Sie sind auf Seite 1von 5

Verrugas genitales

Las verrugas genitales aparecen en la piel que rodea tus genitales y ano. Son causadas
por ciertos tipos de virus del papiloma humano (VPH). Quizá hayas escuchado que algunos
tipos de VPH pueden provocar cáncer, pero NO son los mismos que causan las verrugas
genitales.

La infección por el VPH es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) que puede ser
difícil de entender. Es la ETS más común, pero la mayoría de las veces desaparece sola. A
veces, algunas infecciones causadas por tipos de VPH de “alto riesgo” pueden convertirse
en cáncer si no se tratan. Otros tipos de VPH de “bajo riesgo” pueden provocar verrugas
en tu vulva, vagina, cuello uterino, recto, ano, pene o escroto. Las verrugas genitales son
frecuentes; anualmente aparecen aproximadamente 360,000 casos nuevos.

¿Cómo se contagian las verrugas genitales?

Las verrugas genitales se contagian por el contacto piel a piel con una persona infectada,
a menudo durante el sexo vaginal, anal y oral. Las verrugas genitales pueden contagiarse
incluso sin que haya eyaculación y sin que el pene penetre en la vagina o el ano. Puedes
transmitirlas aun cuando no tienes verrugas ni otros síntomas visibles, aunque es menos
frecuente. La madre puede transmitirlas al bebé durante el parto, si es vaginal, aunque es
bastante raro.

Las verrugas genitales son diferentes de las verrugas que aparecen en cualquier otra parte
del cuerpo. No te contagiaras de verrugas genitales por haber tocado una verruga que
tienes (o que tu pareja tiene) en la mano o en el pie.

Hepatitis b

La hepatitis B es una infección que afecta al hígado. Se puede transmitir a través de las
relaciones sexuales. Puedes protegerte aplicándote la vacuna contra la hepatitis B y
usando condón.

¿Quieres hacerte la prueba de hepatitis B? Encuentra un centro de salud →

Cómo evitar la hepatitis B

La hepatitis B es una infección del hígado causada por un virus (llamado virus de la
hepatitis B o VHB). Es grave y no tiene cura, pero lo bueno es que es fácil de prevenir.
Puedes protegerte aplicándote la vacuna contra la hepatitis B y teniendo sexo seguro. Si
tienes sexo oral, anal y vaginal, usa condones o barreras de látex bucales para prevenir la
transmisión de la hepatitis B y otras enfermedades de transmisión sexual (ETS).

¿Cómo se contagia la hepatitis B?

La hepatitis B es muy contagiosa. Se trasmite por contacto con el semen, secreciones


vaginales, sangre y orina. Puedes contagiarte por:

Tener sexo vaginal, anal u oral (el uso de un condón o barrera de látex bucal durante el
sexo ayuda a prevenirla)

Compartir cepillos de dientes y rasuradoras (la sangre que puede quedar en estos
elementos puede estar infectada)

Compartir agujas para drogarse, hacerse perforaciones en el cuerpo o tatuajes, etc.

Ser punzado con una aguja con sangre infectada con el virus de la hepatitis B

Si la madre está puede transmitirle la enfermedad al bebé durante el parto.

La hepatitis B no se transmite por la saliva, de modo que NADIE se contagia por compartir
alimentos o bebidas o usar el mismo tenedor o la misma cuchara. La hepatitis B tampoco
se contagia por dar besos, abrazarse, darse la mano, toser, estornudar o amamantar

MOLLUSCUM

El molluscum contagiosum es una infección que produce pequeñas bultos en la piel. Lo


contraes por estar en contacto con piel infectada, incluso durante el sexo. Desaparece
espontáneamente y no es peligroso.

¿Quieres hacerte la prueba del molluscum contagiosum? Encuentra un centro de salud

El molluscum contagiosum es una infección de la piel

El molluscum contagiosum es causado por un virus que vive en la capa externa de tu piel.
Se puede contraer por el contacto sexual, y también se propaga fácilmente por contacto
no sexual y por compartir ropas y toallas. Tanto niños como adultos pueden contraer el
molluscum contagiosum.

Esta infección produce bultos o protuberancias pequeñas y firmes en la piel.


Normalmente, son indoloras, aunque a veces pueden provocar picazón e irritación o
inflamarse.

El molluscum contagiosum suele desaparecer espontáneamente sin tratamiento.


¿Cómo se contagia el molluscum contagiosum?

