Sie sind auf Seite 1von 3

Unidad 5: La Comedia

LICEO BICENTENARIO VÍCTOR JARA M.


Prof. Sra. Daniela Sánchez Oyarce
LENGUA Y LITERATURA

Los géneros literarios son categorías propiamente literarias que sirven como marcos de referencia y expectativas tanto
para los escritores como para los lectores. Estos aportan modelos estructurales que sirven para clasificar y agrupar los
textos literarios en cuanto su construcción, temática y modalidad del discurso.

El género dramático forma parte de una tríada junto con los géneros narrativo y lírico y se fundamenta en el modo de
representación o “imitación” de la realidad (mímesis). Se distingue de los otros géneros por ser el más “objetivo”, puesto que
los personajes parecen hablar por sí mismos. Por esta interpelación que se produce a través del diálogo, el lingüista
Roman Jakobson considera que en este género predomina la función conativa del lenguaje.

ORIGEN DEL TEATRO GRIEGO


El teatro griego se originó en las fiestas religiosas en honor del dios del vino, Dioniso. Estas celebraciones consistían en
danzas, cantos y oraciones que presentaban momentos orgiásticos, nostálgicos y alegres, que permitían que las personas
llegaran a un estado de exaltación. Antes del sacrificio del chivo, ejecutado por el sacerdote, el cortejo se mostraba gozoso
y con cierta exaltación religiosa. Durante la ceremonia, los trozos del animal eran distribuidos entre los asistentes mientras
el vino se constituía en un elemento fundamental, provocando la embriaguez, el entusiasmo y el delirio místico.

Este origen del teatro griego se remonta a los siglos VI y V a. de C. durante las fiestas llamadas Grandes Dionisíacas, que
se inspiraban en la resurrección del Dioniso que había muerto, simbólicamente, durante el invierno. Tespis, el primer
ganador del concurso de tragedias, recorría el Ática representando tanto las alegrías como las penurias de la vida del dios.

La tragedia y la comedia surgen de las composiciones líricas llamadas ditirambos, en las cuales, se exaltaban el vino y la
alegría.
En estas fiestas, se recreaba la muerte y resurrección del dios Dioniso al que se le sacrificaba un cabrito mientras un grupo
de hombres disfrazados de sátiros le entonaba sus cantos sagrados.

LA TRAGEDIA
El término tragedia proviene del griego tragos que significa “macho cabrío” y de ode, “canción”. Originalmente se refería al
canto de un coro en el momento en que se realizaba el sacrificio
de un macho cabrío al dios Dionisio. Posteriormente, se Máscaras representativas de la tragedia y de la comedia.
denominó tragedia a la representación dramática que presenta una acción grave. En la tragedia:

1. Los personajes son nobles (dioses, héroes, reyes, etc.).


2. El protagonista siempre sucumbe a un destino fatal y aciago.
3. El objetivo es lograr un efecto purificador en los espectadores, llamado “catarsis”.

LA COMEDIA
La palabra comedia proviene del griego komedia, lo que señala las fiestas con desfiles, canciones y danzas en las que se
entonaba un canto en honor del dios Dionisos dentro del cortejo ritual. Patrice Pavis considera que la comedia puede ser
definida a través de tres criterios que la oponen a la tragedia:

1. Los personajes son de condición modesta.


2. El desenlace es feliz, positivo (reconocimiento, reconciliación, boda, etc.).
3. El objetivo es hacer reír al espectador, purificándolo.

Aristóteles consideraba la risa como parte fundamental de la comedia, lo que define su carácter cómico y permite que se
relacione con la realidad cotidiana y trivial de todas las sociedades, explicando, así, sus posibilidades de adaptación y la
diversidad de sus manifestaciones.

OBRA DRAMÁTICA Y OBRA TEATRAL


La diferencia fundamental entre la obra dramática y la obra teatral es el soporte a través del cual se da a conocer al lector o
al espectador, respectivamente.

La obra dramática corresponde a un texto literario de carácter ficticio que presenta una obra escrita por un dramaturgo con
el propósito de ser representada, lo que se denomina “virtualidad teatral”.

La puesta en escena de esta obra dramática origina la obra teatral, en la que intervienen una serie de personas más allá
del dramaturgo. Así cobran relevancia el director, los actores, el escenógrafo, el sonidista, el encargado del vestuario, etc.,
quienes darán vida al texto ciñéndose estrictamente a este o introduciendo innovaciones de tipo temático y/o técnico.

AUTOR / HABLANTE DRAMÁTICO BÁSICO


La literatura es considerada una forma de comunicación, por lo cual, encontramos en ella los elementos básicos de esta,
tales como el emisor (el dramaturgo), el mensaje (el texto dramático) y el receptor (lector). Esta situación de enunciación del
género dramático corresponde al plano de la realidad, que da origen al plano de la ficción. Ambos planos son
representados, respectivamente, por el dramaturgo y por el hablante dramático básico.

El dramaturgo corresponde al plano de la realidad porque es un ser humano que crea la obra dramática a partir de sus
experiencias y de su imaginación. En cambio, el hablante dramático básico es parte de la ficción y organiza el mundo
dramático, aunque es casi imperceptible a diferencia de lo que sucede con el narrador (género narrativo) o con el hablante
lírico (género lírico).
Los principales indicios que dan cuenta de la existencia del hablante dramático básico son las acotaciones, los parlamentos
de los personajes y la información que encabeza la obra y la que señala su división externa. Las acotaciones expresan las
instrucciones dirigidas al director o a los actores para representar la obra dramática, los parlamentos presentan una lógica
de organización que ha sido estructurada por este hablante dramático básico y la información que se presenta al inicio del
texto para situar la historia o contextualizar así como todas las referencias a la estructura (actos, cuadros, escenas) que se
presentan a lo largo de la obra.

