Sie sind auf Seite 1von 18

Los farmacéuticos, por su contacto directo con el paciente, ejercen una labor esencial en la

promoción de la salud pública y la educación sanitaria.

El Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos asume como uno de sus objetivos
fundamentales la promoción de la salud y prevención de la enfermedad, así como la educación
sanitaria a la población. En este sentido, desde el año 20012 hasta 2015, el Consejo General,
en colaboración con los Colegios Oficiales de Farmacéuticos, ha llevado a cabo con éxito 124
campañas sanitarias, que abordaban temas como
 Uso racional de medicamentos: prevención de errores de medicación por similitud fonética y
ortográfica, racionalización de la utilización de antibióticos, plantas medicinales, vacunas, así
como múltiples acciones centradas en farmacia asistencial en el marco del “Plan Estratégico
de Atención Farmacéutica” y del proyecto “HazFarma”.
 Acciones concretas sobre problemas de salud: gripe y resfriado, alergia, cáncer,
alteraciones digestivas,tabaquismo, hipertensión, EPOC, alergias, sobrepeso, insomnio, entre
muchas otras.
 Nutrición: a través del proyecto PLENUFAR (“Plan de Educación Nutricional por el
Farmacéutico”), con acciones específicas sobre la población infantil, amas de casa, embarazo,
lactancia, menopausia y tercera edad.
 Dermofarmacia: fotoprotección, atopia, higiene bucodental e infestación por piojos, etc.
 Drogodependencias y SIDA: a nivel de prevención, diagnóstico precoz y ayuda para la
deshabituación.
 Salud visual: Presbicia, glaucoma, DMAE, etc.
 Otros: donación de médula ósea, seguridad vial, campañas contra la violencia de género,
dopaje, etc.

Estas iniciativas, que suelen contar con una amplia participación de


farmacéuticos, muestran el compromiso de la Profesión Farmacéutica
con la salud pública y la sociedad, aportando un valor añadido a la labor
del farmacéutico. Para el desarrollo de estas iniciativas sanitarias el
Consejo General colabora en ocasiones con diferentes instituciones
sanitarias, como el Ministerio de Sanidad, asociaciones de pacientes y
con entidades y laboratorios que contribuyen a poner en marcha estos
proyectos.

Desde la oficina de farmacia se puede educar a los pacientes con el fin


de disminuir los factores de riesgo y modificar sus comportamientos. Está
más que demostrado que los pacientes que están bien informados y que
se incluyen en iniciativas educacionales, siguen un estilo de vida más
saludable, cumplen mejor los tratamientos farmacológicos, reducen el
riesgo de problemas asociados a ellos, presentan un menor número de
readmisiones hospitalarias y, en general, mejoran considerablemente su
calidad de vida.

http://www.portalfarma.com/Ciudadanos/Destacados_ciudadanos/Paginas/El-farmaceutico-
en-la-salud-publica.aspx
ESPECIALIDADES RELACIONADAS: FARMACOLOGÍA CLÍNICA, MEDICINA
INTERNA, MICROBIOLOGÍA Y PARASITOLOGÍA

En realidad el grupo supone la formalización de una realidad que ya existía, porque


efectivamente los farmacéuticos hospitalarios llevamos tiempo ocupándonos de
informar al paciente de VIH/Sida e interesándonos por aumentar su adherencia”,
manifiesta el presidente de esta sociedad, el doctor Eduardo Echarri, jefe del
Servicio de Farmacia Hospitalaria del Hospital de Conxo de Santiago de
Compostela.

El grupo lo componen un colectivo de farmacéuticos de hospital de distintos puntos


de España que, coordinados por el doctor Codina, del Servicio de Farmacia del
Hospital Clínic de Barcelona, desarrollan su trabajo en torno a tres ejes. El primero
de estos ejes, tal y como explica el doctor Echarri, es fraccionar las dispensaciones
al paciente, “es decir, le damos comprimidos sólo para 15 o 30 días para conseguir
que acuda a la farmacia del hospital con más frecuencia que a la consulta del
médico. Como consecuencia de esto, el segundo eje consiste en informar al
paciente acerca de los medicamentos que se le entregan, sobre la importancia de
tomárselos todos y la conveniencia de hacerlo según las restricciones indicadas”.
En tercer lugar, se destaca la relación personal que el farmacéutico desarrolla con
cada enfermo, lo que le permite saber si cumplen bien el tratamiento, aconsejarle
sobre algún imprevisto o detectar cualquier interacción medicamentosa. Y con todo
ello, el farmacéutico de hospital persigue detectar también qué le preocupa al
paciente y qué le impide cumplir la terapia.

En la actualidad existen 15 medicamentos antirretrovirales, cada uno con distintas


dosificaciones o presentaciones. La estrategia terapéutica más habitual consiste en
el tratamiento triple con distintas combinaciones de estos medicamentos que en
algunos casos implican que el paciente ingiera hasta 20 comprimidos diarios, lo que
consiste en la mayor dificultad para la adherencia al tratamiento.

Esta atención del farmacéutico de hospital se desarrolla en colaboración y


coordinación con las Unidades de Sida de cada centro, compuestas por médicos y
personal de enfermería.

La colaboración de la Farmacia con el Plan Nacional sobre Drogas se


inició a mediados de los años 80 y, años más tarde, se extendió al Plan
Nacional sobre Sida. El Consejo General de Farmacéuticos viene
colaborando, desde hace más de 25 años, con las administraciones
sanitarias para que los farmacéuticos puedan disponer de todos los
medios a su alcance para colaborar en la prevención de la infección por
VIH.

Con esta finalidad, se han desarrollado múltiples iniciativas, sobre todo


destinadas a informar a la población y a prevenir la infección por el VIH.
En concreto, se han realizado actividades relativas a:

 Formación y motivación al personal de oficina de farmacia hacia nuevas formas de


actuación ante los usuarios de drogas y otra población de riesgo de contagio de VIH.
 Programas de intercambio de jeringuillas para los usuarios de drogas por vía parenteral y
de dispensación de metadona para ayudar a la deshabituación.
 Promoción del Diagnóstico precoz de la infección de VIH desde las oficinas de
farmacia. Concretamente, en mujeres embarazadas, en personas que han padecido alguna
infección de transmisión sexual, en parejas estables que quieren dejar de usar el preservativo,
a usuarios de droga que comparten el material de inyección, entre otros casos.
 Profilaxis en el contagio : distribución de folletos bajo el lema “Sexo más seguro/¿Cómo te lo
haces?”, o “ Ahora yo también decido", para dar a conocer el preservativo femenino como una
opción más para la prevención del VIH.

