Sie sind auf Seite 1von 4

Me gusta leer más por gusto que por obligación, este hábito puede ser contraproducente,

por ejemplo:
En los siguientes artículos a publicar estaré dedicado reseñar el libro de Andrés Corson
llamado voy a disfrutar la vida, estaré analizando los puntos preocupantes que encuentro en
el libros, en este primer capítulo me propondré solo a citar las declaraciones que encuentro
en el libro peligrosas. En un segundo artículo estaré escribiendo sobre las ideas teológicas
que están de fondo en el libro y en el mensaje de Corson, y por ultimo un artículo donde se
propongan una teología Bíblica, y teológica sobre el disfrute o el deleite en la vida cristiana
en contraste con lo que Corson escribe.

Hace unos meses atrás me planteé leer libros que no estuvieran acordes a mi rasgo
teológico, substancialmente de aquellos que yo simpatizaba en algún punto pero en otros
no. De aquellos autores que tenían una expresión en la forma de comunicar. De aquellos
que son populares pero que muchas veces son censurados por un video, una canción etc.
Autores como por ejemplo, Edgar lira, Fabián Liendo, Jesús Adrián Romero, etc. En esta
aventura me he dado acceso de conocer por mí mismo las ideas que verdaderamente
imperan en estos pastores, autores y compositores de música.
En esta ocasión quiero exponer un análisis con respecto al libro del pastor de una de las
iglesia de mayor preponderancia e influencia en Colombia y diría que también en
Latinoamérica. Estoy hablando del pastor de la iglesia “​El Lugar de Su Presencia”, m ​ e
refiero de Andrés Corson y de su último libro “Disfruta la vida” (2017). Unas de las
principales razones que me llevaron a leer este libro es precisamente la influencia que esta
iglesia tiene entre los jóvenes y aún más las celebridades y fuera de la iglesia. El lugar de su
presencia se ha convertido en el referente para las iglesias más chicas de nuestro país.
Todos quieren imitar su música, sus reuniones, “grupos de conexión”, y aún más
importante sus predicaciones, incluyendo la forma y el contenido. Asevero esto basado en
mi experiencia.
Estando de estudiante en el seminario los fines de semana era enviado junto con otro
seminarista a una de la iglesia de la denominación ubicada en Bogotá para hacer mis
prácticas de fines de semana. Recuerdo que esta era un fin de semana muy agotador pero a
la vez lo disfrutaba por las oportunidades que me daban y el buen trato y hospitalidad que
me que recibía. El pastor de la iglesia era de aquellos que veían en su presencia un modelo,
y poco a poco la iglesia que pastoreaba, aunque pequeña, iba tomando la forma de esta. Un
fin de semana me envía a mí junto con mi compañero a la iglesia el lugar de su presencia
con el fin de ver, analizar e imitar la logística que ellos ejercían. Al fin y acabo no logramos
entrar ya que nos aburrimos por la larga fila que estábamos haciendo.
Aclaro, que está hecho no lo estoy cuestionando ni mucho menos condenando, solo doy
evidencia de la influencia que Andrés Corson ha proyectado en otras pequeñas iglesias. De
hecho, hay muchas cosas de admirar, la organización, la limpieza del sonido, el trato que
recibe al llegar
La influencia fuera de la iglesia también es relevante, hasta el punto que el pastor Corson
tiene un espacio en unas de las emisoras y portales de noticias de mayor raiting,y más
conocidas por los colombianos, hablo de blu radio y la sección reflexión dominical. En fin
Mi análisis no es de la iglesia como tal más bien es una reseña sobre el libro del pastor. Aun
que el libro deja entrever un poco de lo que es la predicación y el contenido de los mensajes
que en cada servicio se expone.

