Sie sind auf Seite 1von 23

Pedagogía Universitaria

Vol. XXII No. 1 2017

SISTEMA DE ACCIONES PARA LA FORMACIÓN DE VALORES ÉTICO – PROFESIONALES EN LA CARRERA DE COMUNICACIÓN SOCIAL

SYSTEM OF ACTIONS FOR THE ETHICAL FORMATION OF VALUES - PROFESSIONALS IN THE CAREER OF SOCIAL COMMUNICATION

Dra. C Máryuri García González. Profesora Titular º Lic. Renier Helvio Fernández García Profesor Asistente ºº

º Centro de Estudios para el Perfeccionamiento de la Educación Superior. CEPES. Universidad de la Habana. ºº Asamblea Municipal del Poder Popular en Bejucal, provincia Mayabeque.

RECIBIDO 04/10/16

APROBADO 17/7/2017

Palabras claves: Formación, valores, comunicación social, ética, sistema de acciones.

Keywords: Formation, values, social communication, ethics, actions system.

Resumen

La formación de valores ético – profesionales para los estudiantes de la carrera de Comunicación Social constituye un reto, un desafío en épocas donde cada vez es más creciente la crisis de valores en una sociedad neoliberal.

No obstante la presente investigación pretende adentrarse en el proceso de formación de valores ético – profesionales, demostrando su importancia en la formación profesional del futuro Comunicador Social. Se realizan contribuciones a la teoría y a la práctica de este proceso, así como al conocimiento de la realidad social donde se contextualiza.

El diseño de un sistema de acciones educativas encaminadas a la formación de valores ético profesionales del Licenciado en Comunicación Social de la Universidad de Pinar del Río constituye la esencia de los resultados, pretendiendo con ello no solo elevar la calidad profesional, sino elevar la calidad moral de egresados de la mencionada carrera.

Abstract

The ethical formation of values - professionals for the students of the career of Social Communication constitute a challenge, a challenge in times where every time is more growing the crisis of values in a neoliberal society.

Nevertheless the present investigation seeks to go into in the ethical process of formation of values - professionals, demonstrating its importance in the professional formation of the specialist future in social communication. They are carried out taxes to the theory and the practice of this process, as well as to the knowledge of the social reality where he/she keeps in mind the context.

37

Pedagogía Universitaria

Vol. XXII No. 1 2017

The design of a system of educational actions guided to the formation of values ethical professionals of the Graduate in Social Communication of the University of Pinar del Río constitutes the essence of the results, not seeking with it alone to elevate the professional quality, but elevating the moral quality of the graduate ones of the mentioned career.

INTRODUCCIÓN.

Los problemas éticos y axiológicos han alcanzado una importancia no solo a nivel de sociedades específicas, sino también en el plano universal. El mundo vive inmerso en una profunda crisis de valores que se ha ido acrecentando en la medida en que se ha ido afianzando la globalización neoliberal. La Ética puede ser definida como parte del quehacer filosófico que estudia la valoración moral de los actos humanos.

Debido al impacto creciente de la ciencia y la tecnología, que ha traído como consecuencia el surgimiento de nuevos dilemas morales, ha aparecido un conjunto diverso de éticas muy asociadas a conflictos éticos de gran envergadura. En los últimos años se han desarrollado reflexiones, en algunos casos denominadas éticas aplicadas, vinculadas a contextos específicos: la ecología, los valores, la vida, el género, la desigualdad de recursos, las diferencias culturales, y el futuro.

El sentido de la reflexión ética y el significado de la moral, tanto en su dimensión teórica como práctica, no es adoctrinar, no es tampoco una especie de sermón que impone un discurso vacío de contenido, equivalente a la prédica con fines moralizantes. Una comprensión de ella puede contribuir a imponer ideas y resortes morales sin aducir ideas y razones convenientes. A. Schopenhnauer, citado por (INFANTE y GARCIA, 2009) manifestó con toda razón, que predicar moral es fácil, fundar moral es lo difícil.

Los valores en general, y los morales en particular no pueden ser inculcados. Estos más bien se revelan y forjan a través de todo un proceso educativo. La inculcación de valores morales en particular tiende a disminuir la capacidad de independencia individual y la crítica de las múltiples cuestiones a las que hoy se enfrentan los seres humanos.

El desarrollo histórico de la humanidad ha tenido como consecuencia la creación de diversas profesiones encaminadas a satisfacer distintas necesidades del ser humano y mantener su bienestar. Toda profesión por tanto debe preocuparse por definir y tener en cuenta las normas que tiendan a regular el conjunto de actividades de sus miembros, con el fin de propiciar una coherencia moral y profesional y asegurar que los conocimientos sean aplicados por profesionales altamente calificados, competentes y responsables en el orden humano y, de este modo, preservar el bienestar de los individuos, de la sociedad y del entorno.

Los códigos de ética profesional tienen la aspiración de regular eficazmente el comportamiento moral de los trabajadores de una profesión específica, y se encuentran en buena medida determinados por el tipo de hombre que se quiere formar y en consecuencia, por el modelo de sociedad que se aspira a construir o perpetuar.

Siendo la Ética una ciencia aplicada al arte de vivir, y la moral el conjunto de hechos psicológicos que dignifican la vida, nada se opone a que se piense en el sentido de aplicar conjuntamente la moral y la ética profesional a los Comunicadores sociales.

38

Pedagogía Universitaria

Vol. XXII No. 1 2017

Todo comunicador social debe tener presente que siempre debe estar ceñido a los principios éticos de integridad, objetividad, independencia, confiabilidad, responsabilidad, observancia de las normas y leyes, competencia, actualización profesional, respeto y colaboración con los colegas. Estos principios cuando son asumidos por los futuros profesionales y puestos en práctica en su modo de actuación se convierten en valores profesionales.

Dentro de los valores profesionales que debe poseer un Comunicador social, según entrevistas realizadas, se puede citar: confiabilidad, transparencia, sentido de organización, responsabilidad, dignidad, honestidad, solidaridad, entre otros; y el modo de actuación profesional debe estar en correspondencia con lo aprendido en el proceso de formación profesional.

Los profesionales de las Ciencias Sociales, toman decisiones e inducen a otras personas a tomarlas, por lo que la información que producen debe reunir características de veracidad, oportunidad, objetividad, confiabilidad, verificabilidad, de tal manera que sus servicios se conduzcan bajo la guía de las virtudes morales como la prudencia, la justicia, la fortaleza y

la templanza.

En el caso de los profesionales, puede considerarse la ética como un sistema de principios

morales y la observancia de reglas para gobernar las relaciones con los clientes, el público

y otros, y está relacionada con la independencia, autodisciplina e integridad moral del profesional.

