Sie sind auf Seite 1von 5

BARBERO.

Trabajo práctico 1 – Lourdes Molina

1) EUROPA PREINDUSTRIAL, S. XVI- XVII


CAMBIOS EN AGRICULTURA INGLESA RESPECTO DEL SISTEMA FEUDAL DE “CAMPOS ABIERTOS”
La principal actividad económica en la preindustrialización, era la agricultura, donde la mayoría de la población
vivía en el campo, dedicándose a las actividades rurales.
En el caso inglés, los campos en producción, eran explotados con el sistema de “campos abiertos” de origen
medieval, donde los cultivos se llevaban a cabo en franjas discontinuas y los campesinos tenían derechos de
pastura, de recolección de leña y de casa en las tierras comunales incultas.

Las innovaciones técnicas agrícolas partieron de las modificaciones en la propiedad, haciendo que desaparezcan
los campos abiertos, dando como consecuencia de las leyes de cercamientos, que establecían la obligatoriedad de
cerrar tierras, que podían ser de cultivo, pastoreo o inculcas.
Muchos campesino trabajadores, no disponían de tierras, sino, que explotaban aquellas tierras comunales. En
otros casos, algunos campesinos que fueron expulsados de sus tierras, se transformaron en jornaleros o
arrendatarios, con contratos a corto plazo, y en aquellos pequeños propietarios, se vieron obligados a vender sus
tierras, donde eran compradas por grandes propietarios locales o inversores de otras áreas.
En conclusión a los cercamientos, incrementaron la cantidad de tierra cultivada y la producción agraria, pero
generó una mayor desigualdad social.

DESARROLLO EN SISTEMAS MANUFACTURADOS


En la sociedad preindustrial, el grueso de la energía que se utilizaba, provenía de fuentes orgánicas, por la fuerza
humana o animal, complementada por la del viento o la del agua y por el calor proporcionado de la madera. Por
ello, los niveles de productividad que podían conseguirse, eran modestos, a pesar de los avances que se lograron
con la división del trabajo o mejora de las herramientas y artefactos mecánicos que se usaban en la producción.
Un aspecto central de la producción “preindustrial” era que el conocimiento tecnológico tomaba la forma de
oficios calificados, y quienes poseían el oficio controlaban los procesos de producción.

Una de las innovaciones principales de la R.I, fueron las nuevas fuentes inorgánicas de energía calórica y mecánica.
A partir de 1820, se construyeron los primeros ferrocarriles y barcos a vapor, que revolucionaron las
comunicaciones. A partir de ese entonces, el uso de fuente de energía inanimada tuvo como principal
consecuencia, aumentos de la productividad hasta insospechados. La electricidad y el motor a explosión,
reforzaron la tendencia, haciendo que se multiplicara la oferta de bienes y servicios.

DINÁMICAS DE LA POBLACIÓN EN LA PRODUCCIÓN DE ALIMENTOS


Con las innovaciones tecnológicas, generó incrementos de producción y productividad de gran impacto, llevando a
cabo un aumento de oferta de energía y de bienes y servicios.
Gracias a las transformaciones de la agricultura, creció la disponibilidad de alimentos, y los nuevos métodos de
producción industrial, aumentaron la oferta de bienes manufacturados.
En este sector manufacturero, significó un aumento mucho mayor que la agricultura.
A partir del siglo XVI, se desarrolló una forma de organización, llamada “industria a domicilio”, donde los
trabajadores realizaban tareas en sus hogares, con herramientas de pertenencia, para un comerciante-empresario,
quien les encargaba los trabajos y les suministraba la materia prima.
La mayor parte de los trabajadores eran campesinos, que realizaban las actividades en los tiempos muertos que les
dejaban las taras agrícolas.
Se trataba de un sistema muy flexible, ya que no existía una obligación por parte del empresario de mantener un
vínculo con los trabajadores. En la manufactura rural, también trabajaban mujeres y niños, donde sus
remuneraciones eran menores a la de los hombres adultos. Desde entonces los trabajadores aceptaban recibir un
pago menor, ya que se trataba de una actividad complementaria y su actividad principal era la agricultura.
Con la Revolución industrial, nació el sistema de fábrica, que se identifica con la mecanización de la producción, el
uso de energía inanimada en remplazo de la energía humana o animal, y la presencia de trabajadores asalariados,
sometidos a un régimen de estricta disciplina.