A la vista de todo lo anterior, podemos concluir que el farmacéutico tiene


un papel fundamental en todo lo referente a:

 Información sobre la enfermedad, profundizando especialmente en los métodos de prevención.

 Uso racional de los tratamientos: seguimiento farmacoterapéutico.

 Implicación activa en labores de tipo preventivo y asistencial con los consumidores de drogas.

 Colaboración con los médicos. derivación.

La accesibilidad y la cobertura territorial convierten a las oficinas de


farmacia en establecimientos sanitarios estratégicos para realizar esta
labor de salud pública.

Además, en muchos casos, son las únicas estructuras sanitarias


frecuentadas por usuarios de las drogas.

http://www.portalfarma.com/Profesionales/campanaspf/categorias/Pagina
shttps://www.medicinatv.com/profesional/reportajes/papel-del-
farmaceutico-de-hospital-en-el-tratamiento-del-vih-
2015/papelfarmaceuticoprenvencionsida.aspx
1. 1. UNIVERSIDAD DE PANAMÁ VICERRECTORÍA DE EXTENSIÓN Y
POSTGRADO FACULTAD DE CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN POSTGRADO EN
DOCENCIA SUPERIOR CURSO EDS-605 COMUNICACIÓN Y TECNOLOGIA
EDUCATIVA PROFESOR: MGTER. ANTONIO CORTES CASTILLOBLOG DE
ATENCION FARMACEUTICA EN FARMACIA HOSPITALARIA ESTUDIANTE:
IRIS O. ABREGO A. 9-125-1775 7 /12/2011
2. 2. ATENCIÓN FARMACÉUTICA EN FARMACIA HOSPITALARIAModulo INuevas
tendencias de la práctica de farmacia 1. Misión Farmacéutico y Visión de la
Atención Farmacéutica en la Farmacia de Hospital 2- Garantía de calidad de los
servicios de atención farmacéutica. 3- El valor de los servicios profesionales del
farmacéutico 4.-Clasificación de la actividad de la práctica farmacéutica (CAPF) 5-
El farmacéutico como miembro del equipo de salud 6- Estado actual de la práctica
farmacéutica 7. El proceso de la atención farmacéutica
3. 3. OBJETIVOS: Describir la misión del Farmacéutico de Hospital y la Visión de la
Atención farmacéutica para la sociedad Explicar detalladamente el papel del
farmacéutico como miembro del equipo de salud Describir nuevas perspectivas
en práctica de farmacia Describir el conocimiento, las habilidades y las actitudes
requeridas para la buena práctica de farmacia centrada en el paciente Describir
los cambios necesarios en educación y estrategia para implementar la práctica de
farmacia centrada en el paciente.
4. 4. INTRODUCCIÓN La atención farmacéutica es un ejercicio en el que el
profesional asume la responsabilidad de las necesidades de un paciente en
relación con la medicación y adquiere un compromiso al respecto. El tradicional
papel profesional de los farmacéuticos, centrado en la preparación y dispensación
de medicamentos, viene experimentando una importante modificación,
especialmente intensa en el último tercio del siglo XX.
5. 5. INTRODUCCIÓN la Farmacia Hospitalaria, en respuesta a la demanda social
originada, y adaptándose a los cambios experimentados en los sistemas de
gestión sanitaria, ha evolucionado desde el modelo tradicional a la Farmacia
Clínica y, más recientemente, a la Atención Farmacéutica.
6. 6. MISIÓN DEL FARMACÉUTICO DE HOSPITAL La misión del farmacéutico de
hospital es garantizar, a los individuos y a la sociedad, la calidad, seguridad y
eficiencia de los tratamientos farmacológicos, siempre en colaboración con todos
los profesionales implicados en el proceso.
7. 7. VISIÓN DE LA ATENCIÓN FARMACÉUTICA EN LA FARMACIADE
HOSPITAL La práctica de la Atención Farmacéutica busca añadir valor a la
actuación del equipo asistencial por cuanto contribuye a mejorar la efectividad, la
seguridad y el uso apropiado de los medicamentos. Esta contribución se extiende
también a la investigación clínica, gestión de procesos y actividades docentes
relacionadas con el medicamento.
8. 8. GARANTÍA DE CALIDAD DE LOS SERVICIOS DE
ATENCIÓNFARMACÉUTICALos cuatro principios básicos para orientar la garantía
de calidad en la asistencia sanitaria:1. Centrarse en el cliente/paciente2. Centrarse
en los sistemas y procesos3. Centrarse en las medidas4. Centrarse en el trabajo
en equipo Según El “Quality Assurance Project” del Center for Human Sciences, de
Bethesda, USA,
9. 9. EL VALOR DE LOS SERVICIOS PROFESIONALES DEL FARMACÉUTICO
Los servicios farmacéuticos y su implicación en el cuidado centrado en el paciente
se han asociado con una mejora en los resultados de salud y económicos, una
reducción en los efectos adversos relacionados con medicamentos, una mejora en
la calidad de vida, y una reducción de la morbilidad y de la mortalidad. Estos logros
se han alcanzado mediante una expansión gradual de los papeles tradicionales y,
en algunos casos, mediante la aparición de programas para la gestión de la
Farmacoterapia. No obstante, sigue estando en gran parte sin aprovechar el
potencial por el que los farmacéuticos efectúen mejoras importantes en la salud
pública.
10. 10. CLASIFICACIÓN DE LA ACTIVIDAD DE LA PRÁCTICAFARMACÉUTICAA.
Garantizar una terapia y resultados adecuados A.1 Garantizar una Farmacoterapia
adecuada A.2 Garantizar la comprensión/adherencia del paciente a su plan de
tratamiento A.3 Monitorización y notificación de resultadosB. Dispensar
medicamentos y dispositivos B.1 Procesar la prescripción o la orden médica B.2
Preparar el producto farmacéutico B.3 Entregar la medicación o los dispositivos
11. 11. CLASIFICACIÓN DE LA ACTIVIDAD DE LA PRÁCTICAFARMACÉUTICAC.
Promoción de la salud y prevención de la enfermedad C.1 Proporcionar servicios
clínicos preventivos C.2 Vigilar y notificar problemas de salud pública C.3
Promover el uso seguro de los medicamentos en la sociedadD. Gestión de los
sistemas sanitarios D.1 Gestionar la práctica D.2 Gestionar los medicamentos a
través del sistema de salud D.3 Gestionar el uso de los medicamentos en el
sistema de salud D.4 Participar en actividades de investigación D.5 Participación
en la colaboración interdisciplinaria
12. 12. EL FARMACÉUTICO COMO MIEMBRO DEL EQUIPO DE SALUD El equipo
de salud está compuesto por el paciente y todos los profesionales de asistencia
sanitaria que tienen responsabilidad en el cuidado del paciente. Este equipo
necesita estar bien definido y necesita buscar activamente colaboración. Los
farmacéuticos tienen que jugar un papel importante en este equipo. Necesitarán
adaptar su conocimiento, habilidades y actitudes a este nuevo papel, que integra la
ciencia farmacéutica tradicional con aspectos clínicos del cuidado del paciente,
habilidades clínicas, habilidades de gestión y de comunicación, colaboración activa
con los equipos médicos y solucionar problemas relacionados con los
medicamentos.
13. 13. ESTADO ACTUAL DE LA PRÁCTICA FARMACÉUTICA El papel del
farmacéutico toma diferentes formas en las diversas partes del mundo. La
implicación del farmacéutico en los productos farmacéuticos puede ser en la
investigación y desarrollo, formulación, fabricación, garantía de calidad, legislación,
comercialización, distribución, almacenam iento, provisión, gestión de la
información, dispensación, monitorización o educación. Las actividades de
provisión y gestión de la información se han denominado "servicios farmacéuticos"
y continúan constituyendo los fundamentos de la farmacia práctica.
14. 14. El farmacéutico “siete estrellas”Para ser miembros eficaces del equipo de
salud, los farmacéuticos necesitan habilidades y actitudes que les permitan asumir
muchas funciones diferentes. para cubrir estos papeles: cuidador, tomador de
decisiones, comunicador, gestor, estudiante permanente, profesor y líderEl
concepto del "farmacéutico siete-estrellas" fue introducido por la OMS y aceptado
por la FIP en el año 2000 en su declaración estratégica sobre Buena Práctica de la
Educación en Farmacia.
15. 15. ¿Qué entendemos hoy por Atención Farmacéutica? Atención Farmacéutica es
"la provisión responsable del tratamiento farmacológico con el propósito de
alcanzar unos resultados concretos que mejoren la calidad de vida del paciente".
Según Hepler y Strand . Estos resultados son: 1) Curación de la enfermedad 2)
Reducción o eliminación de la sintomatología del paciente 3) Interrupción o
ralentización del proceso patológico 4) Prevención de una enfermedad o de una
sintomatología
16. 16. ¿Cuáles son los requerimientos para poder practicar la AF? Para practicar la
AF los requerimientos que debe tener el farmacéutico son tres: 1) tener una actitud
de servicio al paciente y la voluntad de practicarla en la práctica diaria 2) poseer o
adquirir los conocimientos adicionales sobre farmacología y terapéutica para
sentirse seguro de lo que hace y de que sus intervenciones con pacientes y
médicos sean responsables y basadas en el estado actual de la ciencia 3) adquirir
la experiencia y pericia necesarias para comunicarse eficientemente con el
paciente y el médico sin interferir en la relación entre ambos y aportando su
contribución para una terapia más efectiva y conveniente para el paciente concreto
al que prestamos el servicio.
17. 17. ¿Qué conocimientos adicionales a los que ya posee un farmacéutico se
necesitanpara la práctica de la AF?Los conocimientos que el farmacéutico recibe
durante su carrera universitaria están escasamente orientados hacia la práctica de
la Atención Farmacéutica. Aunque en los últimos años se ha hecho un esfuerzo en
algunas facultades de farmacia para actualizar los programas de enseñanza, ello
no es suficiente.El avance constante de la ciencia hace que sea indispensable una
actualización permanente de los conocimientos y por esto el farmacéutico en
ejercicio debe preocuparse de estar siempre informado de las novedades
terapéuticas que aparecen constantemente.
18. 18. ¿Por qué la AF es necesaria para pacientes y usuarios del sistemade salud?
Si un fármaco, prescrito o recomendado, resulta ser innecesario, o un
medicamento que no es apropiado para el paciente o para la enfermedad que éste
presenta, el producto utilizado resultará caro cualquiera que sea su precio. Si el
fármaco prescrito o recomendado es necesario pero se receta a una dosis
incorrecta, que puede llegar a causar toxicidad o bien una respuesta sub
terapéutica o una reacción adversa (con las consiguientes visitas médicas u
hospitalizaciones), el tratamiento también resultará caro. Por lo tanto, la Atención
Farmacéutica es hoy necesaria tanto para pacientes y usuarios del sistema de
salud como para el propio sistema, dentro del cual la utilización de medicamentos
no es lo perfecta que sería de desear.
19. 19. EVALUACION1. ¿De qué manera ha cambiado la práctica farmacéutica
durante los últimos 40 años?2. Enumere las funciones o actividades que
caracterizan al farmacéutico “siete estrellas".3. Diferencias entre los términos
práctica farmacéutica, servicios farmacéuticos y suministro farmacéutico.4.
Identifique los tres componentes de la garantía de calidad en la atención sanitaria
en su propio entorno de trabajo.5. Describa el papel y la función del farmacéutico
en la salud pública.6. Explique las ventajas de un sistema uniforme de actividades
prácticas de farmacia.7. Identifique los cambios que deben ser implementados
para asumir los nuevos papeles de la práctica de la farmacia.

