ __ _ _-_ __ .... .. ... .. ..• .. .. _ ...
ca divergencias de programa? Ya hemos dicho en ENUNCIADO 6
.crático", ese
otro momento que no se encontraTá un solo libro Puede darse un pensamiento teórico no ideo-
a documento donde se expongan inequívocamente lógico; pero en un proceso social concreto aun ese
su gestación
pe • tiende a descomponerse en formas una convi
esas supuestas diferencias para el Uruguay actual.
id nuevamente al enfrentarse a esta dis- tud- se en rentará a
Real de Azúa ha llamado la atención sobre este yuntiva: o seguir el esquema establecido para llegar terística:
curioso hecho: al poder, o involucrarse en una. acción directa
para tomar el poder. . -o seguir "el libre juego
«País de cercanías» hemlos llamado al nuestro para llegar al r político,
y, entre esas ceroa:nías se pu~de 'registrar la que se -o involucrarse en la
Las leyes internas de ,tqda ideología presupo-
da en los principios ded s partidos, en nen la adopción de modos y aun de fragmenta- toma del poder.
~a común heterogen es sociales, en Tendrá en
ciones conscientes dentro de esos modos, cuando
la frecuente coincidencia tos de vista. éstos agotan sus fachadas programáticas de cam- fórmula práctica
Aunque se hayan por dualizar bio. Pero de lo expuesto hasta aquí se desprende vicción masiva, a
unívocamente el contenido y as tendencias de los que cabe la posibilidad de un pensamiento qu.e proposiciones
bandos tradicional esultado (aunque no care- no sea ideológico. Ya entrevimos antes esta POSI- hecho, a la
ce de valor interpr an sido esquemas del- bilidad (ver Enunciado 2). En este aspecto des- nueva que p
ga.dísimos que un montón de ejemplos pueden taquemos que ese pensar constituye, en sí, lo más mayor esas
rectificar. (8) opuesto a las ideologías que puede darse. Porq~e, camiento-
Si no bastasen los "ej~mplos" antecitados con- su contenido se nutre, precisamente, del estudw' más convin
vendría subrayar -y sólo de pasada- la .acepta- histórico del complejo social mismo. Ahonda en
ción de Herrera del golpe de estado del 33 (9) sus raíces, en sus esquemas, en las propias formas
ideológicas de ocultamiento que han llevado ~ ~sa
Y el bipartidario bene lácito ante el solucionador
sociedad a ser lo que es. Revela la estructura .basIca
maná democrático de ley de lemas (1934); o ENUNCIADO 6A
económica del proceso, sus leyes, sus falaCIas, su
el enriquecimiento de los latifundistas "blancos" dinámica. Es, eminentemente, un pensamiento La izquierda uruguaya se
durante la "época de BatlIe", que se suponía iba sociol-político, científico, que delinea tácitamente ricamente, al adoptar desde muy pronto
a luchar contra sus exigencias (10). Y, paTa acer- miembro de la disyuntiva.
las directrices del cambio real.
carnOS" ñ\ás al presente que nos concierne, las cri- Sin embargo, ese pensamiento ka. de ser ,comu-
ticas al gobierno nco" por seguir los dictados Dada esta monocromía
nicado en medio del proceso soa,al (soczeetad) gado a ser lo
del Fondo Monetario Internacional y la acepta- concreto. chas"- en el
ción del mismo por el partido "colora- Al tener que ser comunicado, 1) debe exfne- socio-político
do", que lo crit e la oposición, una vez samente establecer relaciones que sean reveladoras yunción caracte
que llega al pod uerdos bipartidarios para y convincent~s paTa todos los i?~ividuos que com- terminamos de esbozar.
ponen. la sociedad (lo que sigmfIca tener que usar
implantar las m se~ridad; el misterioso En este punto,
mecanismos psíquicos de acercamient? a una m~sa se
parto de la ley de jubilaciones parlamentarias (la limite al Uruguay
ya habituada a ciertos esquemas polItlCOS anteno- a
383) que, aprobada por mayoría de los partidos comenzar por una
res), y 2) debe adaptarse a los hechos sociales ya a
tradicionales, no ha sido "rec'Onúcida" por ningún
/ dados. Es decir, que en una sociedad de clases 1915 para deli
Espf,lña y la guerra civil. En nuestro país, el duro im.
autor específico, y tantos otros "detalles" más. donde exista, por ejemplo, el "libre juego demo- pacto 'de lo· inesperado despertó muchas conciencias.
/ Las tendencias de databan de finales
deJ siglo XI~ en nuestro país, si
20
21
La disyuntiva crucial que expusimos en ('1 protesta y aun de liberación. Pero la
Enunciado 6 no se plantea más que en un terreno inicia esos movimientos, a pesar de
puramente teórico y mediato para el Uruguay, por gio intelectual y personal de
lo menos durante las cuatro primeras décadas del plo, abre los ojos a algunos.
siglo XX. tra" el régilllen se nutren
La verdad es que no adquiere rasgos de .in- los partidos. Con ellos se
mediatez hasta hace apenas algo más de cinco volver a la normalidad d
años. Esto explica que durante la dictadura de - otras palabras: todavía
. . Terra se organizaran, es cierto, movimientos de en una perspectiva histórica

1947. En le Casa ,Blanca el presidente Truma rt ,nauguraba una nueva etapa de presión

En la Conferencia de Valta la tierra de los no invitados fUe dividida en rigurosas zonas de influencia.
Q
Partido Socialista (durante el 8 Congreso del
definitivamente a comienzos de este siglo con la
Partido Socialista en 1920) acepta los 21 puntos
creación de la F.O.R.U. (Federación Obrera ~,(;­
gional Uruguaya) , anarquista, y la fundaclOn. del programa de Moscú y se independiza en 1921.
-por Emilio Frugoni (*)- del.C~ntro ~arlos Al año siguJente ( 1922) ya lo encontramos
Marx (socialista). Ambos aconteCImIentos tienen participando en la primera elección directa de
lugar en 1904. . . presidente de la República que se efectúa en el
Pero el Socialismo naCIonal pronto se mcor- Uruguay' (Noviembre 1922). Con ~llo ha ?ptado
pora, como partido, a la vi~~ del país y comienz~ también, en los hechos, por el pnmer mIembro
a actuar activamente en pohtlca (1911). He aqm, de la disyuntiva. . .
por tanto, una fuerza. de i~quierda que elige la Sin embargo, no sería justo atnbUlrles culpas
primera parte de la dISyuntIva. gratuitas a estos grupos 'parlamentarios de IZ-
El Partido Comunista, que nace como conse-
cuenCIa de la primera escisióQ~ seria que· sufre el quierda.

22
inmediata opción era "con o contra" la dictadura
casera, que para muchos seguía siendo' "dicta-
blanda". .
Por eso la guerra de Abisinia, la guerra es-
pañola y -finalmente- la ~erra mundial. vol-
caron, en pocos años, un precIpItado de emocIOnes
y asombros. Explicables, al menos, .aunque ~o dd
todo justificables, son, por tanto, CIertas actItudes
fluctuantes de algunos desde el ángulo cerrado dd
primer "welfare state" continental.
Los problemas se van a ver con claridad a pa~­
tir de 1945. Porque apenas finalizada la segunda
guerra mundial, el Uruguay tiene unos instantes
de añorante respiro. La economía se refuerza como
resultado de esa contienda. Por otra parte, ya se
había retornado (desde 1942) a la normalidad
democrática, debido a un golpe de estado "bueno"'.
Como también los "buenos" habían triunfado por
.fin sobre los "malos", en el plano internacional. En
.esta euforia de bondad que contagia la sonrisa
cívica de casi todos, se inicia para algunos la dolo-
rosa cosecha de la reflexión. Todavía las elecciones los bomberos retir~n del frente de la Facultad de Ar quitectura una leyenda
de 1946 dan una idea de esa resaca alegre dd
resultado de la contienda mundial. Los partidos de Históricamente, tanto el Partido Socialista como ENUNCIADO 68 (particular).
izquierda obtienen, juntos, un significativo avancc. el Partido Comunista han sido, evidentementc, La Tercera Posición o
El mayor en la historia del país en porcentaje fuerzas progresistas. Todavía no se ha hecho un fuera de nuestro país y en n
(7.5 '0/0)' El Partido Comunista, en particular, recuento claro de lo que a ellos debe lo que se ha no es una id
recoge. un número de votos (32.680) que ya no llamado "el aporte batllista" a la legislación labo-
logrará superar hasta 16 años más tarde (eleccio- ral. Tal vez cayera así algún mito más. Aun en la Pero en marzo de 1947 brota la tierra
nes .de 1962), en coalición con otros grupos. Como hipótesis de tal reconocimiento de deuda, sin em- una pla.nta espinosa: la doctrina mano En
ha señalado Roque F'araone, ese porcentaje con- bargo, no había "peligro", por esas fechas, de que Europa esto significa el "plan Marshall" de ayuda
seguido en el 46 . esos partidos pudieran ganar unas elecciones en un a las naciones destrozadas por la guerra y la aper-
parece claro reflejO' del clima victorioso y optt- país condicionado ya al bipartidismo emocio- tura de una nueva zona de influencia para los
mista del fin de la guerra, y cuandO' no sólo no nal ( 12). Pero, en raíz, los dos adoptan (desde el EE. UU. de N. A., que forjan así su ideal "imperio"
(!xistía prop'aganda anticomunista sino que la URSS instante de su aparición como fuerzas de izquierda atlántico. Para Latinoamérica la doctrina es más
era, con su jefe Stalin, u,n «baluarte de la demo- parlamentarias) formas ideológicas (aceptación del concreta: suministro de armas y adiestramiento
cracia» plQ,ra l:a mayoría de nuestra prensa, empe- parlamentarismo democrático, uno de los supuestos milítar contra el peligro del comunismO' internacio-
za:ndo por El País, p'eriódico que luego se dedicó de la ideología predominante) y los modos de esa nal. Ha comenzado la guerra fría., que tendrá sus
al anticomunismo. (11) ideología (partidos). puntos álgidos, sus marchas y sus contramarchas.