La ética es el sustento de toda profesión. Un profesional competente, pero sin valores éticos, es capaz de poner sus conocimientos y habilidades al servicio del exterminio humano. Un profesional mal preparado por muy ético que sea, puede dañar a sus clientes por su incompetencia. Por eso un profesional deficiente e inepto es igual de peligroso que un profesional diestro pero carente de ética. (GARCIA, 2008)

Es imprescindible tomar la ética profesional como elemento esencial que demuestre y garantice un correcto seguimiento a los procesos de producción, intercambio, distribución

y consumo de bienes y servicios, en todo su alcance, por parte de los profesionales y técnicos de la Comunicación social en sus entidades.

La presentación de una estrategia docente sustentada en una concepción del proceso de enseñanza aprendizaje dirigida a la formación ética en los estudiantes universitarios de la carrera de Comunicación Social, constituye sin lugar a dudas una tarea compleja, lo que se ha reflejado en el análisis de la literatura científica con la presencia de múltiples y variadas concepciones y alternativas. Siendo estos especialistas tan importantes en el proceso comunicativo y como hacer llegar estos mensajes a los públicos, es menester que estén dotados del sentido ético que tanto necesita su profesión.

Es por ello que uno de los objetivos esenciales de la enseñanza superior está dirigido a la formación de profesionales con un elevado compromiso social donde su saber científico no permanezca como patrimonio de su riqueza personal, sino- y a ello se debe dirigir el esfuerzo- de la riqueza de nuestra sociedad, encaminados no solo a perpetuar los mejores valores de la cultura, a expresar su condición de producto social, sino ante todo su condición de activos creadores del cambio social.

39

Pedagogía Universitaria

Vol. XXII No. 1 2017

Todo ello requiere de una adecuada organización de la actividad del estudiante, de las relaciones comunicativas que se establecen durante la ejecución de las tareas docentes, estructuradas y elaboradas desde una dimensión social, profesional y ética, estimulando un clima de respeto, comprensión, confianza, seguridad, entre los miembros del grupo y el profesor.

A partir de lo expuesto y la implantación del plan de estudio vigente, surge la necesidad de

continuar trabajando en la formación ética del profesional de la Comunicación; asumiendo como Objetivo General: Diseñar un sistema de acciones educativas para el fortalecimiento de los valores éticos-profesionales en los estudiantes de la carrera de Comunicación Social en la Universidad de Pinar del Río.

DESARROLLO

los

estudiantes

Desde la antigüedad en que la filosofía apareció como la primera forma de la producción intelectual del conocimiento humano, el hombre reflexionaba acerca del mundo, de cómo había sido su surgimiento, desarrollo, y como resultado se han dividido las opiniones en idealistas y materialistas. Basado en las concepciones de las diferentes aristas, se ha dado un proceso evolutivo desde lo material, después el sentir, pensar; extrapolándose al campo social, dando lugar a la relación entre el ser social y la conciencia social.

1.1-)

Análisis

histórico

de

la

formación

de

valores

éticos

profesionales

en

En estas dos corrientes de pensamiento, ha ocupado un lugar importante el hombre como tal, sus virtudes y las actitudes que asume ante sí y ante el mundo que lo rodea. Se ha discutido la posibilidad de separar del propio ser humano todo aquello que lo acerque al género animal, educar todo lo bueno y virtuoso que pueda tener.

A partir de este análisis, la Ética fue tomando fuerzas dentro del pensamiento filosófico y

en la década del cincuenta del siglo XX se transforma en una rama de la filosofía, que

estudia la moral en su integridad y el comportamiento en las diferentes esferas sociales de

la actuación y el comportamiento humano.

La Ética como ciencia filosófica ha estado tradicionalmente dedicada al análisis científico de los procesos, relaciones y comportamiento moral de los hombres en sociedad, así como a investigar, fundamentar y valorar teóricamente el sistema de ideales, valores, cualidades, principios y normas morales. (CHACÓN y col., 2005)

La palabra Ética procede del griego “ethos, que significa ordinariamente “morada”, pero posteriormente pasó a significar “el carácter”, el “modo de ser” que una persona o grupo va adquiriendo a lo largo de su vida. (BOMBINO, 2004)

El padre de la ética, se plantea que fue Aristóteles por haber escrito su primer tratado argumentando las categorías fundamentales de la Ética y a su vez, expresaba también en su obra lo que debía y no debía hacer el ser humano para poder llegar a ser un hombre virtuoso. Con ello definió uno de los rasgos característicos del saber ético y el más tradicional que ha trascendido en el tiempo, el carácter normativo o Ética de las virtudes.

40

Pedagogía Universitaria

Vol. XXII No. 1 2017

Dentro de los interesantes aportes de Aristóteles a la Ética, a partir de criterios de (CHACÓN y col., 2005) están:

El carácter normativo de la Ética

La unidad de la idea y la actuación humana.

Considerar a la ética como reflexión y pensamiento, mientras que a la moral como expresión de la voluntad humana.

Enfatiza en la necesidad de educar las virtudes, las que no son espontáneas ni puramente naturales.

La libertad tiene que pasar por la racionalidad ética y moral.

La existencia de una dinámica en los valores morales.

Por su parte el término moral proviene del latín “mos, moris (mores)”, que originariamente significaba “costumbre” (costumbres), pero que luego pasó a significar “carácter” o “modo de ser”. (BOMBINO, 2004)

La categoría moral designa un conjunto de principios, normas, valores, cualidades e ideales morales que forman parte de la vida social y espiritual de los hombres. En cambio la Ética, es la teoría filosófica que explica y analiza esos fenómenos.

La categoría moral está referida al acto, a la acción, es decir, al proceder moral del individuo. Mientras que el término ética puede referirse solo a la valoración del acto, al pensamiento, al razonamiento sobre el acto moral.

Como consecuencia de ser la moral, el objeto de estudio de la Ética, ambos conceptos siguieron tratándose a lo largo de la evolución del pensamiento filosófico, después de Aristóteles hasta llegar a la visión dialéctico materialista de la Ética, la Moral y los valores.

El concepto de valor abarca contenidos y significados diferentes y ha sido abordado desde diversas perspectivas y teorías. En sentido humanista, se entiende por valor lo que hace que un hombre sea tal, sin lo cual perdería la humanidad o parte de ella. (HERNÁNDEZ,

2007).

Los valores son producto de cambios y transformaciones a lo largo de la historia. Surgen como un especial significado y cambian o desaparecen en las distintas épocas. Forman parte de los objetos, acciones y actitudes que el ser humano persigue por considerarlos valiosos. Es todo aquello que en un momento, deseamos o apreciamos.

“El valor se refiere a una excelencia o a una perfección. Desde un punto de vista socio- educativo, los valores son considerados referentes, pautas o abstracciones que orientan el comportamiento humano hacia la transformación social y la realización de la persona. Son guías que dan determinada orientación a la conducta a la vida de cada individuo y cada grupo social”. (HERNÁNDEZ, 2007).

