Sie sind auf Seite 1von 13

INDICE

1
DEDICATORIA

A mi profesor quien día a día


nos enseña arduamente para
poder ser buenos
profesionales.

Att. El alumno.

2
PRESENTACION

El presente trabajo pongo a disposición de todos los


lectores para que puedan informarse, y a la vez poder dar
sus propias opiniones acerca del tema.

Con humildad, siempre en trance de rectificación y


perfeccionamiento presento este trabajo sobre “el
solsticio” para que puedan analizarlo y sacar sus propias
conclusiones.

3
INTRODUCCION

El solsticio se refiere a un evento astronómico que pasa dos veces al año, la


primera alrededor del 21 de junio y la segunda alrededor del 21 de diciembre. La
primera se llama el solsticio de verano y la segunda se llama el solsticio de
invierno, y marcan el inicio del verano e invierno, respectivamente, en el
hemisferio norte. El solsticio de verano es el día más largo del año, y el solsticio
de invierno es la noche más larga del año.

En el hemisferio sur las estaciones son invertidas, ahí el solsticio de verano es


en diciembre y el solsticio de invierno en junio. Esto se debe a la inclinación del
planeta con respecto a la posición del Sol.

4
SOLSTICIO

CONCEPTOS PREVIOS
Antes de entrar en materia es preciso recordar los conceptos de afelio y perihelio:
 PERIHELIO:
Cuando un planeta está más cerca del Sol. El perihelio de la Tierra tiene lugar
a comienzos de enero.
 AFELIO:
Cuando un planeta está más lejos del Sol. El afelio terrestre ocurre a
principios de julio.
También es importante recordar que, dejando de lado las líneas imaginarias
latitudinales, los rayos solares inciden en la superficie terrestre con ángulos
distintos, esto debido a la esfericidad del planeta, a la mayor o menor distancia
al sol, y si a esto le agregamos la diferente constitución de la superficie terrestre,
veremos que sus efectos calóricos son distintos.
Al caer en forma vertical, la incidencia es mayor, produciéndose más calor. Por
el contrario, si caen oblicuos o inclinados, la incidencia es menor y generan
menos calor.
La energía calorífica que recibe la Tierra por unidad de superficie depende de la
tangencia con que llegan los rayos del sol y del tipo de superficie que los recibe
(agua, tierra, roca o hielo).

El área de cobertura del sol depende del ángulo de incidencia

5
Grafico para entender la inclinación del eje de la tierra respecto a su plano
orbital alrededor del sol.

 EL EJE DE LA TIERRA:
Ahora, como consecuencia de la inclinación del eje terrestre (23º 27’
respecto a su plano orbital con el sol), de la división imaginaria en
hemisferios y del movimiento de traslación, un hemisferio recibirá más
rayos y más calor y el otro menos, esto en forma alternativa durante la
traslación orbitando al sol.

Claramente, el reparto horizontal de las temperaturas sobre el globo terrestre


viene determinado principalmente por la latitud y por la configuración o reparto
de las tierras y de los océanos.

Esto significa que la latitud determina la insolación terrestre.

En el ejemplo gráfico a la izquierda vemos que una mitad de la tierra recibe el


calor, pero si consideramos los dos hemisferios, divididos imaginariamente por
la línea del ecuador (imagen a la derecha), el hemisferio sur (coloreado en
verde) recibe mucho menos calor que el norte (coloreado en celeste)

6
Si “enderezamos” el eje de la tierra, el dibujo nos muestra la inclinación de los
rayos solares respecto al ecuador terrestre.

Recordemos que traslación es el movimiento por el cual la Tierra describe


una órbita completa alrededor del Sol, y que el tiempo que emplea en
hacerlo es el equivalente a un año.
Ese movimiento de traslación es el que permite diferenciar las estaciones
del año, las cuales tienen, cada una, fecha de inicio distinta.

Los dos ejes en la órbita elíptica de la Tierra alrededor del sol.

7
SOLSTICIO
El solsticio es un evento astronómico al cual se le atribuye el inicio del verano o
del invierno. Estos eventos celestes marcan los momentos del año en que la
incidencia de los rayos solares están al máximo o al mínimo en la superficie
terrestre, determinando el día más largo y más corto del año respectivamente.
En el hemisferio norte, el solsticio de Verano sucede entre el 21 al 23 de Junio y
el solsticio de Invierno sucede entre el 21 al 23 de Diciembre. Por la geometría
de la Tierra y por su movimiento alrededor del sol, el solsticio de verano en el
hemisferio sur sucede al mismo tiempo que el solsticio de invierno en el
hemisferio Norte y viceversa.
Por lo tanto, en el hemisferio sur, el solsticio de Verano sucede entre el 21 al 23
de Diciembre y el solsticio de Invierno sucede entre el 21 al 23 de Junio.
El solsticio normalmente se asocia al equinoccio que en latín se traduce
vulgarmente como “noche y día iguales”. Como su nombre lo indica, apunta al
momento del año en que el día y la noche tienen la misma duración y se sucede
justo entre los solsticios, o sea, el 21 de Marzo y el 21 de Septiembre.
Estas fechas han sido celebradas desde siempre por los humanos,
independiente de su región y / o cultura. Las teorías actuales sugieren que estos
ritos asociados a la mudanza de estación pueden ser herencias de nuestro
pasado neolítico, momento en que el hombre pasó a depender más de la
agricultura y de las condiciones climáticas para sobrevivir. Por el carácter
universal de la celebración y por la devoción que la mayoría tenía hacia estos
festivales, algunos utilizaron estas fechas para su propia motivación, como por
ejemplo la fecha del nacimiento de Jesús Cristo puesto por la Iglesia Católica
algunos días antes del solsticio de Invierno del hemisferio norte.