25
Por esa época, y en vista de los acontecimien-
tos mundiales, brota en casi todo el mundo otra
planta -ésta sin espinas apar~ntes-: la "Tercaa
Posición" o "Tercerlsmo". Ya no se trata aquí de
simpatías más o menos abiertas por tal o cual
país, a causa de tal o cual conflicto bélico. Se trata
de lo que podríamos llamar ' que,
en el U , $On típicas de o qu
minado generación del 45": la toma de con-
cienc:ia y la toma d Ambas se incorpo-
ran rápidamente a . ¿A qué
conducían esas tomas! En primer lugar a un es-
clarecimiento objetivo, a un análisis factual. En
segundo lugaT a una actitud en política internacio-
no se de los dos
ue se disputaban el
imperio m posición que tenía como
primera premisa procurar la paz y desenmascarar
. ante la opinión pública, humedecida hasta los hue-
sos por una lluvia de propaganda, el imperialismo
económico de las dos superpotencias. Esa "Tercera
Posición" se dio inclusive en los propios países
involucrados en la pugna de pbderes, en otros no
involucrados directamente y, por supuesto, en el
nuestro, Arturo Ardao lo ha expresado, así:
, , ,d.esde marzo de 1947 en escala mundial,
desde mayo de 1947 en escala latinoamericana, el
tercerismo, como tercera p'osición frente a los Dos
Grandes se convertía en 'u,n a conSigna concreta para
1

los que no se hallaban enfeudados ni a: uno ni a


otro de ambos centro~ de poder 3 ),e ,' n o revolución? Sobre una pared montevidean"',
¿EvoluciD I
... e segundo miembro de la disyuntiva.
Pero la Tercera Posición no es -a despecho
de los esfuerzos que se han hecho para encajarla
dentro de los límites definitorios del término-- 50 y a ~i~ales de la del 40 a esa p'óSíción deja de
,; ideológ.?co o partido Laposicl'o'n He b' " d
una ideología (14), Para ser ideología le falta ser ser u~ l,ucldo con?cedor (y difusor) de la realidad d ' ' a la entro
cobertura intelectual de la base económica o es- economlca :scondlda en .los imperialismos, no im- e partIdos que no estuviesen alineados con uno
port~ la mascara propagandística que usen, u OtTO poder y a la vez, m "ad I°t'" a 1os que
tructura social de que hemos hablado antes. Y Foto Rafael De' Armos o ' la
jf

S~ la Te:cera Posición, sin embargo, no era ---ni -provementes de cualquier partido- compart'le··
ninguno de los que se adhieren por la década del Imagen y consigna. sen 1,a conSIgna
o

" d' 1 .
es- ldeologla, menos podía constituirse en un modo , paz mun la y anti-imperialismo
economlCO".
26

21
munista uruguayo se presenta con la coalición dt
COROLARIO 1: LA NUEVA fuerzas mencionadas antes: F.I.deL. (Frente Iz-
GENERACION quierda de Liberación). Con esta simbólica sigla
De inmediato los acontecimientos internaciona- recuerda a todos su tendencia y su ubicación. El
los latinoamericanos volverían a precipitarse Partido Socialista intenta por su parte otra coah-
para confinnar lo que, desde la posición tercerISta, ción: una extraña alianza con un disidente blanco,
se había preanunciado. Muro de Berlín, Hungria" bastante votado en las elecciones anteriores, con la
Guatemala. .. y otra generación -que esperanza de captar también "votos tradicionales"
había cruzado su infancia o su niñez por a través de ese sector. En tanto que el F. l. de L.
as española y mundial- se incorpora al . presenta una ficticia imagen de avance (16), la'
actual y se mezcla con los lúcidos de la Unión Popula'l' (el partido blanco en el poder con-
generación .01'. La Revolución Cubana es su sigue que la Corte Electoral no le permita el uso
.onal y latinoamericana al mismo del lema primitivo: Unión Nacional y Popular)
tiempo. El espaldarazo de concreción de una realI- fracasa estrepitosamente.
dad: la liberación del imperialismo. y la afirma- Las recriminaciones entre los "vencidos de la
ción (contra los pesimistas): puede hacerse una izquierda" se suceden: La euforia del P. C. por ser
revolución libertadora en Latinoamérica. "la terCeTa fuerza más votada" del país continúa
Esa generación -que empieza a inf1ui'l' al filo también por algún tiempo como' "slogan" defini-
de 1960- es eminentemente estudiantil, joven (15). torio. Pero, los hechos que hacen culminar un ciclo
y se nuclea alrededor de la Revolución Cubana de disensiones internas de la izquierda nacional son
por lo que ella representa para la realidad nacional. el conflicto chino-soviético y -sobre todo-- las gue-
Pero ya no está cargada del subrayado de paz rrillas latinoamericanas, el CongTeso de la OLAS
Y la mUeTte del Che Guevara. Los acontecimientos
del Tercerismo.
A pesar de ese entusiasmo revolucionario toda- terminan así en un -para todos evidente- aban-
dono por parte de los Partidos Comunistas del con-
vía es válida y persiste a comiénzos de la década
tinente, de la línea revolucionaria que alguna vez
del 60 la disyuntiva anterior: o seguir el libre
juego de la democracia o emprender la acción di- declararon sostener. Ahora sí va a haber minorías
que claramente se inscriben en la segunda opción.
recta. Y todavía -esto es lo importante- se elige
Con una va'fiante para los indecisos del comienzo
el p'rimer miembro. PO'l'que es tesis mayoritaria
de la década: "si las condiciones para la revolución
en esos años del comienzo de la década qué "en
Uruguay no se dan las condiciones para la re- no se dan, hay que crearlas; no hay que esperar
a que se den por sí solas".
volución". Lo que al principio de la década del 60 había
Al producirse la crisis cubana de 1962 y la
sido un imán entusiasta para la posible unión de
declaración de Fidel Castro de adhesión al mar-
las izquierdas (el sentido continental de la revo-
o xismo-Ieninismo, los partidos tradicionales y la zona
lución cubana) marca paulatinamente una línea
de influencia de su prensa, que ya había pTopa-
divisoria. Resulta ser piedra de toque de esa
gandizado su correspondiente cuota "contrapare-
posible unión. Y secciona, más álgidamente, los
dón", se declaTan enemigos, ahora sin embozo al- IJna pesadma que es el sueño de algunos.
dos miemb'fos de la disyunción {atídica.
guno. A las elecciones de ese año, el Partido Co-
29
28
Mientras tanto, la objetiva situación económica de las mismas filas de la izquierda la,tinoamericana,
del país (crisis fmanciera, pérdida dd valor adqui- ha ,comentado así los, resultados de esas elecciones:
sitivo de' nuestra moneda, pérdida de mercados,
Ante esta realidad es imposible pensar que
prenda de reservas, obediencia a ciegas de la polí-
algún día las fuerzas de izq~ierda puedan ganar
tica económica impuesta por-técnicos "internacio-
nales") ha seguido un proceso acelerado en los útli- las elecciones, y aun si ocurriera, que existe esa
mos años y ha sido artificialmente cubierta por posibilMad, una cosa es llegar al poder y otra cosa
iales soluciones, adoptadas siempre sobre el muy diStinta es, por cierto, tomar el p'oder (19).
terreno, bajo consejo ajeno y ante cada problema
concreto, sin visión de conjunto ( 17) .' .
Las soluciones del partid bernante no dI-
fieren de las que pa hubiera tomado,
de continuar perdido en 1966. En la
'práctica el desde hace años COROLARIO 1: PERSPECTIVA FINAL
ptO'f un , solo que In. eluye a "bl. ancos" y
"colorados". :rentes disensiones dentro de 5081E, LAS "FRONTERAS
sus filas no i el parlamento, de hecho, IDIOLOGICAS"
,sea único, unipartidario. La izquierda (parlamen- En diversos momentos y ante varias "pertur.;.
taria y no parlamentaria) presenta, también en baciones internas~' se han tomado las "medidas
los hechos, una prematura fragmentación que, prontas de seguridad" bajo las que, al momento
por el momento, favorece a la úni~a. forma ideoló-
en que se redacta este tTabajo, se mueye el Uruguay
gica política de los p os tra~lclOn~les. .
-como régimen habitual- desde junio de 1968.
Para las elecciones del 66 vanados Intentos de
frente común habían ya fracasado (el de la Izquier- En alguna oportunidad, esas medidas se han justi-
da N aciana! 1 diente, entre ellos). La iz- ficado como una defensa no sólo de la seguridad
quierda taria" parece no adaptarse a interna del país sino para evitar que las \'pertur-
uniones o la tengan como centro. Lo que baciones" provocasen una intervención de países
alguien lamado interminables discusiones, mu- vecinos. La prensa nacional se ha hecho eco de
tuas recriminaciones, teorización machacona, ofen- esas alarmas. Y, en efecto, desde 1965 parece
sas susceptibilidades, escondidos recelos y descon- imperaT' a nuestro alrededor la "doctrina de los
fia~zas recíprocas eS} de la izquierda nacional vecinos sin fronteras". Impuesta desde fuera, .ha El panorama impone una perspectiva final.
se plantea como una intempestiva fragmentación, hecho -pocos- adeptos en el panorama nacional. 'fealísticamentc- un engranaje más, en ese caso.
~ec~nocidas las dificultades, por parte de la propia
va antes de "acceder al poder". Los únicos bene- Por otra parte y por ahora, para las fuerzas de
La procedencia de esas ideas es clara: en momentos IzqUIerda no parlamentaria, de nuestra .situación
ficiarios de todo ello son los· Partidos Tradicionales izquierda parlamentarias todo esto se traduce en
en que nuestra situación interna acentuaba inquie- n:~ativa -geográfica y anímica- paTa las "con-
que siguen, como en las últimas elecciones, ~bte­ dICIOnes de la revolución", suposición parece ser
un programa limitado al mente oral
niendo el 90% de los votos. En verdad, las dIsen- tudes se hicieron vagas declaraciones desde Ar- y a la actuación a contr de las sorpresas de
en último término, la deesperaT que sean otro~
siones equivalen a luchar contra dos, frentes al mis- gentina y Brasil acercil de la existencia en el la política gubernam intentos de unifi-
p~ís.es de mayor empuje en el continente los que
mo tiempo: el de las "derechas" y el de las propias mundo actual de fronteras no geográficas sino cación -no ya de la izquierda, sino de una fuer:.ca
ImcI~n el. ,cambio revolucionario. Uruguay -e-dada
"izquieTdas". Una objetiva autocrítica proveniente ideológicas. común de oposición parlamentaria transitoria--
su sItuacIOn- no podría ser líder, sino --más
han fracasado hasta el momento.
30
31
(14)