Los valores, desde el punto de vista psicopedagógico, son aquellas cualidades de la personalidad que permiten la autorregulación de la conducta del sujeto en una dimensión ético-moral. Es decir, son características personales que orientan al hombre a actuar de acuerdo con las normas morales, éticas e ideopolíticas de la sociedad cubana de hoy. Son

41

Pedagogía Universitaria

Vol. XXII No. 1 2017

cualidades que expresan actitudes personales y sociales valiosas aceptadas en las relaciones con las demás personas y un compromiso político-ideológico. (ORTIZ, 2000)

La clasificación de los valores en una escala preferencial, está a cargo de la disciplina denominada: "Axiología, o Teoría de los Valores". La Axiología es una rama de la Ética, la cual a su vez, depende de la Filosofía. Se relaciona con la ética porque da el fundamento valoral de las virtudes; y con las demás ciencias, porque todas necesitan partir de determinados valores para plantear sus postulados. (GUDIÑO, 2004).

Los valores permiten estructurar una visión del mundo y del sentido del proyecto de vida; crean un marco a la normatividad; generan pautas para la solución de conflictos y toma de decisiones; son un elemento de motivación y sirven de medio de formación de la identidad, integración y adaptación social, en el nivel individual, grupal y social. Los valores además, son la garantía de que la visión de futuro de una institución educativa, que se diseñe y se comparta, será un proyecto benéfico para todos y ético, tendrá objetivos rectores de los cuales será difícil apartarse si están sustentados en un sólido sistema, por tanto deben normar la vida institucional.

El

tema de la educación en valores a través de las instituciones educativas es prioritario

en

la agenda de debate nacional e internacional, al reconocerse que el principal propósito

de

la educación es precisamente la formación ética del ciudadano.

A

partir de lo que ha representado y representa la Ética en la actualidad, desde una

perspectiva cubana, puede aportar al maestro, a la familia y a la sociedad en su conjunto, para la misión de educar a las nuevas generaciones los siguientes elementos: (CHACÓN y col., 2005)

1. Una concepción sobre esta ciencia filosófica y su lugar en el sistema de los conocimientos científicos en Cuba y el mundo en la actualidad.

2. Un enfoque metodológico integrador acerca de la moral en la vida social y de los individuos, sus nexos con las diferentes esferas de la sociedad, las principales manifestaciones en la realidad social cubana, su lugar y papel.

3. La Ética y su importancia en la escuela cubana para la consecución de la formación integral basado en lo mejor del pensamiento pedagógico cubano. El contenido ético de la política del estado y el gobierno que garantiza el sentido ético humanista del proceso de educación y de la profesionalidad.

4. Una concepción sobre la teoría de la Educación Moral y metodológica para el tratamiento de los valores en el proceso de formación de las nuevas generaciones.

5. Los conocimientos generales y específicos acerca de la moral, como un complejo fenómeno social que forma una parte importante de la vida espiritual e ideológica de la escuela en su funcionamiento orgánico, incluyendo a la familia y a la comunidad así como que la moral es también una parte esencial del mundo interior, subjetivo, de las personas, de sus relaciones de comunicación y de comportamiento, las que como sujetos activos intervienen en el proceso educativo desde diferentes posiciones y roles, pero que confluyen en ese contexto de la escuela, desde el alumno, el profesor, la familia, entre otros. Destaca la relación de la moral, de la sociedad con la escuela y el proceso educativo.

42

Pedagogía Universitaria

Vol. XXII No. 1 2017

6. El plano axiológico desde la ética, revela que no se puede concebir la esfera de la moral de la personalidad sin tener en cuenta la manifestación de los valores morales, asociados a los restantes valores de las diferentes expresiones ideológicas de las personas en consonancia con el contexto social, o sea los valores políticos, patrióticos, cívicos, jurídicos, éticos, científicos, medioambientales, familiares, religiosos, entre otros, los que están íntimamente vinculados en el sistema social (plano objetivo), así como los valores que la escuela como institución tiene en cuenta en la educación de los alumnos, de los profesores y trabajadores de apoyo, y en particular sus expresiones en las escalas de valores individuales (plano subjetivo), las jerarquías y preferencias de unos u otros valores por cada persona, el grupo de alumnos o el colectivo pedagógico del centro, que manifiestan en sus orientaciones valorativas.

7. El humanismo como concepción filosófica e ideológica sobre el ser humano. Esta concepción entiende al ser humano como portador de potencialidades infinitas para transformar y transformarse a si mismo, por medio de su actividad, lo que implica conocimientos tanto teóricos como prácticos, sentimientos asociados a la sensibilidad y significaciones humanas de los hechos, independencia, creatividad y optimismo en las fuerzas humanas para crecer y ser cada día y cada momento histórico, mejores personas.

En las condiciones actuales del desarrollo de la sociedad Cubana, se necesita retomar con la profundidad que requiere, el tratamiento de la Ética como un instrumento para la educación de las las nuevas generaciones; en la conciencia y la cultura humanista que sustenta el sistema social, para el logro de su perfeccionamiento y el empleo adecuado de las potencialidades que la moral y los valores tienen en la movilización social de los individuos y en la autorregulación de las actitudes autodeterminadas, en cualesquiera de las esferas y planos de la vida, en la que siempre subyacen la moral y los valores.

1.2-) El desempeño de la profesión y la formación de valores ético profesionales. Particularidades en las Ciencias Sociales

Teniendo en cuenta lo planteado por (INFANTE, A y GARCÍA, M. 2009). La sociedad, al evolucionar y aparecer la división social del trabajo, produce diversos tipos de profesionales, especialistas en resolver determinados tipos de problemas de carácter general y particular y por lo tanto, social; por lo que se puede decir que mediante el trabajo y los conocimientos propios buscan solucionar problemas humanos particulares. Tomando el vocablo en sentido estricto, profesión a una actividad ejercida por el ser humano, caracterizada por tres cuestiones:

1ro - Un gran volumen de conocimientos especializados que se adquieren generalmente en una universidad.

2do - Un entrenamiento práctico en aplicar dichos conocimientos.

3ro - El reconocimiento de responsabilidades ante la sociedad y el medio ambiente, ante los usuarios de los servicios profesionales y ante otros miembros de la sociedad.

La profesión tiene como finalidad el bien común o el interés público, nadie es profesional, para sí mismo, pues toda profesión tiene una dimensión social de servicio a la comunidad,

43

Pedagogía Universitaria

Vol. XXII No. 1 2017

que se anticipa a la dimensión individual del profesional cuyo interés particular es el beneficio que de ella obtiene. GARCÍA. M. (2008).

La ética de cada profesión depende del trato y la relación que cada profesional aplique a los casos concretos que se le puedan presentar en el ámbito personal, profesional o social en cuanto a su vinculación con las personas con las que trata permanentemente.

La profesión vista desde la óptica de los conocimientos debe demostrarse desde la práctica a través de un modo de actuación con habilidades en la especialidad para la cual ha sido preparado. Así un Comunicador social en su formación debe actuar profesionalmente con un enfoque generalizador, integral, donde se le brinden y desarrollen habilidades básicas de la profesión, habilidades básicas del mundo laboral, donde pueda captar el mundo circundante, entenderlo, fundamentarlo y modificarlo, ordenar sus impresiones, necesidades y aspiraciones en función de la actividad profesional, sin apartar la personalidad y aptitudes propias.