LOS PERSONAJES
Personaje proviene de la palabra “persona”, prospora en griego que significa delante de la cara o máscara, la que era
utilizada por los actores en el teatro griego para expresar las emociones humanas.

Desde el punto de vista de la importancia en la historia, los personajes se pueden clasificar en protagonista, antagonista y
secundarios.

a) El protagonista es el centro de la acción que representa a una de las fuerzas en conflicto dentro de la obra
dramática.

b) El antagonista es la fuerza que se opone al protagonista, intentando que este no logre su objetivo.

c) Los personajes secundarios son menos relevantes en la historia y adquieren importancia al sumarse a una de las
dos fuerzas en pugna.

ESTRUCTURA DRAMÁTICA EXTERNA


Corresponde a la organización formal de la obra dramática. Desde lo particular a lo general:
a) Escena: Están marcadas por la entrada o salida de los personajes del escenario.

b) Cuadro: Se relaciona con la escenografía, por lo que cada vez que hay cambio en la ambientación física, comienza
un nuevo cuadro.

c) Acto: Es la máxima unidad en que se divide una obra dramática en función del desarrollo de la acción. Se reconoce
por la subida y bajada del telón.

ESTRUCTURA DRAMÁTICA INTERNA

El conflicto dramático es la tensión o lucha entre dos fuerzas que se oponen, por lo que cada una pugna por alcanzar su
objetivo. Tradicionalmente es el protagonista quien persigue un objetivo y el antagonista se opone, generando la acción
dramática y su progresión a través de las acciones. El conflicto puede referirse a diversos temas como el amor, la guerra, la
venganza, etc. El conflicto puede ser consigo mismo o en relación con otra persona, la sociedad, el universo o la naturaleza.

La acción dramática corresponde a la organización interna de la obra dramática y se centra en la evolución del conflicto en
cuatro etapas:

1. La presentación de la ambientación, de los personajes, sus objetivos y el conflicto que se produce entre ellos.

2. El desarrollo del conflicto a través de las acciones de los personajes. Se evidencia una progresión en la pugna de
las fuerzas en conflicto (protagonista y antagonista).

3. El clímax es el momento de máxima tensión entre las fuerzas opuestas.

4. El desenlace presenta el resultado del clímax, en el que una de las dos fuerzas vence y se produce el final de la
historia.

EL LENGUAJE DRAMÁTICO

El lenguaje dramático corresponde, especialmente, a los parlamentos de los personajes, aunque también incorpora formas
discursivas utilizadas por el hablante dramático básico.

a) El diálogo es el intercambio de mensajes directo entre dos o más personas, alternando los papeles de emisor y
receptor. Se representa a través de los parlamentos de los personajes o voces dramáticas.

b) El monólogo es el discurso de un solo personaje que exterioriza sus pensamientos y sentimientos, sin esperar
respuesta de un posible interlocutor. Sirve para la “rememoración de acontecimientos imprescindibles para la
comprensión de la intriga, descubrimiento del mundo interior de un personaje, expresión de sus dudas frente a un
compromiso o decisión que ha de tomar, etc.” (Estébanez).

c) El soliloquio es el discurso de un personaje que habla en voz alta, estando solo, que se refiere al acontecer, a
diferencia del monólogo que se centra en el mundo interior del personaje.

d) El aparte es una forma discursiva en la que un personaje habla consigo mismo en voz alta, expresando sus
opiniones y suponiendo que los demás personajes no lo escuchan. De esta manera, se establece cierta complicidad con
el público.
e) Las acotaciones se encuentran entre paréntesis y expresan las indicaciones a los actores y al director. A los actores
los orienta acerca de sus movimientos, gestos y entonación durante la representación y al director acerca del uso del
espacio, la decoración, la iluminación, el vestuario, etc.

f) El mutis señala el momento exacto en que un personaje se retira de la escena.

ELEMENTOS TEATRALES
La obra teatral constituye un espectáculo, cuya esencia radica “en ese conjunto de signos y sensaciones que se producen
en el escenario a partir de una trama argumental escrita” (Estébanez. Este espectáculo implica:

a) Personas en la escena y fuera de ella.


- El director dirige la puesta en escena de la obra dramática. Determina si seguirá las orientaciones del
dramaturgo o si realizará una adaptación de la obra. Se encarga de distribuir los roles a los actores.

- Los actores son quienes encarnan a los personajes, dejando de lado su individualidad y asumiendo la
personalidad señalada por el director a partir del texto dramático.

- El público corresponde a los asistentes a la representación, los que se dejan llevar por “la ilusión de la ficción”
y solo perciben a los personajes y no a los actores.

- Los técnicos que realizan diversas tareas como preocuparse de la iluminación, de la música, de la
escenografía, del vestuario y maquillaje de los actores.

b) Espacios para la representación y para el público.


- En el escenario se realiza el espectáculo. Este es un espacio que se adapta, especialmente, para cada obra,
ya que no todas tienen los mismos requerimientos.

- Las butacas para que el público se instale a disfrutar del espectáculo.

c) Ambientación del espacio.

- La escenografía corresponde al espacio y tiempo en que transcurre la historia. De acuerdo al tamaño del
escenario, a los recursos financieros y al estilo del director, el decorado podrá variar para un mismo montaje.

- El lugar dedicado a los asistentes, en general, corresponde a una butaca por persona, dispuestas en filas.

- Las luces, proyectores, pantallas y todos aquellos elementos que permiten la ambientación incluso fuera del
escenario mismo.