(15)

su
en
dife
os los profesionales
e e de escasos profes
e la democr y se mantiene en
últimos fueron los tanto, porque éstos a)
cional en 1926 y el del "Batllismo" (no del P. actividades culturales; b) abandonan los estudios (sin haber
como tal nunca lo tuvo) suscrito en 1922. obtenido un título profesional) para profesionalizar su' vocación
(8) Real de Azúa, Carlos: "El impulso y su freno", pág. 57. Ed. desde muy jóvenes (escritores, periodistas, críticos, artistas, etc.);
de la Banda Oriental, Col. "Reconquista". Montevideo, 196t c) acceden a la docencia (sin pasar por la universidad) y
mantienen contacto con los más jóvenes, etc.
(9) Herrera y Tena se entrevistaron el 13 de enero de 1933.
Herrera de viaje a no volve después (16) En realidad, el F.I.deL. recogía los votos que perdía el Partido
del g ). El de ese o entre- Socialista al aliarse con otros sec en la Unión Popular. El
vista fac· cisión de , fue la porcentaje total de votantes de ·erda se mantenía prácti-
modif ació nado de medio y medio" camente invariado de 1958 a 1962. De hecho, había disminuido:
(30 tas y . as). - Véase Faraone, 6.2 % en 1958 (62.558 votantes sobre un total de 1.005.362) España, 1936-193?:donde se perdió la historia.
Roqutl n págs. 81 y ss. Bolsi. frente a 5.9 % en 1962 (67.927 votantes sobre un total de
libros , 1 1.171.020).
(10) Cf. R s, nota 8, págs. 50-52. (17) Para citar sólo un ejemplo muy reciente, en apariencia pequeño
(11) O. c. 1 pero que afecta la vida de miles de ciudadanos, téngase pre-
(12) En e ya vislumbraba Andrés sente el aumento votado para enero de 1969 en el rubro
Lamas hoy a un blanco de aciones Fantiliares y Hogar Constituido, que no se podrá
un col o, y el más apasionado l' a efecto dentro de "algún" tiempo (?) por falta
no po cional, una sola idea de una financi adecuada de dicho "aumento".
social, samiento de gobierno (18) Las palabras son de Ariel Collazo en revista "Pensamiento
en esa todos tenemos culpas; Crítico", NQ julio de 1967. (Citado por Díaz, Eduardo en
algunos ndes culpas. continuamo& leyendo en "Uruguay" pág. 64. Ed. Casa de las Américas. La Habana, 1968).
ese libro, no nos entenderemos Jamás, estamos irremisiblemente
perdidos; 'perdidos nosotros, peri:lidos nuestros hijos, que de (19) Díaz, E.duardo, o.c. en nota anterior, pág. 70.
nosotros heredan esa herencia de perdición". (Citado por -La línea de acción directa fue enfrentada por el gobierno
Frugoni, Emilio en "Génesis, esencia y fundamentos del socia- (Resolución del Poder Ejecutivo en decreto de 12.XIl-67) con
lismo", tomo n, pág. 312. Ed. Americalee, Buenos Aires, 1947. la clausura del diario "tpoca" (independiente) y del semanario
(13) Ardao, Arturo: "Sobre el tercerismo en el Uruguay", en Sema- "El Sol" (socialista) y la disolución de seis "grupos que han
nario "Marcha" NQ 1286 (24-XIl-65). El órgano principal de acordado converger en sus esfuerzos y unidad de acción por
expresión de esta Tercera Posición es el semanario "Marcha" una lucha armada para destruir el régimen institucional que
mismo: "En lo que respecta a nuestra agrupación política de rige en la República: Federación Anarquista Uruguaya, Grupo
entonces, la «Democracia Social Nacionalista», con ininterrum- de Independientes de 1tpoca, Movimiento de Acción Popular
pida militancia antiimperialista social-demócrata desde su fun- Uruguayo, Movimiento de Izquierda Revolucionario, Movimiento
dación por Quijano en 1928, el enfrentamiento de los dos Im- Revolucionario Oriental y Partido Socialista". (Resultando 49 del
perios la empujaba de antemano al naciente tercerismo. MARCHA decreto mencionado). Los motivos inmediatos invocados por ese
.iba a ser lógicamente su órgano periodístico de expresión" (Ardao,
Arturo, arto cit.). decreto habían sido las resoluciones del XXXVI Congreso So-
-Sí en la historia de la Tercera Posición y en la de su órgano cialista (publicadas en "El Sol" el l-XIl-67) y las Bases de
de expresión, algunos han pretendido ver una supuesta pérdida unidad en la acción de los seis grupos y partidos de izquierda
de balance (en favor de la URSS y en perjuicio de los indicados (publicadas en "~poca" el 7-XIl.67).
Hacia el imperio (1939). la paz deseada: no más bombas. AlfredRosenberg, estricto ideólogo de un régimen.

la paz obtenida~ guerra fría y espionaje.


Pf~s~puest«.?: los ·estodiantes y su clara solución.
Uruguay, 1968: tres estudiantes muertos.

guay presente: una visión ahora cotidiana.


"Algo" había ocurrido en el siglo XX; pero nuestros
pensadoresmrraban hacia otro lado.
LA l'FILOSOFIA EN EL UR

ENUNCIADO 1 ideologías con la filoSofía. Sin embargo, esta


Las posibles definiciones de filosofía dependen de es conocimiento científico -que marcha
las dos únicas maneras de encararla: como un las urgencias concretas de una época- cuan o
estar-en el mundo (contemplación) o como un está inserta en la problemática del
estar-con el mundo (relación); mientras la primera
manera .es una forma ideológica de. enmascara- tífico de .su tiempo y sólo es
miento· de la realidad, la segunda es conocimiento cuando se presenta de otro modo
científico. que siguen intentaremos desbrozar
respecto.
Delineado en .el capítulo anterior lo referente El mundo es una trama de
a los mecanismos y las leyes internas d~ las ideo- de una parte con otra en la
logías y la preeminencia de la forma política ideoló- con el hombre, del hombre
gica de nuestra sociedad, trataremos ahora de de- semejantes. Lo que constituye el conocimiento es
limitar el pensamiento filosófico en el Uruguay el descubrimiento de esas relaciones reales en el mun-
actual. do. Naturalmente que descubrirlas en una
Se habrá observado que, entre las formas que segunda instancia, establecer nuevas relaciones que,
adoptaba lo ideológico, destacábamos la forma me- a su vez, sean aptas para traducir ate-
tafísica y excluíamos -expresamente- la .deno- riales) que se dan en el mundo. es evidente
minación de "forma filosófica". Con frecuencia se que, del innumerable universo de relaciones po-
suele confundir el quehacer filosófico con esa for- sibles puedo elegir no las objetivas que corres-
ma ideológica llamada metafísica. Y de ahí,. jus- ponden a la realid~d, sino otras que sean sub-
tamente, la estrecha relación que guardan las jetivas. Si no corresponden, a l~ realidad serán

43
relaciones falsas. Pero mientras no se demuestre ello. Lo que suceqe es que la filosofía o el saber
m no correspondencia pueden ser tomadas (o en- filosófico puede encararse de dos maneras opuesta~.
. as. Durante siglos la tierra Como construcción hipotética (inverificable, por-
se o el tro" del universo porque el que no admite experimentación posterior de lo que
sol y las estrellas "parecían moverse". se postula) o como quehacer humano; como es-
Claro que, al mismo tiempo, pueden variar los quema contemplativo o como praxis. 0, si se quie-
niveles de explicación mismos, sin que se esconda re diferenciar mejor: como explicación contem-
la verdad. No se explica a un niño de cuatro años plada y subjetiva del mundo o como explicación
"cómo vino al mundo" leyéndole el último tratado implicada y objetiva' del mismo. Es deCir, desde un
de fisiología. Pero entre mentir sobre el punto
ángulo en que el 'filósofo' recibe ciertos esquemas
(cigüeña mediante) y dar la objetiva aclaración
anteriores y replantea las mismas preguntas y los
biogenética adaptada al universo (vocabulario,
mismos esquemas de otro modo (pero siempre en
asimilación) de relaciones que el niño ya posee a
base a generalidades, a cosmovisiones totalizado-
esa edad, se superpone toda una escala de niveles
incorrectos y falsos. Falsear la realidad o dar una ras), o desde un ángulo en que el filósofo descubre
explicación incorrecta de ella significa subjetivi- sus reales (materiales) relaciones con ese mundo~
zarla en menor o mayor grado. Y en esa escala de y establece, en consecuencia, relaciones para co-
niveles, el conocimiento que descubre y establece municarlas.
relaciones objetivas, correctas, es el conocimiento La primera manera conduce a un inactivo y
científico que tiene por finalidad incorporar las transitorio estar-en el mundo. La segunda, a un
relaciones descubiertas en leyes o redes de leyes. dinámico y humano estar-con el mundo. La pri-
Se ha opuesto en incontables oportunidades a mera manera -sin frenos reales- desemboca en
través de la historia, el conocimiento científico al una meta¡lsica atemporal. La segunda, conduce a
conocimiento filos6/ico. Las miradas casi despectivas una ubicación del hombre en el proceso social de
de los 'científicos' hacia los 'filósofos' ha conlleva- su tiempo. La primera manera es la del "pensar
do, por lo general, las acusaciones de especu'lación junto al fuego" (pero sin quemarse) cartesia-
gratuita, de grandilocuencia vacía y de inverificabi- no (*); la que los sajones han llamado "armchair
lidad de sus pretendidas hipótesis generales. ( 1 ) philosophy", la filosofía del sillón. La segunda es' un
rampoco ha sido más amable el gesto irónicamente activo transformar la sociedad, como la tarea de
paternallsta de los 'filósofos' hacia los "científi-
cos'. e) todo. conocimiento científico; esto es, como una
ciencia de .contenido y referencia social.
A esta altura del siglo XX conviene la refle-
xión. ¿A qué filosofía se ataca'o se defiende cuando Con todo lo expuesto en el segundo capítulo
, se la opone a la dencia? de este trabajo se entenderá bien que 'la primera
. .\"adie puede dudar hoy de que el conocimiento manera de encarar la filosofía' es, en resumen,
filosófico -como todo otro tipo de saber, si quiere una forma ideológ.ica} deshumanizada, acientífica;
llegar a ser conocimiento humano- supone des- la segunda manera, verdadero conocimiento cien-
cubrir relaciones y establecer relaciones reales. Y tífico. Porque estar-con el mundo significa, en efec-
no puede diferir del conocimiento científico} por to, 'ubicación temporal en una sociedad dada. Y
Descartes: "Iunto al fuego pero sin q~emarse".