La educación en valores en la formación profesional es el proceso de humanizar e intencionar lo social de la profesión. Significa desarrollar la personalidad profesional integral, mediante la modelación del ejercicio profesional en el proceso docente y en toda la vida universitaria para el desarrollo de los futuros modos de actuación profesionales. (ARANA y BATISTA, 2006)

La formación de valores no es un problema nuevo. La Pedagogía como ciencia demuestra que su objeto de estudio es la formación del hombre y esta formación no puede darse sin que el hombre haga significativo lo que lo rodea, transformándolo por medio de la actividad práctica y transformándose a sí mismo.

Para los profesores de la carrera de Comunicación Social, el valor educativo de las acciones en el proceso, significa intencionar y valorar el método de aprendizaje no como simple procedimiento sino pensar en la comunicación, las relaciones interpersonales, es analizar el componente socio - humanista de la ciencia que se enseña y de cómo hacerlo, lo que representa brindar un enfoque integral, complejo y dialéctico al aprendizaje, es reconocer que no existen dos culturas separadas, sino reflexionar sobre la totalidad de ésta, en su historia, en sus contradicciones, en su actualidad, en sus métodos, en sus consecuencias e impactos y, por supuesto en su ética. Se trata de reflexionar en el valor de la Educación.

En el proceso de formación de valores de los estudiantes de la carrera de Comunicación Social debe estar presente la relación estudiante -profesor, que evidencia una contradicción entre lo que representa los intereses individuales de los alumnos, que en algunas ocasiones quieren obtener buenos resultados con el mínimo de esfuerzos, y las aspiraciones sociales representadas por los profesores que hacen coincidir sus intereses con los de la sociedad, exigiendo resultados.

Los valores profesionales no son más que los valores éticos contextualizados y dirigidos hacia la profesión. Constituyen a su vez rasgos de la personalidad profesional y contribuyen a definir una concepción y sentido integral de la profesión.

La personalidad profesional se manifiesta a través del conjunto de rasgos presentes en el individuo, en la actividad profesional, en los marcos de determinada comunidad y contexto, ejemplos de ello:

44

Pedagogía Universitaria

Vol. XXII No. 1 2017

Amor a la actividad profesional.Pedagogía Universitaria Vol. XXII No. 1 2017 Sentido de respeto socioprofesional. Estilo de búsqueda profesional

Sentido de respeto socioprofesional.Vol. XXII No. 1 2017 Amor a la actividad profesional. Estilo de búsqueda profesional creativo-innovador. Todo

Estilo de búsqueda profesional creativo-innovador.actividad profesional. Sentido de respeto socioprofesional. Todo Comunicador Social debe tener presente siempre estar

Todo Comunicador Social debe tener presente siempre estar ceñido a los principios éticos de integridad, objetividad, independencia, confiabilidad, responsabilidad, observancia de las Normas y Leyes, competencia, actualización profesional, respeto y colaboración con los colegas. Estos principios cuando son asumidos por los futuros profesionales y puestos

en práctica en su modo de actuación se convierten en valores profesionales.

Partiendo de criterios de (GARCÍA, M. 2008), (GUTIÉRREZ, T 2009) y (LAZO, Y. 2015) se asume que los profesionales de la Ciencias Sociales, toman decisiones e inducen

a otras personas a tomarlas, por lo que la información que producen debe reunir

características de veracidad, oportunidad, objetividad, confiabilidad, verificabilidad, de

tal manera que sus servicios se conduzcan bajo la guía de las virtudes morales como la prudencia, la justicia, la fortaleza y la templanza.

En el caso de los profesionales, puede considerarse la ética como un sistema de principios

morales y la observancia de reglas para gobernar las relaciones con los clientes, el público

y otros, y está relacionada con la independencia, autodisciplina e integridad moral del profesional.

La ética es el sustento de toda profesión. Un profesional competente, pero sin valores éticos, es capaz de poner sus conocimientos y habilidades al servicio del exterminio humano. (BAXTER, E.1998). Un profesional mal preparado por muy ético que sea, puede dañar a sus clientes por su incompetencia. Por eso un profesional deficiente e inepto es igual de peligroso que un profesional diestro pero carente de ética.

Actualmente las instituciones establecen los llamados códigos de ética que sirven para establecer el conjunto de reglas de conducta que regulan la actividad del especialista, constituye guías mínimas de orientación o criterios de comportamiento que adopta la profesión frente a su diario accionar al servicio del Público en general.

Para lograr en los empleados una conciencia ética profesional bien desarrollada es que se establecen los cánones o códigos de ética. En éstos se concentran los valores organizacionales, base en que todo trabajador deberá orientar su comportamiento, y se establecen normas o directrices para hacer cumplir los deberes de su profesión.

1.3-) La formación de valores éticos profesionales desde el modelo del profesional y el currículo en la carrera de Comunicación Social

El referente que define el modelo del profesional de la Comunicación Social, es la necesidad social que existe en relación al manejo adecuado de los recursos comunicativos. El perfil de la profesión es más variado y está diferenciado precisamente por la misión de cada institución.

Desde la integración de la formación de valores al proceso formativo se prepara al comunicador social científicamente y en este mismo proceso intencionado y explícitamente, se trabajan los valores éticos. La acción del grupo docente, de sus dirigentes, profesores y el proyecto educativo permite impulsar el proceso de valoración

45

Pedagogía Universitaria

Vol. XXII No. 1 2017

que les permite tener un pensamiento crítico; desarrollar sentimientos afectivos que promuevan la elección, la creación y determinen acciones comprometidas socialmente; todo basado en una comunicación adecuada.

Los profesores formadores de valores éticos - profesionales dentro del proceso docente en la carrera, deben tener presente que el sistema de métodos, que emplean para desarrollar su docencia estará dirigido a hacer que los estudiantes participen cada vez más en la búsqueda de los conocimientos con cierto grado de responsabilidad y compromiso individual por la utilidad que tiene para ellos y para la sociedad.

La clave está en el método que constituye la fórmula: primero de convertir el conocimiento de la ciencia en una necesidad del estudiante, segundo hacer que sepa operar con ellos y tercero que al operar con ellos sepa el significado que tiene para el desarrollo sostenible del medio ambiente y del hombre. Si de toda ciencia hacemos que el estudiante busque el significado social positivo y la puede aplicar en ese mismo sentido a la práctica social, estaremos formando valores. (BATISTA, 1999)

Los profesores de la carrera de Comunicación Social, no trasmiten valores por el simple hecho de ser portadores de ellos, sino porque condicionan el proceso de enseñanza aprendizaje en función de que los estudiantes puedan realizar el proceso de valoración, y a partir de ahí induzca a través del método a la reflexión, la realización de juicios, pensamiento alternativo, crítico y adopte un modo de actuación a partir de haber formado sus convicciones.