En el libro Voy a disfrutar la vida contiene 18 capítulos, va dirigido a Cristianos y


personas que simpatizan con Cristo y creen que ser cristiano lo consideran lo opuesto a
disfrutar la vida. Los 18 capítulos muestran de qué manera según corson se disfruta la vida,
y nos muestra algunos principios para practicar según la circunstancia o el contexto. Por
ejemplo, unos de los capítulos se titula “voy a disfrutar mi trabajo, voy a disfrutar mi
familia”. Una de los aspectos tarea del autor es desmentir aquella idea que se tiene acerca
del disfrute, aun entre cristianos. “​Muchos creímos que hay que elegir entre Dios o
disfrutar la vida, ​ declara Corson, ​ porque no se puede tener los dos, que el placer es del
diablo y lo contrario de Dios porque él no quiere que la pasemos bien” ()

En resumen el cristianismo es para disfrutarlo, y el pastor Andrés intenta regalarnos


concejos para aprovechar la vida que Dios nos ha regalado y mucho más siendo cristianos.
Debo reconocer que en este libro encuentro muchas y principios valioso como ​al declarar
Que el mensaje completo no solo es la muerte de Jesús sino también su resurrección​ esto
lo escribe porque según en el mensaje cristiano se hace más énfasis en la muerte.
Otro punto que encuentro relevante es búsqueda de la felicidad que el ser humano se
propone, el autor declara
a veces buscamos en Cisternas rotas, una persona, un objeto, y declara: cualquiera que
busque la felicidad en los hombres, el novio, la esposa, la amiga, el papá o quien sea se
desilusionará​ .
Hay muchas otras cosas aceptables dentro de este libro, pero hay otros aspectos que a mi
parecer me parecen preocupantes y algunas más graves que otras me dejan vislumbrar las
influencias. Esto es de mucho cuidado porque una mala teología llevará automáticamente a
una mala práctica. También me parece preocupante por el hecho que todo falso profeta
mezclará la verdad con la mentira. A continuación daré las citas que me dejan ver la
teología chueca de Corson
“​Jesús vino para que disfrutemos la vida”
Esta declaración es el título del primer capítulo, donde corson intenta mostrarnos que la
vida cristiana no se basa en el sufrimiento, dolor, o amargura. ​ Creo que aunque el
desarrollo del capítulo muestra algo de verdad, la afirmación del capítulo no es cierta. El fin
de la llegada de Jesús no es principalmente para que disfrutemos la vida, y corson lo hace
ver de esta manera. Porque lo digo porque en el capítulo no hace no desarrolla el propósito
de la vida de Cristo, y aunque nuestra unos pasajes Bíblicos donde dice que cristo murió
por nuestro pecados, deja interpretar que el murió por nuestros pecado pero con el fin que
disfrutemos la vida. Es una verdad, pero una verdad incompleta ya que no es el fin
principal. En el capítulo 3 nuevamente lo dice: “
“Jesús Murió para que disfrutemos la vida”

Otros de los aspectos cuestionables es el atribuir poderes a ciertas obras de nosotros, o


practicas por ejmplo atribuye poder a una oración de acción de gracia y a la alabanza.
Cuando alabamos a Dios en cualquier situación LE DAMOS EL AVAL A DIOS O EL
DERECHO LEGAL para que desate su poder sobre nuestras vida.
Cuando soy tentado a declarar algo negativo salgo a caminar y profetizo lo que no es
como si fuera.
No hablemos de nuestros problemas, declaremos la soluciones le doy un ejemplo: en lugar
de decir: “estoy sin plata diga: tengo abundancia y no me falta nada.”
E​ este anterior aunque sigue la línea de la confesión positiva , es además chistoso porque se
espera que de la solución como: si no tengo plata entonces iré a trabajar; pero no lo que
hace es solucionar la falta de dinero con confesión positiva” tengo abundancia “
Al mejor estilo de los conferencistas motivacionales y teleevangelistas Corson atibuye
poder y creidto en sus mejores momentos gracias a una confesión positiva

Corson también reduce el fin y el propósito de la oración y la alabanza no los reconoce


como medios de gracia para conocer a Dios, para crecer y ser semejantes a Cristo sino
como ​medios para ser felices.
[Debemos Entender que la oración y la alabanza son el medio que Dios nos dio para ser
felices
Los seres humanos somos egoístas de fabricas
Es necesario hacer guerra espirutal en cotra de aquellos demonios cancelando su poder por
nombre propio, por ejemplo : asmoneo Belial, o Jezabel
Un hogar feliz es donde la pasmos bien

Nuestra actitud y lo que decimos en medio de la prueba determina si la promesa de Dios o


su plan para nosotros se realizará