'4~~ ,
45
ENUNCIADO 2 humanizado, egoísta, que prescinde
El siglo XX postula la filosofía del estar-con el dante. Porque 10 que rec
mundo. saber humano más excelso
car claram qué cu
Las dos maneras sintetizadas en el enunciado za a constr y
anterior se presentan como irreconciliables. Del con- se dé la paradoja de
texto en que las hemos presentado se desprende que cuando m4s deshu . se
tanto los ataques a, como las defensas de la ·filo- más olvide a sus semejantes.
sofía' se refieren a la primera manera: a: la vía del Este nuestro momento históri
saber no-científico. postula la filosofía
Suele, pOT otra parte, defenderse "tradicional- porque se esté de
mente" esa primera manera, con una serie de argu- pasajera de pe
mentos que históricamente no tienen asidero algu- yado de esa
no. Por ejertiplo, el de que las ciencias "particula- to metafísico
res" se desgajaron de la Ciencia de lo universal, historia del
de lo absoluto (la 'filosofía'). Con esto se le da a do ese pensa
la filosofía una prioridad temporal que no corres- tectoras para
ponde al proceso real de la humanidad. El hombre otros- de Ma
evidenció en cada caso primero su aptitud natural estáticas, contemplativas, e
para relacionarse con la naturaleza de manera tal deleitaron cenáculos intelec
que esto satisficiese sus necesidades inmediatas con esquemas prácticos,
(esto es, usando) el mundo exterior. La interrela- tir del impacto .
ción de sus saberes surgió como necesidad práctica, pensar al hombre y
en primer término. Sólo después, mucho después, JIlarxismo ha sido y
como necesidad teórica, especulativa. . tarde, más temprano, pero
Por otra parte, si alguien duda de lo que expre- ne que confluir
samos, debe intentar mostrar siquiera sea una. so- nuestro siglo todo
ciedad d~nde la 'filosofía' como especulación ha sido tajante al
Marx-Engels: con o contra, nadie puede excluirlos. 'Sobre totalidades haya comenzado antes de que cier- Feuerbach ('*), resumía:
tos sectores en ella dispusiesen del odo ,para la Los filósofos se luJ.7l. limittufo el
especulación; antes de que hubiese una clase (es- mundo de distintos modos; de lo que se trata es de
cJavos, siervos) que permitiese a algunos privile- transformarlo.
ello implica, en consecuencia, ser conscientes de tanto la vía transfísic~ (metafísica) asciende a las giados estar-€n el mundo y contemplarlo, sin tener y esa transformación del
las, base$ reáles sobre ,las que se alza la estructura ~ucubr~ciones subjetivas, la vía de la praxis no es que luchar; sin tener que sojuzgar la naturaleza, e&é o no con Marx-- c
dé la sociedad y comunicar y explicar las relaciones ldeologIa porque responde a una preocupación que sin tener que atender menesteres de subsistenc~a. trazados a priori con la in
del proceso social y de los individuos que la com- -al establecer relaciones con la realidad- hace De ahí la ~ontradicción interna de la filosofía encaje en ellos,
ponen con su estructura oculta. La segunda manera de sus análisis un conocimiento donde pueden for- de estar-en el mundo. Se define a sí misma como e intransferibles.
de encarar la filosofía no es ideologkz, por tanto. mularse leyes, hipótesis y teorías con fundamer.to la forma donde el hombre muestra más su excel- tual .-;-es más: si
No enmascara la realidad del proceso social. En objetivamente científico. situd. Pero, en realidad, es un tipo de saber des- desembocar en el pa
46 47
Izquierda: Facultad de Humanidades y .Ciencias.

en el que a tantos asusta la superpoblaci6n:-- otros, en nuestra época-


debe nacer del análisis· científico de hechos, con- ¿ha,eia dónde o hacia
ductas y procesos. La época· exige un pensar sin- a él mismo y a
crónico, que late a la par de la hora. "Sobre un sofo concreto de nuestros días "':-como envisionara
filósofo contemporáneo" -hemos escrito .en otro Campanella (*)- como rector del universo, ¿qué
momento- "se impone -o debe imponérsele por haría con y de sus ideas? Aquí estaría la piedra
49
de toque del filósofo actual. ¿Pueden su «sistema» ambicioso cometido de "fomentar la especializa-
o sus proposiciones incorporarse, relacionarse con ción y la investigación superiores" (a'ft. 29 ). La
el mundo circundante, con otras disciplinas cientÍ- filosofía ocupa'fá en esa labor un lugar de privi-
ficas, o quedan en la región incontaminada de lo legio. Como director de un consejo honorario de
trascendente?" ( 3 ). 6 miembros, el propio decreto-ley en su artículo 59,
En un tiempo como el presente no hacen, filo- nombra para ese cargo al Maestro de Conferencias
sofía :-ni en otros países ni menos en el nuestr~· de la Universidad, doctor Carlos Vaz Ferreira,
los que toman el pensamiento humano en una visión abogado y filósofo.
lírica del mundo. Todo lo hennosa, imaginativa, El triunfo personal de Vaz Ferreira (que había
agradable que ella puede ser; pero incapaz de luchado por la institución de· un centro de este
impulsar a una forma de ''felación con el mundo. tipo) está expresado en el a'ft. 69 del decreto-ley:
u El plan de estudios sólo comprrenderá estud·ios

desin,teresados y la enseñanza será impartida en


forma que la separe nítidamente de aquella que
se im.parte en las Escuelas y Facultades prrofe-
ENUNCIADO 2A (particular).
sion'aifJs".
En el Uruguay, la filosoiía de estar·en el mundo No creemos oportuno separarnos de! tema cen-
(contemplativa) ha predominado casi hasta nues· tral de estas páginas para discutir el tan debatido
tros días. Los modos del subsistir de esa forma
ideológica han sido, principalmente 1) el idealismo problema de los estudios desinteresados (5). De
2) el esteticismo y 3) la fenomenología. cualquier manera queda este año como un hito en
el corto vivir de la filosofía en e! Uruguay. Con la
El Uruguay es uno· de los pocos países en e! nueva "facultad", que comienza a funcionar al
mundo y el único latinoamericano que mantiene la año siguiente (1946), se abrirán diversas cátedras
filosofía durante tres cursos como asignatura obli- de filosofía a nivel universitario y un árrgano de
gatoria. El hecho apunta, para unos, hacia una difusión (Revista de la Facultad de Humanidades
apertura intelectual de relieve; para otros, señala y Ciencias). Un local, por fin, donde se dispondrá
una desubicación temp0'fal alarmante. de los medios y el lugar para filosofar en el que se
Historiemos someramente el proceso, a partir reúna el material humano anteriormente disperso.
de una fecha clave: 1945. Porque ese año marca Como hecho a analizar y para prescindÍ'f de
en el aspecto filosófico la inauguración de una otros detalles que no es del caso señalar aquí, el
nueva etapa en e! país. En octubre, e! presidente fenómeno objetivo es: se crea una "facultad" no
Amézaga firma el decreto-ley de creación de la profesional, en 1945. Ya ese implícito desprecio
Facultad de Humanidades y Ciencias. Una inicia- por 10 profesional esconde una simplificación nir-
tiva que hé\1}Ía enmohecido en la larga espera de vanística de la realidad. Aun en el supuesto de
más de treinta años, apresura ahora sus últimos que por parte de los rectores del pensamiento
pasos de concreción en apenas cinco meses. (4). A (catedráticosy.profesores ) esto .se cumpliera, ¿cómo
partir de esa fecha, por consiguiente, Uruguay es posible concebir hacia la mitad del siglo XX
dispone -teórica y oficialmente- de un centro que pueda fomentarse la especialización y la iri;;
·imiversitario que va a desempeñar, entre otros,! el vestigación superiores si no se está dedicado de Carlos Vaz Ferreira: en la inexpresable "zona de nadie".