Si se quiere formar, en los comunicadores sociales, valores éticos -profesionales es importante tener en cuenta los factores condicionantes de la valoración:

Las necesidades e intereses del sujeto.en cuenta los factores condicionantes de la valoración: Conocimientos. La experiencia acumulada. La capacidad

Conocimientos.de la valoración: Las necesidades e intereses del sujeto. La experiencia acumulada. La capacidad creadora. Los

La experiencia acumulada.Las necesidades e intereses del sujeto. Conocimientos. La capacidad creadora. Los estudiantes al realizar la

La capacidad creadora.del sujeto. Conocimientos. La experiencia acumulada. Los estudiantes al realizar la acción de valorar llegan al

Los estudiantes al realizar la acción de valorar llegan al significado social de las teorías, objetos, procesos o fenómenos que estudia. Los asimila, interioriza y los hacen suyos y manifiesta incorporarlos como valores cuando realiza las acciones que hagan progresar la sociedad.

Entre las habilidades básicas a desarrollar en la carrera Comunicación Social, a partir del Plan de estudio se encuentran entre otras:

Diagnosticar y evaluar los procesos comunicativos en las entidades comunitarias, económicas, política, social, cultural.

Analizar, conceptualizar, organizar, ejecutar y evaluar estrategias de comunicación social.

Analizar, conceptualizar, organizar, ejecutar y evaluar estrategias de comunicación con medios de comunicación

Participar en la realización de acciones de comunicación que se deriven de las estrategias.

46

Pedagogía Universitaria

Vol. XXII No. 1 2017

Participar en tareas de investigación social.

Realizar labores ejecutivas en y para la comunicación.

Analizar, asesorar y capacitar a diferentes públicos en el desarrollo de tareas de comunicación en las distintas áreas de una entidad.

Asesorar en la toma de decisiones sobre el comportamiento de las entidades en su comunicación interna y externa.

Hay argumentos suficientes para entender que el sistema social cubano no está exento de problemas que comprometen la actitud del hombre y que en ocasiones es necesario apelar a la responsabilidad individual y colectiva para resolver problemas productivos o de servicios que afectan a la comunidad y a los clientes.

La cultura ética, como objeto de estudio en las carreras profesionales, está tomando una fuerza cada vez mayor en las facultades de las universidades de más prestigio a nivel mundial.

En el proceso curricular universitario se inscriben varias formas de enseñanza de la Ética, como se muestra en el siguiente gráfico. (Ver gráfico 1.1).

se muestra en el siguiente gráfico. (Ver gráfico 1.1). Gráfico 1.1: Formas de enseñar la ética.

Gráfico 1.1: Formas de enseñar la ética.

Fuente: Elaboración propia

En el primer caso se puede establecer la Ética como asignatura obligatoria con algunas ventajas, dentro de ellas el reconocimiento de la ética como ciencia.

La ética como asignatura optativa permite que se matriculen en ella los que tengan interés por abordar este tipo de reflexión. En este caso prima la motivación del alumno, quien libremente viene a pasar el curso.

Cuando se habla de manera transversal, se hace referencia a la incorporación de la ética a todas las asignaturas, como forma de integrar lo ético a la realidad. No es simplemente el agregar un pequeño curso de ética en el currículo universitario lo que resolverá el problema, sino la posibilidad de concebir un nuevo paradigma del saber, que pueda servir de eje para pensar en un desarrollo económico y socio-cultural más ético.

De tal modo que, en la formación de valores éticos - profesionales en el comunicador social, se intenciónen las vías para lograr un comunicador de pensamiento valorativo, crítico y alternativo en la búsqueda de soluciones práctica. No se puede perder de vista entonces, la ética en los procesos comunicativos; como paradigma que encierra la relación ciencia-axiología-profesión y abre las posibilidades de continuar la capacitación y la competencia como valor profesional del comunicador,

47

Pedagogía Universitaria

Vol. XXII No. 1 2017

La formación ética-profesional desde todas las dimensiones del proceso tiene un peso fundamental en el currículo de la carrera y no desdeña la importancia de su transversalidad desde todas las demás asignaturas. Los contenidos de cada materia cumplen un principio general que tiene relación con la formación científica en la formación del comunicador.

La Ética como asignatura del currículo podrá estar estructurada desde una unidad didáctica, dedicada a la teoría en breve síntesis, y acompañarla con otra, que tenga en su contenido lo relacionado con la ética aplicada, ya sea institucional o profesional. La razón básica que fundamenta esta necesidad, está dada por todas las situaciones que ha tenido la sociedad cubana y porque la conducta humana en los procesos sociales queda un poco rezagada, o más allá de lo puramente técnico. (INFANTE, A y GARCÍA, M. 2009). Por ello se necesita que los dilemas éticos que se presentan en la vida cotidiana de la institución, se lleven al aula y puedan debatirse para buscar soluciones. Se reflexione sobre ellas en diferentes momentos y situaciones. La relación ciencia-axiología y profesión se cumple si se tiene en cuenta la realización de estos ejercicios por el estudiante.

La Ética profesional impone un nuevo reto a las universidades cubanas que forma los futuros profesionales de las instituciones; y se observa la necesidad de acercar cada vez más la ciencia, la axiología y la profesión. (ARANA, M. y BATISTA TEJEDA N. 2006)

La historia del sistema de enseñanza superior, como promotor y gestor de elevados conocimientos científicos, ha mostrado de manera tangible su compromiso con el desarrollo de la sociedad a través de su vínculo con la comunidad, de sus relaciones con otras instituciones sociales, de su respuesta a la solución de los problemas más apremiantes de nuestro país, con la formación de profesionales altamente calificados y comprometidos con el perfeccionamiento de nuestro proyecto social.

Es por ello que uno de los objetivos esenciales de la enseñanza superior está dirigido a la formación de profesionales con un elevado compromiso social donde su saber científico no permanezca como patrimonio de su riqueza personal, sino -y a ello se deben dirigir los esfuerzos- de la riqueza de la sociedad, encaminados no solo a perpetuar los mejores valores culturales, a expresar su condición de producto social, sino ante todo su condición de activos creadores del cambio social.

Desde este compromiso social se postula la formación de profesionales con un desarrollo autónomo de su personalidad, críticos, activos y reflexivos, armados de ideas justas, poseedores de una gran conciencia política y moral, proyectados no a la contemplación pasiva del mundo circundante, simples depositarios de un saber, sino como activos creadores y transformadores del entorno social, capaces de entender los procesos sociales, su lugar en ellos e insertarse en su dinámica de cambio, con elevados valores humanos, éticos, estéticos y morales. (GUDIÑO, G. M, 2004).

Los principios o valores sociales declarados, o asumidos desde la universalidad como expresión de la intencionalidad a nivel social en la formación del profesional se va articulando a la práctica en cada momento del devenir histórico, la que determina su funcionalidad y eficacia social.

Es desde esta realidad histórica social, que debe enfrentarse la formación profesional, plantear la interrogante de cómo, a través de qué vías, formar un profesional que además de poseer las características y valores ético - profesionales, esté preparado para enfrentar

48

Pedagogía Universitaria

Vol. XXII No. 1 2017

situaciones difíciles, contradictorias, luchar contra el individualismo, la competencia, el arribismo y otras lacras que han surgido en la sociedad como consecuencia de la situación actual.