https://es.slideshare.net/iris16abrego/atencin-farmacutica-en-farmacia-hospitalaria
Existen varias definiciones pero quizás la más exacta sea la de la Comisión de
especialización en Farmacia Clínica de Estados Unidos, ya que este país es el origen de la
misma:
La farmacia clínica es una especialidad de las Ciencias de la Salud llevada a cabo por un
profesional químico farmacéutico, cuya responsabilidad es asegurar la utilización segura y
adecuada de medicamentos en pacientes, a través de la aplicación de funciones y
conocimientos especializados en la atención al paciente, y que necesita formación
especializada y/o aprendizaje estructurado. Esto requiere el razonamiento en la recogida e
interpretación de los datos, la implicación específica del paciente e interacciones
interprofesionales directas.1
Son funciones del farmacéutico clínico:

 1.- La información sobre medicamentos a otros profesionales de la salud.


 2.- Asegurar el correcto uso de los medicamentos por los pacientes a través de
registros farmacoterapéuticos en su historia clínica.
 3.- Seguimiento de los tratamientos farmacológicos incluido la petición e interpretación
de datos de laboratorio (fármacos, bioquímica, microbiología, genética, etc...).
 4.- Informar y asesorar a los pacientes sobre su medicación.
 5.- Participar en la atención médica de urgencias.
 6.- Informar y asesorar sobre temas sanitarios a la sociedad en general.
 7.- Realizar estudios de utilización de medicamentos y auditorías terapéuticas.
La evolución de la Farmacia Clínica, sobre todo en la Farmacia Hospitalaria, ha llevado a
la superespecialización en la misma. Son funciones especializadas de la Farmacia Clínica
las siguientes:

 Elaboración y seguimiento de los protocolos de Nutrición parenteral y enteral.