51
lleno a esa tarea? Parece una burla (cruel, por ámbito de trabajo filosófico en esa zona de nadie
lo menos) creer que -en la complicada era en -de la que Vaz Ferreira procura no salir jamás--
vivimos-- alguien pueda dedicar su "tiempo debido a lo cual se mezclan y confunden en SU$
algo de exigencias tan serias y científicas obras apreciaciones psicológicas con precisiones de
hoy en día, como la investigación en cualquier tipo - lógico (no, desde luego, del tipo de lógica
disciplina. simbólica del momento, sino de la lógica clásica) y
con proposiciones estimativas. Es el ámbito en el
que -para emplear su propio vocabulario-
"psiquear" parece ser el único método posible:
1} I..JIüIIII. .ISMO .. . la filosofía: será completamente distinta,
habrá nacido de nuevo -o habrá nacido, sencilla-
El general delineado en ese art. 6<)
mente-, el día en que los filósofos sepan darnos
está apuntan o a la vía filosófica que aún predo-
toda su alma, todo lo que piensan y hasta todo
mina en el esos años de creación d~ la
Facultad de ades y Ciencias: la conrem- lo que sienten, todo lo que psiquean, diré, para
pla,tiva, ]la trascendental y generalizadora. La fOrma emplear un verbo más com/Nensivo.
metafísí-ca, en suma. Un estar-en el mundo, eficaz y en "Fermentario":
como alimento de "espíritus hambrientos" de la De nuestros pensam.ientos, sólo unos pocos po-
verdad filosófica, pero básicamente una forma ideo- drán eventualmente recibir una, forma definitiva
lógica, alienadora. ( ... ), ahí iría, eXfrresado en lo posible, el psiqueo
Esto se perfila aun más claramente si se tiene antes de la cristalización: más amorfo, pe'ro más
en cu.enta que la filosofía de Vaz Ferreira, predo- plástic-o y viv~ y fermental (6).
minante en el período, es, fundamentalmente, un Pero la técnica- del "psiqueo" trae a un equí-
testimonio trunco de la realidad. Y lo que es más: voco: al aislar el campÓ'tfl zona de estudio puede
una incitación a las lucubraciones metafísicas. Un creerse que eso es la realidad misma (y se está en
ejemplo perfecto de lo que hemos denominado La filosofía de "estar-en" el mundo. Filósofo de la época clásica y fifósofo de nuestros días.
un perfecto idealismo, no importa el vocabulario
estar-en el mundo. Aclaramos de inmediato que no que se pretenda usar). Con esta perspectiva, fácil
intentamos abordar ahora un estudio de Vaz
es suponer el 'resultado. Una filosofía con este en- de la activid,ad propiamente cr
Ferreira, ni un recuento de todos s~ escritos. Va- Para Vaz F~rreira todo esto significaba un c:gUI-
foque conduce, inevitablemente, ,a un moroso estu- librio personal constante en susconferendas .y de caer en los sofismas tan ,in
mos a ver solamente en qué paraba su filosofía.
dio del lenguaje vivo con exclusión de lo muerto escritos. Tal vez aquí esté parte de la clave de sus {'iados p'or él. .. ('1)
En Carlos Vaz Ferreira (1872-1958) se pue-
den diferenciar ámbitos de límites muy difusos: que hay en las arideces de la lógica. De ahí su esbozos, republicaciones, reedieiones, añadidos. Habría que añadir, además, como resultado
el de la materia (mundo exterior) y el del pensa- lógica viva como expresión del pensamiento vivo, Pero para la atmósfera de influencia que creó, también negativo, el de la emulación de su método.
miento, que es el de la experiencia interna, la con- psiqueado, para· llegar a un reconocimiento final significó algo más grave. Como ha señalado Manuel En germen, su }famosa visión de la ciencia y de la
ciencia. Filosofar es para él éaptar la realidad sin ya sospechado: se ,comprueba que la realidad cap- A.Claps, metaíísica (8) daba pie a lo que ha sido esta última
caer en un ámbito ni en el otro por completo. Man- tada por medio del "psiquear" es inefable, inex- ... su influencia ha tenido un aspecto positivo entre nosotros: metafísica psiqucada. De ahí a la
tenerse en la "zona de nadie" entre el mundo exte- presable. El círculo se ha cerrado.. y estamos, ,de y otro negatívo. El púmero consistió en enseñar a subjetividad hermosa, poética, cuasi lírica de al-
rior (del que se ocupa la ciencia) y el subjeti- nuevo, en el inicio de una posible metafísica. Y, pensar mej'or ( ... ). El segu,ndo en una inhibición gunos de sus seguidores, hay apenas un paso (9).
vismo extremo. Esto le permite encontrar su propio lo que es más, en un idealismo abierto.
53
52
2.) IL IS...I...ICISMO disiales ejemplos de 'acci6n,
Otro de los modos que perdura en el país des- tativo perecedero (14).
pués de 1945 es el esteticismo de Emilio Oribe El pasaje no deja lugar a
(naco 1893), catedrático de Estética. General de biguas ni siquiera en su ve
la :Facultad de Humanidades y Ciencias (1946- nente americano y su
1963) Y ex-decano de la misma. Oribe, gra- Las ideas de Oribe se
duado en medicina pero dedicado intensamen- elegante, concisa, que da
te a la poesía, tiene ya cinco libros de poemas aforismos que caracterizan
éditos cuando accede a la filosofía con la publi- de Vaz Ferreira '( que ta
cación de "Poética y Plástica" en 1930. En 1934, rÍstico en "Fermentario",
con la aparición de "Teoría del Nous", se inscribe ha tenido m . res
de Heno en la filosofía uruguaya y alternará, sin tras Vaz F a
descanso, poesIa, y ensayos estetI~o-meta
,. f'ISICOS
'. . (10) • ra (con el consiguiente pe .
El Nous (*) es para Oribe la "categoría de las ra" se creía 'n
categorías o sea el modo especial del ser". De ahí miento de Oribe
que vuelva sus ojos una y otTa vez hacia la 'onto- poética; lo que '-en los hec
logía' o ciencia del seT como necesidad insoslaya- groso y más definido.
ble (11). Superior a la inteligencia, al espíritu y
al amor (de los que, sin embaTgo, "se alimenta"),
el Nous sustenta y ordena la realidad del universo.
El único medio de acercarse a él es la intuición (12).
Estamos, pues, ante una cosmovisión metafísico- 3) LA FENOMINOLOGIA
estética en la que la realidad se traducirá también Los modos del "psiqueo" y del
en inefables conceptos,. sólo aproximadamente ex- estético" representaban sin equ'
presables en las metáforas e imágenes de lo poéti- sa, resbaladiza influencia de
co (13). Pero si aún tuviéramos duda del carácter Llambías de
de este tipo de visión intelectual del mundo, el dad y una .
propio pensador se encargará de disiparla, proscri- Emilio Oribe.: la infu'ición de lo inefable. conocido en
biendo la acción, el estar-con el mundo. En un encauzar la
pasaje antológico de "El Mito y ,el Logos" nos dirá rigurosa
abiertamente: sor de filosofía
El paraíso de la acczan es estéril, porque pre- especialmente,
sup'one el 'aniquz1amientomutuo de las fuerzas, campo i
tiend'e al desorden y, en último término, en caso derecho p
contrario, por una especie de entropía, conduoirá purifica y 'aclara. El pensa'r es la empirie .infinita,o natuTal y la
a un equilibrio z~ndiferente. El p'ensamiento crea de la acd6n es la empirie limitada. Pensar es ser, respalda. Puede a la legIS-
sí mis~,o su cambio, jel1arquiza: siemp're, esdect'r, actuar es .reguir no siendo, pero con la creencia lación positiva así como la acción que escapa a la
establece cualidades más selectas cada vez; renueva, de ser. Toda Africa, casi toda América son para- legislación positiva misma.

54
55
En cuanto a la investigación filosófica propia.
ClOn técnica. Su ciclo creador no se ha agotado,
..
mente dicha, Llambías sigue la línea de la Fen~­
sin embargo. .Y su temprano alejamiento de la
menología alemana ('*). En su manera de concebIr
Facultad de Humanidades y Ciencias no impide
la investigación distingue tres momentos: a) la
exhaustiva descripcz'ón del fenómeno (lo que su- esperar de él nuevos ap07tes valiosos.
pone la totalidad de los aspectos de éste sin exc~u­
sión alguna); b) la problemática (etapa p~stenor
caracterizada por la 'posición' o prep~racIón de
los problemas que el examen del fenómen? ha ENUNCIADO 2B (particular).
a la consideración), y c) la teDréttca o
La filosofía de estar·con el mundo aparece tras el
r filosófico propiamente dicho (13). Al se- fracaso de instauración de la fenomenología. Lí·
guir la fenomenología alemana, Llambías cuenta neas sociales en la actualidad: Tiempo latinoame·
con los aportes de esta escuela que tuvo su. au~e ricano - Comportamiento, Sociedad e Historia.
en las décadas del 20 Y del 30. Y, en consecuenCIa,
asimila todos los aportes ideológicos que se habían Entre tanto, un nuevo panorama filosófico se
deslizado en dicha escuela. Llambías entronca esa había abierto al mundo. Un panorama distint,O de
influencia además, con la filosofía de tendencia los principios de la fenomenología y del filosofar
aristotélic~tomista ('*). De ahí, la noción de valor aparente que se agotaba en aforismos agudos. Pero
que difunde en sus eSCrItos . (17) .
en nuestro país, antes que una información seria Arturo Ardao:
Llambías representa la introducción en nuestro sobre el pensar acompasado con las exigencias del
medio de la filosofía practicada como quehacer tiempo, se conocía mejor una "doctrina" de se-
técnic~. Pero su solidaridad con las orientaciones
1) TIEMPO LATINO
gundo orden (como el "personalismo" de Mou-
de la filosofía alemana le han impedido, precisa- "l
nier) (* que permitía la cómoda continuación
LO HISTOIICO-S
mente, desprenderse de la carga ideológica propi.a de las visiones subjetivas y las intuiciones del genio En 1945 se publica un libro
de la cultura del país germano, que se había deslI- personal, antes que lo que sucedía en el plano del pretar este cambio. Una pr(~para(
zado como supuesto inadvertido, en la intención pensamiento continental siquiera. Porque "filoso- ra la tarea de la próxima década: "
de "~na filosofía sin supuestos" a que aspiraba la far" y "estar-con" la realidad latinoamericana y universitaria en elUIugua:y". N
escuela fenomenológica. A medida que el curso del el año en que se vivía parecían ser dos fines apresuramientos ni estridencias.
tiempo ha ido haciendo explícito el alcance de opuestos. Aunque se proclamase verbalmente, en paciencia para la visión inicial
esos supuestos (ligados al sentido conservador que relevamiento histórico, de "ubi
algún caso, la necesidad de descolonización inte-
ciertas tradiciones espirituales tenían para la situa- Otros, más preocupados por la de las
lectual. .. tomando como modelo de "descoloni-
ción social alemana y los intereses nacionales e in- propias teorías (que eran copias, en el fondo) no
zación" a Vaz Ferreira. quisieron o no supieron hacerlo. Su autor, Arturo
ternacionales de .sus clases dominantes), la influen-
Ese cómodo enfoque va a ser literalmente obli- Ardao (nac. 1912), abogado, profesor de filosofía
cia -internacIonal, en ciertos momentos- de la
terado por las circunstancias. Del pensamiento filo- y de Historia de las Ideas en América, en la Facu~­
fenomenología inició su proceso de decadencia. A
sófico rezagado, a "prudente" distancia de lo que tad de Humanidades y Ciencias, establecía en ésa y
todo esto se debe tal vez el carácter marginal que
ocurría en otras partes, iba a pasarse a un pensa- otras obras que vendrían después, una hondura y
el pensamiento de Llambías de Azevedo. ha tenido
miento sincrónico (que va con los tiempos) y. que una mira definitiva en su. investiga;ción. La suya es
LJambías de Azevedo: rigurosidad germana. en nuestro país, a pesar de la seriedad de su forma-
crea positivamente desde la realidad circundante. una infatigable labor que ~omprende libros como el
56
51
citado, trabajos y ensayo~ en revistas y en el se-
manario "Marcha", publicaciones de documentos
inéditos. La trilogía central de esa tarea la consti-
tuyen "Filosofía pre-univeTsitaria· en el Uruguay",
"Espiritualismo y Positivismo en el Uruguay"
( 1950) que retoma las filosofía~ ya universitarias
de la segunda mitad del siglo XIX y "La filosofía
en el Uruguay en el siglo XX" (1956) que abarca
todo el camino recorrido hasta el momento de la
publicación del libro. Junto aesepanorama com-
pleto,Ardao .edita otros libros como "Racionalis-
mo y Liberalismo en el Uruguay" (1962) y "Bat-
lle y Ordóñez· y el positivismo filosófico", que se-
ñalan aspectos fundamentales de la cultura del país.
Ha de tenerse en cuenta que el trabajo de este autor
no tiene el apoyo de antecedentes al respecto. Por
'ello su labor es única e imprescindible, tanto dentro
como fuera de fronteras eS). Ardao ha redescu-
bierto además el· pensamiento filosófico de figuras
como Figari y Massera (*').
Pero el reconocimiento continental y nacional
a este relevamiento ha ocultado parcialmente el
aspecto revela'dor de su obra, el aspecto creativo.
Un fenómeno explicable, dado el páramo de desco-
nocimiento de nuestro pasado en que estábamos,
nos ha inclinado a admiTar sus investigaciones his-
tóricas. Sin embargo, Ardao se ha visto obligado
a postergar obras puramente creativas --aún iné-
ditas--: en beneficio de ese relevamiento urgente Ardao con Espínola y Secco EUauri, en una conferencia internacional.
que ha creído un deber primordial. Esa labor de
Tevelamiento se da ya incluso en sus obras de his- tipos en esa disc~p1ina: "el de las ideas filosóficas cias concretas de la culturan
toria de la filosofía a través del método crítico. En puras o abstractas y el de las ideas filosóficas rela- que somos, lo así en los ,U'-'_J.J.vo.
este sentido se puede consultar un modelo en su cionadas con sus concretas circunstancias históri- presión de cultural socialmente
género: "¿Por qué la antropol{)g~a filosófica?"
(1963). Pero en "Filosofía de lengua española"
e
cas)' 9 ). Los dos tienen' ;Jidez universal. Pero aprehendida. La sociedad latinoamericana y, en
en el caso particular del proceso social latinoame- especial, la de habla española, respiTa una preocu-
( 1963) es donde Ardao da la dimensión creadora ricano, nuestra Tealidad exige el segundo tipo de pación de autenticidad filosófica que se perfila
de su pensar. Para Ardao la historia de las ideas historia de la filosofía o de las ideas filosóficas; -es en la indagación del pasado filosófico como rasgo
filosóficas equivale a la histoTia de la filosofía decir, el que "indaga a és" (a las ideas filosó- predominante. Este esclarecimiento "del p~amien­
misma. Mas aun: a la propia historia. Se dan dos ficas) "en su imbricación con las demás eircunstan- to filosófico con las estructuras histórico-temporales