Todo ello requiere de una adecuada organización de la actividad del estudiante, de las relaciones comunicativas que se establecen durante la ejecución de las tareas docentes, estructuradas y elaboradas desde una dimensión social, profesional y ética, estimulando un clima de respeto, comprensión, confianza, seguridad, entre los miembros del grupo y el profesor.

1.4-) Fundamentación del sistema de acciones educativas para la formación de valores ético – profesionales.

Actualmente, se detectan situaciones en los estudiantes de los años terminales, donde presentan dificultades en la toma de decisiones vinculadas con el modo de actuación individual o colectivo a la hora de resolver dilemas éticos, tanto en la producción, los servicios o cualquier otra esfera.

Es menester por tanto que los estudiantes egresen con valores éticos – profesionales que les permitan tomar decisiones y actuar consecuentemente para contribuir a formar el camino hacia un país con mayores índices de desarrollo, competitividad y bienestar desde todos los puntos de vista.

Para que una persona esté preparada, como planteara (GUTIÉRREZ, 2009), es necesario que se haya apropiado de parte de la cultura que le ha precedido y que consecuentemente conozca una profesión, que sea instruido y en consecuencia, podrá resolver los problemas presentes en su actividad cotidiana.

En tal sentido el proceso formativo, es totalizador y su principal objetivo es preparar al hombre para la vida, como un ser social, instruido, responsable y éticamente capaz de resolver los problemas presentes en su actividad cotidiana, en tanto domine su profesión.

La formación de valores éticos – profesionales no puede verse desligada de los procesos formativos, sino indisolublemente unida a cada uno de ellos como un todo. De esta forma el proceso formativo debe incidir en la transformación social y personal, mediante el aprendizaje como actividad social de la persona.

Las dimensiones del proceso formativo y sus funciones son entendidas de la siguiente manera:

Instructiva (Dotar al hombre de conocimientos)

Educativa (Formar en el hombre valores y actitudes acorde a la sociedad)

Desarrolladora (Formar capacidades)

La formación de valores ético – profesionales, debe verse además vinculada directamente a los procesos que en la universidad se llevan a cabo:

Docencia (Preservar la cultura acumulada)

Investigación (Crear cultura)

Extensión (Promover la cultura acumulada)

49

Pedagogía Universitaria

Vol. XXII No. 1 2017

Se trata entonces de concebir un proceso de formación de valores ético – profesionales en la carrera de Comunicación Social a través de un sistema de acciones orientado al desarrollo integral del estudiante.

En correspondencia con lo planteado anteriormente, el docente debe desarrollar ciertas habilidades necesarias para la formación de valores ético – profesionales: (BAXTER,

1998)

Observar e identificar las posibilidades de cada alumno, para establecer el nivel de autoconciencia.

Utilizar todas las vías que permitan influir en la educación ética de los estudiantes.

No admitir como incuestionables los juicios de los alumnos.

Promover la expresión de las convicciones a través de las conductas (honestidad & falsificación)

Favorecer la reestructuración de los puntos de vista, sin temer a los errores propios o ajenos.

Considerar las perspectivas y regularidades del desarrollo de la edad.

Ocupar una posición adecuada en la organización de la actividad (Liderazgo ético, ejemplaridad, responsabilidad).

En la última el docente requiere mayor capacidad de sacrificio personal, pues el liderazgo ético no se adquiere a través del estudio, sino a través de la implicación, el compromiso, las vivencias y las actuaciones consecuentes en los problemas cotidianos de la universidad y fuera de ella.

Los valores ético – profesionales deben formarse a través de una realidad objetiva, o sea, ajustar las exigencias y argumentos a la realidad social en que se vive sin perder la identidad, reconociendo las condiciones reales de vida, los conflictos y contradicciones que generan, así como tener en cuenta las vivencias, motivaciones, intereses y proyecciones de los sujetos, en este caso de los estudiantes; a la vez es necesario buscar la conciliación entre la expresión externa de los valores (oralidad, discurso) con la posición interna (la convicción que se expresa en actos concretos); donde teoría y práctica, actuación y palabra estén en correspondencia y sean coherentes con el momento histórico – social. (INFANTE y GARCIA, 2009)

Para llegar a la propuesta del sistema de acciones educativas es necesario partir de:

Los profesores de la carrera de Comunicación social tienen un adecuado nivel científico y técnico para ejercer con calidad la docencia.

Los profesores de la carrera poseen una ideología basada en los principios éticos y lo expresan en su ética profesional.

de

Existe

una

organización

científico

estructural

del

currículo

de

la

carrera

Comunicación social

Los profesores en su mayoría poseen una imagen de acuerdo a la que promueven.

50

Pedagogía Universitaria

Vol. XXII No. 1 2017

1.5-) Estructura del sistema de acciones educativas para la formación de valores ético – profesionales en la carrera de Comunicación social.

Para diseñar el sistema de acciones educativas dirigidas a la formación de valores ético profesionales en los estudiantes de comunicación social, es necesario considerar su integración al proyecto educativo de la carrera, donde en cada etapa el docente guíe las actividades del estudiante y la ejecución dependerá de su estilo personal.

Se deben tener en cuenta los niveles del proceso de formación profesional de los estudiantes de Comunicación social, donde no necesariamente tendrán que coincidir con las etapas que se proponen para la formación de valores ético – profesionales, aumentando la complejidad de las acciones en la medida que se avanza en los años académicos, cuyo propósito responde a la necesidad de enmarcar la evaluación de los resultados.

En la planificación del sistema de acciones necesariamente tendrá que tenerse en cuenta la relación afectiva – cognitiva entre profesores y estudiantes, subdivididas en las relaciones entre:

Profesor – estudiante.

Profesor – grupo.

Profesor – estudiante – grupo.

Estudiante – estudiante.

Dependiendo de la participación de cada uno de ellos en la acción que se ejecute, las vivencias, motivaciones y reflexiones que surjan individuales y/o grupales. En este sentido el profesor debe reconocer la labor del estudiante y establecer un clima favorable, de confianza, empatía e identificación en tanto favorece el vínculo entre todos y a su vez la formación de valores ético – profesionales.

El sistema de acciones que se plantea debe ser vivencial, reflexivo, participativo y problematizador, potenciando el sentido crítico, reflexivo y autocrítico con respecto a sus actos y la implicación que estos pudieran tener en las actividades académicas, laborales e investigativas (en la etapa estudiantil) y en la producción y los servicios (en la etapa de trabajadores).

El sistema de acciones educativas se estructura de la siguiente manera:

1. Objetivo general.

2. Objetivos específicos.

3. Secuenciación de las acciones por años académicos.

4. Formas de evaluación de cada una de las acciones.

El objetivo general implica precisar el estado deseado. Se dirige fundamentalmente a:

Implementar en la carrera de Comunicación Social de la Universidad de Pinar del Río un sistema de acciones educativas para la formación de valores ético – profesionales.