2) De lo que respecta a los cambios tecnológicos que se dieron durante los siglos XVIII y XIX, en la industria textil
británica, parte del nacimiento de las máquinas que revolucionaron la industria y más tarde los transportes.
Estos inventos fueron llevados a cabo por artesanos habilidosos.
La industria del algodón y el hierro, tuvieron un papel muy significante para llegar a ser la actividad principal
manufacturera y el primer sector donde utilizó máquinas en gran escala, en las cuales sustituyeron el trabajo
manual e impulsaron la concentración de la producción en las fábricas.
En los primeros años de la Rev. Industrial, el sector metalúrgico tuvo un crecimiento menor que el del algodón,
pero la creciente oferta de metal barato, facilitó la mecanización de otras industrias de la difusión de máquina a
vapor y la transformación de los medios de transporte.

Para la fundición de hierro, se utilizaba la madera y el carbón vegetal, hasta que comenzó a utilizarse el choque, un
derivado del carbón de piedra o hulla, que fué fundamental para el desarrollo de la industria metalúrgica.
Otras dos innovaciones a fines del siglo XVIII, fueron el pudelado y el laminado, que se utilizaron en la industria, la
construcción y esencial para el transporte. Desde las primeras décadas del siglo XIX, se fue ampliando su uso y fue
esencial para el desarrollo de nuevos sistemas de transportes.

Las primeras fábricas que nacieron a fines del siglo XVIII para la producción de hilado de algodón, usaron la energía
hidráulica, que tuvo un rol muy importante y primordial, durante mucho tiempo para la producción
manufacturera, no sólo en Inglaterra, sino en todos los países industrializados.

Otra gran fuente de energía importante, fué el vapor, para la producción industrial como para impulsar los
ferrocarriles y los barcos. Las primeras máquinas a vapor comenzaron a emplearse en principios del siglo XVIII en la
minería, para bombear el agua de las galerías. Si bien su difusión fue lenta, fue uno de los inventos que transformó
más profundamente la industrial; primero porque permitió que pudiera desarrollarse en forma creciente en las
ciudades, y segundo, porque al utilizar como combustible carbón mineral, se hacía uso de un recurso abundante y
barato, y se liberaba la dependencia de fuentes orgánicas de materias primas que comenzaban a ser escasas, como
la madera.

El carbón también tuvo una gran importancia, ya que se utilizó como combustible en las máquinas de vapor, como
fuente de calor y de transformaciones químicas en la industria del hierro.
El impacto del uso del carbón fué muy amplio, ya que era un producto con costos de transporte altísimos, que
generó una presión para la mejora de las comunicaciones.

Más adelante el carbón tuvo un papel más importante, en el desarrollo de nuevos medios de transporte. Los
primeros ferrocarriles, fueron construidos en principios del siglo XIX. Y gracias a las mejoras, fué posible desde
1830, inaugurar las primeras líneas ferroviarias para transporte de cargas y pasajeros.
Con estas innovaciones tecnológicas, el proceso de la industrialización también requería empresarios dispuestos a
adoptarla y a introducir nuevas formas de organización del trabajo.
Los empresarios industriales debían hacer frente a los problemas de orden estratégico, es decir, adoptar nuevas
formas de producción u organización, fabricar nuevos tipos de bienes o introducirlos en nuevos mercados.

Más allá de que el componente empresarial haya sido un éxito, sin empresarios dispuestos a introducir
innovaciones al cambio, no hubiera sido posible.