58 59
y rigurosidad metódica Juera de lo común, sus en la historia del pensamiento filosófico se
que lo encuadran" (21), sin embargo, no ha sido tesis básicas del "ethologismo~'. A partir de una de "conciencia moral", de "obligación", de "cul-
bien interpretado por algunos: revisión radical de los conceptos y problemas tra- pa", de "responsabilidad", de opción entre los
En¡ ciertos medios se ha. heredado de la genera- dicionalmente ligados con la interpretación .y la principios y la experiencia. Y sea también un
ción pO'sitivista' anter:ior ( ... ) una desconfianza estimación del comportamiento humano, Samba- prejuicio del pensamiento
no disimulada hacia la, historia de la filosofí·a.. Tanto rino lleva a cabo el paso previo para la revisión un'a de las formas de experiencia moral para cons-
más si se trata de la filosofía americana; la des- crítica de los fundamentos de las -ciencias de la tituirla en "la moral", presuponer su. y
confianza en este caso se ,convierte fácilmente en cultura: la función ético-social del "ethos", (lit. procurar extraer de ella metafÍsico-
desdén. Se piensa en lo escaso o nulo del aporte :=: costumbre,hábito) en griego). Es frecuente que religiosas. Pero la noción de debe am-
creador 'a la filosofía universal, del pensamiento
amerioano del pasado, para considerarlo, en gene- Sambarinoen una reunión del Conseio de la Facul tad de Humanidades y Ciencias.
I

ral, como un coro de balbuceos o de ecos, dignos,


a lo sumo, de la curiosidad anecdótica. Se refleja
así, sin duda, una especial concepción (le la verdad
fílosófica:independiente de la realidad histórica y
producto acac{émico y definitivo de los altos hornos
de la cultura. Pero acaso se refleja t'ambién una
radical .incomprensión de lo propio, por virtud del
colonialismo intelectual tan característico todavía D
entre nosotros, de ciertos espíritus (22).
Lo que es más -dirá Ardao-: -si ~I resultado
de la indagaciórCda que las ideas "nuestras" resul-
tan ser copias de ideas ajenas, siempre podrá saber-
se -y es asimismo importante saberlo- el porqué
histórico, que motivó su ad~pción. Lo cual es un
porqué filosófico. Escoger y rechazar se implican
mutuamepte. La adopción de sistemas supone re- Mari~ Sambarino: ética y sociedad.
peler otros y viceversa. Todo el estudio de la dia-
léctica que ello envuelve manifiesta una '. actitud 2.} ETICA y SOCIEDAD
científica frente a la realidad y no una actitud me-
ramente histórica (23). En esta línea de creación original, M ario Sam-
blarino ( naCo 19! 8) ha dado a conocer la obra
La obra de Ardao ha evolucionado así necesa-
filosófica que consideramos más profunda del con-
riamente desde la primera etapa eminentemente tinente en los últimos años. Profesor de filosofía
investigativo-preparatoria hacia una etapa de crea- desde 1944 y Catedrático de Filosofía Práctica
ción -entendida ésta no sólo como una labor desde 1963, Sambarino había ya publicado algu-
"nacionalista" sino continental- en esta última nos trabajos en la década del 50. Pero, al cerrarse
década del6ü. En ese aspecto -se encuentran en ésta (1959), publica sus "Investigaciones sobre la
período de preparación algunos trabajos-" fácil es estructura aporético-dialéctica de la eticidad" (?4).
prever una continuidad futura de su pensar. Desarrolla Sambarino en ellas, con una precisión

60
pliarse. Porque comptrende no solamente los hechos formulaciones hipotéticas cuyo sentido es permItIr marxismo. Aparte del rigor con
sino además lo que se piensa y j'uzga acerca de ordenar y clasificar los hechos, y abrir más la lizado por Sambarino y por otros
los hechos mismos. Es decir, que los modos de in- investigación para interpretar sus relaciones y sus court Díaz, en Filosofía de la
terpretar y juzgar que están en vigencia en deter- fundamentos. Porque como formación de la histo- ejemplo) (28), el materialismo ditlllé(;tico <iisl)On
minado momento en una sociedad dada integran ria social y para comprenderlos en relación con actualmente de una excelente
la experiencia ética tanto como los hechos; el ella, los "ethos" son susceptibles de investigación. Su dirección está a cargo de J
escepticismo moral integra la experiencia ética tan- De ahí que el estudio de Sambarino sé· haya de Estética General en la de
to como la "experiencia moral". De ahí que se den desplazado hacia los temas de la filosofía de la dacles y Ciencias, que ha demostrado
-como partes de la experiencia histórico-social--,' historia y de la cultura. (27) Esto se ha concretado de los augurios de anonimato a
conceptos y juicios estimativos antitéticos. en publicaciones recientes sobre el tema de la insidiosa le dedicó en su momento que del
No por ello estamos ante una mera amalgama alienación, sobre la noción de historicidad y en anonimato se sale no por de grupo
de opiniones distintas. No se dan interpretacio- su labor docente. Desde su cátedra en la Facultad sino por la dedicación, el el talento
nes y apreciaciones estimativas aisladas. C.,.ada una de Humanida~es y Ciencias se ha dedicado a propios. Sus agudos trabajos publicados hasta el
que se presenta lo hace en un conjunto, una "red", analizar exhaustivamente la obra de Sartre, de momento (30) confirman una madurez ya casi
que es la que da lugar a la gestación de diversos Marx -y para trazar la línea histórica de este alcanzada y una integración al mundo cultural
tipos de "ethos". Pero en las Investigaciones, el último- de Hegel, entre otros. Su labor ha escla- de la generación en lo que ésta tiene de preemi-
"ethos',' recibe el contenido exacto de recido un panorama de filósofos habitualmente nencia mayoritaria por, la avidez del fenómeno
la, concreta vigencia de un orden jerar- intocados en el' país, desde las cátedras al menos. artístico ("Notas para la teoría marxista de
quizado de valiosi'rlades p'or ell cual se deter- Dotado de-una extraordinaria capacidad para la literatura") y por el tema que ha ocu-
min~a un comp'ortamiento en tanto ese orden pasar del lenguaje técnico al ejemplo cotidiano, pado la primera parte de este las ideolo-
se hace p'resente a una con un cierto modo de esclarecedor, y procediendo siempre en un~ escalo- gías. La revista "Praxis" ha dedicado, desde su
etieidad' (25), nada profundización del tema página a página aparición, una parte de sus páginas a la reconstruc-
esto es, de tipos modales o modalidadesfor- en sus escritos, el autor ha dejado en sus "Inves- ción crítica de la filosofía en el En este
males de lo ético (como la excelencia, la in- , tigaciones", principalmente, un impacto definitivo sentido cabe destacar el de
dependencia, la sabiduría, la exigencia) que en nuestra filosofía. la filosofía de Vaz Ferreira, adelanto de una ex-
son estilos vitales experimentados por cada individuo Si, pues, el desconocimiento -tal vez la re- tensa revisión de su obra
en los diversos instantes que componen su vivir y que nuencia- a integrar el siglo XX había sido la En cuanto a la conexión
interpretan la experiencia misma en esos instantes característica más gravemente negativa de la filo- sendero intocado,
. Con ello Sambarino aplica la noción de estruc- sofía anterior a 1945 en estos lineamientos esen- un ensayo de apertura en
tura, al explicar la forma y el contenido de los ciales -relevamiento crítico de lo histórico-social la ingrata exploración que
"ethos" al comportamiento humano, bastante antes latinoamericano e indagación de los fenómenos ambiente desértico,
de la moda del estructuralismo (.¡('). Por otra parte, ético-sociales-, a partir de esa fecha la filosofía como ha sido el nuestro por 'L'''' a
U Ll""'",

los diversos "ethos" no son susceptibles de demos- de estar-con el mundo ha sustituido, sin rechazos Epistemología en la Facultad de
tración (son "inapodícticos" ). La diferencia' con extremos pero sí con seriedad, lo que pudo haber Otero ha realizado ya una minuciosa labor Ínves-
el estilo tradicional de filosofar se hace patente sido una herencia cómoda y prescindente. tigativa y ha pToyectado esa labor en órganos
en que del estudio de distintas formas de "ethos" Tampoco cabría hoy lo que señalaba Manuel especializados de otros países. Tiene a su cargo la
no se extraen recetas normativas; toda la obra se A. Claps; como una realidad de hace apenas unos recientemente inaugurada Sección Filosofía de la
elabora sobre la base de describir hechos, relacio- años, enl el artículo antes mencionado: la carencia de Ciencia en el Instituto de Filosofía de la Facultad
nes entre hechos, análisis de proposiciones y exploración de las posibilidades filosóficas del de Humanidades. (32)