Los objetivos específicos se dirigen a cada una de las acciones educativas a:

51

Pedagogía Universitaria

Vol. XXII No. 1 2017

Secuenciar un sistema de acciones educativas por años académicos teniendo en cuenta las dimensiones académica, laboral e investigativa.

Preparar al colectivo pedagógico para asumir el proceso de formación de valores ético – profesionales en la carrera de Comunicación social.

Las acciones educativas deben dirigirse a preparar a los estudiantes para que aprendan a valorar, tomar decisiones, seleccionar alternativas y emprender acciones comprometidas con el desarrollo social cubano, potenciando de este modo la formación de valores ético – profesionales.

La propuesta de acciones educativas no tiene carácter obligatorio, aunque sería conveniente que se asumiera en la carrera con un carácter no tan abierto para lograr el objetivo propuesto en aras de la formación de un profesional cada vez más y mejor preparado, para asumir los retos y transformaciones que la sociedad necesita.

La propuesta puede ser adecuada a los objetivos de cada año, transformándose en dependencia de las condiciones reales y contextuales en cada caso, lo que demuestra su carácter flexible y su función orientadora, para la formación de valores ético – profesionales en los futuros comunicadores.

1.6-) Planificación de la implementación del sistema de acciones educativas en la carrera de Comunicación Social de la Universidad de Pinar del Río

En el proceso de planeación en función del sistema de acciones el profesor tendrá la posibilidad de trabajar sobre el contexto en que se desarrolla, partiendo de las 3 dimensiones (académica, laboral e investigativa), actuando como facilitador, interactuando y dirigiendo la dinámica del grupo, a la vez que anima a los estudiantes, reta su aprendizaje, indaga sobre su pensamiento, los involucra en su aprendizaje, dándole significado a lo que aprenden y utilizando en el proceso tanto lo positivo, como lo negativo.

Para ello se auxiliará de métodos y técnicas que le faciliten el proceso y contribuyan a la reflexión crítica y autocrítica, dependerá fundamentalmente de la personalidad y características del profesor, aunque sería conveniente partir de métodos problémicos en todas sus facetas. Podrá apoyarse además en medios disímiles, dependiendo de la situación contextual, entre ellos los materiales impresos, digitales, audiovisuales, entre otros.

El contexto social donde se sistematizan las experiencias es de mucha utilidad porque permite adecuar el análisis a experiencias vividas, expresando el carácter social del aprendizaje en la formación de valores ético – profesionales de los futuros comunicadores sociales.

Los valores ético – profesionales a potenciar con el sistema de acciones a lo largo de toda la carrera son los siguientes:

*Compromiso

*Ética de la comunicación. social

Las acciones educativas propuestas son las siguientes:

A. Fortalecer el proyecto educativo del año y la brigada, partiendo de diagnósticos individuales y grupales al inicio de cada año académico.

52

*Honestidad científica.

*Responsabilidad

Pedagogía Universitaria

Vol. XXII No. 1 2017

B. Fortalecer la formación profesional a través del conocimiento del perfil de la carrera y su aplicabilidad práctica.

C. Integrar desde las clases en cada asignatura, el perfil profesional y la formación de valores y actitudes éticas.

D. Perfeccionar la asignatura Ética y deontología del comunicador de la carrera de Comunicación social.

E. Integrar asignaturas en función de los proyectos integradores y las prácticas laborales.

F. Fortalecer las estrategias de Historia de Cuba (énfasis en el trabajo político - ideológico), Dirección y Formación pedagógica en la carrera.

G. Capacitación al colectivo pedagógico para asumir el proceso de formación de valores ético – profesionales en la carrera de Comunicación social.

H. Utilizar técnicas de evaluación en los diferentes niveles del proceso formativo de valores ético – profesionales.

Cada una de estas acciones en su interior recoge un grupo de tareas que tributan al logro de su objetivo final: La formación de valores ético – profesionales en los estudiantes.

Estas actividades propuestas podrán diversificarse en cada año académico, dependiendo de las características de su colectivo y apoyándose en los profesores de las asignaturas y profesores guías, dirigidos por el Coordinador de año y este a su vez por el Jefe de

Departamento/Carrera.

No deben verse aisladas sino entremezcladas con los procesos de la universidad (docencia, investigación y extensión), apoyándose en ellos para guiar el aprendizaje significativo de los estudiantes en aras de desarrollar y fortalecer sus valores ético – profesionales.

A. Fortalecer el proyecto educativo del año y la brigada, partiendo de diagnósticos individuales y grupales al inicio de cada año académico.

individuales y grupales al inicio de cada año académico. B. Fortalecer la formación profesional a través

B. Fortalecer la formación profesional a través del conocimiento del perfil de la carrera y su aplicabilidad práctica

53

Pedagogía Universitaria

Vol. XXII No. 1 2017

Pedagogía Universitaria Vol. XXII No. 1 2017 C. Integrar desde las clases en cada asignatura, el

C. Integrar desde las clases en cada asignatura, el perfil profesional y la formación de valores y actitudes éticas.

D. Perfeccionar la asignatura Ética y deontología del comunicador de la carrera de Comunicación social.
D. Perfeccionar la asignatura Ética y deontología del comunicador de la carrera de
Comunicación social.

E. Integrar asignaturas en función de los proyectos integradores y las prácticas laborales.

54

Pedagogía Universitaria

Vol. XXII No. 1 2017

Pedagogía Universitaria Vol. XXII No. 1 2017 F. Fortalecer las estrategias de Historia de Cuba (énfasis

F. Fortalecer las estrategias de Historia de Cuba (énfasis en el trabajo político - ideológico), Dirección y Formación pedagógica en la carrera.

Dirección y Formación pedagógica en la carrera. G. Preparación al colectivo pedagógico para asumir el

G. Preparación al colectivo pedagógico para asumir el proceso de formación de valores ético – profesionales en la carrera de Comunicación social.

55

Pedagogía Universitaria

Vol. XXII No. 1 2017

Pedagogía Universitaria Vol. XXII No. 1 2017 H. Utilizar técnicas de evaluación en los diferentes niveles

H. Utilizar técnicas de evaluación en los diferentes niveles del proceso formativo de valores ético – profesionales.

del proceso formativo de valores ético – profesionales. A lo largo de los años académicos pudieran

A lo largo de los años académicos pudieran desarrollarse otras tareas como parte del proyecto educativo, apoyando el sistema de acciones propuesto, que tributen a la formación de los valores ético - profesionales en los estudiantes, algunas de ellas pudieran ser:

Debatir sobre la polémica crisis de valores en la sociedad contemporánea, lo que pondrá de manifiesto el pensamiento crítico y reflexivo de los estudiantes.

Interiorizar criterios y opiniones sobre los valores éticos que deben caracterizar a los comunicadores sociales, a partir del análisis del código de ética y otros documentos de interés.

Relacionar los valores éticos de los comunicadores sociales con vivencias, hechos ocurridos en la localidad, literatura, historia, entre otras y valorarlas en el grupo.