El molluscum contagiosum se transmite a través de contacto cercano con alguien


infectado. Muchos adultos se contagian el virus por vía sexual, pero también puedes
adquirirlo de otras maneras. Solo se necesita contacto piel contra piel con cualquier parte
del cuerpo para que se infecte y se propague. Puedes contagiarte de molluscum
contagiosum al tocar ropa, toallas o juguetes. También es posible infectar otras partes de
tu cuerpo si tocas o rascas las pequeñas ampollas.

Piojos púbicos

Los piojos púbicos, también llamados ladillas, son pequeños parásitos que se adhieren a la
piel y al vello del área genital. Las ladillas no son peligrosas y, en general, es fácil
eliminarlas.

¿Quieres hacerte la prueba de piojos púbicos? Encuentra un centro de salud

Los piojos púbicos son muy comunes

Cada año, millones de personas se contagian piojos púbicos. Son pequeños insectos que
parecen versiones miniatura de los cangrejos que ves en la playa. Viven en tu piel y en el
vello grueso del área genital y se alimentan de tu sangre. Los piojos púbicos se propagan
muy fácilmente durante el contacto sexual.

Los síntomas de los piojos púbicos incluyen una picazón intensa. No obstante, si bien
pueden ser muy molestos, no afectan gravemente a la salud. Por lo general, son fáciles de
eliminar con medicamentos de venta libre.

Tener piojos púbicos no significa que eres sucio; no tiene que ver ni con la higiene, ni con
la limpieza. Cualquier persona puede contagiarse piojos púbicos si tiene contacto personal
cercano con alguien que los tiene. Aproximadamente tres millones de personas se
contagian piojos púbicos anualmente en los EE. UU.

¿Cómo se contagian los piojos púbicos (ladillas)?

Generalmente las ladillas se contagian durante el sexo, ya que les gusta vivir en el vello
púbico. Los piojos púbicos pasan fácilmente del vello de una persona a otra cuando sus
genitales están muy cerca o entran en contacto.
La mayoría de las personas se contagian piojos púbicos durante el sexo, pero en algunos
casos también se contagian por otros tipos de contacto personal cercano. También se
pueden contagiar cuando otro tipo de pelo grueso (como pestañas, cejas, vello del pecho
o de las axilas, barba y bigote) entra en contacto con áreas del cuerpo de una persona
que tiene ladillas. En algunos casos, el piojo púbico se propaga por usar ropa, toallas o la
cama de una persona con el parásito.

SARNA

La sarna es una enfermedad de la piel que ocasiona rasquiña, causada por pequeños
parásitos. Se transmite por contacto de piel a piel, usualmente durante el sexo. La sarna
no es peligrosa y se puede curar.

¿Quieres hacerte la prueba de sarna? Encuentra un centro de salud

La sarna es una enfermedad de la piel

La sarna es causada por los ácaros de la sarna, pequeños parásitos similares a insectos
que infectan la capa más superficial de la piel. La sarna provoca erupciones, irritación y
mucha picazón.Se transmite fácilmente de una persona a otra a través del contacto de piel
a piel.

Los ácaros de la sarna excavan túneles en la capa externa de tu piel y ponen huevos. De
los huevos, nacen más ácaros, aunque la mayoría de la gente con sarna solo tiene entre
10 y 15 ácaros en el cuerpo a la misma vez. Los ácaros son muy pequeños por lo que es
posible que no los veas, pero probablemente notes la picazón e irritación que provocan.

La sarna puede ser muy molesta, pero en general no es peligrosa. Se puede curar con
píldoras o cremas medicadas.

¿Cómo se contagia la sarna?

La sarna se contagia por el contacto directo de piel a piel. Esto ocurre usualmente durante
el sexo, especialmente cuando los cuerpos están cerca o en contacto durante un tiempo
prolongado (por ejemplo, al dormir juntos).

La mayoría de los adultos se contagian durante las relaciones sexuales, pero también se
puede contagiar por otras vías. La sarna se puede transmitir a otras personas de tu casa y
es común en lugares muy concurridos en los que hay mucho contacto cutáneo directo
(como en asilos para ancianos, prisiones y guarderías para niños). A veces, la sarna se
contagia por compartir ropa, toallas o sábanas con una persona infectada.

Es muy difícil contagiarse por un contacto rápido y casual, como un apretón de manos o
un abrazo. Por lo general, tampoco te contagias la sarna por sentarte en un inodoro. La
mayoría de las veces, se requiere un contacto personal muy cercano con una persona
infectada para que se transmita la enfermedad.