63
62
COROLARIO una excelente acogida fuera de frnnteras. Ya hemos 1943 y en 1944) presenta el proyecto a estudio del Senado. 194':> (17) "El valor es un momento del ser
indicado, además, que existe otra revista de alto (17 de mayo) Comisión de Instrucción Pública del Senado aprueb~ ( ... ) Los momentos del ser son tres:
He aquí, en resumen, los hechos concretos a el proyecto; (3 de octubre), lo aprueba la Cámara de Represen- La esencia fija la especie; la existencia a ac
nivel ("Praxis"), dedicada específicamente al ma- tantes; (8 octubre), firma del decreto-ley de creación de la zándola ( ... ) Un algo, visto desde la existencia, es un ente;
los que nos enfrentamos al final de la década del Facultad de Humanidades y Ciencias. desde el valor, es un bien" (La objetividad de los valores ... ,
terialismo dialéctico, pero abierta' al diálogo filo- (5) El error de base consiste en la falsa oposición que se desliza en "Revista de la Facultad de Humanidades y Ciencias" n Q 9 1952,
60 con respecto al pensamiento filosófico uruguayo: la formulación del arto 6Q. Se da por sentado que profesión-voca- pág. 51). '
sófico nacional. ción no se -encontrarán jamás. Lo que, en la mentalidad de (18) Obras principales:
. 19 ) La década no deja un resumen de espe- muchos, confiere a. la vocación la categoría de "hobby" intelec- - La filosofía pre-universitaria en el (1945).
ranzas para, el futuro, sino de realidades. Existe
5Q
)Falta aún entre nuestra juventud un ma- tual. Parece extraño que el propio Vaz Ferreira, tan cuidadoso - Espiritualismo y Positivismo en el Ur ); 2~ ed., (1968).
en la detección de falacias y falsas oposiciones, no se diera cuenta - La filosofí~ en el Uruguay en el (1956).
una filosofía sincrónica en el .Uruguay. Sus mejores yor acercamiento al quehacer filosófico. Paulati- de la evidente contradicción que suponía crear una "facultad" - La UniverSidad de Montevideo: su evolución histórica (1950).

exponentes están en la ·plenitud de su labor crea- namente ese acercamiento se v~ cumpliendo -gra- que no iba a facultar para profesión alguna.
(6) ::Lógica V~v~", ed. ~osad~ S. A. Bs. As., 1962, pág. 143 y
. - Filosofía de lengua española (1963), etc.
(19) Filos?fía de lengua española, ed. Alfa, Montevideo, (1963),
dora. cias en especial, a lo señalado en el numeral 29 Fermentano , ed. Cit. pags. 16-17. pago 91.
(7) Claps, Manuel A.: "Situación actual de la filosofía uruguaya". (20) O. c., pág. 91.
29 ) La Facultad de Humanidades y Ciencias de este resumen- y es un hecho que el quehacer Revista "Número" (2'1- época), nos. 3-4, 1964, pág. 1~9. (21) O. c., pág. 70.
(8) Véase ed. antes citada de "Fermentario", págs. 122-123. (22) O. c., pág. 69.
nuclea a la mayor parte de los actuales creadores filosófico nacional no es ya labor. de "contempla-, (23) o. c., pág. 72.
(9) En este cauce han venido a desembocar lucubraciones como las
e investigadores, con lo cual parte de su finalidad tivos marginales". de Luis Gil Salguero (nac. 1899) y Carlos Benvenuto (nac. 1899). (24) Obras principales:
(10) Obras principales: - Libertad y valor (XII Congr,eso Internazionale di Filosofia,
(1958).
-que en un principio nació para ser fin único- Poética y Plástica (1930)
- Investigaciones sobre la estructura aporético-dialéctica de la
Teoría del Nous (1934)
ha sido cumplida. Pero, al mismo tiempo, ello El Mito y el Logos (1944) eticidad ( 1959) . .
Platonismo y trascendencia en poesía (1948) - La hipótesis cartesiana del genio maligno y el problema del
implica una labor de lenta extensión en el medio, La intuición estética del tiempo (1949)
valor de la evidencia (1963).
Tres ideales estéticos (1958) - Alienación y liesarrollo. VIU Cursos de verano de la Univer-
de "ubicación temporal" realística. NOTAS La intuición estética en Plotino (1962), etc.
sidad de la República (196&).
- 0:ige~ y estado actual del concepto de alienación (1967).
39 ) Otras instituciones u organismos que, en (1) Un ejemplo de nuestros días es el de Beck, William S" entre (11) "La estética seguirá siendo una rama de la filosofía o no existirá - Hlstoncal fact and historicity. Comunicación al XIV Congreso
otros, que reprocha a Aristóteles su "afirmació!?, especulativa, jamás. Su vecindad más próxima es la Ontología por la máscara Internacional de Filosofía (1968). .
su momento, fueron pensados como centros de atrac- inverificable" (acerca de 'que la hembra contnbuía ~on la con que, las cosas bellas existen confundiéndose con las del universo. - Emancipación política y emancipación humana en el joven
materia al nacimiento, mien,tras el macho de la. e~pe~le con- Pero también la estética se halla muy próxima de la Ética y de " Mar~ (.1968).
ción filosófica (la casi invisible "Sociedad U ru- tribuía con el principio espiritual), que no ~s "m siqUIera ~na la Religión." (25) InvestigacIOnes ... " Universidad de la República. l\.Jontevideo,
(La intuición estética del tiempo, Ed. Los Dioses Particulares. 1959, pág. 57.
guaya de Filosofía", por ejemplo) no han logrado hipótesis" pero que "representó un error desonentador que, debido
a la importancia que otros dieron a Aristóteles, retrasó el pro- Montevideo, ed. 1951, pág. 7). (26) O. c., págs. 163-165.
su objetivo' hasta el momento. Posiblemente dicha greso, sin duda, durante siglos." (En "Modern Science and the (12) Ya en "Teoría del Nous", al hablar del sentido de teoría aclara ·(27) "En los pasos hasta ahora dados se ha mostrado que cuanto
nature of life", Pelicano London, 1957). que "Teoría implica en sentido griego, un conjunto de modula- más se penetra en las raíces de la eticidad, más aporética se
Sociedad carezca de la necesaria cohe~ión sustan- (2) Leamos a Vaz Ferreira: "Por lo demás, /iacer metafísica buena ciones anímicas en trance de contemplación sin cesar renovadas, muestra ésta; pero la plena comprensión de esa aporeticidad esen-
es el único preservativo que se conoce para no haceTla mala. de especulaciones indirectas y de, explicaciones puramente intuidas" cial y de la dialéctica que con ella va enlazada pide ahora indagar
cial como para ello y aun qe los medios materiales y desde este punto de vista, la ciencia de nuestra época ofrece (Ediciones de la Sociedad Amigos del Libro Rioplatense. Mon- el concepto mismo de "ethos", revelar la estructura formal de
un espectáculo curioso, y hasta; en uno de sus. aspectos. u!?' poco tevideo-Bs. As., 1934, pág. 14.)
para publicar un órgano de difusión propio, con triste. En tanto que los filósofos de valer tienen casI siempre (13) "¿ Qué signo sensible más extraordinario, para caracterizar la
todo ethos posible, mostrar las bases o
hombre que son supuestas en la vigenCIa e
. al ser del
s y en la
asiduidad. Sin embargo, la temática de sus reunio- -hecho muy digno- de ser notado- una versación científica seria intuición estética que el de la llama, o lo que es lo mismo, el pregunta por su valid(~z, con sus implicaciones cas y sus
(la información mecánica de un Renouvier, la información biofisio- fuego? Lo subyugante y lo magnífico ,del fuego coincidcn con lo proyecciones en cuanto a la idea misma de met a. El ethologis-
nes indicaría la tendencia hacia una difusión cul- lógica de un Bergson), es casi la regla que los científicos de nota
sean más o menos ignorantes -'de filosofía". (En "Ciencia y Meta-
que el poeta sabe de la inspiración creadora, y las arquitecturas mo que a lo largo de esta tesis se ha delineado requiere nrolongarse
de las llamas dibujan el contorno de las aspiraciones espirituales e.n una orgánica teoría del ethos, erigido en concepto -interpreta-
tural de información más que hacia la creación física" de 1908 reproducido en "Fermentario", tomo X de las y de las formas buscadas por todos los creadores" (La intuición Ílvo fundamental de la existencia humana. Pero el recorrido de
Obras Homenaj~ de la Cámara de Representantes de la Repú- estética del tiempo, ed. cit., pág. 9). ese camino es cosa que pertenece al futuro". (o. c., palabras fina-
propia. blica. Montevideo, 1957, pág, 120). (14) ed. cit., págs. 16-17. les, pág. 290).
(3) Véase "América Latina' y el extraño quehacer". Semanario (28) Catedrático de Filosofía de la Historia, Bentancourt se encuentra
4 9 ) En cuanto a publicaciones, la umca es- (15) Obras principales:
Marcha nQ 1430, 20-XII-1968. - Eidética y aporética del derecho (1940), Bs. As. en ~stos. momentos adentrado en los problemas del estructuralisma
(4) Cronología sumaria: 1914, y..~. presenta desde ,su cá~edra en e hlstona. Ha publicado en su sección de Historia de la Cultura
pecializada del momento ("Cuadernos Uruguayos la Universidad un proyecto mlclal; 1925, el Consejo NaCIOnal de
- La filosofía del derecho de Hugo Grocio (1935). una gran variedad de textos inéditos o poco accesibles en nuesti¿
- Sobre la distinción entre las normas de los usos sociales y el medio.
de Filosofía", editada por el Instituto de Filosofía Administración remite a la Asamblea General un proyecto de derecho (1938).
creación del Instituto Nacional de Cultura; 1929, V.F. (por (29) Emir Rodríguez Monegal lo estima así en su "Literatura uru-
- La filosofía política de Dante (1941). guaya del medio siglo".
de la' Facultad de Humanidad@s y Ciencias) ha entonces rector de la Universidad) presenta al Consejo Univer-
sitario un proyecto de Instituto de Estudios Supe:iore~ con - La objetividad de los valores ante la filosofía de la existencia
(1951) . (30) Entre sus principales escrito" destacamos: "La alienación ideoló
sufrido la irregular aparición que acarrean los 20 cátedras posibles; el Consejo lo eleva al Poder EJecutivo; y
- El pensamiento del derecho y del estado en la antigüedad desde
gica" (1967) y el ya menc >l",do en el texto "Notas para una
éste reduce las 20 cátedras a 6 (seis); 1938, Eduardo Víctor Haedo, teoría marxista de la literaL.~" (1968).
problemas económicos presupuéstales en nuestro Ministro de Instrucción Pública, envía a la Asamblea General un Homero hasta Platón (1956) .
- El antiguo y nuevo Heidegger y un diálogo con él (1958). (31) Carlos Mato: "Vaz Ferreira: Limitaciones y escamoteos de lIna
proyecto de Facultad de Humanidades y Ciencias con cinco ramas filosofía". Revista "Praxis" nQ 1, diciembre 1967, pág. 6-35.
país. La revista de la Sección Filosofía de la Ciencia básicas; 1941, el proyecto, con. modificaciones, es aprobado. por el - Max Scheler - Exposición sistemática y evolutiva de su filo-
(32) Ha escrito, entre otros,
Senado subrayando que no mteresa tanto la programaclOn de sofía con algunas críticas y contracríticas (1966).
("Galileo") es por estos mismos motivos muy poco cursos cuanto la creación de la Facultad; 1943, Cyro Giambruno, (16) El seguimiento de la línea de la fenomenología alemana está expre-
-- La crítica de la abstracción y la teoría del mundo en Berkeky
(1961) .
Ministro de 1. P. solicita al Consejo de Estado la consideración
conocida en e1 medio, si bien su contenido recibe de un proyecto de decreto-ley de creación. Dardo Regules (en
sado en su elogio a Hartmann: "Haber visto la conexión necesaria
entre estos tres momentos es el mérito del filósofo contemporáneo
- Boole y la renovación de la lógica (1963)
- Situación y funciones actuales de la Filosofía de la Ciencia
Nicolai Hartmann" (Eidética ... ed. cit:, pág. 16). (1964), etc. .