 Consultoría farmacoterapéutica en equipos de Oncología, Enfermedades
Infecciosas (como por ejemplo SIDA).
 Servicios de Farmacocinética Clínica.
 Servicios de Toxicología Clínica.
 Información y evaluación de medicamentos para programas de intercambio
terapéutico.2
 Durante los últimos años, una de las principales preocupaciones
de las autoridades de salud, ha sido la modificación de los
llamados "SERVICIOS DE SALUD". Para tal finalidad, se han
propuesto muchos esquemas que varían en complejidad, pero
que tienen como denominador común el conseguir un mejor
empleo de los recursos materiales así como los humanos.
Revisando las publicaciones de la Organización Mundial una de
cuyas metas es la "Salud para todos en el año 2,000", vemos
que como una forma de poner los servicios de salud al alcance
de las mayorías, preconiza la asistencia primaria y el máximo
aprovechamiento del personal profesional, así como técnico.
 Estos hechos ha dado lugar, a que en el campo de la medicina y
de las profesiones del área de salud en general, haya sido
necesario introducir cambios en la orientación y los alcances de
los llamados "sistemas de cuidados de salud", cuyo ámbito
comprende la salud del individuo, de la comunidad, sea esta
rural urbana, el ambiente físico y social de la persona así como
su salud biológica, para asegurar la supervivencia de la especie.
 Examinando detalladamente las proyecciones de éstos cambios,
podemos decir que hasta hace unas décadas "todos debían
gozar de buena salud" al presente todos deben gozar de buena
salud por que la salud es un derecho establecido por las
constituciones de todos los estados, existe una diferencia en el
énfasis, la carga de responsabilidad ha virado del individuo al
proveedor. El individuo siempre ha deseado buena salud para él
y su familia, pero este deseo estaba supeditado a que
encuentro quién se lo provea a que él, pueda sufragarla.
 Si los servicios de salud no estaban disponibles o no estaban a
su alcance, entonces las arreglaba con medicamentos caseros y
confiaba en la providencia.
 Al presente, la sociedad establece que todos los hombre tienen
el mismo derecho a la salud y para asegurar su cumplimiento la
sociedad misma se constituye como proveedor de salud
movilizando y aplicando para conseguir esta finalidad, todos los
recursos que están a su alcance. Estos recursos incluyen a
todos los integrantes del equipo de salud entre los que está el
farmacéutico quien debe asumir nuevos roles y
responsabilidades para cumplir los imperativos de la llamada
"edad de la conciencia social". Entre estos nuevos roles,
consideramos como el más fascinante es el que ofrece la
Farmacia Clínica.

http://sisbib.unmsm.edu.pe/bvrevistas/ciencia/v01_n1/farmaciac.htm

El Sistema de Distribución de Medicamentos en Dosis Unitarias


(SDMDU), es un sistema diseñado y probado científicamente, que
mejora la seguridad de los pacientes y la calidad de la terapéutica
en los hospitales. En todas las Unidades de Hospitalización, tanto
del H. de Alcázar como del H. de Tomelloso, está implantado el
SDMDU. El proceso de prescripción, validación y administración
de medicamentos ha evolucionado desde la apertura del Hospital.
Se ha pasado de la prescripción manual de la orden de
tratamiento, a la orden médica (OM) con transcripción
informatizada, que mejora la seguridad del uso de los
medicamentos. Actualmente se considera que los sistemas de
prescripción electrónica asistida (PEA) y de soporte a la toma de
decisión clínica son dos estrategias prometedoras en la
prevención de errores de medicación (EM), por lo que para el
Servicio de Farmacia del Área “La Mancha-Centro” es un objetivo
estratégico, que facilita la asistencia farmacéutica al paciente y
nos permite avanzar en la mejora continua de todos los procesos
relacionados con el uso de los medicamentos.

Actualmente la PEA está implantada en la UCI del Hospital de


Alcázar de San Juan y en todo el Hospital de Tomelloso.
Progresivamente se irá ampliando al resto de las Unidades,
comenzando por la Observación de Urgencias.

El objetivo del SDMDU es impulsar un uso racional de los


medicamentos en el hospital, es decir que prescriba el
medicamento apropiado, que sea correctamente dispensado y
que se administre a la dosis y por la vía adecuadas y en el tiempo
correcto. El éxito o el fracaso del SDMDU depende del grado de
coordinación que se establezca entre todo el personal sanitario
que participa en el mismo.

https://www.serviciofarmaciamanchacentro.es/index.php?option=com_kb&task=article&articl
e=15&Itemid=202

Presentación
El Papel del Farmacéutico en el Sistema de Atención de la Salud ha sido analizado por la
Organización Mundial de la Salud en diversas actividades de carácter global. Entre ellas se
destacan la reunión efectuada en Nueva Delhi en diciembre de 1988 y la de Tokio en
septiembre de 1993.
Debido a la relevancia que tiene el tema sobre el quehacer del profesional farmacéutico,
el Programa Regional de Medicamentos Esenciales de la Organización Panamericana de la
Salud ha considerado conveniente publicar el informe final de la reunión de Tokio sobre
el Papel del Farmacéutico en el Sistema de Atención de la Salud.
Este documento, que fue ampliamente difundido, pretende servir de referencia a las
asociaciones profesionales farmacéuticas, entidades
gubernamentales, instituciones de servicio y educativas, para que puedan analizar el papel
del farmacéutico en el sistema de salud, en el contexto de las propias realidades regionales.
Su intención es contribuir en la búsqueda de respuestas y soluciones que sirvan para
mejorar la atención sanitaria del paciente y de la comunidad en materia de medicamentos.
Programa Regional de Medicamentos
Esenciales y Tecnologías para la Atención de la Salud

Introducción
 1. Se aprobaron las recomendaciones de la primera reunión de la Organización Mundial
de la Salud sobre la función del farmacéutico en el sistema de atención de salud (1990).
En ellas se identifican los diversos papeles del farmacéutico y las necesidades
correspondientes en materia de educación y de recursos humanos.
 2. En el informe se examinaron las responsabilidades del farmacéutico en relación con
las necesidades asistenciales del paciente y de la comunidad, es decir, el concepto de
Atención Farmacéutica.
 3. Se reconoce que existen diferencias fundamentales en los sistemas de prestación de la
atención sanitaria entre unos países y otros. Sin embargo, se considera que el concepto
de Atención Farmacéutica es aplicable en todos los países a pesar de las diferencias en
la evolución de la situación socioeconómica.
 4. Los factores socioeconómicos influyen decisivamente en la prestación de la atención
sanitaria, el uso racional de los medicamentos y el desarrollo de la Atención
Farmacéutica (véase la Tabla 1). El aumento de la expectativa de vida, de la prevalencia
de enfermedades crónicas y de la gama de medicamentos disponibles, convierte a la
farmacoterapia en la forma de intervención médica más frecuentemente utilizada. Una
farmacoterapia apropiada permite obtener una atención sanitaria segura y económica,
en tanto que el uso inadecuado de los fármacos tiene importantes consecuencias tanto
para los pacientes como para la sociedad en general. Es necesario asegurar un uso
racional y económico de los medicamentos en todos los países, con independencia de su
nivel de desarrollo. Los farmacéuticos tienen una responsabilidad fundamental en lo que
se refiere a la atención de las necesidades de los individuos y de la sociedad en este
aspecto.