Las letras en blanco señalan las estaciones para el hemisferio norte, como
contrapartida, las letras coloreadas indican las estaciones en el hemisferio sur.

8
De modo científico, podemos decir que solsticio es un término astronómico
relacionado con la posición del Sol en el ecuador celeste. El nombre proviene
del latín solstitium (sol sistere o Sol quieto).
Como vemos, hay dos solsticios, uno coincide con el inicio del verano (solsticio
de verano) en uno de los hemisferios, mientras en el opuesto se inicia el invierno
en ese mismo momento (solsticio de invierno) y el otro solsticio coincide con el
inicio del invierno (solsticio de invierno) para el mismo hemisferio anterior, y
ahora en el opuesto se inicia el verano (solsticio de verano).
El solsticio de verano también es el día que tiene la noche más corta del año
(con el día más largo), y el de invierno tiene la noche más larga del año (con el
día más corto).
En rigor, deberíamos decir que cuando se da el solsticio de verano en el
hemisferio norte simultáneamente se da el solsticio de invierno en el hemisferio
sur.
Como esto ocurre el 2 de junio, lo más sensato es llamarlo solsticio de junio, que
marca el inicio del verano en el hemisferio norte y el inicio del invierno en el
hemisferio sur.
Cuando la Tierra llegue al otro extremo del eje mayor (el 22 de diciembre), será
solsticio de invierno para el hemisferio norte y solsticio de verano para el
hemisferio sur. Por ende, lo sensato es llamarlo solsticio de diciembre.

La línea roja representa el eje de rotación de la tierra, que va de polo a polo.

SOLSTICIO DE VERANO
Se conoce como solsticio de verano al evento astronómico que marca el inicio
del verano. La palabra solsticio es de origen latín “solstitium”, de “sol” y “statum”
que significa “estático”, es decir, punto donde la trayectoria del sol aparenta estar
parado.
El eje de la Tierra no es perpendicular a su órbita, sino que tiene un ángulo
aproximadamente de 23.5°, en este sentido cuando el punto norte del eje del

9
planeta Tierra está apuntando directamente al sol, se produce el día más largo
del año y la noche más corta, fenómeno conocido como solsticio de verano.
Es de acotar, que existen dos solsticio, uno coincide con el inicio de verano en
uno de los hemisferios, y en el opuesto coincide con el solsticio de invierno, que
indica el inicio de invierno. En este sentido, en el hemisferio norte el solsticio de
verano se produce el 21 junio cuando el sol pasa por el trópico de Cáncer, y en
el hemisferio sur el 21 de diciembre cuando el sol pasa por el trópico de
Capricornio.
Por último, algunos especialistas indican que es más apropiado ser llamados el
solsticio de diciembre y el solsticio de diciembre.

SOLSTICIO DE INVIERNO
El solsticio de invierno es el momento del año en que el sol alcanza su menor
altura en su recorrido aparente por la bóveda celeste. En consecuencia, este día
se vive la noche más larga del año. Además, este evento astronómico anuncia
la llegada del invierno.
Astronómicamente, en el solsticio de invierno, el Sol, en su recorrido a través del
cielo, pasa por uno de los puntos de la elíptica más alejados del Ecuador celeste.
El solsticio de invierno se produce entre los días 20 y 23 de diciembre en el
hemisferio norte, y entre los días 20 y 23 de junio en el hemisferio sur. En este
sentido, durante el equinoccio de invierno se produce, al mismo tiempo, el
solsticio de verano en el hemisferio opuesto.
Además de todo esto, el solsticio de invierno supone la reversión de la tendencia
al alargamiento de las noches iniciada con el solsticio de verano. En virtud de
ello, el tiempo de iluminación solar comienza a prolongarse cada día más,
tendencia que se sostiene durante los siguientes seis meses.
El solsticio invernal también trae aparejado un conjunto de significados. Se lo
asocia con la idea de la renovación y el renacimiento, y se realiza multitud
festejos y rituales a lo largo del mundo para celebrar su llegada.
Muchas culturas antiguas manifestaban su aprecio por la significación de este
día erigiendo monumentos, como el de Newgrange, en Irlanda, o el de
Stonehenge, en Inglaterra. Mientras que los romanos, por su parte, lo celebraban
con los festejos de Saturnalia.
Actualmente, probablemente la fiesta más popular, extendida y arraigada en
Occidente en relación con el solsticio de invierno sea la Navidad, festividad
religiosa que, antiguamente, antes del cambio del calendario juliano al
gregoriano, estaba concebida para que coincidiera con el día del solsticio de
invierno, el 25 de diciembre