Proyectar acciones de manera responsable para dar respuesta y transformar la realidad docente y productiva en la institución donde realice las prácticas (previa consulta con profesores, especialistas y funcionarios de la institución).

56

Pedagogía Universitaria

Vol. XXII No. 1 2017

Establecer relaciones que le permitan madurar en la formación y desarrollo de valores ético – profesionales.

Demostrar a lo largo de la carrera un satisfactorio desarrollo de valores ético – profesionales a nivel personal y social en cada una de las conductas, actitudes y proyecciones realizadas tanto en todos los ámbitos donde se desarrolla.

De manera general es necesario comprobar en qué medida los estudiantes alcanzan el nivel

deseado, por lo que la evaluación debe ser de carácter formativo, potenciando los tres tipos

de

evaluación fundamentales, la autoevaluación (donde el estudiante sabrá lo logrado hasta

el

momento y lo que le falta por lograr), la coevaluación (donde el grupo da sus

valoraciones acerca del estudiante, sus aciertos y desaciertos en función de los valores ético – profesionales a partir de sus comportamientos y actitudes) y la heteroevaluación (donde coordinador del año emite sus criterios sobre los resultados alcanzados por los estudiantes a partir de la observación, debates, reflexiones, actividades que se realizan

sistemáticamente).

Para la efectividad del sistema de acciones educativas es necesario que se realice al

finalizar cada año académico una reunión conjunta con todos los estudiantes y profesores,

la cual debe transcurrir de manera armónica, fluyendo el dialogo, la reflexión individual y

colectiva, así como la autocrítica por ambas partes.

Los estudiantes no deben sentirse evaluados, controlados, ni amenazados, del mismo modo los profesores no deben sentirse calificados, ni juzgados por los estudiantes, debe ser un proceso fluido, transparente, respetuoso y honesto, siendo además punto de partida para lo proyección del siguiente año en función del proceso de formación de valores ético - profesional en los futuros comunicadores sociales.

Previamente el coordinador del año realiza con el resto de los profesores de asignaturas y profesores guías una evaluación conjunta de cada uno de los estudiantes sobre sus avances en función de la formación y desarrollo de valores ético – profesionales y esta es la evaluación que le presentan a los estudiantes.

Posteriormente los profesores podrán hacer un análisis sobre los estudiantes que van avanzando y cuáles presentan dificultades en función de reconocer sus errores, rechazo a profesores con métodos incorrectos, rechazo del grupo, el grado de interés por ayudar a los demás, el estado de desarrollo de los valores éticos, la opinión sobre la universidad, la carrera, el año, el grupo y sobre si mismos.

A partir de aquí los colectivos de años trazarán las pautas para el siguiente curso y el

colectivo de carrera, teniendo en cuenta los resultados de todos los colectivos de año podrá

trazar estrategias en función de ir perfeccionando el proceso formativo de los futuros comunicadores sociales, donde la formación de valores ético – profesionales juega un papel preponderante.

CONCLUSIONES

Se realiza un análisis teórico sobre los valores y la ética, tan necesarios en los profesionales

y específicamente en los comunicadores sociales

57

Pedagogía Universitaria

Vol. XXII No. 1 2017

1. Se concibe y diseña un sistema de acciones para la formación de valores ético – profesionales del Comunicador social, el cual integra un conjunto de tareas con posibilidad de ser generalizado a otros contextos.

2. Se concretan las acciones propuestas para los profesores y estudiantes, aunque también se implican los coordinadores de año, los profesores guías y otros actores sociales que intervienen en el proceso formativo.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

ARANA ENCILLA, M. y BATISTA TEJEDA N. (2006). “Los valores en el desarrollo de competencias profesionales”. OEI. México. Monografías virtuales. Ciudadanía, democracia y valores sociales en sociedades plurales. Línea temática: Universidad, profesorado y ciudadanía. Núm. 3, octubre-noviembre. Pág. 16.

BATISTA SOSA, M. R. (1999). Propuesta de una estrategia para la dirección del proceso de formación de valores en la Educación Superior. Pinar del Río. Tesis de Maestría en Ciencias de la Educación. Universidad de Pinar del Río. Pág. 2-8, 65-74, 87-89.

BAXTER PÉREZ, E. (1998) La educación en valores: tarea principal de la escuela, la familia y la sociedad. En Compendio de la Educación. Tomo 1. Compilador Antonio Sáez Palmero. Universidad Pedagógica José Martí. Camagüey. Cuba. 1998. Pág. 27-38

BOMBINO LÓPEZ, L. (2004). El saber ético de ayer a hoy. Editorial Félix Varela. Ciudad de La Habana. Tomo I y II. Pág. 1-17, 39-49.

CHACÓN ARTEAGA, N. (2005) Curso de Ética y Sociedad. Editorial Juventud Rebelde, Ciudad de La Habana. Pág.1-20.

GARCÍA GONZÁLEZ. M. (2008). Concepción didáctica para el desarrollo de competencias generales en las carreras socio – humanistas de la Universidad de Pinar del Río en condiciones de semipresencialidad: Una estrategia para su implementación. Tesis presentada en opción al Título académico de Master en Ciencias de la Educación. Universidad de Pinar del Río. CECES. Pág. 28-35

GUDIÑO VILLASEÑOR G. M, (2004). Los valores como uno de los retos para la

formación de recursos humanos en educación superior. Cuarto Congreso Nacional y Tercero Internacional: “Retos y Expectativas” de la Universidad Autónoma de

línea]

Coahuila.

Febrero

25-28,

[en

GUTIÉRREZ BAFFIL, T (2009). Fundamentos teóricos del proceso de formación de valores morales en estudiantes de la carrera de Estudios socioculturales de sedes universitarias municipales (SUM). Una estrategia para su implementación en la SUM de Pinar del Río. Tesis presentada en opción al título académico de Master en Ciencias de la Educación. Universidad de Pinar del Río. CECES. Pág. 35-43

58

Pedagogía Universitaria

Vol. XXII No. 1 2017

HERNÁNDEZ, JOSUÉ J. (2007). Metodología de la investigación: Ética del contador

[en

línea].

INFANTE MILÓ, A y GARCÍA GONZÁLEZ, M. (2009). Propuesta de un Sistema de acciones educativas para la formación en valores ético- profesionales en la carrera de Economía. Trabajo de Diploma. Universidad de Pinar del Río. Pág. 31- 47

LAZO FERNÁNDEZ, Y. (2015). Modelo del proceso de trabajo educativo en la Residencia Estudiantil. Estrategia para su implementación en la Universidad de Pinar del Río. Tesis en opción al título de Doctora en Ciencias Pedagógicas. Universidad de Pinar del Río. Cuba.

MES. (2012). Plan de estudio de la Carrera Comunicación social. La Habana. Cuba. Pág.

4-12.

ORTIZ,

TORRES

E.

(2001).

Competencias

universitaria vol. 6 No. 2. Pág. 66-71

y

valores

profesionales

Pedagogía

59