3) INDUSTRIALIZACIÓN EN EUROPA OCCIDENTAL


La agricultura había sufrido a lo largo del siglo XVIII, una serie de transformaciones entre las distintas regiones.
Las regiones más modernas eran, después de Holanda, Bélgica, Francia y Alemania
En Europa oriental en cambio, seguían vigentes los antiguos métodos de producción y las relaciones sociales de
carácter feudal.
El desarrollo de las industrias se había visto favorecido por el incremento de la demanda, la expansión del
comercio y el avance de la urbanización. El intercambio con el mundo extraeuropeo creció a partir del siglo XVII,
proveyendo materias primas y en mucha menor medida mercados de consumo.
Desde mediados del siglo XVIII, la población europea continental, comenzó a crecer a una tasa mayor que en
cualquier periodo anterior. El crecimiento económico fue común a todas las regiones.
La Revolución francesa y las conquistas napoleónicas contribuyeron a crear condiciones institucionales a la
industrialización. Impusieron un sistema jurídico que garantizó la libertad de las personas y la propiedad privada.
Fueron suprimidas las corporaciones e instituída la libertad económica, y la nueva legislación fue recopilada en el
código civil y comercial, que fueron adoptados por la mayor parte de los Estados europeos.

ESTADOS UNIDOS
Entre 1780 momento que finalizó la guerra de la independencia y 1914, EE.UU pasó de ser un país con una
población reducida, a ser la nación industrial líder, superando a Gran Bretaña desde fines del siglo XIX.
El proceso de industrialización, se vió favorecido por la disponibilidad de recursos naturales y por la existencia de
un inmenso mercado interno, con un extraordinario crecimiento de la población.
Gracias a la inmigración masiva y las altas tasas de crecimiento demográfico, generó un progreso constante de
innovación tecnológica y organizativa.
En la etapa colonial la economía norteamericana, era agraria. La producción industrial era limitada y se llevaba a
cabo en unidades domésticas o en talleres artesanales. La situación comenzó a cambiar con la revolución de la
independencia, que liberó el territorio del mercantilismo británico y le dio la estabilidad política necesaria para la
expansión comercial.
Entre fines de 1780 y 1820, la producción industrial creció.
El desarrollo de la industria manufacturera entre 1820 y 1860, con el liderazgo de la industria textil, fue estimulado
por la construcción de los ferrocarriles (1830)
Uno de los rasgos que más los diferenció, fue el alto costo de mano de obra, y que hasta fines del siglo XIX, uno de
los principales aportes de Estados Unidos, se dieron en el campo de la tecnología.
A partir del siglo XX, la competitividad de la industria norteamericana no fue producto sólo de la innovación
tecnológica, sino también de la innovación organizativa, que a partir del desarrollo de nuevos métodos de gestión
de las empresas y de organización del trabajo, contribuyó al incremento de la eficiencia y a reducir los costos de
producción.
4) EL PAPEL DEL ESTADO - EUROPA
Los Estados estimularon el crecimiento industrial, en primer lugar, con la reestructuración de las instituciones
sociales, creando un ámbito favorable para el desarrollo de la empresa privada, a través de la supresión del poder
de las instituciones feudales, la abolición de aranceles internos y el mantenimiento de sistemas legales ordenados.
En segundo lugar, con la creación de economías externas con la educación técnica o los servicios de información
oficiales.
Y en tercer lugar, estimularon el desarrollo de la empresa privada, a través de subsidios, tasas a la importación,
garantías a las inversiones y concesión de préstamos en condiciones favorables.

ESTADOS UNIDOS
A diferencia de los países europeos, la industrialización en EE.UU en el siglo XIX, se basó en el mercado interno,
donde fue reforzado por el Estado, promotor de una política de aranceles a la importación, que impulsó a
desarrollar las tendencias aislacionistas características de su política comercial.