Atención Farmacéutica
 5. La Atención Farmacéutica es un concepto de práctica profesional en el que el paciente
es el principal beneficiario de las acciones del farmacéutico. La Atención Farmacéutica
es el compendio de las actitudes, los comportamientos, los compromisos, las
inquietudes, los valoreséticos, las funciones, los conocimientos, las responsabilidades y
las destrezas del farmacéutico en la prestación de la farmacoterapia, con objeto de lograr
resultados terapéuticos definidos en la salud y la calidad de vida del paciente. [1]2
 6. Aunque esta definición se centra en la farmacoterapia aplicada al paciente, se acordó
extender el carácter de beneficiario de la Atención Farmacéutica al público en su
conjunto y asimismo reconocer al farmacéutico como dispensador de atención sanitaria
que puede participar activamente en la prevención de la enfermedad y la promoción de
la salud, junto con otros miembros del equipo de atención de la salud. En este informe,
las funciones de los farmacéuticos se dividen en las que se refieren al paciente y las
relativas a la comunidad. Se consideró que la Atención Farmacéutica es
una actitud profesional primordial a la que todo farmacéutico debe tender. Teniendo en
cuenta las fases concretas de desarrollo de la acción asistencial y
los servicios farmacéuticos en cada país, los farmacéuticos deberán establecer las
prioridades, de acuerdo con su criterio, a fin de alcanzar los objetivos mencionados.
 7. Se reconoció que el método de trabajo en equipo es vital para obtener un rendimiento
óptimo de recursos limitados, tanto humanos como financieros, para atender las
necesidades asistenciales en cada país. Si bien en este informe se examinan sólo las
funciones del farmacéutico, se reconoció que la Atención Farmacéutica no es
independiente de otros servicios asistenciales, sino que debe actuar en colaboración con
los pacientes, los médicos, el personal de enfermería y todos los involucrados en la
atención sanitaria.
 8. Tanto cuando el farmacéutico proporciona por sí mismo Atención Farmacéutica a un
paciente, iniciando el tratamiento con un medicamento de venta sin receta, como
cuando actúa dentro de un equipo en relación con un tratamiento prescrito, los criterios
que regulan las actividades de los farmacéuticos deben estar en conformidad con
las normas nacionales de las Buenas Prácticas de Farmacia, basadas en la guía
elaborada por la Federación Internacional Farmacéutica (FIP).
 9. En algunos países son cada vez más los pacientes a los que se aplican tratamientos
complejos en centros sanitarios intermedios o en su casa. Este hecho es debido, entre
otras razones, al aumento del número de personas de edad avanzada en la población y a
la tendencia a acortar los períodos de tratamiento hospitalario. En consecuencia, se
considera que la prestación de Atención Farmacéutica se extenderá mas allá de la
farmacia y que los farmacéuticos tendrán que colaborar entre sí para garantizar la
continuidad de esta prestación.

Aspectos de la atención farmacéutica


 10. Los elementos de la Atención Farmacéutica configuran una atención al paciente
integral donde la prestación exige una relación continua y acordada entre los
profesionales de la salud y el paciente. El farmacéutico debe utilizar su criterio clínico
para determinar el nivel de Atención Farmacéutica que necesita cada paciente. Entre los
ejemplos de situaciones que exigen una Atención Farmacéutica global cabe citar:
 Pacientes que son especialmente vulnerables a los efectos adversos por estar en
situación fisiológicamente delicada (por ejemplo: los niños, las personas de edad y
aquellos con insuficiencia renal, hepática o respiratoria)
 Pacientes cuyo estado clínico exige la evaluación y la manipulación continuas de la
farmacoterapia para lograr resultados óptimos (por ejemplo: la diabetes mellitus,
el asma, la hipertensión y la insuficiencia cardíaca congestiva).
 Pacientes sometidos a medicación múltiple y expuestos, en consecuencia, a un
alto riesgo de interacciones complejas entre los medicamentos y los alimentos.
 Pacientes que necesitan ser tratados con medicamentos de extrema toxicidad potencial,
especialmente si se dosifican, administran o utilizan de forma inadecuada (por ejemplo,
agentes quimioterápicos contra el cáncer, anticoagulantes y estupefacientes
administrados por vía parenteral).
 Pacientes con enfermedades graves que pueden presentar un riesgo para su vida si los
medicamentos prescritos resultan ineficientes o se utilizan de forma inadecuada (por
ejemplo, determinadas infecciones o la diarrea grave).

Atención farmacéutica al paciente


 11. Se exponen a continuación las diversas acciones que configuran la aplicación de la
Atención Farmacéutica a los individuos. Si esas acciones se llevan a cabo, en su totalidad
o en parte, constituirán un valor agregado a la farmacoterapia, contribuyendo,
probablemente, al uso adecuado y más económico de los medicamentos, y produciendo
resultados positivos y una mejora de la atención de la salud.
 Obtener, si aún no existen, y mantener los historiales de medicación y la información
sanitaria pertinente. Estos datos son esenciales para valorar la farmacoterapia
individualizada.
 Identificar, evaluar y valorar:
 i) los problemas relacionados con los medicamentos (PRMs: efectos secundarios,
interacciones o utilización inadecuada);
 ii) los síntomas descritos por los pacientes;
 iii) las dolencias autodiagnosticables;
 Indicar o modificar tratamientos, con medicamentos o sin ellos, mediante:
 i) la propia iniciativa (medicamentos que puede dispensar el farmacéutico sin necesidad
de prescripción, o bien tratamientos sin medicamentos, como por ejemplo, cambios en
el modo de vida o utilización de productos sanitarios); y
 ii) la acción en colaboración (necesaria cuando se trate de medicamentos de
prescripción facultativa).
 Preparar y suministrar los medicamentos (selección de los productos farmacéuticos,
determinación de la receta, dispensación, mezcla, empaquetado y etiquetado).
 Establecer las metas del tratamiento conjuntamente con el prescriptor, el paciente, o
ambos, según los casos.
 Diseñar y poner en práctica el plan de Atención Farmacéutica (educación y
asesoramiento).
 Vigilar los resultados terapéuticos y tomar las medidas complementarias adecuadas
(recomenzar el ciclo de la Atención Farmacéutica).

