Sie sind auf Seite 1von 2

La patrística

Antonio Reyes Vanegas

El cristianismo es un sistema, aunque no se profesara así en sus inicios; tuvo que


desarrollarse, en gran medida, para afianzar su doctrina, pero también debía sustentarse a sí
misma ante la vista de otras corrientes del pensamiento; la idea de la salvación y redención a
través de Cristo llamó la atención de diferentes corrientes del pensamiento, como filosofía,
el judaísmo y el paganismo que estaban en contra de la fe, y esto obligó a la Iglesia por
determinar algunos elementos de la doctrina cristiana.

Gran parte del desarrollo del cristianismo, se debe a los apologistas, que pretendían defender
sus creencias, y fortalecerlas, a través de un discurso que tomaba argumentos filosóficos en
servicio de la fe; Estos, no diferenciaban entre teología y filosofía en fin de fortalecer las
nociones fundamentales de la fe, quizás, hasta Clemente de Alejandría, se encontraría unir el
discurso filosófico y el religioso para el desarrollo y establecimiento de la teología en fin de
comprenderla. Se plantearon en algunos casos desarrollar las virtudes de Dios, en otras se
encaminan más por reafirmar el origen de del mundo con argumentos tomados de otras
corrientes filosóficas.

Marciano Arístides fue un apologista de origen griego. Estaba en contra de los dioses griegos
y egipcios en parte de su obra. En su corriente del pensamiento decía “el mundo y todo en él
hay se mueve por el impulso de otro”, es decir, Dios. Si bien Arístides estaba en contra del
paganismo. Flavio Justino, tomó elementos de tradición platónica, reflejados en su obra; él
no aislaba la filosofía y la teología como era el caso de Marciano. Según Justino Cristo es
Logos encarnado. Los pensadores posteriores a Justino recurrirían a las fuentes platónicas
como medio.

Según las fuentes documentadas por San Irineo San Justino Martis fue maestro de Taciano,
éste, siguiendo las enseñanzas de su maestro, en algunos casos porque no aceptaba la filosofía
griega como lo hacía Justino. Taciano, por una parte diferenciaba el alma y el espíritu y que
se podía conocer a Dios a través de sus obras. Ya antes de Santo Tomás de Aquino, Taciano,
pretendía demostrar la existencia de Dios a partir de las criaturas.
Atenágoras defendió la creencia de un solo Dios. Tuvo cierta influencia platónica al comprar
a Dios con el Demiurgo del Timeo. La materia, desde el punto de vista de Anetágoras es un
producto de Dios, y por tanto, Dios no es materia. Finalmente Teófilo habla de

Este conjunto de filósofos apologistas se mantuvo en una escritura griega, pero hubo otros
que escribieron en latín, como Minucio de Félix, Tertuliuano Arnobio, Lactancio y Clemente
de Alejandría. Los apologistas, buscaban educar a través del pensamiento; Clemente de
Alejandría, veía la filosofía como un receptáculo para acercar al paganismo con Cristo. Hubo
algunos de ellos que eran de cultos paganos, como Justino, que además, sus primeras
enseñanzas filosóficas eran de tradición griega, que en el caso de Justino, formarían parte de
su obra.

La naturaleza de Dios es tema de los apologistas latinos y griegos, pues por una parte
encontramos las ideas de Minucio Félix; sugiere que Dios se puede conocer a partir de los
elementos que se encuentran en la naturaleza y su función, pero Tertuliano cree firmemente,
que Dios es un ser tangible. Pero no se excluye sólo la naturaleza de Dios, pues se vuelve a
hablar de la idea del alma, ahora en función a la fe.

Durante este periodo, existían diversas ideas sobre el origen del mundo; por una parte estaban
los paganos, los cristianos, pero también los gnósticos, que fusionaban varios conceptos de
todas estas culturas, se dice que para atraer más seguidores, por ejemplo, buscaban sustituir
la fe por la gnosis. Del gnosticismo destacan Marción, Basídes y Valentino. El culto no fue
del agrado de los cristianos; esto trajo detractores que los consideraban herejes al tratar con
una mezcla de ideologías. San Irineo fue uno de ellos al decir que Dios creó el mundo a partir
de la Nada, Dios es creador del cielo y de la tierra. San Irineo demostró las debilidades del
gnosticismo al demostrar que tomaron las ideaS de Epicuro y la idea de la reencarnación de
Platón. Hipolito, al igual que San Irineo expuso los plagios de estos.

La escuela de Alejandría, entre Clemente de Alejandría y Orígenes, esquematizó algunas de


las virtudes de Dios como un ser espiritual (dicho por Orígenes) precedido del pensamiento
de Clemente de Alejandría al asegurar que sólo se conoce aquello que no es Dios, es decir,
Dios está más allá de la materia. Sin embargo, este desarrollo de conceptos religiosos, se dice
que fue posible bajo la influencia de la filosofía platónica.