Sie sind auf Seite 1von 3

19/10/2018

CULTURAL: Art.585 C.G.P

CAUSALES DE EXTINCIÓN DEL PLAZO.

Los plazos se extinguen por:

1) Por expiración o vencimiento.


Este vencimiento tiene lugar cuando el hecho futuro y cierto ocurre; es la forma
común y ordinaria de extinción del plazo, y además se refiere a la llegada efectiva del
momento pactado.
Ejemplo: El Lunes llegó el plazo pactado para el examen.
Esa ocurrencia del plazo puede implicar o la extinción del derecho (si es extintivo) Ej:
Le doy alimentos hasta los 18 años de edad. O da lugar a la exigibilidad de la obligación
(si es suspensivo)
 La expiración o vencimiento se puede evitar mediante la prórroga, entendida
como el evento por el cual se amplía un plazo pactado; esa prórroga puede
ser: Bilateral o unilateral.
- Bilateral: Si se hace de mutuo acuerdo.
- Unilateral: Si se hace por parte de uno solo de los sujetos.?
IMPORTANTE: La prórroga se hace sólo cuando el plazo está todavía vigente, es
decir, cuando todavía está en ejecución el contrato. Por lo tanto, no se puede
prorrogar un contrato vencido, allí estaríamos frente a la figura de la renovación
(hacer uno nuevo).
Ojo:
 Cuando la prórroga es bilateral en materia civil, a esa ampliación del plazo se
le conoce como “esperas” (Ver Art. 1715 Inc. final C. Civil)

 Cuando la prórroga es bilateral en materia comercial, a esa ampliación se le


llama “plazo de gracia” (Ver Art.829 Parágrafo 2)
Expiración del vencimiento bilateral: Este se da cuando se parte sólo de la voluntad
del acreedor.
Nota: Quien se beneficia por regla general del plazo y además quien puede renunciar
a él por regla general es el deudor.

 El tema de plazo de gracias y esperas cobra su importancia para efectos de


saber si opera o no la compensación.

 Las Esperas en civil y el Plazo de Gracia en comercial impiden la compensación.


Mientras que el Plazo de Gracia en materia Civil no impide la compensación.

En la prórroga unilateral se hace para proteger los intereses del acreedor; y en la


prórroga bilateral se protegen los intereses de ambos, y si quisieran renunciar a la
protección del interés de ambos mediante la prórroga del plazo, recurrirían a
resciliación del contrato, esto es, terminarlo, dejarlo sin efectos.

2) Por renuncia. Por regla general, el plazo se establece en favor del deudor y
excepcionalmente en favor del acreedor.
La renuncia al plazo (Art.15 C. Civil y Art.1554 C. Civil) equivale a un acto
unipersonal que proviene del deudor y excepcionalmente del acreedor. Es lícito
renunciar a un derecho siempre que este interese al renunciante.
Renuncia sólo aquel que sea titular de un derecho. Se puede renunciar sólo a
derechos adquiridos y no a meras expectativas, siempre y cuando no afecte derechos
e intereses de terceros.

Frente al plazo, en principio quien renuncia al beneficio es el deudor.


Cuando se quiere hacer el pago anticipado conforme lo estipula el Art.2229 C. Civil, y
se han pactado intereses, existen las siguientes excepciones:
1) Cuando hayan acordado intereses, tanto el deudor como el acreedor, esto es,
(mutuo con intereses) sólo podrían renunciar al plazo de mutuo acuerdo, pero
en los siguientes casos en que haya pacto de intereses es válido el pago
anticipado:

(Ley 1328 de 2009 Estatuto orgánico del Sistema Financiero y Ley 1555 de 2012).

A. Pago de vivienda de interés social.


B. En defensa del consumidor financiero.
C. En créditos cuyas obligaciones no excedan de 880 SMLMV.

Dado lo anterior, se puede llegar a la siguiente conclusión: El plazo sólo puede ser
renunciado por aquel en cuyo beneficio se haya establecido.

3) Por caducidad. Equivale a una forma prematura de extinguir la deuda, o, dicho


de otra manera, es la forma anticipada de terminación del plazo para el deudor
en las siguientes circunstancias:

A. Cuando hay notoria insolvencia del deudor.


B. Por liquidación obligatoria (del patrimonio del deudor.
C. Deterioro o extinción de las garantías constituidas por razón del crédito.
D. En ejercicio de la cláusula aceleratoria llamada también “exigibilidad
anticipada de la obligación”.

En materia de caducidad el plazo al deudor es un acto de confianza concedido por


el acreedor, y si los intereses de este están o se ponen en riesgo, da lugar a la
operancia de la caducidad (como cuando el acreedor dice que se perdió esa plata,
que se va a quebrar).