Atención farmacéutica a la comunidad


 12. Los farmacéuticos tienen papeles importantes que desempeñar para influir
positivamente en las políticas farmacéuticas, la utilización de los medicamentos y sus
resultados, así como en otros aspectos de la atención sanitaria. En muchos casos, será
necesaria la colaboración con otros profesionales de la salud en el ámbito comunitario.
 a) Participar en la formulación de la política farmacéutica, incluida la reglamentación
farmacéutica de los medicamentos.
 b) Diseñar directrices y criterios para los formularios.
 c) Colaborar con otros profesionales de la atención sanitaria para
desarrollar protocolos terapéuticos.
 d) Diseñar y supervisar los sistemas de adquisición y distribución de medicamentos,
incluidos el almacenamiento y la dispensación (en los ámbitos locales, nacionales e
institucionales).
 e) Formular y fabricar medicamentos de calidad mediante métodos farmacéuticos
adecuados.
 f) Ser fuente de información objetiva sobre medicamentos: establecer sistemas de
información sobre venenos y medicamentos (por ejemplo: centros de información
toxicológica y centros de información sobre medicamentos.
 g) Poner en marcha y llevar a cabo investigaciones sobre farmacoterapia
(incluidos ensayos clínicos), farmacoepidemiología, práctica farmacéutica
y economía sanitaria, evaluando y documentando esas investigaciones, con el objeto de
mejorar todos los aspectos de la Atención Farmacéutica.
 h) Educar a todos los profesionales de la salud que participan en la Atención
Farmacéutica.
 i) Desarrollar, evaluar y documentar las prácticas de Atención Farmacéutica.
 j) Colaborar en exploraciones diagnósticas (por ejemplo, en la diabetes o en la
determinación de colesterol).
 k) Participar en la promoción y la educación sanitarias (por ejemplo, en relación con el
uso adecuado de la medicación, el abandono del tabaquismo, la inmunización, la
prevención del abuso de drogas, la higiene, la planificación familiar, y la prevención
del Sida).
 l) Desarrollar normas profesionales y procedimientos de auditoría.
 m) Establecer y mantener la competencia profesional del personal de farmacia, a través
de la debida calificación y certificación.

Recomendaciones
 1. Para impulsar y fomentar la adopción de la Atención Farmacéutica, la profesión, a
través de sus asociaciones profesionales, debe:
 a) Introducir el concepto en las declaraciones programáticas de la asociación.
 b) Establecer directrices y normas profesionales adecuadas.
 c) Desarrollar procedimientos de auditoría adecuados.
 d) Estimular a cada farmacéutico a introducir este concepto en su práctica profesional.
 e) Promover la representación de los farmacéuticos en todos los grupos de política de
atención sanitaria pertinentes.
 f) Actuar sistemáticamente en colaboración con otras profesiones de la asistencia
sanitaria para desarrollar la Atención Farmacéutica.
 g) Establecer centros para promover y facilitar las investigaciones y los estudios sobre la
práctica farmacéutica.
 h) Difundir información sobre Atención Farmacéutica por medio de asociaciones
farmacéuticas internacionales como la Asociación Farmacéutica Americana (APhA), la
Federación Internacional Farmacéutica (FIP) y la Federación Panamericana de
Farmacia (FEPAFAR).
 2. Para proporcionar a los farmacéuticos la capacitación y el entrenamiento adecuados
sobre Atención Farmacéutica, los profesionales y los educadores deben tomar las
medidas apropiadas, y entre ellas:
 a) Revisar continuamente los resultados, el contenido y el desarrollo de los planes de
estudio universitarios y posuniversitarios para asegurar que estén en conformidad con el
concepto de Atención Farmacéutica. Para que los graduados estén capacitados para
brindar Atención Farmacéutica básica a los pacientes y adaptar sus prácticas a un
entorno en permanente transformación se deben equilibrar adecuadamente los
siguientes componentes de los planes de estudio:
 1) ciencias básicas,
 2) ciencias farmacéuticas,
 3) ciencias biomédicas,
 4) ciencias socioeconómicas y del comportamiento, y
 5) experiencia práctica.
 b) Introducir asignaturas relacionadas con el ejercicio profesional orientado hacia el
paciente, como las técnicas de comunicación.
 c) Desarrollar métodos docentes adecuados.
 d) Integrar los aspectos comunes de la educación y la formación de los estudiantes de
farmacia, medicina y otras disciplinas de la atención sanitaria.
 e) Procurar que, con carácter previo a la inscripción en el registro, exista un período de
formación práctica orientada a la atención al paciente, diseñado para adquirir aptitudes
en materia de Atención Farmacéutica.
 f) Adoptar la idea de la Atención Farmacéutica como base principal de los programas de
educación permanente.
 g) Desarrollar programas de formación continuada con el objeto de preparar a los
profesionales de la farmacia para la investigación y las prácticas relacionadas con la
Atención Farmacéutica.
 3. Los gobiernos, las autoridades y los organismos nacionales e internacionales, en
particular la OMS, deben apoyar la Atención Farmacéutica y adoptar políticas para
promoverla, tales como:
 a) La contratación de farmacéuticos para ocupar cargos de responsabilidad relacionados
con la formulación de políticas sanitarias, la reglamentación en materia de
medicamentos y de productos sanitarios, la prestación de servicios, y su motivación y
competencia profesional.
 b) La disponibilidad de un servicio farmacéutico satisfactorio, prestado o supervisado
por farmacéuticos, en la comunidad y en los hospitales.
 c) El mantenimiento de reglamentaciones y su aplicación eficaz para controlar la
dispensación de medicamentos en general y luchar contra la distribución de
medicamentos de calidad inferior o adulterados.