5) La segunda revolución industrial, tuvo lugar en las últimas décadas del siglo XIX y la Primera Guerra Mundial, y
tuvo rasgos importantes en el conjunto de innovaciones técnico-industriales fundadas en el acero barato, la
química, la electricidad, el petróleo, el motor de combustión interna, a nueva empresa moderna y nuevos tipos de
gestión del trabajo y organización industrial. Se trató de una “revolución tecnológica” que se distingue por su
capacidad de transformar el aparato o sistema productivo de una economía (industrializada) en su conjunto, y que
tiene una influencia global, ya que estos factores sirvieron para actualizar y relanzar la tecnología de la Primera
Revolución Industrial.
El carbón perduró su posición como recurso energético privilegiado, hasta la Primera Guerra Mundial. En Europa
fue desplazado recién hacia mediados del siglo XX a un segundo lugar, por el uso del petróleo, mientras que en
EE.UU este proceso ocurrió antes de la Segunda Guerra Mundial.
La industria del hierro, experimentó profundas transformaciones del aparato productivo, basada en el desarrollo
de la industria de acero., que es una variedad especial del hierro, que contiene una pequeña cantidad de carbono,
y es más resistente y duradero que el hierro forjado.
También la expansión de la industria siderúrgica tuvo un enorme impacto global en todo el sistema económico.
Además, se vieron avanzados los ferrocarriles, más seguros y duraderos, como los barcos, de mayor tamaño.
El petróleo, el motor de combustión interna, la electricidad y la industria química, tuvieron gran papel protagónico.
Se vieron las primeras construcciones de los nuevos medios de transporte, impulsada por el sector nuevo de
industrias automotrices, con la fabricación de los primeros automóviles.
A partir de 1860, con la invención del dinamo, la lámpara incandescente, el alternador y el transformador y con el
perfeccionamiento de los sistemas utilizados para el transporte, la electricidad se transformó en una de las formas
de energía versátiles.
En esta época también fue fundamental la expansión de los medios de comunicaciones a larga distancia, como el
telégrafo, el teléfono y la radiofonía.
Y en lo que abarca el sector alimentario, se vieron dos fuertes ramas: la elaboración de artificiales hacia el lado de
la agricultura, y por el otro lado, el procesado y conservación de alimentos para la producción.

6) La segunda mitad del siglo XIX, fue la época de nacimiento de la empresa moderna, como tal, la gran empresa
con una organización burocrática, administrada por gerentes asalariados, y cuya forma jurídica más caracterizada
es la sociedad anónima. Tuvieron un rol más significativo en los países de Alemania y Estados Unidos.

En Francia e Inglaterra, las formas tradicionales fueron persistentes, en lo que era el desempeño de la empresa
familiar.
La empresa tradicional, es de tamaño pequeña, que abarca con una especialización, de un tipo de función
(producción o distribución) o en la producción de un tipo de bien o de servicio, y se trata de un tipo de empresas
en donde los conceptos de propiedad y gestión, no se han separado. Estas son dirigidas por una sola persona, en la
cual, es propietaria de la misma.

La empresa moderna, sin embargo, se trata de una empresa en gran dimensión, en la cual integra diferentes tipos
de actividades y funciones, a la hora de producir y distribuir. En este tipo de empresas, se destaca por su alta
ampliación de los mercados, en la medida que, si bien, por su alto volumen de producción, no requerían
economías de escala, permitían la fabricación en serie, con la incorporación de innovaciones tecnológicas.

7) TAYLORISMO. Impulsado por Frederick Taylor, orientada a lograr una mayor economía en el tiempo, con varios
tipos de técnicas y mecanismo:
1. Estudiar los tiempos y movimientos de las tareas, con el fin de conservar la rapidez de planificar la producción.
2. Instalación en los talleres y/u oficinas, con el fin de la división técnica de trabajo, para realizar las dichas tareas.
3. La estandarización de tareas, utilizando las herramientas adecuadas.
4. Asignar el número límite de tareas a cada uno de los trabajadores, para que puedan hacer dichas actividades de
manera regular y permanente.
5. Establecer la individualización del trabajo, ya que cada trabajador está instruído y formado a un tipo de tarea.
6. Un sistema de remuneraciones, en función del rendimiento personal, con el objeto de estimular el esfuerzo de
cada trabajador.
7. El control y supervisión de cada trabajador en las dichas tareas laborales.

FORDMISMO. Impulsado por Henry Ford, intentó llevar a cabo un nuevo proceso de producción:
1. La utilización de plantillas, moldes y matrices de fundición;
2. también, de máquinas-herramientas destinadas a fijar y sujetar piezas, mientras están sometidas al proceso de
producción.
3. Implementar máxima coordinación, en cuanto al movimiento de las piezas y su conjunto, dentro de la planta
industrial.
4. La cadencia de trabajo, que esté regulada de manera totalmente exterior al obrero, por la rapidez dada a la
cinta que pasa delante de cada operario, quien tiene un lugar fijo y tareas establecidas en línea de montaje.