65
ENGELS, FRIEDRICH. (1820-1895) Conjuntamente se enfrentan las contradicci
INDICE DE NOMBRES Y TERMINOS con Marx (véase) con quien colaboró estrechamente aparente solución) y la etapa
en .una síntesis del conocimiento hasta ese momento
desde 1844, descubridor de la teoría científica de
lo social o materialismo histórico. adquirido.

ESTRUCTURALISMO. Corriente del pensar contem- HUSSERL, EDMUND. (1859-1938) Máximo exponen-
poráneo, de gran influencia en Francia en la actua- te de la fenomenología "pura" alemana (véase).
lidad, que se basa en el análisis de conjuntos orga- Según H. la filosofía puede ser una ciencia con todo
nizados diferentes, pero precisamente por sus diferen- derecho si se elimina de ella que sean su-
cias que trata de ordenar entonces. Ha tenido gran posiciones o especulaciones. La intuición esencial de
éxito en terrenos como la historia, la sociología, la los objetos (es decir, de las o de lo
lingüística, la antropología, etc. inmanente, de lo que está en ser así
postulada por este pensador, para
la investigación filosófica:
FENOMENOLOGíA. Doctrina que -principalmente--
se presenta como un método y una forma de "ver"
o entender el mundo, subrayando la intuición como MARX, KARL. (1818,..1883) Genial pensador alemán,
legítima fuente de conocimiento. que ha cambiado el curso del pensl:¡mtÍellto contempo-
-alemana. La corriente germana de esa doctrina, ráneo. Descubridor de la lo social
representada por varios pensadores entre los que (materialismo histórico), que leyes dia-
se cuentan Husserl (véase) y sus seguidores o mo- lécticas universales (esto es, sobre lo
dificad.ores parciales, como. Scheler y Hartmann inanimado, sobre lo viviente, sobre su
(véanse). pensar) del desarrollo del mundo ma.teI'ial (mlatE~ri<:l.­
lismo dialéctico). No puede
bre de su colaborador de
FE.'UERBACH, LUDWIG. (1804-1872) Filós. materia-
lista alemán perteneciente a la llamada "izquierda
hegeliana" (pensadores que, basados en el idealismo
objetivo de Georg Wilhem Friedrich Hegel [1770-
1831] pasan, después de la muerte de éste a una
posición de abierto ateísmo y de profundiza.'ción en
los aspectos socio-políticos de los grupos humanos).
ALTHUSSER, LOUIS. Junto con Lévi-Strauss, Fou- 1274) según el sistema de Aristóteles (véase)!. y que
cault, Lacan y otros, representante de la tenden- es parte muy importante del pensamiento católico
FIGARI, PEDRO. (1861-19'38) Filós. uruguayo, más
cia socio-antropológica llamada "estructuralismo" tradicional. conocido, sin embargo, como figura represéi1.tativa
(véase) . de la pintura contemporánea latinoamericana. Su MOUNIER, EMMANUEL.
CAMPANELLA, TOMMASO. (1586-1639) Pensador obra "Arte, Estética, Ideal" ---un verdadero sistema tenedor del
biológico-materialista--- es uno de los mejores expo- M. el cri~;tianismo
ARISTÓTELES. (384?-322? a. de n. e.) Filos. griego, itaL, principalmente conocido por su utopía "La nentes filosóficos. de nuestro país.
ciudad del sol". El Metafísico -·el Sol- regía esa a sus valores y <>n,n,,·6.,.;,rJr1''''''
primer "sistematizador" de la filosofía. Su M~tafísica
personal" que el marxismo
Ctrans-física) definida como "filosofía primera" o ciudad de felicidad en base a la ley natural y a los F~UGONI, EMILIO. (1880) Polít. y pensador uru-
"ciencia del ser en cuanto ser y de los atributos que dictados de la 'fe (cristiana) que, según C., coinci- guayo, fundador del Partido Socialista en el Uruguay
y autor de obras (Ensayos sobre marxismo, 1936;
NOUS. Palabra griega q.ue ha sido empleada por di-
(sólo) a éste pertenecen" establece el primado del den perfectamente. ferentes. autores clásicos helénicos como inteligencia
pensamiento especulativo que llevará. a la autodefi- Génesis, esencia y fundamento del socialismo, 1947)
que interpretan el marxismo dentro de unos cauces o facultad de pensar, espíritu, pensamiento objetivo,
nición posterior de la Met. como "ciencia universal" CARTESIANO. Relativo a Descartes, René (1596- atenuados que prescinden de los fundamentos cien- que dirige el universo. Plotino (205-270) empleó el
que investiga los primeros principios y causas de 1650) ,filós. y maL francés, autor del famoso "Discurso tíficos del materialismo dialéctico. término en su "Enéadas" como el aspecto inteligible
todo (a diferencia de las ciencias "particulares" que del Método", que inicia la filosofía moderna. Como de lo Uno, el Principio de todo 10 existente.
estudian meramente aspectos del ser). racionalista, D. defiende la preeminencia de la razón HARTMANN, NICOLAI. (1882-1950) Integrante de
sobre la experiencia de los sentidos; conocimiento la fenomenología alemana, espec. interesado en la SCHELER, MAX. (1874-1928) Fenomenólogo alemán.
que aplicó el "método" de Husserl (véase) a la
ARISTOTÉUCO-TOMISTA. Dícese de la escuela fi- verdadero = al que proviene de los principios evi- problemática del conocimiento. Sostiene H. tres eta-
pas: la descripción del objeto tal como se presenta axiología (teoría de los valores), a la filosofía de los
losófica que esquematizó Tomás de Aquino (1225- dentes a la razón; los sentidos conducen a un cono- (fenómeno) al sujeto; la "aporética" (etapa en que sentimientos y a la sociología de la cultura.

66 67
BIBLIOGRAFIA
Continuación

Daniel
CIUDAD CAMPO
Germán Wettstein
PARTIDOS

EL
lA VIVIENDA
Se incluyen aquí obras (no específicamente menciona- 5. MANNHEIM, KARL: Ideología y Utopía. In- Juan Pablo
das en el texto °en las notas) en las que el lector troducción a la sociología del conocimiento.
ARBUSTOS
puede ampliar aspectos esquematizados en este trabajo. Aguilar S. A. Madr;d, 1958.
Atilio lombardo
6. MARX, C. y' ENGELS, F.: La ideo1ogía ale-
1. ARES PONS, ROBERTO: La Intelligentsia uru- mana. Ed. Pueblos Unidos. Montevideo, 1968. lOS TRANSPORTES Y El l;OMtIRl;IO
guaya y otros ensayos, Ed. Banda Oriental. Mon- 7. ODDONE, JUAN A.: La formación del U ru- Ariel Vidal y Luis
tevideo, 1968. guay moderno. La inmigración y el desarrollo
2. ANDREÓN, ROB~RTO: Filosofía: el camino económico soCial. Eudeba. Buenos Aires, 1966. lOS MEDIOS
de la madurez, en' Suplemento Sexto del diario faraone
8. PAYSSÉ GONZÁLEZ, EDUARDO: Editoriales de
"Acción" en su 209 aniversario, 16 de octubre EXTRA. Ed. Política. Montevideo, 1968.
de 1968.
3. BARREIRO, JULIO: Ideologías y cambios so- 9. VIDART, DANIEL: Ideología y realidad de
ciales. Ed. Alfa. Montevideo, 1965. América. Ed. Departamento de Publicaciones de
4. DEBRAY, RÉGIS: América Latina: algunos la Universidad de Montevideo, 1969. y VOLUMEN FUERA DE
problemas de estrategia revolucionaria. Ed. Ban- 10. VARIOS: El destino de América Latina: la lucha
da Oriental. Montevideo, 1967. ideológica. Ed. Alfa. Montevideo, 1969. EDITORES SIN

68
EL MARTES DE LA SEMANA PROXIMA APARECE EL VOLUMEN:

RECURSOS MINERALES DEL URUGUAY


JORGE BOSSI

PLAN DE LA OBRA

1. EL URUGUAY INDiGENA AVES DEL URUGUAY


Renzo Pi Hugarte Juan P. Cuello
2. EL BORDE DEL MAR LA SOCIEDAD URBANA
Miguel A. Klappenbach - Víctor Scarabino Horacio Martorelli
3 RELIEVE Y COSTAS INSECTOS Y ARÁCNIDOS
Jorge Chebataroff Carlos S. Carbonell
4. EL MOVIMIENTO SINDICAL EL FOlKLORE INFANTIL
Germán D'Elía Lauro Ayestarán
5 MAMIFEROS AUTOCTONOS LA SOCIEDAD RURAL
Rodolfo V. Talice Germán Wettsteín - Juan Rudolf
6 IDEAS Y FORMAS EN LA EL LENGUAJE DE LOS URUGUAYOS
ARQUITECTURA NACIONAL Horado de Marsilio
Aurelio Lucchini LA ECONOMIA DEL URUGUAY ACTUAL
7 EL SISTEMA EDUCATIVO Y Instituto de Economía
LA SITUACloN NACIONAL HISTORIA DE NUESTRO SUBSUELO
Mario H. Otero Rodolfo Méndez Alzola
8 TIEMPO Y CLIMA El LEGADO DE LOS INMIGRANTES
Sebastián Vieira Daniel Vidart y Renzo Pi Hugarte
9. IDEOLOGiAS POliTlCAS Y FILOSOFIA EL COMERCIO INTERNACIONAL
Jesús C. Guiral Y LOS PROBLEMAS MONETARIOS
10 RECURSOS MINERALES DEL URUGUAY Samuel líchtenstein
Jorge Bossi EL COMERCIO Y LOS SERVICIOS DEl ESTADO
ANFIBIOS Y REPTILES José Gil
M. A. Klappenbach y B. Orejas-Mirando EL DESARROLLO AGROPECUARIO
TIPOS HUMANOS DEL CAMPO Y LA CIUDAD Antonio Pérez García
Daniel Vidart