Normas de calidad de los servicios farmacéuticos


Las normas son elementos útiles para medir la calidad de los servicios ofrecidos a los
consumidores. Durante la reunión del Consejo de la Federación Internacional Farmacéutica
(FIP), realizada el 5 de setiembre de 1993, en la ciudad de Tokio, se aprobó la adopción de
la guía internacional para la Buena Práctica de Farmacia (BPF), conocida como
la declaración de Tokio. Las normas basadas en esa guía constituyen un documento de
consulta para que las organizaciones farmacéuticas nacionales formulen sus propias
normas de la Buena Práctica de Farmacia.
La guía para la Buena Práctica de Farmacia se basa en el cuidado y la preocupación de los
farmacéuticos por el ejercicio de su profesión. El documento recomienda que se establezcan
normas nacionales para la promoción de la salud, el suministro de medicamentos y de
dispositivos médicos, el cuidado personal del paciente, el mejoramiento de las
prescripciones y la utilización de los medicamentos dentro de las actividades farmacéuticas.
La FIP insta a las organizaciones farmacéuticas y a los gobiernos para que
trabajen de común acuerdo para introducir normas adecuadas o, cuando las
normas ya existan, entonces revisarlas, comparándolas con la guía establecida
en el documento Buena Práctica de Farmacia.
Federación Internacional Farmacéutica (FIP)