10
CONCLUSIONES
A muchos les sorprenderá que un arquitecto estudie las alineaciones
astronómicas de los monumentos arquitectónicos arqueológicos.
Sin embargo la orientación del emplazamiento de una edificación (pasada,
presente o futura) plantea una respuesta a las condiciones que presenta su
entorno artificial: ejes viales, edificaciones visibles en el panorama,
características del terreno (acceso y límites), y a las condiciones que presenta
su entorno natural: paisaje, relieve, ruidos, vientos y asoleamiento.
En el caso del condicionamiento climático natural de la edificación es de suma
importancia conocer los movimientos aparentes del Sol a lo largo del año para
disponer la orientación o protección de los vanos y muros principales de la obra,
de modo de lograr recintos frescos en verano y cálidos en invierno al interior de
la obra.
Además en el caso de edificaciones de carácter religioso, generalmente se toma
en consideración la salida y el ocaso del Sol por sus implicancias simbólicas:
principalmente muerte y renacimiento.
Por esto es que estudiamos con gráficos y diagramas los movimientos del sol
durante las horas de cada día en cada mes del año para diversas latitudes, y hoy
usamos programas de cómputo virtual que permiten conocerlos de modo
tridimensional.
Esto nos permite estar familiarizados con las alineaciones solares básicas:
solsticios y equinoccios. De allí a tomar en cuenta la orientación de los
movimientos aparentes de la Luna y algunas estrellas y constelaciones notorias
hay solo un paso; que hoy en día resulta sumamente sencillo mediante los
programas de cómputo astronómico.
Las edificaciones andinas prehispánicas generalmente evidencian un hábil
manejo de sus orientaciones para el control climático de sus recintos, y en el
caso de las edificaciones de carácter religioso o ceremonial presentan además
respuestas a su entorno geográfico y astronómico.

11
BIBLIOGRAFIA
INTERNET:
 http://www.profesorenlinea.cl/geografiagral/Solsticioss_Equinoccios.html
 http://definicion.de/solsticio/
 http://www.batanga.com/curiosidades/2011/03/30/que-es-un-solsticio
 http://www.significados.com/solsticio/
 https://arqueoarquitecturaandina.wordpress.com/2013/03/10/astronomia-
y-arquitectura/

12
ANEXO

EQUINOCCIOS
El equinoccio es el momento del año en que el día y la noche tienen la misma
duración debido a que el Sol se encuentra sobre el Ecuador del planeta Tierra.
La palabra, como tal, proviene del latín aequinoctĭum, que vendría a traducir
‘noche igual’.
El equinoccio tiene lugar dos veces al año, entre el 20 y 21 de marzo y el 22 y
23 de septiembre. Como tal, es el evento astronómico que marca el inicio de la
primavera y del otoño, dependiendo del hemisferio en que nos encontremos.
Es decir, que si nos encontramos en el hemisferio norte, el equinoccio de marzo
marcará el inicio de la primavera, y el de septiembre, el del otoño. Mientras que
si estamos en el sur, el equinoccio de marzo marcará el inicio del otoño y el del
septiembre, el de la primavera.
Durante el equinoccio, el Sol alcanza su cenit, es decir, el punto más alto en el
cielo, a 90° en relación con una persona en la Tierra. Esto significa que el
paralelo de declinación del Sol y el Ecuador celeste coinciden ese día.
En los días del equinoccio, por otro lado, los dos polos terrestres se encuentran
a una misma distancia del Sol, de lo que resulta que la luz proyectada sobre la
Tierra es igual para ambos hemisferios.
El equinoccio de la primavera es relacionado con el renacimiento. Marca el inicio
de la temporada de crecimiento y reverdecer de la naturaleza. De allí la fiesta de
la Pascua, los huevos y los conejos, símbolos de fertilidad por excelencia.
El equinoccio de otoño, por su parte, marca el retiro del Sol, la caída de las hojas,
el inicio de la temporada más fría del año, el fin de las cosechas, y la migración
de las aves.
 EQUINOCCIOS Y SOLSTICIOS
Como solsticio se llama, en astronomía, el evento astronómico en el
cual el Sol alcanza su mayor o menor altura en el cielo y, como
consecuencia de esto, la duración del día o de la noche es la máxima
del año. El solsticio, como tal, marca el inicio del invierno y del verano,
y tiene lugar entre los días 21 y 22 de junio, y 21 y 22 de diciembre.

El equinoccio, por su parte, se diferencia del solsticio en que es el


momento en que la noche y el día tienen la misma duración, esto se
debe a que el sol alcanza su cenit, es decir, el punto más alto en el
cielo, a 90° de la posición de una persona ubicada en la Tierra. Por
otro lado, el equinoccio marca el inicio de la primavera y el otoño, entre
los días 20 y 21 de marzo, y 22 y 23 de septiembre.

13

Verwandte Interessen