Buenas prácticas de farmacia


Introducción
Los farmacéuticos en ejercicio de su profesión deben asegurar la calidad apropiada del
servicio que prestan a cada paciente. La Buena Práctica de Farmacia (BPF) constituye un
instrumento adecuado para clarificar y cumplir con ese objetivo.
El papel de la Federación Internacional Farmacéutica (FIP) es proveer de liderazgo a las
organizaciones farmacéuticas nacionales, las cuales, a su turno, se encargarán de impulsar y
establecer las normas nacionales. Es de vital importancia el compromiso con la profesión, a
nivel mundial, para promover un ejercicio profesional de excelencia en beneficio de
aquellos a quienes sirve la profesión farmacéutica. Tanto el público como las otras
profesiones vinculadas con la salud, juzgarán a la farmacia de acuerdo con la forma como
los farmacéuticos traduzcan ese compromiso en la práctica comunitaria y hospitalaria.
Este documento tiene el objetivo de estimular a las organizaciones farmacéuticas
nacionales, para que presten atención a los farmacéuticos de los sectores comunitario y
hospitalario, y así desarrollen los diversos aspectos del servicio que brindan, con el fin de
dar respuestas efectivas a las circunstancias cambiantes. Sería inapropiado que la FIP
estableciera todas las normas y la lista de requerimientos mínimos que deben lograrse en
cada país. Las condiciones del ejercicio de la profesión varían considerablemente de un país
a otro y las organizaciones farmacéuticas de cada país, por lo general, cuentan con la
capacidad suficiente como para evaluar qué puede lograrse y cuánto tiempo puede
demandar.
Las organizaciones farmacéuticas nacionales deberían también desarrollar recursos para
asegurar que la educación farmacéutica, desde el inicio hasta el final de los estudios, cuente
con los elementos que capaciten a los farmacéuticos para el papel que tendrán que
desempeñar en las prácticas hospitalaria y comunitaria. Esto significa que dentro de la
formación básica en ciencias farmacéuticas debería incorporarse un curso de iniciación
sobre los elementos relevantes de las ciencias sociales y del comportamiento y, además, en
todas las etapas siguientes, se debería enfatizar el desarrollo y la mejoría de las aptitudes
comunicativas.
Este documento brinda una estructura por la cual cada país decidirá qué aspiraciones
considera razonables y así establecer sus propias normas de acuerdo con las demandas
locales.
La filosofía subyacente
La misión de la práctica farmacéutica es suministrar medicamentos y otros productos y
servicios para el cuidado de la salud, ayudando a la sociedad a emplearlos de la manera
adecuada.
Un servicio farmacéutico implica un compromiso con las actividades que se desarrollan
para asegurar una buena salud y evitar enfermedades en la población. Cuando se trata una
enfermedad, la calidad del proceso de uso del medicamento por cada persona debe asegurar
el logro del mayor provecho terapéutico, evitando efectos secundarios desfavorables. Esto
presupone la aceptación por parte de los farmacéuticos de una responsabilidad compartida
con los otros profesionales y con los pacientes para asegurar el éxito de las farmacoterapias.
Requisitos de la Buena Práctica Farmacéutica
La Buena Práctica de Farmacia exige:
 A. Que la primordial preocupación del farmacéutico sea el bienestar de los pacientes en
todas las circunstancias.
 B. Que la esencia de la actividad farmacéutica sea el suministro de medicamentos y otros
productos para el cuidado la salud, la información y el asesoramiento adecuado a los
pacientes, y la observación de los efectos de su uso.
 C. Que una parte integral de la contribución del farmacéutico sea la promoción de una
forma de prescribir racional y económica, y el uso adecuado de los medicamentos.
 D. Que el objeto de cada elemento del servicio farmacéutico sea relevante para
el individuo, que esté claramente definido y que sea eficazmente comunicado a todos los
involucrados en el tema.
Para satisfacer estos requisitos deben cumplirse las siguientes condiciones:
 Los aspectos profesionales, sin ignorar los aspectos económicos, deben ser la principal
filosofía subyacente de la práctica farmacéutica, aunque se reconoce que los factores
económicos son importantes.
 Es imprescindible que el farmacéutico intervenga en las decisiones sobre el uso de los
medicamentos.
 La relación continua con otros profesionales de la salud, especialmente los médicos,
debe ser abordada como una sociedad terapéutica, que implica confianza y fe mutua en
todos los asuntos farmacoterapéuticos.
 Los gerentes farmacéuticos, cuando ejercen como parte de un grupo profesional, deben
aceptar su parte de responsabilidad en la definición, evaluación y mejoramiento de la
calidad.
 El farmacéutico debe estar al tanto de la información básica de cada paciente, tanto de
la historia clínica como del uso de los medicamentos. Si el paciente sólo concurriera a
una farmacia se simplificaría la obtención de esa información, así como
la construcción del perfil de los medicamentos que consume.
 El farmacéutico necesita información independiente, amplia, objetiva y actualizada
sobre las terapias y los medicamentos en uso.
 Los farmacéuticos en cada campo del ejercicio de la profesión deben aceptar la
responsabilidad personal por el mantenimiento y la determinación de su competencia a
lo largo de su vida profesional.
 Los programas educativos para formar a los profesionales deben enfocar correctamente
los cambios actuales y los previstos para el futuro en el ejercicio de la farmacia.
 Es necesario especificar las normas nacionales de la Buena Práctica de Farmacia a las
que se deberían adherir los farmacéuticos en ejercicio.
Los Requisitos en la Práctica
Existen cuatro elementos principales que la BPF debe enfocar:
 1. Actividades asociadas con la promoción de la buena salud, la prevención de
enfermedades y el logro de los objetivos de salud.
 2. Actividades relacionadas con el suministro y el uso de los medicamentos y
los medios para su administración o, de alguna manera, relacionadas con el tratamiento
farmacológico. Estas actividades, para el cuidado de la salud, pueden llevarse a cabo en
la farmacia, en otras instituciones de salud, o en el domicilio del paciente.
 3. Actividades relacionadas con el autocuidado, incluyendo asesoramiento y, cuando
corresponda, el suministro de medicamentos o la indicación de un tratamiento para los
síntomas de una dolencia que puede ser autotratada correctamente. (ver documento
OMS: Papel del farmacéutico en el autocuidado y la automedicación)
 4. Actividades relacionadas con la influencia de las prescripciones y el uso de los
medicamentos.
Además de estos cuatro elementos principales, la BPF también incluye:
 El establecimiento de acuerdos con otros profesionales de la salud para desarrollar
actividades de promoción de la buena salud en la población; incluyen la disminución del
abuso y el mal uso de los medicamentos.
 La determinación profesional de los materiales empleados para la promoción de
medicamentos y otros productos relacionados con la salud.
 La distribución de información sobre los medicamentos y los aspectos del cuidado de la
salud, previamente evaluada.
 El compromiso con todas las fases de los ensayos clínicos de los medicamentos y otros
productos elaborados para la salud.
Elementos principales de la Buena Práctica de Farmacia
Para cada uno de los cuatro elementos principales de la BPF se deberán establecer y
promover en la profesión normas nacionales que abarquen los procesos y medios
necesarios para lograrlos.
 1. Promoción de la salud y prevención de la enfermedad
Se necesitan normas nacionales para:
 Desarrollar los medios que permitan lograr una conversación confidencial que no pueda
ser escuchada casualmente por otros.
 Facilitar el asesoramiento general sobre asuntos relacionados con la salud.
 Involucrar al personal en las instrucciones preliminares para las campañas específicas y
asegurar así la coordinación de los esfuerzos y la consistencia del asesoramiento.
 Garantizar la calidad de los equipos empleados y el asesoramiento brindado en
las pruebas de diagnóstico.
 2. Suministro y uso de los medicamentos prescritos y otros productos para el cuidado de
la salud
 (a) Recepción de la prescripción y confirmación de la integridad de su contenido.
Se necesitan normas nacionales sobre:
 Medios.
 Procedimientos.
 Personal.
(b) Evaluación de la prescripción por el farmacéutico
 Aspectos terapéuticos (farmacéuticos y farmacológicos).
 Adecuación al individuo.
 Aspectos sociales, legales y económicos.
Se necesitan normas nacionales sobre:
 Fuentes de información.
 Competencia del farmacéutico.
 Registros de medicación.
(c) Consolidación de los elementos prescritos
Se necesitan normas nacionales sobre:
 Fuentes para el suministro de medicamentos y otros ítems.
 Almacenamiento.
 Coordinación para el suministro al paciente.
 Personal encargado.
 Equipamiento requerido.
 Medios y lugar de trabajo requeridos.
 Preparación y garantía de calidad de las preparaciones extemporáneas.
(d) Asesoramiento para asegurar que el paciente, o quien lo cuida, reciba y comprenda las
indicaciones verbales y escritas para lograr el máximo beneficio del tratamiento.
Se necesitan normas nacionales sobre:
 Medios adecuados para lograr una conversación confidencial que no pueda ser
escuchada por otros.
 Fuentes de información.
 Procedimientos a seguir y su adecuada documentación.
(e) Control y seguimiento de los efectos de los tratamientos prescritos.
Se necesitan normas nacionales sobre:
 Procedimiento que debe seguirse en una evaluación regular y sistemática del progreso o
resultado del tratamiento en pacientes individuales o en grupos de pacientes.
 Acceso a los equipos y medios necesarios para efectuar el seguimiento.
 Confiabilidad de los medios de seguimiento.
(f) Documentación de las actividades profesionales.
Se necesitan normas nacionales para:
 Registrar las actividades profesionales y los datos necesarios, de forma tal que se pueda
acceder a una información amplia.
 Los procedimientos de autoevaluación de las actividades profesionales y el control de su
calidad.
 3. Cuidado personal
Se necesitan normas nacionales para:
 Determinar los medios necesarios para lograr una conversación confidencial que no
pueda ser escuchada casualmente por otros.
 La calificación del personal involucrado.
 Saber cómo se hará la determinación correcta de la necesidad, por ejemplo:
 (a) ¿Quién tiene problemas?
 (b) ¿Cuáles son los signos o síntomas?
 (c) ¿Cuánto tiempo hace que se produjo esta situación?
 (d) ¿Qué acciones se han realizado ya?
 (e) ¿Qué medicamentos se han tomado?
 Conocer la eficacia y la seguridad de los productos recomendados.
 Saber cuándo se considera adecuada la derivación a otro profesional de la salud, y cómo
seguir el proceso.
 4. Influir en la prescripción y la utilización de los medicamentos
 (a) Políticas generales para una prescripción racional.
Se necesitan normas nacionales sobre:
o La calidad de los datos de la prescripción suministrados al farmacéutico.
o La preparación de formularios sobre medicamentos.
o Los contactos con médicos sobre prescripciones individuales.
o La evaluación de los datos sobre el uso de medicamentos en las prácticas médicas y
farmacéuticas.
o La preparación del material promocional.
o La distribución de la información evaluada dentro de una red formal.
o Los programas educativos para profesionales de la salud.
o La disponibilidad de fuentes de referencia para el farmacéutico.
o La confidencialidad de los datos referidos al paciente en forma individual.
o 5. Investigación y documentación de la práctica profesional
Los farmacéuticos tienen la responsabilidad profesional de documentar su experiencia
práctica de trabajo y sus actividades, así como también de realizar o participar en
investigaciones de la práctica farmacéutica y terapéutica.
Implementación de la Buena Práctica de Farmacia
Las normas específicas de la Buena Práctica de Farmacia sólo se pueden elaborar
dentro de una estructura organizativa nacional.
Se recomienda que la FIP adopte esta guía como un conjunto de objetivos profesionales
en el interés de los pacientes o clientes en la farmacia. La responsabilidad por el avance
del proyecto descansa en cada organización farmacéutica nacional.
La ejecución de las normas específicas de la Buena Práctica de Farmacia, para
cada nación dentro de esta guía, puede exigir un esfuerzo y un tiempo considerable.
Como profesionales de la salud tenemos la obligación de comenzar este proceso sin
demora.
https://www.monografias.com/docs115/farmaceutico-sistema-atencion-
salud/farmaceutico-sistema-atencion-salud.shtml